chinochano
            El mundo chino al alcance de tu chano


Inicio


En toda la web
En Chinochano

Chinochanadas
en Feisbuk
y en Twitter




Estos posts
te pueden servir
Estudiar mandarín en China 

Encontrar trabajo en China 

Hacer negocios en China 

Buscar piso
en China
 

Encontrar hispanos en China 

Tu nombre
en chino
 

Preparar el viaje
a China
 

Clima en China 

Llamar por teléfono desde China 

Ver TV china
en español
 

Libros sobre China 

Las mejores pelis chinas 

Chino mandarín
en tu ordenador
 

Hoteles en Pekín 

Restaurantes
en Pekín
 

Bares en Pekín 


Y si quieres ahondar
en un tema, aquí tienes posts sobre...
01. Música china
o sobre China


02. Cine y TV
en China


03. Arte y literatura de China

04. Historia
de China


05. Idioma chino

06. Comer y beber en China

07. Viajes por China y alrededores

08. Política y actualidad en China

09. Vida cotidiana en China

10. Nombres y apellidos chinos

11. Pekín,
esa ciudad


12. Shanghai,
esa ciudad


13. Hong Kong y Cantón, esas ciudades

14. Tíbet y Xinjiang

15. Taiwán

16. India, el otro gigante asiático

17. Japón y Corea

18. Sureste asiático

19. Fútbol chino

20. Otros deportes en China

21. Bellezas chinas

22. Amor y sexo
en China


23. China en mapas

24. Juegos
para los lectores


25. Consultorio
para los lectores


26. Asuntos personales

27. Cosas inclasificables


Mis posts
favoritos
Principios fundacionales de Chinochano 

El birrograma 

China conquista
el mundo
 

China rebautizada 

Un país de 5 

Etnias de China 

¡¡Me llamo
Josep Lluis!!
 

Pongamos que hablo de Pekín 

Gracias a la China 

Gripe pekinar 

Alfabeto chino 

El post más polémico 

Agujeros 

Aprende a ligar
con Richar
 

Una vez
fui activista
 

¿Te quedas
o te vas?
 

Colección de objetos superfluos 

China élfica 

Las cabezas de YSL 

Der Untergang
aus Kochinnen
 

Triciclos de China 

Hasta el infinito
y más allá
 

Supermegaofensivo 

 


Los mejores Juegos Olímpicos de mi historia

25 de Agosto, 2008, 0:01




Se ha acabado el mundo. Al menos en Pekín. Sus Juegos Olímpicos, que habían sido, y no exagero, el motor de la vida de la ciudad durante siete años, han terminado. La capital china vuelve a ser una ciudad más, no la capital olímpica. Nos hemos quitado el traje de fiesta y nos ponemos el mono de trabajo.

Para mí han sido, como apunto en el título, los Juegos Olímpicos que más he disfrutado en la vida, y probablemente nunca más veré algo igual. Los he vivido con más intensidad incluso que los de Barcelona 92, ¡y ya es decir!. Las razones son bien sencillas: han sido en mi ciudad, en la que he vivido exactamente los siete años que han durado los preparativos, y  encima he podido ver muchas competiciones, vibrando en vivo y en directo con Nadal, Bolt o Gasol. No creo que jamás pueda repetir algo así, a menos que sea presidente del COI, y me parece que no estoy muy bien posicionado para ello.

No creo que en la historia del Olimpismo haya habido unos Juegos más rodeados de incertidumbre y temores que éstos. Ahora que han terminado, os lo confieso: yo mismo pensaba que iban a fracasar por uno u otro lado. Algo malo parecía que iba a ocurrir: un atentado terrorista, manifestaciones en medio de los estadios parando la competición, cielos grises y feos, problemas de comunicación entre voluntarios y periodistas-atletas-espectadores...

Y al final, han acabado siendo unos Juegos preciosos, y no sólo lo digo yo, que soy claramente parcial y subjetivo. Los periodistas deportivos lo dicen: los llaman "brillantes" y "casi perfectos". Los temores que se cocinaron durante meses se esfumaron justo al encenderse el pebetero: las protestas de grupos como los pro-Tíbet fueron pequeñas y pacíficas, no afectaron al deporte. El terrorismo, afortunadamente, brilló por su ausencia, aunque hay que lamentar varios ataques en Xinjiang en los días previos al inicio de los Juegos (a más de mil kilómetros, eso sí). La contaminación no se notó, como no fuera en modo contraproducente -espero que no-, ya que se batieron más récords mundiales que nunca. En fin, que al final fueron lo que muchos queríamos, una gran fiesta deportiva.

