chinochano
            El mundo chino al alcance de tu chano


Inicio


En toda la web
En Chinochano

Recibe chinochano
en tu correo

Mándame un email,
que es gratis:


Chinochanadas
en Feisbuk
y en Twitter




Estos posts
te pueden servir
Estudiar mandarín en China 

Encontrar trabajo en China 

Hacer negocios en China 

Buscar piso
en China
 

Encontrar hispanos en China 

Tu nombre
en chino
 

Preparar el viaje
a China
 

Clima en China 

Llamar por teléfono desde China 

Ver TV china
en español
 

Libros sobre China 

Las mejores pelis chinas 

Chino mandarín
en tu ordenador
 

Hoteles en Pekín 

Restaurantes
en Pekín
 

Bares en Pekín 


Y si quieres ahondar
en un tema, aquí tienes posts sobre...
01. Música china
o sobre China


02. Cine y TV
en China


03. Arte y literatura de China

04. Historia
de China


05. Idioma chino

06. Comer y beber en China

07. Viajes por China y alrededores

08. Política y actualidad en China

09. Vida cotidiana en China

10. Nombres y apellidos chinos

11. Pekín,
esa ciudad


12. Shanghai,
esa ciudad


13. Hong Kong y Cantón, esas ciudades

14. Tíbet y Xinjiang

15. Taiwán

16. Fútbol chino

17. Otros deportes en China

18. Bellezas chinas

19. Amor y sexo
en China


20. Asuntos personales

21. China en mapas

22. Consultorio
para los lectores


23. Juegos
para los lectores


24. Cosas inclasificables

Archivos
Abril 2014 
Marzo 2014 
Febrero 2014 
Enero 2014 
Diciembre 2013 
Noviembre 2013 
Octubre 2013 
Septiembre 2013 
Agosto 2013 
Julio 2013 
Junio 2013 
Mayo 2013 
Abril 2013 
Marzo 2013 
Febrero 2013 
Enero 2013 
Diciembre 2012 
Noviembre 2012 
Octubre 2012 
Septiembre 2012 
Agosto 2012 
Julio 2012 
Junio 2012 
Mayo 2012 
Abril 2012 
Marzo 2012 
Febrero 2012 
Enero 2012 
Diciembre 2011 
Noviembre 2011 
Octubre 2011 
Septiembre 2011 
Agosto 2011 
Julio 2011 
Junio 2011 
Mayo 2011 
Abril 2011 
Marzo 2011 
Febrero 2011 
Enero 2011 
Diciembre 2010 
Noviembre 2010 
Octubre 2010 
Septiembre 2010 
Agosto 2010 
Julio 2010 
Junio 2010 
Mayo 2010 
Abril 2010 
Marzo 2010 
Febrero 2010 
Enero 2010 
Diciembre 2009 
Noviembre 2009 
Octubre 2009 
Septiembre 2009 
Agosto 2009 
Julio 2009 
Junio 2009 
Mayo 2009 
Abril 2009 
Marzo 2009 
Febrero 2009 
Enero 2009 
Diciembre 2008 
Noviembre 2008 
Octubre 2008 
Septiembre 2008 
Agosto 2008 
Julio 2008 
Junio 2008 
Mayo 2008 
Abril 2008 
Marzo 2008 
Febrero 2008 
Enero 2008 
Diciembre 2007 
Noviembre 2007 
Octubre 2007 
Septiembre 2007 
Agosto 2007 
Julio 2007 
Junio 2007 
Mayo 2007 
Abril 2007 
Marzo 2007 
Febrero 2007 
Enero 2007 
Diciembre 2006 
Noviembre 2006 
Octubre 2006 
Septiembre 2006 
Agosto 2006 
Julio 2006 
Junio 2006 
Mayo 2006 
Abril 2006 
Marzo 2006 
Febrero 2006 
Enero 2006 
Diciembre 2005 
Noviembre 2005 
Sicilia 1947 


Mis posts
favoritos
Principios fundacionales de Chinochano 

El birrograma 

China conquista
el mundo
 

China rebautizada 

Un país de 5 

Etnias de China 

¡¡Me llamo
Josep Lluis!!
 

Pongamos que hablo de Pekín 

Gracias a la China 

Gripe pekinar 

Alfabeto chino 

El post más polémico 

Agujeros 

Aprende a ligar
con Richar
 

Una vez
fui activista
 

¿Te quedas
o te vas?
 

Colección de objetos superfluos 

China élfica 

Las cabezas de YSL 

Der Untergang
aus Kochinnen
 

Triciclos de China 

Hasta el infinito
y más allá
 

Supermegaofensivo 

Sindicación (RSS)
Artículos
Comentarios



Publicidad

Photobucket - Video and Image Hosting

Photobucket - Video and Image Hosting

 


Noviembre del 2009


Semana de Shanghai en Chinochano:
I - Camino a la Expo

30 de Noviembre, 2009, 0:01

Como vivo en Pekín, suelo tender a ignorar, olvidar, menospreciar e incluso negar la existencia de Shanghai, la mayor ciudad de China, pese a que en el extranjero es tan conocida o más que la capital olímpica. Voy a intentar compensar esto dedicando esta semana el blog a la Perla de Oriente, aprovechando que hace unos días estuve en ella e inmortalicé el lugar con el tomavistas.


Shanghai está actualmente en un marasmo constructivo tan notable o incluso mayor que el que Pekín soportó antes de los Juegos Olímpicos, ya que la ciudad celebra el año que viene una Exposición Universal, la primera que habrá en China. Una Expo puede que no sea tan mediática como unos JJOO (pocos se acordarán de dónde fueron las anteriores, quitando la de Sevilla en el 92 o la de Zaragoza el año pasado) pero dura bastante más (la de Shanghai será de seis meses), atrae más turismo y es también un evento bastante importante, no sólo en lo expositivo sino también en lo económico y de cara a hacer más conocido el lugar internacionalmente.

Con la inestimable ayuda de mi amigo y colega José, a quien la vida le ha destinado a vivir entre grandes metrópolis futuristas (vive en Shanghai, nació en Alcorcón), fui a ver las obras de esta Expo, y menos mal que él me acompañó porque si no no me hubiera enterado de que el mejor lugar para verlas es el Puente de Lupu, uno de los que cruzan el río Huangpu.


El puente, como podéis ver, se parece un poco a ese tan famoso que hay en Sidney Poitier, y destaca por el hecho de que puedes subir por unas escaleras a la parte más alta de sus semicírculos, con lo que la vista es espléndida, aunque un poco grisácea por culpa de la sempiterna contaminación (incluso en un día azul como el que hacía cuando fuimos). Diría que casi es mejor la vista que hay cuando se sube por el puente que la de arrriba del todo.


CUANDOSESUBE


ARRIBADELTODO


Desde allí se puede ver, a ambos lados, lo que se está trabajando en la Expo, que sobre todo estará en Pudong (la parte oriental de la ciudad, tomando el río como referencia) pero también tendrá alguna cosilla en el occidental Puxi.

Está ya muy avanzado el Pabellón de China, que será una de las grandes atracciones arquitectónicas de la Expo con su forma de pirámide invertida, o por lo menos eso quieren los organizadores.


También se ve ya muy destacado el salón de actos (creo que es eso pero no estoy cien por cien seguro), con aspecto de chirla gigante.


Al otro lado del puente se ven muchos de los pabellones de los distintos países, todos ellos aún en andamios, incluyendo el español, que está muy bien situado (en la orilla del río) y ya comienza a mostrar que va a ser uno de los más curiosos en cuanto a forma:


Así será el pabellón cuando terminen de hacerlo, si todo va bien y no hay imprevistos. Estará recubierto de ¡mimbre!


Por lo demás, la ciudad parece igual de obsesionada con la Expo como nosotros lo estuvimos con las Olimpiadas en Pekín. Por todas partes hay carteles que anuncian la magna muestra, y sobre todo muchos Haibaos, que es el nombre que le han puesto a la mascota oficial. (Haibao = "Tesoro Marino")


En la Plaza del Pueblo

En el Puente de Lupu

Mucha gente dice que se asemeja demasiado a la mascota de la Expo 2008 de Zaragoza, pero a mí, la verdad, me parece que sólo coinciden en el color y que la gente anda un poco obsesionada con eso de que los chinos son unos copiones.

La ciudad, como ya he dicho al principio, está inmersa en obras, no sólo en el recinto de exposiciones sino también en su centro, con el fin de embellecerlo de cara a los turistas que llegarán el año que viene. Debido a ello, ahora no se puede caminar por el paseo fluvial, desde el que se ven tan bien los rascacielos y, al otro lado, el Bund, los bancos y hoteles de la época colonial. Si alguno tenéis pensado ir a Shanghai, os recomiendo que, si podéis, esperéis a marzo, que con la Expo empezada estará todo eso mucho más transitable.




