chinochano
            El mundo chino al alcance de tu chano


Inicio


En toda la web
En Chinochano
Contacta

chinochanoblog@gmail.com


¿Interesado en viajar a China?

(promocionado por
The China Guide)


Chinochanadas
en Feisbuk
y en Twitter




Estos posts
te pueden servir
Estudiar mandarín en China 

Encontrar trabajo en China 

Hacer negocios en China 

Buscar piso
en China
 

Encontrar hispanos en China 

Tu nombre
en chino
 

Preparar el viaje
a China
 

Clima en China 

Llamar por teléfono desde China 

Ver TV china
en español
 

Libros sobre China 

Las mejores pelis chinas 

Chino mandarín
en tu ordenador
 

Hoteles en Pekín 

Restaurantes
en Pekín
 

Bares en Pekín 


Y si quieres ahondar
en un tema, aquí tienes posts sobre...
01. Música china
o sobre China


02. Cine y TV
en China


03. Arte y literatura de China

04. Historia
de China


05. Idioma chino

06. Comer y beber en China

07. Viajes por China y alrededores

08. Política y actualidad en China

09. Vida cotidiana en China

10. Nombres y apellidos chinos

11. Pekín,
esa ciudad


12. Shanghai,
esa ciudad


13. Hong Kong y Cantón, esas ciudades

14. Tíbet y Xinjiang

15. Taiwán

16. India, el otro gigante asiático

17. Japón y Corea

18. Sureste asiático

19. Fútbol chino

20. Otros deportes en China

21. Bellezas chinas

22. Amor y sexo
en China


23. China en mapas

24. Juegos
para los lectores


25. Consultorio
para los lectores


26. Asuntos personales

27. Cosas inclasificables

Archivos
Junio 2016 
Mayo 2016 
Abril 2016 
Marzo 2016 
Febrero 2016 
Enero 2016 
Diciembre 2015 
Noviembre 2015 
Octubre 2015 
Septiembre 2015 
Agosto 2015 
Julio 2015 
Junio 2015 
Mayo 2015 
Abril 2015 
Marzo 2015 
Febrero 2015 
Enero 2015 
Diciembre 2014 
Noviembre 2014 
Octubre 2014 
Septiembre 2014 
Agosto 2014 
Julio 2014 
Junio 2014 
Mayo 2014 
Abril 2014 
Marzo 2014 
Febrero 2014 
Enero 2014 
Diciembre 2013 
Noviembre 2013 
Octubre 2013 
Septiembre 2013 
Agosto 2013 
Julio 2013 
Junio 2013 
Mayo 2013 
Abril 2013 
Marzo 2013 
Febrero 2013 
Enero 2013 
Diciembre 2012 
Noviembre 2012 
Octubre 2012 
Septiembre 2012 
Agosto 2012 
Julio 2012 
Junio 2012 
Mayo 2012 
Abril 2012 
Marzo 2012 
Febrero 2012 
Enero 2012 
Diciembre 2011 
Noviembre 2011 
Octubre 2011 
Septiembre 2011 
Agosto 2011 
Julio 2011 
Junio 2011 
Mayo 2011 
Abril 2011 
Marzo 2011 
Febrero 2011 
Enero 2011 
Diciembre 2010 
Noviembre 2010 
Octubre 2010 
Septiembre 2010 
Agosto 2010 
Julio 2010 
Junio 2010 
Mayo 2010 
Abril 2010 
Marzo 2010 
Febrero 2010 
Enero 2010 
Diciembre 2009 
Noviembre 2009 
Octubre 2009 
Septiembre 2009 
Agosto 2009 
Julio 2009 
Junio 2009 
Mayo 2009 
Abril 2009 
Marzo 2009 
Febrero 2009 
Enero 2009 
Diciembre 2008 
Noviembre 2008 
Octubre 2008 
Septiembre 2008 
Agosto 2008 
Julio 2008 
Junio 2008 
Mayo 2008 
Abril 2008 
Marzo 2008 
Febrero 2008 
Enero 2008 
Diciembre 2007 
Noviembre 2007 
Octubre 2007 
Septiembre 2007 
Agosto 2007 
Julio 2007 
Junio 2007 
Mayo 2007 
Abril 2007 
Marzo 2007 
Febrero 2007 
Enero 2007 
Diciembre 2006 
Noviembre 2006 
Octubre 2006 
Septiembre 2006 
Agosto 2006 
Julio 2006 
Junio 2006 
Mayo 2006 
Abril 2006 
Marzo 2006 
Febrero 2006 
Enero 2006 
Diciembre 2005 
Noviembre 2005 
Sicilia 1947 


Mis posts
favoritos
Principios fundacionales de Chinochano 

El birrograma 

China conquista
el mundo
 

China rebautizada 

Un país de 5 

Etnias de China 

¡¡Me llamo
Josep Lluis!!
 

Pongamos que hablo de Pekín 

Gracias a la China 

Gripe pekinar 

Alfabeto chino 

El post más polémico 

Agujeros 

Aprende a ligar
con Richar
 

Una vez
fui activista
 

¿Te quedas
o te vas?
 

Colección de objetos superfluos 

China élfica 

Las cabezas de YSL 

Der Untergang
aus Kochinnen
 

Triciclos de China 

Hasta el infinito
y más allá
 

Supermegaofensivo 

Sindicación (RSS)
Artículos
Comentarios



Publicidad

Photobucket - Video and Image Hosting

Photobucket - Video and Image Hosting

 


Yashowicidio

22 de Junio, 2016, 0:01

Durante bastantes meses, un año quizá, el Mercado de Yashow, uno de los centros comerciales más populares de Pekín, estuvo cerrado por reformas. Yashow era, como el Mercado de la Seda o el Mercado Ruso de Yabaolu, un lugar de tenderetes donde los turistas y los no tan turistas iban a comprar ropa o bolsos de marca (a veces falsificaciones), souvenirs chinos varios, o regalos. Antes de ir a España, solía visitarlo para hacer compras de última hora y llevarme algún regalillo para familiares y amigos españoles.





Yashow reabrió sus puertas recientemente (bueno, cosa de tres o cuatro meses, creo recordar) y sí, la fachada ahora es muy cool, pero por dentro el que fuera uno de los mercados más concurridos y animados de la ciudad da auténtica pena. Con un aspecto frío y deshumanizado, los chiringuitos de alegres tenderas gritonas han sido sustituidos por tiendas de marcas chinas desconocidas, más aburridas que un concierto de Bjork y con un tono como de vestíbulo de hospital, o de pasillo del metro. Nada más entrar ya te dan ganas de huir corriendo de allí. El lugar, no es de sorprender, está prácticamente vacío todo el día.





No sé a qué mente preclara del Ayuntamiento de Pekín, al que tantas veces he visto cagarla, se le ha ocurrido cargarse uno de los mejores sitios para ir de compras en Pekín, pero al que haya sido le digo que tiene la misma brillantez para los números que la troika de la UE. La gentrificación es una epidemia maligna que afecta a todas las ciudades del mundo, pero nunca la había visto actuar tan rápida y desastrosamente como en el Yashow.

El Mercado de la Seda también tuvo su proceso de gentrificación hace unos años, del que también salió bastante malparado, pero aguanta mal que bien, precisamente porque está regresando al original espíritu de mercadillo en algunas de sus plantas. Y dicen que al Mercado Ruso también le quedan los días contados... Es desquiciante, espero que el mercado popular vuelva a aflorar en otros lugares, que siempre va a hacer falta.

