chinochano
            El mundo chino al alcance de tu chano


Inicio


En toda la web
En Chinochano

Chinochanadas
en Feisbuk
y en Twitter




Estos posts
te pueden servir
Estudiar mandarín en China 

Encontrar trabajo en China 

Hacer negocios en China 

Buscar piso
en China
 

Encontrar hispanos en China 

Tu nombre
en chino
 

Preparar el viaje
a China
 

Clima en China 

Llamar por teléfono desde China 

Ver TV china
en español
 

Libros sobre China 

Las mejores pelis chinas 

Chino mandarín
en tu ordenador
 

Hoteles en Pekín 

Restaurantes
en Pekín
 

Bares en Pekín 


Y si quieres ahondar
en un tema, aquí tienes posts sobre...
01. Música china
o sobre China


02. Cine y TV
en China


03. Arte y literatura de China

04. Historia
de China


05. Idioma chino

06. Comer y beber en China

07. Viajes por China y alrededores

08. Política y actualidad en China

09. Vida cotidiana en China

10. Nombres y apellidos chinos

11. Pekín,
esa ciudad


12. Shanghai,
esa ciudad


13. Hong Kong y Cantón, esas ciudades

14. Tíbet y Xinjiang

15. Taiwán

16. India, el otro gigante asiático

17. Japón y Corea

18. Sureste asiático

19. Fútbol chino

20. Otros deportes en China

21. Bellezas chinas

22. Amor y sexo
en China


23. China en mapas

24. Juegos
para los lectores


25. Consultorio
para los lectores


26. Asuntos personales

27. Cosas inclasificables

 


Dos libros y un cameo

20 de Junio, 2008, 0:01

Andrea y Mónica, dos amigas que viven en Pekín, han sacado este año sendos libros con temática china de los que tengo que hablar. Tengo la duda existencial de cuál de ellos nombrar primero en este post, así que voy a hacerlo a la manera de Anton Chigurh: tirando una moneda al aire. Cara, Andrea; cruz, Mónica.

He tirado un duro en esta web y me ha salido... cruz.


Así que empiezo por Mónica.

Mónica Ching, mexicana radicalmente enamorada de China, ha traducido al español el
Sueño en el Pabellón Rojo de Cao Xueqin, una de las grandes novelas de la literatura clásica china.


Lo mejor de la traducción de Mónica es que con ella ha intentado acercar este clásico a lectores jóvenes, algo que no es fácil teniendo en cuenta que la novela original tiene un grosor como de guía telefónica para miopes. Además, la nueva versión de Mónica tiene ilustraciones en todas las páginas, por lo que casi tiene el formato de un cómic:


Vamos, que pone un tochazo al alcance de todos, algo así como ver el
Quijote en dibujos animados.

Creo que Mónica me comentó que el libro por ahora sólo se distribuye en México, pero bueno, si alguien está interesado en conseguirlo le puedo fotocopiar el mío... huy, perdón, quería decir que le puedo poner en contacto con la traductora.

En cuanto al libro de Andrea (Andrea Rodés, la corresponsal del diario
Público en Pekín) se llama Por China con Palillos y es una especie de viaje por diversos restaurantes de este país para conocer la comida china, aunque creo que comidas y restaurantes dan pie para hablar también de cosas más profundas de este lugar.


Da la casualidad de que en el libro hago un breve cameo, ya que uno de los relatos cuenta un día en el que le acompañé a ella y a su santo, el inefable Cristian, al restaurante de la cadena
Goubuli que hay en la calle Dazhalan, al sur de Tiananmen.

Voy a seleccionar al azar un fragmento del libro de Andrea para que le deis un tiento.

¡Huy, me ha salido el trozo en el que salgo yo! Qué casualidaaaad...

Un amigo periodista, que comparte conmigo la misma pasión por los baozi, prometió llevarme a cenar a un restaurante, famoso por preparar los mejores bollos de Pekín. Era una cálida noche de mayo y apetecía pasear. Quedé con Antonio a las ocho y media en la estación de Qianmen, al sur de la plaza de Tiananmen. Tenía delante el Teatro Guanghe, el teatro de ópera más antiguo de Pekín, que iba a ser derribado en las próximas semanas. El gobierno justificaba el derribo por «el mal estado del edificio» y prometía la construcción de un nuevo teatro, más moderno, «apto para realizar espectáculos comerciales, al estilo de Broadway». Propaganda. Las autoridades de la capital habían puesto en marcha un plan para derribar el antiguo barrio de Qianmen y convertirlo en un complejo comercial moderno. «New Beijing, Great Olympics» era el eslogan inventado por el alcalde de Pekín, Wang Qishan, para justificar el plan de reurbanización de la ciudad de cara a los Juegos Olímpicos de 2008. Qianmen, una zona de templos y teatros al sur de la Ciudad Prohibida, era uno de los pocos barrios tradicionales que quedaban en pie.

Ni el teatro Guanghe ni los viejos hutong tienen un gran valor artístico. Pero son testimonios del antiguo Pekín. El Guanghe es un edificio de tres plantas, con la fachada cubierta de suciedad. Fue cerrado hace tiempo, pero es un lugar emblemático de la capital: los sofisticados aristócratas de las dinastías Ming y Qing disfrutaron aquí de maravillosos espectáculos de danza creados exclusivamente para ellos. Y sobre su escenario empezó la tortuosa carrera artística del maestro más famoso de la ópera china, Mei Lanfang, inmortalizada en la película Adiós a mi concubina.

Tres policías flanqueaban la entrada al teatro, protegido con una valla de madera. Estaban tan delgados que podían subirse los pantalones hasta la altura del pecho. No me dejaron entrar. «Mei you, mei you», dijeron.