Otra cosa: las entradas para la Expo, pregunté por ellas y me dijeron que más o menos hasta el Año Nuevo Chino (14 de febrero) no se venden en las Expotiendas que se han montado para la ocasión. Sin embargo, Maikel Nait me dice en los comentarios que en las oficinas de correos shanghainesas ya las venden. Hoy preguntaré en una pequinesa.

Enlace Permanente

Por ahora hay 10 comentarios

Escribe aquí tu comentario
(Comments in Chinese or English
are also welcome)

Referencias (0)

Compárteme en Facebook, Twitter, Menéame
y otros lugares pulsando aqui: Bookmark and Share



Matemática climática

27 de Noviembre, 2009, 0:01



Hombre, hoy tengo una oportunidad de oro para demostrar que no siempre salgo en defensa de China, como a veces dicen algunos comentaristas que no comparten mi misma opinión en algunos asuntos. Hoy por fin demostraré que mi verdadera intención con este blog es llevar la contraria como el cabezón que soy
matizar o moderar un poco las opiniones excesivamente negativas o positivas que a veces proliferan cuando se habla de China.

Digo esto porque ayer, después de que China anunciara que iba a recortar hasta un 45 por ciento su intensidad de carbono para 2020, muchos medios, incluso algunos habitualmente muy críticos con China, celebraron el anuncio como si fuera la salvación, la panacea para hacer frente al cambio climático.

No me parece mal que los medios se pongan optimistas ante el anuncio chino, porque de hecho eso es lo que hace falta, optimismo, de cara a la importantísima Cumbre de Copenhague que se celebra en diciembre, y en la que la humanidad se juega ni más ni menos que su superviviencia como especie. De hecho, hace unos días, tras unas declaraciones de un señor estadounidense que tampoco es que mande mucho, muchos medios dieron por fracasada la cumbre un mes antes de que comenzara, algo que en mi opinión fue prematuro, agorero, un poco cenizo y poco oportuno para calentar el ambiente de cara a la cumbre ambiental.

Bueno, el caso es que del pesimismo exacerbado de hace unos días se ha pasado al optimismo exacerbado, después de que EEUU anunciara un recorte del 17 por ciento de sus emisiones el miércoles y que China, un día después (el timing no fue casual para nada) anunciara esos citados objetivos del 45 por ciento. Entre China y EEUU emiten el 40 por ciento del dióxido de carbono mundial, el principal causante del efecto invernadero, así que el hecho de que los dos muevan ficha a 10 días de Copenhague no es para nada baladí.

Sin embargo, como dije al principio, me gustaría llevar la contraria matizar algo tras el optimismo ante el anuncio de China, ya que los chinos, taimados reyes de las negociaciones y grandes vendedores de lo que haga falta vender, han sido bastante pícaros en esta ocasión, anunciando a bombo y platillo algo que es posible que no sea para tanto.

A simple vista, quizá algunos hayan pensado que lo que China promete es reducir un 45 por ciento sus emisiones de dióxido de carbono. De hecho, muchos periódicos, tanto chinos como de otros países, así lo afirmaron.

Sin embargo, lo que China ha prometido disminuir no son exactamente las emisiones, sino un concepto algo más complicado que se llama intensidad de carbono.

La intensidad de carbono es un número que se obtiene dividiendo las emisiones de dióxido de carbono de un país por su Producto Interior Bruto. O dicho en otras palabras:



                                               caquita de las fábricas
Intensidad de carbono =     _____________________________
                                               
                                               dinero que tiene un país


Como China ha prometido reducir ese número, podría parecer a simple vista que va a disminuir la contaminación y ya, pero ojo, porque para disminuir el resultado de una división se puede disminuir el numerador (en este caso, el dióxido de carbono), pero también es posible lograrlo aumentando el denominador (en este caso, el dinero).

Es decir, que si China aumenta mucho su PIB, su riqueza, podrá lograr lo que ha prometido sin disminuir la ponzoña que echen las chimeneas, o lo que es peor, incluso aumentándola, siempre que no aumente el dióxido de carbono tan rápido como suba su PIB.

Ejemplificando con números más pequeños de los que son en realidad: supongamos que China emite 100 toneladas de dióxido de carbono y que su PIB es de 20 pesetas. Por tanto su intensidad de carbono es...

100 / 20 = 5

Entonces, China promete bajar un 45 por ciento esa intensidad de carbono: es decir, que el número 5 se convierta en poco más de la mitad (pongamos, a ojo, que sea 3).

Ahora supongamos que los chinos siguen creciendo mucho y logran que su PIB en 10 años se triplique. Por tanto, si tienen 20 *3 = 60 pesetas y han de lograr una intensidad de carbono 3, ¿cuánta caquita podrán soltar sus fábricas? La ecuación es sencilla:


x / 60 = 3

x = 3 * 60

x = 180



Es decir, que habiendo cumplido su promesa (llegar a 3), China, por haber crecido mucho, estará emitiendo mucho más dióxido de carbono (180 toneladas) que 10 años antes (100 toneladas).

¿Significa todo lo anterior que China está haciendo trampa? Bueno, no tanto. Quizá lo que significa es que China va a intentar crecer de forma más sostenible, es decir, que tener el doble de dinero del que tiene ahora no suponga contaminar el doble de que ahora. Crecer de forma más ordenada, más preocupada por el medio ambiente y la salud de la gente. Eso es bueno y muy positivo, pero repito: no necesariamente se va a traducir en una disminución de emisiones. Es más, lo más probable es que se traduzca en un aumento lento o un estancamiento de éstas, porque disminuir significaría probablemente cerrar industrias, y China por ahí no pasa.

Es comprensible, hasta cierto punto, que China no se comprometa abiertamente a reducir sus emisiones: su argumento, como el de otros países en desarrollo, es que son los países desarrollados los que deben liderar la reducción de emisiones, pues ellos llevan más años contaminando el medio ambiente (desde el siglo XIX) mientras que las naciones pobres como mucho llevan 30 o 40 años contaminando y deben ahora centrarse en salir de la pobreza creando industria (que contamina). Pero China debe aprender de los errores que las naciones ricas cometieron en el pasado y crecer mejor, es decir, contaminando menos, porque ahora hay muchas más tecnologías limpias que antes, muchos más métodos de filtrado y control de la polución, y se conocen los efectos negativos que la contaminación tiene a largo plazo, algo que no se sabía en 1845.

Reducir la intensidad de carbono un 45 por ciento puede estar bien, pero a mí me gustan más otras propuestas que China había lanzado con anterioridad, son más concretas y a la larga pueden ser más positivas. Una de ellas es la de fomentar las energías renovables para que éstas sean el 15 por ciento del total usadas, en un país que todavía alimenta su economía de algo tan sucio como es el carbón (un 70 por ciento de la energía que se consume en China sale de este material tan contaminante y que mata cada año alrededor de 4.000 vidas de mineros chinos). Lograr que las energías renovables (ahora deben de suponer un 5 por ciento o así) tripliquen su capacidad en China va a requerir un esfuerzo inmenso de construcción de molinos eólicos y paneles solares, pero este esfuerzo es ya palpable en China, que está construyendo estas instalaciones con una velocidad y un interés pasmosos. Pero ¡ojo! otro matiz, porque los chinos consideran la energía nuclear como renovable, así que es posible que cambien en muchos casos el carbón por el uranio, un material que no es del todo de fiar, como ya saben en Chernobil y Ascó, y que crea residuos de los que no es fácil deshacerse.

Otro esfuerzo de los chinos que parece más concreto que la dismunición de intensidad de carbono es su masivo programa de reforestación: un país con muy pocos bosques, con grandes desiertos y superpoblado -lo que supone muchos campos y ciudades inmensas- está prometiendo que en 2020 el 20 por ciento del país esté cubierto de arbolitos. Los árboles, como todas las plantas, transforman el dióxido de carbono en oxígeno, así que son perfectos en este momento. Sin embargo, lo que quiere China no es nada fácil: requiere la plantación de 60.000 millones de árboles, ahí es nada, un objetivo digno de Rajoy y que no será sencillo de cumplir (¿cuántos de los que planten en zonas desérticas sobrevivirán?). Pero la promesa está dicha de palabra por el mismísimo presidente Hu Jintao, así que por lo menos intentarlo lo intentarán.