Permitidme que, a imitación de lo que hacen muchos periódicos estos días, haga una lista de lo mejor y lo peor de los Juegos, no sólo a nivel deportivo sino también de lo que les rodeó:

LO MEJÓ



Los estadios: Los pequineses ya conocíamos el Nido y el Cubo, sedes del atletismo y la natación, pero verlos engalanados con luces, con el público rugiendo, los consagró como dos de las instalaciones deportivas más bellas e impresionantes del mundo. Hay quien dice que con el dinero que costaron se podría haber dado de comer a miles de personas: ya, pues puede que con el dinero que han generado y generarán se pueda dar de comer a millones (yo también puedo ser demagogo, como veis).

Los reyes de los JJOO: Dicen que unos Juegos no se recuerdan tanto si no tienen un rey claro. A los de Barcelona, por ejemplo, les faltó un atleta que ascendiera al Olimpo de verdad (por mucho que nosotros nos acordemos tanto de Fermín Cacho). Los de Pekín han tenido dos soberanos para la historia deportiva: Phelps I del Cubo y Usain I del Nido. La gente ahora discute quién es el mejor de los dos: yo me quedo con Bolt y su plusmarca de los 200, rompiendo ésa que hizo en 1996 Michael Johnson y que parecía que nadie iba a batir jamás.

Los precios: La Coca Cola en el Nido, a 5 yuanes. La comida para los periodistas, que estaba muy pero que muy buena, no pasaba de 40 o 50. Pensé que, con la llegada de los JJOO, la zona olímpica iba a ser una burbuja de precios a la europea, pero no fue así. Los chinos fueron muy honrados y cobraron los precios habituales en los restaurantes de la ciudad. También eran baratas las entradas para los estadios, lo malo es que los reventas las hincharon... El caso es que no fueron unos JJOO para ricos: en los asientos se vio a mucha familia humilde, y eso es muy bonito.

La ceremonia de inauguración: Aún se me ponen los pelos como pinchos cada vez que me acuerdo de los tambores dibujando la cuenta atrás, y de Li Ning corriendo en el aire. No pude ver muy bien la inauguración de Barcelona 92, otra que ha pasado a la historia (en realidad la vi, pero en una TV en blanco y negro que no me enseñó demasiado). El caso es que no puedo comparar, pero creo que no hace falta. La de Pekín, esta sí vista en color, fue a mi juicio maravillosa. Tan perfecta era, que tuvieron que sacar la polémica de la niña con coletas para romper la hipnosis que causó. ¡Oh, qué horror, la niña hizo playback! ¿Alguien ha investigado en cuántos anuncios de la tele la que habla no es la que pone la cara? Detecté algo de envidia en tanta histeria mediática...

El público: Imagino que en cualquier parte del mundo es igual. Pero... ¿sabéis el escalofrío que se siente cuando se está dentro de un estadio de 100.000 personas y se ponen todas a cantar el himno nacional? (chino en este caso). Si, yo tampoco soy muy de marchas militares, pero me quedé encogido en ocasiones como ésas. Chapó para los chinos, que animaron a sus estrellas extranjeras favoritas (por ejemplo, a Nadal o a Gasol) como si estuvieran en casa. La única pega, que ya comenté el otro día: son un poco monótonos con el
¡Jia You!, deberían variar un poco sus soflamas.

Los manifestantes pro-tibetanos: Nunca pensé que los pondría bien al final de los Juegos que yo quiero y contra los que ellos, a su vez, tanto han luchado. No comulgo con su uso político de una cita deportiva, ni tampoco con sus ideas: sí creo, como ellos, que el Tíbet debería decidir por sí mismo su futuro, pero, por el contrario, no creo que un Gobierno religioso y no democrático como el del Dalai Lama sea la alternativa a seguir (el actual parece majete, pero ¿sería igual su sucesor?). Y sin embargo, pese a que no estoy de acuerdo con ellos, les aplaudo. Fueron pacíficos en sus protestas, y eso es muy importante. Tampoco parece que haya habido violencia en sus detenciones ni deportaciones, así que... me alegro por ellos. Sobre si sirvieron de algo sus protestas en Pekín... Bueno, los chinos ni se enteraron, y si se hubieran enterado se hubieran cabreado con los manifestantes, nada más. Y en el extranjero, mucha gente ya está a favor del Tíbet, así que me parece que ha sido llover sobre mojado.

