chinochano
            El mundo chino al alcance de tu chano


Inicio


En toda la web
En Chinochano

Chinochanadas
en Feisbuk
y en Twitter




Estos posts
te pueden servir
Estudiar mandarín en China 

Encontrar trabajo en China 

Hacer negocios en China 

Buscar piso
en China
 

Encontrar hispanos en China 

Tu nombre
en chino
 

Preparar el viaje
a China
 

Clima en China 

Llamar por teléfono desde China 

Ver TV china
en español
 

Libros sobre China 

Las mejores pelis chinas 

Chino mandarín
en tu ordenador
 

Hoteles en Pekín 

Restaurantes
en Pekín
 

Bares en Pekín 


Y si quieres ahondar
en un tema, aquí tienes posts sobre...
01. Música china
o sobre China


02. Cine y TV
en China


03. Arte y literatura de China

04. Historia
de China


05. Idioma chino

06. Comer y beber en China

07. Viajes por China y alrededores

08. Política y actualidad en China

09. Vida cotidiana en China

10. Nombres y apellidos chinos

11. Pekín,
esa ciudad


12. Shanghai,
esa ciudad


13. Hong Kong y Cantón, esas ciudades

14. Tíbet y Xinjiang

15. Taiwán

16. India, el otro gigante asiático

17. Japón y Corea

18. Sureste asiático

19. Fútbol chino

20. Otros deportes en China

21. Bellezas chinas

22. Amor y sexo
en China


23. China en mapas

24. Juegos
para los lectores


25. Consultorio
para los lectores


26. Asuntos personales

27. Cosas inclasificables


Mis posts
favoritos
Principios fundacionales de Chinochano 

El birrograma 

China conquista
el mundo
 

China rebautizada 

Un país de 5 

Etnias de China 

¡¡Me llamo
Josep Lluis!!
 

Pongamos que hablo de Pekín 

Gracias a la China 

Gripe pekinar 

Alfabeto chino 

El post más polémico 

Agujeros 

Aprende a ligar
con Richar
 

Una vez
fui activista
 

¿Te quedas
o te vas?
 

Colección de objetos superfluos 

China élfica 

Las cabezas de YSL 

Der Untergang
aus Kochinnen
 

Triciclos de China 

Hasta el infinito
y más allá
 

Supermegaofensivo 

 


Enero del 2009


Tres hermanas históricas

30 de Enero, 2009, 0:01



Una amaba el poder, otra amaba el dinero, la otra amaba China. Así suele resumirse la historia de las hermanas Soong, tres mujeres de una misma familia de Shanghai que tuvieron gran influencia en la historia china del siglo XX. (Y muy guapas las tres).

La mayor de ellas, Soong Ai-ling, se casó con el hombre más rico de China, Kong Xiangxi. Era la que "amaba el dinero" en la frase de marras.

La mediana, Soong Ching-ling (o Song Qingling) fue la que "amaba China". Se casó con Sun Yat-sen, el padre del partido nacionalista Kuomindang, que derrocó a los emperadores en 1911.

La más joven, Soong May-ling, era la que "amaba el poder". Se casó con Chiang Kai-shek, otro histórico del Kuomindang que acabaría siendo presidente y "generalísimo" primero en China y después en Taiwán. Por cierto, que murió hace relativamente muy poco, en 2003, a la edad de 106 años.

Las tres tuvieron mucha influencia en la política de China y Taiwán, sobre todo Qingling y May-ling. La primera de estas dos se quedó en China y acabó pasándose al Partido Comunista, ocupando altos cargos que incluyeron incluso la presidencia de China (aunque falleció a los 12 días de que le otorgaran este cargo, con carácter meramente honorífico).

May-ling, con su gran dominio del inglés y el enorme carisma que según dicen tenía, se convirtió prácticamente en la representante de Taiwán ante EEUU (su gran aliado durante décadas). En Estados Unidos, adonde se retiró a vivir en sus últimos años, la tienen en gran afecto.

Enlace Permanente

Por ahora hay 11 comentarios


Tengo unas estampitas...

29 de Enero, 2009, 0:01



En mi reciente paso por Budapest, dos chicas muy guapas en el centro de la ciudad, por la noche, entablaron conversación conmigo: me preguntaron si sabía donde había un pub irlandés, me dijeron que eran de una pequeña ciudad de Hungría y que visitaban la capital por primera vez... La verdad es que desconfié un poco de su talante excesivamente simpático, así que me despedí de ellas y me marché. Después, en Internet, encontré esto, un turista al que dos chicas en la capital húngara le timaron para que pagara una cuenta de 250 euros. Vaya, parece que me libré de una buena... o quizá me perdí el hacerme amigo de dos guapas húngaras, vete tú a saber.

Días después, en Estambul, un señor muy simpático, después de interesarse por mi país de origen y el equipo de la LFP del que yo era hincha, se ofreció a llevarme a una discoteca cercana a "conocer chicas". También desconfié, me fui, y luego, en el hostal donde me alojaba, leí advertencias sobre gente que se te acerca con esa oferta para luego darte bebida con un somnífero y robarte mientras duermes hasta 48 horas seguidas. Quizá también me libré de una buena, o de conocer chicas en una disco turca...

Curiosamente, en China conozco casos de turistas que han caído en los dos tipos de timo, tanto el de la pareja que se te acerca para llevarte a un lugar donde te cobrarán un pastón por una consumición (aunque no suelen llegar a timarte 250 euros) como el de gente que te duerme para robarte (esto sólo lo había oído una vez, a un francés, al que le pasó en un parque de Qingdao).

En todas partes del mundo te pueden pasar cosas como las relatadas, lo que los anglosajones llaman "tourist traps" y que suelen intentarse sobre todo contra viajeros que van solos. No hay por qué alarmarse, no es tan fácil encontrarse con una de ellas y en todo caso es fácil darse cuenta de que están intentando timarte y decirles amablemente que pasas de ellos. Reconozco que a mí me extraña que en un sólo viaje hayan intentado jorobarme dos veces. Será que, al viajar en invierno, hay menos turistas y las probabilidades son mayores, especialmente en lugares tan turísticos como Budapest o Estambul.

China no suele ser un lugar donde te timen excesivamente, como mucho pequeños sobreprecios de lo que compras por ser de fuera y no saber lo que valen las cosas allí (en general, no obstante, siempre piensas que todo es barato, aunque estés pagando más que los chinos).

En todo caso, hay que estar ojo avizor en los lugares más turísticos, sin tener por ello que desconfiar de todo y de todos.

