chinochano
            El mundo chino al alcance de tu chano


Inicio


En toda la web
En Chinochano

Recibe chinochano
en tu correo

Mándame un email,
que es gratis:


Chinochanadas
en Feisbuk
y en Twitter




Estos posts
te pueden servir
Estudiar mandarín en China 

Encontrar trabajo en China 

Hacer negocios en China 

Buscar piso
en China
 

Encontrar hispanos en China 

Tu nombre
en chino
 

Preparar el viaje
a China
 

Clima en China 

Llamar por teléfono desde China 

Ver TV china
en español
 

Libros sobre China 

Las mejores pelis chinas 

Chino mandarín
en tu ordenador
 

Hoteles en Pekín 

Restaurantes
en Pekín
 

Bares en Pekín 


Y si quieres ahondar
en un tema, aquí tienes posts sobre...
01. Música china
o sobre China


02. Cine y TV
en China


03. Arte y literatura de China

04. Historia
de China


05. Idioma chino

06. Comer y beber en China

07. Viajes por China y alrededores

08. Política y actualidad en China

09. Vida cotidiana en China

10. Nombres y apellidos chinos

11. Pekín,
esa ciudad


12. Shanghai,
esa ciudad


13. Hong Kong y Cantón, esas ciudades

14. Tíbet y Xinjiang

15. Taiwán

16. Fútbol chino

17. Otros deportes en China

18. Bellezas chinas

19. Amor y sexo
en China


20. Asuntos personales

21. China en mapas

22. Consultorio
para los lectores


23. Juegos
para los lectores


24. Cosas inclasificables

Archivos
Diciembre 2014 
Noviembre 2014 
Octubre 2014 
Septiembre 2014 
Agosto 2014 
Julio 2014 
Junio 2014 
Mayo 2014 
Abril 2014 
Marzo 2014 
Febrero 2014 
Enero 2014 
Diciembre 2013 
Noviembre 2013 
Octubre 2013 
Septiembre 2013 
Agosto 2013 
Julio 2013 
Junio 2013 
Mayo 2013 
Abril 2013 
Marzo 2013 
Febrero 2013 
Enero 2013 
Diciembre 2012 
Noviembre 2012 
Octubre 2012 
Septiembre 2012 
Agosto 2012 
Julio 2012 
Junio 2012 
Mayo 2012 
Abril 2012 
Marzo 2012 
Febrero 2012 
Enero 2012 
Diciembre 2011 
Noviembre 2011 
Octubre 2011 
Septiembre 2011 
Agosto 2011 
Julio 2011 
Junio 2011 
Mayo 2011 
Abril 2011 
Marzo 2011 
Febrero 2011 
Enero 2011 
Diciembre 2010 
Noviembre 2010 
Octubre 2010 
Septiembre 2010 
Agosto 2010 
Julio 2010 
Junio 2010 
Mayo 2010 
Abril 2010 
Marzo 2010 
Febrero 2010 
Enero 2010 
Diciembre 2009 
Noviembre 2009 
Octubre 2009 
Septiembre 2009 
Agosto 2009 
Julio 2009 
Junio 2009 
Mayo 2009 
Abril 2009 
Marzo 2009 
Febrero 2009 
Enero 2009 
Diciembre 2008 
Noviembre 2008 
Octubre 2008 
Septiembre 2008 
Agosto 2008 
Julio 2008 
Junio 2008 
Mayo 2008 
Abril 2008 
Marzo 2008 
Febrero 2008 
Enero 2008 
Diciembre 2007 
Noviembre 2007 
Octubre 2007 
Septiembre 2007 
Agosto 2007 
Julio 2007 
Junio 2007 
Mayo 2007 
Abril 2007 
Marzo 2007 
Febrero 2007 
Enero 2007 
Diciembre 2006 
Noviembre 2006 
Octubre 2006 
Septiembre 2006 
Agosto 2006 
Julio 2006 
Junio 2006 
Mayo 2006 
Abril 2006 
Marzo 2006 
Febrero 2006 
Enero 2006 
Diciembre 2005 
Noviembre 2005 
Sicilia 1947 


Mis posts
favoritos
Principios fundacionales de Chinochano 

El birrograma 

China conquista
el mundo
 

China rebautizada 

Un país de 5 

Etnias de China 

¡¡Me llamo
Josep Lluis!!
 

Pongamos que hablo de Pekín 

Gracias a la China 

Gripe pekinar 

Alfabeto chino 

El post más polémico 

Agujeros 

Aprende a ligar
con Richar
 

Una vez
fui activista
 

¿Te quedas
o te vas?
 

Colección de objetos superfluos 

China élfica 

Las cabezas de YSL 

Der Untergang
aus Kochinnen
 

Triciclos de China 

Hasta el infinito
y más allá
 

Supermegaofensivo 

Sindicación (RSS)
Artículos
Comentarios



Publicidad

Photobucket - Video and Image Hosting

Photobucket - Video and Image Hosting

 


Septiembre del 2007


Pekín, tenemos un problema...

