chinochano
            El mundo chino al alcance de tu chano


Inicio


En toda la web
En Chinochano

Chinochanadas
en Feisbuk
y en Twitter




Estos posts
te pueden servir
Estudiar mandarín en China 

Encontrar trabajo en China 

Hacer negocios en China 

Buscar piso
en China
 

Encontrar hispanos en China 

Tu nombre
en chino
 

Preparar el viaje
a China
 

Clima en China 

Llamar por teléfono desde China 

Ver TV china
en español
 

Libros sobre China 

Las mejores pelis chinas 

Chino mandarín
en tu ordenador
 

Hoteles en Pekín 

Restaurantes
en Pekín
 

Bares en Pekín 


Y si quieres ahondar
en un tema, aquí tienes posts sobre...
01. Música china
o sobre China


02. Cine y TV
en China


03. Arte y literatura de China

04. Historia
de China


05. Idioma chino

06. Comer y beber en China

07. Viajes por China y alrededores

08. Política y actualidad en China

09. Vida cotidiana en China

10. Nombres y apellidos chinos

11. Pekín,
esa ciudad


12. Shanghai,
esa ciudad


13. Hong Kong y Cantón, esas ciudades

14. Tíbet y Xinjiang

15. Taiwán

16. India, el otro gigante asiático

17. Japón y Corea

18. Sureste asiático

19. Fútbol chino

20. Otros deportes en China

21. Bellezas chinas

22. Amor y sexo
en China


23. China en mapas

24. Juegos
para los lectores


25. Consultorio
para los lectores


26. Asuntos personales

27. Cosas inclasificables

 


Parece que fue ayer
(de hecho, fue ayer)

14 de Septiembre, 2009, 0:01


Tal día como ayer pero de 2001 llegué a China, así que anoche celebré en un restaurante de Pekín con viejos y nuevos amigos mi octavo chinaversario. Comí pato laqueado, por supuesto, y recordé entonces que cuando hace ocho años supe que iría a trabajar a China, llevé precisamente a mis amigos a comer pato laqueado a un restaurante de Madrid, para celebrarlo.

No es que llevar la cuenta de mi estadía china me obsesione especialmente, pero como la fecha me es bastante fácil de recordar -dos días antes de llegar a Pekín fueron los atentados de las Torres Gemelas- pues siempre me acuerdo. Además, es esencial saber el tiempo que uno lleva en Pekín porque todo el mundo, chinos y extranjeros, te lo pregunta constantemente.

Ocho años -la mitad de ellos bloguenado, que ya son ganas- es un guarismo que para los chinos, dicho sea de paso, significa prosperidad, así que voy a jugarme todos mis ahorros a la quiniela a ver qué pasa. El nueve es símbolo de longevidad e incluso de eternidad, ojo que como llegue a los nueve años igual no salgo de aquí...

En fin, numerologías rappelianas aparte, el llevar ya ocho años en Pekín me permite ya hasta contar batallitas, decir "pues en mis tiempos, Pekín era así" (o asá). Hombre, tampoco se puede afirmar tajantemente que en 2001 Pekín fuera radicalmente diferente a la ciudad que es hoy, pero sí que se pueden detectar numerosos cambios, echando la vista atrás.

Por ello, especialmente dedicada a los recién llegados a Pekín, y para celebrar mi octavo aniversario, va esta lista de cuandollegués:

- Cuando llegué, los taxis eran rojos y los había de dos precios, los caros (1,60 yuanes por kilómetro) y los baratos (1,20 yuanes). (Hoy son de dos colores, uno obligatoriamente amarillo, y valen todos 2 yuanes por km).

- Cuando llegué, los extranjeros sólo podíamos vivir en zonas especialmente designadas para nosotros, como el Hotel de la Amistad, donde vivía yo. Pero ya podíamos usar yuanes para comprar (en los 90 los extranjeros usaban una moneda especial para ellos).

- Cuando llegué, casi no había edificios con fachadas acristaladas, ni rascacielos. En Guomao, que hoy parece Manhattan, sólo estaban las dos torres negras que dan nombre a la zona.

- Cuando llegué, había dos líneas de metro (hoy hay seis o siete). Y era más caro que ahora.

- Cuando llegué -PUBLICIDAD-PUBLICIDAD-PUBLICIDAD- el único medio de comunicación en español que trabajaba en Pekín era la Agencia Efe.

- Cuando llegué, había un barrio de uigures en la zona donde están ahora las tres jorobas, e incluso podías ver a éstos hacer la matanza de los corderos en plena calle.

- Cuando llegué, apenas había españoles viviendo en Pekín, o por lo menos me costó mucho tiempo encontrarlos.

- Cuando llegué, la ciudad se acababa de enterar de que iba a organizar unos Juegos Olímpicos, por lo que aún no se sabía cómo iban a ser los estadios.

- Cuando llegué, la gente escupía por la calle haciendo mucho ruido (bueno, ahora sigue habiendo esto, pero os garantizo que es un 5 por ciento de lo que había entonces).

