chinochano
            El mundo chino al alcance de tu chano


Inicio


En toda la web
En Chinochano

Chinochanadas
en Feisbuk
y en Twitter




Estos posts
te pueden servir
Estudiar mandarín en China 

Encontrar trabajo en China 

Hacer negocios en China 

Buscar piso
en China
 

Encontrar hispanos en China 

Tu nombre
en chino
 

Preparar el viaje
a China
 

Clima en China 

Llamar por teléfono desde China 

Ver TV china
en español
 

Libros sobre China 

Las mejores pelis chinas 

Chino mandarín
en tu ordenador
 

Hoteles en Pekín 

Restaurantes
en Pekín
 

Bares en Pekín 


Y si quieres ahondar
en un tema, aquí tienes posts sobre...
01. Música china
o sobre China


02. Cine y TV
en China


03. Arte y literatura de China

04. Historia
de China


05. Idioma chino

06. Comer y beber en China

07. Viajes por China y alrededores

08. Política y actualidad en China

09. Vida cotidiana en China

10. Nombres y apellidos chinos

11. Pekín,
esa ciudad


12. Shanghai,
esa ciudad


13. Hong Kong y Cantón, esas ciudades

14. Tíbet y Xinjiang

15. Taiwán

16. India, el otro gigante asiático

17. Japón y Corea

18. Sureste asiático

19. Fútbol chino

20. Otros deportes en China

21. Bellezas chinas

22. Amor y sexo
en China


23. China en mapas

24. Juegos
para los lectores


25. Consultorio
para los lectores


26. Asuntos personales

27. Cosas inclasificables


Mis posts
favoritos
Principios fundacionales de Chinochano 

El birrograma 

China conquista
el mundo
 

China rebautizada 

Un país de 5 

Etnias de China 

¡¡Me llamo
Josep Lluis!!
 

Pongamos que hablo de Pekín 

Gracias a la China 

Gripe pekinar 

Alfabeto chino 

El post más polémico 

Agujeros 

Aprende a ligar
con Richar
 

Una vez
fui activista
 

¿Te quedas
o te vas?
 

Colección de objetos superfluos 

China élfica 

Las cabezas de YSL 

Der Untergang
aus Kochinnen
 

Triciclos de China 

Hasta el infinito
y más allá
 

Supermegaofensivo 

 


Taxistas leninistas

13 de Diciembre, 2010, 0:01



Una de las cosas que más han cambiado en Pekín en los nueve años que llevo viviendo en la ciudad es el siempre fascinante y misterioso mundo de los taxis.

En mis primeros años en Pekín, los taxis "acosaban" un poco al cliente. Antes de que tú los pidieras, ellos llegaban a ti, con una insistencia que a veces era exasperante. Era muy corriente, por ejemplo, que una persona parada en el borde de la acera atrajera cual imán los taxis, que se paraban ante él o le pitaban, aunque en realidad esa persona no hubiera hecho ningún gesto con la mano y sólo estuviera parada porque quería cruzar, o hacer una foto, o cualquier otra cosa. Recuerdo lo pesados que podían ser los taxis en aquella época, uno casi no podía ni estar parado en la acera.

Actualmente, la situación es al revés, es decir, los taxistas hacen muy poco caso a los viandantes, y se hace cada vez más complicado parar uno, porque siempre están ocupados, o, aunque estén libres, no les da la gana de parar, porque no ven que el cliente tenga pinta de hacer un trayecto largo, o simplemente en ese momento no les apetece. Cómo cambian las cosas con el aumento de la demanda...

Últimamente hay temporadas en las que encontrar un taxi en Pekín se ha vuelto poco menos que imposible. En las últimas semanas, afortunadamente, parece que ha mejorado algo la cosa (menos mal, porque con este frío ya no apetece tanto moverse en bicicleta) pero recuerdo en verano y los primeros meses de otoño que era terrible la falta de taxis libres. En verano, con el jaleo del Mundial de fútbol y la animadísima noche sanlitunera que hubo en julio y agosto, me tocó más de una vez volver de los bares a mi casa a patita.

Los taxis también han cambiado en este tiempo su precio y su aspecto. A principios de década había taxis de tres precios, los "baratos", los "caros" y los "supercaros", que no sé yo quién los tomaba... Los baratos (1,2 yuanes por kilómetro) eran pequeños coches de la marca china Xiali, los caros (1,6 yuanes) eran Citroen o Volkswagen, y los supercaros (2 yuanes) no recuerdo de qué marca, pero igual eran Mercedes o Audi. Los baratos y caros estaban pintados de color rojo, y los supercaros solían ser negros.





Pero un año o dos antes de que empezaran los Juegos Olímpicos, comenzaron a desaparecer los taxis rojos y negros y se fueron sustituyendo por berlinas Hyundai todas al mismo y democrático precio (por supuesto, se escogió el más caro de los anteriores, 2 yuanes por kilómetro). Son de distintos colores (verde, blanco, marrón, azul) pero todos se distinguen por tener una ancha banda horizontal amarilla, lo que los asemeja bastante a los taxis de Bangkok.






Algunos taxis de Pekín, como éste, tienen el mismo aspecto que los de Londres,
y de hecho creo que desde hace un tiempo muchos de los famosos taxis londinenses son
made in China.
En Pekín hay muy pocos de este tipo, yo nunca los he probado,
y creo que están especialmente pensados para clientes con minusvalías.



Un detalle tonto es que los taxis se piden en Pekín, y en China, con un gesto ligeramente diferente al que usamos en España. Mientras en España levantamos la mano en plan saludo, en China se extiende el brazo horizontalmente mientras la mano se mueve hacia abajo, como si estuviéramos botando una pelota de baloncesto imaginaria. Es en realidad la forma que los chinos tienen de pedir a una persona o animal que acuda a su vera (en España parecería un poco como de mala educación, pero en China no hay ese matiz).