28 de Septiembre, 2007, 0:01






En octubre de 2003, el primer astronauta chino, Yang Liwei, dio varias vueltas a la Tierra a bordo de la nave espacial Shenzhou ("Bajel Divino") V, que tenía forma de bombón helado.

   

Casi cuatro años después, en el pasado mes de agosto, el programa espacial chino reveló que en el aterrizaje de aquella histórica misión la nave perdió contacto con la base y Yang y su nave bombón corrieron un muy grave peligro.

El hecho de que la noticia haya salido a la luz cuatro años después, y que los medios chinos no le dieran ahora demasiada importancia al asunto, muestra el secretismo del Gobierno chino, y más cuando se trata de
hablar de fiascos, y todavía más si hay asuntos militares de por medio (el programa espacial chino lo lleva a cabo el Ejército Popular de Liberación). De hecho, es casi un milagro que la noticia se haya sabido.

En fin, el caso es que Yang al final aterrizó sano y salvo (aunque a varios kilómetros de distancia de donde debía haberlo hecho), fue glorificado y condecorado, y en el lugar donde cayó se edificó una estatua, que quizá ahora estaría en otro sitio si la nave no hubiera tenido aquel fallo técnico.



Por cierto, que hay por allí cerca también (en Mongolia Interior, que es una zona poco poblada de China y es donde suelen caer sus naves) otra estatua de la Shenzhou V que me da mucho miedo, parece una nave de la Guerra de los Mundos:



La nave Shenzhou V, o réplicas suyas, se exhiben de vez en cuando en los museos. Yang sigue siendo muy famoso, y llegó a anunciar una popular marca de leche. China ya lleva tres astronautas lanzados al cosmos, y parece ser que el año que viene lanzará su primera nave a la Luna, aunque en esta ocasión no será tripulada.

La propaganda está hablando ya mucho del tema, y ahora se ha sabido que la gente de a pie podrá ir a ver el lanzamiento de esa astronave lunar, aunque eso sí, pagando precios dignos de final de los Juegos Olímpicos. Al final, ¿será todo esto un cuento para ganar pastizabal?

Enlace Permanente

Por ahora hay 5 comentarios

Escribe aquí tu comentario
(Comments in Chinese or English
are also welcome)

Referencias (0)

Compárteme en Facebook, Twitter, Menéame
y otros lugares pulsando aqui: Bookmark and Share



¿Revolución de azafrán?
será porque dan paella...

26 de Septiembre, 2007, 0:01






Estos días la actualidad internacional está centrada en las protestas de Myanmar, vecina de China (aunque nos pille lejos de Pekín), encabezadas por los monjes budistas del país. Las protestas, además de esperanzadoras, son realmente bellas, con miles de bonzos con sus túnicas rojas paseando por las calles de la preciosa Yangon, ciudad que tuve el gusto de visitar hace dos años y medio, en un viaje que también me llevó a Mandalay y Bagan.

(La verdad es que "Birmania" y "Rangún" son nombres más evocadores que los modernos de "Myanmar" y "Yangon", pero en fin, todo sea por la corrección lingüística...)

Muchos medios de comunicación de todo el mundo le han llamado a esta protesta, con esa manía de ponerle etiqueta a todo, la "revolución de azafrán", porque supuestamente ése es el color del hábito de los monjes. Imagino que el que ha ideado el nombre debe tener algún problema de daltonismo, porque está claro que los monjes myanmareños visten más bien de color granate (o burdeos, si le quieren dar ese toque literario que buscan).


Esta foto la tomé en Yangon (Myanmar)

Los que visten de azafrán, que yo haya visto, son los monjes de Tailandia y Camboya.


Ésta, en Chiang Mai (Tailandia)

En los monjes budistas de China (que practican un budismo diferente, el mahayana, frente al teravada del sureste de Asia) predomina también el burdeos, pero no siempre: los monjes Shaolin, por ejemplo, visten trajes azafranados. (Esto me recuerda aquella canción de Un Pingüino en Mi Ascensor que se titulaba Moda y Levitación, sobre un diseñador de moda que revolucionaba los trajes de los monjes tibetanos).

En fin, colores y clichés periodísticos aparte, ójala que las protestas de Myanmar lleguen a buen término y la Junta Militar se vaya del poder que acumula, no sin represión, desde hace 40 años. Dicen que China apoya a los militares, pero no debe ser para tanto: creo que Pekín es muy pragmática y estará, como suele estar, al lado de los que tengan el poder en uno u otro momento.

Es cierto que China ahora mismo tiene muchas inversiones en Myanmar, aprovechándose del bloqueo económico al que el país surasiático es sometido por parte de EEUU y otros países occidentales, pero no creo que a Pekín le perjudicara un gobierno que pusiera en marcha una economía más liberal.

