chinochano
            El mundo chino al alcance de tu chano


Inicio


En toda la web
En Chinochano

Recibe chinochano
en tu correo

Mándame un email,
que es gratis:


Chinochanadas
en Feisbuk
y en Twitter




Estos posts
te pueden servir
Estudiar mandarín en China 

Encontrar trabajo en China 

Hacer negocios en China 

Buscar piso
en China
 

Encontrar hispanos en China 

Tu nombre
en chino
 

Preparar el viaje
a China
 

Clima en China 

Llamar por teléfono desde China 

Ver TV china
en español
 

Libros sobre China 

Las mejores pelis chinas 

Chino mandarín
en tu ordenador
 

Hoteles en Pekín 

Restaurantes
en Pekín
 

Bares en Pekín 


Y si quieres ahondar
en un tema, aquí tienes posts sobre...
01. Música china
o sobre China


02. Cine y TV
en China


03. Arte y literatura de China

04. Historia
de China


05. Idioma chino

06. Comer y beber en China

07. Viajes por China y alrededores

08. Política y actualidad en China

09. Vida cotidiana en China

10. Nombres y apellidos chinos

11. Pekín,
esa ciudad


12. Shanghai,
esa ciudad


13. Hong Kong y Cantón, esas ciudades

14. Tíbet y Xinjiang

15. Taiwán

16. Fútbol chino

17. Otros deportes en China

18. Bellezas chinas

19. Amor y sexo
en China


20. Asuntos personales

21. China en mapas

22. Consultorio
para los lectores


23. Juegos
para los lectores


24. Cosas inclasificables

Archivos
Noviembre 2014 
Octubre 2014 
Septiembre 2014 
Agosto 2014 
Julio 2014 
Junio 2014 
Mayo 2014 
Abril 2014 
Marzo 2014 
Febrero 2014 
Enero 2014 
Diciembre 2013 
Noviembre 2013 
Octubre 2013 
Septiembre 2013 
Agosto 2013 
Julio 2013 
Junio 2013 
Mayo 2013 
Abril 2013 
Marzo 2013 
Febrero 2013 
Enero 2013 
Diciembre 2012 
Noviembre 2012 
Octubre 2012 
Septiembre 2012 
Agosto 2012 
Julio 2012 
Junio 2012 
Mayo 2012 
Abril 2012 
Marzo 2012 
Febrero 2012 
Enero 2012 
Diciembre 2011 
Noviembre 2011 
Octubre 2011 
Septiembre 2011 
Agosto 2011 
Julio 2011 
Junio 2011 
Mayo 2011 
Abril 2011 
Marzo 2011 
Febrero 2011 
Enero 2011 
Diciembre 2010 
Noviembre 2010 
Octubre 2010 
Septiembre 2010 
Agosto 2010 
Julio 2010 
Junio 2010 
Mayo 2010 
Abril 2010 
Marzo 2010 
Febrero 2010 
Enero 2010 
Diciembre 2009 
Noviembre 2009 
Octubre 2009 
Septiembre 2009 
Agosto 2009 
Julio 2009 
Junio 2009 
Mayo 2009 
Abril 2009 
Marzo 2009 
Febrero 2009 
Enero 2009 
Diciembre 2008 
Noviembre 2008 
Octubre 2008 
Septiembre 2008 
Agosto 2008 
Julio 2008 
Junio 2008 
Mayo 2008 
Abril 2008 
Marzo 2008 
Febrero 2008 
Enero 2008 
Diciembre 2007 
Noviembre 2007 
Octubre 2007 
Septiembre 2007 
Agosto 2007 
Julio 2007 
Junio 2007 
Mayo 2007 
Abril 2007 
Marzo 2007 
Febrero 2007 
Enero 2007 
Diciembre 2006 
Noviembre 2006 
Octubre 2006 
Septiembre 2006 
Agosto 2006 
Julio 2006 
Junio 2006 
Mayo 2006 
Abril 2006 
Marzo 2006 
Febrero 2006 
Enero 2006 
Diciembre 2005 
Noviembre 2005 
Sicilia 1947 


Mis posts
favoritos
Principios fundacionales de Chinochano 

El birrograma 

China conquista
el mundo
 

China rebautizada 

Un país de 5 

Etnias de China 

¡¡Me llamo
Josep Lluis!!
 

Pongamos que hablo de Pekín 

Gracias a la China 

Gripe pekinar 

Alfabeto chino 

El post más polémico 

Agujeros 

Aprende a ligar
con Richar
 

Una vez
fui activista
 

¿Te quedas
o te vas?
 