Aparte de los ejemplos mencionados y "exportados" -o importados- a Budapest y Estambul, otro timo frecuente es el de las "parejas de artistas" que en el centro de ciudades como Pekín te llevan a ver sus exposiciones y te venden cuadros de todo a cien a precios exorbitados. Y a mí, en particular, una vez me tocó un taxista cerca de la estación de trenes de Pekín que tenía el taxímetro trucado y corría tres veces más rápido de lo normal (desde entonces nunca tomo taxis en las estaciones de tren).

Si conocéis casos similares de timos en China, podéis citarlos aquí, para que otros viajeros estén atentos, aunque quiero decir de antemano que China es uno de los países donde he viajado más seguro, no quiero dar la impresión de que sea una "tourist trap".

Por cierto, ya que hablamos del tema tengo que mencionar que en Skopje, capital de Macedonia, vi a unos trileros, algo que me pareció hasta enternecedor.


Enlace Permanente

Por ahora hay 19 comentarios


Cucuruchos calientes

28 de Enero, 2009, 0:01

Si de algo me ha servido el haber hecho mi viaje Huesca-Estambul (terminado ayer) en invierno, ha sido para comprobar que no hay lugar en el mundo conocido -conocido por mí, vamos- en el que no haya vendedores de castañas ambulantes. Los he visto en Budapest, en Viena, en Marsella, en todos lados, aunque lo cierto es que la ciudad con más castañeros por metro cuadrado es la ciudad antes conocida como Constantinopla.


Castañero estambulí
(foto tomada de aquí).



Castañera española.

China, por supuesto, no es una excepción, y en sus calles las castañas asadas al carbón son un producto de venta habitual en los meses invernales. Aunque lo cierto es que los puestos de venta de castañas en las calles chinas no suelen ser tan ambulantes, más bien suelen ser mostradores que dan a la calle y en los que se venden también frutos secos y otras cosas de picar, como en la foto que se muestra...


(Foto tomada de acá).

En China lo que se lleva mucho ahora es comer castañas asadas pero ya peladas, frías y envasadas en unas  bolsas tal que así.


Están muy buenas,
pero pringan mucho las manos.


Aunque los chinos son muy aficionados a las castañas en invierno, no son éstas las únicas chucherías que en los meses más fríos se venden en las calles del país. Son muy frecuentes también los vendedores de boniatos asados en bidones metálicos y los vendedores de manzanas silvestres acarameladas (me dicen los lectores que esa fruta se llama acerola) y ensartadas en palitos. Estos dos tipos de vendedor sí que son eminentemente ambulantes, aunque también se están sedentarizando paulatinamente.


Enlace Permanente

Por ahora hay 7 comentarios


Fechas peliagudas

27 de Enero, 2009, 0:01



Este año 2009 que acaba de empezar va a ser un año con tres aniversarios importantes para China, dos de ellos extremadamente complejos para el Gobierno comunista:

El 10 de marzo se celebran 50 años de la huida del Dalai Lama a la India, un acontecimiento que ya el año pasado fue "conmemorado" con fuertes revueltas en Lhasa y otras ciudades tibetanas (revueltas sobre las que sigue habiendo, como en el conflicto tibetano en general,
dos opiniones enfrentadas, una triunfando en Europa y la otra en China). ¿Cómo van a celebrar en 2009 este aniversario? Los chinos, probablemente, aumentando la seguridad en Lhasa al máximo, quien sabe si con toques de queda y todo... Los tibetanos protestarán fijo en el extranjero, en el propio Tíbet ya se verá.

El 4 de junio se celebran 20 años de la matanza de Tiananmen, acontecimiento que el Gobierno chino, es de esperar, no va a recordar en modo alguno, a menos que tenga reservada alguna sorpresa (pedir perdón a las víctimas y sus familiares sería un bonito gesto, pero no creo que caiga esa breva). Imagino que sí habrá muchas monografías sobre el tema en los medios occidentales, pero, como no cambien mucho las cosas, poco más.

Por último, el 1 de octubre se celebran 60 años de la fundación de la República Popular China, acontecimiento que, éste sí, será recordado en los medios chinos y por sus líderes, aunque tampoco creo que sea una gran alharaca. Es posible que, al ser una cifra redonda, haya desfile militar frente a Tiananmen, como el que hubo en 1999 con la celebración del medio siglo del comunismo, pero teniendo en cuenta que Pekín intenta ahora dar una imagen más amable y menos agresiva al mundo, también puede ser que no haya parada militar alguna.

Enlace Permanente

Por ahora hay 9 comentarios


Os deseo un año
muuuuuu feliz

26 de Enero, 2009, 0:01

Feliz año del buey, o de la vaca, o del toro, o del búfalo, que este símbolo del horóscopo chino se presta a varias interpretaciones (como el del año pasado, que unos llamaban de la Rata y otros del Ratón).

Este año, por primera vez desde 2002, no estoy pasando el cambio de año en Asia, sino en Europa, aunque pronto estaré de vuelta en Pekín. Me voy a perder la gran traca de fuegos artificiales que todos los pequineses van a hacer estallar en la noche, cachis.

No es fácil que a todos nos vaya bien el mismo año, y más en este presidido por la crisis y los recortes presupuestarios de las empresas, pero en fin, pasadlo lo mejor posible, sed felices, y que tengáis mucho de aquello que os guste más.

Y siguiendo la tradición de 2006, 2007 y 2008, ahí va mi sarta de rumiantes:


Y ya que este post os lo mando desde Grecia...

Enlace Permanente

Por ahora hay 18 comentarios


Arte para las masas (turísticas)

23 de Enero, 2009, 0:01

Muchas ciudades del mundo atesoran al menos un cuadro archifamoso, que miles y miles de turistas se esfuerzan por visitar, y si es posible, retratar, aunque los guardas de los museos no siempre lo permiten. También acaba siendo carne de camiseta y de poster.

Madrid:


París:


Roma
(aunque en realidad sea parte de una obra mayor):


Nueva York:


Viena:


Florencia:


Toledo:


Milán
(para este hay que pedir hora como si fuera un médico):


Pekín es una de las pocas ciudades del mundo cuyo cuadro archifamoso está al aire libre y puede ser fotografiado libremente y hasta la extenuación por los turistas, sin tener que pagar entrada ni hacer cola:


Pocos conocen al autor de ese retrato: su nombre era Zhang Zhenshi, falleció en 1992 a los 78 años, y ganó una especie de concurso de retratos para Mao que se hizo en 1950, con lo que el retrato que el cuadró que él pintó fue colgado en la puerta de entrada a la Ciudad Prohibida y se convirtió en uno de los principales símbolos del comunismo chino.

