chinochano
            El mundo chino al alcance de tu chano


Inicio


En toda la web
En Chinochano

Recibe chinochano
en tu correo

Mándame un email,
que es gratis:


Chinochanadas
en Feisbuk
y en Twitter




Estos posts
te pueden servir
Estudiar mandarín en China 

Encontrar trabajo en China 

Hacer negocios en China 

Buscar piso
en China
 

Encontrar hispanos en China 

Tu nombre
en chino
 

Preparar el viaje
a China
 

Clima en China 

Llamar por teléfono desde China 

Ver TV china
en español
 

Libros sobre China 

Las mejores pelis chinas 

Chino mandarín
en tu ordenador
 

Hoteles en Pekín 

Restaurantes
en Pekín
 

Bares en Pekín 


Y si quieres ahondar
en un tema, aquí tienes posts sobre...
01. Música china
o sobre China


02. Cine y TV
en China


03. Arte y literatura de China

04. Historia
de China


05. Idioma chino

06. Comer y beber en China

07. Viajes por China y alrededores

08. Política y actualidad en China

09. Vida cotidiana en China

10. Nombres y apellidos chinos

11. Pekín,
esa ciudad


12. Shanghai,
esa ciudad


13. Hong Kong y Cantón, esas ciudades

14. Tíbet y Xinjiang

15. Taiwán

16. Fútbol chino

17. Otros deportes en China

18. Bellezas chinas

19. Amor y sexo
en China


20. Asuntos personales

21. China en mapas

22. Consultorio
para los lectores


23. Juegos
para los lectores


24. Cosas inclasificables

Archivos
Noviembre 2014 
Octubre 2014 
Septiembre 2014 
Agosto 2014 
Julio 2014 
Junio 2014 
Mayo 2014 
Abril 2014 
Marzo 2014 
Febrero 2014 
Enero 2014 
Diciembre 2013 
Noviembre 2013 
Octubre 2013 
Septiembre 2013 
Agosto 2013 
Julio 2013 
Junio 2013 
Mayo 2013 
Abril 2013 
Marzo 2013 
Febrero 2013 
Enero 2013 
Diciembre 2012 
Noviembre 2012 
Octubre 2012 
Septiembre 2012 
Agosto 2012 
Julio 2012 
Junio 2012 
Mayo 2012 
Abril 2012 
Marzo 2012 
Febrero 2012 
Enero 2012 
Diciembre 2011 
Noviembre 2011 
Octubre 2011 
Septiembre 2011 
Agosto 2011 
Julio 2011 
Junio 2011 
Mayo 2011 
Abril 2011 
Marzo 2011 
Febrero 2011 
Enero 2011 
Diciembre 2010 
Noviembre 2010 
Octubre 2010 
Septiembre 2010 
Agosto 2010 
Julio 2010 
Junio 2010 
Mayo 2010 
Abril 2010 
Marzo 2010 
Febrero 2010 
Enero 2010 
Diciembre 2009 
Noviembre 2009 
Octubre 2009 
Septiembre 2009 
Agosto 2009 
Julio 2009 
Junio 2009 
Mayo 2009 
Abril 2009 
Marzo 2009 
Febrero 2009 
Enero 2009 
Diciembre 2008 
Noviembre 2008 
Octubre 2008 
Septiembre 2008 
Agosto 2008 
Julio 2008 
Junio 2008 
Mayo 2008 
Abril 2008 
Marzo 2008 
Febrero 2008 
Enero 2008 
Diciembre 2007 
Noviembre 2007 
Octubre 2007 
Septiembre 2007 
Agosto 2007 
Julio 2007 
Junio 2007 
Mayo 2007 
Abril 2007 
Marzo 2007 
Febrero 2007 
Enero 2007 
Diciembre 2006 
Noviembre 2006 
Octubre 2006 
Septiembre 2006 
Agosto 2006 
Julio 2006 
Junio 2006 
Mayo 2006 
Abril 2006 
Marzo 2006 
Febrero 2006 
Enero 2006 
Diciembre 2005 
Noviembre 2005 
Sicilia 1947 


Mis posts
favoritos
Principios fundacionales de Chinochano 

El birrograma 

China conquista
el mundo
 

China rebautizada 

Un país de 5 

Etnias de China 

¡¡Me llamo
Josep Lluis!!
 

Pongamos que hablo de Pekín 

Gracias a la China 

Gripe pekinar 

Alfabeto chino 

El post más polémico 

Agujeros 

Aprende a ligar
con Richar
 

Una vez
fui activista
 

¿Te quedas
o te vas?
 

Colección de objetos superfluos 

China élfica 

Las cabezas de YSL 

Der Untergang
aus Kochinnen
 

Triciclos de China 

Hasta el infinito
y más allá
 

Supermegaofensivo 

Sindicación (RSS)
Artículos
Comentarios



Publicidad

Photobucket - Video and Image Hosting

Photobucket - Video and Image Hosting

 


Octubre del 2008


Sociedad armonioZZZZZZZZZZ

31 de Octubre, 2008, 0:01


Esta impagable foto nos la muestra un nuevo blog sobre China que está marcando tendencia: ChinaSmack, una bitácora que básicamente traduce noticias, otros blogs y foros web en chino para que los que no dominamos el mandarín conozcamos algo mejor lo que se cuece en este país, la actualidad que no sale en los diarios internacionales pero también es actual. Es algo que ya hacía -y hace- el clásico blog ESWN, pero con un lenguaje más dinámico y usando más la imagen y el vídeo.

La foto muestra una clase de formación política para policías. La lección, sobra decirlo, debe ser algo aburridilla... Y no es de extrañar: la política en cualquier parte del mundo es, como diría Rajoy, un coñazo, pero en China esta sensación se multiplica por varias cifras.

Ello se debe principalmente a una razón: el uso extensivo de la retórica comunista en todos los discursos públicos, y cuando digo extensivo me refiero a prácticamente el 95 por ciento de los discursos que se pronuncian en este país. La retórica comunista, repettiva, bastante vacía de contenido, y como se ve en la foto, soporífera, sirve lo mismo para inaugurar unos Juegos Olímpicos que para presentar los presupuestos generales del Estado.

El mayor experto en retórica comunista es el presidente chino, Hu Jintao. La mayor parte de las frases que pronuncia en sus discursos las ha dicho ya decenas de veces antes, por lo que han perdido bastante significado. Sus palabras no dicen nada, no transmiten, y ello se traslada desde él, la punta de la pirámide, a prácticamente todos los personajes públicos, sobre todo los políticos.

Para entender un poco lo que es la retórica comunista, quizá lo mejor es leer un poco la sección nacional del Diario del Pueblo. Aunque os puedo apuntar a continuación algunas de las frases hechas más usadas en esta retórica:

Sociedad armoniosa: hace tres o cuatro años, el primer ministro Wen Jiabao dijo que había que crear una sociedad armoniosa en China. Sonaba a concepto taoísta, muy bonito... Pero cuando los chinos lo han nombrado dos millones de veces, creedme, ya no suena tan bonito. El concepto de armonía ahora aparece en buena parte de los discursos: que si los JJOO mostraron la armonía de China, que si éste o aquel colectivo han de ayudar a la sociedad armoniosa...

