chinochano
            El mundo chino al alcance de tu chano


Inicio


En toda la web
En Chinochano

Chinochanadas
en Feisbuk
y en Twitter




Estos posts
te pueden servir
Estudiar mandarín en China 

Encontrar trabajo en China 

Hacer negocios en China 

Buscar piso
en China
 

Encontrar hispanos en China 

Tu nombre
en chino
 

Preparar el viaje
a China
 

Clima en China 

Llamar por teléfono desde China 

Ver TV china
en español
 

Libros sobre China 

Las mejores pelis chinas 

Chino mandarín
en tu ordenador
 

Hoteles en Pekín 

Restaurantes
en Pekín
 

Bares en Pekín 


Y si quieres ahondar
en un tema, aquí tienes posts sobre...
01. Música china
o sobre China


02. Cine y TV
en China


03. Arte y literatura de China

04. Historia
de China


05. Idioma chino

06. Comer y beber en China

07. Viajes por China y alrededores

08. Política y actualidad en China

09. Vida cotidiana en China

10. Nombres y apellidos chinos

11. Pekín,
esa ciudad


12. Shanghai,
esa ciudad


13. Hong Kong y Cantón, esas ciudades

14. Tíbet y Xinjiang

15. Taiwán

16. India, el otro gigante asiático

17. Japón y Corea

18. Sureste asiático

19. Fútbol chino

20. Otros deportes en China

21. Bellezas chinas

22. Amor y sexo
en China


23. China en mapas

24. Juegos
para los lectores


25. Consultorio
para los lectores


26. Asuntos personales

27. Cosas inclasificables


Mis posts
favoritos
Principios fundacionales de Chinochano 

El birrograma 

China conquista
el mundo
 

China rebautizada 

Un país de 5 

Etnias de China 

¡¡Me llamo
Josep Lluis!!
 

Pongamos que hablo de Pekín 

Gracias a la China 

Gripe pekinar 

Alfabeto chino 

El post más polémico 

Agujeros 

Aprende a ligar
con Richar
 

Una vez
fui activista
 

¿Te quedas
o te vas?
 

Colección de objetos superfluos 

China élfica 

Las cabezas de YSL 

Der Untergang
aus Kochinnen
 

Triciclos de China 

Hasta el infinito
y más allá
 

Supermegaofensivo 

 


Marzo del 2010


Aguantando

30 de Marzo, 2010, 0:01


Mientras la prensa extranjera continúa -continuamos- estirando el culebrón Goooooogle hasta los límites de lo soportable por el ser humano, en China, inexplicablemente, ocurren muchas otras cosas. Una de ellas es que el suroeste de China está sufriendo su peor sequía en 100 años. Cuando estuve en Yunnan, el mes pasado, no me percaté de que lo estaban pasando tan mal, pero sí que es cierto que el Mekong bajaba bastante escaso, y por ello parte del viaje que hice entre China y Tailandia lo tuve que hacer en bus, y no todo en barco como había previsto.

ChinaSmack publica estos días, a cuento de esta sequía, una de las fotos más espectaculares que he visto en mucho tiempo. Un lago que se ha secado en Yunnan, dejando a sus peces atrapados en el barro. Jamás había visto una foto que definiera tan bien lo que es la sequía:


También es muy espectacular la situación en la catarata de Huangguoshu, la más grande de Asia, en la provincia de Guizhou (vecina de Yunnan). La cascada, habitualmente, es así:


Sin embargo, a día de hoy apenas pasa de simple chorrillo. Ésta es la foto que hace unos días ofreció el Chainadeili de ella:


Enlace Permanente

Por ahora hay 9 comentarios


Pe y ZZ, dos historias paralelas

29 de Marzo, 2010, 0:01

En los últimos días, la actriz española más internacional, Penélope Cruz, es portada de una revista de moda y tendencias china:



Penélope Cruz (en chino 潘尼洛普克魯茲, Panniluopu Keluzi) es la actriz española más famosa en China, aunque no todo el mundo aquí sabe que es española. El idilio de Pe con Hollywood la ha ayudado, obviamente, a que los chinos la conozcan más, aunque éstos también conocen alguna que otra película de Almodóvar, así que es posible que a muchos les resultara familiar ya antes de las tres nominaciones a los Oscar.

Ya sabemos que Pe es más popular en el extranjero que en España, donde son legión los que dicen que actúa mal, que está sobrevalorada, y que sólo sabe hacer de sí misma en las películas. En este sentido, el caso de la actriz madrileña me recuerda mucho al de Zhang Ziyi, la actriz china más internacional, también admirada en el extranjero e igualmente vilipendiada por sus paisanos, aunque en su caso el tema es bastante más grave.

Zhang Ziyi lleva varios años sin levantar cabeza en su país, todo lo que hace acaba siendo criticado en los foros de Internet chinos y la chica se debe estar planteando ya adoptar alguna otra nacionalidad (por ejemplo, la israelí de su esposo). ZZ es tratada en su tierra con un desdén que no me acabo de explicar, porque... ¿cómo puedes desdeñar esto?





Muchas han sido las polémicas en torno a Zhang. Por ejemplo, cuando fue pillada desnuda por unos paparazzi: en otros países, las críticas habrían ido contra los periodistas que violaron la intimidad de la chica, pero en China los palos fueron contra la actriz, por hacer top less y dejarse pillar.

También se la criticó hace unos años por hacer playback en una gala televisiva por el Año Nuevo chino, aunque hay que tener en cuenta que en el país asiático poner a parir el programa más visto del año es ya una tradición, similar a la que existe en EEUU de criticar la gala de los Oscar o en España con los Goya.

Por no hablar de cuando decidió encarnar a una japonesa en la película "Memorias de una Geisha". Muchos japonófobos chinos cargaron contra Ziyi por ello (en China los nipones caen mal por sistema, debido a la invasión nipona de hace 60 años), y hay que decir que ella se llevó muchas más críticas que Gong Li, otra célebre actriz china que también encarnaba a una dama de compañía japonesa en esa misma cinta.

La última controversia con la bella ZZ surgió hace unos meses, cuando se descubrió que Zhang había anunciado una donación millonaria a las víctimas del terremoto de Sichuan que al final resultó no ser tan millonaria. Esta polémica hirió muchas sensibilidades, porque con las víctimas del seísmo de 2008 se permite muy poca broma, aunque me gustaría romper una lanza en favor de Ziyi -¡crac! ya está, ya la he roto- y decir que seguramente esas cosas no las lleva directamente ella, sino su abogado o su relaciones públicas.

Su romance con el israelí Vivi Nevo, su decisión de solicitar ciudadanía hongkonesa... Haga lo que haga, ZZ se lleva más golpes que una estera. Tampoco suelen gustar mucho sus películas entre los espectadores chinos, aunque hay que decir que últimamente la chica no ha tenido muy buena mano para elegir papeles. Se le puede perdonar el haber participado en el bodrio comunista "El Nacimiento de una República", porque era un film conmemorativo del 60 aniversario de la República Popular y en él estaba prácticamente todo el estrellato nacional. Su papel en "Mei Langfang", por ejemplo, es más criticable, siempre teniendo en cuenta que la peli en general, no sólo ella, es un completo disparate.


ZZ y su marido.


Puede que alrededor de todo este sentimiento anti-Zhang haya un pésimo equipo de relaciones públicas en torno a la actriz, o que ésta, realmente, tenga pocas luces o sea engreída. Pero creo que también subyace cierta envidia y recelos de una mentalidad china, aún bastante tradicional, a la que no le gusta que sus ciudadanos más ilustres hagan fortuna en el exterior. Una mentalidad que, seamos sinceros, también abunda mucho en España. Supongo que Pe y ZZ se han resignado y les da completamente igual lo que piensen en sus respectivos pueblos: hacen bien.

Enlace Permanente

Por ahora hay 20 comentarios


Una pausa para publicidad...

26 de Marzo, 2010, 0:01

¿Harto de que los mosquitos no le dejen meditar? No sufra más: con MEDITARRAID, ¡adiós a los picotazos entre mantra y mantra!





MEDITARRAID, junto a su templo más cercano (aunque en este caso, la foto se tomó en la provincia china de Yunnan).

Enlace Permanente

Por ahora hay 7 comentarios


Kimchi Girls

25 de Marzo, 2010, 0:01

Son coreanas, pero se oyen mucho también en China, donde todo lo de los vecinos (música, series de TV, películas, moda) es muy apreciado por los jóvenes. Se hacen llamar Wonder Girls, y pasarían por ser una versión oriental de las Spice Girls pero con más glamour, además de ese toque inocencio e infantiloide que tanto gusta -tanto nos gusta- en Asia Oriental.