LO PEÓ



Los accesos a los estadios: Vale que había que poner medidas de seguridad y demás, pero esas vallas que te hacían dar rodeos innecesarios me acabaron haciendo llegar tarde a más de un partido. El pabellón de baloncesto, por ejemplo, tenía delante una laberíntica maraña de vallas por la que me perdí varias veces. Súmale a eso que el metro de Pekín sigue siendo insignificante para lo que la ciudad necesita, y que sus transbordos de línea a línea rozan el absurdo (subir escaleras para luego bajarlas, salir a la calle para luego entrar...). De las carreteras, mejor ni hablemos: siguieron tan atascadas como siempre. Pekín tiene que convertirse YA en una ciudad habitable para los peatones y los conductores. Lo necesitamos, o vamos a enloquecer todos.

El tiempo: No hubo la contaminación que los más catastrofistas auguraban (la polución en verdad es un tema grave en Pekín, pero el tema se exageró un poco). Lo que sí hubo fue un tiempo demoníaco: niebla húmeda, chaparrones, calor sofocante... En realidad, el clima de Pekín es siempre así de malo, pero los pequineses teníamos fe en que los shamanes que el Ayuntamiento tiene para cambiar el clima nos dieran cielo azul todos los días. Hay que decir que cuatro o cinco días fueron espléndidos, el mejor tiempo veraniego que se ha visto este año por aquí, pero el resto... ejem...

Los macarthystas: China, no creo que no descubramos nada nuevo a estas alturas, es un régimen no democrático. Hay disidentes encarcelados. La pena de muerte se usa mucho. Hay censura. Hasta ahí, de acuerdo. Pero, ¿es necesario hablar de China como si fuera un campo de concentración siberiano? Algunos comentaristas en los Juegos siguieron empeñados en dibujar al país asiático como un lugar lleno de malvados Fumanchúes, donde todo, hasta una niña con coletas, supura represión. Se usaron términos de la Guerra Fría como "gulag" o "el gran hermano que te vigila", totalmente anacrónicos en la China actual. Vamos a ver, China es ya de por sí un lugar lleno de problemas, ¿por qué es necesario exagerarlos? Falta mesura, falta comprensión, falta empatía con el mundo oriental, falta relativización, y a muchos les falta realmente pasar aquí una temporada para entender mínimamente este país. La retórica de la red scare debería quedarse enterrada en los años 50 del siglo pasado, nunca debió salir de allí. El ensañamiento, no lo olvidemos, es agravante en los delitos.

Los asientos vacíos: Nos vendieron la idea de que los Juegos iban a tener los estadios llenos hasta en las preliminares de tiro al pichón, dada la rapidez con la que se vendieron las entradas en el año pasado y éste. Pues no ha sido así, ni mucho menos. ¿Qué se hizo con las entradas? ¿Se las comieron los reventas? ¿O fueron grupos, empresas, lo que sea, que las deberían haber distribuido y no lo hicieron? Es un tema muy oscuro en el que no me quiero adentrar, pero sinceramente, fue lamentable la distribución y mucha gente se quedó sin poder ver los Juegos por culpa de otros.

El dopaje de mi paisana: Que fuera alguien de mi provincia el primer caso de dopaje de estos Juegos me llena de tristeza. Ya lo sé, todos somos ciudadanos del mundo, lo mismo da uno de Huesca que uno de Sudáfrica o de Letonia... Pues sí, pero, de forma irracional, me joroba que sea alguien de Sabilñánigo. ¡Con lo que gusta el ciclismo allí, con la clásica, la Quebrantahuesos, los campeonatos de España!  Por favor, dópense sólo con queso de tetilla.