Colección de objetos superfluos 

China élfica 

Las cabezas de YSL 

Der Untergang
aus Kochinnen
 

Triciclos de China 

Hasta el infinito
y más allá
 

Supermegaofensivo 

Sindicación (RSS)
Artículos
Comentarios



Publicidad

Photobucket - Video and Image Hosting

Photobucket - Video and Image Hosting

 


Marzo del 2011


Historia Mcontemporánea

30 de Marzo, 2011, 0:01

Las primeras Cocacolas llegaron a China en septiembre de 1979, apenas meses después de que Deng Xiaoping consiguiera dar carpetazo al maoísmo e iniciar la reforma y apertura económica. En esta foto se ve cómo aquellas primeras bellas botellas son cargadas desde Hong Kong a un tren que las lleva a la cercana Cantón...


Y en la foto a continuación se ve su llegada a China, donde esta bebida, como en casi todas partes, es el refresco más popular. Aquí se llama "kekou kele" (可口可乐), que aparte de parecerse al original inglés, puede entenderse como "felicidad en la boca".





En cada país la Coca Cola sabe diferente: en China, es bastante más dulce que en España, es como si la Coca Cola china supiera a Pepsi española. Pepsi, ya que nombramos a la eterna segundona, llegó a China como es su costumbre, es decir, después que Coca Cola. Lo hizo en 1981, y aquí se conoce como "Baishi Kele" (百事可乐, ¿"Cola de los Cien Asuntos"?). Todavía es más dulce que la dulzona Coca Cola China, y además se la nota como con menos gas, casi parece jarabe.

Tanto la Coca como la Pepsi tienen en China una tercera rival, Feichang Cola (también conocida como "Future Cola"), una marca más de la compañía de bebidas Wahaha, y cuyo logotipo copia vilmente a la multinacional de Atlanta. Aún es más dulce y desgasificada que la Pepsi, para mi gusto la peor de las tres. Lo único que mola es su eslogan, que parece ideado por el Gobierno chino: "El futuro será mejor".

Pasando del bebercio al comercio, hay que saber que el primer restaurante de comida rápida en China se abrió en la calle Qianmen de Pekín, un poquito más al sur de la Plaza de Tiananmen, y era de la marca KFC (Kentucky Fried Chicken). Se inauguró en noviembre de 1987 con grandes fastos...



Seguramente, el hecho de que KFC llegara antes que su gran rival, McDonalds, fue clave para que la empresa de las hamburguesas de pollo triunfara en China mucho más, pese a que en otros países ocurra al revés. En China hay el doble que KFCs que McDonalds... Quizá otro secreto del éxito es que a los chinos el pollo les encanta como snack, mientras que la carne de las hamburguesas de Ronald McDonald no les parece un alimento tan "divertido". No sé si el nombre chino también haya tenido que ver en el éxito... Kendeji (肯德基), que si lo traduzco con el software para escribir chino me aparece como "base moral consentida". Muy filosófico...

En todo el caso, tampoco se puede decir que en China el McDonalds haya fracasado... El primer establecimiento de la cadena se abrió en octubre de 1990, y curiosamente no fue en Pekín, ni siquiera en Shanghai, sino en Shenzhen, la ciudad china más cercana a Hong Kong.

El restaurante en aquel entonces...


... y en la actualidad.


McDonalds, que para los chinos es Maidanlao (麦当劳, ¿"el trabajo del trigo"?), hace sus hamburguesas con un puntillo picante que no tenemos en España, y para hacer frente a KFC ofrece patas de pollo y otras cosas que en otros países son más propias de su rival. En los medios se la ve anunciándose más que KFC, señal de que tiene que hacer más esfuerzo por conservar a sus clientes que su gran competidora.

Como colofón a la comida y la bebida, nada mejor que un café, así que recordemos aquí que el primer Starbucks en China se inauguró en enero de 1999 en el World Trade Center de Pekín (más conocido como Guomao). Desde entonces le han salido en China -y otros países de Asia- mil y un competidores que
imitan vilmente su logotipo...

Aunque lo más sonado de Starbucks en China fue cuando en 2007 le obligaron a cerrar el establecimiento que consiguió tener DENTRO de la Ciudad Prohibida, porque los puristas
no lo veían nada bien.