 
Di media vuelta y me fui a buscar a Antonio. Él sabía donde estaba el restaurante Goubuli Baozi Dian. Se lo había enseñado su novia china. (...) Pero el Goubuli es un lugar popular en Pekín. Es una franquicia del local original, en Tianjin, la ciudad donde los baozi son la especialidad. Dicen que los baozi fueron inventados por Zhuge Liang, uno de los guerreros más famosos del período de los Reinos Combatientes, a principios del siglo iii dC. Su nombre, Zhuge, es sinónimo de inteligencia y sabiduría. Sea cual sea el pasado de los baozi, los del Goubuli tienen fama de ser los mejores de China. Sirven unos bollos enormes como pelotas de harina, rellenos de una albóndiga de cerdo, cocidas al vapor. Probamos los de carne y los de perejil, cebollino y ajo, de sabor un poco más fuerte. En cada bandeja venían ocho bollos y costaban 20 yuanes.
 
Los baozi no saben igual sin cerveza. Se vuelven sosos y difíciles de digerir. Esa noche los acompañaba con una botella de medio litro de Yanjing beer, una marca local. La cerveza es ideal para reducir el sabor amargo del perejil y la acidez del vinagre. Esta combinación mágica la descubrí leyendo Oracle Bones, del escritor americano Peter Hessler. En 1999, Hessler se pasaba las tardes de verano comiendo baozi y cerveza fría en la terraza de un restaurante de la Yabaolu con su amigo Polat, un chino uigur que se dedicaba a comerciar con los rusos. El restaurante no tenía frigorífico y el dueño guardaba las cervezas en el desguace para que mantuvieran frías. El baozi hay que mojarlo en una mezcla de vinagre y salsa de soja, a gusto. También se le puede añadir una pasta de guindillas, que suele estar junto a las vinagreras. Las del Goubuli eran de hojalata y estaban tan pringosas, que costaba despegarlas del mantel.

Enlace Permanente

Por ahora hay 12 comentarios





Este blog -sorpresas te da la vida- recibió el premio Blasillo de Huesca 2006 al ingenio español en Internet

Y como no hay uno sin dos, fue galardonado poco después con el Premio 20 Blogs 2006 al mejor blog expatriado

Y agárrate bien a la silla, porque más de un lustro después, llegó el Premio BOBs 2012 al mejor blog en español




Archivos
Diciembre 2016 
Noviembre 2016 
Octubre 2016 
Septiembre 2016 
Agosto 2016 
Julio 2016 
Junio 2016 
Mayo 2016 
Abril 2016 
Marzo 2016 
Febrero 2016 
Enero 2016 
Diciembre 2015 
Noviembre 2015 
Octubre 2015 
Septiembre 2015 
Agosto 2015 
Julio 2015 
Junio 2015 
Mayo 2015 
Abril 2015 
Marzo 2015 
Febrero 2015 
Enero 2015 
Diciembre 2014 
Noviembre 2014 
Octubre 2014 
Septiembre 2014 
Agosto 2014 
Julio 2014 
Junio 2014 
Mayo 2014 
Abril 2014 
Marzo 2014 
Febrero 2014 
Enero 2014 
Diciembre 2013 
Noviembre 2013 
Octubre 2013 
Septiembre 2013 
Agosto 2013 
Julio 2013 
Junio 2013 
Mayo 2013 
Abril 2013 
Marzo 2013 
Febrero 2013 
Enero 2013 
Diciembre 2012 
Noviembre 2012 
Octubre 2012 
Septiembre 2012 
Agosto 2012 
Julio 2012 
Junio 2012 
Mayo 2012 
Abril 2012 
Marzo 2012 
Febrero 2012 
Enero 2012 
Diciembre 2011 
Noviembre 2011 
Octubre 2011 
Septiembre 2011 
Agosto 2011 
Julio 2011 
Junio 2011 
Mayo 2011 
Abril 2011 
Marzo 2011 
Febrero 2011 
Enero 2011 
Diciembre 2010 
Noviembre 2010 
Octubre 2010 
Septiembre 2010 
Agosto 2010 
Julio 2010 
Junio 2010 
Mayo 2010 
Abril 2010 
Marzo 2010 
Febrero 2010 
Enero 2010 
Diciembre 2009 
Noviembre 2009 
Octubre 2009 
Septiembre 2009 
Agosto 2009 
Julio 2009 
Junio 2009 
Mayo 2009 
Abril 2009 
Marzo 2009 
Febrero 2009 
Enero 2009 
Diciembre 2008 
Noviembre 2008 
Octubre 2008 
Septiembre 2008 
Agosto 2008 
Julio 2008 
Junio 2008 
Mayo 2008 
Abril 2008 
Marzo 2008 
Febrero 2008 
Enero 2008 
Diciembre 2007 
Noviembre 2007 
Octubre 2007 
Septiembre 2007 
Agosto 2007 
Julio 2007 
Junio 2007 
Mayo 2007 
Abril 2007 
Marzo 2007 
Febrero 2007 
Enero 2007 
Diciembre 2006 
Noviembre 2006 
Octubre 2006 
Septiembre 2006 
Agosto 2006 
Julio 2006 
Junio 2006 
Mayo 2006 
Abril 2006 
Marzo 2006 
Febrero 2006 
Enero 2006 
Diciembre 2005 
Noviembre 2005 
Sicilia 1947 

 

Blog alojado en ZoomBlog.com

Creative Commons License
Los textos de este blog están bajo una licencia de Creative Commons.

Si eres el autor de alguna de las fotos colocadas en el blog
y no deseas que sea usada aquí,
notifícamelo y la retiraré