Enlace Permanente

Por ahora hay 4 comentarios

Pincha aquí para comentar


Caudal embotellado

17 de Junio, 2016, 0:01


Tengo una tía muy religiosa que en uno de sus escasos pero muy píos viajes al extranjero -Lourdes, Roma, Jerusalén- le trajo a una de mis hermanas una botella de agua del río Jordán. Por seguir la broma mi hermana me pidió que le trajera agua del río Amarillo cuando me fui a vivir en China en 2001, y así lo hice. Desde entonces, comenzó mi curiosa costumbre de que cada vez que visito un río famoso, le robo un poco de caudal, y meses después, cuando viajo a España, es frecuente que en la maleta vaya un botellín rellenado con esa agua robada (milagrosamente, nunca se me ha reventado el botellín en la maleta, y de momento todas han llegado enteras a España).

Estos días que ando por España de vacaciones, voy a hacer un repaso a la colección de aguas de mi hermana, en su mayoría traídas por este servidor:


AMARILLO

Como comentaba, fue la primera, recogida hace más de 10 años. Lo cierto es que no recuerdo exactamente dónde llené el botellín de agua Nongfu (mi marca favorita de agua mineral china), pero no he estado tantas veces a orillas del Amarillo, así que es posible que fuera en un viaje que hice con una ONG para plantar árboles en zonas desérticas de la cuenca del Amarillo, porque a la vuelta de ese viaje paramos en unas famosas cataratas del río que ilustran uno de los billetes de la República Popular, de 50 yuanes. Como ya han pasado años, mucha del agua del botellín se ha evaporado, incluso estando tapada, y la botella está medio vacía (o medio llena, depende de cómo veas el mundo). Lo que sí queda para siempre es un poso de tierra en el culo de la botella: es el famoso loess, la tierrecilla fina que le da al Amarillo su color, que es en realidad más marrón que amarillento.


YANGTSÉ

Hace también más de 10 años de la recolección de esta agua, y también el botellín se ha medio evaporado ya. Fue en un viaje que hice en 2004 a Nankín, donde me recibió una china que trabajaba entonces en mi oficina y cuya familia me trató con una hospitalidad que aún me alucina (hasta el punto de que toda la familia durmió en la misma habitación, tres generaciones juntas, para que yo tuviera un dormitorio para mí solo, el que normalmente ocupaban abuela y nieta). He estado después en otros sitios por donde pasa el Yangtsé, como la apasionante Chongqing, la enorme Wuhan o la Presa de las Tres Gargantas, pero hasta que no se consuma del todo ésta no pienso bajar nuevamente a la orilla.


MEKONG

Por una vez, la marca origina del agua mineral del botellín indica perfectamente la procedencia de las aguas del río con el que ha sido rellenado, así que mi hermana no ha tenido que ponerlo en rotulador. El agua la recogí en el delta, en la zona de Vietnam, allá por el año 2004, en uno de mis viajes favoritos de todos los tiempos. No recuerdo exactamente dónde fue, pero seguramente fue en un tour de dos o tres días por el río donde vimos una granja de cocodrilos, una fábrica de caramelos de coco, un templo de la curiosa religión caodaísta, y acabamos en Camboya. Años después, en mi viaje a Laos, navegué largas horas por el río, desde Xishuangbanna (China) hasta Luang Prabang (Laos), en un viaje que entonces no me di cuenta pero fue bastante peligroso.


KWAI

¡Dejad de silbar, leche! Esta botella la rellené en mi visita al mítico río, en el que crucé el mítico puente (aunque es posible que no fuera el mismo, ¿no lo destruyen en la película?) y visité un mítico museo del que os conté algunas cosas en un post de aquel entonces. Fue en el año 2012.


NILO

Ésta es la única botella de la colección que no traje yo, y según las anotaciones de mi hermana en el propio envase se la trajo una cuñada, así que veo que estoy creando escuela. Yo también he estado en el Nilo, pero seguramente ni me acordé de la colección de aguas, consagrado como estaba a defenderme de las insufribles palizas que dan en Egipto los cazaturistas más agresivos, desagradables e indeseables que jamás he conocido. Es pensar en Egipto y ya siento tener a un tipo detrás mío gritándome que le compre algo.


MISSISSIPPI

En mi viaje del año pasado a Estados Unidos me traje dos botellas de agua rellenada, una de ellas con caudal de este río de nombre tan peculiar, con sus cuatro íes, sus cuatro eses, sus dos pes y su eme. El agua la recogí en Saint Louis, cerca del famoso arco gigantesco que simboliza a la ciudad. Saint Louis, dicen, es la urbe estadounidense con más índice de criminalidad, así que pasé un poco de miedo yendo por las poco frecuentadas orillas del Mississippi (en realidad en Saint Louis nada está frecuentado), pero a fin de cuentas no me pasó nada en la ciudad y Saint Louis fue una de las más bonitas urbes que vi en aquel viaje, con sus mansiones de aire francés.


MISSOURI

El único río afluente de la colección -pero vaya pedazo de afluente, casi tan largo como el Mississippi al que vierte sus aguas- se consiguió en Kansas City, la ciudad en la que paré justo después de mi escala en Saint Louis, y en la que hice noche simplemente porque con un nombre así de guapo y como de western pues estaba casi obligado a hacerlo. De todas las aguas de la colección es con toda seguridad la que más me costó obtener, porque las orillas del río en Kansas City están jalonadas de unas enormes y escarpadas piedras por las que escalé a duras penas mientras abajo rugía el agua casi helada (era febrero). A duras penas sobreviví, y el esfuerzo valió de algo, al menos para poder poner su foto en este post.


GANGES

La más reciente incorporación a la colección, obtenida en mi viaje a la India del pasado mes de febrero, fue, en contraste con la anterior, la más fácil de obtener, dado que en Benarés (Varanasi) otra cosa no, pero cómodos escalones que mueren en la orilla del río tienes todos los que quieras, hay que facilitar el acceso al río en el que tanta gente se baña cada mañana. Conviene recordar que en el Ganges mucha gente es cremada y lanzada a sus aguas al morir, así que es posible que en el agua de este botellín haya disueltas cenizas de ser humano, pero para intentar que no fuera así me fui a la parte más al norte del río que pude, antes de que el río pase por los dos templos de Benarés donde se hacen las cremaciones. Por ley física, la ceniza va arrastrada en dirección opuesta y no debería pasar por el sitio donde yo recogí el agua, pero no puedo estar cien por cien seguro de ello, y además creo que no todas las cremaciones en el Ganges se hacen en Benarés, porque es sagrado en todo su curso, quizá en alguna ciudad en tramos más altos del río también lancen cadáveres a sus aguas. Debido a esta duda, y a cierto yuyu que me daba recoger agua sagrada, cuando recogí el agua pedí en voz alta a los dioses hindúes que me perdonaran -no es broma- y luego hice bastantes donaciones en templillos y a mendigos para mejorar el karma (tampoco es broma).

Y bueno, ésta es por ahora la colección. He de decir que he pasado por otros ríos famosos y no he podido, o no he recordado recoger agua, así que la colección podría ser más completa, pero no siempre es fácil: en Birmania no me acordé de acercar un botellín al Irawadi, por ejemplo, y cuando estuve el año pasado en Albuquerque (Nuevo México) intenté hacerme con un poco de agua del río Bravo pero no me dio tiempo a llegar a su orilla, el autobús que debía llevarme a Arizona estaba a punto de salir. Es curioso el hecho de que cuando estoy en Europa me olvido de la colección, o paso de ella, porque no me ha dado la gana de rellenar botellines en el Sena, el Danubio, el crucigramero Po, el Támesis (y eso que mi sobrina ha vivido en su mera orilla varios años) o los españoles Ebro, Tajo o Guadalquivir. En fin, agua que no has de beber, déjala embotellar.

