chinochano
            El mundo chino al alcance de tu chano


Inicio


En toda la web
En Chinochano

Recibe chinochano
en tu correo

Mándame un email,
que es gratis:


Chinochanadas
en Feisbuk
y en Twitter




Estos posts
te pueden servir
Estudiar mandarín en China 

Encontrar trabajo en China 

Hacer negocios en China 

Buscar piso
en China
 

Encontrar hispanos en China 

Tu nombre
en chino
 

Preparar el viaje
a China
 

Clima en China 

Llamar por teléfono desde China 

Ver TV china
en español
 

Libros sobre China 

Las mejores pelis chinas 

Chino mandarín
en tu ordenador
 

Hoteles en Pekín 

Restaurantes
en Pekín
 

Bares en Pekín 


Y si quieres ahondar
en un tema, aquí tienes posts sobre...
01. Música china
o sobre China


02. Cine y TV
en China


03. Arte y literatura de China

04. Historia
de China


05. Idioma chino

06. Comer y beber en China

07. Viajes por China y alrededores

08. Política y actualidad en China

09. Vida cotidiana en China

10. Nombres y apellidos chinos

11. Pekín,
esa ciudad


12. Shanghai,
esa ciudad


13. Hong Kong y Cantón, esas ciudades

14. Tíbet y Xinjiang

15. Taiwán

16. Fútbol chino

17. Otros deportes en China

18. Bellezas chinas

19. Amor y sexo
en China


20. Asuntos personales

21. China en mapas

22. Consultorio
para los lectores


23. Juegos
para los lectores


24. Cosas inclasificables

Archivos
Diciembre 2014 
Noviembre 2014 
Octubre 2014 
Septiembre 2014 
Agosto 2014 
Julio 2014 
Junio 2014 
Mayo 2014 
Abril 2014 
Marzo 2014 
Febrero 2014 
Enero 2014 
Diciembre 2013 
Noviembre 2013 
Octubre 2013 
Septiembre 2013 
Agosto 2013 
Julio 2013 
Junio 2013 
Mayo 2013 
Abril 2013 
Marzo 2013 
Febrero 2013 
Enero 2013 
Diciembre 2012 
Noviembre 2012 
Octubre 2012 
Septiembre 2012 
Agosto 2012 
Julio 2012 
Junio 2012 
Mayo 2012 
Abril 2012 
Marzo 2012 
Febrero 2012 
Enero 2012 
Diciembre 2011 
Noviembre 2011 
Octubre 2011 
Septiembre 2011 
Agosto 2011 
Julio 2011 
Junio 2011 
Mayo 2011 
Abril 2011 
Marzo 2011 
Febrero 2011 
Enero 2011 
Diciembre 2010 
Noviembre 2010 
Octubre 2010 
Septiembre 2010 
Agosto 2010 
Julio 2010 
Junio 2010 
Mayo 2010 
Abril 2010 
Marzo 2010 
Febrero 2010 
Enero 2010 
Diciembre 2009 
Noviembre 2009 
Octubre 2009 
Septiembre 2009 
Agosto 2009 
Julio 2009 
Junio 2009 
Mayo 2009 
Abril 2009 
Marzo 2009 
Febrero 2009 
Enero 2009 
Diciembre 2008 
Noviembre 2008 
Octubre 2008 
Septiembre 2008 
Agosto 2008 
Julio 2008 
Junio 2008 
Mayo 2008 
Abril 2008 
Marzo 2008 
Febrero 2008 
Enero 2008 
Diciembre 2007 
Noviembre 2007 
Octubre 2007 
Septiembre 2007 
Agosto 2007 
Julio 2007 
Junio 2007 
Mayo 2007 
Abril 2007 
Marzo 2007 
Febrero 2007 
Enero 2007 
Diciembre 2006 
Noviembre 2006 
Octubre 2006 
Septiembre 2006 
Agosto 2006 
Julio 2006 
Junio 2006 
Mayo 2006 
Abril 2006 
Marzo 2006 
Febrero 2006 
Enero 2006 
Diciembre 2005 
Noviembre 2005 
Sicilia 1947 


Mis posts
favoritos
Principios fundacionales de Chinochano 

El birrograma 

China conquista
el mundo
 

China rebautizada 

Un país de 5 

Etnias de China 

¡¡Me llamo
Josep Lluis!!
 

Pongamos que hablo de Pekín 

Gracias a la China 

Gripe pekinar 

Alfabeto chino 

El post más polémico 

Agujeros 

Aprende a ligar
con Richar
 

Una vez
fui activista
 

¿Te quedas
o te vas?
 

Colección de objetos superfluos 

China élfica 

Las cabezas de YSL 

Der Untergang
aus Kochinnen
 

Triciclos de China 

Hasta el infinito
y más allá
 

Supermegaofensivo 

Sindicación (RSS)
Artículos
Comentarios



Publicidad

Photobucket - Video and Image Hosting

Photobucket - Video and Image Hosting

 


Esquía en el Chongli preolímpico

16 de Diciembre, 2014, 0:01


El pasado fin de semana volví a ir a las pistas de esquí de la provincia de Hebei, al norte de Pekín, en las que China quiere organizar los Juegos Olímpicos de Invierno de 2022. La primera vez que estuve, en febrero, la candidatura china era casi una quimera, pero a raíz de que se retirara Oslo, la gran favorita, el país asiático ya sólo compite contra Almaty, la capital de Kazajistán, así que no sería raro que los chinos se los llevaran. En realidad, voy un poco sobrao y yo ya desde hace meses le doy a China por adelantado esas Olimpiadas, lo que puede causar que en unos meses este post, título incluido, sea un poco ridículo, pero bueno, ya se sabe lo atrevida que es la juventud, y matemáticamente tengo un 50 por ciento de posibilidades de éxito.

Hace unos meses ya os conté lo anterior y os puse algunas fotos de las pistas de esquí, así que hoy me he decidido a hacer un post más práctico y a contaros cómo viajar a ese lugar, si vivís en China, os gusta el esquí y queréis esquiar en unas posibles pistas olímpicas (en realidad también lo escribo para consultarlo cuando vuelva a ir, para acordarme de precios y horarios). Hay que aprovechar ahora que aún no son oficialmente sede olímpica (en 2015 el COI elegirá si los JJOO se van a China o a Kazajistán), porque después igual hay un boom de turistas y ya no son un sitio tan tranquilo como lo son ahora.

Se suele decir en los periódicos que las pistas están en la ciudad de Zhangjiakou, pero en realidad desde ellas hasta ese lugar hay más de una hora de viaje. En realidad, a donde hay que viajar para esquiar es a un pueblo situado a pocos kilómetros de las estaciones invernales llamado Chongli (崇礼). Para ir a Chongli hay autobuses directos de Pekín que salen desde la estación de Beijiao (北交), que está cerca de la zona olímpica, un poco más al norte de la parada de metro de Jiandemen, de la línea 10. Apuntadlo bien, que en Pekín hay decenas de estaciones de bus y cada una tiene los destinos que les da la gana.