Su éxito "Nobody" suena desde hace tiempo en todos los bares de Pekín y Shanghái. Son más coreografía que música, pero es lo que tienen estos tiempos en los que reina el culo de Beyoncé.

Aquí las tenéis, y cuidado con la canción porque de pegadiza que es os puede estar martilleando la cabeza durante una semana:



Si acabáis enamorados de las cinco a la vez, como yo, las podéis seguir viendo aquí o aquí.

En 2009 fueron elegidas el mejor grupo de Asia del año, pero la verdadera prueba de su popularidad en el continente es que los presos de Filipinas (sí, los mismos que subieron al Olimpo de la fama youtubera bailando Thriller) no tienen ningún problema en vestirse de Wonder Girls y darle al Nobody. Lo tenéis demostrado en el siguiente vídeo:



Las cinco coreanitas decidieron dar el salto a EEUU (son uno de los primeros grupos de Corea del Sur que se atreven a ello) lanzando en 2009 una versión en inglés de su tema estrella. A continuación las tenéis cantando en el idioma de Benny Hill. O si lo preferís, en directo.




ACTUALIZACIÓN (28/03/2010): Antonio Carmelo, en los comentarios, aportó una valiosa versión de la canción doblada al español. Lo pongo:



Enlace Permanente

Por ahora hay 18 comentarios


Pues sí que da, sí

23 de Marzo, 2010, 0:01

En el Seven Eleven de al lado de mi oficina, venden en la sección de snacks uno muy popular entre los chinos, las garras de pollo. Pero fijaos en el nombre de la marca:





Creo que "yuyu" es una palabra africana que tiene relación con el vudú. Hay cosas que "dan yuyu", que tienen cierta magia en su interior, y otras que no lo dan. El vudú suele usar pollos en sus rituales (al menos eso nos enseñaba Monkey Island), así que los chinos, con su ambrosía, han dado en el clavo.

Con las garras de pollo marca Yuyu, elevo a tres la colección de productos chinos con nombre gracioso si se piensa en español, colección de la que también forman parte la tienda Cara que mostré recientemente y la bebida Kaka. Aún estamos lejos de los nipones, pero al menos avanzamos...

Por cierto, hablando de Kaka, he encontrado un anuncio que usa al jugador del Real Madrid para vender pastillas para la garganta:



Estas Ricolas chinas son de la conocida marca Jinsangzi ("Garganta de Oro"), y hace unos años ya usaron a otro jugador entonces del Real Madrid, Ronaldo (Cristiano no, el ateo). Por cierto, que aquella vez el regordete jugador brasileño se quejó de que habían usado su imagen sin permiso. ¿Estará ocurriendo otra vez lo mismo, o Florentino ha aprobado esta joint venture entre su club y la industria caramelífera china?


Enlace Permanente

Por ahora hay 12 comentarios


Trasplantes y desplantes

22 de Marzo, 2010, 0:01


Hace unos días, el diario El País sacó un reportaje en exclusiva sobre un español que había viajado a China para hacerse un trasplante de hígado. El reportaje incluso llegó a causar cierto revuelo político en España, con el Partido Popular -ay esta oposición española, siempre haciendo leña del árbol caído- pidiendo a la ministra de Sanidad que compareciera ante el Congreso para clarificar el tema (más que aclararlo
lo ha liado). En China, por el contrario, la noticia ha pasado de largo, como muchísimas otras que se escriben desde el extranjero, porque los chinos son bastante recelosos acerca de todo lo "escandaloso" que sale sobre ellos en otros países. Ello no significa que no se generen escándalos mediáticos -o internáuticos- en el país, pero sí es cierto que suelen tener origen interno (el ejemplo más reciente, por ejemplo, es el de los tigres que comenté hace poco).

Como aprendiz de periodista que soy, lo primero que debo hacer es felicitar a El País por lograr ese scoop, y admitir que el diario es, hoy por hoy, el mejor de España en lo que a periodismo de investigación se refiere.

Del reportaje, no obstante, tengo que decir -ya lo comenté en el Facebook hace unos días, pero no todos sois amiguitos míos allí, así que lo repito acá- que no entiendo demasiado a los protagonistas de la historia (Óscar, que fue el que se ópero, y su esposa, que contaron al diario su dramática experiencia).

Primero, no entiendo qué les motiva a hablar sobre el tema ante un diario, y tan tarde, dos años de haberse operado. No creo que les cause problemas legales -lo que hicieron no es ilegal en España-, pero sí puede motivar debates jurídicos y éticos en torno a ellos que no sé si les van a beneficiar.

¿Lo hicieron tal vez para denunciar la situación del sistema sanitario español, que les "obligó" a ir a China? Lo dudo, teniendo en cuenta que España es uno de los países donde más se dona y más se trasplanta: no hay órganos para todos, pero en la mayoría de los países del mundo la situación es peor que la española.

Es posible que lo que haya motivado a los protagonistas a hablar sea ofrecer a otros en su situación una alternativa, contarles que pueden ir a China a hacerse un trasplante. Si es así, me parece una buena intención, pero creo que puede causar mucha confusión. China en 2007, un año antes de que la pareja viajara al país, prohibió el tráfico de órganos, y limitó los trasplantes a extranjeros. Como consecuencia de ello, ahora es más complicado hacerse estas operaciones, y mucho más siendo extranjero. En teoría, los extranjeros con visado de turista no se pueden hacer un trasplante aquí, sólo los que residan aquí de forma más o menos continuada.

Obviamente, el caso contado en el diario muestra que la prohibición todavía no es total, que pueden existir algunos hospitales -quizá del ejército, un gran privilegiado en China- que siguen haciendo trasplantes a turistas. En la compleja China, es habitual que las leyes al principio no se apliquen a rajatabla, que algunas autoridades locales "se olviden" de ponerlas en vigor. Hay que entender que China es un país con mucha burocracia, mucha corrupción y muchas excepciones... Pero si la ley se hizo, fue por algo, y el objetivo es que al final esté prohibido el turismo de trasplantes. Dos años después de la operación que se cuenta en El País, es de esperar que sea más complicado operarse aquí, y que pueda acarrear problemas con la justicia (aunque en China a veces hay manga ancha con lo que los extranjeros hacen, hay que tener cuidado porque no es una manga eterna).

Otra cosa que no entiendo muy bien de los protagonistas de la noticia es su actitud a la hora de hablar de su experiencia en China. Entiendo que no les gustara tener que pagar la millonada que pagaron, que encontraran el hospital sucio (yo los hospitales que he visto en China eran bastante limpios, pero debe haber de todo), que les pareciera vergonzoso -lo es- el chantaje que a última hora les hicieron los doctores... Pero, de todos modos... ¿ni un poco de simpatía hacia el país que salvo la vida a uno de ellos? ¿Una palabra de amabilidad para la traductora que les ayudó? ¿Para las enfermeras, que en China suelen ser amabilísimas y siempre sonrientes? Es extraño. Yo, por ejemplo, lo comparo con los padres que adoptan niños chinos: ellos también pagan mucho por esas adopciones, y comprenden que hay situaciones dramáticas en China -pobreza, abandono de niñas por creencias tradicionales, etc- que llevan a que ellos puedan adoptar. Seguro que critican todo eso, pero por otro lado siempre se les ve agradecidísimos con China por haberles dado un hijo, y finalmente sienten simpatía por el país (por eso muchos lectores de este blog, interesados en el país, son padres adoptantes).

Hablar de trasplantes en China quedaría incompleto si no habláramos de las penas de muerte. Muchos órganos que se trasplantaron en el país procedían de ejecutados. Hace un año, a un diario oficial chino se le "escapó" que el porcentaje de órganos que son de ejecutados es del 65 por ciento... Mi opinión es que usar órganos de ejecutados en trasplantes no es lo que debe condenarse, sino la existencia de la pena de muerte en sí. No debería existir en ningún país, bajo ninguna circunstancia, y ojalá China lo comprenda pronto. Discutir otras cosas, como que se ejecuten extranjeros, o que luego se usen sus órganos, o que delitos como el narcotráfico o la corrupción se puedan pagar con la pena de muerte, son desvíos de lo que debe ser el argumento principal: no a la pena de muerte, simplemente.

Otra cosa que quería decir es que El País a veces publica reportajes que, si bien me gustan... me hubiera gustado que se publicaran años antes. De hecho a veces llegan precisamente cuando China está en curso de resolver los problemas que se denuncian (y muchas veces esos esfuerzos no aparecen en los reportajes, o se colocan al final). Ya sé que con China es difícil hacer periodismo, las cosas se publican cuando e puede, no cuando es más oportuno, pero de todos modos no puedo dejar de tener la opinión de que el timing a veces no es el oportuno.