Relación estratégica: recuerdo cuando hace unos años un político español fue a Pekín, el presidente chino le dijo que China tenía "una relación estratégica" con  España, y todos los diarios hispanos se emocionaron: ¡China y España hacen estrategia juntos! Pero la realidad es menos emocionante: China le dice lo de la "relación estratégica" hasta al príncipe heredero de San Marino cuando se pasa por Pekín. Es, en verdad, un concepto bastante vacío de contenido, más bien para contentar al interlocutor y hacerle sentir importante. También se usa muchísimo en este tipo de discursos bilaterales la palabra "amistad".

Injerencia en los asuntos internos: suelen usarlo a menudo los políticos chinos para protestar por las críticas de la comunidad internacional sobre su buen o mal hacer.

Win-win situation (situación en la que todos ganan): lo acostumbran a utilizar empresarios y líderes económicos chinos para intentar hacer negocio con otros países, sacando a relucir que en dichos negocios habrá pastel para todos (aunque luego no concreten mucho). Se suele acompañar de otros conceptos similares, como "beneficio mutuo" o "intercambio amistoso".

Desarrollo pacífico: este concepto suele ir en discursos en los que China se intenta defender de críticas sobre su ejército -el más grande del mundo- o sobre su fulgurante desarrollo económico. Con tal frase retórica China quiere dar a entender que no tiene intención de invadir el planeta en plan Risk. Me parece loable ese intento, pero podrían usar expresiones diferentes cada vez...

Civilización de 5.000 años: China es probablemente la cultura más antigua del mundo que ha llegado a tiempos presentes -otras más antiguas, como la egipcia, fenecieron en el camino-, y de eso están muy orgullosos los chinos, como se puede comprobar en cualquier discurso sobre temas culturales: en todos ellos, sin excepción, se aludirá a los cinco milenios de historia.

Una sola China: para los chinos, Taiwán es el problema primordial en el exterior, por lo que el concepto de "una sola China" -dando a entender que Taiwán no es una "China alternativa"- aparece con gran profusión en los discursos. Los chinos siempre recuerdan a los visitantes políticos de todas partes que Taiwán es suya, aunque los visitantes sean los concejales de Urbanismo de Pernambuco. Debido al tema taiwanés, la propaganda china muchas veces se refiere al país como la "parte continental de China", dando a entender que hay una parte "insular" (ergo, Taiwán). Cuando se habla de Taiwán públicamente, tampoco puede faltar el concepto de "reunificación pacífica".

Multilateralismo: otra palabra gastada cual pantalón vaquero viejo: los políticos chinos la repiten como loros, principalmente para dar a entender que el mundo no sólo es Europa y EEUU, y que China y otros lugares también cuentan.

Camarilla del Dalai Lama: cuando hay que hablar del tema tibetano, los hombres públicos de China suelen decir que el Dalai Lama tiene una "camarilla". Creo que no se refieren a que el Dalai tiene una Canon de 2 megapixels, sino a que se rodea de un grupúsculo de gente "mala" que le influye negativamente. También es frecuente aludir al Dalai como "un político disfrazado de monje".

Tomar la historia como un espejo: esto los chinos se lo dicen a veces a los japoneses por las desavenencias históricas entre ambos (Pekín estima que Tokio no ha pedido perdón suficiente por haber invadido gran parte de Asia Oriental hace 70 años).


Hay muchos otros ejemplos, pero para recordarlos tengo que rememorar discursos realmente infumables, y se me empiezan a caer los párpados por ello, así que lo dejaremos por hoy... Me voy a echar una cabezadita encima del teclado, al estilo de los polis de la foto que comenzó este post.

Enlace Permanente

Por ahora hay 12 comentarios

Escribe aquí tu comentario
(Comments in Chinese or English
are also welcome)

Referencias (0)

Compárteme en Facebook, Twitter, Menéame
y otros lugares pulsando aqui: Bookmark and Share



De andén en andén

29 de Octubre, 2008, 0:01


Probablemente China es el país del mundo donde más se utiliza el tren para desplazarse. Muchos chinos -emigrantes, estudiantes, politicastros, empresarios- usan este medio de locomoción para volver a sus lugares de origen, hacer viajes de negocios, conocer mundo o huir. Los trenes chinos mayoritariamente usan gasolina diésel, no son eléctricos, y hasta hace apenas 15 o 20 años, los había que funcionaban con máquinas de vapor, como ésos que salen en las películas antiguas.

Con tanto tren, está claro que las estaciones de ferrocarril chinas son lugares muy destacados en las ciudades. No sólo porque suelen ser estructuras gigantescas, sino porque en ellas siempre hay una marabunta de gente. No es extraño, por ello, que la avenida principal de una ciudad empiece -o termine, según se mire- en esas estaciones.

Casi siempre se encuentran en una gran plaza que en muchas ciudades es la mayor de la localidad. Un ejemplo de gran plaza ferroviaria es la que se encuentra frente a la Estación de Pekín, explanada que en fechas señaladas (por ejemplo, los días previos al Año Nuevo Chino) se encuentra abarrotada de gente. El lugar no tiene ni un solo banco para sentarse, aunque conociendo la gran sensibilidad urbanística que muestran los jefes de este pueblo, no me extraña un pelo.


Estación de Pekín


Pekín, no obstante, tiene varias estaciones: además de la mencionada, tiene una Estación del Sur, una Estación del Norte y una Estación del Oeste, además de una
estación reconvertida en centro comercial que está al lado de la plaza de Tiananmen. Tanta estación puede causar equívocos: a lo mejor te compras un billete para un tren que sale de una de ellas, pero te plantas en otra (a mí me ha pasado una vez, y por poco pierdo el tren). En general, la Estación de Pekín es la que "manda" trenes al norte y al sur, mientras que la Estación del Oeste, una de las más grandes y espectaculares de China, es la que manda trenes al lejano oeste americano, uy perdón, chino.


Estación del Oeste de Pekín


Shanghai tiene también varias estaciones, de las que destacan dos: una enorme pero de aspecto bastante normalito, a la que llegan los trenes de Pekín, y que recibe el nombre de "Estación de Shanghai" a secas...


... y otra más nueva y espectacular, con forma de estadio olímpico, que es conocida como "Estación Sur de Shanghai", que imagino enviará locomotoras al sur del país.



Las estaciones de tren chinas suelen tener formas variopintas: su diseño se concedió a atrevidos arquitectos locales -que les suelen dar cierto toque horterilla- y cada capital de provincia rivaliza por tener la estación más extravagante. Pero en ellas nunca pueden faltar dos elementos principales: el nombre de la ciudad, en grandes caracteres (a ser posible rojos) que se vean a distancia, y uno o varios relojes de manecillas para que la gente que espera en la plaza de la estación no pierda su viaje.


Estación de Changsha



Estación de Changchun


No suelen ser edificios muy pintorescos, pero por su enorme tamaño y por el hecho de que en ellos salga bien claro el nombre de la ciudad, son lugares muy fotografiados por los típicos turistas chinos que quieren enseñar a sus amigos que ellos o su familia "estuvieron en tal sitio".


Un niño se fotografía ante la estación de Dalian


Muchas de las estaciones se construyeron hace 20, 30, 40 años, y tienen el estilo de la época: moderno, con cristaleras y paladas de hormigón, pero a la vez con cierto aire anticuado, "setentero".