De Pekín a Chongli hay cuatro largas horas, así que recomiendo al que quiera ir que tenga paciencia, que lleve el smartphone bien cargadito y que no vaya a esquiar sólo un sábado y un domingo, que se tome si puede el viernes o el lunes libre. El billete de autobús cuesta 80 yuanes, y hay autobuses muy de mañana (entre 7 y 9 y media). También hay autobuses a las 2 de la tarde o algo así, que también pueden estar bien si sales un viernes con intención de esquiar el sábado. Similares horarios hay en los autobuses de vuelta desde Chongli a Pekín (el último sale a las 3 y media de la tarde).

Si a China le dan las Olimpiadas invernales, seguramente se construirá un tren de alta velocidad que irá de Pekín a Chongli en una hora, lo cual por una parte será fantástico pero por otra parte puede masificar las pistas, como ya os mencionaba antes. Ahora apenas hay colas en los telesillas, ni hay atasco bajando las pistas, es algo que se agradece.

Chongli es un pueblo muy pequeño, apenas tres o cuatro calles. Es la cabecera de comarca donde la gente de las aldeas de los alrededores vende productos en el mercado y compra en las tiendas. Un sitio un poco lumpen y con olor a carbón, pero tiene su aquel. Al norte del lugar se está construyendo a paso ligero una especie de Suiza de cartón piedra con hoteles de montaña, pero recomiendo que intentéis buscar alojamiento en la parte más rural del pueblo, donde hay muchos hotelitos con habitaciones bastante decentes por 100, 150 yuanes (en la zona suiza os pedirán tres o cuatro veces más). La pega de los hoteles baratillos es que en algunos no admiten a extranjeros, por lo que seguramente te tocará preguntar en varios y sufrir el rechazo en más de uno, pero siempre acaba habiendo alguno que pasa de esta segregación tan tontuela que aún existe en China.

Junto a Chongli hay tres estaciones de esquí: Wanlong (Diez Mil Dragones, 万龙), Duolemeidi (Dolomitas, 多乐美地) y Yunding (Cumbre de las Nubes, 云顶). La última de ellas es llamada en folletos en inglés Genting Garden, pero los taxistas no la conocen si les dices "Genting", por muy chino que suene.

Wanlong


Yunding


Duolemeidi



Yo sólo he estado en Wanlong y Yunding, que son las dos más grandes, así que me centro a continuación en estas dos. He oído que Duolemeidi intenta ser una estación de esquí a la italiana, con pizzerías y cabañas inspiradas en los alpes del país-bota, pero no puedo garantizar que sea una copia fiel, pues no he estado en las Dolomitas originales ni en las de imitación.

A Wanlong se llega en taxi desde Chongli en cinco minutos, y los taxistas te cobran 30 yuanes. A Yunding se tarda un poco más, 15 o 20 minutos, y cuesta 50 yuanes de vellón. Ambas están en las mismas montañas, pero Wanlong en la vertiente norte y Yunding en la sur. Yunding, por ello, quizá sea más luminosa, aunque también tiene fama de tener vientos más fuertes y, por tanto, más frío. Las telesillas allí se menean un poco más, pero bueno, tampoco se pasa excesivo miedo. Wanlong es más popular, hay un pelín más de gente, y Yunding es más tranquila, aunque quizá un poquito más cara. Un detalle que varía entre ambas es que en Wanlong al alquilar equipo tienes que dar como fianza tu DNI o pasaporte, mientras que en Yunding se necesitan 2.500 yuanazos. Te los van a devolver, pero los tienes que presentar en efectivo, no olvides llevarlos o tener tarjeta para sacarlos en el cajero del lugar.

Por lo demás, las dos son bastante parecidas: tienen cada una alrededor de 20 o 25 pistas, suelen tirar de nieve artificial (el norte de China es bastante seco y nieva poco) y tienen unas instalaciones bastante decentes, o al menos para un esquiador amateur y poco experimentado como yo. Sumando forfeit, alquiler de esquís y de ropa (bastante chula, por cierto), cuesta alrededor de 800 yuanes diarios. Sí, es un buen dinero, pero el esquí es así, aunque si tienes tu propio equipo o sólo quieres esquiar unas horas te puede salir quizá a mitad de precio. Tienen restaurantes, cafetería en la cumbre de la montaña, y en Yunding además hay un hotel de lujo (cuesta unos 1.800 yuanes la noche) con restaurantes, boleras, billares y demás diversiones para el que se haya cansado de esquiar.

Creo que las pistas son bastante decentes en cuanto a variedad de niveles y dificultad. Wanlong es quizá la que tiene más pistas para principantes, quizá por eso que tenga más gente, pero las dos tienen pistas negras bastante complicadas, o al menos para alguien que baja en cuñita como este servidor. La nieve está algo dura para mi gusto, quizá porque en China el invierno es demasiado frío y se hiela con facilidad, pero si vas a final de temporada, en febrero o así, es más blandita y se esquía con más seguridad. Hay equipos de salvamento bien entrenados, y en general buena señalización para que nadie se salga de la pista y tenga un disgusto.

Animaos un fin de semana si vivís en Pekín y os gusta el esquí, que si se cumplen los pronósticos en pocos años eso será el Chamonix chino y estará un poco insoportable. Y si vais en febrero avisadme, que a lo mejor me animo a ir otra vez, salir de la rutina de Pekín para deslizarse por la nieve sin pensar en nada me parece una actividad muy relajante y recomendable.

Enlace Permanente

Escribe aquí tu comentario
(Comments in Chinese or English
are also welcome)

Referencias (0)

Compárteme en Facebook, Twitter, Menéame
y otros lugares pulsando aqui: Bookmark and Share



Los líderes y los líderes primero

10 de Diciembre, 2014, 0:01

El 8 de diciembre de 1994, en Karamay (una localidad de la región china de Xinjiang) se celebró una función especialmente dedicada a las autoridades locales en el Teatro de la Amistad, principal de la ciudad. Karamay, que significa "aceite negro" en uigur, se fundó en los años 50 para alojar a los miles de trabajadores que llegaron para trabajar en el gigantesco yacimiento de petróleo, el mayor de China, que se descubrió allí en esa época.


El teatro, que había sido construido en esos mismos años 50 con ayuda de los soviéticos.


Los mejores niños de la ciudad, seleccionados especialmente para la función, cantaban y bailaban melodías revolucionarias y tradicionales ante alcaldes, concejales, presidentes de las petroleras (en ocasiones todos estos cargos se solapaban) y responsables de educación. También había muchos niños y profesores en las butacas.