Birmania es uno de los países más bellos a los que he viajado: estaba como detenida en el tiempo, con los hombres vistiendo faldas (longyis, una especie de saris largos) y las mujeres con la cara pintada... Era un país especial, el más diferente que he visto, donde no había casi ni Coca Colas (las vendían en lugares oscuros como si fueran droga, al parecer contrabandeadas de Tailandia).

Gran parte de ese carácter especial de Myanmar se debía a su aislamiento internacional, está claro, por lo que es probable que cuando triunfe la democracia se irá perdiendo poco a poco todo eso, pero así es la vida, y además los habitantes lo están deseando...

Mientras en China la gente está en general satisfecha con su gobierno, o por lo menos lo aguantan con estoicismo y no se quejan demasiado, en Myanmar todo el mundo parecía bastante harto de la situación política y deseaban que sucediera algo. Yo vi allí toques de queda, ausencia total de Internet y una propaganda aún más bestial que la china, por lo que no me extrañó nada el cabreo general.




ACTUALIZACIÓN (29/9/2007): Como veo que hay incredulidad sobre mi teoría de que eso de la "Revolución de Azafrán" lo ha inventado un daltónico, cito aquí lo que dice la Real Academia Española:

azafrán. (Del ár. hisp. azza"farán, y este del ár. clás. za"farān).

Enlace Permanente

Por ahora hay 39 comentarios

Escribe aquí tu comentario
(Comments in Chinese or English
are also welcome)

Referencias (1)

Compárteme en Facebook, Twitter, Menéame
y otros lugares pulsando aqui: Bookmark and Share



Llegar con buen pie y mejor bolsillo

25 de Septiembre, 2007, 0:01











Ya lo decía un anuncio de desodorante en los años 80: la primera impresión es la que queda. Por eso es un palo si, nada más aterrizar en el aeropuerto de Pekín, a un turista o viajero le intentan timar los taxistas...

Si se empieza así de mal la estancia en China, te amarga el resto del viaje. A mí me pasó algo así hace años en Nápoles: un pseudotaxista que me esperaba en la estación de tren me timó 80.000 liras y siempre me quedó mala imagen de ese lugar, algo que seguramente es injusto por mi parte.


Hace unos años, los taxistas de Pekín intentaban engañar un poco a los forasteros -chinos y extranjeros, pero sobre todo estos últimos- que llegaban por avión. La verdad es que no les timaban demasiado (peores las montan en Madrid o en Praga), pero sí que intentaban sacar algo de tajada con la inexperiencia de los recién llegados. Lo normal es que les cobraran una "tarifa especial" de 100 o 150 yuanes para ir a la ciudad, cuando en realidad el viaje al centro cuesta entre 75 y 90 yuanes. Como veis, el engaño no es mucho, pero es el hecho de ser timado nada más llegar lo que duele, más que el dinero.

Hoy en día, esa práctica se ha eliminado casi por completo: al lado de la cola de los taxis hay un policía, o un encargado, que pregunta al viajero adónde va antes de montar en el taxi. En esa cola casi está garantizado que no te van a timar.

Ojo, de todas formas, a los taxistas que te ofrecen su auto nada más salir de la puerta de salidas del aeropuerto. Ni caso a ésos, lo mejor es salir del todo e ir a la mencionada cola de taxis con policía o encargado.

Una vez llegados a Pekín, uno se puede relajar un poco: los taxistas pequineses no suelen engañar. El mayor riesgo es que no sepan muy bien el lugar de destino (Pekín es muy grande y ellos no se estudian demasiado bien el callejero). En general, son honestos.

Pero ¡que nadie se relaje del todo! Mucho cuidado con los taxistas en las estaciones de tren y junto a lugares turísticos. Allí se dan cita los taxistas con menos escrúpulos del país. Te trucan el taxímetro, te dan cambio en billetes falsos, o en ocasiones, te hacen las dos cosas a la vez, como le pasó hace un año a unos españoles que me contaron su desventura con un taxista en el Palacio de Verano.

En estaciones y monumentos, lo mejor es tomar el metro, si lo hay, o andar un poco hasta llegar a lugares donde haya menos taxis. Es bueno también ver si estos vehículos llevan matrícula delante y detrás, y licencia en el asiento del copiloto: en caso contrario, ¡huid despavoridos!

Volviendo al tema del aeropuerto, querría añadir que otra forma de ir a la ciudad -a falta de metro, pues la línea al aeropuerto creo que va a tardar tres o cuatro años en llegar- son los autocares, rápidos y baratos, que hay a la salida del aeropuerto. Saliendo por la puerta principal, a la derecha, hay un mostrador donde se venden los billetes, y detrás están los buses. En la web del aeropuerto podéis ver el recorrido de las diferentes líneas (creo que son cuatro, y la número 2 va al metro de Dongzhimen, es la que tomo yo).

Para "terminal" este post, una foto de la nueva terminal del aeropuerto de Pekín, que me imagino se inaugurará el año que viene para los JJOO de 2008... Es, cómo no, de Norman Foster, el
arquitecto de moda.