Por ejemplo, en este caso. El Pais denuncia el tráfico de trasplantes tres años después de que China prohibiera el tráfico de órganos. Bueno, hay que reconocer que el artículo demuestra que el problema no está enteramente solucionado, pero cierto es que Pekín ha mostrado voluntad de solucionarlo, de no tener fama de supermercado de hígados, y es de esperar y desear que en 2010 la situación esté incluso más saneada que en 2008, cuando se practicó el trasplante al español. Ya se está celebrando, por ejemplo, el
primer juicio por tráfico ilegal de órganos. Se está avanzando, como en muchísimos otros temas que desde el extranjero a veces son considerados problemas inmóviles... Nada de eso, China es uno de los países que más rápido cambia.

Otro ejemplo fue el reportaje que hace unos meses sacó el diario -con un titular algo indigesto, pero bueno, cada uno que escriba lo que quiera- criticando la contaminación en China. Similares reflexiones me motivó: es innegable que China está muy contaminada, que en Pekín tenemos un smog pa matarse (y más hoy, que nos viene acompañado de arena del Gobi), pero precisamente ahora es cuando el país ha tomado conciencia de la gravedad del asunto. Ha prometido mejorar su eficiencia energética de aquí a 2020, está invirtiendo mucho en energía solar, eólica, reforestando... Hace 10 años, ese reportaje hubiera sido mucho más oportuno, porque entonces China no estaba haciendo nada por mejorar su medio ambiente. Ahora, no está mal, pero llega a contrapaso.

PD: Aunque no es sobre lo mismo, el amigo Daniel desde ZaiChina también reflexiona en torno a una noticia reciente de El País. Mi opinión sobre ese tema lo dejé en los comentarios de su blog, que acaba de comenzar pero ya promete mucho...

Enlace Permanente

Por ahora hay 53 comentarios


Chinaragón

19 de Marzo, 2010, 0:01

Como aragonés residente en Pekín que soy, siempre aplaudo cualquier intercambio cultural que haya entre China y Aragón. Por eso, me llena de orgasmo y satisfacción que haya iniciativas como la siguiente, que acercan puentes entre la tierra de la jotica y la China exótica. Lo podríamos llamar una exjotica, de hecho.



Las iniciativas de este tipo no se detienen, y los chinos también quieren contribuir en este mestizaje de culturas con aportaciones como ésta:



Miles de gracias a Manu Durá, que me facebookeó el primero de los vídeos. Sí queréis ver el vídeo original que me cargué para elaborar el segundo, lo tenéis acá.

A los que no podáis ver los YouTubes de hoy por residir en China, os recomiendo que os inscribáis a Witopia y os olvidéis de la censura por 40 euros al año.

Enlace Permanente

Por ahora hay 11 comentarios


Trece tristes tigres

17 de Marzo, 2010, 0:01


La semana pasada, China estuvo inmersa en las sesiones anuales de la Asamblea Popular y la Conferencia Consultiva, en teoría unos días muy importantes -y aburridos hasta decir basta- en los que los comunistas deciden las políticas a seguir en todo el año. Mucho se debatió y se prometió, pero todo quedó eclipsado por los truculentos sucesos ocurridos al mismo tiempo en un zoológico de la ciudad de Shenyang.

Las noticias han ido evolucionando día a día, y adquiriendo cada vez tintes más y más dramáticos. Comenzaron a principios de la semana pasada, cuando se informaba de la muerte por pura hambre de 11 tigres siberianos en el zoo. Un día después se revelaba que los felinos fallecidos eran 13, pues a los muertos de inanición se unían dos que, también acuciados por el hambre, atacaron a los cuidadores y fueron sacrificados por ello.

Poco después, ya a finales de la semana, se sabía que en el zoo no sólo habían muerto tigres, sino también leones, monos, camellos, avestruces... Todos de hambre, porque el zoo por lo visto estaba en unas condiciones financieras penosas.

Finalmente, ayer, lunes, en otro capítulo de este drama faunístico que a saber dónde terminará, un diario chino aseguraba que los animales habían muerto porque los cuidadores del zoo, que llevaban 18 meses sin recibir sueldos, habían decidido dejar de ocuparse de ellos a modo de protesta. Una nueva y bastante innoble versión de las huelgas de hambre que se están poniendo tan de moda en los últimos tiempos, y que ha tenido consecuencias bastante terribles para los animales de ese lugar.

La noticia ha llegado precisamente en el Año del Tigre, lo que confirma la existencia de una suerte de "maldición del horóscopo chino", que dicta que en cada año del calendario lunar oriental su animal protagonista las pasa canutas (esto está más que demostrado en este post).

El caso también ha abierto en China un debate en torno a los zoos, al cuestionarse si en ellos se cuida bien a los animales, y si es necesario tener tantos parques con animales encerrados en el país, donde cada capital provincial suele tener uno (y a veces alguna reserva en las afueras). Son zoos en general bastante tristes, incluido el de Pekín, donde a los animales no se les ve muy contentos, y menos en invierno, cuando los visitantes disminuyen, los ingresos también, y el trigo para los tristes tigres todavía más.

Ya veis, en España estáis con el debate de las corridas de toros, en China con el de los zoos. En todas partes cuecen habas, menos en la cocina del zoo de Shenyang.

Enlace Permanente

Por ahora hay 14 comentarios


Si Warhol levantara la cabeza...

15 de Marzo, 2010, 0:01

No sé si seguirá en cartel, porque yo la fui a visitar en enero, pero en una galería del barrio artístico pequinés de Dashanzi vi entonces una exposición de jóvenes artistas chinos que me gustó bastante.

No me quedé mucho con sus nombres, pero sí con alguna obra, y por ejemplo me llamó la atención una especie de escultura en movimiento que creaba aros de humo gigantes para luego cargárselos con una escoba (buena técnica para matar al monstruo de LOST). Como explicado con palabras no queda muy claro, os lo enseño en vídeo:



También me gustó una serie de fotos de superhéroes y personajes de manga involucrados en la dura realidad china. Os pongo algunas:









No es que sea muy experto en arte, pero parece que en China, no sé muy bien por qué, los extranjeros acabamos con frecuencia metidos en el mundillo artístico, con amigos artistas, galeristas...

Nunca me lo imaginé cuando vivía en España, porque no es que tuviera especial sensibilidad artística (iba de vez en cuando al Prado o al Reina Sofía, pero poco más). De todas maneras, tampoco me imaginé que acabaría en China... Quién sabe dónde andaremos en 10 años, y en qué círculos nos meteremos, ¿no? (Espero que no sea nada satánico).


PD: Los que estéis en el Grupo de Facebook del blog ya lo sabréis, pero para el que no se haya enterado, uno de los más fieles lectores y comentaristas de este paraje, FJ, ha confeccionado una encuesta para saber cuál es el mejor post de 2009 en esta bitácora. Sobre todo por el trabajo que se ha pegado en buscar los 200 posts, sus 200 enlaces y 200 fotografías para acompañarlas, hay que agradecérselo votando. ¡Todos a las urnas!

Enlace Permanente

Por ahora hay 10 comentarios


Adiós a las casas torcidas

12 de Marzo, 2010, 0:01

La semana pasada, cuando conté algún detalle de mi reciente viaje a Laos y Xishuangbanna, se me quedó en el tintero comentar una cosa que me llenó de pesar durante aquel paseo: la ciudad de Kunming, capital de la provincia de Yunnan (donde está la comarca de Xishuangbanna), se está cargando lo poco que le quedaba de casco antiguo, sin ningún miramiento.


Kunming, a lo mejor alguno de vosotros la conoce, era en tiempos una ciudad de provincias bastante tranquila, siempre con el cielo azul (algo muy apreciado en la grisácea China) y con unas calles tradicionales que, sin ser especialmente impresionantes, tenían su encanto. Estaban formadas por unas casas de dos o tres pisos, con paredes de madera pintada de rojo vivo (como la de arriba), y su mayor atractivo probablemente estribaba en que muchas de las puertas, ventanas y paredes de madera se habían combado por el peso y el paso de los años, por lo que las fachadas tenían un aspecto "torcido" bastante gracioso, que recordaba, salvando las distancias, al de las casas de madera antiguas de Estambul.

Al Ayuntamiento de Kunming no le debía hacer tanta gracia ese aspecto retorcido, porque ha decidido mandar toda esa zona, lo único tradicional y medianamente bonito que tenía la ciudad, a tomar viento fresco. Cuando paseé por allí en febrero, la visión era de lo más triste. Muchas manzanas ya no estaban, otras languidecían detrás de tapias y con las bolas de demolición ya dispuestas a romperlo todo, y algunas tenían las puertas del piso bajo cegadas con ladrillos, como aquellas calles de Shanghái que mostré hace unos meses y a las que también les quedaban pocos días de vida.


