chinochano
            El mundo chino al alcance de tu chano


Inicio


En toda la web
En Chinochano

Chinochanadas
en Feisbuk
y en Twitter




Estos posts
te pueden servir
Estudiar mandarín en China 

Encontrar trabajo en China 

Hacer negocios en China 

Buscar piso
en China
 

Encontrar hispanos en China 

Tu nombre
en chino
 

Preparar el viaje
a China
 

Clima en China 

Llamar por teléfono desde China 

Ver TV china
en español
 

Libros sobre China 

Las mejores pelis chinas 

Chino mandarín
en tu ordenador
 

Hoteles en Pekín 

Restaurantes
en Pekín
 

Bares en Pekín 


Y si quieres ahondar
en un tema, aquí tienes posts sobre...
01. Música china
o sobre China


02. Cine y TV
en China


03. Arte y literatura de China

04. Historia
de China


05. Idioma chino

06. Comer y beber en China

07. Viajes por China y alrededores

08. Política y actualidad en China

09. Vida cotidiana en China

10. Nombres y apellidos chinos

11. Pekín,
esa ciudad


12. Shanghai,
esa ciudad


13. Hong Kong y Cantón, esas ciudades

14. Tíbet y Xinjiang

15. Taiwán

16. India, el otro gigante asiático

17. Japón y Corea

18. Sureste asiático

19. Fútbol chino

20. Otros deportes en China

21. Bellezas chinas

22. Amor y sexo
en China


23. China en mapas

24. Juegos
para los lectores


25. Consultorio
para los lectores


26. Asuntos personales

27. Cosas inclasificables

 


No llores por mí argenChina

14 de Mayo, 2007, 0:01



¿Lloran los chinos en público? Los occidentales tenemos la idea de que no, porque nos han dicho que a los chinos no les gusta expresar sus sentimientos ante los demás.

De todas formas, hay un programa de televisión chino actualmente que viene a romper esquemas a este respecto: es un reality show en el que lloran a moco tendido los concursantes, el público, los presentadores y hasta el jurado. La cosa es tan grave que cuando aparece en la pantalla de mi televisión ese programa, corro a poner una toalla bajo la tele para que no me encharquen el cuarto de estar.

El programa televisivo en cuestión se llama "Hongloumeng Zhongren" ("Personajes del Sueño del Pabellón Rojo"), lo emite el canal pequinés BTV los sábados por la noche (con reposiciones los domingos, los lunes, los martes...) y está haciendo furor en China. Otros años el concurso más visto era "
Supergirl" (una versión china y sólo femenina de "Operación Triunfo"), pero en 2007 creo que Hongloumeng Zhongren está ganándole terreno en la eterna batalla por la audiencia, que en China también es dura.

El objetivo del concurso es buscar actores y actrices para rodar una telenovela que adaptará la novela china "El Sueño del Pabellón Rojo", escrita en el siglo XVIII y considerada uno de los cuatro grandes clásicos de la literatura china. Ha habido ya muchas telenovelas de esta especie de Quijote chino, pero ésta dicen que será la más cara de la historia de las telenovelas chinas (una historia muy larga, porque en China hay telenovelas para aburrir).

En cada programa, por lo que he creído entender en los que he visto, se elige quién será el actor o actriz que encarne cada uno de los personajes principales de la obra, que son muchos pues es una novela gorda, coral y llena de gente.


Los que salen en la tele son finalistas, han pasado ya muchas pruebas no televisadas, y los llantos de los que os hablaba al principio van surgiendo conforme se van eliminando participantes. Al parecer, los concursantes se han pasado mucho tiempo haciendo pruebas, y para ellos es un gran palo quedarse fuera de la serie, el sueño de sus vidas.





Pero además los concursantes pasan juntos mucho tiempo, en plan casa de Gran Hermano, así que entre la tristeza del fracaso y la de despedirse unos de otros, aquello es un mar de lágrimas.




Los productores del programa han notado que eso es lo que más atrae a las audiencias, así que alargan los momentos de llanto al máximo: el concursante o la concursante que se va recibe un micrófono y tiene que dar un discurso de despedida, mientras de fondo colocan una música melancólica de piano. El perdedor nunca está enfadado por haber perdido -siempre dice que sus compañeros son mejores- pero inevitablemente acaba echando el lloro, y éste se contagia enseguida a todo el plató y seguramente al otro lado de las pantallas... patrocinado por Kleeneex.

En fin, por lo demás, el programa sirve para aquellos a los que les guste la cultura tradicional china, porque los concursantes deben bailar como se hacía en el siglo XVIII, cantar, tocar instrumentos musicales, y claro está, recitar diálogos.


Si sabéis chino y queréis saber algo más del programa o seguirlo día a día, tenéis su blog en esta dirección. No parece tan lacrimógeno como el programa televisivo, pero veréis algunas fotos de concursantes destrozados por su prematura marcha (yo he tomado casi todaslas fotos de hoy de allí).