En el primer acto alguien olió a quemado, pero no se alarmó especialmente. Empezado ya el segundo acto, comenzaron a caer chispas del aire: algunos pensaban que era confetti, pero se trataba de las brasas de un incendio que rápidamente se extendió a todo el recinto y lo destruyó por completo. 325 personas murieron, casi la mitad de las que estaban allí, entre ellas 288 niños de entre seis y 14 años (el resto de los fallecidos eran en su mayoría sus profesores). La mayoría de los líderes, en cambio, salieron ilesos, y eso que al encontrarse en la primera fila de las butacas, eran los más alejados de la entrada (las salidas de emergencia estaban todas cerradas con candado). Muchos de los supervivientes aseguraron que, a la hora de evacuar, se oyó a los profesores pedir a sus alumnos que se quedaran sentados y les gritaron:

"¡Dejad salir a los líderes primero!"

El pasado lunes se cumplió el vigésimo aniversario de este triste suceso. Por supuesto, no hubo ninguna mención, que yo sepa al menos, en los medios de comunicación chinos, y en la ciudad no hubo homenajes públicos. El incendio avergüenza al régimen y por ello está condenado al olvido forzado, igual que otros sucesos más famosos al menos fuera de China, como la matanza de Tiananmen, las hambrunas provocadas por la mala planificación económica del Gran Salto Adelante o los linchamientos públicos de la Revolución Cultural.

Ha habido incendios con más víctimas que el de Karamay. Los cines y teatros en el siglo XX eran lugares muy peligrosos, por la falta de ventilación y lo fácilmente inflamables que eran los rollos de película. Buena parte de los peores incendios de edificios en la historia han sido en esos recintos para espectáculos. Pero el caso de Karamay tiene alrededor un toque de infamia, injusticia y horror especial. La frase "dejad salir a los líderes primero" fue usada en los 90 en toda China como lema velado de protesta, para simbolizar la poca importancia que el régimen comunista chino daba a los problemas del pueblo.


Concentraciones de los familiares de las víctimas poco después del incendio.


Otras graves negligencias y decisiones canallas rodearon el incendio de Karamay:

-Cuando se declaró el fuego, se ordenó bajar el telón, para que el público no viera las llamas, lo que retrasó la evacuación hasta que ya era demasiado tarde, comenzaron las estampidas por pánico y aumentaron así las víctimas mortales.

-El teatro de Karamay había tenido un pequeño incendio antes del ocurrido el 8 de diciembre de 1994, pero a pesar de ello no se habían tomado las necesarias medidas de seguridad, y tras una renovación que había habido ese mismo año, el recinto aún era más cerrado y claustrofóbico que antes (habían puesto barrotes en las ventanas, por ejemplo). En el momento del incendio, nueve de las 10 entradas al lugar estaban cerradas con llave.

-Apenas horas después del desastre, las autoridades ordenaron a los padres de los niños fallecidos que llevaran los cadáveres a las unidades de trabajo de cada uno, con el único fin de que no estuvieran todos juntos y la prensa no pudiera hacer una foto de todas las víctimas a la vez, para que así quedara en parte minimizada la catástrofe.

-Las autoridades impusieron, pese a que muchos padres no lo querían, el título de "mártires" a los niños, lo que hace que en sus lápidas aparezcan referencias al gobierno local y al régimen comunista que los progenitores, dadas las circunstancias del suceso, aborrecen con toda su alma. Además, aquello fue un acto de vacía propaganda, porque si en China te otorgan el título de mártir tras tu muerte, tus familiares tienen derecho a una pensión y unos beneficios especiales que los padres de los niños nunca recibieron.

Las negligencias, maltratos y desprecios apenas se saldaron con unas pocas condenas, la mayor de cinco años de prisión, para cinco funcionarios locales, entre ellos alguno de los que se había salvado en la elitista evacuación.

En el año 2010, un osado director chino llamado Xu Xin realizó un largo documental sobre aquel suceso, llamado sencillamente "Karamay", y que os enlazo al final del post, por si lo queréis ver (ni que decir tiene, en China está prohibido). 


No es fácil de ver, primero porque dura nada menos que seis horas, y segundo porque es extremadamente duro: en gran parte son entrevistas con cámara doméstica a padres de niños que murieron en el incendio, quienes más de una década después aún recuerdan el suceso con rabia, lágrimas y mucho dolor, como si hubiera sido ayer. También hay imágenes de archivo, algunas terribles, de la entrada de los líderes al teatro, de los primeros minutos de la función, del chapucero rescate de cadáveres, del cruel hacinamiento de cuerpos en el hospital, de los funerales. Duele verlas, pero a la vez sorprende que existan tantas imágenes de todo aquello, en una época en la que aún no había cámaras digitales y se supone que la censura era aún mayor que la de ahora (o no, vaya usted a saber)...

No es fácil de ver "Karamay", decía, pero si uno se prepara anímicamente para ello y hace de tripas corazón, vale la pena y mucho, es uno de los mejores documentales que jamás se han hecho en China. Los protagonistas abren su corazón de par en par, cuentan lo que realmente piensan, sin miedo a castigos de las autoridades o a ser políticamente incorrectos. Una madre, por ejemplo, confiesa cómo participó en una paliza que le dio junto a otros padres de víctimas a una funcionaria de los juzgados locales, por decirles que merecían lo que les había pasado. Otra dice que la policía les dispersaba cuando hacían sentadas de protesta por el trato recibido, pero que los mismos agentes les aseguraban que estaban con ellos, que sólo obedecían las órdenas de mala gana. Otra opina que el gobierno comunista chino es un gran engaño, pero a la vez admite que delante de su segunda hija dice otra cosa para que ella pueda tener una vida futura mejor. En sus testimonios veréis la forma de ser de los chinos ante la adversidad y la injusticia, las contradicciones de su sociedad y su política, aprenderéis más que con mil noticias o películas del país, os lo aseguro. Es extremadamente duro de ver, pero es la China de verdad.






Enlace Permanente

Por ahora hay 2 comentarios

Escribe aquí tu comentario
(Comments in Chinese or English
are also welcome)

Referencias (0)

Compárteme en Facebook, Twitter, Menéame
y otros lugares pulsando aqui: Bookmark and Share



The Expendables va de esto, creo

7 de Diciembre, 2014, 0:01

En la anterior entrada del blog, que versaba sobre el café en China, uno de los más fieles lectores y comentaristas, José de Melilla, preguntó si en el país asiático son habituales las máquinas de café con monedas. Pues yo diría que no, pero creo que la cuestión abre la puerta a un maravilloso mundo, el de las máquinas expendedoras, que merece un post entero, o quién sabe, un blog entero, o quizá un internet entero.