El ya desaparecido Stabucks
donde Pu Yi se tomaba su Caramel Macchiato


Starbucks no es todavía tan omnipresente en China como los KFCs, McDonalds, las Pepsis y las Cocas, pero tienen planeado, creo recordar, triplicar sus establecimientos en el país en un lustro, así que la reina del café también quiere jugar fuerte en el imperio del té.

Enlace Permanente

Por ahora hay 9 comentarios

Escribe aquí tu comentario
(Comments in Chinese or English
are also welcome)

Referencias (0)

Compárteme en Facebook, Twitter, Menéame
y otros lugares pulsando aqui: Bookmark and Share



Los misteriosos dominios de mi perra

28 de Marzo, 2011, 0:01


Día tras día, desde hace seis meses, recorro mi zona residencial para pasear a mi perra Once, hasta tal punto que creo que me sé de memoria cada rincón de este pintoresco -que no bonito- lugar.

Vivo en un típico xiaoqu pequinés, es decir, un grupo de edificios de viviendas cerrado por puertas con guardias que entre bloque y bloque tiene zonas "ajardinadas". He puesto comillas en la última palabra de la frase anterior -igual tendría que haber puesto dos o tres pares más de ellas- porque cualquier parecido entre la zona de paseo de mi perra y un jardín es mera coincidencia. Más bien podría compararse con un descampado, un solar abandonado o un páramo. En todo caso, Once es feliz paseando por él, y además, con el tiempo uno va descubriendo extrañas cosas en este lugar dejado de la mano de dios.

Por ejemplo, es curioso ver cómo hay vecinos que viven en el primer piso y que han aprovechado a montarse tiendas en las ventanas. Menudo negocio: no hay que pagar licencia, tampoco hay que esforzarse mucho en el mantenimiento del local... La única pega es que los clientes no parecen ser muchos, ya que es de imaginar que sólo los de dentro de la urbanización conocen la existencia de estas tiendas, que suelen vender tabaco o chucerías. Alguna hasta ha colocado unos pequeños escalones al pie de la ventana para ayudar a los clientes más bajitos...


También he descubierto paseando a la perra que no sólo de perros y gatos se compone la fauna del xiaoqu: escondida tras unas tablas, hay una jaula con conejos, a los que Once olisquea siempre con gran pasión (no sé si quiere hacerse su amiga o comérselos crudos, en todo caso por culpa de los barrotes cualquiera de estas relaciones es imposible).



No sé si estos conejos estarán allí porque estamos en el Año del Conejo y a lo mejor traen suerte a su dueño... En ese caso, me alegro de no haber mirado tras esas tablas en 2010, cuando el calendario chino se encontraba en el Año del Tigre.

También hay una misteriosa ardilla, la única que he visto en Pekín, y que no sé si es de alguien o es silvestre estallone. Además hay al menos dos palomares, cuyos dueños, según me aseguran, no tienen estas aves para enviar mensajes en caso de guerra ni para comérselas en caso de hambruna, sólo lo hacen por gusto.



Por cierto, que un sitio donde vi muchos palomares (o los oí, mejor dicho) fue Malasia... No sabía yo que había tanta afición colombófila en Asia.

También he visto al pie de algunas casas terrenitos que parecen huertos, pero como sólo los he ojeado en invierno, sin nada que crezca en ellos, no sé si son exactamente para hortalizas o simples minijardines de algún vecino. En unos meses sabré más, imagino.

Un aspecto que aún no acabo de entender de la zona residencial es la existencia en ciertos puntos de una especie de "chabolas" construidas a base de tablones, maderas, cartones, etc, que parecen formar una especie de campamentos nómadas o de reciclaje de desechos, pero en los que nunca hay nadie. Podría pensarse que son para vagabundos, pero he pasado por allí a muchas horas, incluyendo de madrugada, y no hay nadie. Además, en uno de ellos hay una especie de decoración a lo "Bruja de Blair" que da mucha mala espina...