PD: Añado a última hora la botella con la que comenzó todo, la de agua del río Jordán. Mi hermana me cuenta que en aquel entonces "bautizó" con ella a todo aquel que llegaba a su casa, echándole unas gotillas en la frente. Es mejor no seguir con esa costumbre, porque con el tiempo en el interior de la botella se han formado unos misteriosos ectoplasmas que Íker Jiménez debería investigar.

Enlace Permanente

Por ahora hay 2 comentarios

Pincha aquí para comentar


China va de compras
al fútbol europeo

9 de Junio, 2016, 0:01







Estoy que no quepo en mí de gozo porque mañana comienza la Eurocopa 2016. Este año además llega con el aliciente de que como se ha ampliado el número de participantes de 16 a 24 (cuando yo era pequeño sólo eran 8, qué birria) en esta edición hay varios simpáticos debutantes, como Albania, Gales o Islandia, además de equipos a los que hace tiempos que no veíamos en grandes competiciones internacionales, como la mítica Hungría. El único pero de esta edición es que creo que ya no conozco ni a la mitad de la plantilla de la selección española, y que dudo mucho que gane, aunque casi que mejor para su fama, dado que ya se llevó las dos anteriores y si consiguiera ésta, que lo veo difícil, se volvería un equipo de esos a los que mucha gente tiene manía por ganar siempre, al estilo de Italia, Alemania o Brasil.

De fútbol, como veis, venía a hablar hoy aquí, aunque no precisamente sobre la Eurocopa, sino más bien de otro tema que compete mucho más a China: la irrupción de empresas de este país que se están comprando clubes europeos como quien se compra un jersey para el otoño. Hace poco tiempo no había ningún equipo del Viejo Continente con participación china notable, pero ahora los chinos son dueños de tres -uno italiano, uno inglés y un español-, podría llegar a poseer cuatro en breve, y tienen un buen paquete de acciones en otros cuatro clubes, muchos de ellos de gran renombre.

Ya habréis oído hablar de algunos de estos casos, pero vamos a recordarlos aquí todos:

CON PARTICIPACIÓN
MAYORITARIA DE CHINA



Inter de Milán
: El equipo donde triunfaron Ronaldo o Figo, grandes héroes para los aficionados chinos, es desde esta semana propiedad -en un 68 por ciento- del gigante chino Suning, que empezó siendo una cadena de electrodomésticos (el MediaMarkt de aquí) pero ahora tiene negocios de todo tipo. El Inter ya ha sido un par de años asiático, porque quien ha vendido por 270 millones de euros ese 68 por ciento ha sido un magnate indonesio del petróleo.


Aston Villa
: El primer equipo europeo que han comprado los chinos, hace cosa de un mes, es como el anterior un campeón de Europa en toda regla y en horas bajas (esta temporada ha sido último en la Premier y le ha tocado descender). El Grupo Recon, un consorcio de varias empresas chinas, se gastó 60 millones de euros en el club de Birmingham.


Granada
: Poco después de la venta del Aston Villa se anunciaba que el empresario italiano Gino Pozzo vendía por 37 millones de euros el club andaluz a Jiang Lizhang, que dirige la sociedad china Link International Sports Limited (una empresa de la que poco sé, como en el caso de Recon, y creo que ellas tampoco quieren que sepamos mucho). Ya en la temporada pasada el empresariado chino había irrumpido en la liga española, pero el equipo "filipino" (uno de los motes que tiene el Graná) ha sido el primero en el que los asiáticos tendrán todo el control.


CON PARTICIPACIÓN
IMPORTANTE DE CHINA



Atlético de Madrid
: Uno de los primeros grandes pelotazos de China en el mercado del fútbol internacional. Y patrocinado por la empresa más grande de todas las que estamos nombrando aquí, el conglomerado financiero Wanda (el mismo del Edificio España, la Operación Campamento, etc), que a principios del año pasado gastó 45 millones de euros en la compra del 20 por ciento de la participación en el club.


Manchester City
: Un caso muy especial el de los citizens, ya que las firmas chinas que poseen un 13 por ciento de su capital, CITIC y China Media Capital, son básicamente estatales, así que se podría decir que el Gobierno chino es un importante socio en el club. Aunque la participación es relativamente pequeña comparada con otras vistas aquí, el hecho de que el club sea uno de los que tienen mayor valor de mercado del mundo hace que en la adquisición de ese 13 por ciento del accionariado los chinos se gastaran 337 millones de euros, la mayor cantidad de todas las citadas en este post. Con el Gobierno chino detrás de todo esto, no es de extrañar que Xi Jinping, gran fan del fútbol, visitara el año pasado las instalaciones del ManCity durante su visita oficial al Reino Unido, y hasta dejara que Agüero se hiciera un selfie con él.


Espanyol
: El Xibanyaren, como lo conocen erróneamente los chinos, podría pronto figurar en el primer grupo de esta lista, aunque por ahora lo colocaremos en éste. La compañía china que está detrás en esta ocasión es Rastar Group, que hizo fortuna vendiendo cochecitos de juguete, y gastó 45 millones en el 45 por ciento del club, aunque se pactó que consideraría aumentar su participación al 56 por ciento. No me consta que la ampliación se haya materializado ya, así que de momento aquí lo dejamos.


Birmingham City
: El gran rival local del Aston Villa en Birmingham también tiene importante presencia china, ya que Liu Xingcheng, un magnate del que poco o nada se sabe, posee algo así como el 11 por ciento del club. Otra importante parte del Birmingham City, cercana al 30 por ciento, es del inversor hongkonés Carson Yeung, quien fue condenado en 2014 a seis años de prisión por lavado de dinero negro (aunque está en libertad bajo fianza). Creo que no es un secreto que las cuentas del fútbol no son siempre limpias.


EN LA LISTA DE LA
COMPRA DE CHINA



AC Milán
: Ya hemos visto con Birmingham que los chinos se llevan los clubes de las ciudades a pares, así que a la adquisición del Inter le podría seguir pronto la del AC Milan, que como su vecino ha tenido temporadas mucho mejores que la actual. Silvio Berlusconi, tras más de 30 años al frente del conjunto rossonero, está casi a punto de firmar la venta de un 70 por ciento del equipo a un consorcio de firmas chinas del que no hay por ahora demasiados detalles, pero que como en el caso del Manchester City podrían tener detrás al Gobierno chino.


¿Hay alguna razón que explique esta casi coordinada acción de las empresas chinas en el fútbol europeo? Por tonto que parezca, el hecho de que el presidente chino Xi Jinping sea un gran aficionado a este deporte podría haber influido mucho, teniendo en cuenta su estilo de gobierno tan personalista. No es casualidad que con él en el poder el Gobierno chino haya aprobado un plan maestro de desarrollo del fútbol a larguísimo plazo (con 30 o 40 años de aplicación, un tipo de política que raramente se ve en ningún país ni en ningún sector) cuyo objetivo final declarado es que el fútbol chino sea tan bueno como el europeo a finales de siglo, digno de llegar a una final del Mundial, por ejemplo.

Está claro que para ponerlo en marcha lo esencial es desarrollar el fútbol base, que los niños chinos jueguen al fútbol, pero como en China si no hay beneficios empresariales no se hacen cosas, de momento lo que se ha decidido es hacer inyecciones multimillonarias de dinero público y privado para todo proyecto relacionado con el balompié, compras de equipos extranjeros incluidas, lo que explica en parte el frenesí que estamos viendo. Veamos cómo se desarrolla el plan, con el que se supone que el fútbol será asignatura obligatoria para los niños chinos, tras décadas dedicados al ping pong o el bádminton.

Enlace Permanente

Por ahora hay 4 comentarios

Pincha aquí para comentar


Rojo y amarillo no sientan tan bien

2 de Junio, 2016, 0:01

Esta semana se ha presentado en China el uniforme que llevarán los atletas de este país que van a competir -si el zika lo permite- en los próximos Juegos Olímpicos de Río:


¿Puedo hacer el chiste fácil de que parecen chinos jugando a los chinos?