Estación de Harbin



Estación de Kunming


Hay excepciones, claro está, entre ellas la estación de Qingdao, que fue construida por los alemanes hace medio siglo, cuando la ciudad era colonia germana,



O la estación de Lhasa, inaugurada hace dos años (cuando empezó a circular el primer tren tibetano) y que copia la arquitectura popular local. Esta estación, por cierto, no está en el centro de la ciudad, sino muy en las afueras, no sé por qué:



El nombre de la ciudad que se pone en la fachada de la estación raras veces está en alfabeto occidental, pero sí que es frecuente, en regiones chinas donde se usan otras escrituras, que se usen también éstas, como por ejemplo la estación de Urumqi, que utiliza el alifato árabe para escribir en uigur el nombre de la ciudad:


Algunas estaciones de tren chinas son a veces protagonistas de las noticias. Lo más habitual es que salgan en las temporadas altas de viaje (vacaciones del Día Nacional, del Primero de Mayo), en las que miles de personas pasan junto a ellas varias noches, durmiendo en la calle, a la espera de su tren. Especialmente dura fue la situación de la estación de Cantón el pasado mes de febrero, cuando, debido a las fuertes nevadas, la red de trenes se colapsó y centenares de miles de personas se apiñaban a sus puertas intentando conseguir billete para regresar a su hogar. Hubo un muerto por los tumultos, y hasta tuvo que ir el primer ministro chino a la estación para decir a la gente que se dispersara, que no había trenes por la nieve y que se quedaran en Cantón esas vacaciones.


Estación de Cantón


Muchas veces se comienza conociendo las ciudades chinas a través de sus estaciones. Son lugares de paso, con millones ¿o billones? de viajeros cada año, y pasar por ellas puede ser una manera interesante de adentrarse en este jaleo inmenso que es China.


Estación de Tianjin



Estación de Shenzhen



Estación de Nanjing

Enlace Permanente

Por ahora hay 15 comentarios

Escribe aquí tu comentario
(Comments in Chinese or English
are also welcome)

Referencias (2)

Compárteme en Facebook, Twitter, Menéame
y otros lugares pulsando aqui: Bookmark and Share



Un premio, dos dudas

27 de Octubre, 2008, 0:01




La semana pasada, el Parlamento Europeo concedió el premio Sajarov a la libertad de conciencia al encarcelado disidente chino Hu Jia. A los que estamos atentos a la actualidad de China nos pilló totalmente a contrapié: nosotros pensábamos que lo que le iban a dar este año, hace un par de semanas, era el Nobel de la Paz, pues así sonaba en todos los mentideros, y como suele hacerse en estos casos en el mundo del periodismo, se preparó su biografía, se desempolvaron entrevistas antiguas, etc. Sin embargo, luego resultó que el premio del dinamitero no se lo dieron a él sino al finlandés Martti Ahtisaari, así que todos nos "relajamos", dejamos de pensar en Hu Jia... y cuando le dieron el Sajarov no digo yo que nos pillara en bragas, pero casi casi...

Hu Jia tiene pinta de ser una buena persona. En realidad, sus principales actividades a lo largo de los años han sido muy poco políticas: más bien se dedicó a la defensa de colectivos discriminados en China como los seropositivos o los enfermos de hepatitis B, mal este último que padece el propio Hu (como otros 60 millones de chinos, ahí es nada). Hu Jia, por otro lado, siempre fue muy activo a la hora de atender a los medios: daba entrevistas, mandaba comunicados de prensa, informaba de la situación de otros "disidentes" amigos suyos...

Eso le hizo bastante famoso, y su fama internacional, probablemente, le perjudicó. A finales del año pasado, fue detenido, y poco después se le condenó a tres años de cárcel por "subversión", al parecer por unos escritos que había firmado en los que criticaba el sistema político comunista (digo "al parecer" porque la sentencia, o las noticias sobre ella, dejaron muy poco claro cuál había sido la prueba que lo condenó por subversivo). Se ha convertido, me temo que sin quererlo, en un símbolo, el disidente chino por antonomasia, y desde entonces, muchas organizaciones internacionales han pedido su liberación.

Yo también he expresado en alguna ocasión mi deseo de que Hu Jia sea liberado. Quiero que lo liberen, es un hombre enfermo de hepatitis condenado por escribir lo que piensa con educación, no creo que merezca estar en una celda. Me alegro, además, de que su trabajo sea reconocido internacionalmente. Pero el hecho de que le den un premio como el Sajarov me intranquiliza.

Me intranquiliza, en primer lugar, porque un premio así cabe esperar que enfurezca al Gobierno chino. A mí no me importa que el Gobierno chino se enfade -ni el español, ni el estadounidense, ni ninguno- pero me temo que eso significa que, si a los comunistas chinos les había pasado por la cabeza en los últimos meses la posibilidad de escuchar las peticiones internacionales y liberar a Hu Jia, ahora, después del "rapapolvo" que supone para ellos la concesión de tal premio, no aceptarán tal liberación, pues ello supondría "perder cara" ante la comunidad internacional, ceder de forma demasiado clara a las exigencias de potencias rivales. (Oyes, que ojalá me equivoque en esto y lo liberen mañana mismo).

También me intranquiliza el momento en que ha llegado tal premio: China acaba de terminar, con muchas dificultades previas, los Juegos Olímpicos, y algunos esperamos ahora con cierto anhelo que el país, después de haber "tomado nota" de lo bien que le fue abrirse al exterior en esos días, comience a ofrecer cambios internos importantes en materia de libertad de pensamiento, de prensa... Ya ha habido pequeños gestos al respecto: durante los JJOO, por ejemplo, se desbloquearon las páginas web hasta entonces censuradas de sitios web como el de la BBC y el de Reporteros Sin Fronteras (dos meses después, seguimos pudiendo entrar en ellas desde China). Además, se decidió hacer permanente la libertad de los periodistas extranjeros para moverse y trabajar en todo el país (exceptuando, desgraciadamente, el Tíbet). Pasos pequeños, en verdad, pero positivos. Europa responde a estos gestos con un premio a un disidente chino encarcelado. ¿Es ésa una medida oportuna en un momento como el actual, en el que la situación parecía mejorar y no empeorar? Me intranquiliza pensar que ahora el Gobierno chino piense "vaya, pues si avanzando en la libertad me llevo palos, no vale la pena que avancemos".

En fin, felicidades a Hu Jia, aunque la verdad es que su premio me hubiera gustado más en otro momento.

Nota superficial sobre el tema: Hu Jia (胡佳) comparte el mismo nombre y apellido que un famoso saltador de trampolín chino que este año salía en la campaña olímpica de Adidas (de hecho, algunos chinos creyeron inicialmente por error que el Sajarov se lo dieron al saltador, porque al disidente muchos no lo conocen).


En el centro del cartel de Adidas podéis ver el nombre de Hu Jia.
(¿Un anuncio disidente encubierto?)



Además, disidente y saltador comparten el mismo apellido que el presidente chino, Hu Jintao (胡锦涛), aunque eso no es tan casual, dado que el apellido Hu es bastante normal en China y lo deben compartir varias decenas de millones de personas.

Enlace Permanente

Por ahora hay 26 comentarios

Escribe aquí tu comentario
(Comments in Chinese or English
are also welcome)

Referencias (0)

Compárteme en Facebook, Twitter, Menéame
y otros lugares pulsando aqui: Bookmark and Share



Taiwantazos

24 de Octubre, 2008, 0:01


Seguro que los que vivan en Taiwán me dirán que sólo me fijo en lo malo de allí, igual que yo a veces me quejo de que la gente de fuera sólo ve lo malo de China. Pero es que no lo puedo remediar: viendo las imágenes que salen de vez en cuando por la tele, parece como si la isla taiwanesa fuera un lugar donde la gente resuelve las cosas a torta limpia.