Sobre todo este tema, uno de los más importantes que el mundo afronta -yo esto lo digo totalmente concienciado debido a mi reciente visionado del magnífico y recomendabilísimo filme 2012- quizá lo que me inquieta es que todo el mundo esté obsesionado con disminuir sólo un gas contaminante, el dióxido de carbono. Hombre, es el principal gas que emiten las industrias, y el que más contribuye al cambio climático, pero ¿por qué se olvidan del resto? En China, por ejemplo, un gas terrible del que se echan toneladas y toneladas es el dióxido de azufre, emitido sobre todo por las centrales térmicas que obtienen electricidad a partir del carbón. Es el gas que provoca la lluvia ácida, y uno de los principales causantes de ese smog
que tiene tan engrisecido al país chino. Suelten menos caquita carbónica, sí, pero también menos caquita sulfúrica, por favor.

Enlace Permanente

Por ahora hay 37 comentarios

Escribe aquí tu comentario
(Comments in Chinese or English
are also welcome)

Referencias (1)

Compárteme en Facebook, Twitter, Menéame
y otros lugares pulsando aqui: Bookmark and Share



Cómo atraer turistas chinos

25 de Noviembre, 2009, 0:01





Aquellos que hayáis viajado por China, habréis notado la extraña forma que los chinos tienen de presentar sus atractivos turísticos a los visitantes, bien a través de folletos, bien de carteles, o de viva voz a través de guías turísticos.

El lenguaje empleado, más espeso que un tazón de chocolate con cemento, es complicado de digerir por los no chinos, pero ojo, porque manejar esta peculiar forma de redacción es IMPRESCINDIBLE para lograr que un lugar sea visitado, y apreciado, por esos turistas chinos que se gastan los cuartos en souvenires y fotos con disfraz.

Independientemente de si lo que hay que presentar es la Ciudad Prohibida, los Guerreros de Terracota o el Palacio Potala de Lhasa, los chinos siguen ciertas reglas de presentación de lugares turísticos que nunca deben olvidarse. Son las siguientes:

1-Hiperbolización del lugar: Se ha de destacar su grandiosidad, recurriendo a las exageraciones si es necesario, utilizando epítetos grandilocuentes, y recordando que el lugar ostenta el récord del mundo en tal o cual cosa, aunque se trate de plusmarcas de lo más extraño e intrascendente.

2-Minuciosidad y redundancia en la descripción: El lugar ha de ser descrito en palabras sencillas pero minuciosas, contando cosas que el visitante puede ver sin necesidad de que se lo escriban en un folleto. Por ejemplo, en los folletos de la Ciudad Prohibida, es probable que ponga "se trata de un palacio de muros rojos y tejados amarillos".

3-Enumeración ad nauseam: Se han de citar cifras y más cifras en torno al lugar, desde el número de ladrillos hasta los metros cuadrados de sus cuartos de baño, con el único fin de marear al visitante con grandes números.

4-Visitas ilustres: El turista ha de ser informado –a veces con fotos- de las celebridades que con anterioridad han estado el lugar, especialmente si son políticos comunistas chinos. Si Mao Zedong estuvo allí, eso es ya el no va más.

Lo anterior es la teoría: veamos ahora un caso práctico, que de paso puede servir de sugerencia a los operadores turísticos de España o Latinoamérica que quieran llevar grupos de turistas chinos a ver los bellos monumentos de nuestra geografía. Para triunfar, habría que escribir algo así:



EL PILAR DE ZARAGOZA
(VERSIÓN PARA TURISTAS CHINOS).


El Pilar de Zaragoza es una de las obras más bellas de la arquitectura mundial, elogiada durante siglos por reyes, nobles y artistas. Su grandiosidad, su belleza y hermosura han aparecido en miles de libros, películas y revistas. En las listas de obras bellas de Europa, América y Asia el Pilar de Zaragoza aparece siempre en los primeros lugares, y todos los que la contemplan se ven sorprendidos por su magnificencia.

El Pilar de Zaragoza es la mayor basílica junto a un río del mundo, y posee la campana de bronce más grande de Europa del Sur, además del tercer pomo de puerta de hierro más pesado de los países que empiezan por E. La plaza que la rodea es la más grande de Europa, y el arzobispo que en ella imparte misa tiene las orejas más grandes de toda la Conferencia Episcopal española y parte de la portuguesa.

El Pilar de Zaragoza tiene una planta cuadrada, con una puerta para entrar que también sirve para salir, y cuatro torres, además de 16 cúpulas, veinte ventanas y 3.568 bancos para que los fieles se sienten en ellos cuando van a misa. Tiene suelo y techo, de varios colores, entre los que destacan blanco, negro, marrón, amarillo, azul, verde, rojo y ocre ajamonado. Por las ventanas entra luz, aunque en los días nublados entra poca.

El Pilar de Zaragoza tiene 13.654 metros cuadrados, de los que 6.854 corresponden a la planta central, 876 a la sacristía, 230 a la capilla de San Judas Tadeo y 976 a la oficina de medición de metros cuadrados de la basílica. Sin embargo, mediciones de 1843 opinan que los metros cuadrados totales son 13.652, y no los 13.654 antes señalados. Probablemente se debe a que al medir la capilla de San Judas Tadeo contaron 228 metros cuadrados, en vez de 230. La basílica tiene 6 confesionarios, 5 pilas bautismales, 8 puestos de venta de postales, 32 cuadros de la Virgen con la boca abierta, 78 de la Virgen con la boca cerrada, y 12.456.328 cagadas de palomas en su cubierta. La media de feligreses los domingos es de 5.432, y la media ponderada, 4.234. La raíz cuadrada del arco de su bóveda da, sorprendentemente, el mismo número que la cantidad de cirios encendidos el 13 de marzo de 1984 restada a la cifra de campanadas que se dan cuando se toca a difuntos.

El Pilar de Zaragoza fue visitado por Santiago Carrillo el 12 de junio de 1984, por Dolores Ibárruri el 6 de septiembre de 1979, por Gerardo Iglesias el 9 de noviembre de 1990 y por Paco Frutos el 31 de septiembre de 2007. También ha sido honrado con la presencia de Juan Pablo II, Tony Blair, Montserrat Caballé, Luis Aguilé, Martirio, Luis Sepúlveda y Rasputín. Goya y su amigo Lucientes también la visitaron, y pintaron, en alguna que otra ocasión.

Enlace Permanente

Por ahora hay 38 comentarios

Escribe aquí tu comentario
(Comments in Chinese or English
are also welcome)

Referencias (0)

Compárteme en Facebook, Twitter, Menéame
y otros lugares pulsando aqui: Bookmark and Share



Souvenir carnavalesco

23 de Noviembre, 2009, 0:01



China no celebra Carnavales (fiesta que, aunque a veces no lo parezca, es cristiana) y sólo en los últimos tiempos, por influencia hollywoodiense, está empezando a celebrar en las discotecas y bares nocturnos el Halloween, por ahora más bien reducido al círculo de expatriados.

En consecuencia, disfrazarse es poco habitual en China, o por lo menos disfrazarse en plan festivo e irreverente. Sin embargo, hay una especial ocasión en la que los chinos a veces se disfrazan, y es cuando van de turismo a algún sitio de su país.

Esto se debe a que en las zonas de venta de souvenirs de cualquier monumento o lugar famoso de China es cuasi obligatoria la presencia de fotógrafos que ofrecen a los turistas una foto junto a su monumento favorito disfrazado de algo que tenga que ver con ese lugar o un traje de época. Siempre disponen de un probador y un armario con varios disfraces para que el viajero elija el que más rabia le dé.

En la Ciudad Prohibida, el Palacio de Verano y otros lugares imperiales de Pekín, lo típico es disfrazarse de emperador, con la túnica amarilla de rigor, o de concubina de traje rojo. Yo mismo lo hice cuando acababa de llegar a Pekín, hace ocho años (aclaro que me disfracé de emperador, no de concubina).


Shaquille O'Neal decidió imitar las costumbres chinas
en una visita a la Gran Muralla.



En los lugares célebres para el comunismo, como sitios donde se celebraron importantes congresos, donde el Partido Comunista logró victorias militares, etc, lo suyo es vestirse de soldado del Ejército Rojo, o incluso de Mao Zedong, para hacerse una foto allí como si se regresará a los años 40.

No creáis que los chinos sólo se visten de soldado ganador, pues hay lugares como Nanjing (capital china antes del régimen comunista) en los que lo típico es más bien disfrazarse de soldado del Kuomintang, el Partido Nacionalista que perdió la guerra civil frente a los maoístas.