Obviamente se opta por lo clásico, y los trajes son casi iguales que los usados en Pekín 2008, pese a que los diseñadores son distintos:



La similitud es tal, que los chinos han hecho la misma broma en ambos casos: comentan que son poco originales, escasamente imaginativos, y que con tanto rojo y amarillo los atletas patrios parecen un plato de xihongshi chaojidan (el tradicional plato chino de huevos rehogados con tomate).



A los críticos chinos de los trajes les diría dos cosas: una, que si no les gustan deberían cambiar el color de la bandera de su país, que es el que en general dicta los colores nacionales. Siendo roja y amarilla, ¿qué quieren, uniformes que combinen el negro con el turquesa y el azul prusiano?

También les recomendaría que no pidan tanta imaginación y originalidad en los colores de los uniformes, y a ese respecto les sugeriría que se fijaran en España, otro país que tiene el rojo y el amarillo como colores nacionales y en su caso está hundido en una espiral de horror estético por culpa de querer ser original. No hay más que ver, por ejemplo, el chándal de domador de circo que los atletas españoles fueron obligados a llevar en los Juegos Olímpicos de Londres.


Un traje que podría haber quemado las retinas de Velázquez,
Goya o Miró  si hubieran vivido para conocerlo.


O peor aún, que vean cuál es actualmente la segunda camiseta de la selección española de fútbol. Eso sí son huevos con tomate, o quizá también un disparo al tórax:


Pido perdón a los enfermos del corazón
por mostrarles este crimen a la estética y a la anatomía.



El mundo de los equipamientos de fútbol, en todo caso, decidió condenar a muerte a la belleza ya en el Mundial de Brasil 2014, cuando se obligó a los equipos a vestir sólo de un color tanto la camiseta como el pantalón (España iba toda de rojo, Alemania toda de blanco, Italia toda de azul, etc). Lo único que se salvó de aquel esteticamente nefando campeonato fue la segunda camiseta de los germanos, que fue además con la que protagonizaron el único partido realmente memorable de ese aburrido torneo, el 1-7 ante Brasil.

Enlace Permanente

Pincha aquí para comentar


Una sorpresa en Chaozhou

31 de Mayo, 2016, 0:01


La semana pasada me invitaron a un viaje de esos que las provincias chinas organizan para promocionarse, en este caso al este de la provincia de Cantón, una zona que no conocía. Allí están las ciudades de Shantou y Chaozhou, con una tradición cultural fabulosa (de ahí es buena parte de la cultura del té, por ejemplo) y cunas de muchos emigrantes chinos que hoy viven en otros países, sobre todo del sureste asiático (Singapur, Tailandia, Malasia, Camboya...).

En ese viaje tuve la grata sorpresa de descubrir que Chaozhou, una ciudad de la que apenas había oído hablar, es un sitio precioso. Tiene una calle principal de ésas típicas del sur de China, con casas de aires europeos y grandes porches para protegerse de la lluvia, pero además en esa calle hay 20 o 30 arcadas tradicionales chinas que añaden espectacularidad a un decorado casi cinematográfico. De esa gran calle, que se llama Taiping Lu, bajan hacia el río Han, que baña la ciudad, callejuelas con mercados, templos, casas de té maravillosas... y junto al río hay una impresionante muralla con varias puertas fortificadas que no tienen nada que envidiar a otras murallas más famosas de China, como las de Xian o Pingyao. Para rematar este fantástico escenario, en el río hay un puente de piedra de bella factura y bastante especial porque le falta un trozo: no sufrió guerras o bombardeos, como otros, sino que es así para dejar pasar a los barcos, y cuando hace falta que funcione como puente, son también barcos los que completan el fragmento que falta creando una pasarela.

En fin, me alegro de que todavía haya ciudades chinas bellas y desconocidas, hasta para alguien que como yo lleva en China tanto tiempo que cuando llegué al país la película de El Último Emperador era una cinta de ciencia ficción. Si un día pasáis por esa zona (por ejemplo, en el largo camino entre Xiamen y Cantón) os recomiendo que os detengáis un rato en el centro histórico de Chaozhou.


Enlace Permanente

Por ahora hay 4 comentarios

Pincha aquí para comentar


Lentejas radiactivas

27 de Mayo, 2016, 0:01



El 6 de agosto de 1945, una bomba estalló a 600 metros de altura sobre Hiroshima y generó con ello una reacción en cadena que destruyó más de dos tercios de esa ciudad, entonces de unos 250.000 habitantes. Primero, una bola de fuego de 5.000 grados arrasó todo lo que pudo: hubo gente cuyo cuerpo se desintegró y sus cenizas quedaron literalmente estampadas en la pared, como en la foto que abre este post. Décimas de segundo después, las ondas expansivas hicieron estallar los cristales y los convirtieron en unos remolinos cortantes que continuaron la matanza. Instantes después de la explosión, una lluvia negra de ceniza y humo cayó sobre la ciudad: más muertos, intoxicados y asfixiados. También murieron ahogados muchos habitantes que se arrojaron a los numerosos ríos y canales de la ciudad para escapar del fuego, el humo y la ceniza. Unas 80.000 personas fallecieron en el acto, pero muchas más en días, meses y años posteriores, por la radiación, los cánceres y las leucemias.

Todo esto se repitió de forma similar el 9 de agosto en Nagasaki (inicialmente se iba a lanzar esa segunda bomba atómica sobre una ciudad llamada Kokura, pero ésta tuvo la suerte de que ese día amaneció nublado sobre ella y eso hizo que los bombarderos estadounidenses cambiaran su objetivo. En total, unos 250.000 o 300.000 muertos, en dos días, en su mayoría civiles y en dos ciudades que no eran grandes centros militares de Japón en la II Guerra Mundial. Estos dos hechos no figuran, aunque debieran, en las listas de grandes genocidios de la historia. Son, siguen siendo 70 años después, los únicos bombardeos nucleares sobre población que ha habido, e irónicamente EEUU suele ser el gendarme que dicta quién debe tener bombas atómicas y quién no (dicho sea de paso, NADIE debería tener bombas atómicas).



Hiroshima y Nagasaki, antes y después de las bombas

EEUU no avisó para que se resguardaran a los habitantes de estas ciudades arrojándoles papeletas desde los aviones, como había hecho anteriormente en bombardeos convencionales contra Tokio y otras ciudades japonesas. En estas ocasiones quería hacer el mayor daño posible y causar el mayor horror posible. En los días que transcurrieron entre un bombardeo y otro, el presidente estadounidense Harry S.Truman pronunció palabras que si no nos dijeran su autor, creeríamos salidas de Bin Laden o de un líder del ISIS: "Si no aceptan nuestros términos, pueden esperar una lluvia de ruina desde el aire, algo nunca visto hasta ahora sobre esta tierra".

Estados Unidos justificó los bombardeos diciendo que evitaron una larga prolongación de la guerra que podría haber costado aún más vidas, ya que los japoneses estaban dispuestos a morir matando hasta el final. Una justificación más que dudosa, teniendo en cuenta que los muertos de una guerra larga hubieran sido, en teoría, sobre todo militares y no sobre todo civiles inocentes como ocurrió en Hiroshima o Nagasaki (donde también murieron prisioneros de guerra aliados, o coreanos que habían sido llevados por los japoneses a sus fábricas para trabajar en condiciones de esclavitud). Además, Japón se había quedado sola en la guerra, y todos los aliados estaban ya con las manos libres una vez liberada Europa de nazis y fascistas, por lo que los frentes se podrían haber multiplicado, imposibilitando esa supuesta irreductibilidad de los kamikazes japoneses.