El retrato del Gran Timonel con verruga sigue colgado en Tiananmen, aunque en realidad el que hoy cuelga no es el original ni mucho menos, ya que una vez al año una grúa descuelga el cuadro y pone uno nuevo exactamente igual. Y es que lo malo de tener un cuadro famoso al aire libre es que tiene que aguantar las inclemencias del tiempo, y si no se cambia, amarillearía cual revista vieja en un kiosko descuidado.

Enlace Permanente

Por ahora hay 5 comentarios


Rivales en lo deportivo

22 de Enero, 2009, 0:01


España y China pueden convertirse en breve en rivales por acoger dos grandes citas deportivas. Ya pelean por una, ser la sede del Mundial de Baloncesto de 2014 (ellos dos e Italia son las únicas tres candidaturas), pero ahora además podrían competir por el Mundial de Fútbol de 2018.

Esta semana, España confirmó que presentará una candidatura conjunta para ese Mundial futbolero, junto a Portugal. China todavía no lo ha anunciado oficialmente, aunque en el pasado los directivos de la federación nacional habían expresado su interés. En cualquier caso les queda poco tiempo para pensárselo, porque la presentación oficial de candidaturas ante la FIFA es el próximo 2 de febrero.


China cuenta frente a España con la ventaja de que no ha celebrado ningún Mundial de esos dos deportes, mientras que España ya los organizó en 1982 y 1986 (aunque Portugal no). Quizá a la FIFA y la FIBA les interese más llevar la cita deportiva al gigante chino, sobre todo en lo que a fútbol se refiere, teniendo en cuenta que en China ese deporte no acaba de arrancar (si hay mucha afición por ver partidos en la tele, pero de ligas extranjeras). El éxito organizativo, mediático y deportivo que tuvo Pekín 2008 también puede pesar a la hora de decidir.

Por otro lado, China quiere que los estadios de Pekín 2008 no se le llenen de telarañas, así que pondrá toda su carne en el asador para tener, por lo menos, el Mundial de baloncesto. No hay que descuidarse, porque a la hora de buscar aliados en las votaciones China es bastante ducha. Últimamente, cuando China compite para algo a nivel internacional, sea grande o pequeño (Expo 2010, JJOO 2008, secretaría general de la OMS, nuevas maravillas del mundo) se lo suele llevar, así que ojo...

Aunque España también ha de contar con los puntos débiles de la o las candidaturas chinas. La del fútbol -si es que finalmente la presentan los chinos- cuenta precisamente con el hándicap de que la selección china no sólo es mala, sino que encima en los últimos años va a peor. Y FIFA y FIBA también pensarán que podrían llevarse las mismas críticas que tuvo que aguantar el COI por haberle "dado" unos JJOO a un país no democrático. A ver qué sucede.


ACTUALIZACIÓN (3/2/2009): Parece que finalmente China no presentará candidatura al Mundial 2018 de fútbol, ni tampoco al de 2022, así que un rival menos para España y Portugal.

Enlace Permanente

Por ahora hay 12 comentarios


Llamado deseo

21 de Enero, 2009, 0:01

Estos días de viaje por Europa estoy comprobando lo extendido que está el uso del tranvía en muchas ciudades del continente. Milán, Viena, Bratislava, Belgrado o Budapest, entre muchas otras, cuentan con redes de este transporte colectivo, uno de los primeros que hubo en las ciudades modernas y uno de los más fotogénicos, por qué no decirlo.


Tranvía de Bratislava


En China, como en España, muchas ciudades tenían tranvía pero abandonaron su uso con la llegada de metros y autobuses, lo que no significa que el
tranvía se haya erradicado completamente, ni en China ni en España. Además, en los dos países está empezando a haber un revival de estos vehículos.

En Pekín, por ejemplo, donde no circulaban tranvías desde 1966, se ha recuperado una pequeña línea en el centro de la ciudad, aunque únicamente con carácter turístico, ya que hace un recorrido muy corto por la calle de Qianmen, recién remozada y que la ciudad quiere recuperar como el centro comercial y de paseantes que fue durante siglos.


antigua Qianmen, en 1931...
(se ve un poco raro porque es un estereograma)



...y nueva Qianmen.



Otra ciudad norteña, Tianjin, al parecer ha reinstaurado una red de tranvías como la que tuvo entre principios del siglo XIX y 1972. Y Shanghai también se está pensando regresar al dianche, que es como los chinos llaman al tranvía (de "dian", electricidad, y "che", carro o vehículo).

Conviene recordar que hay dos ciudades chinas que mantienen su red de tranvías desde hace más de un siglo, Dalian y Hong Kong. Esta última es muy original, porque son tranvías de dos pisos. Y cuidado con sacar la mano por la ventana, porque los tranvías de uno y otro sentido casi se rozan cuando pasan uno junto al otro...


También hay que tener en cuenca que en chino la palabra "dianche" también hace referencia a los trolebuses, esos autobuses que se mueven por energía eléctrica siguiendo un cable como hacen los tranvías. Este medio de transporte tampoco ha muerto en China, y en Pekín, por ejemplo, hay varias líneas de estos peculiares buses.


Enlace Permanente

Por ahora hay 11 comentarios


Peligro y oportunidad

20 de Enero, 2009, 0:01


En mi más reciente visita a España, la pregunta que más me han hecho familiares y amigos no ha sido "¿Hay jamón en China?", como en otras ocasiones. Esta vez, la reina de las cuestiones ha sido la siguiente:


Y en China...
¿se está notando la crisis?


Voy a intentar responder la pregunta aquí, aunque la verdad es que no me gustan nada los temas que se convierten en obsesiones de la prensa (ni la crisis, ni Obama, ni Amy Winehouse, ni Beckham, ni...).

La crisis, al menos hasta finales de 2008 (porque luego me he ido de viaje a Europa y he perdido algo el hilo) no ha tenido en China los mismos efectos que ha tenido en Occidente. Los bancos chinos, fuertemente controlados por el Estado, no se habían dedicado a jugar a la ruleta con el dinero de sus clientes, así que no se vieron afectados, aunque sí hubo alguno que perdió alguna inversión que tenía en EEUU, sin que eso llegara a causar su quiebra. Tampoco en China ha habido por ahora una crisis inmobiliaria como la que ha pegado en España, aunque sí parece que ha habido cierta bajada de precios en los pisos y que la especulación de los precios de la vivienda, sin llegar a la locura que hubo en España, también existe y puede hacer que muchos nuevos ricos se den el gran batacazo tarde o temprano.