Sé que al gobierno local se la suda, pero que sepa que ha dictado la sentencia de muerte de su ciudad en lo que a estética se refiere. Kunming es, a partir de ahora, una capital de provincia insulsa más de China, sin absolutamente nada que ofrecer al visitante, una Changsha, una Nanchang, una Hefei, una... (la lista es larga y va creciendo).

He visitado la ciudad en 2003, 2005 y 2010, y es asombroso lo poco que se parece la Kunming de hace siete años a la actual, ahora está llena de rascacielos de cristal y centros comerciales y el centro es irreconocible. En su favor he de decir que es una de las ciudades chinas más peatonales que he visto, la avenida principal es prácticamente sólo para los peatones mientras que los coches usan un concepto que en otras ciudades chinas se desconoce por completo, llamado "calzada subterránea". Hay que decir que en esto Kunming se ha portado, pero suspende completamente en conservación de patrimonio.

Esto en realidad es un síntoma de lo que ocurre en toda China, que ahora está en un momento de furor constructivo que deja pequeño al que hubo en el Levante español. El dinero que ganan los constructores, las inmobiliarias, los dueños de tierras edificables, es inconmensurable, la gente en ese business se hace rica de la noche a la mañana y hay un nerviosismo tremendo por buscar el pelotazo. La locura es total: en Pekín, en apenas unas semanas se han cargado decenas de barrios de las afueras -incluyendo comunidades de artistas y escuelas para emigrantes rurales- en cuestión de días y sin avisar, porque hay verdadera urgencia por construir antes de que pinche la burbuja.

No tiene la cosa visos de parar a corto plazo, así que no descarto que destruyan hasta los hutong de al lado de mi casa. No sé si hay forma de detener esta locura, quizá intentar convencer a las ciudades chinas de que se están cargando, como Kunming, su personalidad propia, convirtiéndose en megaurbanizaciones sin alma. Pero en China nunca ha habido especial amor por las construcciones antiguas, así que es probable que la batalla esté perdida.

Enlace Permanente

Por ahora hay 12 comentarios


Gasoles chinos

10 de Marzo, 2010, 0:01

Sé que los posts deportivos no generan muchos comentarios, pero bueno, hoy voy a poner una lista de los baloncestistas chinos que han jugado en la NBA para que no se me olviden, que a veces necesito el dato:

Wang Zhizhi: Este pequinés nacido en 1977 se convirtió en 2000 en el primer chino en jugar en la NBA, en los Dallas Mavericks. Más tarde jugaría con Los Angeles Clippers y con Miami Heat, con números discretos pero decentes. Casi se convirtió en un fugitivo de China, porque se negó a participar en varias convocatorias de la selección y estuvo varios años sin regresar a su país natal por miedo a que le represaliaran. El hecho de que Wang fuera en teoría militar (su equipo de formación eran los Bayi Rockets, el club del Ejército chino) no facilitaba las cosas. Finalmente Wang regresó a casa con el rabo entre las piernas, pidió perdón -para que le dejaran participar en Pekín 2008- y ahora juega en la liga china, nuevamente con los Bayi ("Primero de Agosto").


Mengke Bateer: Nacido en 1975 en Mongolia Interior (es de etnia mongola y su nombre en ese idioma, Monhkbataar, significa "héroe eterno"), Mengke fue el segundo jugador chino que recaló en la NBA, al fichar en 2002 por los Denver Nuggets. Como Zhizhi, Bateer dio bastantes tumbos en los USA, jugando con varios otros equipos (San Antonio Spurs, Toronto Raptors). Fue el primer jugador chino que salió titular en un partido de la liga estadounidense, y el primero que ganó el Anillo (con los Spurs en 2003), aunque su participación en aquel campeonato fue bastante discretita. Actualmente juega en un equipo de la liga china, los Tigres Volantes de Xinjiang (que nombre más glorioso).
 

Yao Ming: Este shanghainés, nacido en 1980 y fichado en 2002 por los Houston Rockets, es el que más éxito ha tenido en la NBA, donde es uno de los jugadores más conocidos, durante muchos años fue la estrella indiscutible de su equipo y jugó varias veces el All Star. Su problema han sido sus muchas lesiones, que no le han permitido rendir al cien por cien en los últimos años (ni con los Rockets ni con la selección china). La última de ellas, de bastante gravedad, le obligó a operarse y a estar al menos una temporada completa en el dique seco, la actual. Yao, el deportista más famoso de China actualmente, se ha comprado un club chino para consolarse, los Shanghai Sharks de su ciudad natal, y sueña con que un día se conviertan en franquicia de la NBA (si ya juegan en ella equipos canadienses, ¿por qué no uno chino?). También a aprovechado el parón para tener un niño (su esposa, también muy alta y jugadora de baloncesto, está embarazada), y ahora la gran preocupación de los fans chinos es qué va a hacer Yao con su vástago, si nacionalizarlo estadounidense o chino. Por oto lado, dice la leyenda que Yao es un jugador "de laboratorio", formado desde niño por el Gobierno chino para que un compatriota triunfara en la NBA.


Yi Jianlian: Cantonés, nacido en 1987, Yi es el único jugador chino que actualmente participa activamente en la NBA, militando en los New Jersey Nets. Sin ser la estrella que es Yao, Yi cosechó antes dos temporadas bastante decentes, primero con los Milwaukee Bucks, con los que debutó en EEUU en 2007, y después con los de New Jersey, que le ficharon en 2008. Las lesiones también le han tenido un poco martirizado y le han impedido jugar a su mejor nivel en los USA.


Sun Yue: Por último, este jugador de Hebei (norte de China) nacido en 1985, que puede presumir de ser vigente campeón de la NBA, ya que la pasada temporada militó en Los Ángeles Lakers de Kobe Bryant y Pau Gasol. Sin embargo, apenas contó para el equipo en la liga regular, disputando 10 partidos y siendo obligado a jugar con equipos de categorías inferiores de los Lakers. Tras el discreto paso por la mejor liga del mundo, Sun, que tuvo un muy buen papel en los JJOO de Pekín, ha vuelto a la liga china, y milita en los Dioses Olímpicos de Pekín, un equipo de nombre grandilocuente y un poco trotamundos (además de haber jugado en China, en temporadas anteriores se trasladó a una liga inferior estadounidense, y antes, a la taiwanesa).


Si sois aficionados al baloncesto, os enlazo a esta página con una curiosidad, algunos de los apodos que los sucesores chinos de Andrés Montes ponen a algunos jugadores de la NBA cuando retransmiten sus partidos.

La NBA es bastante popular en China, sobre todo desde que Yao recaló en ella, y la tele china retransmite muchos de sus partidos en directo (por la diferencia horaria, aquí llegan por la mañana). La NBA, que a fin de cuentas es un negocio, considera a China como su segundo principal mercado, por lo que cada vez es más frecuente que sus grandes estrellas viajen fuera de temporada al país asiático para promover la liga norteamericana, o que jueguen aquí partidos de exhibición.

Enlace Permanente

Por ahora hay 5 comentarios


Una tienda sin rebajas

8 de Marzo, 2010, 0:01

Cerca de mi oficina han abierto una tienda de moda que se llama Cara:



En chino no significa nada, claro, pero el caso es que me ha hecho gracia el nombrecillo. No sé si en España triunfaría una tienda con tal nombre, aunque bueno, al turrón 1880 le funciona...

China no es un país tan glorioso como Japón a la hora de inventar nombres de marcas que en español suenan chocantes (exceptuando la bebida Kaka, el márketing chino todavía no ha creado perlas como las que los nipones sacan cada dos por tres), pero en fin, confiemos en el afán de superación chino para que algún día lleguen al nivel de sus vecinos del punto rojo.

Parece bastante claro, por otro lado, que la tienda "Cara" es un intento de algún empresario local por aprovecharse del éxito de la española Zara, poniendo un nombre similar con el objetivo de que alguna clienta despistada o cegata entre al establecimiento pensando que se encuentra en uno de los de Amancio Ortega. O sorda, porque Cara y Zara, pronunciadas por un chino siguiendo las reglas del pinyin, suenan de forma similar. Si os fijáis, el copión ha usado prácticamente el mismo tipo de letra, el mismo color negro...