No es sólo que en China no haya muchas máquinas de café con monedas, sino que hay muy pocas máquinas expendedoras de cualquier cosa, incluso de refrescos. Hay algunas en los metros o en los aeropuertos, pero en plena calle yo diría que jamás, y muy pocas en tiendas o centros comerciales. En China lo del vending se lleva muy poco, y eso que estoy seguro de que muchas de las máquinas se fabrican en el país...

Es curioso que así sea, teniendo en cuenta que no muy lejos de China se encuentra Japón, que es el paraíso del vending. Japón tiene máquinas de monedas por todas partes, en las que puedes encontrar cosas muy singulares, incluyendo lechuga, huevos o hasta bragas supuestamente usadas por señoritas de buen ver (esto creo que sólo en los sex shops, pero existir existe). Yo creo que los japoneses no votan a su primer ministro, lo escogen en una vending machine gigantesca.


No tengo muy claro por qué en China no triunfan estas máquinas que tanto se usan en Japón y en otros vecinos de los chinos como Corea del Sur, Taiwán o Hong Kong. Es posible que sea porque estas máquinas requieren cierto mantenimiento, y en el país chino no son demasiado buenos en este aspecto, cualquier cosa que está en la calle o en una zona pública suele deteriorarse con bastante más rapidez que en otros lugares (por poner un ejemplo, el otro día estuve en el Estadio Olímpico, que apenas fue inaugurado hace un lustro, y del polvo y los achaques que empieza a tener ya parece que sea un edificio de hace décadas).

Otro asunto que podría tener que ver con el poco éxito de estas máquinas es la escasez de monedas que hay en China. Escasez en dos sentidos: primero, hay pocas monedas en general, casi todo el dinero es en billetes (aunque en Shanghái te dan más cambio en monedas que en Pekín, porque al parecer allí es donde acuñan las monedas chinas). Segundo, hay pocos tipos de moneda, y la mayor es de sólo un yuan, por lo que a nada que tuvieras que pagar 20 o 30 yuanes en una máquina de ésas te daría pereza y preferirías comprar lo que fuera en un mostrador, que acabarías antes. Bueno, en las máquinas expendedoras se puede pagar con billetes, sí, pero ya sabéis lo intransigentes que suelen ser esos aparatos a la hora de aceptar cualquier billete que no esté nuevo y recién planchado.

Por otra parte, quizá en China no se atreven demasiado a colocar estas máquinas por el tema de que algunas veces, como todos sabemos, fallan al expender y los chinos -no todos, pero muchos de ellos- son bastante coléricos cuando entienden que no les han ofrecido un buen servicio que han pagado. Dicho de otra manera, no me extrañaría que si hubiera máquinas expendedoras en las calles de China acabaran destrozadas por compradores a los que se les hubieran tragado la moneda o sufrieran la frustrante experiencia, que todos hemos vivido, de que la chocolatina se queda enganchada al final de la espiral.

Pese a la escasez de máquinas de vending en China, ello no quita que haya habido varios ejemplos de expendedoras curiosas que han llegado a ser incluso noticia. Un conocido caso fue el de las máquinas de cangrejos que hace unos años se colocaron en la ciudad de Nanjing.



Hasta los japoneses, que mira que tienen máquinas raras, fueron a la ciudad nankinesa a hacer reportajes de ellas. Y eso que ellos en su país también tienen máquinas extrañas con marisco en su interior, como ésta de tipo gancho (las que suele haber en las ferias) pero con langostas en vez de peluches.


En Pekín no hemos visto máquinas marisqueras, quizá porque estamos lejos del mar, pero sí que tenemos expendedoras de libros...



(Este vídeo y el siguiente los hice para el curro,
pero están libremente accesibles en YouTube, así que los enlazo).


...y máquinas de botellas de agua a la inversa: pones en ellas un botellín vacío y la máquina te da dinero, una forma interesante y lucrativa de reciclar. Con las botellas recicladas hacen hasta ropa: yo de hecho tengo una camiseta hecha con ese plástico, que me regaló la empresa responsable de las máquinas.




Ya en plan excepcional y más como performance que como negocio de verdad, en una reciente feria de automóviles en China se montó una pseudomáquina expendedora de coches, que en realidad era una forma de hacer propaganda de la marca.


Y me despido con otra pseudomáquina expendedora que no es de China, pero que vende "china" (que es como los angloparlantes llaman a la porcelana). La creó hace unos años un artista para un museo, y cuando alguien la usa, la figura que compra, inevitablemente, se rompe al caer por su interior. Una bonita metáfora de... bueno, de lo que sea que quisiera expresar el creador, que vaya usted a saber.




ACTUALIZACIÓN (16/12/2014): Suele pasar: haces un post de una cosa y de repente la realidad empieza a mostrarte una y otra vez que no tenías razón en lo escrito. En este caso, ha sido escribir que en China no hay muchas máquinas expendedoras, y ahora no dejo de encontrármelas en la calle. Este fin de semana, por ejemplo, encontré varias máquinas que hacen zumo de naranja recién exprimido, y muy bueno, por cierto.

Enlace Permanente

Por ahora hay 7 comentarios

Escribe aquí tu comentario
(Comments in Chinese or English
are also welcome)

Referencias (0)

Compárteme en Facebook, Twitter, Menéame
y otros lugares pulsando aqui: Bookmark and Share



Café en el reino del té

4 de Diciembre, 2014, 0:57

Mirad qué mono es el café que dan en la cadena de cafeterías Paris Baguette, que es surcoreana pero está por toda Asia, y también tiene muchas sucursales en Pekín:


Los dependientes del café van igual, con boina y camisa de rayas,
sólo les falta un acordeón y una rosa en la boca para cumplir el tópico parisino.



Cuando llegué a Pekín, hace 13 años, conseguir café era algo bastante complicado. Casi todo el que tomábamos era Nescafé, en bolsitas que no sólo tenían café sino azúcar y leche en polvo. Un mejunje bastante deprimente, pero es lo que había...

La situación ha cambiado bastante, al menos en grandes ciudades como Pekín, donde creo que llevo más de un lustro sin tomar aquellos cafés en polvo que durante mucho tiempo fueron mi sustento de media mañana. Llegó la moda del Starbucks (mucho más popular aquí que en España), le siguió Costa Café, y más tarde versiones chinas o asiáticas como el UBS Coffee, el mencionado Paris Baguette surcoreano o el Bread Talk, que creo que es de Singapur. En la calle Chaoyang, al lado del ministerio de Asuntos Exteriores y cerca de mi oficina, hay un Starbucks, a su lado un Bread Talk, pegado más allá un Costa Coffee, y para rematar un Paris Baguette cruzando la calzada. No hay excusa para no ir desayunado. Eso sí, barato no es: los cafés de estos sitios son más caros que cualquier café en un bar español (20 o 30 yuanes, lo que equivale a tres o cuatro euros).