Dicho lo anterior, hay que decir que China está en cambio viviendo otra crisis, no financiera ni inmobiliaria, sino en sus exportaciones. Las razones son varias. Una de ellas ha sido la revaluación del yuan -pedida por EEUU-, que ha hecho que los productos chinos ya no sean tan baratos, lo que ha bajado las ventas en el exterior. Además, la crisis ha afectado a Europa y EEUU, donde se encuentran muchos clientes de los fabricantes chinos que han reducido sus pedidos. No se deben olvidar otros factores, como los esfuerzos -a veces tímidos- de Pekín por mejorar el medio ambiente y las condiciones de los trabajadores: nuevas regulaciones para establecer empresas menos contaminantes o fijar salarios mínimos han hecho que muchas empresas chinas, sencillamente, no puedan seguir funcionando, porque sus bajos precios dependían precisamente de no gastarse un duro en filtros y pagar miserias a sus trabajadores.

Todo lo anterior se ha traducido, claro está, en el cierre de cientos, quizá miles de fábricas -el Gobierno chino no suele hacer públicas las cifras cuando éstas son negativas-, sobre todo factorías de tamaño pequeño, que no pueden adaptarse a los cambios que vive China. Es ley de vida, pero claro, eso supone que muchos trabajadores, quizá millones, se estén quedando sin curro estos días. Curiosamente, muchos de ellos están volviendo al campo de donde procedían, aunque no es fácil saber cuáles de ellos están volviendo para siempre y cuáles simplemente para esperar unos meses a que pasen los malos tiempos (y de paso celebrar con la familia el Año Nuevo chino, que ya está cerca).

Estas situaciones las habréis podido leer algunos en los diarios, con titulares del tipo "La máquina china se oxida" o, ya puestos a ser agoreros, cosas del tipo "La crisis deja a China al borde del colapso y el caos galopante". Los titulares del segundo tipo expresan más bien lo que algunos -en Occidente sobre todo- quieren que pase, pues hay quien piensa que para que China se democratice, tiene que haber una inmensa crisis económica que haga levantar al pueblo contra el Gobierno. Los titulares del primer tipo son más acordes a la actualidad, aunque podrían aplicarse igualmente a España ("la crisis hace tambalearse a España", por ejemplo) o a EEUU, por nombrar a otras dos naciones a las que la crisis también ha golpeado.

Ah, y lo del titular de este post viene a cuento porque en chino -muchos ya lo saben, pues en los artículos de prensa se dice con frecuencia, y a lo mejor ya lo he puesto antes en el blog- la palabra "crisis" en mandarín se dice "weiji", vocablo que resulta al tomar una sílaba de "weixian" ("peligro") y otra de "jihui" ("oportunidad"). Eso muestra, se suele decir, que los chinos suelen considerar las crisis como algo peligroso pero a la vez como una oportunidad para cambiar, adaptarse a los nuevos tiempos y mejorar. Puede que la crisis estimule los cambios que los chinos están queriendo llevar a cabo en la economía, para hacerla, por ejemplo, menos dependiente de las exportaciones baratas al exterior, porque esas exportaciones en los últimos años, además, no les dan más que disgustos mediáticos.

Enlace Permanente

Por ahora hay 17 comentarios


Objetivo, Asia

19 de Enero, 2009, 0:01

   

Hace unos días
os comentaba que iba a intentar viajar desde Huesca hasta Pekín por tierra, tomando el Transiberiano. Estaba claro que no iba a ser fácil conseguirlo, dado que Rusia es uno de los países más cerrados al turismo del mundo, y en efecto, no podrá ser en esta ocasión. Finalmente me he tenido que "conformar" con otro viaje entre Europa y Asia pero más corto, aunque no por ello menos espectacular: Huesca-Estambul. ¡La puerta de Oriente y la puerta de Occidente finalmente se dan la mano!

Bueno, el caso es que ya estoy en camino, de hecho este post os lo escribo y mando desde Budapest, la capital húngara. Es curioso, porque hace apenas tres semanas escribí
un post  dedicado a Budapest, cuando todavía no sabía que iba a conocerla tan pronto.

Nada más llegar a la ciudad del paprika y el gulash, en la estación de tren budapestina –
una belleza diseñada por Gustave Eiffel- pasé junto a un tren que iba directo a Moscú, como queriéndome restregar en la cara la imposibilidad de penetrar en la cerrada Rusia. Ay Putin, a ver cuándo abres tu país al foráneo, leches, que no mordemos...

Los posts de la semana pasada, aunque ya los tenía escritos de antemano, también os los mandé desde lugares diversos. El del martes desde Marsella, el del miércoles desde Milán, el del jueves desde Liubliana y el del viernes desde Viena. El fin de semana lo pasé en Bratislava, pero no hubo posts entonces.

Mi objetivo ahora es seguir hacia Belgrado, de allí a otra ciudad serbia llamada Nis, y desde ese lugar todavía no sé muy bien lo que haré, dependerá de las combinaciones de trenes. Puede ser Skopje (Macedonia), Tesalónica (Grecia), Sofía (Bulgaria), todas las anteriores, ninguna... Ya os contaré, aunque hasta que no llegue a Pekín, el 2 de febrero, no os podré mandar fotos.

En fin, no pudo ser el Huesca-Pekín Express, pero un Huesca-Estambul Express me está permitiendo hacer más paradas en mitad del camino y admirar la vieja Europa, que la verdad apenas conocía, por esa manía mía de viajar por Asia. Ya no veo la hora de llegar a Estambul y ver si allí me ligo a una bailarina de vientre (no sería el primer oscense que viviera una pasión turca, pues la protagonista del libro de Antonio Gala que lleva ese nombre era de Huesca).

Os recuerdo, como ya hice hace unos días, que es posible que el ritmo de posteo se vea reducido en los próximos días: dependerá de la disponibilidad de tiempo, la proliferación de cibercafés y la existencia de conexiones de internet decentes.

Enlace Permanente

Por ahora hay 13 comentarios


Ocho, ocho, ochc, ocho, ocho

16 de Enero, 2009, 0:01

Los que viváis en Pekín ya sabréis que los chinos más pudientes van conduciendo por las calles en Audis o Mercedeses de color negro, a ser posible con las lunas tintadas, y olvidándose totalmente de las normas de educación vial.

Muchos de estos ricachones pagan un dineral por tener matrículas en las que aparezcan muchos números ocho, pues ése es el número de la buena suerte para los chinos, como tantas veces se ha dicho en el blog.

Hace unas semanas me encontré con un Mercedes negro cuyo conductor estuvo a punto de lograr su sueño de tener una matrícula compuesta sólo de ochos, pero se tuvo que conformar con cuatro ochos y un 70 por ciento del quinto:





Bueno, no le traerá la mayor de las suertes, pero sí buena fortuna casi todos los días.