En China esto de variar ligeramente una marca famosa ocurre con muchísima frecuencia. Sin ir más lejos, yo el otro día me compré por 30 yuanes un jersey Adidas en un mercadillo (iluso de mí) y días más tarde, al fijarme detenidamente en la prenda, me di cuenta de que me habían dado gato por liebre:



Adidas, de hecho, es una de las marcas más pirateadas en China: casi se podría decir que se han usado ya en los talleres de ropa barata del país todas las ligeras variantes de la marca original que se os ocurran (Adidos, Adidsa, Addias, etc).

Crear tiendas o incluso cadenas de tiendas con nombres o logotipos similares a los de conocidas multinacionales es una práctica muy antigua y habitual en China. Si se da uno una vuelta por una calle comercial china (especialmente en provincias) se encontrará ejemplos para dar y regalar. Por ejemplo, esta tienda de ropa deportiva de Kunming con complejo de Le Coq Sportif...



O este ejemplo de letrero de tienda que os pongo a continuación, en el que el caso es más complicado porque no son dos las marcas implicadas, sino tres:



Clio Coddle es una copia bastante descaradilla de Crocodile, una marca singapuresa de ropa muy famosa en Asia. Pero la misma Crocodile ha tenido problemas legales con la más famosa Lacoste, que le acusa de copiar su reptiliano logotipo (Lacoste lo usa desde 1933, Crocodile desde 1947). Lacoste y Crocodile han llegado a tener varios pleitos por este tema, y casualmente muchos de ellos en el mercado chino... Pues aquí lleha la china Clio Coddle para "homenajear" a sus dos rivales y añadir más tensión al ambiente.

Enlace Permanente

Por ahora hay 21 comentarios


Cami camino del Sur
(viajar al sureste asiático)

5 de Marzo, 2010, 0:01


(Actualizado el 13 de febrero de 2011, tras visitar Singapur, Malasia y Sumatra).

(Y otra vez el 19 de febrero de 2014, tras visitar Java y Bali).

"El sur es una playa fantástica, el sol se queda siempre en el sur", decía aquella canción... Vivir en China a veces se hace cuesta arriba, sobre todo en el largo, frío y gris invierno, pero hay una vía de escape realmente sencilla: viajar al sureste asiático. Tailandia, Vietnam, Malasia, están a un tiro de piedra, y casualmente cuando China tiene su peor clima (enero, febrero...) ellos están en su mejor momento, pues todavía no ha llegado la tórrida estación de la
s lluvias (de abril hasta septiembre).

Muchos de los años que he pasado en China he tenido impepinablemente que huir durante parte del invierno al "dongnanya" (así llaman los chinos al sureste asiático), no por interés viajero sino porque sencillamente no aguantaba más el frío y la falta de sol. Indochina y alrededores son sencillamente otro mundo, el trópico, con colores brillantes, camiseta y bermudas, gente bella, delgada y sonriente, y verdor de anuncio de Fa.

El otro día, al postear sobre Laos, alguno en los comentarios preguntó qué otros sitios visitar de esa zona. Para intentar ayudar, os cuento a continuación una resumida opinión los que he visitado, y lo que he oído de aquellos que no he visitado.

Pero antes, una visión general de la región:

Asia Oriental es probablemente el mejor lugar del mundo para viajar. Lo tiene todo: bajo precio del alojamiento y la comida, clima cálido todo el año -aunque a veces excesivamente cálido-, gente amabilísima, bastante seguridad, y por encima de todo una infraestructura turística para el turismo económico que uno no es capaz de imaginar hasta que llega allí. Vietnamitas, tailandeses, camboyanos, han montado miles y miles de hostales y bares exactamente como un extranjero los quiere. No he visto países con más ojo para facilitar las cosas al turista que ellos, es increíble lo bien montado que está todo, y definitivamente mucho mejor que en China.

La gran pega de este paraíso está precisamente en eso: al estar todo tan bien montado, el viaje pierde algo de aventura, y está lleno de turistas a los que como a ti les han puesto el tour en bandeja. Que nadie espere vivir peripecias a lo Indiana Jones en Angkor o en la selva tailandesa, porque los caminos están ya tan trillados por los turistas y las agencias que todo le va a salir perfecto. No hay lugar a la aventura porque ésta ya te la han montado por adelantado, de forma fácil, cómoda y barata. Allá donde vayas te encontrarás turistas, nunca te sentirás "explorando", y bueno, tampoco es un gran problema, pero quizá le quita cierto romaticismo al viaje.

Dicho lo anterior, paso a decir cuatro cosillas sobre cada país de la zona.


Vietnam
: es el país más bello que he visto de la treintena que conozco, aunque bueno, quizá influyera el hecho de que fuera el primer país de la región que visité, o que nunca había estado en un país tropical hasta entonces. Las casas coloniales de colorines en Hanoi y Saigón, la belleza de las vietnamitas vistiendo por la calle el tradicional aodai, la comida suave con limón y rollitos de primavera, el café con leche condensada... Únele a eso la historia épica que tiene detrás, la guerra contra los EEUU y los franceses, de la que quedan muchos recuerdos (museos, memoriales, túneles de los charlies...) y que a veces te retrotraen a los años 60. Una maravilla de país, y en algunos aspectos, es la China que imaginábamos de niños (arrozales y sombreros cónicos).


Lo mejor: Hoi An, un pueblo de acuarela en el centro del país, y la playa de Mui Ne, para pasar en ella la jubilación anticipada desde los 35 años.

Lo peor: El enloquecedor tráfico de motos en Hanoi y Saigon, que al principio hace gracia (sobre todo cuando en un cruce ves flujos de motos que se cruzan perpendicularmente y milagrosamente no chocan) pero después te agota. Por otro lado, los vietnamitas son algo más agresivos que en los países vecinos a la hora de intentar conseguir dinero del turista, son un poco peseteros y es fácil caer víctima de algún pequeño timo que otro, nada grave.


Birmania
: Si Vietnam es para mi gusto el más bonito de todos estos países, Birmania es probablemente el más fascinante. Décadas de aislamiento político y económico han convertido a este lugar en una isla cultural, un país sin Coca Cola, donde la gente viste como hace siglos (los hombres con una falda llamada longyi, las mujeres con pinturas de sándalo en la cara) y los autobuses de las ciudades se parecen a los de las películas españolas de los 50. Añáde a ello un lugar casi surrealista (la llanura casi desértica de Bagan, con miles de templos diseminados por ella) y estás en uno de los países más diferentes al mundo conocido que te puedes encontrar. Para más inri, es el más barato de todos los que he visitado en la zona.


Lo mejor: Las calles coloniales con desconchados de Rangún. el té con leche condensada en las teterías de las aceras, hablar con los birmanos que aún conservan de la época colonial un buen dominio del inglés y un gran gusto por la música rock (el rock birmano se come con patatas al pijopop tailandés).

Lo peor: El carácter militar del gobieno pone algunas chinas en el camino. La primera: no se puede entrar por tierra al país, hay que hacerlo por avión, algo que a un madrileño igual le da igual pero a mí, que estoy en un país vecino y me gusta entrar en los países a pata, me joroba bastante. La segunda es que muchas provincias birmanas están directamente cerradas a los extranjeros, básicamente aquellas en las que viven etnias diferentes a los birmanos (y muchas en conflicto con éstos por el dominio de las piedras preciosas, el opio, etc). También hay que decir que la comida birmana es la peor de todas las de la zona, poco variada y no demasiado agradable al paladar occidental. La peor, ejem, indisposición gástrica que he tenido viajando la sufrí allá.


Camboya
: Es uno de los países más pequeños y menos poblados de la zona, pero guarda el gran tesoro del sureste asiático, las ruinas de Angkor. Por muy ateo que se sea, al entrar a Angkor Wat se siente algo extraño. Esos pasillos enormes, esos claustros que parecen tener millones de años con sus monjes anaranjados tomando la sombra... Tal vez fuera el intenso olor a orina de murciélago el que me embriagó, pero está claro que Angkor es uno de esos lugares que jamás se olvida, y perdonad el tono de folleto de Halcon Viajes pero es la pura verdad.


Lo mejor: Angkor, como iba diciendo. Diferente a cualquier otro lugar de la región, cientos de templos de formas extrañas en medio de la selva, sacados directamente del Tomb Raider para tu disfrute. Hasta el más descreído sentirá el halo de espiritualidad que desprenden esas piedras colosales entre la selva.

Lo peor: Es el país con una historia reciente más triste de todos (Pol Pot se cargó a una cuarta parte de la población) y se notan todavía las secuelas del horror. Los museos y memoriales que hay de aquella época, por ejemplo en la capital, Pnom Penh, son una gran lección, pero también te dejan el estómago revuelto. Por ejemplo, monumentos en los que las paredes son calaveras humanas. Camboya es también el país de la región donde más se percibe la pobreza, y los devastadores efectos que las minas antipersona que dejaron los americanos y otros salvapatrias en el campo (muchísimos mutilados mendigando). A veces Camboya no es un sitio alegre.