Mención especial merece la cafetería Maan, junto al Estadio de los Trabajadores de Pekín, enorme y con aspecto supercool, mesas de madera rústica y camareros que al pedir te dan un osito (el osito no es de regalo, sino para que ayudar a esos mismos camareros a no confundir los pedidos de las mesas).





¿Significa esta moda que los chinos se han pasado del té al café? Es mucho decir, aunque sí es verdad que los jóvenes lo ven como una bebida más moderna e internacional que su tradicional té, y se han lanzado de cabeza a la moda hipster de ir a las cafeterías con el portátil o el smartphone a pasar las horas tontamente. En realidad no parece haber conflicto entre las dos bebidas, pues se usan diferente: el té es para quitarse la sed, para la casa o la oficina, mientras que el café es para socializar o disfrutar de los ratos del ocio.
PD: Paris Baguette este año protagonizó una historia muy curiosa: es una cadena surcoreana que intenta copiar de alguna forma la atmósfera de Francia, pero con características asiáticas, lo que no ha impedido que haya tenido la osadía de intentar llevar este sucedáneo al mismísimo París, abriendo en la capital gala un establecimiento.

La aventura ha tenido cierta polémica, alimentada por franceses que dicen que lo de Paris Baguette no tiene nada que ver con París, pero también con turistas surcoreanos que han ido al Paris Baguette parisino y le acusan de ser peor que los establecimientos surcoreanos de la marca (por haber querido parecerse más a las cafeterías francesas de verdad).

Enlace Permanente

Por ahora hay 2 comentarios

Escribe aquí tu comentario
(Comments in Chinese or English
are also welcome)

Referencias (1)

Compárteme en Facebook, Twitter, Menéame
y otros lugares pulsando aqui: Bookmark and Share



Remember, remember,
the red leaf November

2 de Diciembre, 2014, 23:14

A principios del pasado mes de noviembre hice lo que todo pequinés de pro tiene que hacer cuando llega el otoño, aunque yo no lo había hecho nunca, vergüenza la mía: ir a las Colinas Perfumadas, en las afueras al oeste de Pekín, para ver "hongye", es decir, hojas rojas. Los bosques que hay allí tienen fama de ser los más bonitos de la ciudad cuando llega la estación otoñal, y todo el mundo va a comprobarlo. Me cuidé de ir un día entre semana, porque en los findes de octubre y noviembre las aglomeraciones que hay allí te pueden agobiar bastante.

No vi demasiadas hojas rojas, más bien naranjas y amarillas. Quizá porque había ido demasiado pronto, o quizá por lo contrario, por ir tarde: quién sabe, una de las cosas de las que menos sé es de botánica. Pero eso sí, el parque estaba agradable, desde arriba del todo había unas vistas espléndidas de la ciudad (sí, eran los días del APEC blue) y todavía estaba lejos el frío que ya se ha adueñado, nada más llegar diciembre, de la capital china. Winter is coming, así que recordemos ya con nostalgia los mejores días del otoño.










(esta última foto es del Olympic Green, pero también es de esos días)

Enlace Permanente

Escribe aquí tu comentario
(Comments in Chinese or English
are also welcome)

Referencias (0)

Compárteme en Facebook, Twitter, Menéame
y otros lugares pulsando aqui: Bookmark and Share



El canadiense inmortal en China
y olvidado en España

26 de Noviembre, 2014, 0:01

Estos días, en la Universidad de Comunicaciones de Pekín, hay una entrañable exposición dedicada a un muy interesante personaje, el médico canadiense Norman Bethune (Bai Qiu En para los chinos), de cuya muerte se cumplieron 75 años el pasado 12 de noviembre. Este hombre fue médico de campaña en la Guerra Civil Española, en el año 1936, y poco después en la China invadida por los japoneses, entre 1937 y 1939, año en que murió.


Catálogo de la exposición,
organizada por la Junta de Andalucía



De firmes ideas izquierdistas, en España ayudó con sus cuidados médicos, primero en Madrid y luego en Málaga, al bando que acabaría perdiendo, a la República, mientras que en China estuvo en el lado de los a la postre ganadores, los comunistas de Mao. Ello explica el hecho de que en España sea un personaje bastante olvidado (aunque en Andalucía se le recuerda un poco más, y la exposición es prueba de ello), mientras que en China, donde está enterrado, se le considera un héroe de guerra y durante el periodo maoísta era sin duda el extranjero más famoso y popular de todos los que habían visitado China, por encima incluso de Marco Polo.


Cuadro de un encuentro de Bethune con Mao



Sellos chinos y de Canadá en su honor


Moneda conmemorativa del 60 aniversario de la llegada de Bethune a China, acuñada en 1998


Monumento en su honor en Shijiazhuang, donde está enterrado.
Fue una de las pocas estatuas erigidas a extranjeros en la China maoísta






Posters, libros y comics de estética de aquella época,
todo a mayor gloria del galeno canadiense



Pese a toda esta fama en el país asiático, mucha gente de aquí no sabe que su querido Bethune estuvo en la guerra española antes de ir a la china, por lo que la muestra les va a dar también una nueva perspectiva.

La exposición es además curiosa porque debe ser una de las primeras ocasiones en las que los chinos verán imágenes de la Guerra Civil española, una contienda que se sufría casi al mismo tiempo en el que China tenía también su ración de drama debido a la invasión japonesa. Son dos conflictos que pese a la lejanía tuvieron sus similitudes, en los dos influyeron el fascismo y el comunismo, y en ambos casos el resto del mundo se tapó los ojos, lo que al final fue malo para todos, porque ello acabó sembrando la semilla de la Segunda Guerra Mundial. China y España fueron el prólogo de la peor guerra de la Historia, vamos.


Mural en homenaje a Bethune, obra de Avrom Yanovsky


En esta foto de la exposición Bethune inaugura un hospital en China, y a su lado hay un cartel republicano
de la Guerra Civil española, que Bethune se había llevado como recuerdo



En lo que a Bethune se refiere, la exposición cuenta con bastante detalle, pero sin abrumar, la biografía del médico canadiense, basándose en las fotos y en sus escritos. Una de las cosas que más puede llamar la atención es el hecho de que decidiera, con casi 50 años ya a sus espaldas, irse a ayudar en guerras muy alejadas de su Canadá querido.


Así era el Bethune previo a las guerras,
un cirujano jefe montado en el dólar (canadiense),
con buena vida y mejor prestigio...