Por lo demás, los taxistas pequineses también se pasan el día oyendo la radio, aunque no a tertulianos como los de España sino más bien a cómicos, a radionovelas y a la "Luguang Xinxi", el parte que informa del estado -atascado o hiperatascado- de las carreteras locales (aunque de esto
ya hablé, empiezo a repetirme cual ajo). Los taxistas de aquí dan menos conversación que los españoles, pero a veces sí que te encuentras alguno con ganas de cháchara. Y en mi opinión, rara vez timan al cliente con trayectos más largos de lo correcto (al menos a mí, siendo extranjero como soy, nunca me engañan, aunque creo que ya intuyen que no soy un recién llegado). Lo que sí es frecuente es que tengan un sexto sentido para saber cuál es el camino más embotellado... y tomar precisamente ése.

Hay que decir que en Pekín escuché, de un turista español, el caso más flagrante de timo de taxista, tan terrible que el conductor no engañó al cliente una, ni dos, sino tres veces. Fue en el Palacio de Verano: para empezar, el taxímetro estaba trucado, por lo que corría más rápido de lo debido, y tasó un trayecto desde allí hasta la zona de Dongzhimen en unos 150 yuanes (lo normal serían unos 30 o 40, como mucho). El timado pagó con 200 yuanes. El taxista hizo un rápido movimiento de prestidigitador y cambió uno de los billetes de 100 por uno falso, diciendo al cliente "oye, me has dado un billete falso". El cliente, algo confundido, se quedó con el falso y le dio otro verdadero. A continuación, el taxista le devolvió de cambio 50 yuanes y se largó... ¡y los 50 yuanes también eran falsos! Resultado, el turista español pagó 300 yuanes por el trayecto, posiblemente 10 veces más de lo que hubiera sido justo.

Enlace Permanente

Por ahora hay 13 comentarios





Este blog -sorpresas te da la vida- recibió el premio Blasillo de Huesca 2006 al ingenio español en Internet

Y como no hay uno sin dos, fue galardonado poco después con el Premio 20 Blogs 2006 al mejor blog expatriado

Y agárrate bien a la silla, porque más de un lustro después, llegó el Premio BOBs 2012 al mejor blog en español




Archivos
Diciembre 2016 
Noviembre 2016 
Octubre 2016 
Septiembre 2016 
Agosto 2016 
Julio 2016 
Junio 2016 
Mayo 2016 
Abril 2016 
Marzo 2016 
Febrero 2016 
Enero 2016 
Diciembre 2015 
Noviembre 2015 
Octubre 2015 
Septiembre 2015 
Agosto 2015 
Julio 2015 
Junio 2015 
Mayo 2015 
Abril 2015 
Marzo 2015 
Febrero 2015 
Enero 2015 
Diciembre 2014 
Noviembre 2014 
Octubre 2014 
Septiembre 2014 
Agosto 2014 
Julio 2014 
Junio 2014 
Mayo 2014 
Abril 2014 
Marzo 2014 
Febrero 2014 
Enero 2014 
Diciembre 2013 
Noviembre 2013 
Octubre 2013 
Septiembre 2013 
Agosto 2013 
Julio 2013 
Junio 2013 
Mayo 2013 
Abril 2013 
Marzo 2013 
Febrero 2013 
Enero 2013 
Diciembre 2012 
Noviembre 2012 
Octubre 2012 
Septiembre 2012 
Agosto 2012 
Julio 2012 
Junio 2012 
Mayo 2012 
Abril 2012 
Marzo 2012 
Febrero 2012 
Enero 2012 
Diciembre 2011 
Noviembre 2011 
Octubre 2011 
Septiembre 2011 
Agosto 2011 
Julio 2011 
Junio 2011 
Mayo 2011 
Abril 2011 
Marzo 2011 
Febrero 2011 
Enero 2011 
Diciembre 2010 
Noviembre 2010 
Octubre 2010 
Septiembre 2010 
Agosto 2010 
Julio 2010 
Junio 2010 
Mayo 2010 
Abril 2010 
Marzo 2010 
Febrero 2010 
Enero 2010 
Diciembre 2009 
Noviembre 2009 
Octubre 2009 
Septiembre 2009 
Agosto 2009 
Julio 2009 
Junio 2009 
Mayo 2009 
Abril 2009 
Marzo 2009 
Febrero 2009 
Enero 2009 
Diciembre 2008 
Noviembre 2008 
Octubre 2008 
Septiembre 2008 
Agosto 2008 
Julio 2008 
Junio 2008 
Mayo 2008 
Abril 2008 
Marzo 2008 
Febrero 2008 
Enero 2008 
Diciembre 2007 
Noviembre 2007 
Octubre 2007 
Septiembre 2007 
Agosto 2007 
Julio 2007 
Junio 2007 
Mayo 2007 
Abril 2007 
Marzo 2007 
Febrero 2007 
Enero 2007 
Diciembre 2006 
Noviembre 2006 
Octubre 2006 
Septiembre 2006 
Agosto 2006 
Julio 2006 
Junio 2006 
Mayo 2006 
Abril 2006 
Marzo 2006 
Febrero 2006 
Enero 2006 
Diciembre 2005 
Noviembre 2005 
Sicilia 1947 

 

Blog alojado en ZoomBlog.com

Creative Commons License
Los textos de este blog están bajo una licencia de Creative Commons.

Si eres el autor de alguna de las fotos colocadas en el blog
y no deseas que sea usada aquí,
notifícamelo y la retiraré