Hay otro punto similar, un triciclo lleno de chatarra y materiales, pero en éste si se ve de vez en cuando un señor, vestido muy extraño y que parece vivir de lo que tiran los demás (es posible que todos los lugares anteriores sean suyos, pero no lo puedo certificar). A diferencia de los vagabundos de mi Huesca natal, éste es bastante afable, incluso culto (a mí siempre me habla en inglés), y canta ópera de Pekín mientras trastea con lo que va encontrando. Nadie parece sentirse incómodo por su presencia en el xiaoqu, es uno más del vecindario. No tengo foto suya, pero sí del vehículo a cuyo lado suele estar:



No se puede decir que la zona residencial sea especialmente sucia, porque hay unos trabajadores de una compañía de limpieza de grandilocuente nombre (Rise & Glory) que de vez en cuando van recogiendo lo que la gente -que no es muy cuidadosa- tira por el suelo. Sin embargo, sólo se ocupan de las basurillas pequeñas, por lo que hay algunos objetos de desecho que se han convertido en parte del paisaje, por ejemplo muchos sacos de arena o de piedras, restos de alguna obra cuyos responsables se marcharon tiempo atrás sin recoger lo que sobró. Pero lo más llamativo es la presencia desde hace tiempo de dos retretes rotos y una pila de lavabo... ¡Que nos cambien uno de los WC por una bañera, para tener un baño "público" completo! O quién sabe, igual es un "ready made" de Marcel Duchamp...





Siguiendo con el arte del xiaoqu, he de añadir que me fascinan dos "joyas arquitectónicas" de la urbanización: una, las enormes jaulas en las que están encerrados los dispositivos de la calefacción... ¡Parecen culpables de algo!



La otra es una misteriosa e inútil estructura que yo creo que sólo sirve para hacer creer a los forasteros que dentro de la urbanización tenemos una parada de metro, y así fardar (en el lugar no hay escalera subterránea alguna).



Quizá la única concesión realmente decorativa de todo el xiaoqu, seguramente para intentar que el fengshui no nos maltrate, es un pequeño jardincillo de piedras en el centro de la urbanización...



Y el único "servicio público gratuito" son los obligados columpios y aparatos de gimnasia, sobre todo pensados para que la gente mayor esquive la artritis.



El xiaoqu está siempre bastante animado con gente que como yo pasea sus perros, o charla de la vida, o -como en la foto del inicio- hace alguna tarea doméstica en la calle para no manchar en casa. A veces algún grupo de voluntarios hace chequeos médicos de tensión a la gente, o campañas de concienciación de algo...

En general todo es bastante tranquilo, el único incidente reseñable durante estos seis meses de paseos perrunos fue un incendio que hubo en el bloque más alejado al mío, al parecer provocado por un aparato de aire acondicionado en mal estado. Aún quedan cicatrices del suceso, que nos trajo dos camiones de bomberos y todo...


El vecindario tiene una contradictoria visión de la seguridad... Por una parte, se trata de un recinto residencial cerrado, con puertas que por la noche o bien son vigiladas por guardias, o bien se cierran con candado, para mi gran disgusto. Sin embargo, una vez dentro la gente se fía de sus vecinos... Por ejemplo, el que nos vende el agua a domicilio deja sus bidones a la vista de todos, sin temor a que nos llevemos uno sin pagar (imagino que pensará que pesan demasiado para robarlos). Si esto fuera Tokio, otro gallo le cantaría...



También hay mucha gente que sobre todo ahora que llega poco a poco el buen tiempo pone la ropa a secar fuera, sin miedo a los ladronzuelos.



No es tan espectacular como en algunos campus universitarios chinos, pero bueno, las ropas dan un toque de color a un lugar que, siendo feo, tiene cosas curiosas y además le encanta explorar a mi perra Once.

Enlace Permanente

Por ahora hay 28 comentarios

Escribe aquí tu comentario
(Comments in Chinese or English
are also welcome)

Referencias (0)

Compárteme en Facebook, Twitter, Menéame
y otros lugares pulsando aqui: Bookmark and Share



La felina sumergida

25 de Marzo, 2011, 0:01

Cerca del pueblo de mi familia hay un pantano que se llama Mediano: no porque su tamaño no sea grande ni pequeño, sino porque ése era el nombre del principal pueblo que quedo sumergido bajo sus aguas. Cuando el nivel del embalse no está muy alto, emerge la torre de la iglesia, y en años de mucha sequía hasta se puede llegar a la puerta del templo, aunque está tapiada y sólo se puede mirar por los agujeros que quedan a ver qué hay dentro (yo lo he hecho, y da un poco de canguelo).


Me acordé de Mediano esta semana, cuando me enteré de que la revista China National Geography (que no tiene nada que ver con la National Geographic, aunque lo parezca) ha hecho un espectacular reportaje sobre Shicheng, una ciudad de más de mil años de historia que quedó sumergida en 1959 bajo las aguas por la construcción del pantano de Qiandao ("Mil Islas"), en la provincia oriental china de Zhejiang.