Lo de que Estados Unidos quería acabar pronto con la guerra es seguro, pero quizá la verdadera razón de ello es que justo en esos días de verano de 1945 la Unión Soviética le acababa de declarar la guerra a los japoneses, ahora que el frente europeo ya estaba cerrado con la rendición alemana en abril del 45. Washington no quería que ocurriera como en Alemania, que los soviéticos llegaran a Tokio y se repartieran un cacho del país para el comunismo, y decidieron acabar de una vez por todas con el frente del Pacífico. EEUU, de hecho, ocuparía militarmente Japón durante décadas tras la rendición.

Aunque no tuviéramos en cuenta lo anterior y creyéramos realmente en la necesidad de bombardear Hiroshima como un mal menor, ¿cómo justificar Nagasaki? Japón ya había visto lo que era capaz de hacer Estados Unidos, era cuestión de tiempo que se rindiera sin condiciones, pero Washington optó por un nuevo bombardeo. Nuevo horror y total ausencia de razonamiento ético o incluso práctico.

Por todo esto y por mucho más, lo único que siento ante el spot peliculero protagonizado hoy por Barack Obama en Hiroshima es rabia y repugnancia. Encima de que Estados Unidos cometió un crimen despreciable, ahora quiere sacarle tajada política y publicitaria. Todo para que Obama tenga una foto más con la que dejar un supuesto legado trascendental ahora que ya casi está retirándose... y para aumentar los lazos con Japón y mostrar fuerza conjunta ante China (no olvidemos que Obama acaba de estar en Vietnam, otro país donde la memoria histórica se ha sacrificado en favor de alianzas contra esos presuntos enemigos chinos que de momento "atacan" con pescadores).

Obama no pidió perdón a las víctimas hoy, y me parece bien, él no había nacido cuando se tiraron las bombas, pero debería haber dejado hoy mucho más claro que fue su país, o el Gobierno de su país, el que autorizó esta infamia. Y respecto al Gobierno de Japón... mira que vender su pasado por una alianza contra un hipotético enemigo que de momento sólo lo es en lo comercial... qué indigno para una civilización tan refinada, inteligente y admirable como la japonesa. Pero claro, qué importan la historia o la justicia ante una imagen hollywoodiense.

Enlace Permanente

Por ahora hay 10 comentarios

Pincha aquí para comentar


El Ikea ancestral

25 de Mayo, 2016, 0:01


El retrato que acaba de encabezar este post es una imagen recreada de Lu Ban, un artesano chino que vivió hace 2.500 años y que es una especie de dios protector de los carpinteros y los constructores de China. Se le atribuyen numerosos inventos, aunque el más conocido de todos son las cometas. De ahí que en Shandong, su provincia natal -donde cada año hay una convención de miles de cometas en la ciudad de Weifang- haya una estatua en su honor en la que parece volar cual hombre pájaro.



En recuerdo a esta especie de protector de los carpinteros chinos, allá por el siglo XV se tituló con el nombre de "Lu Ban Jing" ("Clásico de Lu Ban") un manual para carpinteros que recogía saberes de este gremio muy antiguos. El manual incluye una parte sobre cómo construir muebles y otra sobre cómo edificar casas, corrales y otros recintos en madera. No es el único tratado sobre cómo construir casas que hay en la China clásica, pero sí el único en el que se enseña a construir muebles.



Ese carácter único, unido a las muchas supersticiones que había en la antigua China, atribuyó a este manual un halo casi sagrado, o sin el casi. En torno a él había muchos rituales: en unas zonas de China, por ejemplo, el carpintero tenía que bañarse -cosa que ni él ni nadie debían hacer todos los días en épocas sin agua corriente-, quemar incienso y hacer un sacrificio antes de poder abrirlo tras comprarlo, porque si no decía la leyenda que no entendería una palabra de su interior. En otras partes del país, el librero que lo vendía, al entregárselo al comprador, no podía mirarle a la cara, por similares razones. Y también se decía que antes de consultar el libro el lector debía hacer una fechoría (aunque valía con una muy pequeña, por ejemplo romper una hierbecita, que es lo que los carpinteros solían hacer).

Sabiendo todo esto, no extrañará saber que el interior del libro no sólo contenía instrucciones técnicas sobre cómo serrar, clavar o encajar tablas, sino que también había una muy detallada serie de sortilegios que los carpinteros podían hacer para bendecir o maldecir una casa (el uso de esta magia era más común al construir grandes cosas, no tanto para una mesilla o una caseta de pájaros). Para hacer una casa en China, hacían falta carpinteros, un geomante (que sabía de feng shui y decía dónde y cuándo construir, cómo orientar, etc), y curiosamente tanto ellos como el cliente que necesitaba vivienda nueva contaban con sus propios libros para hacer magia y neutralizar las de los otros "rivales" en ese proceso de construcción. Como veis, las pesadillas a la hora de hacer reformas en el piso no son para nada algo contemporáneo.

PD: Estas y otras muchas cosas sobre carpinteria y construcción en la antigua China las podéis leer en el libro "Carpintería y Construcción en la China Imperial Tardía", del sinólogo Klaus Ruitenbeek. Se pueden leer los capítulos iniciales de este estudio (que incluye en su interior el mismo Lu Ban Jing, como se ve en la anterior ilustración de este post) en este enlace.

Enlace Permanente

Pincha aquí para comentar


En busca de Meng Fudi

21 de Mayo, 2016, 0:01

A modo de epílogo al anterior post sobre la Revolución Cultural (sobre todo para complementar a su punto octavo) os invito a ver el siguiente vídeo, un documental de dos hermanos argentinos que vivieron de niños en la China de los 60 y en 2013 vinieron a intentar recuperar la memoria de aquel tiempo. Con sencillez, saben llegar a cosas muy profundas y emotivas. Dura una horita, pero se os hará corta.



Cuando estuvieron rodando el documental en Pekín, charlé con ellos un par de veces y les hice una entrevista que para mí fue también muy emotiva, la recuerdo con intensidad. Aquí os enlazo lo que escribí de ellos.

Enlace Permanente

Pincha aquí para comentar


10 cosas que quizá no sabes
sobre la Revolución Cultural

16 de Mayo, 2016, 0:01



Hoy, 16 de mayo, se cumple medio siglo del inicio de la Revolución Cultural, un periodo que dejó imágenes icónicas -como las de aquellos guardias rojos reunidos en la plaza de Tiananmen con sus Libros Rojos de Mao- pero que también generó caos, muerte y terror, un terror especialmente estremecedor porque lo tenían los padres por sus hijos, los profesores por sus alumnos, o los vecinos entre sí. Intentaré aquí contar algunas cosas de aquella extraña revolución, y usaré nuevamente la fórmula de los 10 puntos que ya utilicé en aniversarios similares como el 25º de la matanza de Tiananmen, el 70º del fin de la guerra con Japón o el 10º del nacimiento de este blog (hecho sin duda tan trascendente o más que los anteriores). Empecemos, sin más dilación:

1- La Revolución Cultural comenzó con algo muy cultural: una ópera china

No todos los historiadores están de acuerdo con la fecha de inicio de la Revolución Cultural. Para muchos fue tal día como hoy de 1966 porque fue entonces cuando apareció un documento oficial -la Notificación del 16 de Mayo- en el que se decía que había contrarrevolucionarios y revisionistas en todas partes y había que acabar con ellos. Otros prefieren situarlo en el 8 de agosto de ese mismo año, porque fue cuando el Partido Comunista habló abiertamente de una "Revolución Cultural" y definió sus objetivos. También hay quien dice que comenzó el 25 de mayo, cuando una joven estudiante de la Universidad de Pekín, Nie Yuanzi, se atrevió a ser la primera en denunciar a sus profesores abiertamente en un dazibao (tablón de anuncios) del campus.