- Cuando llegué, muchos autobuses tenían el suelo de madera. Hacer cola para entrar en ellos era considerado un gesto de mala educación, lo correcto era entrar a empujones.

- Cuando llegué, no había apenas artistas underground (ahora en las afueras -798 y demás- das una patada y saltan 30).

- Cuando llegué, las mujeres llevaban los pies diminutos, los hombres llevaban coleta y te podías pasear en rickshaw tirados por coolies descalzos (ésta es broma, ¡que llegué en 2001, no en 1901!).

Supongo que muchos podrían hacer una lista similar de su propia ciudad, pues ocho años dan para mucho, pero bueno, como la prensa siempre dice que China cambia tan rápido, la he incluido para que juzguéis si es así o no.

Yo, sinceramente, creo que Pekín no ha revolucionado su aspecto pero sí lo ha mejorado, ahora es más amable y vivible, aunque todavía no alcanza los niveles de habitabilidad de muchas otras ciudades que conozco. Tiene más árboles y más zonas "bohemias" para los jóvenes, y creo que en este tiempo -y aquí igual me dejo llevar por la pasión- ha conseguido arrebatar a Shanghai el trono de "ciudad preferida por los extranjeros". Veremos cómo está la cosa en el 2017.

Enlace Permanente

Por ahora hay 28 comentarios





Este blog -sorpresas te da la vida- recibió el premio Blasillo de Huesca 2006 al ingenio español en Internet

Y como no hay uno sin dos, fue galardonado poco después con el Premio 20 Blogs 2006 al mejor blog expatriado

Y agárrate bien a la silla, porque más de un lustro después, llegó el Premio BOBs 2012 al mejor blog en español




Archivos
Diciembre 2016 
Noviembre 2016 
Octubre 2016 
Septiembre 2016 
Agosto 2016 
Julio 2016 
Junio 2016 
Mayo 2016 
Abril 2016 
Marzo 2016 
Febrero 2016 
Enero 2016 
Diciembre 2015 
Noviembre 2015 
Octubre 2015 
Septiembre 2015 
Agosto 2015 
Julio 2015 
Junio 2015 
Mayo 2015 
Abril 2015 
Marzo 2015 
Febrero 2015 
Enero 2015 
Diciembre 2014 
Noviembre 2014 
Octubre 2014 
Septiembre 2014 
Agosto 2014 
Julio 2014 
Junio 2014 
Mayo 2014 
Abril 2014 
Marzo 2014 
Febrero 2014 
Enero 2014 
Diciembre 2013 
Noviembre 2013 
Octubre 2013 
Septiembre 2013 
Agosto 2013 
Julio 2013 
Junio 2013 
Mayo 2013 
Abril 2013 
Marzo 2013 
Febrero 2013 
Enero 2013 
Diciembre 2012 
Noviembre 2012 
Octubre 2012 
Septiembre 2012 
Agosto 2012 
Julio 2012 
Junio 2012 
Mayo 2012 
Abril 2012 
Marzo 2012 
Febrero 2012 
Enero 2012 
Diciembre 2011 
Noviembre 2011 
Octubre 2011 
Septiembre 2011 
Agosto 2011 
Julio 2011 
Junio 2011 
Mayo 2011 
Abril 2011 
Marzo 2011 
Febrero 2011 
Enero 2011 
Diciembre 2010 
Noviembre 2010 
Octubre 2010 
Septiembre 2010 
Agosto 2010 
Julio 2010 
Junio 2010 
Mayo 2010 
Abril 2010 
Marzo 2010 
Febrero 2010 
Enero 2010 
Diciembre 2009 
Noviembre 2009 
Octubre 2009 
Septiembre 2009 
Agosto 2009 
Julio 2009 
Junio 2009 
Mayo 2009 
Abril 2009 
Marzo 2009 
Febrero 2009 
Enero 2009 
Diciembre 2008 
Noviembre 2008 
Octubre 2008 
Septiembre 2008 
Agosto 2008 
Julio 2008 
Junio 2008 
Mayo 2008 
Abril 2008 
Marzo 2008 
Febrero 2008 
Enero 2008 
Diciembre 2007 
Noviembre 2007 
Octubre 2007 
Septiembre 2007 
Agosto 2007 
Julio 2007 
Junio 2007 
Mayo 2007 
Abril 2007 
Marzo 2007 
Febrero 2007 
Enero 2007 
Diciembre 2006 
Noviembre 2006 
Octubre 2006 
Septiembre 2006 
Agosto 2006 
Julio 2006 
Junio 2006 
Mayo 2006 
Abril 2006 
Marzo 2006 
Febrero 2006 
Enero 2006 
Diciembre 2005 
Noviembre 2005 
Sicilia 1947 

 

Blog alojado en ZoomBlog.com

Creative Commons License
Los textos de este blog están bajo una licencia de Creative Commons.

Si eres el autor de alguna de las fotos colocadas en el blog
y no deseas que sea usada aquí,
notifícamelo y la retiraré