Tailandia
: Definitivamente, no es mi lugar favorito. Es el más visitado de todos, el más conocido en Occidente, pero está completamente convertido en un parque de atracciones para guiris, una ruta del whisky para ingleses, americanos y australianos. En su favor hay que decir que es el pionero del turismo regional, y por tanto es el que cuenta con las mejores guesthouses, tours selváticos, paseos en elefante y demás gracietas para los viajeros. Su gastronomía es la más rica de la zona, tiene las mejores tiendas y un nivel de vida similar al europeo, pero se la ve demasiado occidentalizada, domada al turista y un poco falsificada. En cualquier caso, Bangkok es la ciudad con mejor comunicación aeroportuaria en la región (siempre que la oposición no secuestre el aeropuerto, que a veces pasa), es casi obligatorio pasar por ella, y ya que se está allí, pues hay que darse un garbeo, ¿no?


Lo mejor: La facilidad para todo que encuentra el turista. Por ejemplo, a la hora de estudiar cursos de comida tailandesa, de masajes, de yoga y pilates, de buceo, a veces hasta en español, catalán o bable. Es tan sencillo todo, tan preparado con amor para el viajero, que te amodorra. Por otro lado, la cultura tailandesa es muy rica, ella y su arte han influido mucho a los vecinos (Camboya, Laos, Birmania y hasta el sur de China) así que no hay por qué desdeñarla.

Lo peor: Bangkok es un nido de perdición. Estoy seguro de que en el infierno hay una calle llamada Kao Shan Road, como el principal ghetto de guiris de la capital tailandesa. Bueno, esto podría ir también en el apartado "lo mejor", que cada cual haga lo que quiera... Y si quieres argumentos para una novela pulp, en esa ciudad te darán ideas para varias. Ya he nombrado antes lo de la excesiva occidentalización y turistización del país, así que no me explayo más. Por último, los templos tailandeses son un poco repetitivos, visto uno vistos todos, y además con tanto dorado tienen un aire barroco-glam-hortera que da un poco de repelús.


Laos
: Ya hablé de este país en el post anterior, así que no me voy a extender mucho más, recordaré únicamente que es un país culturalmente muy similar a Tailandia pero algo más atrasado económicamente, lo que por una parte está mal para su población (casi todos viven de la agricultura de subsistencia, muchos niños no tienen educación, etc) pero por otra parte ha hecho que el país se mantenga mucho más auténtico y tradicional (y visto como está el mundo capitalista, mejor que no se apunten a él). Algunos dicen que Laos es la Tailandia de hace 50 años, antes que llegaran las hordas de turistas, y probablemente tienen razón.


Lo mejor: Es probablemente el país con la naturaleza más exhuberante que he visto, todo pura selva, y de vez en cuando algún pueblo con cabañas de madera intentando molestar lo menos posible a la madre natura. Hasta ciudades como Luang Prabang o Vientiane tienen aspecto de pueblos envueltos en grandes arboledas. Al ser el país con menos densidad de población de la zona (sus 8 millones de habitantes contrastan con los 90 de Vietnam o los 80 de Tailandia), es el más tranquilo, los paseos por sus ciudades y pueblos son siempre de lo más placentero y nunca nadie te va a molestar (al contrario, son gente muy amable).

Lo peor: Si se ha visitado Tailandia, quizá dé cierta sensación de déjà vu, porque cultural, religiosa, arquitectónicamente, es muy similar. Uno diría casi que se encuentra en una provincia más de Tailandia (que no me oigan los laosianos que me despiezan). En el apartado personal, diré también que es el único país surasiático en el que he sido robado (fui despojado vilmente de mi querido celular).


Filipinas
: Un tanto alejado de los otros, el archipiélago que fue colonia española es un sitio algo olvidado por la ruta del banana pancake (como conocen los lonelyplaneteros a los viajes por el sureste asiático), lo cual tiene la ventaja de que el turismo está menos masificado y allí uno sí que se siente "pionero" al entrar en muchos pueblos o ciudades, aunque en realidad no lo sea. Para un español es un sitio muy interesante, porque quedan muchas huellas de nuestra cultura: el 30 por ciento de las palabras que usan los filipinos son de origen hispano (aunque algunas las pronuncian raro y no se entienden), las plazas con iglesia antigua son como las de un pueblo de la Península, hacen fiestas patronales semejantes a las nuestras, comen longaniza y calamares a la romana. Sólo por eso, por buscar la cultura española que sobrevive, ya merece la pena visitarlo. Pero además están las playas, que son de lo mejor de Asia, y las mujeres filipinas, las más guapas y lanzadas de Oriente (que se lo pregunten a la Preysler).


Lo mejor: La herencia española, pero también aquellos lugares remotos a los que los españoles no llegaron, como la tierra de los ifugaos (Banaue, Sagada). En Filipinas es donde más cosas se entienden, al ser inglés idioma oficial, así que es un buen sitio para hacer amistades y tener relación con más gente local que en otros países, donde acabas relacionándote sólo con recepcionistas y camareros. En lo gastronómico, los batidos filipinos son los mejores de Asia, obligatorio tomarse uno en el paseo de la bahía de Manila mientras se escucha tocar a las infinitas bandas callejeras del país más musical de Oriente.

Lo peor: Filipinas no tuvo grandes civilizaciones previas a la llegada de los españoles y los estadounidenses, así que todo lo que hay para ver en el sector histórico-artístico es colonial, no muy exótico, y lo moderno está todo muy americanizado. No debe ser muy diferente de una isla caribeña, o de las Hawaii, digo yo... Otro problema es la seguridad: no me pasó nada en las tres semanas que estuve allí, pero con el tema Abu Sayyaf uno se emparanoia, y más al ver las ametralladoras que gastan los guardas de los bancos o de los centros comerciales. Un último inconveniente de Filipinas es que, al ser un archipiélago de decenas de islas, es dificultoso viajar, por lo que uno acaba viendo sólo una isla o dos y es difícil llevarse una idea completa del lugar.


Malasia: Malasia son tres países en uno: malasios, chinos e indios comparten ciudades y pueblos, aportando cada uno sus culturas y creando un país multicultural y variado, tranquilo y próspero (¡tienen sus propias marcas de coche!). Sin llegar a los excesos consumistas de Singapur, y turístico sin caer en la masificación de Tailandia, es un lugar cómodo para visitar y quizás también para residir, donde el inglés se habla ampliamente (fue colonia británica y guardan buen recuerdo de la era colonial, a diferencia de otros países) y también se oye mucho chino en sus calles. Y tiene un poco de todo: playas, ciudades históricas, reservas naturales... Si se hiciera una comparativa de los distintos países, seguramente Malasia no sacaría la máxima nota en ningún apartado, pero probablemente en la nota media ganaría.


Lo mejor: La facilidad de comunicación con la gente, gracias al amplio uso del inglés. És quizá, con el permiso de Vietnam, el país con una herencia colonial más rica, y son muchas las ciudades, no sólo las más turísticas, que cuentan con calles de fachadas de estilo británico, pintadas de vivos colores para reflejar el sol de los trópicos. Por otra parte, Malasia, frente a otros países de la zona, te permite al visitarla empaparte no sólo en una cultura, sino en tres: la malaya, la china (los chinos son el 30 por ciento de la población y mantienen su lengua y costumbres) y los indios, que también se dejan notar con sus animadas Little Indias y su buena, magnífica, excelente comida. Si a ello se le suman la herencia británica e islámica, se puede decir que Malasia es uno de los países donde de forma más perfecta se han juntado las cuatro grandes civilizaciones de Eurasia: la europea, la árabe, la india y la china.

Lo peor: Esto sólo le pasará al que, cómo yo, viva en China, pero por si acaso os he de advertir que si vais a Malasia y ya conocéis el gigante asiático tendréis una sensación de deja vu bastante fuerte. Los dos centros históricos y turísticos de Malasia (Penang y Malaca) os pueden parecer más chinos que la misma China, y a lo mejor os hacen preguntaros si ha valido la pena volar seis horas para comer raviolis. Por otro lado, a veces es difícil conocer la verdadera cultura malaya, enterrada como está en el multiculturalismo: incluso es complicado encontrar comida malaya, ante tanta oferta china e india. También le pasa un poco lo que a Tailandia, que se trata de un país ya tan moderno y occidentalizado que hay poco lugar a la aventura y el exotismo que uno a veces busca en los viajes por la región.