Sin embargo, antes que todo esto ocurriera, y como prólogo a la Revolución Cultural, un dramaturgo que además era teniente de alcalde de Pekín publicó en 1959 una ópera tradicional china, "La destitución de Hai Rui", que se estrenó en 1961 y Mao Zedong consideró como la primera prueba de que había enemigos suyos en el Partido Comunista y tenía que acabar con ellos. La obra, que cuenta la injusta destitución de un funcionario que había criticado a un mal emperador por matar de hambre a su pueblo, ocurría en pretéritas épocas, pero Mao pensó que era una crítica velada a su desastrosa labor en los años 50, donde sus programas de colectivización e industrialización del campo (el llamado Gran Salto Adelante) causaron una gran hambruna y millones de muertos.


Hai Rui, arquetipo de buen gobernante en la literatura china.




2- El primer enemigo que Mao se quería cargar era el alcalde de Pekín

El hecho de que el autor de la obra de teatro mencionada fuera teniente de alcalde de Pekín -Wu Han se llamaba- hizo que el ayuntamiento de Pekín se convirtiera en el primer gran objetivo de la Revolución Cultural, que Mao se inventó, hablando en plata, para destruir a sus principales enemigos en el Partido Comunista. El alcalde de Pekín en esa época, Peng Zhen, defendió a su número dos a capa y espada, sobre todo cuando Jiang Qing, la mujer de Mao, y Yao Wenyuan, jefe de propaganda de Shanghai (los dos serían parte de la famosa Banda de los Cuatro) escribieron una dura crítica contra su ópera. Peng, que tenía poder sobre el Diario del Pueblo, prohibió al principal periódico del régimen publicarla. Como veis, en un principio fue una pelea casi intelectual, literaria: Imaginaos lo que habría podido pasar si Salvador Sostres o Fernando Sánchez Dragó hubieran vivido o publicado en la China de los 60.


El alcalde Peng Zhen, en un acto de humillación pública.

En todo caso, aunque el ayuntamiento de Pekín fue el primer enemigo de Mao, los grandes objetivos del Gran Timonel, y contra los que seguramente inventó la Revolucón Cultural, eran Liu Shaoqi y Deng Xiaoping, los dos líderes que habían tomado las riendas del país después del fracaso del Gran Salto Adelante. Mao estaba casi jubilado, pero muy enrabietado por ver que Liu y Deng estaban gobernando mejor que él.



3- El origen de todo podría resumirse en "una cana al aire de Mao"

La Revolución Cultural no fue inicialmente popular, no salió espontáneamente de la gente, sino que fue ordenada desde arriba, y fue idea sobre todo de Mao. A primera vista resulta difícil entender por qué al líder de un país le puede apetecer que haya caos revolucionario en ese país, pero si nos ponemos un momento en la piel de Mao -sé que no es agradable, pero hagámoslo sólo un momento- quizá lo entendamos mejor.

El Gran Timonel tenía en los 60 ya más de 70 años, se encontraba en el otoño de su vida. En esa vida había tenido una juventud trepidante como líder comunista clandestino, después protagonizó 30 años de gloria militar -la Larga Marcha, la resistencia a Japón, la victoria contra el Kuomintang, la proeza de contener a Estados Unidos en Corea-, pero cuando llegó el tiempo de la paz y de gobernar, demostró ser un estadista nefasto y con ideas de bombero. Mao se daba cuenta de que no le quedaban muchos años de su vida, de que el último capítulo de su biografía iba a quedar muy feo comparado con los anteriores, y decidió que lo que a él le había hecho feliz era la guerra, el desorden, así que decidió inventar la idea de "revolución permanente" para tener lo que le gustaba.

Además, se apoyó en los jóvenes chinos, incluso menores de edad, para en cierto modo rejuvenecer él mismo: les espoleó a ellos, y esos chinos, que ya habían nacido después de las guerras pero habían oído hablar de las heroicidades del maoísmo en el frente, le siguieron para intentar revivir las hazañas bélicas de sus padres, aunque ahora no hubiera un enemigo o un invasor claro. Que la Revolución Cultural fue una especie de rebelión de Mao contra el destino, contra el envejecimiento que a todos nos llega, queda muy bien reflejado con su famoso chapuzón en el río Yangtsé, el 16 de julio de 1966, cuando la Revolución Cultural daba sus primeros pasos. El Gran Timonel quería demostrar con su baño que seguía hecho un chaval, y lo mismo quería mostrar arengando a jóvenes chinos a que se rebelaran contra todo.





4- El corazón de la Revolución Cultural fue la misma universidad donde años después nacerían las protestas de Tiananmen, y eso perjudicó al movimiento de 1989

La Universidad de Pekín, una de las más antiguas y prestigiosas del país, ha tenido una importancia decisiva en el siglo XX de China. Fueron sus estudiantes los que empezaron las protestas del 4 de mayo de 1919 -para muchos el germen del futuro auge del comunismo en el país-, los que comenzaron a manifestarse  en mayo de 1989 y pusieron en jaque ese mismo comunismo, y los que en 1966, casualmente también en mayo -la cercanía de los exámenes de junio debe estresar a los alumnos- comenzaron a vestirse de guardias rojos, a blandir libritos con los pensamientos de Mao y a insultar y golpear a sus profesores como muestra de rebeldía y a la vez de fidelidad al comunismo.


Este hecho, el de que los estudiantes de la Universidad de Pekín de 1966 comenzaron una revolución que sembró el caos durante años, puede ayudar a entender por qué dos décadas después, en 1989, los líderes chinos tuvieron tanto miedo a unos jovencitos que protestaban en Tiananmen: esos líderes pensaban -erróneamente, porque los modos de los chicos de 1989 eran más pacíficos que los usados 20 años antes- que podría tratarse de un revival de guardias rojos, y que el caos podría volver. Recordemos que entonces lideraba China Deng Xiaoping, una persona que habia sufrido no una sino dos purgas en la Revolución Cultural. Hasta cierto punto puede entenderse su miedo, quizá por tocar miedos de su pasado, a jóvenes estudiantes de la Universidad de Pekín protestando en un mes de mayo.



5- Las famosas reeducaciones en el campo fueron en cierto modo una excusa para salvar vidas

En 1967 y 1968 se cometieron los peores crímenes de la Revolución Cultural. Los guardias rojos, primero en Pekín pero luego en muchas otras ciudades donde se imitó la revuelta estudiantil, organizaron palizas públicas a "contrarrevolucionarios", torturaron, quemaron templos, iglesias, monasterios... Mucha gente moría en esos linchamientos, o pasaba una humillación tan grande -en una cultura donde "perder cara" públicamente es mucho peor que en Occidente- que acababa suicidándose. La gente, por miedo a los guardias rojos o porque se creía su revolución, intentaba hacerse el maoísta denunciando a sus vecinos, a sus parientes, a sus padres si hacía falta, acusándoles de revisionistas por tener libros en inglés o cualquier otra excusa. Los revolucionarios habían asaltado cuarteles del ejército y ya estaban armados, con lo que en algunas ciudades se convirtieron en auténticos escuadrones de la muerte y comenzó a haber verdaderas guerras civiles entre distintas facciones de ellos, discutiendo por ver cuál de ellos amaba más a Mao.