En todo caso, Bethune ya era antes de embarcarse en esas guerras un militante del Partido Comunista de Canadá, que había conocido la URSS en una conferencia médica y al que le había gustado cómo estaba montada en la entonces joven república bolchevique la sanidad. El canadiense (que de joven fue camillero en la Primera Guerra Mundial) pensaba que la Medicina de su tiempo estaba al servicio de los ricos, y que debía cambiarse el sistema para que llegara a todos. Es algo que intentó aplicar en España y China, pese a las dificultades y la falta de medios. En la Guerra Civil española, además, montó el primer servicio móvil de donación de sangre, para los soldados caídos en el frente.


En Madrid, con una de esas ambulancias


En China, donde estuvo dos años, un poco más que en España, su labor en este sentido fue muy elogiada por los comunistas. Bethune además murió en acto de servicio, mientras operaba, ya que en una de las intervenciones, que tenía que hacer sin guantes debido a la precariedad de medios, se cortó un dedo, se infectó con la herida de un soldado y falleció por la gangrena. En la exposición se reproducen escritos de sus últimos días, en los que él mismo contaba lo que le había pasado y lo mal que se sentía.


Bethune trabajando en China


Vamos, que la muestra hace reflexionar en muchos sentidos: sobre China, España, sus similitudes y diferencias, lo que mueve a la gente a dejarlo todo por un ideal, la necesidad de una sanidad pública, etc. Si estáis en Pekín id a verla, y si no, pues a googlear para conocer más cosas del médico canadiense que se marchó a ayudar a Mao y a la República.


ACTUALIZACIÓN (unas horas después): Me avisan por Facebook que en Madrid también tenéis homenajes a Bethune estos días.

Enlace Permanente

Por ahora hay 2 comentarios

Escribe aquí tu comentario
(Comments in Chinese or English
are also welcome)

Referencias (0)

Compárteme en Facebook, Twitter, Menéame
y otros lugares pulsando aqui: Bookmark and Share



Noveno chinochaño

21 de Noviembre, 2014, 0:01


Hoy el blog cumple nueve años... Al llegar este aniversario, en esta ocasión, me vienen ideas algo tristonas, del tipo "los blogs ya no están de moda", "tengo menos visitas y comentarios", "he escrito menos que otros años", "empieza a pesar la edad, tanto del que escribe como de lo escrito"...

Así que mira, mejor no voy a reflexionar demasiado sobre todo ello, que además el próximo año será una fecha más redonda y tiempo habrá entonces para echar la vista atrás, más y mejor.

Esta vez, en lugar de pensar que si el blog está o no en buen momento, voy a empapelar la sede de la tele china, un icono del moderno Pekín, con otro icono, el de este blog. Y que salga el Sol por Antequera...



Suelo aprovechar los cumpleaños del blog para repasar algunos momentos memorables de esta bitácora en los 12 meses pasados, así que vale la pena mencionar que en ese tiempo uno de sus posts fue portada de Menéame, cosa que no había pasado antes más que una vez. Debo agradecer especialmente por ello a Javier, el autor de Historias de China, blog que entre los meneantes se ha convertido sin duda en el más popular, va a portada día sí y día también.

También mencionaré que este año despiecé el mapa que tantas veces he visto en las ruedas de prensa de Asuntos Exteriores, elaboré otro mapa para intentar mostrar así mi cabreo por que a las islas Paracel haya quien les llame islas Paracelso (algo que seguro que seguirá pasando) y canté dos veces, una para explicar las maneras en que uno puede fenecer en Pekín y otra, hace nada, para decirle adiós a los cielos azules que nos trajo la cumbre del APEC.

Además, usé a Once, con poco éxito, para hacer de Pulpo Paul en el Mundial de Brasil (¿Mundial? ¿Qué Mundial?).

El post más largo de estos últimos 12 meses, aunque no fuera por letras, fue el que recopiló Hombres del Tanque, para conmemorar los 25 años de Tiananmen. Y el más comentado, en un año de pocas discusiones en este blog, fue aquel en el que hablamos del Informe PISA y sus resultados, que siempre dan que hablar en España y últimamente también en China.

Enlace Permanente

Por ahora hay 17 comentarios

Escribe aquí tu comentario
(Comments in Chinese or English
are also welcome)

Referencias (0)

Compárteme en Facebook, Twitter, Menéame
y otros lugares pulsando aqui: Bookmark and Share



El Blues del APEC Blue

19 de Noviembre, 2014, 0:01

Se ha demorado unos días tras los grandes fastos, pero finalmente el smog ha regresado a Pekín con fuerza.


Así se ve la ciudad hoy desde la oficina.

No ha habido sorpresas, las medidas para conseguir unos cielos azules durante la cumbre del APEC funcionaron pero sólo los días de la cumbre en sí. A buen seguro acabaremos echando de menos aquellos días de "APEC Blue", como se ha dado en llamar a ese tiempo sin contaminación (como algunos comentaristas explicaron aquí y en Facebook, la expresión "APEC Blue" ha empezado a ser usada por los chinos como sinónimo de falsedad).

Esperemos que no tengamos que esperar hasta 2016 (año en el que China será la sede de la cumbre del G20, según se ha sabido también estos días) para volver a ver un firmamento tan azulado.

El caso es que ya casi tenemos en Pekín nostalgia de los días del APEC, y por eso creo que la siguiente canción (que si entráis desde Facebook no vais a ver, mejor entrad directamente al blog) viene que ni pintada. Recordad que no es una copia de The Mamas and The Papas, sino un homenaje...



No hay que ser Shekspir para entender la letra, pero por si acaso la pongo, que con tanto gorgorito igual no se entiende.

All the leaves are brown and the sky is grey
I've been for a walk on a Beijing's day
I'd be safe and warm if I was in APEC
APEC summit dreaming on such a Beijing's day

Putin was in town, he was in Yanqi Lake
Well Obama was in town as well, he was in Yanqi Lake,
Xi Jinping and Abe were also in Yanqi Lake
APEC summit dreaming, on such a Yanqi Lake

All the leaves are brown and the sky is grey
I've been for a walk on a Beijing's day
I'd be safe and warm if I was in APEC
APEC summit dreaming on such a Beijing's day
APEC summit dreaming on such a Beijing's day


Los mencionados gorgoritos están hechos con una app para hacer karaokes con desconocidos -qué gran invento- que se llama Sing, pero también os pueden salir parecidos si al cantar os pasáis el dedo por los labios.