Los anteriores disfraces son quizá los más populares, pero no los únicos que uno puede adoptar cuando va de turismo por el país. Hace poco, junto a una iglesia antigua en Lushan (lugar del que hablé recientemente), descubrí con sorpresa que el fotógrafo de turistas habitual ofrecía a los viajeros la posibilidad de disfrazarse de monja o de cura.


Imagen de ejemplo que mostraba el fotógrafo de turistas en Lushan.


Otra gran fuente de disfraces la dan las minorías étnicas chinas: cuando los chinos viajan al Tíbet, Mongolia Interior y otros lugares donde habitan estos pueblos, suelen fotografiarse con los trajes tradicionales que éstos lucen en sus fiestas.

Quizá en otros países también es habitual, yo desde luego donde más arraigada he visto la costumbre de los disfraces turísticos es en China. Tanto que a veces los chinos, cuando van de turismo al extranjero, se compran un traje tradicional de ese lugar para hacerse fotos con él puesto frente a los lugares más famosos. Si veis a un chino vestido de torero frente a la Giralda, lo hasta ahora expuesto os puede servir de explicación a ese fenómeno inexplicable.

Hacer turismo es, por tanto, la mejor oportunidad para disfrazarse en China, aunque no la única. Otra posibilidad es trabajar de camarero en un restaurante especializado, ya que en muchos de ellos se viste a los trabajadores con trajes relativos a la comida que allí se sirve. De coreanos en un restaurante con comida de ese país, de gondoleros en una pizzería, de alemanas rollizas y con trenzas en una cervecería, etc. Hasta hay bastantes restaurantes con espectáculos de la época de la Revolución Cultural donde los camareros sirven platos vestidos como Guardias Rojos.

Otra ocasión para el disfraz es cuando uno se casa, pues estrella de la boda es el álbum de fotos, hecho por estudios profesionales, en el que los novios posan vestidos con distintos atuendos (traje de boda occidental, chino, disfraces varios e incluso ningún disfraz en absoluto).

Enlace Permanente

Por ahora hay 10 comentarios

Escribe aquí tu comentario
(Comments in Chinese or English
are also welcome)

Referencias (1)

Compárteme en Facebook, Twitter, Menéame
y otros lugares pulsando aqui: Bookmark and Share



Cuarto chinochaño

21 de Noviembre, 2009, 0:01



Desde un tren bala que va de Pekín a Shanghai, celebro brindando con champán junto a revisores, viajeros, maquinistas y dos mulatas en tanga el cuarto aniversario de este blog nacido una fría noche del 21 de noviembre de 2005, cuando el mundo estaba en sus albores, los dinosaurios dominaban la Tierra y Fraga usaba pantalones cortos.

Como el chinochaniversario se produce siempre, más o menos, al final del año, suele ser tradición que en él reflexione sobre el último año de posteos. Lo intentaré, aunque no tengo muy claro cómo definirlo: si 2006 fue el año de los inicios, 2007 el de los premios y 2008 el de las polémicas, ¿qué ha sido 2009?

Quizá habría que definir al año 2009 para este blog con la desgastada palabra que más ha sonado en todos los lugares del mundo: un año de crisis. Chinochano ha descendido bastante en el ritmo de posteo, ha habido polémicas pero menos intensas que en el intenso 2008, y en general se produjo algo de pereza y amodorramiento por parte del autor, que, fíjate que casualidad, soy yo mismo...

¿A qué se ha debido? Muy sencillo. El auténtico Chinochano está actualmente en Hollywood, participando en la versión cinematográfica de El Equipo A, donde encarnará a M.A. Barracus. Yo, Fermín Dundi, soy su sustituto desde hace siete meses, y aunque intento dar la talla, no puedo alcanzar su nivel de friquismo, así que espero que me perdonéis. Aunque apenas os habíais dado cuenta del cambiazo, ¿a que no?

Bromas aparte, este año he decidido descomprimirme un poco tras el intenso ritmo de posteo de años anteriores, estar menos noches ante el ordenador y descansar un poco la vista de la pantalla, porque cada vez estoy más cegato. Los años no pasan en balde, y aunque soy joven e inocente de corazón, ya no tengo la misma energía mental que hace cuatro años. Por otro lado, me he obligado a mí mismo a escribir menos para dormir más, y para tener más vida social, porque llevaba unos años en los que dormir ocho horas una noche era una utopía y en los que hasta los monjes eremitas se jactaban de salir más que yo.

En realidad, estoy contento con el resultado: aun reduciendo el ritmo de posteo, el número de visitas diarias se ha mantenido, y además hace apenas un mes llegué por fin al millón de visitantes, cifra que da derecho a un jamón, tengo entendido. Hubo muchos temas que me gustaría haber tratado aquí pero no lo hice, por mi autoimpuesta limitación, pero a pesar de ello hubo tiempo para echarse unas risas, discutir y llorar a moco tendido. Al mismo tiempo, en el mundo real tomé más el aire, salí por los bares, y las mujeres de Pekín se rifaron mi cuerpo noche tras noche.

A la "crisis" –bien entendida- en Chinochano se ha añadido el hecho de que el mundo de los blogs, en general, está también en crisis. Muchos han hablado ya de "la muerte de los blogs", quizá exagerando un poco, pero sí que es cierto que ya no son esa cosa tan megademoda que fueron en 2005, cuando yo empecé el mío. Ahora Facebook y Twitter, dos cosas que no puedo usar en China porque están censuradas, son lo más en boga de Internet, aunque a mí sigue gustándome más el formato blog. El problema es que muchos blogs sobre China han dejado de actualizarse, entra menos gente nueva a comentar, nos enlazamos menos entre nosotros… El mundillo se ha acabado un poco, es cierto, pero yo sigo estando a gusto en él.

Otra crisis en este año que ha afectado a Chinochano ha sido la del país del que habla, China. No me refiero a crisis económica, pues en el gigante asiático ésta se ha sentido bastante menos dura que en el resto del mundo –e incluso le ha ayudado a auparse más como potencia mundial- sino a cierta crisis de ideas, de inspiración, de novedades… El país asiático, tras los Juegos Olímpicos, ha caído en cierto periodo de resaca del que sigue sin recuperarse. Está más cerrado, más aburrido, ya no sorprende, sólo da titulares por sus maldades o por soporíferas cifras económicas. Esto yo, como piriodisto que soy, lo he notado bastante en lo informativo: ¡qué pocas cosas de China se han contado en los diarios extranjeros o en la propaganda china que realmente me parecieran interesantes o novedosas! Era todo como un déjà vu, las mismas críticas extranjeras, las mismas alabanzas chinas…

El país se ha cerrado bastante informativamente hablando, tanto por su Gobierno, que desconfía más ahora del exterior y ha echado el cerrojo dejando de contar un montón de cosas –ya es que ni reporta los accidentes mineros, que eran el suceso diario obligatorio en años anteriores- como por la prensa exterior, que se ha centrado, más que nunca, en los aspectos negativos de China, quizá como válvula de escape ante la crisis de Occidente.

Bah, quién sabe, quizá simplemente es que yo estoy ya un poco cansado de leer cosas sobre China, buenas o malas, tras tantos años aquí…

En resumen, un año de crisis en China, en el mundo de los blogs y en Chinochano. ¡Inyectadme capital como al Banco de Santander, per favore!

Enlace Permanente

Por ahora hay 38 comentarios

Escribe aquí tu comentario
(Comments in Chinese or English
are also welcome)

Referencias (0)

Compárteme en Facebook, Twitter, Menéame
y otros lugares pulsando aqui: Bookmark and Share



En algún lugar de un gran país
resultados de la encuesta

18 de Noviembre, 2009, 0:01















Tras un mes de votaciones, ya va siendo hora de que dé por terminada la encuesta para buscar el lugar más bello de China y hacer público el top 10 elegido por los que ejercieron su derecho al voto:

1 Ganadora de la encuesta, por muy poco, ha sido la zona de Guilin y Yangshuo, con 468 votos. El bello paraje natural ha conseguido imponerse pese a que su nombre no es excesivamente conocido entre la gente que no está familiarizada con China. El secreto ha estado en su paradigmática imagen: cuando uno cierra los ojos y le piden que se imagine China, es frecuente que la mente evoque un paisaje similar al del río Li, con sus suaves colinas verdes y su tranquilo río (tranquilo hasta que llega un barco de turistas chinos con karaoke a todo trapo, claro está). Guilin estuvo en los primeros puestos de la encuesta durante todas las semanas que duró la competición, pero sólo al final se posicionó como líder. Buen sprint, cormoranes.