Qué cosas, la otra ciudad que tiene algo importante en 2008 -Zaragoza- también prepara nueva terminal...

Enlace Permanente

Por ahora hay 13 comentarios

Escribe aquí tu comentario
(Comments in Chinese or English
are also welcome)

Referencias (0)

Compárteme en Facebook, Twitter, Menéame
y otros lugares pulsando aqui: Bookmark and Share



Arte lenguopteráneo chino en Barcelona

24 de Septiembre, 2007, 0:01

He leído en una revista que hasta el 10 de noviembre se celebra en Barcelona una exposición retrospectiva del artista chino Cang Xin. Si durante este tiempo os dejáis caer por la ciudad condal (o incluso sin dal) os recomiendo que la visitéis, pues estoy convencido de que os divertirá, incluso aunque no os guste el arte moderno.

La exposición se encuentra en el Espace Cultural Ample (Passatge de la Pau, 10).

Cang Xin, del que ya hablé en el blog, es un artista con cara simpática, calvo y con perilla, que cultiva sobre todo la fotografía y la performance. También cultiva patatas en su huerto, pero eso es otra historia.

Cang tiene dos series fotográficas que a mí personalmente me llaman mucho la atención, como ya comenté en su día. En una de ellas, se dedica a tocar con la lengua los suelos de medio mundo. Aquí lo tenéis, por ejemplo, lamiendo las cercanías del Templo del Cielo de Pekín:


O en Tiananmen (no sé si la policía le echaría la bronca por esto):


Si yo fuera crítico de arte, ahora mismo escribiría algo así:

"Con su lengua -un órgano "en carne viva" que sirve tanto para comunicar como para absorber- Cang Xin palpa la tierra, la hace suya, se coloca en armonía cósmica con el planeta y la humanidad que bulle sobre él. Pero a la vez, su gesto irreverente muestra la rebelión del individuo contra una sociedad que le aplasta, que le obliga a estar tendido en el suelo. El artista es dócil y desobediente al mismo tiempo, creando un lenguaje de doble filo que desorienta y sobrecoge al espectador".

Pero como no lo soy, aviso que lo que acabo de escribir me lo he inventado y es una solemne mental straw (paja mental).

La otra serie de Cang Xin que me sobrecoge es una en la que el artista le "roba" a varios personajes sus atuendos:


¡Hala! Otra vez señoras en paños menores en el blog.


Cang Xin parece divertido, y ójala se pase por Barcelona, aunque tened cuidado que le encanta tocar con la lengua todo.


Por cierto, que su fama parece extenderse mucho por Internet... Hace más de un año, cuando hablé de él en el blog, era muy difícil encontrar fotos suyas lamiendo cosas en Google. Ahora es mucho más sencillo. Señal de que Cang, como muchos otros artistas chinos, se ha hecho un hueco en el mercado internacional, donde se está pagando pasta gansa por arte contemporáneo chino, tanto bueno como malo.

Enlace Permanente

Por ahora hay 9 comentarios

Escribe aquí tu comentario
(Comments in Chinese or English
are also welcome)

Referencias (1)

Compárteme en Facebook, Twitter, Menéame
y otros lugares pulsando aqui: Bookmark and Share



Pekín sigue en el mismo sitio

22 de Septiembre, 2007, 0:01







Ya estoy de vuelta en Pekín, tras más de un mes de vacaciones en España que tuvo escapadas a Nueva York y Londres. Este año creo que no tengo tanta depresión postespañal como el pasado, quizá porque tengo la esperanza de estar allí de vuelta pronto y no dentro de un año, como en otras ocasiones.

El viaje en avión, con paseos interminables por la T-4 y escala de tres horas en Moscú, ha sido plácido y somnoliento. De Madrid y Moscú, el avión iba casi vacío, aunque en él había interesantes pasajeros, entre ellos varios hombres de negocios españoles que iban a Uzbekistán y Kirguizistán, donde no debe haber muchos otros paisanos. Yo iba en asiento de ventanilla, pero no he visto demasiado paisaje, porque, como de costumbre, me ha tocado justo la ventana que está encima del ala. La ley de probabilidades dice que es imposible que siempre me pueda tocar el ala, pero supongo que el destino cenizo le da mil vueltas a las matemáticas.

Pekín está igual que lo dejé: cielo gris y polvoriento, grúas y sitios en construcción por todas partes, y la misma belleza paisajística que en un cementerio de automóviles, al menos en el camino del aeropuerto a mi casa. Creo que el Ayuntamiento pequinés, o alguien, debería pensar en embellecer algo los alrededores del aeropuerto, pues ya se sabe que la primera impresión -de los turistas, en este caso- es importante.

El año pasado, para quitarme un poco la depresión postespañal, coloque en este blog una foto de las primeras camareras del restaurante Hooters que se abrió en China, concretamente en Shanghai. Para los que no lo sepan, Hooters es una cadena estadounidense cuyas camareras suelen ser tetonas, aunque creo que en China este requisito no es llevado a rajatabla. Casualidades de la vida, hoy, al regresar a China y mirar un poco la Internet, me entero de que
han abierto el primer restaurante de Hooters en Pekín, y además cerca de mi oficina. Hooters me da la bienvenida a China por segundo año consecutivo...