Enlace Permanente

Escribe aquí tu comentario
(Comments in Chinese or English
are also welcome)

Referencias (1)

Compárteme en Facebook, Twitter, Menéame
y otros lugares pulsando aqui: Bookmark and Share



Souvenirs del APEC

14 de Noviembre, 2014, 0:01


Pues señores, en Pekín ya hemos terminado con una de las citas más señaladas para este año en la ciudad, la cumbre del APEC (Asia Pacífico), que a los periodistas y seguro que a muchos otros colectivos nos ha dado un trabajo bastante agotador. Sí, ya sé que desde España poco os habéis enterado de todo esto, porque mientras nosotros teníamos aquí a los líderes de medio mundo vosotros teníais la consulta catalana, pero oye, os garantizo que ha dado mucho de qué hablar y escribir (y más que la cumbre, las reuniones bilaterales, que han sido, qué se yo, trillones).

También sé que el 11 de noviembre, día de la cumbre, se habló más en España del Día del Soltero (que en China se celebra cada año ese día, por ser un día cargado de unos) que de la cumbre en sí. Una cosa que no me acabo de explicar muy bien y que hasta cierto punto me irrita, porque lo del Día del Soltero es todos los años, y cuando yo escribía de ello, en los primeros años en que se celebraba, me lo recibían con una desidia total. ¿Ahora os interesa lo del Día del Soltero, zanguangos? ¿Precisamente este año?

Es broma, os entiendo, porque yo mismo lo decía en los días previos, las cumbres de líderes mundiales son repetitivas (¡estos días hay tres en esta región, APEC, ASEAN y G20!), distantes del ciudadano medio y en ellas no se sabe muy bien si se resuelve algo o no. Prueba de ello es la "resolución" escrita tras la cumbre del APEC, que nos pasaron a los reporteros a su término: son 40 páginas casi ilegibles, una sucesión de párrafos hueros.

Las cumbres son distantes de los ciudadanos, pero la de Pekín además ha sido distante de los reporteros, en todo momento nos han querido bien lejos. Los periodistas aquí acreditados esperábamos que el APEC 2014 nos diera la oportunidad de ver de cerca a líderes como Putin u Obama, pero la desastrosa organización china no nos ha dejado ni olerlos. Los hemos tenido que ver como a Rajoy, en pantallas planas.





El día de la cumbre nos hicieron levantarnos a las 3 de la mañana para ir al sitio de las reuniones en sí (el Lago Yanqi, como a una hora en bus desde Pekín) con la remota esperanza de que a lo mejor podríamos estar cerca de los políticos (ya no lo digo por idolatría, sino por trabajar: hacer fotos, vídeos, etc). Pero no, nos llevaron a otro sitio con pantallas planas desde el que veríamos una vez más a los líderes. Entonces, ¿para qué ese madrugón? ¿Para debilitarnos y que no escribiéramos con claridad? Sólo recuerdo una jugada así de sucia hace un lustro, la del 1 de octubre de 2009, cuando nos dejaron sin dormir para el desfile militar aquel de Tiananmen, pero al menos entonces el evento lo vimos in situ. A veces parece que el periodista en este país es un ser molesto al que hay que demostrar que no es querido.

El mencionado Lago Yanqi, por cierto, que básicamente se ha construido para la cumbre y supongo que los chinos querrán vender como el futuro gran resort de lujo en las montañas de la Gran Muralla, no me pareció nada impresionante. Árboles recién plantados (por los líderes) que en cuestión de días morirán arrancados por el viento o congelados, montañas nada impresionantes para alguien del Pirineo como yo, y mucha casa tradicional china construida con la misma pericia que un decorado de cine. Es posible que el sueño y el frío que me hicieron pasar allí estén hablando en mi lugar, pero os lo digo como lo siento en este momento.



De todos modos, sí salvaría algunas cosas de esta cumbre, porque aunque no crea en la utilidad de las cumbres, ésta, de tan intensa que ha sido laboralmente hablando, algún recuerdo me dejará.

Por ejemplo, me encantaron los fuegos artificiales que se organizaron para los líderes en la noche previa a la cumbre, en la zona olímpica. Los periodistas estábamos en el centro de prensa, no demasiado cerca del lugar de la cena, que era el Cubo de Agua, pero los fuegos estaban plantados por todo el recinto olímpico, así que estando en cualquier parte de él se podían disfrutar en toda su plenitud, y así lo hicimos. Fue de lo único que pudimos disfrutar casi igual que los líderes, lo único que nos acercó a todos y que no puso a unos por encima de otros.





También sería injusto si dijera que nos dieron mal de comer, porque no fue así, la comida en el centro de prensa estaba muy buena, era "asiática-pacífica" (muchos currys, comida occidental y oriental mezclada, algún plato del sureste asiático). Ah, y el MEJOR CAFÉ que hemos bebido en todo Pekín y alrededores, hasta estuvimos tentados de robar la cafetera donde lo hacían. Muy buenos también los postres y dulces, algunos con logotipo del APEC incluido.



También me hizo gracia que la cumbre APEC de Pekín mantuviera esa costumbre, que siempre me fascinó, de disfrazar a los líderes con trajes oriundos del país anfitrión, en este caso unas chaquetas oscuras que parecían un modernizado Traje Mao (cuando el APEC cae en países sosos como EEUU, Rusia o Japón, se suelen saltar esta tradición). Obama, que tiene buena percha, lució muy bien disfrazado de chino, y también cabe mencionar la elegancia de la presidenta coreana, que era la más llamativa de la noche vestida de rosa, aunque sin duda la sensación de aquella noche fue la mujer del presidente chino, Peng Liyuan, con un qipao negro y plateado muy llamativo (hasta el punto de que Putin se la intentó ligar, o eso nos hemos imaginado estos días para recordar con humor esta cumbre).


Mirad en esta imagen qué ojitos se ponen Putin y Peng,
¿será Peng la futura señora Putina? ¿Será la Graça Machel euroasiática?



Por otro lado, la cumbre ha servido para que los periodistas chinos y extranjeros estuviéramos juntos unos días (a veces vamos cada grupo por su lado), lo que me ha servido para saludar a algunos colegas que hace años no veía, pese a que vivamos en la misma ciudad y tengamos el mismo trabajo. Ha molado verlos, ojalá que haya más saraos de este tipo para que volvamos a coincidir.

Eso sí, el cruce de periodistas chinos y extranjeros ha causado una situación a veces graciosa, pero otras veces un poco agotadora: los medios del país nos querían entrevistar a los reporteros guiris una y otra vez, para que opináramos de la cumbre en plan expertos que no somos.

En fin, así he dado en una de esas entrevistas la opinión que más me importaba dar acerca del APEC de Pekín: que me ha parecido un poco triste que en esta ciudad sólo se tomen medidas drásticas contra el smog cuando vienen Obama y Putin, y no el resto del año.