2 La medalla de plata, a escasa distancia (452 votos) fue para la ciudad antigua de Lijiang, donde viven los naxi. Como en el caso anterior, es un lugar conocido entre los que han viajado a China o viven en ella, pero no para mucha gente que no tiene habitual contacto con este país, así que parece bastante claro que el sondeo ha sido respondido por mochileros porreros gente con una excelente formación chinesca. Con sus casas de madera, sus pequeños canales y su aroma de pueblo rural, es toda una joya de las montañas prehimaláyicas (¿existe esta palabra?), aunque aún sería mejor si no hubiera tiendas de souvenirs hasta en su vertedero municipal. Lijiang, como Guilin, llevó a cabo un sprint cipollínico (¿existe esa palabra?), ya que sólo alcanzó el segundo lugar en la recta final.



3 El bronce fue para un monumento para el que sólo valía el oro, por lo que cualquier otro puesto es para ella una gran decepción: la Gran Muralla China (apodada desde su derrota, con cierto recochineo, "el murillo"). El monumento que se ve desde la Luna -o no-, una de las Siete Nuevas Maravillas del mundo, la construcción que durante tantos siglos ha estado ligada a los destinos de los chinos y hoy es visitada hasta por San Obama, se ha tenido que conformar con un ridículo tercer puesto y 440 votos, después de haber ido casi toda la competición en primer lugar. Tal vez será que estamos ya un poco saturados de ella, por muy espectacular que sea. A mí me hubiera ido bien su victoria, por mi promesa de escribir un post desde el lugar ganador (lo tengo a una hora de bus), pero bueno, qué le vamos a hacer.


4 El diploma olímpico y la posición más ingrata para los deportistas ha sido para Hong Kong, la Manhattan del río Perla, una ciudad agotadora y creada por y para el dinero pero con un encanto innegable. 430 votos avalaron a una ciudad que es a la vez la menos china del país -por su pasado británico- y la más china -por una mayor conservación de las tradiciones-. Y que ha sabido imponerse por goleada a Shanghai en el duelo de skylines, ya que los rascacielos de la Perla de Oriente sólo han podido ocupar el puesto quincuagésimo noveno del sondeo.


5 De forma bastante sorprendente, el monumento de la ciudad de Pekín que ha quedado mejor es el menos "grandioso". Ni Ciudad Prohibida, ni Palacio de Verano, ni Plaza de Tiananmen se han llevado un honor que ha recaído en el Templo del Cielo. Con sus esbeltas formas redondeadas y esas tejas azul zafiro, yo reconozco que también siento debilidad por ese lugar. Además, su parque con jubilados jugando a los mismos juegos de los perroflautas de Occidente (el diábolo y malabarismos varios) es un "must see", que dicen los de Murcia. 419 votos para el lugar donde el emperador pedía buenas cosechas.


6 Algo aburrida con tanta teja amarilla, tanto muro rojo y esos patios enormes, la Ciudad Prohibida arrastra no obstante una fama que le hacía figurar entre las favoritas, así que no es de extrañar que haya alcanzado el top ten, con un honroso sexto puesto y 394 votos. Dicen que, debido a la campaña de imagen aperturista que el Gobierno chino está llevando a cabo, pronto se va a llamar la Ciudad Autorizada.


7 Un número mágico para mi lugar favorito de China, la Montaña Amarilla, a un sólo voto del sexto clasificado (393 apoyos). Estuve tentado de manipular los resultados electorales y otorgarle 10.000 sufragios por toda la jeta, pero luego pensé que eso me equipararía a Bush y no es plan. Otro de los paisajes paradigmáticos de China, con sus pinos de formas retorcidas creciendo en las paredes de roca, sus acantilados, y una extrema limpieza y cuidado que sorprenden en un país donde no siempre hay este amor por la naturaleza.


8 Con 388 sufragios, la ciudad antigua mejor conservada del norte de China, Pingyao, obtuvo un buen resultado que premia el estar congelada en el siglo XIX. Menos saturada de tiendas de souvenirs que Lijiang, Pingyao tiene la desgracia -o la suerte- de no estar en el área de acción de los mochileros (el suroeste de China), pero pese a ello es bastante famosa y apreciada entre los conaisseurs, y muchos de ellos se han acordado de ella al votar.


9 La gran sorpresa en el top diez la ha dado el bosque de piedra de Shilin en la provincia de Yunnan, un lugar relativamente poco conocido para el que no haya estado en esa provincia, pero que ha sabido imponerse a sitios mucho más famosos y ha recolectado sus buenos 378 votos. Para mí, que lo visité casi de casualidad porque me lo recomendó un chaval cuando andaba por allí cerca hace siete años, la novena posición es realmente inesperada, aunque hay que reconocer que las extrañas formaciones rocosas del lugar lo hacen bastante especial.


10 Cercanos geográficamente a la ganadora de la encuesta (Guilin) se encuentran los arrozales de Longsheng, que con su décimo puesto y sus 372 votos cierran la lista de privilegiadas. Son el único lugar del top ten que no he visitado, aunque lo compensé visitando los arrozales filipinos de Banaue, que también son bastante famosos en Asia.



Del resto de posiciones en la encuesta, es de destacar el fracaso del Ejército de Terracota de Xian, que pese a su fama ha obtenido un resultado discretito (decimocuarto clasificado). Tal vez si el Gobierno chino no los tuviera encerrados en un horrible recinto con aspecto de pabellón polideportivo municipal podrían ganar algún voto más en próximas ocasiones. Otros lugares famosos con resultados decepcionantes han sido el Palacio de Verano (23º), la sobrevalorada ciudad de Suzhou (27º) o la plaza de Tiananmen (40º), está última probablemente por estar asociada a tristes sucesos. Gran batacazo, ya lo mencioné antes de pasada, de Shanghai, que sólo pudo poner en el puesto 47º su paseo fluvial de estilo europeo (el Bund) y en el 59º a sus rascacielos. Por no hablar de su carísimo circuito de Fórmula 1, que ha sido el último clasificado. A nivel personal, siento que algunos de mis lugares favoritos de China hayan quedado en puestos bastante pobres, quizá su menor fama les ha condenado: Wutaishan quedo en el puesto 89, Mogao en el 84, las grutas de Yungang en el 79, Macao en el 70... Injustos puestos para esas perlas, pero bueno, no siempre se puede ganar.

Durante la encuesta, un par de amigos aprovecharon para plantear el debate de si China en conjunto es bonita o fea (ellos opinaban lo segundo). Es un tema complicado de abordar, pero interesante.

Si quieren mi opinión -si no la quieren, no sigan leyendo- creo que China es uno de los lugares con ciudades más feas del mundo, grises capitales de provincia sin rastro alguno de historia ni de buen gusto (aunque existen interesantes excepciones como Pekín, Shanghai, Hong Kong, Qingdao, Harbin, Xiamen, Nanjing...). También es uno de los lugares que mejor sabe estropear lo bello, con tiendas de souvenirs, hoteles de asombrosa horripilancia y mucho ruido bastante ahorrable. Así que razones a los detractores de China no les faltan, hay que reconocerlo. Yo en realidad sólo conozco medianamente bien dos países, España y China, y en belleza pondría sin duda alguna por delante al español. Si habláramos de ciudades, Pekín y Shanghai palidecen al lado de Estambul, Budapest, París o Roma, y los monasterios chinos lo hacen al lado de las iglesias góticas o los templos egipcios.

Pero creo que China, más que bella, es interesante, e interesante hasta tal punto que puede incluso llegar a fascinar. Por su accidentada historia, por la sensación de estar viviendo uno de los momentos cruciales de ella cuando se está aquí, por esos contrastes tan exagerados entre riqueza y pobreza, antigüedad y modernidad, comunismo y capitalismo, por la capacidad que tiene de sorprenderte en los días más aburridos... Además, guarda lugares que sí son muy bellos, aunque en su conjunto no se pueda decir que sea toda ella un primor.

Puede que sí, que París sea la ciudad más bella del mundo, pero para inspirar historias (o un blog), nada como la gris Pekín.

Enlace Permanente

Por ahora hay 17 comentarios

Escribe aquí tu comentario
(Comments in Chinese or English
are also welcome)

Referencias (0)

Compárteme en Facebook, Twitter, Menéame
y otros lugares pulsando aqui: Bookmark and Share



Diez razones de peso (mosca)
para que Pekín y Washington no se peleen

16 de Noviembre, 2009, 0:01



Su Santidad Obama ha llegado hoy a Pekín para extender su mensaje de paz y felicidad. Obama hablará algo de economía (cooperar juntos contra la crisis), cambio climático (que China se implique más en la lucha, a ver si así EEUU puede luchar menos) y un poquito, pero sin grandes alharacas, de derechos humanos. El mensaje central de todo, imagino, será que EEUU y China, aunque tengan múltiples roces (Tíbet, derechos humanos, espionajes militares e industriales, comercio desequilibrado, Irán, Corea del Norte y, por encima de todo ello, Taiwán) seguramente se llevarán mejor en el siglo bipolar que se avecina de lo que se llevaron EEUU y la URSS. Al menos ésa es la idea...