Singapur: La capital comercial y financiera del sureste asiático, el país con la renta per cápita más alta de Asia (con el permiso de Japón) es una sorprendentemente bella ciudad, pintada en vivos colores en sus partes históricas y con su obligada jungla de rascacielos, mientras chinos, indios y malasios (se repite el multiculturalismo de Malasia, aunque con distinto reparto porque aquí son los chinos la mayoría) pasean con iPads en el brazo y ropa de marca. Magnífica mezcla de modernidad y tradiciones, y una buena excusa para darse un baño de pijerío después de sacudirse el polvo de los caminos en países vecinos.


Lo mejor: Los barrios "étnicos" de Chinatown, Little India y Arab Street, con sus casas de estilo victoriano pintadas en vivos colores y llenas de vida, especialmente el barrio de los indios, en su mayoría tamiles del sur (mi estancia de Singapur ha mejorado enormemente mi opinión acerca de los indios, pese a las noticias que me llegan de lo pesados que son con el turista cuando visitas la India). Y la belleza fashion de las singapuresas, comparable al de las coreanas y japonesas, como para enamorarse cada vez que doblas la esquina.

Lo peor: El precio del alojamiento es absurdamente caro para los cubículos que se suelen ofrecer, un abuso que recuerda a la situación de lugares como Hong Kong. En otras cosas, no es tan caro como pensaba -sobre todo en lo que a comida se refiere- pero está claro que sus precios no tienen nada que ver con los del resto de la región. Por otro lado, es bastante similar en muchos aspectos a Malasia, así que al que haya estado en ese país le parecerá que está repitiendo.


Indonesia: Indonesia es un país fascinante y que, una vez que se sale de sus ciudades, te va a llegar al corazón. Pese a estar tristemente asociado, por las noticias, a desastres naturales (volcanes, terremotos, tsunamis), su gente es alegre y divertida, sus paisajes naturales son posiblemente los mejores del sureste asiático, y su variedad de culturas, en el cuarto país más poblado del mundo, es tan grande que podría dar para viajes durante toda la vida sin temor a ver cosas repetidas en los anteriores.


Lo mejor: El trekking por la jungla del parque nacional Gunung Leuser, en el norte de Sumatra, encontrando orangutanes como quien se encuentra a otros excursionistas, y con un magnífico guía explicando los secretos de la jungla de Sumatra, es posiblemente una de las experiencias más bellas que he tenido en vida, y quedará siempre en mi recuerdo. Una pequeña pero gran aventura en un país donde, frente a otros destinos "trillados" y "maleados", sí que hay lugar todavía para lo inesperado y lo sorprendente. Por no hablar de la alucinante visión del desierto de cenizas que rodea al volcán Bromo, o la sensación de pequeñez que da asomarse a su crater humeante. O los paseos cuesta arriba y cuesta abajo, con una moto de cambio automático, en la bellísima Bali, que resiste ahora y siempre a las hordas de turistas como nosotros.

Lo peor: No es culpa suya, pero claro, a ver quién es el guapo que puede decir que se ha recorrido entero un país con 17.000 islas separadas, entre su parte occidental y su oriental, por una distancia equivalente a la que hay entre España y Rusia. Ello, unido a que es uno de los países más pobres -per cápita- de la región y a la difícil orografía de sus islas volcánicas, dificulta y alarga mucho el transporte, por lo que moverse aunque sea por una sola isla puede costar largas jornadas. Sus ciudades son sucias, ruidosas y pasar por ellas, si bien suma anécdotas aventureras, no siempre es agradable. Sus playas, incluso las de Bali, están plagadas de basura, pero ir a buscar calas olvidadas por los turistas y por los vertidos es otro gran placer de Indonesia.

Enlace Permanente

Por ahora hay 16 comentarios


Tras los pasos de Roldán

3 de Marzo, 2010, 0:01

Os contaba en el post anterior algún detalle de mi reciente visita a la comarca china de Xishuangbanna. Pero ésta no fue sino la primera etapa de un viaje que continuó por el vecino país de Laos. Aunque me salgo ligeramente del tema chino del blog, os contaré alguna impresión sobre ese país, a ver si alguno os animáis a visitarlo.


A Laos llegué de una forma que recomiendo a todo el mundo: en barco por el río Mekong, viendo por el camino cuatro países (ya que después de dejar China, el río forma primero frontera entre Birmania y Laos, y después entre Tailandia y Birmania). El crucero no para en tierras laosianas, sino tailandesas (un puerto fluvial en un pequeño pueblo llamado Chiang Saen), pero no pasa nada porque en Tailandia no piden visado y al otro lado del río ya está Laos.


La impresión general de Laos es que no es un país culturalmente muy diferente de Tailandia: templos, gentes, gastronomía, paisajes, son bastante similares a sus "primos", con los que se entienden bastante al hablar y a los que siguen con pasión en tema música pop, televisión o moda juvenil. Pero Laos es Tailandia sin tráfico, sin tuktuks timadores, sin prostitución hasta en la sopa, sin Bangkok. Un país bastante más tranquilo, con mucha menor densidad de población (los tailandeses creo que son 80 millones, los laosianos no llegan a 10) y por tanto más naturaleza, más serenidad. Al que le guste Tailandia, Laos le va a entusiasmar, seguro.

Lo que más me agradó de Laos es la cantidad de niños que se ven por todas partes, sobre todo en los pueblecitos que hay en los alrededores de los lugares más turísticos. Claro que luego reflexioné un poco y pensé que si había tantos niños jugando en la calle, a todas horas, es porque muchos estaban sin escolarizar. Pero bien felices se les veía, eso sí.

Me gustó especialmente un lugar del que nunca antes había oído hablar, pero que al parecer es una meca de los mochileros: Vang Vieng. El sitio me fascinó por la insólita mezcla del lugar, híbrido entre Ibiza y
Guilin. Vang Vieng es un pueblo al lado de un río y unas montañas kársticas espectaculares, un paisaje precioso que no sé muy bien por qué razón se ha convertido en un lugar de peregrinaje de veinteañeros extranjeros.


En consecuencia, el río está trufado de bares de madera (la "ruta de la trucha", la llamaría yo) en los que los postadolescentes se emborrachan, intentan ligar y hacen peleas de barro. Para ir de bar en bar, los guiris bajan lentamente río abajo con unos flotadores gigantes, una actividad que se conoce en el lugar como "tubing". Para la sed durante el viaje, suelen llevar un cubo de playa lleno de whisky (una nueva explicación plausible para la expresión "cubata").


No era en absoluto mi rollo, pero esos bares de río, que me recordaban los locos lugares por los que fue parando el protagonista de "Apocalipse Now" cuando buscaba al coronel Kurtz, combinados con el espectacular paisaje, las aldeas de niños, el verdor y demás, me dejaron huella. Así como los restaurantes del pueblo -un pueblo donde los extranjeros eran el 90 por ciento de la población-, establecimientos que repetían sin parar capítulos de series occidentales como "Friends" o "Padre de Familia". Me pareció tan absurdo que hubiera algo así, que me gustó y todo.

Visita obligada cuando se va a Laos es Luang Prabang, la antigua capital laosiana y el lugar más turístico del país, una ciudad con ambiente de pueblo, casas coloniales y muchos templos con monjes que quieren practicar inglés con los turistas. De Luang Prabang me sorprendió que a pesar de la cantidad de turistas que recibe, luego cuando vas paseando por la ciudad o los alrededores apenas te los encuentras, se diseminan todos tan bien que no te sientes en un lugar "turistizado". También me pareció muy curioso, y me sorprendió por inesperado, el toque pijoven de El País de las Tentaciones que tienen sus bares y restaurantes, muy afrancesados, con los mejores cafés, croissants, tartaletas y baguettes de toda Asia.


Vientiane, la capital laosiana y el otro lugar que visité en el país, me dejó peor recuerdo que los anteriores porque debido a unas obras para convertir una isla del Mekong en parque estaba muy polvorienta. Además, aunque para ser una ciudad asiática era pequeña (unos 400.000 habitantes), ya no era tan manejable a pie como Luang Prabang o Vang Vieng.


El robo allí, el último día, de mi móvil, tampoco ayudó a que el lugar me gustara (se ve que Luis Roldán
dejó su huella en el país). No obstante, también tiene sus casas coloniales, sus cafeterías con encanto y unas excursiones en bici por los alrededores muy apañadas. Y al lado de las megacapitales ruidosas de la zona, como Saigón o Bangkok, es el paraíso.

Por lo demás, buena cerveza (llamada Lao), gran licor autóctono (llamado Lao Lao) y muy buena comida, tanto oriental como occidental, en todos los lugares que visité en el país. Laos tal vez no sea laos...tia, pero es el mejor para descansar de la bulla de los países que le rodean.