Y si os llama la atención esto de la tele en China, sabed o recordad que en este blog ya se trató el tema aquí, aquí o aquí, por citar algunos ejemplos. El año pasado fue un tema más popular que en la actualidad (en el blog, me refiero), porque ahora que mi novia está en el extranjero, apenas enciendo el televisor si no es para ver un DVD.

Ya que he tocado ligeramente el tema de los grandes clásicos de la literatura china, mencionaré que los otros tres son "El Romance de los Tres Reinos" (siglo XIV), "A la Orilla del Agua" y "Viaje al Oeste" (los dos del siglo XVI).

Aunque estos tres libros y "El Sueño del Pabellón Rojo" son famosísimos, creo que de todas formas el escritor más famoso de la historia de China es uno que no creó ninguno de los cuatro: Lu Xun, que vivió en los siglos XIX y XX y al que se le considera padre de la literatura china moderna, influida ya por Occidente.

Enlace Permanente

Por ahora hay 11 comentarios





Este blog -sorpresas te da la vida- recibió el premio Blasillo de Huesca 2006 al ingenio español en Internet

Y como no hay uno sin dos, fue galardonado poco después con el Premio 20 Blogs 2006 al mejor blog expatriado

Y agárrate bien a la silla, porque más de un lustro después, llegó el Premio BOBs 2012 al mejor blog en español




Archivos
Diciembre 2016 
Noviembre 2016 
Octubre 2016 
Septiembre 2016 
Agosto 2016 
Julio 2016 
Junio 2016 
Mayo 2016 
Abril 2016 
Marzo 2016 
Febrero 2016 
Enero 2016 
Diciembre 2015 
Noviembre 2015 
Octubre 2015 
Septiembre 2015 
Agosto 2015 
Julio 2015 
Junio 2015 
Mayo 2015 
Abril 2015 
Marzo 2015 
Febrero 2015 
Enero 2015 
Diciembre 2014 
Noviembre 2014 
Octubre 2014 
Septiembre 2014 
Agosto 2014 
Julio 2014 
Junio 2014 
Mayo 2014 
Abril 2014 
Marzo 2014 
Febrero 2014 
Enero 2014 
Diciembre 2013 
Noviembre 2013 
Octubre 2013 
Septiembre 2013 
Agosto 2013 
Julio 2013 
Junio 2013 
Mayo 2013 
Abril 2013 
Marzo 2013 
Febrero 2013 
Enero 2013 
Diciembre 2012 
Noviembre 2012 
Octubre 2012 
Septiembre 2012 
Agosto 2012 
Julio 2012 
Junio 2012 
Mayo 2012 
Abril 2012 
Marzo 2012 
Febrero 2012 
Enero 2012 
Diciembre 2011 
Noviembre 2011 
Octubre 2011 
Septiembre 2011 
Agosto 2011 
Julio 2011 
Junio 2011 
Mayo 2011 
Abril 2011 
Marzo 2011 
Febrero 2011 
Enero 2011 
Diciembre 2010 
Noviembre 2010 
Octubre 2010 
Septiembre 2010 
Agosto 2010 
Julio 2010 
Junio 2010 
Mayo 2010 
Abril 2010 
Marzo 2010 
Febrero 2010 
Enero 2010 
Diciembre 2009 
Noviembre 2009 
Octubre 2009 
Septiembre 2009 
Agosto 2009 
Julio 2009 
Junio 2009 
Mayo 2009 
Abril 2009 
Marzo 2009 
Febrero 2009 
Enero 2009 
Diciembre 2008 
Noviembre 2008 
Octubre 2008 
Septiembre 2008 
Agosto 2008 
Julio 2008 
Junio 2008 
Mayo 2008 
Abril 2008 
Marzo 2008 
Febrero 2008 
Enero 2008 
Diciembre 2007 
Noviembre 2007 
Octubre 2007 
Septiembre 2007 
Agosto 2007 
Julio 2007 
Junio 2007 
Mayo 2007 
Abril 2007 
Marzo 2007 
Febrero 2007 
Enero 2007 
Diciembre 2006 
Noviembre 2006 
Octubre 2006 
Septiembre 2006 
Agosto 2006 
Julio 2006 
Junio 2006 
Mayo 2006 
Abril 2006 
Marzo 2006 
Febrero 2006 
Enero 2006 
Diciembre 2005 
Noviembre 2005 
Sicilia 1947 

 

Blog alojado en ZoomBlog.com

Creative Commons License
Los textos de este blog están bajo una licencia de Creative Commons.

Si eres el autor de alguna de las fotos colocadas en el blog
y no deseas que sea usada aquí,
notifícamelo y la retiraré