chinochano
            El mundo chino al alcance de tu chano


Inicio


En toda la web
En Chinochano

Chinochanadas
en Feisbuk
y en Twitter




Estos posts
te pueden servir
Estudiar mandarín en China 

Encontrar trabajo en China 

Hacer negocios en China 

Buscar piso
en China
 

Encontrar hispanos en China 

Tu nombre
en chino
 

Preparar el viaje
a China
 

Clima en China 

Llamar por teléfono desde China 

Ver TV china
en español
 

Libros sobre China 

Las mejores pelis chinas 

Chino mandarín
en tu ordenador
 

Hoteles en Pekín 

Restaurantes
en Pekín
 

Bares en Pekín 


Y si quieres ahondar
en un tema, aquí tienes posts sobre...
01. Música china
o sobre China


02. Cine y TV
en China


03. Arte y literatura de China

04. Historia
de China


05. Idioma chino

06. Comer y beber en China

07. Viajes por China y alrededores

08. Política y actualidad en China

09. Vida cotidiana en China

10. Nombres y apellidos chinos

11. Pekín,
esa ciudad


12. Shanghai,
esa ciudad


13. Hong Kong y Cantón, esas ciudades

14. Tíbet y Xinjiang

15. Taiwán

16. India, el otro gigante asiático

17. Japón y Corea

18. Sureste asiático

19. Fútbol chino

20. Otros deportes en China

21. Bellezas chinas

22. Amor y sexo
en China


23. China en mapas

24. Juegos
para los lectores


25. Consultorio
para los lectores


26. Asuntos personales

27. Cosas inclasificables

 


El pasado de Malaca
y el futuro del resto

24 de Enero, 2011, 0:01

Tras un paseo por Singapur, ciudad de la que puse unas fotos en el blog la semana pasada, he entrado en Malasia y he pasado las primeras jornadas en este país en la ciudad de Malacca (o Malaca, o Melaka, pero nunca Málaga), una de las que más historia tiene en todo el sureste asiático.

Además de ser un lugar bonito y agradable para pasar unos días (aunque su tráfico es bastante agobiante, la verdad) la ciudad ha tiene un bagaje de lo más interesante. Es, posiblemente, uno de los pocos lugares de Asia que ha sido colonia de tres países europeos, y cada uno de ellos la dominó más de un siglo: primero los portugueses en los siglos XVI y XVII, después los holandeses en el XVIII, y finalmente los ingleses en el XIX y XX (fechas a ojo, pilladas del museo local).

Todos ellos dejaron alguna cosilla: aún hay una población descendiente de portugueses que habla en esa lengua (aunque no los reconoceréis por su aspecto, de cara son totalmente malayos), el inglés es la lingua franca, el principal monumento de la ciudad (el Stadhuys) es holandés... Sin embargo, está claro que quienes salieron victoriosos de tantos siglos de guerras, sitios y alianzas, no fue ninguno de estos tres pueblos europeos, sino... los chinos.

Basta con pasear por la ciudad y ver que podría ser una más de China. La mayoría de las tiendas son de ellos, el idioma que más se oye es el mandarín, y estos días próximos al Festival de Primavera, hay más farolillos rojos por metro cuadrado allí que en la mismísima Pekín.

Esto me hace pensar mucho en el mundo actual, en el que mucha gente tiene miedo al ascenso de China, mientras ésta se defiende diciendo que su desarrollo es pacífico... Yo creo que los chinos han aprendido mucho de su historia, y han visto que en lugares como Malasia (donde son el 40 por ciento de la población y dominan buena parte de la economía) se asentaron y triunfaron a su manera, sin pegar un solo tiro.

Es posible, y deseable, que en el futuro también sea así: estarán más presentes en muchos países, pero con tiendas, no con fortalezas ni cañones como los que portugueses, holandeses e ingleses construyeron y destruyeron en Malaca.

Y para terminar esta malaya disquisición, os pongo unas fotos que hice del lugar:









































Enlace Permanente

Por ahora hay 5 comentarios





Este blog -sorpresas te da la vida- recibió el premio Blasillo de Huesca 2006 al ingenio español en Internet

Y como no hay uno sin dos, fue galardonado poco después con el Premio 20 Blogs 2006 al mejor blog expatriado

Y agárrate bien a la silla, porque más de un lustro después, llegó el Premio BOBs 2012 al mejor blog en español




Archivos
Diciembre 2016 
Noviembre 2016 
Octubre 2016 
Septiembre 2016 
Agosto 2016 
Julio 2016 
Junio 2016 
Mayo 2016 
Abril 2016 
Marzo 2016 
Febrero 2016 
Enero 2016 
Diciembre 2015 
Noviembre 2015 
Octubre 2015 
Septiembre 2015 
Agosto 2015 
Julio 2015 
Junio 2015 
Mayo 2015 
Abril 2015 
Marzo 2015 
Febrero 2015 
Enero 2015 
Diciembre 2014 
Noviembre 2014 
Octubre 2014 
Septiembre 2014 
Agosto 2014 
Julio 2014 
Junio 2014 
Mayo 2014 
Abril 2014 
Marzo 2014 
Febrero 2014 
Enero 2014 
Diciembre 2013 
Noviembre 2013 
Octubre 2013 
Septiembre 2013 
Agosto 2013 
Julio 2013 
Junio 2013 
Mayo 2013 
Abril 2013 
Marzo 2013 
Febrero 2013 
Enero 2013 
Diciembre 2012 
Noviembre 2012 
Octubre 2012 
Septiembre 2012 
Agosto 2012 
Julio 2012 
Junio 2012 
Mayo 2012 
Abril 2012 
Marzo 2012 
Febrero 2012 
Enero 2012 
Diciembre 2011 
Noviembre 2011 
Octubre 2011 
Septiembre 2011 
Agosto 2011 
Julio 2011 
Junio 2011 
Mayo 2011 
Abril 2011 
Marzo 2011 
Febrero 2011 
Enero 2011 
Diciembre 2010 
Noviembre 2010 
Octubre 2010 
Septiembre 2010 
Agosto 2010 
Julio 2010 
Junio 2010 
Mayo 2010 
Abril 2010 
Marzo 2010 
Febrero 2010 
Enero 2010 
Diciembre 2009 
Noviembre 2009 
Octubre 2009 
Septiembre 2009 
Agosto 2009 
Julio 2009 
Junio 2009 
Mayo 2009 
Abril 2009 
Marzo 2009 
Febrero 2009 
Enero 2009 
Diciembre 2008 
Noviembre 2008 
Octubre 2008 
Septiembre 2008 
Agosto 2008 
Julio 2008 
Junio 2008 
Mayo 2008 
Abril 2008 
Marzo 2008 
Febrero 2008 
Enero 2008 
Diciembre 2007 
Noviembre 2007 
Octubre 2007 
Septiembre 2007 
Agosto 2007 
Julio 2007 
Junio 2007 
Mayo 2007 
Abril 2007 
Marzo 2007 
Febrero 2007 
Enero 2007 
Diciembre 2006 
Noviembre 2006 
Octubre 2006 
Septiembre 2006 
Agosto 2006 
Julio 2006 
Junio 2006 
Mayo 2006 
Abril 2006 
Marzo 2006 
Febrero 2006 
Enero 2006 
Diciembre 2005 
Noviembre 2005 
Sicilia 1947 

 

Blog alojado en ZoomBlog.com

Creative Commons License
Los textos de este blog están bajo una licencia de Creative Commons.

Si eres el autor de alguna de las fotos colocadas en el blog
y no deseas que sea usada aquí,
notifícamelo y la retiraré