Enlace Permanente

Por ahora hay 12 comentarios


Daisidencia

1 de Marzo, 2010, 0:01

A finales de enero estuve en Xishuangbanna, una parte del sur de China que limita con Birmania y Laos. Allí viven muchas etnias emparentadas con las de otros países de la zona, y la más numerosa son los Dai, cuya cultura y religión son bastante similares a las de Tailandia (cultura que también tiene mucha influencia en Laos y en el noreste de Birmania).


Las casas de los Dai, de madera sobre pilotes, recuerdan a las de los pueblos de estos países cercanos, y también recuerda mucho a Tailandia y alrededores la costumbre de que los niños pasen un tiempo aprendiendo la vida de monje, con túnicas naranjas y el pelo cortado al cero. Los Dai tienen además su propia lengua y escritura, que es similar a la de los birmanos, llena de circulillos.


Los templos budistas de los Dai son similares a los de Tailandia, una especie de gran casa con tejado de doble vertiente, una enorme estructura con forma de campana gigante (la estupa) y serpientes gigantes de cinco o siete cabezas en las barandillas (como para apoyarse en ellas, vamos).

Y en estos templos, como en los de Tailandia o Laos, las paredes suelen estar ricamente decoradas con temas budistas, historias del Ramayana (la gran historia épica de los asiáticos, algo así como La Odisea para los europeos) y varias otras cosas.

Dos de los templos que visité en Xishuangbanna (¿qué sería del turismo por Asia sin esas incontables visitas a templos budistas que acaban pareciéndonos todos iguales unos a otros?) habían sido construidos recientemente por los Dai, y por tanto tenían decoraciones que trataban de la historia moderna de este pueblo. Curiosamente, en estas pinturas se contaban con imágenes, sin ningún miedo, las tropelías que los Guardias Rojos cometieron contra los Dai –como pasó en muchos otros lugares de China- durante la Revolución Cultural, en los años 60 y 70. Los guardias la tomaron especialmente contra las religiones, y las imágenes en el templo nos lo cuentan.

Destruyeron imágenes de Buda…


Encarcelaron a monjes para obligarles a dejar sus creencias…


Y bueno, lo pusieron todo patas arriba.


Una de las que más me gustó de estas sorprendentes imágenes fue la que os pongo a continuación, que más que anticomunista parece dar un paso más en la "rebeldía antisistema" y mostrarse más bien en contra de la globalización:


Fijaos como junto a los soldados que avanzan pisándolo todo, hay hombres vestidos con sombreros y corbatas, al estilo occidental, y mujeres con bolsos, igualmente simbolizando al "malvado hombre blanco".

Las imágenes me parecieron gloriosas, y me sorprendió mucho su carácter reivindicativo. En realidad, en China no está hoy en día mal visto criticar la Revolución Cultural, pues el mismo Gobierno comunista dice oficialmente que fue un periodo desastroso. Pero lo cierto es que la línea oficial en general tiende a no hablar en concreto de la naturaleza de esos "desastres", simplemente dice que los hubo pero rara vez menciona ejemplos o entra en detalles escabrosos.

No sólo me recreé con estas pinturas tan poco habituales en un templo religioso, y menos en China, sino que además en uno de esos lugares tuve la ocasión de conocer al Dai que las había pintado, un hombre de mediana edad que se encontraba comiendo y bebiendo con sus amigos en la entrada del recinto. Cuando me dijeron que había sido él el autor de las pinturas, le saludé y le intenté preguntar qué era lo que quería expresar exactamente con la imagen de los soldados con hombres encorbatados y mujeres embolsadas. Lamentablemente, él y sus amigos hablaban un chino bastante diferente al mío (ninguno de los dos muy estándar), y además estaban regando su comida con abundante alcohol y creo que ya no estaban muy católicos (bueno, en este caso habría que decir "muy budistas").

En cualquier caso, el encuentro con estos cuadros y con el pintor me ayudó a llevarme un buen recuerdo de Xishuangbanna, lugar contra el que antes de ir tenía ciertas reservas porque me daba la impresión de que las autoridades chinas lo habrían convertido en una especie de "Disneylandia tailandesa", ya que les he visto en varias ocasiones destrozar así varios lugares. Cierto es que en algunas partes los temores se cumplieron (sobre todo en la capital comarcal, Jinghong), pero bueno, afortunadamente es una zona grande y aún quedan lugares sin disneyizar.

Además, tiene cierta ventaja con lugares vecinos como Laos y Tailandia, y es que en Xishuangbanna los turistas extranjeros no son muchos, mientras que en los países vecinos son legión y están en todas partes (o por lo menos, en todos los sitios que se te va a ocurrir visitar si eres un novato en el lugar).

No es que me molesten los guiris como yo, pero bueno, a veces tiene su encanto llegar y autoengañarse pensando que se es el primer foráneo que ha entrado en la tierra cálida de los Dai.


Enlace Permanente

Por ahora hay 8 comentarios





Este blog -sorpresas te da la vida- recibió el premio Blasillo de Huesca 2006 al ingenio español en Internet

Y como no hay uno sin dos, fue galardonado poco después con el Premio 20 Blogs 2006 al mejor blog expatriado

Y agárrate bien a la silla, porque más de un lustro después, llegó el Premio BOBs 2012 al mejor blog en español




Archivos
Diciembre 2016 
Noviembre 2016 
Octubre 2016 
Septiembre 2016 
Agosto 2016 
Julio 2016 
Junio 2016 
Mayo 2016 
Abril 2016 
Marzo 2016 
Febrero 2016 
Enero 2016 
Diciembre 2015 
Noviembre 2015 
Octubre 2015 
Septiembre 2015 
Agosto 2015 
Julio 2015 
Junio 2015 
Mayo 2015 
Abril 2015 
Marzo 2015 
Febrero 2015 
Enero 2015 
Diciembre 2014 
Noviembre 2014 
Octubre 2014 
Septiembre 2014 
Agosto 2014 
Julio 2014 
Junio 2014 
Mayo 2014 
Abril 2014 
Marzo 2014 
Febrero 2014 
Enero 2014 
Diciembre 2013 
Noviembre 2013 
Octubre 2013 
Septiembre 2013 
Agosto 2013 
Julio 2013 
Junio 2013 
Mayo 2013 
Abril 2013 
Marzo 2013 
Febrero 2013 
Enero 2013 
Diciembre 2012 
Noviembre 2012 
Octubre 2012 
Septiembre 2012 
Agosto 2012 
Julio 2012 
Junio 2012 
Mayo 2012 
Abril 2012 
Marzo 2012 
Febrero 2012 
Enero 2012 
Diciembre 2011 
Noviembre 2011 
Octubre 2011 
Septiembre 2011 
Agosto 2011 
Julio 2011 
Junio 2011 
Mayo 2011 
Abril 2011 
Marzo 2011 
Febrero 2011 
Enero 2011 
Diciembre 2010 
Noviembre 2010 
Octubre 2010 
Septiembre 2010 
Agosto 2010 
Julio 2010 
Junio 2010 
Mayo 2010 
Abril 2010 
Marzo 2010 
Febrero 2010 
Enero 2010 
Diciembre 2009 
Noviembre 2009 
Octubre 2009 
Septiembre 2009 
Agosto 2009 
Julio 2009 
Junio 2009 
Mayo 2009 
Abril 2009 
Marzo 2009 
Febrero 2009 
Enero 2009 
Diciembre 2008 
Noviembre 2008 
Octubre 2008 
Septiembre 2008 
Agosto 2008 
Julio 2008 
Junio 2008 
Mayo 2008 
Abril 2008 
Marzo 2008 
Febrero 2008 
Enero 2008 
Diciembre 2007 
Noviembre 2007 
Octubre 2007 
Septiembre 2007 
Agosto 2007 
Julio 2007 
Junio 2007 
Mayo 2007 
Abril 2007 
Marzo 2007 
Febrero 2007 
Enero 2007 
Diciembre 2006 
Noviembre 2006 
Octubre 2006 
Septiembre 2006 
Agosto 2006 
Julio 2006 
Junio 2006 
Mayo 2006 
Abril 2006 
Marzo 2006 
Febrero 2006 
Enero 2006 
Diciembre 2005 
Noviembre 2005 
Sicilia 1947 

 

Blog alojado en ZoomBlog.com

Creative Commons License
Los textos de este blog están bajo una licencia de Creative Commons.

Si eres el autor de alguna de las fotos colocadas en el blog
y no deseas que sea usada aquí,
notifícamelo y la retiraré