La imagen anterior nos muestra que Hooters ha decidido traducirse al chino como "El Búho Americano", usando la mascota de la marca. En chino, "búho" se dice "maotouying", que se pude traducir literalmente como "águila con cabeza de gato". Ay, ese mandarín literal que tanto nos gusta...


Perdonad la abundancia de escotes en este post,
pero es que realmente la necesito para animarme.


Con la vuelta a la rutina, le concederé algo más de atención a este blog, lo que significará, imagino, algo más de rapidez en contestar emails, y posts más pensados (aunque ello dependerá no sólo de un mayor tiempo disponible, sino también de la inspiración). De todas formas, el blog no ha estado tan abandonado en mis vacaciones -hasta ha habido agrias polémicas-, así que no preveo grandes revoluciones en los contenidos.

Enlace Permanente

Por ahora hay 18 comentarios

Escribe aquí tu comentario
(Comments in Chinese or English
are also welcome)

Referencias (1)

Compárteme en Facebook, Twitter, Menéame
y otros lugares pulsando aqui: Bookmark and Share



De bolsa humilde a bolso de lujo

19 de Septiembre, 2007, 0:01

Ayer, en la estación de autobuses de Madrid, me acordé de China porque vi una bolsa de plástico con este diseño:


Se trata de unas bolsas que se fabrican principalmente en China y que son muy usadas, a modo de maletas, por la gente humilde de ese país cuando hacen desplazamientos largos. En las estaciones de tren, se puede ver a los emigrantes que llegan del campo cargados con enormes bolsas de ese tipo, cargadas de ropa y mantas.


Aquí podéis ver, en el caos típico
de una estación de tren china,
a un viajero llevando una de esas bolsas.


En los pueblos, si se toma un autobús, se ven apiñadas en la parte de delante del vehículo muchas de estas bolsas, usadas por los campesinos para llevar en ellas las frutas y verduras que compran y venden en los mercados. Más de un pollo vivo habrá sido metido en ellas...

Este año, la bolsa de marras llego a los medios de comunicación de todo el mundo porque su característico diseño, blanco con rayas azules y rojas, fue "robado" por Louis Vuitton para un nuevo modelo de sus bolsos, esos que cuestan un riñón y medio del otro.




Ello trajo cierta polémica en China, aunque reconozco que ahora mismo no recuerdo qué es lo que exactamente molestó a los chinos. Quizá pensaron que LV estaba frivolizando sobre el problema de la inmigración rural en China, un fenómeno que preocupa bastante. Por otro lado, LV se iba a poner a cobrar grandes dinerales por un diseño de una bolsa que en China a lo mejor te cuesta medio yuan (5 céntimos de euro) o menos. Obviamente, la calidad del material iba a ser mucho mejor, pero no dejaba de ser un tanto provocador, en mi humilde opinión...

A mí se me ocurre que quizá LV ideó esa campaña en plan vengativo, como revancha sutil por los muchos bolsos falsos de la marca que China produce y vende. Quizá los creativos de la marca pensaron que, ya que muchos chinos copian sus diseños, ellos copiarían los suyos...

No me gusta Louis Vuitton ni otras marcas que te cobran a precio de oro cosas que sólo tienen de especial el nombre, pero sí que me parece que en esa ocasión la marca le echó imaginación a la hora de protestar por la piratería, si es que realmente era eso lo que pretendían.

Enlace Permanente

Por ahora hay 15 comentarios

Escribe aquí tu comentario
(Comments in Chinese or English
are also welcome)

Referencias (0)

Compárteme en Facebook, Twitter, Menéame
y otros lugares pulsando aqui: Bookmark and Share



Ago más que chaparrones

17 de Septiembre, 2007, 0:01





Como otros años, durante mis vacaciones en España, apenas oigo hablar de China en las noticias. Cierto es que no sigo demasiado la actualidad, pues me gusta desconectar de la información en estas semanas de asueto, pero por lo menos veo algún que otro telediario.

Asia Oriental, ahora en verano, sólo aparece en los telediarios por tifones e inundaciones. Y en efecto, son fenómenos devastadores, y quizá cada vez más frecuentes debido al cambio climático... De todos modos, ¿ésa es toda la imagen que las televisiones desean dar de Asia? Yo creo que se están perdiendo muchas otras cosas (cosas que escribimos muchos periodistas españoles allí destinados, aunque no siempre lleguen al telediario).

Es verdad que el caso Madeleine está muy emocionante, que la pugna Alonso-Hamilton es bárbara y que la situación de Irak es terrible, pero... ¿no sería bueno que, por variar, las noticias desconectaran un poco de los culebrones de siempre y nos hablaran de lugares y hechos que habitualmente están olvidados? Tengo entendido que a la gente también le gusta enterarse de cosas nuevas... También pasan muchas cosas en África, y en Asia, y porque un día no salieran Washington o Bagdad en el parte no creo que fuera a caerse el mundo.