Obama, de todos modos, no debe preocuparse demasiado, ya que no parece que la futura relación entre las dos superpotencias (si es que China se convierte en una y EEUU se mantiene como otra) vaya a ser tan tensa como la que en tiempos tuvieron la Casa Blanca y el Kremlin Rojo. Muchas razones apuntan a ello, pero este blog ha decidido escoger las 10 más extrañas. Allá van:

 1 - Pekín y Washington tienen una diferencia horaria de 12 horas. Cuando el presidente Hu Jintao duerme, Obama trabaja, y viceversa. ¿Cómo te vas a llevar mal con alguien al que raramente vas a pillar despierto?

 2 - En una hipotética guerra -dios no la quiera- un misil estadounidense programado para llegar a Pekín, al que se le cruzaran los cables, podría estallar en la ciudad estadounidense de Pekín. Del mismo modo, un misil chino programado para llegar a Manhattan podría equivocarse y caer en la réplica de la Gran Manzana que hay en la capital china. Demasiado complicado, mejor no iniciar hostilidades.

 3 - China tiene un KFC en cada esquina, y un McDonalds cada dos. En EEUU también son omnipresentes los restaurantes chinos con reparto de rollitos primaverales a domicilio. Estas embajadas gastronómicas bilaterales harán lo que haga falta para que sus negocios no se arruinen por un quítame allá esos submarinos.

 4 - Si las superproducciones de acción que saca Hollywood son un reflejo -como dicen algunos conspiranoicos- de la propaganda bélica estadounidense, la última gran obra del género "desastres" que ha sacado la Meca del Cine, un peliculón que recomiendo encarecidamente llamado 2012, revela que algo está cambiando en la forma que los directores -ergo, el Pentágono- tienen de ver China. No os puedo contar más, vedla y veréis que China ha dejado de ser el malo de la película.

 5 - Los chinos llaman a EEUU Meiguo (美国), "el país bello", hooooombre, que detallazo... ¿cómo os vais a enfadar con ellos luego, Obama y sucesores?

 6 - Una Guerra Fría con bloques como los que hubo en la época EEUU-URSS sería un caos, porque hay países que son amigos de ambos o enemigos de ambos. Pakistán, por ejemplo, es viejo aliado tanto de Pekín como de Washington. Con Japón, China no se lleva muy bien, y aunque nipones y estadounidenses mantienen buena relación, el recuerdo de Hiroshima supongo que estará presente en muchos japoneses. Rusia tiene tiranteces tanto con EEUU como con China (reclamaciones territoriales, preocupación rusa por la migración china al país, etc). India, que no tiene precisamente un idilio con China (da cobijo al Dalai Lama, no han acordado aún sus fronteras), no tiene con EEUU grandes problemas, pero sí los tiene con el gran amigo americano de la zona, Pakistán. En resumen, sería un jaleo.

 7 - Ambos pueblos comparten una característica cultural que los une con fuerza: sus turistas gritan como si en ello les fuera la vida, allá por donde van. Esto, que puede resultar molesto en otros lugares, puede conseguir que los visitantes estadounidenses se sientan como en casa en China, y viceversa. Y no te vas a liar a lanzar bombas al país donde más a gusto estás...

 8 - Los hijos de los mandatarios chinos están casi todos estudiando en Harvard y Yale para ser unos hombres de éxito en el futuro. La familia es lo primero: nada de llevarte mal con el país donde están tus churumbeles.

 9 - Es habitual que a nivel de países, como pasa con las personas, los gobiernos más "abusones" se metan con los que son más pequeños que ellos. Pero resulta que China y EEUU tienen prácticamente el mismo tamaño, hasta el punto de que no está claro cuál de los dos es más grande -en extensión de tierra- que el otro. Esto anularía la ley social de que "el pez grande se come al chico".

 10 - Aunque el himno oficial chino es la Marcha de los Voluntarios, el no oficial, lo que verdaderamente suena en todas partes del gigante asiático, es la música del saxofonista de Seattle Kenny G, particularmente su disco de canciones chinas. Atacar la patria de este americano con corazón chino es sencillamente impensable para el Ejército de Liberación Popular.

Enlace Permanente

Por ahora hay 10 comentarios

Escribe aquí tu comentario
(Comments in Chinese or English
are also welcome)

Referencias (0)

Compárteme en Facebook, Twitter, Menéame
y otros lugares pulsando aqui: Bookmark and Share



Ron, ron, ron, la botella de ron

12 de Noviembre, 2009, 0:01





Estos días, España y China no sólo comparten la pasión por la siesta, sino también una desgracia que esperemos sea coyuntural: ambos países tienen barcos secuestrados por los piratas somalíes, desde hace varias semanas (el atunero español "Alakrana" y el carguero chino "De Xin Hai", cargadito de carbón para los niños malos).

Es curioso, sin embargo, el enfoque completamente opuesto que este hecho está teniendo en los dos países, no sólo debido a la naturaleza de sus gobiernos (el uno democrático y con libertad de prensa, el otro autoritario y controlando los medios) sino también de sus habitantes (el típico español que se queja de todo, el típico chino que no se queja de nada).

Mientras en España el asunto ha desatado debates en los medios y entre gobierno y oposición -si el ejército debe intervenir o no, si hay que liberar a los piratas somalíes apresados, si hay que poner un soldado en cada barco español que navega por los siete mares- en China el asunto, aunque ha aparecido en los medios, no ha motivado ninguna de esas reflexiones. A falta de una oposición o una prensa que critiquen con contundencia al Gobierno chino, no se observan más alternativas que la que el Gobierno chino está tomando. ¡Y eso que no se sabe exactamente cuál es! Se cree que está negociando con los secuestradores, pero también podría estar preparando una intervención militar, porque no dice nada de nada.


Hasta es posible que estén contratando los servicios
del mayor luchador contra la piratería
y no nos estemos enterando nadie...



La opinión pública china, por otro lado, no parece muy preocupada por el asunto, quizá por esa falta de debate en los medios y en la palestra política que haga a unos y otros adoptar posturas. Esto ocurre en muchas otras ocasiones, pero esta vez llama más la atención de un españolito como yo, al poder compararlo casi simultáneamente con lo que está ocurriendo en España.

También puede influir que China es un país muy grande en el que cada día ocurren media docena de sucesos que en España podrían dar para llenar páginas de diarios y tertulias durante un mes, mientras que en la nación asiática apenas dan para un día de comentarios en los foros de Internet. A más gente, menos atención a los problemas individuales, lamentablemente.

Pese a todo, algún diario independiente chino ha lanzado un tímido debate acerca de si China, ante un caso así, debería atacar con su Armada. Otros países, como Francia, ya han obrado así ante alguno de estos frecuentres secuestros en el Golfo de Adén.

El problema para China es que una de sus obsesiones es intentar dar una impresión de país pacífico fuera de sus fronteras, aunque no lo sea -o al menos de eso se le acusa- dentro de ellas. Su estrategia es la de dar la imagen de que, por muy criticada que sea su política de derechos humanos interna, no hará nada criticable en el exterior, a diferencia de potencias como Rusia o EEUU, que sí intervienen en el exterior con ligereza y violando derechos humanos.

Por ello, aunque una intervención de un barco de guerra chino contra los piratas chinos sería probablemente justificada por la comunidad internacional -cuyos miembros ya han hecho intervenciones de este tipo- para China sería el final de su imagen de "pacifista exterior", una mancha que se le recordaría cada vez que defendiera su teoría de que su crecimiento no amenaza a nadie en el extranjero.

Ya le costó a China decidirse a enviar barcos de guerra a patrullar en las costas del Golfo de Adén (esos navíos son los primeros de su Armada que salen de misión fuera de las aguas chinas en 500 años), así que usarlos de verdad le costará aún más. Si toma esa decisión, las consecuencias pueden ser importantes. Roto el tabú de "no atacar fuera", ¿se atrevería a hacerlo en más ocasiones?

PD: A los piratas somalíes, aunque son unos delincuentes que merecen estar en la cárcel, no se les puede negar cierto mérito. ¿Cómo diablos puede ser que en un Golfo de Adén ahora tomado por cientos de fragatas militares de las grandes potencias mundiales sigan logrando secuestrar barcos a bordo de botes hinchables? Yo creo que merecen ser los malos de la próxima película de Johnny Deep.