La última información que contribuye al tópico surgió esta semana, cuando un profesor chino, que ya peina canas, fue empujado y tirado al suelo por un concejal taiwanés. El señor de pelo blanco era Zhang Mingqing, vicepresidente de la asociación china que intenta aumentar los lazos con Taiwán pese al conflicto entre ambos lugares. Estaba en Taiwán por cuestiones académicas, ya que también es profesor de periodismo, y cuando visitaba el sur de la isla -la zona más independista- le zurraron la badana delante de las cámaras. El pequeño incidente ha vuelto a tensar las cosas en esa relación tan rara que hay entre China y Taiwán.



La agresión al señor Zhang es lluvia sobre mojado: hace tan sólo unas semanas, con el escándalo de la leche adulterada china -en Taiwán también se halló leche china o derivados con melamina- unos cuantos desaprensivos agredieron al ministro de Sanidad taiwanés, como podéis ver en este vídeo que no nos ofrece la televisión china, ni la taiwanesa, sino la chilena. No quiero ni pensar lo que hubieran hecho los agresores si hubieran tenido al ministro de Sanidad chino delante...

Por no hablar de las peleas de diputados taiwaneses que de forma cíclica rellenan los minutos sobrantes de los telediarios occidentales. Cierto es que las yoyas entre diputados asiáticos no siempre ocurren en Taiwán -a veces son en
Corea del Sur, o en la India, o en Japón- pero las peleas de la isla taiwanesa ocupan un importante porcentaje. Yo creo que a la entrada de su hemiciclo reparten protectores de dientes como ésos que llevan los boxeadores.

Aquí tenéis un ejemplo ocurrido el pasado año, con zapatos volando por el aire y todo. Fue al intentar votar una reforma electoral:



Y eso sí, allí, como en España, se busca lograr la paridad entre sexos en política, así que las diputadas taiwanesas también se zumban entre ellas.

La situación contrasta mucho con el hieratismo y el "todos estamos de acuerdísimo" de los legisladores en la China comunista, aunque no soy yo quien defienda el unipartidismo chino, que conste...



Los analistos dicen que todas estas peleas en Taiwán se deben a que la isla está en un periodo de transición desde una dictadura a la democracia, pero no sé, Taiwán es democrático desde 1987, ¿no se podrían haber adaptado ya?

También me dice gente que vive allí que los taiwaneses son más temperamentales que los chinos, más "mediterráneos", se podría decir. Aunque me da la impresión de que si algún día hay bipartidismo en China también podremos ver combates políticos nada metafóricos.

Enlace Permanente

Por ahora hay 8 comentarios

Escribe aquí tu comentario
(Comments in Chinese or English
are also welcome)

Referencias (2)

Compárteme en Facebook, Twitter, Menéame
y otros lugares pulsando aqui: Bookmark and Share



Se le apagó la luz

22 de Octubre, 2008, 0:01




A veces me siento protagonista de esa famosa canción de Alejandro Sanz. No, no he perdido a ningún gran amor en un accidente de tráfico, ni soy conductor de ambulancia. Lo que pasa es que en mi casa me cortan la luz con bastante frecuencia.

¿A qué se debe esto? ¿Acaso soy un moroso de cuidado? ¿O es que la crisis está comenzando a hacer mella en mi economía? Nada de eso, señores. Los continuos cortes de luz se deben al extraño e incómodo sistema de pago de la electricidad que hay en buena parte de las casas chinas.

Ese sistema tiene como protagonista a una tarjeta, del tamaño de una Visa, y dotada con un chip. Con esa tarjeta vas a un banco chino y les dices que quieres "comprar electricidad" ("mai dian"). Pero no os preocupéis que no os la van a dar en una bolsa, ni os vais a electrocutar.

Los del banco agarran tu tarjeta, la ponen en un aparato, tocan unas cuantas teclas y vualá, ya tienes la electricidad comprada. Luego vas con la tarjeta a tu casa, buscas el contador de la electricidad, insertas en una ranura la tarjeta y al cabo de unos segundos ya puedes disponer de enchufes caseros para poner en ellos los dedos o lo que quieras.

(A lo mejor esto que os estoy contando resulta que también ocurre en vuestros países o ciudades y estoy haciendo el ridículo describiéndolo como si fuera lo más exótico del mundo, pero yo hasta llegar a China no lo había visto, espero no estar quedando muy mal).

El sistema de la tarjeta, como podéis imaginar, obliga a ir al banco, imposibilitando la domiciliación de un recibo. Aunque los bancos chinos suelen ponerme menos enfermos que los españoles -porque tienen unos horarios mucho más decentes y abren sábado y domingo- no me gusta mucho pasar las mañanas en uno, la verdad.

Pero hay más. Como decía al principio, este sistema facilita la posibilidad de que un día te corten la luz. ¿Por qué? Pues porque sólo te avisa de que te estás quedando sin electricidad -la que has puesto con la tarjeta- cuando está a punto de acabarse.

El contador incluye una pantallita con números digitales que van disminuyendo a medida que se acaba el dinero, y cuando los guarismos llegan a cero, te dejan a oscuras. Pero esos números están apagados casi siempre, ya que por ejemplo en mi caso sólo aparecen cuando hay menos de 99 "puntos" de electricidad. (En mi santa casa eso equivale a unos 5 euros de electricidad).

Como te despistes con los números estás amolado. Y yo, claro, me despisto a menudo, porque no entra dentro de mis costumbres diarias el salir a la escalera, subirme al contador con una silla -está bien alto, para jorobar- y revisar si los números están apagados o encendidos.


Iba a a poneros una foto del contador de mi casa,
pero mejor os pongo a este otro contador
que por lo menos no me joroba la vida.



Resumiendo, que en virtud de este sistema yo y muchos otros estamos condenados a sufrir, a menudo, cortes de luz. Y no os creáis que la luz se va a cortar a una hora decente, no, a mí siempre se me corta a la peor hora posible: las 7 u 8 de la tarde. Hora perfecta para jorobarte la tarde (es demasiado pronto para irse a dormir, pero ya está oscuro y no se puede hacer nada en casa) y al mismo tiempo estropear lo que haya en la nevera, que estará por lo menos 12 o 13 horas apagada, hasta que el banco abra a las 9 del día siguiente. Por no hablar de lo bien que le va al ordenador que la luz se corte en mitad de faena.

O de lo bien que te va a sentar a la mañana siguiente una ducha fría, puesto que la mayoría de las casas chinas funcionan con calentador eléctrico.

¿Qué mente satánica ideó este sistema que tantos quebraderos de cabeza causa a los inquilinos chinos? Probablemente fue introducido para evitar que la gente se marchara de una casa alquilada sin pagar la luz, ya que con este sistema hay que pagarla a priori, no a posteriori. (Esto añade otra desventaja a los que alquilamos: siempre nos iremos de una casa "regalando" electricidad al casero, porque es casi imposible calcular justo la electricidad que se necesita comprar hasta el día en que nos vayamos).

El tema de la electricidad parecerá un problema tonto, pero el hecho de que exista un sistema tan "desconfiado" creo que revela algo más grave: en China mucha gente no se fía de nadie, para ellos cualquiera pude ser un ladrón, un estafador o un timador (y aunque los hay, no creo que sean tantos como ellos suelen pensar). A veces me quejo un poco -ya sabéis- de la mala imagen que los extranjeros tienen de los chinos, pero creo que también suele pasar que los chinos tengan una mala imagen de sí mismos.