Ya sé que China, Japón, el sureste asiático, el continente africano y otros lugares son "lejanos" -aunque la distancia de aquí a Nueva York es poco menor que la que nos separa de Pekín- y los hemos estudiado poco en la escuela, pero precisamente por eso, les podrían conceder un pequeño espacio para que se conozcan más...

A veces me da la impresión de que la imagen que los directores de informativos y diarios tienen de China y Asia Oriental en general es la que ellos, de niños, tenían cuando alguien, blandiendo una hucha con forma de chinito, les pedía dinero para el Domund. "Para ayudar a los chinos afectados por las inundaciones", les decían. Muchas veces hay cosas en nuestra infancia que nos marcan de por vida, y a lo mejor esos Domunds han influido poderosamente, subconscientemente, en su imaginario sobre China.

Vale, las inundaciones son graves y dolorosas, pero desde luego no son lo único que ocurre en una de las zonas más extensas del mundo, y la más poblada. En China, por ejemplo, son una noticia más de los diarios, pero desde luego, no monopolizan la información.

Prestemos algo de atención a lo que ocurre allí, porque gran parte del futuro de la humanidad se juega en esos lugares...
Si nos olvidamos de ellos, quizá ellos se olviden de nosotros cuando los necesitemos.

ACTUALIZACIÓN (Un día después): La televisión y la prensa, hoy,
siguen en sus trece. Vamos, que tenemos cuerda tifonera para rato.

Enlace Permanente

Por ahora hay 33 comentarios

Escribe aquí tu comentario
(Comments in Chinese or English
are also welcome)

Referencias (1)

Compárteme en Facebook, Twitter, Menéame
y otros lugares pulsando aqui: Bookmark and Share



Un barco pequinés en Manhattan

12 de Septiembre, 2007, 0:01

Repasando las fotos de mi viaje a Niuyor he descubierto otra cosa que enlaza a la Gran Manzana con China, aunque sea de carambola, ya que en uno de los muelles de Manhattan hay un gran velero atracado que se llama precisamente Peking, que es la forma en la que antiguamente los ingleses denominaban a la capital china (ahora prefieren Beijing).

Hurgando en la Wiskipedia, me he enterado de que el Peking está permanentemente arriado en Nueva York, donde funciona como museo marítimo. Se construyó en 1911 en Hamburgo y es casi igual a otro famoso gran velero que hoy en día todavía existe, el Passat (mítica carta del juego de Veleros de Heraclio Fournier, que ya nombré en un post anterior).

No se aclara mucho por qué el barco fue llamado con el nombre de la capital china, pero en fin, supongo que un nombre de lugar exótico viste mucho para un velero destinado a surcar los siete mares.

Qué emoción da saber que el mismo barco de la foto anterior, tomada hace una semana, es el mismo que el de esta imagen tan añeja que recoge la Wiskipedia:

 El velero se encuentra precisamente al lado del Puente de Brooklyn, el más famoso y turístico de la ciudad neoyorquina, y que en Manhattan parte precisamente desde Chinatown. De ahí que veáis algún que otro chino en la orilla de Manhattan de la que parte el mítico puente:

(Aunque la rubiaca de a continuación no es china).

Por cierto, que al lado del Puente de Brooklyn hay otro también muy majo, que debe ser de similar época (principios del siglo XX) y que también crucé, aunque la verdad es que por arriba es menos espectacular. Se trata del Puente de Manhattan, que también parte desde Chinatown y en el que es fácil encontrar también muchos chinos en las inmediaciones:

A continuación, los dos puentes, casi uniéndose en Brooklin:

El verde Puente de Manhattan, si no me equivoco, es el que aparece en el cartel de la película Érase una vez en América, de Sergio Leone, quizá porque era el puente más cercano a la antaño mafiosa Little Italy (un barrio que hoy en día, como ya expliqué, está bastante tragado por Chinatown).

Casualidades de la vida, en la habitación de Sabiñánigo (provincia de Huesca, España) donde escribo el post de hoy, tengo un cartel de esa película:

Enlace Permanente

Por ahora hay 9 comentarios

Escribe aquí tu comentario
(Comments in Chinese or English
are also welcome)

Referencias (0)

Compárteme en Facebook, Twitter, Menéame
y otros lugares pulsando aqui: Bookmark and Share



¿Qué llevarse de Niuyor a Pekín?

10 de Septiembre, 2007, 0:01

Nueva York y Pekín son ciudades que no tienen mucho que ver, exceptuando el Chinatown del que hable en el anterior post. Pocas cosas de Nueva York me las puedo imaginar en Pekín, y viceversa.

Pero hay una cosa neoyorquina, una tienda concretamente, que me la puedo imaginar perfectamente en Pekín. Es más, creo que tendría un éxito fulgurante y debería ser llevada mañana mismo a tierras chinas, por muy mal que se lleven últimamente las empresas de los dos países.