Enlace Permanente

Por ahora hay 20 comentarios

Escribe aquí tu comentario
(Comments in Chinese or English
are also welcome)

Referencias (0)

Compárteme en Facebook, Twitter, Menéame
y otros lugares pulsando aqui: Bookmark and Share



Muro de Berlín,
Muros de Pekín

10 de Noviembre, 2009, 0:01


Me hubiera gustado escribir ayer en el blog, aprovechando el 20 aniversario de la caída del Muro de Berlín, pero me encontraba volando desde El Cairo a Pekín, así que no pudo ser. A ver si hoy saco fuerzas de entre el jet lag para hacerlo...


Veinte años después de la caída del Muro de la vergüenza berlinés, todavía quedan murallas en este mundo que traspasar, y algunas de ellas separan a China, país que precisamente ha hecho de un muro de 2.000 años de historia su monumento más célebre. China, un país que también hace 20 años estuvo a punto de caminar en la dirección de las repúblicas del Este de Europa, pero que finalmente no lo hizo, por culpa de unos tanques en una plaza de triste nombre. Como consecuencia, la relación de China con el mundo es un resto de la Guerra Fría, y los muros mutuos, aunque no sean físicos, restos del que hubo en Berlín.

En China persiste un muro digital, que aumenta día a día, ya que el Gobierno chino es cada vez más temeroso del poder de Internet. El bloqueo en China de YouTube, Twitter y Facebook ha sido este año todo un símbolo del empeoramiento de las libertades en el país (hay faltas de libertad peores en China, pero ésta sin duda es la más mediática, y Pekín debería tener esto más en cuenta).

Sólo el Gobierno chino es el culpable de que la Great Firewall of China sea cada día más larga y alta, pero hay que reconocer también factores externos que han estimulado este proceso gradual de aislamiento, como la abundante oposición a los JJOO de Pekín del pasado año -una decepción para una China que se empezaba a asomar a la arena internacional- o el apoyo inoportuno, este año y el pasado, a minorías étnicas como la tibetana o la uigur (digo inoportuno no porque no lo merezcan, sino porque, con la de años que ha tenido el mundo para apoyarlas, precisamente han aumentado los sentimientos de solidaridad cuando miembros radicales de esas etnias han atacado a inmigrantes chinos desarmados, un recurso a la violencia que en ningún bando debería ser justificado).

Otro obstáculo que subsiste, relacionado con lo anterior, es el muro informativo, y en este caso, desgraciadamente, alambrado por los dos lados. En el blog ya lo he contado muchas veces... Los medios chinos, controlados por el Estado, van siempre en la misma dirección, con alguna concesión a la crítica interna para mantener el tipo. Pero también, y de similar manera aunque dependiendo menos de controles estatales y más de lo "políticamente correcto", los medios occidentales siempre retratan los mismos aspectos de China, casi siempre negativos (con la notable excepción del "milagro económico chino", siempre alabado por la prensa como un ejemplo de la victoria del capitalismo que también quedó demostrada en el Berlín de 1989).

La Historia la escriben los ganadores, así que, en cuestión de décadas, probablemente una de esas dos versiones parciales de la realidad desaparecerá, cuando lo ideal sería buscar una media de las dos. ¿Sabemos algo de lo que eran la URSS o la RDA realmente, o sólo las opiniones de sus enemigos?

El Muro de Berlín cayó sin violencia, víctima del colapso económico de la URSS. Para ver un día caer los Muros de Pekín, ¿hará falta otra ruina económica, que deje hambrientas a mil millones de personas, y que algunos diarios pregonaron -yo creo que con ciertas ganas de que ocurriera- tras la crisis financiera de 2008? Es de desear que no. Que los chinos, con su pragmatismo de siempre, vean llegado el momento del cambio sin necesidad de que se colapse la nación. No es tan bonito en la tele como ver revoluciones, pero seguro que los chinos -y los que vivimos en China- lo preferirían así.

Antes de terminar quisiera, después de tantos artículos en los diarios alabando lo bonito e ideal de la muerte que es hoy en día el mundo después de la caída del Muro de Berlín, recomendar, por sanitario, un vistazo a lo que desde la capital alemana escribe estos días Rafa Poch, el corresponsal de La Vanguardia. Una de las pocas personas en el mundo periodístico que ha derrumbado el "Muro de Pekín informativo" y está dispuesto a hablar bien o mal de los dos bandos, siempre que lo merezcan.


Enlace Permanente

Por ahora hay 17 comentarios

Escribe aquí tu comentario
(Comments in Chinese or English
are also welcome)

Referencias (0)

Compárteme en Facebook, Twitter, Menéame
y otros lugares pulsando aqui: Bookmark and Share



República Triciclar China
-the complete collection-

5 de Noviembre, 2009, 0:01

Hace unas semanas escribí aquí un post dedicado a los triciclos en China, como homenaje a un vehículo que forma parte de la vida cotidiana de este país, tanto como la bicicleta, y que es usado de cientos de formas diferentes y en toda clase de actividades.

Por esa razón, porque los triciclos en China se emplean en usos de lo más variopinto, quedé un poco insatisfecho con el artículo. Hablar de triciclos en China siempre te sabe a poco, I can get no satisfaction.

Esto explica que haya decidido dedicar un nuevo post a los triciclos, más que nada para incluir fotos de más vehículos de tres ruedas que uno puede encontrarse en este país... ¡Y los que me dejo todavía!

Triciclo librería

Triciclo heladería

Triciclo turístico (similar estéticamente a los rickshaws del pasado)


Triciclo pastelero (lo suelen conducir inmigrantes uigures)


Triciclo herborista, o de camuflaje


Triciclo aceitero (aunque no sé muy bien su finalidad)


Triciclo extralargo, para cargar cosas de gran tamaño

Aunque a algunos no les hace falta el anterior para nada...


Triciclo cama, sombrilla opcional

Triciclo con complejo de coche


Triciclo con complejo de moto

El muy habitual triciclo sobrecargado

Estos dos tipos los puse en el post anterior pero no se veían muy bien:
Triciclo jaula para transportar bidones de agua...


...y triciclo de arreglador de bicicletas


ACTUALIZACIÓN (23/12/2009): Pongo una joya nueva que encontré el otro día: el triciclo tienda de animales.



ACTUALIZACIÓN (7/1/2010): No termina esto... Hoy he encontrado otro tesoro escondido, ¡el triciclo tienda de deportes!



ACTUALIZACIÓN (24/1/2010): Paseando por la zona de Dazhalan he encontrado tres más para la colección.

Triciclo kiosko


Triciclo boniatero


Triciclo micológico (de venta de setas, vaya)



ACTUALIZACIÓN (20/2/2010): La colección aumenta mes a mes, ahora ya tengo los cromos del...

Triciclo butanero (una joya del equilibrio arriesgado)


Triciclo óptica


Triciclo porquero


Y triciclo restaurante (o cocina)


ACTUALIZACIÓN (19/3/2010): La ya clásica aportación mensual, en esta ocasión de marzo, es este triciclo blindado, diseñado para el mismísimo Dioni:



ACTUALIZACIÓN (22/3/2010): Hoy no hay triciclos nuevos, pero sí la aclaración de que en el código de circulación chino hay dos señales relacionadas con los triciclos:


Prohibida la circulación
a los triciclos


Prohibida la circulación
a los triciclos de pasajeros


ACTUALIZACIÓN (1/6/2010): Tras seis meses sin aportar nada a la colección, vuelvo a la carga... a medias. Lo que pasa es que he descubierto por fin aquí el triciclo panadero que estaba escondido en los posts del blog y no encontraba...

Triciclo panadero
(y patrocinado por marca hispano/mexicana)



ACTUALIZACIÓN (11/6/2010): Nuevo cromo para la colección, el triciclo alfarero (o mejor dicho, vendedor de artículos de alfarería). Muy habitual en China.



ACTUALIZACIÓN (23/6/2010): Dado que la colección se está agrandando tantísimo en este post, creo que es de recibo sumarle a éste las fotos de los triciclos que puse en el primer post sobre el tema, y así tener juntos aquí todos estos entrañables vehículos. Empezando por el triciclo más ordinario de todos, el triciclo base...


Y siguiendo con los otros de aquel post:

Triciclo cuba de agua


Triciclo repartidor de leche

Triciclo para transporte de abuelita

Triciclo taxi (sin aire acondicionado)

Triciclo cartero

Triciclo repartidor de cerveza


Triciclo camión de la basura/barrendero


Triciclo frutero


Triciclo castañero


Aunque no sea un triciclo propiamente dicho, también tiene tres ruedas y está muy presente en China: la moto con sidecar.