Otra cosa que da que pensar, partiendo de algo tan tonto como un contador con ranura, es la absoluta falta de comunidades de vecinos en China, agrupaciones que se den cuenta de que sistemas como éste para la electricidad son una molestia para todos y deben ser mejorados (por ejemplo, pagando entre todos los vecinos un sistema nuevo). En China apenas hay, que yo sepa, "presidentes de escalera" y reuniones de vecinos de esas que en España nos gustan tan poco pero por lo que se ve son necesarias.

Se nota en lo mal mantenidos que están los espacios comunales de las casas chinas: roña en las escaleras, en los tragaluces, en las fachadas... Quizá sea la hora de crear asociaciones vecinales en China, ahora que el Gobierno habla tanto de "instalar la democracia desde los niveles más bajos".

Enlace Permanente

Por ahora hay 31 comentarios

Escribe aquí tu comentario
(Comments in Chinese or English
are also welcome)

Referencias (1)

Compárteme en Facebook, Twitter, Menéame
y otros lugares pulsando aqui: Bookmark and Share



Estrellas Chinochelín

20 de Octubre, 2008, 0:01






Cuando se dice que las estrellas Michelín coronan a los mejores restaurantes del mundo, nos olvidamos de que la histórica compañía de neumáticos y guías de viaje sólo tiene controlada Europa Occidental. En América sus críticos gastronómicos sólo han hecho guía de Nueva York, y en Asia, sólo de Tokio, donde, por cierto, la primera guía Michelín salió el pasado año y concedió estrellas a 191 restaurantes, el doble de los que están estrellados en la mismísima París. Wikipedia nos aclara que hay que tener en cuenta que mientras París tiene 13.000 restaurantes, Tokio tiene 160.000.

El día que Michelín comience a explorar China, le espera también un trabajo bastante intenso. No creo que nadie sepa, ni por asomo, cuántos restaurantes hay tan sólo en Pekín, pero si me preguntáis a mí, yo creo que la cifra ronda más o menos los diez trillones. Lógicamente, no todos van a ser del gusto del gordo Bibendum, pero seguro que decenas de ellos acabarían con estrella. De momento, Michelín ya ha anunciado que sacará el año que viene guías de restaurantes de Macao y Hong Kong, lo cual también debe de haberles llevado bastante trabajo (un trabajo que debe ser bastante placentero, por cierto).

Hasta que lleguen las estrellas Michelín a esta ciudad, y la gastronomía china deje de ser injustamente olvidada por los críticos internacionales -el propio Ferrán Adria viene de vez en cuando a China y Japón para inspirarse- voy a instaurar aquí y ahora las Estrellas Chinochelín, aunque no voy a hacer distingos y le voy a dar una a cada uno de los restaurantes citados a continuación. Si queréis saber cómo ir a ellos, pinchad en los links para obtener más información. Y si tenéis más restaurantes que proponer, dejad vuestro grano de arroz en los comentarios.

LAN: El Lan, u Orquídea, es el restaurante más kitsch de Pekín, y lleva el sello del diseñador francés Phillipe Starck. Entre sillas que parecen salidas del Castillo de Cencicienta, habitaciones privadas de millonario hollywoodiense y belleza decadente hasta en el baño, se puede degustar comida china reinventada a precios bastante decentes para lo que suele ser un restaurante de este tipo.

WHAMPOA CLUB: Su dueño es el famoso chef singapurés Jereme Leung, que ya abrió un restaurante homónimo de gran éxito en Shanghai. En Pekín, el restaurante se encuentra en una casa tradicional o "siheyuan", que sobrevive entre los grandes rascacielos del Distrito Financiero. Sorprende sobre todo su sótano, ya que en su techo transparente nadan los peces que hay en el estanque del patio. Se come de vicio también, aunque hay que decir que de los aquí citados es quizá el más caro. Para llevar a la novia el día que le pidas la mano (o la parte del cuerpo que quieras).

CUALQUIERA DE LOS DE NANXINCANG: Las estrellas de Chinochelín son tan generosas que voy a repartir una a cada uno de los restaurantes de toda una barriada, llamada Nanxincang. Es alucinante lo camaleónico de este lugar: hace 100 años eran los graneros del emperador, pero hoy en día los almacenes de cereal son ahora refinadísimos restaurantes, bares y galerías de arte donde el pijerío rebosa por las esquinas pero queda muy bonito. Uno de estos restaurantes, no diré cual porque de su nombre no quiero acordarme, es el favorito de los diplomáticos españoles, y allí han comido Samaranch, Pedro Solbes y  Miguel Sebastián, o al menos eso pone en las firmas autografiadas de sus paredes.

OBELIIIIIIIIISCO (DICHO CON DEJE ARGENTINO): Esta en el quinto pimiento, pero vale la pena irse allí para encontrarse el mejor asado argentino de toda la China. Mucha clase en la decoración interior, y fantástico el toque kitsch de los "soldados del ejército americano" que montan guardia en la entrada.

JINDINGXUAN: Si no menciono al gigantesco restaurante de cuatro pisos que hace de fachada de mi bloque de pisos igual me retiran el permiso de residencia en el barrio, así que no hay más remedio que citarlo. Jindingxuan (Trípode de Oro) está especializado en dim sum, la comida cantonesa, y en pescados y mariscos, con la particularidad de que el dim sum está tirado de precio y los frutos del mar en cambio te salen por un ojo de la cara. Atención a la subasta de obras de arte que por la noche hay en el primer piso.

QUANJUDE: Es el restaurante más antiguo de Pekín, aunque tanta historia lo tiene un poco sobrevalorado. Los presidentes suelen comer allí cuando visitan China, así que al que vaya que vigile a ver si se encuentra a Bushes o Putines. Tiene varios establecimientos, pero el original es el de la calle Qianmen, que acaba de ser restaurada. En un marcador digital llevan la cuenta de todos los patos que llevan asados desde su apertura (pues su especialidad es el pato laqueado) y creo que hace tiempo que sobrepasaron los cien millones (¿o eran mil?).

PUSHKIN: Con ese nombre, ya os imaginaréis que no es un restaurante de comida andaluza... El rey de la comida rusa en China, situado en una zona donde vive gran parte de la comunidad eslava en Pekín, sirve un magnífico pollo a la ucraniana y una borsch (sopa de remolacha) que en invierno te salva de la congelación. Por no decir que la dueña del garito es una bellísima cosaca, o remera del Volga, o algo así.

RED ROSE: Clásico entre los clásicos, este restaurante es uno de los mejores de comida de Xinjiang (región del noroeste de China, donde viven muchos de los pueblos musulmanes). Mientras comes pinchos morunos o su fantástico naan (el pan pita que se come desde Xinjiang hasta Marruecos) unas señoras muy macizas bailan la danza de los siete velos y cosas similares.

LOS ESPAÑOLES, QUE SI NO SE ENFADAN: En Pekín los restaurantes españoles aparecen y desaparecen como los ojos del Guadiana, aunque quizá los más asentados hoy por hoy son el Mare y el Tapas. Hay más, pero la lista se alargaría...

ALAMEDA: Al lado del Tapas está el Alameda, que si no recuerdo mal fue elegido en 2006 o en 2007 como el mejor restaurante de Pekín por la revista That's Beijing, que es una digna sustituta de las guías Michelín (y por tanto, una rival de las estrellas Chinochelín). Comida brasileña, pero no el típico y enorme plato rebosante de carne asada, sino más refinada y curiosa.