Se trata de la gigantesca tienda que M&Ms (emanems, los que se derriten en tu boca y no en tu mano) tiene en el centro de Nueva York, en la mismísima Times Square.

La tienda -centro neurálgico, político, geográfico y cultural de Nueva York- tiene nada menos que TRES pisos. ¿Se puede llenar una tienda de tres pisos de emanems? Se puede, por lo visto. Bueno, emanems y merchandising relacionado (había hasta joyas decoradas con estos lacasitos norteamericanos).

Lo más sorprendente, aparte de la Estatua de la Libertad emanemsera...

Eran las máquinas expendedoras de emanems, de más de dos metros de alto, y de cientos de colores diferentes, creando una sinfonía de colores rellenos de chocolate y avellanas.

Una tienda como ésta, en Pekín o Shanghai, iba a triunfar. Que se lo piensen los de emanems, porque si no los chinos ya estarán pensando en una imitación.

Aunque a los chinos no les va demasiado el chocolate, sí que se venden bastantes conguitos, uy perdón, emanems, en las tiendas 24 horas chinas, y una especie de tienda/parque de atracciones como la que hay en Times Square les iba a volver locos a los chinos.

ACTUALIZACIÓN (21-12-2007): Hoy una noticia del China Daily me trae recuerdos de aquella tienda.

Enlace Permanente

Por ahora hay 13 comentarios

Escribe aquí tu comentario
(Comments in Chinese or English
are also welcome)

Referencias (1)

Compárteme en Facebook, Twitter, Menéame
y otros lugares pulsando aqui: Bookmark and Share



Viaje al corazón del enemigo infernal satánico
malísimo de la muerte malvada
(Nueva York)

7 de Septiembre, 2007, 0:01



ACLARACIÓN: Como veo que hay muchas susceptibilidades, aclaro que lo que he puesto en el título es en broma. ¡Me encantó Nueva York! ¡Amo ese lugar!

Acabo de regresar de unas agotadoras pero bonitas vacaciones de una semana en Nueva York.

No sé que voy a deciros que no sepáis de la Gran Manzana, la ciudad que nunca duerme, el centro del mundo mundial...

Como se esperaba, todo es exactamente igual que en las películas, sólo que con menos acción: el glamour de Broadway, los negros con su hip hop, los judíos con sus bombines y sus trencillas, el vapor saliendo de las alcantarillas, el Bronx tomado por los puertorriqueños y el reggaeton, los hot dogs, el bésibol, las parejas de enamorados en calesas por Central Park... Sólo faltan los tiroteos de las películas, y Spiderman, y las persecuciones, y los grandes dramones amorosos, pero por lo demás, todo es de cine.

Me encantaría dedicar este blog unas semanas sólo a Nueva York, pero temo que caería en demasiados tópicos, pues sólo estuve una semana y no creo que conozca realmente esa ciudad como para hablar tanto de ella. Además, me gusta ser fiel a China, el tema principal de este blog.

Por eso, lo lógico y lo más fácil es que os hable en este post de Chinatown, el barrio chino de Nueva York, y os ponga unas fotos de ese lugar mientras hablo de él.

Chinatown está en el sur de la isla de Manhattan, lo que ellos llaman el "downtown", y es de lo más céntrico de la ciudad. Se sitúa un poquito más al norte de Wall Street, el corazón financiero, y al sur de Little Italy, el hipotético barrio italiano.

Digo hipotético porque de Little Italy queda apenas una callejuela con restaurantes de pizza y pasta, adornada con banderas italianas: el resto de Little Italy ha sido invadido y fagocitado por Chinatown, por lo que las calles del barrio italiano son también muy chinas. Supongo que es porque los italianos que emigraron a EEUU salieron hace tiempo de ese "ghetto" y ahora están completamente adapados y mezclados por todo Nueva York, mientras que los chinos todavía tienden a vivir juntos y tener sus negocios en Chinatown.

Chinatown, como podéis ver en las fotos, no tiene mucho rascacielos, como otras zonas de Manhattan, sino unos edificios que por otra parte también son muy típicos de Estados Unidos. De estilo decimonónico, dos o tres pisos, bella decoración clásica, escaleras de incendios por toda la fachada y una puerta a la que se accede por unas elegantes escaleras. Vamos, las típicas casas que podéis ver en toda clase de pelis y series, desde "Una historia del Bronx" a "Sex and the City".

Lo que me dejó muy soprendido de Chinatown, aunque parezca mentira, es lo soberanamente chino que es el barrio. Aunque tenga esos edificios que os acabo de contar, de estilo completamente anglosajón, los chinos del barrio lo han chinizado todo tanto que uno se siente casi como en Pekín o en Shanghai. Antes yo pensaba que los chinos en EEUU habían perdido mucha de su cultura y vivían como occidentales. Sin embargo, el barrio neoyorquino sigue teniendo un toque asiático inconfundible, que lo hace muy diferente del resto.