De todos modos, a veces me pongo realista y me digo que más vale un día azul en mano que ciento volando, así que bueno, por lo menos recordemos que hemos tenido una semana sin atascos y con firmamentos despejados (eso sí, de mucho frío, porque claro, la calefacción tampoco la podían poner, este año llega con días de retraso por culpa de la cumbre).

Así se veía Pekín hace unos días desde las Colinas Perfumadas, en las afueras...


¡Se podía ver hasta Guomao, que debe estar a 10 o 15 kilómetros! En fin, que algo hemos sacado del APEC, y bueno, igual hasta algunos la recordaremos con nostalgia.

Enlace Permanente

Por ahora hay 6 comentarios

Escribe aquí tu comentario
(Comments in Chinese or English
are also welcome)

Referencias (1)

Compárteme en Facebook, Twitter, Menéame
y otros lugares pulsando aqui: Bookmark and Share



Tres cosas sobre Gironella

13 de Noviembre, 2014, 0:01










Hace un par de meses conté que me había aficionado a escuchar los documentales de Radio Nacional de España, y que con ellos había descubierto la figura de Miguel Fisac. Sigo escuchando esos documentales (me temo que no pararé hasta que me los termine todos) y he encontrado gracias a ellos otra figura muy interesante de la Historia de España en la que antes apenas había reparado, salvo como un nombre que apuntar en algún pretérito examen de Literatura. Se trata del escritor José María Gironella. Si os apetece podéis escuchar lo que acabo de oír yo de él en el siguiente enlace:


Al oírlo, en primer lugar he descubierto a través de fragmentos de entrevistas que se intercalan allí que el escritor gerundense era un hombre con un sentido del humor encantador. Mientras cuenta los botes que dio por la vida, que fueron muchos, le da a todo un sentido como de tebeo de Mortadelo y FIlemón.

En segundo lugar, he podido conocer una curiosa relación de este personaje con mi Huesca natal, ya que en la Guerra Civil (donde luchó con el bando franquista, todo sea dicho) acabó de esquiador militar de montaña en Panticosa, vigilando la frontera (estos esquiadores continúan allí hoy en día, aunque ya no haya frontera que vigilar). En la entrevista cuenta los intensos sentimientos que le inundaban mientras esquiaba solo en los Pirineos, algo que los que somos de Huesca entendemos bien (bueno, algunos más que yo, que no soy tan montañero ni paso tanto tiempo allí). También se cuenta en el documental que años después intentó, sin éxito, convencer a un amigo para abrir una mina de carbón en la provincia oscense.

Por si todo esto fuera poco, avanzando en el documental y en las entrevistas, resulta que Gironella fue un gran viajero y escritor de libros de viajes, y en este punto centró especialmente sus intereses en Asia, a la que le dedicó varios libros y por la que dedica palabras de cariño, admiración y amor. La anécdota en la que cuenta cómo escuchó a Narciso Yepes tocar para afectados japoneses por las bombas atómicas es escalofriante.


En fin, que nunca es tarde si la dicha es buena, he descubierto a un señor muy gracioso, amante de Huesca (o al menos de sus montañas nevadas) y de Asia. Lamentablemente, falleció hace 11 años, pero sus libros quedan allí para los que queramos leerlo. Dicen que nunca tuvo mucho apoyo de los críticos, quizá por haber sido exitoso en vida (ganó el Planeta y el Nadal) y por no haber sido el escritor español tipo de aquella época, de los que huyó al exilio. Pero en fin, no todos estamos cortados por el mismo patrón. ¿Alguien ha leído sus libros sobre Asia?

Enlace Permanente

Por ahora hay 3 comentarios

Escribe aquí tu comentario
(Comments in Chinese or English
are also welcome)

Referencias (0)

Compárteme en Facebook, Twitter, Menéame
y otros lugares pulsando aqui: Bookmark and Share









Este blog -sorpresas te da la vida- recibió el premio Blasillo de Huesca 2006 al ingenio español en Internet

Y como no hay uno sin dos, fue galardonado poco después con el Premio 20 Blogs 2006 al mejor blog expatriado

Y agárrate bien a la silla, porque más de un lustro después, llegó el Premio BOBs 2012 al mejor blog en español




  
Translate
this page
into English


Mis adorados
(en español)

A un clic de China
Acupuntura China
Aorijia
Aprende chino blog
Arroz con cristales
Asia, Buda y rollitos de primavera
Asociación Cultural Amigos de China
Asociación Familias Adoptantes
Bitácora Sino-Cubana
Búsqueda de orígenes
Casa de España en Shanghai
China actual
China en su tinta
China es un Planeta
China Files
China Viva
China, por descubrir
Chinaempleo
Chinalati
Chino Ahora
Chino-China
Chinoesfera
Comida china de verdad
Emigrante retornada
En Beijing
Escala Pekín
Experiencia en China
Farolillos chinos
Foro Chino
Fútbol en China
Gazpacho Agridulce (cómic)
Global Asia
Guangzhou, mi casa
Historias de China
Humitas con Arroz
Importar productos de China
Infinity plus one
Instituto Cervantes en Pekín
La sabiduría del I-Ching
Latinoamericanos en China
Living in Pekín
Man Zai Er Gui
Mi vida y China
Ni Hao, Ni Daniel
Nordeste Asiático
Observatorio de la política china
Paella de Kimchi (desde Corea)
Pásame esa China
Pasión por China
Persiguiendo una ilusión
Quality Control Blog
Reflexiones Orientales
Revista de Oriente
Sapore di Cina
Sobre China
Sprachcaffe Chino
Toro y dragón
Trabajo en China
Viamedius
Xibanya
Y un poquito del vecino Vietnam
Zai China


Mis enchufados
(en inglés)

China Car Times
China Daily
China Digital Times
China Herald
China Hush
China Radio International
China.org
ChinaCulture
ChinaSMACK
Chinat0wn
Chinesepod
Chinos durmientes
CRCC Asia
Danwei
ESWN
Frog in a Well
Global Times
Global Voice
Hanzi Smatter
Layabozi
Ministry of Tofu
New Dynasty
Offbeat China
Shanghaiist
Sinalunya
Sinosplice
South China Morning Post
The Beijinger
Tibetan Altar
Transpacifica
Weibo Trends
Xinhuanet


Mis favoritos
(en chino)

Acramelo (escrito por un español)
Blog de mi amigo el artista Huang Wen
Zeng Jinyan


Mis predilectos
(en portugués)

Associaçao dos Macaenses


Mis queridos
(en catalán, valenciano, balear, LAPAO)

Sergi Vicente (corresponsal de TV3 en China)

 

Blog alojado en ZoomBlog.com

Creative Commons License
Los textos de este blog están bajo una licencia de Creative Commons.

Si eres el autor de alguna de las fotos colocadas en el blog
y no deseas que sea usada aquí,
notifícamelo y la retiraré