LIQUN: Otro clásico del pato laqueado, más barato y más bonito que el Quanjude pero con menos primeros ministros. Antes estaba en medio de los hutongs al sur de Tiananmen, hoy está en medio de las ruinas de esas callejuelas, pero él afortunadamente sigue en pie. Muy frecuentado por turistas de la Lonely Planet, que por supuesto lo incluye en su lista como uno de los "tesoros secretos" de Pekín. Cuando la Lonely revela un tesoro, ya sabéis que deja de ser secreto, así que suele haber cola de guiris para entrar...

NO NAME: El restaurante sin nombre está especializado en comida de Yunnan (sur de China), y se encuentra en una escondida calle cerca del puente pequeñito de Houhai. Magnífica decoración, mejor degustación. Atención al pollo con piña, y al gato que corretea por entre los clientes (no hagáis chistes malos sobre las costumbres gastronómicas de los chinos, por dios).

MOREL'S: No creo que un turista venga a Pekín a probar la gastronomía belga, pero para el extranjero que reside hace tiempo en la ciudad, sitios como éste sí son bastante apreciados para salir de la habitual rutina de "ir al chino todos los días". Su especialidad son los mejillones y el filetazo, y tiene esas típicas cervezas belgas que uno sólo se atrevería a probar en un restaurante belga (con sabor a chocolate, a fruta de la pasión, etc).

TRES HOMBRES DE GUIZHOU: Especializado en comida de Guizhou, picante hasta la quemazón, y como veréis en el enlace, hasta conocido por los snobs del New York Times. Cuenta el diario que lo abrió un artista de esa provincia para poder salir adelante mientras no vendía sus cuadros.

GREEN TEA HOUSE: No he comido nunca allí, pero me dicen que es quizá de lo más especial y artísticamente sofisticado que hay en la ciudad, una especie de el Bulli pero en Pekín, y yo creo a los que me lo han dicho, así que os lo cito. Al parecer mezcla el té verde en muchos de sus platos, de ahí el nombre del lugar. Ya sólo visitar su web -os la he enlazado al principio del párrafo- es un regalo a los ojos.

BELLAGGIO: Otro que no he visitado pero todo el mundo pone por las nubes, especializado en comida taiwanesa, por si se quiere probar gastronomía de otras regiones chinas.

FACE: Restaurante especializado en comida tailandesa e india, aunque cada día que voy se va ampliando y creo que ahora también cubre comida marroquí y de algunas regiones chinas. Lo principal del lugar, sin embargo, es la decoración, hindú o tailandesa según el piso donde nos hallemos, de gran refinamiento y pijerío. Para Pekín es un lugar caro, pero para el bolsillo de un europeo tampoco lo es tanto (unos 20 euros la manduca). Parece ser que el Face original está en Shanghai y todavía es más impresionante.

SERVE THE PEOPLE: Bajo este nombre tan revolucionario ("servir al pueblo" era una de las consignas de la China maoísta) se refugian una serie de restaurantes de comida tailandesa que ya tienen mucha tradición en Pekín. Impresionantes sus postres, y todos los platos que llevan coco, pero ojo que todo lleva bastante picante.

Enlace Permanente

Por ahora hay 13 comentarios

Escribe aquí tu comentario
(Comments in Chinese or English
are also welcome)

Referencias (1)

Compárteme en Facebook, Twitter, Menéame
y otros lugares pulsando aqui: Bookmark and Share



¿Semos racistas?

17 de Octubre, 2008, 0:01





En los últimos años, justa o injustamente, los españoles hemos adquirido ante el extranjero fama de racistas. Incidentes como los insultos de Luis Aragonés a Thierry Henry, los ataques a Hamilton cuando corría en Montmeló, la famosa foto de los jugadores de baloncesto achinándose o el reciente cierre del Calderón por insultos racistas han añadido más y más sal en la herida. En la prensa anglosajona no hay ninguna duda: somos muy malos. Regresa la "leyenda negra".

Yo, desde luego, no estoy de acuerdo en absoluto. De los cuatro incidentes mencionados, el que mejor conozco es el de la foto de los jugadores de baloncesto "achinados", que fue una completa exageración de la prensa angolsajona probablemente con el fin de minar la candidatura de Madrid 2016 a los JJOO y fortalecer, por ejemplo, la de Chicago. Los chinos no se sintieron en absoluto ofendidos por esa foto. Nadie en China solicitó a los españoles que pidieran perdón, ninguna asociación china se mostró ofendida. Los únicos aparentemente ofendidos eran los periodistas británicos y estadounidenses.

Respecto a los insultos en los estadios, bueno, me parecen mal, pero creo que se sacan un poco de quicio. A los estadios la gente va un poco a ser políticamente incorrecta en un mundo donde lo políticamente correcto se ha impuesto: insultan al árbitro, al juez de línea, y por qué no, a los jugadores rivales. Creo que en los sueldos ultramillonarios que reciben los jugadores está implicado que sufran los insultos de la hinchada rival, y se aguanten, porque el fútbol levanta pasiones, buenas y malas. Los blancos, los negros, y los que tienen la piel azul con topos rosas.

Por otra parte, hay que tener en cuenta la idiosincrasia del español: a los españoles les encanta chinchar al prójimo, diciendo cosas que no piensa realmente pero sabe que van a enfadar al otro. Este rasgo indiscutible de españolidad, que a mí la verdad me revienta un poco pero he de aceptar como nuestro, significa que la mayoría de los españoles que dicen cosas racistas en un estadio no piensan realmente lo que dicen, simplemente emiten ese rugido para molestar.

¿Se insulta más en las gradas de España que en otros lugares? No creo, la verdad: el inmortal -y neutral- John Carlin nos contaba hace poco lo que los hooligans ingleses gritan en los estadios de su país, y no me parece que en España se llegue a caer tan bajo.

En fin, resumiendo: no creo que los españoles seamos tan racistas como nos pintan en el extranjero, sobre todo la prensa anglosajona, que la verdad, consigue sacarme de quicio muchas, pero muchas veces, tanto cuando habla de España como de China, que son los lugares que conozco.

Sin embargo...

Sin embargo, creo que el hecho de que a los españoles nos hayan colgado el sambenito racista puede venirnos bien. Por ejemplo, a la hora de tratar a los chinos. Que no seamos racistas no significa que no haya mucho que mejorar a la hora de tratar otras gentes y otros mundos, porque la verdad es que somos un país que viene de ser bastante cerrado, y todavía se nota un poco.

Por ejemplo: en los comentarios de los lectores a las noticias que sobre China aparecen en los periódicos, o en el Menéame, hay a veces cosas que la libertad de expresión admite a duras penas: palabras que dirigidas a otros colectivos, como negros o musulmanes, no se admitirían, pero contra los chinos sí.

¿Por qué? Primero, porque los chinos no suelen responder: partidarios del "aguanta lo que puedas", dejan que estas palabras surjan en todos los foros. Sus asociaciones en España se dedican a hacer negocios, no a defenderse de ese tipo de ataques, así son ellos de prácticos. Segundo, porque los chinos todavía son "chistosos", es decir, todavía se pueden hacer chistes de chinos que no resultan socialmente incorrectos, mientras que los de negros, moros, gays o judíos ya no abundan tanto como hace 10 años. Meterse con los chinos en broma todavía está bien, con los otros colectivos lo estuvo pero ya se acabó.

Quizá la sociedad española tenga que replantearse esta distinción entre los chinos y el resto, porque no me parece justa. Los chinos llegaron a España para trabajar, y entre su colectivo abunda la gente honrada y tranquila, que no suele causar problemas a la comunidad. Los chinos mafiosos y sus reyertas, que aparecen en los diarios, son sólo una minoría. Tratar un poco mejor a esa comunidad tal vez sirva para que dejen de llamarnos, a los españoles, "racist people".