El asesinato del primer día: Un triste suceso que se ha quedado algo olvidado con el paso de los días, pero a mí me llegó al alma. Ya no puedo pasar por la plaza donde ocurrió, el rincón que más me gusta de Pekín, sin acordarme de ello. Sería igual de lamentable en cualquier otra época del año, que conste, pero es que, leches, justo el primer día de los Juegos, y justo al suegro del entrenador de voleibol de EEUU... Qué cosa más truculenta. Nada puede compensar una desgracia así, pero de todos modos, me alegro de que al menos el equipo de voleibol estadounidense lograra el oro. Seguro que fue muy emotivo para ellos.

PD: Apoyo al 100 por 100 lo que dice en su blog
Dios Spitz.

Enlace Permanente

Por ahora hay 77 comentarios





Este blog -sorpresas te da la vida- recibió el premio Blasillo de Huesca 2006 al ingenio español en Internet

Y como no hay uno sin dos, fue galardonado poco después con el Premio 20 Blogs 2006 al mejor blog expatriado

Y agárrate bien a la silla, porque más de un lustro después, llegó el Premio BOBs 2012 al mejor blog en español




Archivos
Diciembre 2016 
Noviembre 2016 
Octubre 2016 
Septiembre 2016 
Agosto 2016 
Julio 2016 
Junio 2016 
Mayo 2016 
Abril 2016 
Marzo 2016 
Febrero 2016 
Enero 2016 
Diciembre 2015 
Noviembre 2015 
Octubre 2015 
Septiembre 2015 
Agosto 2015 
Julio 2015 
Junio 2015 
Mayo 2015 
Abril 2015 
Marzo 2015 
Febrero 2015 
Enero 2015 
Diciembre 2014 
Noviembre 2014 
Octubre 2014 
Septiembre 2014 
Agosto 2014 
Julio 2014 
Junio 2014 
Mayo 2014 
Abril 2014 
Marzo 2014 
Febrero 2014 
Enero 2014 
Diciembre 2013 
Noviembre 2013 
Octubre 2013 
Septiembre 2013 
Agosto 2013 
Julio 2013 
Junio 2013 
Mayo 2013 
Abril 2013 
Marzo 2013 
Febrero 2013 
Enero 2013 
Diciembre 2012 
Noviembre 2012 
Octubre 2012 
Septiembre 2012 
Agosto 2012 
Julio 2012 
Junio 2012 
Mayo 2012 
Abril 2012 
Marzo 2012 
Febrero 2012 
Enero 2012 
Diciembre 2011 
Noviembre 2011 
Octubre 2011 
Septiembre 2011 
Agosto 2011 
Julio 2011 
Junio 2011 
Mayo 2011 
Abril 2011 
Marzo 2011 
Febrero 2011 
Enero 2011 
Diciembre 2010 
Noviembre 2010 
Octubre 2010 
Septiembre 2010 
Agosto 2010 
Julio 2010 
Junio 2010 
Mayo 2010 
Abril 2010 
Marzo 2010 
Febrero 2010 
Enero 2010 
Diciembre 2009 
Noviembre 2009 
Octubre 2009 
Septiembre 2009 
Agosto 2009 
Julio 2009 
Junio 2009 
Mayo 2009 
Abril 2009 
Marzo 2009 
Febrero 2009 
Enero 2009 
Diciembre 2008 
Noviembre 2008 
Octubre 2008 
Septiembre 2008 
Agosto 2008 
Julio 2008 
Junio 2008 
Mayo 2008 
Abril 2008 
Marzo 2008 
Febrero 2008 
Enero 2008 
Diciembre 2007 
Noviembre 2007 
Octubre 2007 
Septiembre 2007 
Agosto 2007 
Julio 2007 
Junio 2007 
Mayo 2007 
Abril 2007 
Marzo 2007 
Febrero 2007 
Enero 2007 
Diciembre 2006 
Noviembre 2006 
Octubre 2006 
Septiembre 2006 
Agosto 2006 
Julio 2006 
Junio 2006 
Mayo 2006 
Abril 2006 
Marzo 2006 
Febrero 2006 
Enero 2006 
Diciembre 2005 
Noviembre 2005 
Sicilia 1947 

 

Blog alojado en ZoomBlog.com

Creative Commons License
Los textos de este blog están bajo una licencia de Creative Commons.

Si eres el autor de alguna de las fotos colocadas en el blog
y no deseas que sea usada aquí,
notifícamelo y la retiraré