En resumen: la Revolución Cultural se les había ido de las manos. Por ello, en diciembre de 1968 se lanzó la campaña de reeducación en el campo, con la excusa oficial de que los guardias rojos llevaran la revolución a los pueblos de China, pero con la intención real de sacarlos de la ciudad, reducirlos a grupos más pequeños y aislarlos en lugares donde pudieran hacer menos daño. En este sentido, la reeducación en el campo fue algo positivo: a partir de 1968, la Revolución Cultural fue menos virulenta en grandes ciudades como Pekín, y por otro lado la llegada de estudiantes e intelectuales al medio rural llevó la cultura a zonas muy deprimidas y analfabetas del país. En la parte negativa, muchos de esos estudiantes e intelectuales pasaron hasta 10 años aislados en el campo, lo que paralizó la cultura del país, por no mencionar los muchos que murieron debido a la dura vida de las aldeas, con inviernos y hambrunas a los que no estaban acostumbrados.





6- Fue una revolución sin enemigo, lo que le dio un especial carácter surrealista

En sus arengas a los guardias rojos, o en las proclamas escritas, Mao y otros impulsores de la Revolución Cultural no daban instrucciones claras de contra quién debían revelarse los guardias rojos, cuáles eran esos enemigos "contrarrevolucionarios" o "revisionistas". Mao nunca dijo claramente que hubiera que cargarse a Deng Xiaoping o a Liu Shaoqi -quien murió en 1969, arrestado y tratado como un animal en prisión-, ni que había que quemar templos budistas: fueron los guardias rojos y otros seguidores de la revolución cultural quienes se fueron inventando enemigos.


La ausencia de órdenes claras trajo el caos: los guardias rojos se dividieron en facciones con desacuerdos sobre lo que había que destruir o combatir, y que a veces combatían entre ellas. Al no haber estándares, cualquier cosa podía interpretarse como enemiga de Mao, de China o de la revolución, hasta nimiedades como tener torcido el cuadro de Mao en casa. Esto no trajo sino paranoia colectiva, denuncias por doquier y una sensación de locura social que convirtió el movimiento en uno de los más inexplicables de la historia reciente del mundo, además de uno de los que más aterra y fascina al mismo tiempo. Merece la pena apuntar que esta ausencia de enemigo, el desorden y la idea de rebelarse contra todo sin discreción inspiraron poco después movimientos contraculturales como el del mayo francés del 68, donde algunos intelectuales que allí había eran grandes apasionados del maoísmo (seguramente no conocían las muertes que había causado). Obviamente, mayo del 68 no es para nada comparable a la Revolución Cultural en cuanto a la violencia empleada, pero ambos compartieron un carácter anárquico e iconoclasta.



7- El ejército en la Revolución Cultural fue un oasis de orden en el caos

El papel del ejército chino en la Revolución Cultural es poco claro, aunque se cree que la institución probablemente contribuyó a que el número de muertos en ella fuera menor del que podría haber sido. Para empezar, aunque muchos soldados chinos eran de la misma edad que los guardias rojos, no caló en ellos la filosofía de rebelión sin causa que Mao predicó en el 66: seguramente el hecho de que muchos de los soldados fueran gente humilde del campo, y no estudiantes universitarios, les inmunizó contra la propaganda política. Por otra parte, era difícil que triunfara el espíritu de desorden e indisciplina en una institución tan jerarquizada como el ejército.


Por esas razones, pero también por la desconfianza de muchos líderes militares a las ideas de Mao, la Revolución Cultural no contagió apenas al ejército, y eso fue providencial, porque eran millones de jóvenes armados que podrían haber arrasado el país. Su labor en la Revolución Cultural fue, pasados los primeros dos años de mayor caos, intentar recuperar el orden, casi siempre de forma relativamente pacífica, sin pegar tiros. Hubo incluso momentos en los que al ejército se lo vio demasiado pacífico, como en los primeros meses de la rebelión, cuando optó por no usar la violencia cuando los guardias rojos asaltaron varios cuarteles para robar armas. En realidad, la Revolución Cultural sirvió para que los chinos de los 60 y 70 mejoraran su imagen del ejército chino, lo consideraran un reducto de orden y cordura en aquellos años de caos. Por eso, porque los soldados chinos estaban muy bien vistos en esas épocas, fue por lo que en 1989 sorprendió y entristeció a mucha gente en el país su uso de la violencia contra los estudiantes de Tiananmen.



8- Durante la Revolución Cultural hubo extranjeros que permanecieron en China

Se suele considerar que durante ese periodo todo lo extranjero era susceptible de ser enemigo del maoísmo, y que cualquier guiri que pusiera los pies en Pekín o Shanghai sería inmediatamente linchado. Pero no fue así completamente: incluso en los peores años de la revolución, 1966 y 1967, hubo una comunidad de extranjeros viviendo en el Hotel de la Amistad de Pekín, el alojamiento para los foráneos que eran contratados por el Gobierno chino (el mismo sitio donde yo viví entre 2001 y 2003).

Aunque las universidades y los guardias rojos estaban muy cerca de allí, el lugar fue bastante respetado y en él no entraron los revolucionarios a "limpiar". Y eso que desde el punto de vista de un guardia rojo el sitio era un símbolo de la URSS (el hotel se había construido primero para alojar ingenieros rusos que ayudaron a China en los 50), un país que en aquel entonces era considerado por Mao como el máximo enemigo de la patria, incluso peor que EEUU. En el Hotel de la Amistad no vivían entonces rusos, que con la muerte de Stalin -amigo de Mao- y la llegada del desestalinizador Krushev se habían convertido en enemigos de China, pero sí había muchos representantes del mundo no alineado: africanos, árabes, latinoamericanos... En su mayoría trabajaban como profesores, traductores o correctores de medios oficiales chinos.


Sidney Rittenberg, histórico maoísta, da un mitin en Tiananmen durante la Revolución Cultural
(lo que no le libraría de ser uno de los extranjeros purgados).




9- Nadie sabe cómo sobrevivió Zhou Enlai

Uno de los grandes enigmas de la Revolución Cultural es el papel de Zhou Enlai, primer ministro de China desde la fundación de la República Popular en 1949 hasta su muerte en enero de 1976, pocos meses antes de que falleciera también Mao y con ello se pusiera fin a la misma Revolución Cultural. Zhou fue uno de los pocos grandes líderes moderados que no fue purgado, pese a que se opuso a las purgas contra Deng Xiaoping y Liu Shaoqi, con los que coincidía en estilo e ideas, y pese a que se mostró en contra de muchas de las tropelías de los guardias rojos (de esta época es famosa, por ejemplo, su intervención para detener a los jóvenes exaltados e impedirles que destruyeran el Palacio Potala de Lhasa).

La percepción general es la de que Zhou vio la locura que le rodeaba e intentó sobrevivir: en ocasiones daba la razón a Mao como quién se la da a un loco, pero en otras intentaba convencerle de que abandonara sus ideas más peregrinas, como cuando al Gran Timonel le entró en la cabeza que Pekín debía cambiar su nombre por el de "Este Rojo", en honor a la canción que entonces se había convertido en símbolo del maoísmo e himno nacional oficioso. También impidió, en el mismo sentido, que los leones de la plaza de Tiananmen fueran sustituidos por dos estatuas de Mao.


Zhou Enlai camuflado de guardia rojo, con brazalete y todo.



10- La Revolución Cultural no es tan tabú para la censura china como otros hechos históricos recientes

No es cierto, como a veces se dice, que no se pueda hablar públicamente en la China actual de la Revolución Cultural. Ello sí ocurre con otros puntos negros de la historia de la República Popular, como el Gran Salto Adelante o la matanza de Tiananmen, pero con la Revolución Cultural el opaco régimen chino tiene una relación distinta. Para empezar, está oficialmente reconocido que fue una época de caos y nefasta para el país: así se dice en muchas noticias de la agencia Xinhua, cuando sale el tema (que tampoco es que sea a diario, todo hay que decirlo). No olvidemos que la Revolución Cultural fue juzgada y condenada, en el famoso proceso a la Banda de los Cuatro, aunque está claro que ese juicio tuvo mucho de show y que en él se decidió castigar sólo a cuatro mandamases dejando fuera a muchos otros con similar responsabilidad. E intentando pasar de puntillas por la labor del principal culpable, que fue Mao (ya llevaba cinco años muerto cuando se celebró el juicio, en todo caso).