ACTUALIZACIÓN (18/10/2008): Justo es decir que en los comentarios de este post la mayoría de los lectores no opinan lo mismo que yo y aseguran que los españoles sí somos racistas. Para que lo tengáis en cuenta...

Enlace Permanente

Por ahora hay 56 comentarios

Escribe aquí tu comentario
(Comments in Chinese or English
are also welcome)

Referencias (0)

Compárteme en Facebook, Twitter, Menéame
y otros lugares pulsando aqui: Bookmark and Share



Exprimiendo sesos

15 de Octubre, 2008, 0:01




Estos días se celebran en Pekín los Juegos Mundiales de la Mente. Son una especie de Olimpiadas para deportes en los que se usa más la mente que el cuerpo: ajedrez, damas, bridge, go y xiangqi o ajedrez chino.

La competición se celebra justo al lado del Estadio del Nido de Pájaro, en un centro internacional de exposiciones, cerca de donde se alojaron los periodistas durante los JJOO. El otro día me acerqué allí para ver el ambiente de estas olimpiadas mentales.

Lo primero que he de decir es que me entró mucha nostalgia cuando llegué al lugar, de noche, y me encontré al estadio del Nido ¡apagado! Después de haberlo visto tantas veces con esa espectacular
iluminación nocturna, se me encogió el corazón. La depresión postolímpica me llegó con un mes de retraso.

Pero en fin, la vida sigue, y lo que había que hacer ahora era ver el ajedrez y demás, así que me adentré en el edificio.

Lo que vi allí es algo difícil de explicar, fascinante. Un gran caos de tableros, con gente jugando por todas partes: en salas grandes y pequeñas, en pasillos, en salas de prensa, en despachos, en estudios de televisión... Aquello era una auténtica orgía de tableros, fichas y gentes de todo el mundo, en inmenso desorden (nada que ver con el orden olímpico).

Esperaba ver repetida la emoción y algarabía de los Juegos de Pekín 2008, aunque fuera a escala pequeña, pero no, porque claro, si gritas haces perder la concentración al rival, así que más bien lo que había era un silencio sepulcral en las partidas. Partidas que están divididas por sexos a veces sí y a veces no, algo que me imagino es normal y reglamentario, pero no deja de resultarme curioso. ¿Por qué un hombre y una mujer no se pueden enfrentar oficialmente en una partida de damas pero sí en una de ajedrez?

La estrella de la competición es una joven jugadora china de 14 años que es ya la tercera mejor del mundo, Hou Yifan, a la que conocí hace un año en una escuela de jóvenes maestros chinos y que nunca se desprende de sus dos pasadores en el pelo. Esta chica no es que prometa, es que ya es una temible rival. Las ajedrecistas chinas, por cierto, son las mejores del mundo, y aunque en hombres China no destaca tanto también hay muy buenos jugadores.


Enlace Permanente

Por ahora hay 4 comentarios

Escribe aquí tu comentario
(Comments in Chinese or English
are also welcome)

Referencias (1)

Compárteme en Facebook, Twitter, Menéame
y otros lugares pulsando aqui: Bookmark and Share



No te tires...

14 de Octubre, 2008, 0:01



Que yo sea una persona con una visión bastante postiva de China no significa que piense que todo el mundo aquí es inmensamente feliz cual lombriz. En un país tan grande, y con tantas injusticias, hay muchos dramas personales, y mucha gente que sufre. Algunos hasta el punto de querer quitarse la vida. Yo, de hecho, he visto dos intentos de suicidio, y el más reciente fue anteayer.

Estaba al lado de mi casa cuando de repente vi a una chica gritando desesperadamente y tirándose a la calzada. Suerte que los automóviles en Pekín van bastante despacio, que si no la atropellan. En un acto del que estoy muy orgulloso -no tengo abuela, en efecto- fui a donde estaba la chica, la agarré y la llevé hasta la acera (si no lo hago yo no lo hace nadie, porque los chinos, por mucho que me duela decirlo, son muy reacios a ayudar a desconocidos en casos como éste).

Al parecer, la chica se había quedado embarazada y su novio no le contestaba al teléfono, por lo que ella pensaba que la había abandonado al olerse la tostada. Yo le dije que no hiciera locuras, que hablara con amigos, con sus padres incluso, antes de tirarse en medio de la avenida, y le acompañé a la boca del metro para que se fuera, algo más tranquila, a reflexionar.

Hoy, al leer las noticias por Internet, me llevé un susto de muerte al ver en una noticia que una chica se había matado tirándose a las vías del metro en la línea 2 (la que pasa al lado de mi casa), aunque luego comprobé que ese suceso no había sido el domingo, cuando presencié el incidente de la chica embarazada, sino un día antes. Para qué lo voy a negar, sentí algo de alivio al saber que no se trataba de la joven a la que acompañé a la boca del metro, que espero esté más calmada ahora... Pero claro, en la noticia del diario hay otro gran drama que no conozco ni conoceré.

Este rocambolesco incidente no es, como decía al principio, el primero que presencio en China de esta naturaleza. Nada más llegar, en otoño de 2001, entré en una peluquería -cuando aún no sabía que algunos de esos negocios eran lugares de perdición- y me encontré a una chica que se estaba intentando cortar las venas. Un chico la agarraba por los brazos y me pidió con un tono calmado alucinante que buscara ayuda, así que fui por la calle en busca de alguien que me ayudara a pedir una ambulancia. La gente también mostró una calma increíble cuando se lo contaba, y la ambulancia tardó en llegar, pero el caso es que al final llegó. No sé qué razones tenía aquella chica para estar tan desesperada, porque entonces mi mandarín era inexistente y no me enteraba de nada.

En las noticias, dicen que China es uno de los pocos países del mundo, o quizá el único, donde, misteriosamente, se suicidan más mujeres que hombres. ¿Por qué los hombres se suicidan más que las mujeres, y por qué en China es al revés? Hay quien dice que los malos tratos a las mujeres chinas son uno de los factores, pero, sinceramente, no creo que la situación aquí sea peor a la de, por ejemplo, la India. El suicidio y sus causas son algo más complicado de explicar y comprender, entre otras cosas por el cierto tabú que hay a la hora de hablar de él (yo mismo me siento un poco mal al hacerlo hoy aquí).

¿Qué pasará por la cabeza de tantas mujeres chinas que deciden dejar este mundo? ¿Cómo estarán ahora las dos que conocí yo?

Enlace Permanente

Por ahora hay 13 comentarios

Escribe aquí tu comentario
(Comments in Chinese or English
are also welcome)

Referencias (0)

Compárteme en Facebook, Twitter, Menéame
y otros lugares pulsando aqui: Bookmark and Share



China fasion

13 de Octubre, 2008, 0:01

A finales de los 70, el diseñador Pierre Cardin fue uno de los primeros que llegó a China, un país donde entonces casi todo el mundo vestía aún el "traje Mao", para intentar dar a conocer la moda occidental. Entre otras cosas, organizó los primeros desfiles de modelos en tierras chinas.


Pierre Cardin,
hecho un figurín,
en Pekín.



30 años después, basta con dar un paseo por las calles de China para ver que Cardin triunfó: la ropa occidental se ha impuesto. Aún quedan algunos abueletes nostálgicos que llevan el traje azul -o negro- de la época maoísta, pero la tendencia general es a vestir de forma similar a Occidente.