Días después encontré otro carro -por supuesto grande, negro e ignorante de los pasos de cebra- que sí tenía los cinco ochos, pero cuando saqué la cámara ya se había largado, el muy afortunado. Supongo que su dueño se habrá dejado un buen pastizábal en la adquisición.

Aprovecho para recordaros que en mi colección de matrículas chinas me sigue faltando la de la provincia de Guizhou. Si alguien ve una o se pasea por esa provincia, que me mande una instantánea, plis.

Enlace Permanente

Por ahora hay 19 comentarios


Hintercanvio cultural, capítulo III:
Fútbol, toros... y tomate

15 de Enero, 2009, 0:01






Hoy voy a acabar mi trilogía sobre el hintercanvio cultural chino-español de una forma más relajada que en los anteriores post, en los que puse primero a parir a los españoles -bueno, algunos de ellos- y luego a los chinos -tampoco a todos-.

Para ello hoy quiero recuperar la idea de la que partía el primero de los capítulos, la de la encuesta en China que dice que los chinos sólo conocen España por el fútbol y los toros. Recuperarla para añadir una cosa: en los últimos tiempos, de forma curiosa, un tercer aspecto de la cultura española está extendiéndose entre los chinos, hasta el punto de que ya me he encontrado a varios en este país que me han expresado curiosidad por dicho aspecto de nuestra indiosingracia, perdón, nuestra idiosincrasia.

Ese tercer aspecto no son las obras de Picasso, ni la cocina de Ferrán Adriá, ni las obras de Cervantes. Se trata, no bromeo, de la Tomatina de Buñol,  provincia de Valencia. Sí, la fiesta ésa en la que todos los vecinos comienzan a tirarse tomates como si en ello les fuera la vida.


No sé cómo se ha extendido el tema de la Tomatina en China, aunque imagino que a través de la televisión e Internet. El caso es que ya son varios los taxistas, estudiantes, curiosos o demás gentes que, tras la pregunta habitual "¿De dónde eres?", que yo suelo responder de forma sincera, "soy de España" -una vez dije que era húngaro porque me aburría-, me replican con comentarios tomatiles. Ya no sólo te dicen "buen fútbol" o "magníficos toros". Ahora también es posible que te digan "curiosa la Tomatina", que los chinos conocen como "xihongshijie" (西红柿节) o "fanqiejie" (番茄节), las dos traducibles como "fiesta del tomate".

Hasta la Baidupedia -una especie de Wikipedia en chino- dedica un
artículo a la Tomatina, donde comparan a la fiesta con los Sanfermines en cuanto a fama internacional. A mí, la verdad, nunca se me hubiera ocurrido que fuera una celebración tan famosa (seguro que los valencianos no opinan lo mismo, pero no sé, comparando con los Sanfermines...).

En fin, ahí queda, recomiendo a los de la web de la Tomatina que he enlazado antes que pongan su página también en chino porque iba a tener un éxito rotundo.

Por cierto, ya que hablamos de tomates, debería añadir que los chinos suelen considerar al tomate una fruta, no una hortaliza. Y que una de las palabras para decir tomate en chino, "xihongshi" (la más habitual) podría traducirse literalmente como "fruta (shi) roja (hong) de Occidente (xi)". Este mandarin literal, que divertido es.

Enlace Permanente

Por ahora hay 17 comentarios


Hintercanvio cultural, capítulo II:
los imposibles

14 de Enero, 2009, 0:01




Ayer, en mi diatriba contra la cerrazón de España hacia el extranjero, prometí hablar al día siguiente -es decir, hoy- también un poco de la cerrazón que hay al otro lado, la de los chinos hacia los foráneos. Lo prometido es deuda, así que allá va:

Probablemente, todos los que hayáis vivido o pasado por China hayáis conocido a chinos y chinas muy interesantes e interesados en la cultura extranjera. Hablan español o inglés bastante bien, saben un poquito de la cultura de otros lugares, les interesa que les cuentes cosas de tu lugar de origen...

Pero, ¡ay! llega un día en que estos amigos, o novios, o novias, te presentan a tus amigos. Y allí es donde te vas a dar un batacazo de aúpa, porque en este grupo siempre suele haber uno o varios especímenes de un tipo de personas que yo denomino "los imposibles". Porque es prácticamente imposible establecer contacto humano con ellos.

Entre estos amigos de amigos chinos suele haber gente que no tiene ninguna gana de conocer a gente de otros países, o les incomoda, o se sienten felices en su mundo chino. Algo perfectamente natural, yo entiendo que hay gente que no necesita más de lo que le rodea y no aspira a saber de nuevos mundos, eso pasa en Pekín y en Madrid. Pero el encontronazo de ellos conmigo suele ser de choque de trenes.

En primer lugar, con esa gente es imposible dialogar. Si al abrir la boca emites sonidos en mandarín, el oyente se comienza a reír porque has pronunciado mal, o has usado mal la gramática mandarina. Y si lo haces en español o inglés, para hablar por lo menos con tu amigo/a, es posible que el imposible -perdón por el retruécano- se ponga a repetir lo que tú dices como un loro. Las dos actitudes no me parecen mal del todo, tiene que haber sitio para el humor en esta vida, pero el problema, como digo al principio, es que cuando esto ocurre todo el rato, es imposible mantener un diálogo decente.

Otro problema es la forma en que te tratan. Sea cual sea tu nivel de mandarín, ellos entienden que tú hablas el mismo chino que un niño de tres años, por lo que es probable que las únicas preguntas que te hagan sean "¿está buena la comida?" -si estás en un restaurante con ellos- o "¿te gusta el fútbol?". No es que quiera hablar de Chopenjauer con ellos -mi chino no me lo permitiría, por otra parte- pero creo que podemos tener un diálogo un poco más interesante...

Por último, está la forma en la que hablan con sus amigos chinos contigo delante. En vez de intentar hablar de forma un poco más sencilla, ya que hay un extranjero junto a ellos, siguen empeñados en usar el acento más castizo del que disponen, las expresiones más slang y toda clase de obstáculos para que, durante gran parte de la velada, se te ponga cara de tonto que no se entera de nada.

La verdad es que, estando en China, uno se encuentra con mucha gente de este tipo, completamente diferentes de tus amigos chinos, o tu pareja, pero que te desanimarán a la hora de intentar entender el país. Lo importante es pensar que no todos son así, y que, quizá con el tiempo, ellos se den cuenta de que para que los extranjeros no siempre estén criticando a China -que es lo que piensan ellos que hacemos- es importante una actitud algo más abierta.

Enlace Permanente

Por ahora hay 17 comentarios


Hintercanvio cultural, capítulo I:
¿quién desconoce a quién?