Aparte de que todo esta infestado de carteles chinos, huele a China por todas partes. A veces bien (comida china, bollos, especias, etc) o a veces mal (fruta podrida en los supermercados, humanidad...). Parece mentira que los chinos, al otro lado del mundo, sigan igual... ya sé que son muy suyos y no son fácilmente adaptables, pero imaginé que se habían neoyorquizado algo más...

Otra cosa que me sorprendió, ahondando en lo mismo, es lo mucho que se sigue hablando en mandarín, cantonés, u otros dialectos chinos. Al entrar en Chinatown, el inglés parece extinguirse, y a todos les oyes hablar en la lengua de sus orígenes. Yo pensé que muchos de los habitantes de Chinatown eran chinos de tercera, cuarta, quinta generación que hablaban perfectamente inglés y habían olvidado el chino de sus antepasados. Pues no: al parecer, muchos de los habitantes de Chinatown siguen siendo recién llegados y allí se sigue sin hablar en cristiano.

Por último, hay que aclarar que en Chinatown también hay muchos vietnamitas, tailandeses, malasios y otros asiáticos orientales, por lo que casi podría ser llamada Asiatown.

En cualquier caso, un gran lugar para empezar una visita por la estupenda Nueva York. Por cierto, que es en Chinatown donde comienza el puente de Brooklyn, de visita más que obligada, por turístico que sea.

PD: los que hayan estado en Nueva York creo que entenderán por qué he empezado el post con la foto de un helicóptero.

Enlace Permanente

Por ahora hay 23 comentarios

Escribe aquí tu comentario
(Comments in Chinese or English
are also welcome)

Referencias (2)

Compárteme en Facebook, Twitter, Menéame
y otros lugares pulsando aqui: Bookmark and Share



Artículos anteriores en Septiembre del 2007







Este blog -sorpresas te da la vida- recibió el premio Blasillo de Huesca 2006 al ingenio español en Internet

Y como no hay uno sin dos, fue galardonado poco después con el Premio 20 Blogs 2006 al mejor blog expatriado

Y agárrate bien a la silla, porque más de un lustro después, llegó el Premio BOBs 2012 al mejor blog en español




  
Translate
this page
into English


Mis adorados
(en español)

A un clic de China
Acupuntura China
Aorijia
Aprende chino blog
Arroz con cristales
Asia, Buda y rollitos de primavera
Asociación Cultural Amigos de China
Asociación Familias Adoptantes
Bitácora Sino-Cubana
Búsqueda de orígenes
Casa de España en Shanghai
China actual
China en su tinta
China es un Planeta
China Files
China Viva
China, por descubrir
Chinaempleo
Chinalati
Chino Ahora
Chino-China
Chinoesfera
Comida china de verdad
Emigrante retornada
En Beijing
Escala Pekín
Experiencia en China
Farolillos chinos
Foro Chino
Fútbol en China
Gazpacho Agridulce (cómic)
Global Asia
Guangzhou, mi casa
Historias de China
Humitas con Arroz
Importar productos de China
Infinity plus one
Instituto Cervantes en Pekín
La sabiduría del I-Ching
Latinoamericanos en China
Living in Pekín
Man Zai Er Gui
Mi vida y China
Ni Hao, Ni Daniel
Nordeste Asiático
Observatorio de la política china
Paella de Kimchi (desde Corea)
Pásame esa China
Pasión por China
Persiguiendo una ilusión
Quality Control Blog
Reflexiones Orientales
Revista de Oriente
Sapore di Cina
Sobre China
Sprachcaffe Chino
Toro y dragón
Trabajo en China
Viamedius
Xibanya
Y un poquito del vecino Vietnam
Zai China


Mis enchufados
(en inglés)

China Car Times
China Daily
China Digital Times
China Herald
China Hush
China Radio International
China.org
ChinaCulture
ChinaSMACK
Chinat0wn
Chinesepod
Chinos durmientes
CRCC Asia
Danwei
ESWN
Frog in a Well
Global Times
Global Voice
Hanzi Smatter
Layabozi
Ministry of Tofu
New Dynasty
Offbeat China
Shanghaiist
Sinalunya
Sinosplice
South China Morning Post
The Beijinger
Tibetan Altar
Transpacifica
Weibo Trends
Xinhuanet


Mis favoritos
(en chino)

Acramelo (escrito por un español)
Blog de mi amigo el artista Huang Wen
Zeng Jinyan


Mis predilectos
(en portugués)

Associaçao dos Macaenses


Mis queridos
(en catalán, valenciano, balear, LAPAO)

Sergi Vicente (corresponsal de TV3 en China)

 

Blog alojado en ZoomBlog.com

Creative Commons License
Los textos de este blog están bajo una licencia de Creative Commons.

Si eres el autor de alguna de las fotos colocadas en el blog
y no deseas que sea usada aquí,
notifícamelo y la retiraré