En el juicio, se leyó durante horas una larga lista de crímenes cometidos, desde torturas a palizas públicas, y se habló hasta de una cifra oficial de muertes (34.375). La cifra es probablemente una pequeñísima parte del total de muertos en la década del caos (los más críticos del régimen chino hablan de hasta tres millones), pero conociendo las dificultades de China a la hora de contar números negativos para su imagen, es toda una sorpresa.

La Revolución Cultural es tema de novelas y películas contemporáneas chinas que pueden leerse y verse en el país: por ejemplo, "Coming Home", una de las últimas películas que ha rodado Zhang Yimou, en la que se cuenta la herida incurable que en la mente de una mujer (interpretada por Gong Li) dejaron las persecuciones y las torturas.



En el fondo, esto se explica porque para el régimen chino actual es bueno hasta cierto punto que se recuerde la Revolución Cultural, porque ellos se presentan como el orden frente al desorden y la anarquía que podrían traer movimientos idealistas. No es de extrañar que de vez en cuando algún político chino, para criticar algo que no le conviene al régimen, nombre abiertamente la bicha y diga: "No queremos que vuelva a haber una Revolución Cultural". Por una vez, estoy de acuerdo con ellos.


ACTUALIZACIÓN (horas después): South China Morning Post ha hecho en el día del aniversario un fantástico reportaje multimedia que recuerda al que hizo para los 25 años de Tiananmen. Echadle un vistazo si queréis ahondar más en el tema, es fascinante.

Enlace Permanente

Por ahora hay 12 comentarios

Pincha aquí para comentar


Servicio a oficilio

14 de Mayo, 2016, 0:01

No pude evitar el otro día echar una lagrimita cuando me enteré de que Pizza Buona, un restaurante italiano que hay en la misma calle donde está mi oficina, se mudaba de allí para ir a un lugar más pijillo. Pizza Buona llevaba la friolera de 15 años, más o menos lo que yo llevo en Pekín, en la calle de mi oficina, algo que para un restaurante de comida occidental -y casi que china también- es una proeza increíble en una ciudad donde muchos negocios son proyectos de pocos años y donde los caseros son ladrones abusivos amparados en la falta de protección legal para los inquilinos. Vamos, que a nada que tu restaurante tenga éxito, te van a cuadruplicar el alquiler.


El restaurante, ya cerrado y con cartelito de "nos mudamos".
Arriba, ya lo veis: "Desde 2001", como yo.



Con la marcha de Pizza Buona se va el poco de glamour que había en la pequeña callejuela por la que se entra a mi oficina, una calle que pese a ser posiblemente la que más he recorrido en mi vida, aún no sé como se llama. En esa misma calle teníamos hace años también un hotel boutique muy mono y de ventanas multicolores, el Hotel G -al que le dediqué un añejo post cuando empezaba a andar- pero hace tiempo que cerró, y con él la hamburguesería y el restaurante de comida japonesa que había en sus bajos, y que tantas veces visité.


Ahí a la derecha está el edificio morado del antiguo Hotel G,
que como veis ya está un poco descascarillado.



Pero ay, las leyes de mercado son las que son, y la veleidad de los consumidores ni te cuento... En mi oficina, por ejemplo, durante unos años Pizza Buona era nuestro sustento, les llamábamos a diario para que trajeran ensaladas o pasta -la dieta casi universal de la oficina desde que tengo recuerdo- pero un día llegó alguien con un menú de Annie's, la cadena de restaurantes italianos más popular en Pekín, y abandonamos de inmediato Pizza Buona. Mis actuales compañeros, que llegaron en la época Annie's, creo que ni se habían percatado de la existencia de Pizza Buona cerca de nuestro curro.


De todos modos, el reinado Annie's no fue para siempre, porque hace cosa de dos años alguien llegó con un menú de otro restaurante italiano, Scott's Family, y ahora los pedidos a éste son los que imperan, porque los platos son un poco más baratos y porque nos regalan pan de pizza. Algún nostálgico alguna vez pide Annie's, pero si de verdad quisieran volver a los orígenes, tendrían que haber echado mano de Pizza Buona. Quizá así no se hubieran mudado a otra calle más hipster.

Enlace Permanente

Por ahora hay 4 comentarios

Pincha aquí para comentar





Este blog -sorpresas te da la vida- recibió el premio Blasillo de Huesca 2006 al ingenio español en Internet

Y como no hay uno sin dos, fue galardonado poco después con el Premio 20 Blogs 2006 al mejor blog expatriado

Y agárrate bien a la silla, porque más de un lustro después, llegó el Premio BOBs 2012 al mejor blog en español




  
Translate
this page
into English


Mis adorados
(en español)

A un clic de China
Acupuntura China
Aorijia
Aprende chino blog
Arroz con cristales
Asia es Fútbol
Asia, Buda y rollitos de primavera
Asociación Cultural Amigos de China
Asociación Familias Adoptantes
Bitácora Sino-Cubana
Búsqueda de orígenes
Casa de España en Shanghai
China actual
China en su tinta
China es un Planeta
China Files
China por descubrir
China por descubrir II
China Viva
Chinaempleo
Chinalati
Chino Ahora
Chino-China
Chinoesfera
Comida china de verdad
Emigrante retornada
En Beijing
Escala Pekín
Experiencia en China
Farolillos chinos
Foro Chino
Fútbol en China
Gazpacho Agridulce (cómic)
Global Asia
Guangzhou, mi casa
Historias de China
Hong Qiao Liang
Humitas con Arroz
Importar productos de China
Infinity plus one
Instituto Cervantes en Pekín
La sabiduría del I-Ching
Latinoamericanos en China
Living in Pekín
Man Zai Er Gui
Mi vida y China
Ni Hao, Ni Daniel
Nordeste Asiático
Observatorio de la política china
Paella de Kimchi (desde Corea)
Pásame esa China
Pasión por China
Persiguiendo una ilusión
Quality Control Blog
Reflexiones Orientales
Revista de Oriente
Sapore di Cina
Sobre China
Sprachcaffe Chino
Tintas de China
Toro y dragón
Trabajo en China
Viamedius
Xibanya
Y un poquito del vecino Vietnam
Zai China


Mis enchufados
(en inglés)

China Car Times
China Daily
China Digital Times
China Herald
China Hush
China Radio International
China.org
ChinaCulture
ChinaSMACK
Chinat0wn
Chinesepod
Chinos durmientes
CRCC Asia
Danwei
ESWN
Frog in a Well
Global Times
Global Voice
Hanzi Smatter
Layabozi
Ministry of Tofu
New Dynasty
Offbeat China
Shanghaiist
Sinalunya
Sinosplice
South China Morning Post
The Beijinger
Tibetan Altar
Transpacifica
Weibo Trends
Xinhuanet


Mis favoritos
(en chino)

Acramelo (escrito por un español)
Blog de mi amigo el artista Huang Wen
Zeng Jinyan


Mis predilectos
(en portugués)

Associaçao dos Macaenses


Mis queridos
(en catalán, valenciano, balear, LAPAO)

Sergi Vicente (corresponsal de TV3 en China)

 

Blog alojado en ZoomBlog.com

Creative Commons License
Los textos de este blog están bajo una licencia de Creative Commons.

Si eres el autor de alguna de las fotos colocadas en el blog
y no deseas que sea usada aquí,
notifícamelo y la retiraré