Además, coloco dos joyas que una lectora, Idoia, me ha mandado por email, una de ellas la llevaba buscando MESES, así que su labor es impagueibol. ¡Muchísimas gracias! ¡Manden más, por favor!

Triciclo floristero (su conductor va vestido de payaso)


Triciclo bombero
(por favor, si un día se incendia mi calle, que manden algo más grande)


ACTUALIZACIÓN (22/9/2010): El post más veces actualizado de este blog vuelve a agrandarse, esta vez con arte. El artista francés Alain Delorme ha homenajeado a los triciclos chinos en una colección llamada "Totems", con fotos retocadas donde la carga de estos vehículos se agiganta y todo se pinta en vivos colores. Lo vi a través de ZaiChina, quien enlazó a su vez esta web.













ACTUALIZACIÓN (23/9/2010): Éste no lo he visto en persona sino en una web, pero no me he podido resistir a incluirlo en la colección:

Triciclo roulotte



ACTUALIZACIÓN (1/10/2010): Mariye Wu me manda varias fotos de triciclos, entre ellos uno que no estaba en la colección, así que lo añado para agrandarla aún más. ¡Muchas gracias por vuestras aportaciones!

Triciclo carnicero



ACTUALIZACIÓN (1/11/2010): La colección está a punto de celebrar su primer cumpleaños, aprovecho para celebrarlo con una nueva incorporación que vi al lado de mi oficina:

Triciclo de mensajería urgente


Además es una joya por partida doble,
porque es un triciclo volquete.
A ver si lo pillo un día con el remolque subido...


ACTUALIZACIÓN (26/1/2011): No es chino, pero lo he encontrado en una ciudad muy "china" (Malaca, en Malasia) asi que incluyo en la colección un pintoresco ejemplar...

Triciclo "arbol de Navidad"
(para los turistas)



ACTUALIZACIÓN (28/3/2011): Tras unos meses sin nuevas incorporaciones, por fin uno más a la colección...

Triciclo tienda menaje del hogar


ACTUALIZACIÓN (6/5/2011): Recién llegado de un viaje por el sur y este de China, traigo cuatro nuevas piezas para la lista:

Triciclo mosquito (de transporte de vehículos)


Triciclo turístico
(en la parte trasera anuncia los tours)


Triciclo boutique


Tricilo jarronero


ACTUALIZACIÓN (8/10/2011): Una foto algo malilla (la hice con el móvil) de un nuevo miembro:

Triciclo leñador



ACTUALIZACIÓN (18/2/2012): Ya hacía muchos meses que no se incorporaban nuevos miembros al club... Pero hoy me congratulo de dar la bienvenida a la colección a este original triciclo-huevo que encontré el otro día al lado del Ministerio de Asuntos Exteriores chino.



Además, aprovecho para colocar una imagen de uno de los triciclos más famosos del mundo, que aunque no sea chino es de cerca... El ínclito tuk tuk tailandés, merced a una foto tomada hace una semana en Bangkok.



ACTUALIZACIÓN (8/4/2012): Dándome hoy un laaaaaaargo voltio por Pekín, he encontrado un triciclo más para la colección, y valga la redundancia, porque es un triciclo que vende cosas para coleccionistas:

Triciclo friki (vende figuritas de manga)


ACTUALIZACIÓN (28/6/2012): Qué gran joya he encontrado hoy al lado de mi oficina...

Triciclo dormitorio

(en realidad es un triciclo de mensajería urgente
al que el dueño le da otros usos cuando se presta la ocasión)


ACTUALIZACIÓN (18/7/2012): Como soy bloguero, me encanta esta nueva aportación de hoy...

Triciclo globero


ACTUALIZACIÓN (2/8/2012): Nuevo cromo para la colección, aunque esta vez no sé muy bien qué nombre ponerle.

¿Triciclo maicero?


ACTUALIZACIÓN (28/10/2012): En los últimos meses vi algún triciclo digno de entrar en la colección pero no llevaba cámara encima, así que para compensar incluyo estos triciclos de madera de bambú que se han fabricado unos laowais en China, y que salieron recientemente en las noticias locales.



ACTUALIZACIÓN (29/4/2013): Tras muchos meses sin añadir a la colección, pongo un triciclo muy abanderado que he visto esta mañana mientras paseaba a Once.



ACTUALIZACIÓN (23/8/2013): Ha costado encontrar la siguiente pieza de la colección, pero por fin la atrapé...

Triciclo "escoba" (recogida de bicicletas)


ACTUALIZACIÓN (9/10/2013): Nueva aportación a la colección, aunque admito que la encontré en Varsovia, no en Pekín.

Triciclo cafetería


ACTUALIZACIÓN (9/2/2014): Nunca pensé que encontraría un triciclo así, pero lo hallé en mi reciente viaje a Bali... ¡Gran aportación para la colección, aunque tampoco sea chino!

Triciclo parque de atracciones



Y otro triciclo fotografiado en Indonesia (en este caso en Java), dedicado al transporte de hielo. Me recordó el famoso principio de "Cien Años de Soledad", ése en el que se dice que Muchos años después, frente al pelotón de fusilamiento, el coronel Aureliano Buendía había de recordar aquella tarde remota en que su padre lo llevó a conocer el hielo.


Enlace Permanente

Por ahora hay 21 comentarios

Escribe aquí tu comentario
(Comments in Chinese or English
are also welcome)

Referencias (0)

Compárteme en Facebook, Twitter, Menéame
y otros lugares pulsando aqui: Bookmark and Share



Artículos anteriores en Noviembre del 2009







Este blog -sorpresas te da la vida- recibió el premio Blasillo de Huesca 2006 al ingenio español en Internet

Y como no hay uno sin dos, fue galardonado poco después con el Premio 20 Blogs 2006 al mejor blog expatriado

Y agárrate bien a la silla, porque más de un lustro después, llegó el Premio BOBs 2012 al mejor blog en español




  
Translate
this page
into English


Mis adorados
(en español)

A un clic de China
Acupuntura China
Aorijia
Aprende chino blog
Arroz con cristales
Asia, Buda y rollitos de primavera
Asociación Cultural Amigos de China
Asociación Familias Adoptantes
Bitácora Sino-Cubana
Búsqueda de orígenes
Casa de España en Shanghai
China actual
China en su tinta
China es un Planeta
China Viva
China, por descubrir
Chinaempleo
Chino Ahora
Chino-China
Chinoesfera
Emigrante retornada
En Beijing
Escala Pekín
Farolillos chinos
Foro Chino
Fútbol en China
Gazpacho Agridulce (cómic)
Global Asia
Guangzhou, mi casa
Historias de China
Humitas con Arroz
Importar productos de China
Infinity plus one
Instituto Cervantes en Pekín
La sabiduría del I-Ching
Latinoamericanos en China
Living in Pekín
Man Zai Er Gui
Mi vida y China
Ni Hao, Ni Daniel
Nordeste Asiático
Observatorio de la política china
Paella de Kimchi (desde Corea)
Pásame esa China
Pasión por China
Persiguiendo una ilusión
Quality Control Blog
Reflexiones Orientales
Revista de Oriente
Sapore di Cina
Sobre China
Sprachcaffe Chino
Toro y dragón
Trabajo en China
Viamedius
Xibanya
Y un poquito del vecino Vietnam
Zai China


Mis enchufados
(en inglés)

China Car Times
China Daily
China Digital Times
China Herald
China Hush
China Radio International
China.org
ChinaCulture
ChinaSMACK
Chinat0wn
Chinesepod
Chinos durmientes
CRCC Asia
Danwei
ESWN
Frog in a Well
Global Times
Global Voice
Hanzi Smatter
Layabozi
Ministry of Tofu
New Dynasty
Offbeat China
Shanghaiist
Sinalunya
Sinosplice
South China Morning Post
The Beijinger
Tibetan Altar
Transpacifica
Weibo Trends
Xinhuanet


Mis favoritos
(en chino)

Acramelo (escrito por un español)
Blog de mi amigo el artista Huang Wen
Zeng Jinyan


Mis predilectos
(en portugués)

Associaçao dos Macaenses


Mis queridos
(en catalán, valenciano, balear, LAPAO)

Sergi Vicente (corresponsal de TV3 en China)

 

Blog alojado en ZoomBlog.com

Creative Commons License
Los textos de este blog están bajo una licencia de Creative Commons.

Si eres el autor de alguna de las fotos colocadas en el blog
y no deseas que sea usada aquí,
notifícamelo y la retiraré