Ello no significa que la forma de vestir de los chinos no pueda deparar sorpresas a un occidental. Seguramente al recién llegado le chocarán algunas cosas, entre ellas las siguientes:



Afición a las ropas militares, incluso para niños: En países como España, vestir de militar parece estar destinado exclusivamente a soldados o criadores de Rotweilers. En China no: llevar ropa caqui o de camuflaje es algo de lo más normal, y los padres a veces visten así a sus hijos. 


Bañadores como los que Esther Williams se ponía en 1952
: un paseo por una playa o una piscina de China es como una clase de arqueología bañadorial. Se pueden ver cosas que nuestra abuela consideraría pasadas de moda.


Parejas de novios llevando la misma ropa
: los de la foto no la llevan igual del todo, pero los hay que sí, hasta del mismo color. El amor nos enloquece hasta puntos insospechados. Recuerdo cuando mi ex me vino con un par de camisetas a juego, una para ella y otra para mí: la mía aún está sin estrenar.



Mediacalcetín o calcetomedia
: superando el tópico de que todos los chinos llevan calcetines blancos con zapato negro, se encuentran estos calcetines-media que muchas mujeres chinas gustan de vestir en verano. Estéticamente dolorosos, mas ideales para no rozarse la piel con los zapatos.


Pijamas callejeros: paseando por las calles más genuinas de Pekín o Shanghai, seguro que veréis más de un hombre o mujer paseando por la calle en pijama (a veces combinado con mocasines o zapatos de tacón). No es alguien que se haya escapado de un hospital, ni un bohemio, sino una persona que practica una costumbre de lo más normal, perfectamente respetado por la sociedad.


Ropa nacionalista: "I love China", "One World One China" y lemas similares, con la bandera nacional, la silueta del país o motivos similares, son prenda habitual entre la gente, especialmente los jóvenes. La moda surgió especialmente este año, después de los ataques a la antorcha olímpica en ciudades como París o Londres, y sigue bastante en boga después de que a los chinos se les haya pasado ya el cabreo.


Culos de bebés al aire: ya se ha nombrado en este blog en más de una ocasión, pero vuelvo a hacerlo en este recopilatorio textil. Muchas madres chinas no gustan de usar pañales, algunas porque lo ven algo muy sucio, otras porque les parece caro. Lo normal en China de toda la vida es dejar al niño con el culo libre.


Bandas rojas en el brazo: veréis muchas en los barrios populares, y las suelen llevar mujeres de mediana edad (entre quienes, por cierto, lo suyo es llevar chaleco por encima del jersey). Esa banda se pone a gente que trabaja voluntariamente regulando el tráfico u ocupándose de los problemas de la comunidad (es decir, el típico cotilla que se mete en los asuntos de todos los vecinos, sólo que aquí le dan carácter oficial).


Corte funerario: muchos chinos de mediana edad van de negro de la cabeza a los pies, especialmente en zonas rurales. Como de boda, pero sin corbata y con camisa negra (a veces se permiten sólo un tímido color blanco... en los calcetines). Con este traje negro de pompa fúnebre se puede ver a muchos campesinos trabajar en el campo, o a muchos peones construir en las obras.


Ramos de flores en la solapa: imprescindibles en las grandes ceremonias, inauguraciones y demás fastos. No vale un simple clavelito, tiene que ser un ramo frondoso y abundante, que obligue al que lo lleva a encorvarse.


Calzoncillos largos: ahora que se aproxima el invierno voy a tener que ir desempolvando los míos. Clásico de los clásicos en moda china, obligado por los rigores del viento siberiano. Ya hablé de ellos abundantemente aquí.


Manguitos: muy útiles para cocinar o llevar a cabo otras labores domésticas. Muchas señoras, qué ironía, los llevan combinados con el chaleco que he dicho antes.



Desvergüenza masculina de cintura para arriba
: en verano, del ombligo para abajo hay que ir vestido correctamente, pero en la otra dirección, si se es hombre en China, todo vale: camiseta imperio en plena avenida, con la modalidad arremangada enseñando la barriga, o ya directamente en top-less. El verano es riguroso, la moda no.

Enlace Permanente

Por ahora hay 25 comentarios

Escribe aquí tu comentario
(Comments in Chinese or English
are also welcome)

Referencias (0)

Compárteme en Facebook, Twitter, Menéame
y otros lugares pulsando aqui: Bookmark and Share



Artículos anteriores en Octubre del 2008







Este blog -sorpresas te da la vida- recibió el premio Blasillo de Huesca 2006 al ingenio español en Internet

Y como no hay uno sin dos, fue galardonado poco después con el Premio 20 Blogs 2006 al mejor blog expatriado

Y agárrate bien a la silla, porque más de un lustro después, llegó el Premio BOBs 2012 al mejor blog en español




  
Translate
this page
into English


Mis adorados
(en español)

A un clic de China
Acupuntura China
Aorijia
Aprende chino blog
Arroz con cristales
Asia, Buda y rollitos de primavera
Asociación Cultural Amigos de China
Asociación Familias Adoptantes
Bitácora Sino-Cubana
Búsqueda de orígenes
Casa de España en Shanghai
China actual
China en su tinta
China es un Planeta
China Files
China Viva
China, por descubrir
Chinaempleo
Chinalati
Chino Ahora
Chino-China
Chinoesfera
Comida china de verdad
Emigrante retornada
En Beijing
Escala Pekín
Experiencia en China
Farolillos chinos
Foro Chino
Fútbol en China
Gazpacho Agridulce (cómic)
Global Asia
Guangzhou, mi casa
Historias de China
Humitas con Arroz
Importar productos de China
Infinity plus one
Instituto Cervantes en Pekín
La sabiduría del I-Ching
Latinoamericanos en China
Living in Pekín
Man Zai Er Gui
Mi vida y China
Ni Hao, Ni Daniel
Nordeste Asiático
Observatorio de la política china
Paella de Kimchi (desde Corea)
Pásame esa China
Pasión por China
Persiguiendo una ilusión
Quality Control Blog
Reflexiones Orientales
Revista de Oriente
Sapore di Cina
Sobre China
Sprachcaffe Chino
Toro y dragón
Trabajo en China
Viamedius
Xibanya
Y un poquito del vecino Vietnam
Zai China


Mis enchufados
(en inglés)

China Car Times
China Daily
China Digital Times
China Herald
China Hush
China Radio International
China.org
ChinaCulture
ChinaSMACK
Chinat0wn
Chinesepod
Chinos durmientes
CRCC Asia
Danwei
ESWN
Frog in a Well
Global Times
Global Voice
Hanzi Smatter
Layabozi
Ministry of Tofu
New Dynasty
Offbeat China
Shanghaiist
Sinalunya
Sinosplice
South China Morning Post
The Beijinger
Tibetan Altar
Transpacifica
Weibo Trends
Xinhuanet


Mis favoritos
(en chino)

Acramelo (escrito por un español)
Blog de mi amigo el artista Huang Wen
Zeng Jinyan


Mis predilectos
(en portugués)

Associaçao dos Macaenses


Mis queridos
(en catalán, valenciano, balear, LAPAO)

Sergi Vicente (corresponsal de TV3 en China)

 

Blog alojado en ZoomBlog.com

Creative Commons License
Los textos de este blog están bajo una licencia de Creative Commons.

Si eres el autor de alguna de las fotos colocadas en el blog
y no deseas que sea usada aquí,
notifícamelo y la retiraré