13 de Enero, 2009, 0:01


Recientemente se publicaron los resultados de una encuesta llevada a cabo entre los chinos sobre lo que conocen de la cultura española, resultados que se publicaron bastante en la prensa hispana (aquí y aquí, por ejemplo). Un sondeo en el que, como cabía esperar, se descubrió que lo que los naturales de este país identifican más con España es el fútbol y los toros, pese a que en 2007 se organizó un Año de España en China para intentar acabar con el tópico. En fin, nada nuevo bajo el sol...

A mí siempre me gusta dar una vuelta de tuerca a esas informaciones, así que opino que no puede esperar España algo mejor: ante el desinterés que los españoles sienten en general por China, ¿es justo querer que los chinos luego se vuelvan locos por lo español?

La cultura suele ser bidireccional: para que te conozcan tienes tú que conocer. Si no hay intercambio, nos desconoceremos siempre. Y ¿qué conocemos los españoles de China? Si damos la espalda a esa cultura, ¿queremos que ella nos tenga en su lista de favoritos?

Ya sé que no todos los españoles pasan olímpicamente de China -no tú, estimado lector-, pero mayoritariamente hay bastante desinterés, e incluso rechazo, a lo chino. Muchos españoles sólo piensan en China en términos negativos (productos malos y horteras, violaciones de derechos humanos, censura) o erróneos (¿es de ahí el sushi? ¿y el sumo?). Yo, trabajando en un medio de comunicación, a veces escribo cosas tópicas pero otras no, y a veces escribo cosas negativas y otras no. Invariablemente, las noticias que escribo que tienen más eco son casi únicamente las tópicas y las negativas. Y no creo que ocurra lo mismo con otros lugares: África, por ejemplo, está llena de regímenes dictatoriales, pero sus noticias -las pocas que hay- a veces hablan de proyectos de cooperación, de intentos de desarrollo... India es un caos político y social, pero en los diarios aparece mucho como destino de viajes o por su riqueza cultural. De Estados Unidos lo mismo: a pocos nos puede gustar su intervencionismo en medio mundo, pero a muchos nos flipa su cultura, y eso se refleja en la información, que no siempre es buena pero tampo es siempre mala. ¿Por qué no pasa todo esto con China? La culpa es en parte china (ellos mismos se cierran mucho al exterior), pero también de pa
íses como España.

Son, por ejemplo, muy pocos los españoles que vienen a China a estudiar el idioma. Y menos todavía los que vienen a mostrar su arte, su música, esos españoles que pueden traer ese intercambio cultural que hace falta para que los chinos conozcan España y los españoles China. Es verdad que a veces las autoridades no se lo ponen fácil a los que quieren venir, pero ¿quién lo ha intentado? Sólo unos pocos artistas subvencionados -ya sabemos que en España son muchos- porque el resto no se atreven, o no pueden, o no quieren.

Las comunidades españolas en China no ayudan demasiado, y aquí no voy a tirar yo la primera piedra porque yo mismo soy culpable de ello. Muchas veces, los españoles acabamos formando aquí grupos de amistades españolas y latinas, con lo que nos cerramos a la cultura y la sociedad de China. Es cierto que los chinos son a veces algo cerrados y tímidos con el extranjero -mañana prometo publicar algo relacionado con esto-, pero también es verdad, y no lo neguemos porque todos los extranjeros nos conocen, que los españoles somos especialistas de crear "pandillas de españoles" en Londres, en Bruselas, en Roma, en Shanghai y donde haga falta. El otro día una irlandesa me hablaba de españoles, y lo primero que le fue a la mente no fueron ni el fútbol, ni los toros, sino que todos los españoles de Dublín van siempre juntos y no les gusta mucho hablar inglés. Vale, no lo dice por ti, pero lo dice por muchos.

Si queremos que conozcan España, nosotros hemos de conocer el mundo. Creo que somos uno de los países menos cosmopolitas del mundo, y bueno, podemos tal vez ser felices así, pero luego no nos quejemos de que los chinos sólo conocen a Xavi y José Tomás.

Enlace Permanente

Por ahora hay 22 comentarios


No me hables en ese tono

12 de Enero, 2009, 0:01





En los comentarios de un post reciente hubo quien nombró la lengua cantonesa, lo cual me da pie a hablar de ella en el post de hoy. Y como prometí, a hablar mal de ella, y que Bruce Lee me perdone.

El cantonés es el dialecto que se habla en la provincia china de Cantón (Guangdong), y también en Hong Kong, Macao y muchas comunidades de emigrantes chinos en el extranjero, ya que muchos cantoneses emigraron a América, el sureste de Asia y otros lugares en los siglos XIX y XX. No sé si técnicamente el cantonés es un idioma, una lengua, un dialecto o qué, porque las definiciones europeas a veces son difíciles de aplicar a la situación lingüística de China. Cantonés y mandarín suenan muy diferentes, como lenguas de familias distintas, pero en realidad tienen muchos puntos en común y por escrito son prácticamente idénticos (con el matiz de que en China usan la escritura simplificada y en Hong Kong-Macao la tradicional, que en el fondo no son tan diferentes).

La influencia de los emigrantes cantoneses en otros países -y del cine de Hong Kong, por qué no decirlo- ha hecho que los extranjeros conozcamos muchas cosas de China por su nombre cantonés, en lugar de por su pronunciación en mandarín, el idioma oficial.

Así, todos conocemos el kung fu, nombre cantonés de un arte marcial que en mandarín se dice "wushu". Muchos conocen el wok, sartén que en mandarín se dice "guo". Por supuesto, la pronunciación cantonesa del Puerto Fragante (Hong Kong) se ha impuesto al mandarín Xiang Kang. Y también pasa en el caso del dim sum, las comiditas que les gustan a hongkoneses y cantoneses, que en mandarín se dicen "dian xin". Dentro de esas comidas, muchos conocen el wonton, pronunciación cantonesa del "hun dun" mandarín.


Por otro lado, el padre de la República de China, el cantonés Sun Zhongshan, es más conocido en el mundo por su nombre pronunciado en cantonés, Sun Yat-sen.

Dicho lo cual, he de reconocer que el cantonés es una lengua, o un idioma, o lo que sea, que no me gusta nada como suena. Imagino que ayuda a ello el que no entienda nada de lo que dice la gente -el mandarín también me sonaba raro antes de estudiarlo, algo que he superado más o menos- pero ello no me ayuda a que me suene mejor. Todas las frases cantonesas me parecen iguales, y esa terminación final de esas frases, como alargando la última sílaba, me pone frenético. No entiendo además como un idioma con nueve tonos -según como entones una sílaba tiene un significado u otro, como el mandarín- puede sonarme tan monótono. Hablando con algunos extranjeros de Cantón y Hong Kong, me he encontrado con opiniones similares a la mía, aunque en los comentarios de este blog ya se ha visto que no todo el mundo piensa igual.

Quizá ha ayudado en mi animadversión el hecho habitual de que cuando uno está estudiando y dejándose parte de su cerebro en el aprendizaje de chino, siempre hay algún profesor que comenta: "No os quejéis de que el chino es difícil con sus cuatro tonos, ¡peor es el cantonés, que tiene nueve!".

En todo caso, muchos chinos mandarinohablantes no opinan lo mismo que yo: para ellos el cantonés, aunque no lo hablen, es el idioma de la moderna y cosmopolita Hong Kong, tierra del pop y el cine que más gusta a los jóvenes, así que no son pocos los que se aprenden unas palabritas o incluso canciones en cantonés.

Además, los cantonesohablantes aseguran que su pronunciación es una de las más antiguas de China, y que hace siglos en casi todo el país se hablaba de forma similar a como lo hacen ahora ellos, que han sabido por tanto mantener mejor el chino original. Ahora ya se ha perdido mucho ese presunto chino original, por la normalización que supuso la adopción del mandarín a partir del dialecto pequinés. Afortunadamente, pienso yo, pero no todos opinarán lo mismo.

Enlace Permanente

Por ahora hay 39 comentarios


No es una panadería,
es una pandadería

9 de Enero, 2009, 0:01

Antes de viajar a España, en el Mercado de la Seda de Pekín, descubrí esta tiendecilla dedicada íntegramente a la venta de peluches de osos panda:


No es la única que se dedica sólo a este peluche en concreto, pues que yo sepa hay al menos otra muy similar -pero más grande y menos densa- en la Terminal 3 del Aeropuerto de Pekín. Creo que hasta hace poco se dedicaba a la venta de marketing olímpico, pero acabados los JJOO hay que buscarse la vida.

Otra pandadería, más "alternativa", es la tienda que el artista chino Bandi Panda (un señor obsesionado con estos animales) tiene en el distrito artístico 798. No es fácil encontrarla entre los cientos de galerías de la zona, pero preguntando se llega a Roma.


Enlace Permanente

Por ahora hay 10 comentarios


Anillos de hierro

8 de Enero, 2009, 0:01

Durante muchos años, contemplando el plano de Pekín,


me sentí hipnotizado por un extraño círculo que las vías de tren forman en el noreste de la ciudad, una circunferencia aparentemente casi perfecta.


Ahora que tenemos Guguelmaps, podemos comprobar que, en efecto, hay un círculo bastante bien confeccionado en esa zona.


Ese círculo, y el barrio que lo rodea, se llama Huantie, que traducido literalmente significa, como no podía ser de otra forma, "anillo de hierro" o "círculo de hierro". Dos amigos españoles que viven allí me explicaron el porqué de su existencia. Al parecer, en ese circuito se prueban los trenes chinos para ver si funcionan bien antes de echarlos a andar por esas vías de dios.

Por tanto, los trenes que suelen ir por esa vía suelen ir bastante vacíos, y es frecuente que circulen a grandes velocidades, para probarlos en condiciones extremas. No sólo locomotoras normales, sino también trenes de alta velocidad, si el ancho de la vía lo permite.

La zona de Huantie es bastante deprimida, un suburbio muy humilde donde viven emigrantes rurales. Mis amigos españoles me lo describen con frecuencia como un lugar algo fronterizo, con prostíbulos para camioneros, casas muy pequeñas y pobres similares a las chabolas españolas, karaokes de perdición y gente que cocina a los animales que atropellan a veces los trenes en la vía, sea cual sea la especie. En fin, a pocos kilómetros de donde yo vivo, parece que hay una China muy diferente...

Enlace Permanente

Por ahora hay 12 comentarios


Cuidado Obregón,
que llega competencia

7 de Enero, 2009, 0:01

Hoy quería escribiros un post sobre las relaciones económicas y comerciales entre China y Rumanía en el siglo XIX.

Desgraciadamente, o quizá no, un acontecimiento ha sacudido la actualidad china y ha obigado a trastocar los planes de muchos blogs como el mío:

¡Los paparazzi han logrado un posado robado de Zhang Ziyi! Con su marido, el israelí ese que se llama Vivi, o algo así. (Vivi y Ziyi, qué pareja más poco seria).

Os pongo unas fotos para sazonar el post, aunque podéis ver muchas más, y mucho peores, en ChinaSmack.

Primero, las fotos que publicaría el Hola...


...y ahora, las que pondría el Qué Me Dices!: posturistas raras...


Zhang iniciando un topless y oliéndose que algo raro está pasando...


...y finalmente, ¡hop! Hucha al aire.


Bueno, y después, Vivi haciendo cosas raras que se prestan a muchos chistes soeces.

La gracia de todo este asunto, aparte de que le hayamos podido ver el culete a nuestra querida Ziyi, es que las fotos han salido justo los días en los que China anunciaba más controles al contenido "amoral" en Internet, es decir, más censura de ésa que en el país nunca tiene fin. Huelga decir que las barreras no han podido impedir que las fotos de Ziyi hayan invadido el Internet chino. Ya era hora de que en China supieran lo que sentimos en España cuando abrimos en agosto las páginas del Interviú.

Enlace Permanente

Por ahora hay 22 comentarios


Desbiérdade, hijo de Buda

5 de Enero, 2009, 0:01




Hace dos años, escribí aquí un artículo sobre el tópico de que los chinos cambian las erres por eles al hablar. Señalé que, aunque se tiende a caricaturizar este problema de pronunciación, algo de verdad hay en él, por la sencilla razón de que la erre es difícil de pronunciar para los hablantes de idiomas donde no existe ese sonido, el mandarín entre ellos.

Hoy os quería hablar de otras dificultades de pronunciación que tienen los chinos que estudian español, no tan conocidas ni tan imitadas en los tebeos, pero que también pueden dar lugar a equívocos.

Los chinos, por ejemplo, tienen muchas dificultades en diferenciar nuestro sonido "t" -ta te ti to tu- de nuestro sonido "d" -da de di do du-. Para ellos son prácticamente iguales, pues en su idioma la diferencia entre ambas letras es mayor: la d de "Deng Xiaoping", por ejemplo, la pronuncian un poco más fuerte que nosotros (más o menos como nuestra t), mientras que la t de "Tiananmen", por ejemplo, la pronuncian como los ingleses, como echando más aire al hacerlo. (Que me personen los especialistas, pero es que mis conocimientos de la jerga fonética son nulos).

Algo similar ocurre con la pareja de sonidos p-b. Para los chinos es difícil diferenciarlos en español, pues su sonido p es como en el idioma inglés, con más aire. La b de "Beijing" suena muy similar a nuestra p -no en vano transformamos su Beijing en Pekín-, y es menos sonora que la p de "pingguo" (manzana).

Principal consecuencia de este problema de pronunciación: a lo mejor a un chino que estudia español le dices que escriba en nuestro idioma "hijo de Buda" y el pobre te acaba poniendo algo muy feo sobre el papel.

Las parejas de sonidos españoles ere-ele y ga-ca también causan problemas en los chinos, aunque creo que son los dos anteriores los que más confusión les crean. Si tenéis amigos chinos que estudian castellano, y os intercambiáis SMSs, emails, o habláis por el chat, descubriréis que a la hora de escribir nuestro idioma sus principales dificultades están allí.

Lo más normal es que pongan des y bes donde tendría que haber tes y pes (lo contrario es menos habitual).
A veces parece que escriban como si estuvieran desfdiados, con tantas des y bes, lo cual le da cierta comicidad a sus textos, comicidad que no quiere decir que me burle de ellos, que conste.

Enlace Permanente

Por ahora hay 30 comentarios


Lávalo

1 de Enero, 2009, 0:01

Creo que la característica cultural que más nos asemeja a chinos y españoles es la siguiente: cada vez que un súbdito de uno u otro país ve un coche cubierto de roña, sus genes le fuerzan irremediablemente a escribir con el dedo algo en el auto, a ser posible de talante gracioso pero con cierto toque de mala baba.

Una muestra de ello se encuentra en el compaun donde trabajo -compaun es una palabra que cuando vives en Pekín has de dominar, y que no sé cómo se traduce al español-, donde hay dos automóviles que llevan bastante tiempo parados a la intemperie,y se han convertido en vehículo para la expresión callejera.

Uno de ellos es éste,


en cuyo capó se han escrito varias cosas, por ejemplo "¿Vendes el coche?", aludiendo a que el dueño del carro no parece estar muy interesado en mantenerlo.


O "¿Lo quieres?", ahondando en el mismo tema.


También aparecen en el capó las inscripciones "Ay, no es fácil" y "Xiaopenr", que tal vez aluden a la dificultad de mantener un auto con lo cara de la gasolina y al nombre del autor de los graffittis. O tal vez no...


El otro coche algo abandonado del compaun, muy cerca del anterior, es éste,


y las alusiones a la posible venta del vehículo olvidado se repiten.


"¿Lo vendes?"


A la vista de sólo dos autos polvorientos en China, no es posible todavía sentar jurisprudencia, pero con esta superficial experiencia creo entender que los chinos, en vez del tradicional chiste español de "lava el coche, cacho guarro", suelen utilizar otro chiste, básicamente traducible como "vende el coche si no lo quieres, por dios".
Con lo polvorienta y arenosa que es Pekín las posibilidades de grafitear autos son eternas, ahora entiendo por qué no hay casi pintadas en las paredes.

Enlace Permanente

Por ahora hay 10 comentarios





Este blog -sorpresas te da la vida- recibió el premio Blasillo de Huesca 2006 al ingenio español en Internet

Y como no hay uno sin dos, fue galardonado poco después con el Premio 20 Blogs 2006 al mejor blog expatriado

Y agárrate bien a la silla, porque más de un lustro después, llegó el Premio BOBs 2012 al mejor blog en español




Archivos
Diciembre 2016 
Noviembre 2016 
Octubre 2016 
Septiembre 2016 
Agosto 2016 
Julio 2016 
Junio 2016 
Mayo 2016 
Abril 2016 
Marzo 2016 
Febrero 2016 
Enero 2016 
Diciembre 2015 
Noviembre 2015 
Octubre 2015 
Septiembre 2015 
Agosto 2015 
Julio 2015 
Junio 2015 
Mayo 2015 
Abril 2015 
Marzo 2015 
Febrero 2015 
Enero 2015 
Diciembre 2014 
Noviembre 2014 
Octubre 2014 
Septiembre 2014 
Agosto 2014 
Julio 2014 
Junio 2014 
Mayo 2014 
Abril 2014 
Marzo 2014 
Febrero 2014 
Enero 2014 
Diciembre 2013 
Noviembre 2013 
Octubre 2013 
Septiembre 2013 
Agosto 2013 
Julio 2013 
Junio 2013 
Mayo 2013 
Abril 2013 
Marzo 2013 
Febrero 2013 
Enero 2013 
Diciembre 2012 
Noviembre 2012 
Octubre 2012 
Septiembre 2012 
Agosto 2012 
Julio 2012 
Junio 2012 
Mayo 2012 
Abril 2012 
Marzo 2012 
Febrero 2012 
Enero 2012 
Diciembre 2011 
Noviembre 2011 
Octubre 2011 
Septiembre 2011 
Agosto 2011 
Julio 2011 
Junio 2011 
Mayo 2011 
Abril 2011 
Marzo 2011 
Febrero 2011 
Enero 2011 
Diciembre 2010 
Noviembre 2010 
Octubre 2010 
Septiembre 2010 
Agosto 2010 
Julio 2010 
Junio 2010 
Mayo 2010 
Abril 2010 
Marzo 2010 
Febrero 2010 
Enero 2010 
Diciembre 2009 
Noviembre 2009 
Octubre 2009 
Septiembre 2009 
Agosto 2009 
Julio 2009 
Junio 2009 
Mayo 2009 
Abril 2009 
Marzo 2009 
Febrero 2009 
Enero 2009 
Diciembre 2008 
Noviembre 2008 
Octubre 2008 
Septiembre 2008 
Agosto 2008 
Julio 2008 
Junio 2008 
Mayo 2008 
Abril 2008 
Marzo 2008 
Febrero 2008 
Enero 2008 
Diciembre 2007 
Noviembre 2007 
Octubre 2007 
Septiembre 2007 
Agosto 2007 
Julio 2007 
Junio 2007 
Mayo 2007 
Abril 2007 
Marzo 2007 
Febrero 2007 
Enero 2007 
Diciembre 2006 
Noviembre 2006 
Octubre 2006 
Septiembre 2006 
Agosto 2006 
Julio 2006 
Junio 2006 
Mayo 2006 
Abril 2006 
Marzo 2006 
Febrero 2006 
Enero 2006 
Diciembre 2005 
Noviembre 2005 
Sicilia 1947 

 

Blog alojado en ZoomBlog.com

Creative Commons License
Los textos de este blog están bajo una licencia de Creative Commons.

Si eres el autor de alguna de las fotos colocadas en el blog
y no deseas que sea usada aquí,
notifícamelo y la retiraré