Algunos monumentos de la localidad se mantienen todavía muy en pie y sin apenas daños, como muestran algunas de las fabulosas imágenes del reportaje:









Lo irónico del caso es que probablemente Shicheng (que podría hermanarse perfectamente con Singapur y con León, porque las tres ciudades homenajean al rey de la selva con sus nombres) se haya conservado mejor así, en remojo, que si hubiera quedado sobre la superficie. Bajo el agua se escondió de la Revolución Cultural, y de la revolución inmobiliaria actual, que es casi tan terrible para la arquitectura tradicional china como lo fueron antaño los guardias rojos.

Se dice que la ciudad tenía más de 260 puertas como la de la primera foto, un tradicional elemento arquitectónico chino usado con carácter decorativo y honorífico más que como puerta en sí. No sé si todas seguirán en pie bajo el agua, pero ojalá que un día me pueda poner unas elatas de pato para descubrirlo. O mejor, ojalá que un día el embalse ya no sea necesario y podamos pasear por la antigua Shicheng sin botellas de oxígeno ni branquias.

Enlace Permanente

Por ahora hay 5 comentarios

Escribe aquí tu comentario
(Comments in Chinese or English
are also welcome)

Referencias (0)

Compárteme en Facebook, Twitter, Menéame
y otros lugares pulsando aqui: Bookmark and Share



Vuelve, Por Navor...

22 de Marzo, 2011, 0:01

Vaya, me habéis pillado tecleando las últimas palabras del post de hoy...


Desde hace cosa de un par de semanas, navegar por internet se ha convertido en un verdadero suplicio en China. Va lento y a trompicones, y lo que es peor, los servidores VPN, que usamos muchos extranjeros -y también algún que otro chino- para poder entrar en webs tan raras como YouTube, Facebook y Twitter (bloqueadas en China) no funcionan o lo hacen regulero. Incluso sin usar VPN, los servidores de correo como Gmail o Yahoo van a pedales. Muchas páginas no se cargan, todo se eterniza, y uno se siente regresado al internet de 1996.

Las razones de esta tortura todavía no nos las acabamos de explicar. Hay quien opina que se trata de un problema técnico derivado del terremoto de Japón, pues los seísmos en el Pacífico suelen dañar los cables submarinos de telecomunicaciones... Ya nos ha pasado otras veces que nos hemos quedado hasta días enteros sin internet debido a seísmos bastante más flojos que el que sacudió a los pobres nipones el pasado 11 de marzo. Sin embargo, estos problemas se suelen solucionar en pocos días, redireccionando el tráfico y con arreglos similares, mientras que ahora la cosa más bien parece estar empeorando.

Otra posibilidad es que el Gobierno de China haya aumentado el control sobre internet, atemorizado, como ha demostrado en los últimos tiempos, con las protestas en dictaduras árabes y la convocatoria a través de la red de "protestas jazmín" en Pekín y otras ciudades de este santo lugar. Sin embargo, esto también es algo raro, ya que cuando esas convocatorias estaban en su "apogeo" informativo (cuando los diarios extranjeros les hacían más caso) no había tantos problemas con la red, mientras que ahora que toda la prensa mundial ignora absolutamente estos llamamientos (la mitad de las páginas de los diarios son para Japón, la otra para Libia) es cuando la comunicación se está volviendo más imposible. También hay que tener en cuenta que ya otros años es complicado navegar por la red en marzo, durante las semanas de la Asamblea Nacional Popular (la reunión política más importante del año en China), pero ésta ya acabó hace ocho días y estamos en las mismas, o peores...

Otra posibilidad es una situación mixta entre las anteriores. Es decir, que con el terremoto el tráfico de internet en China se vio gravemente afectado, pero las autoridades chinas, mosqueadas por las llamadas "revolucionarias" de semanas pasadas, han optado por no arreglarlo para que la comunicación por la red disminuya de forma "natural", porque a ellos cuanto peor nos comuniquemos mejor les va. Es decir, aprovechar la coyuntura sin intervenir ellos, para que nadie les pueda culpar...

¿Qué soluciones nos quedan? Aparte de acudir a alimentos y líquidos básicos (ajo y agua), algunos servidores VPN, como el que yo uso (Witopia) están buscando conexiones alternativas, aunque ya han avisado que no se publiquen estos trucos ni en blogs, ni en foros ni en redes sociales, para que duren lo más posible antes de que se los carguen los censores. Os recomiendo, por tanto, que si tenéis VPN y no os funciona, os dirijáis al administrador del sevicio, a ver si os puede ayudar.

En todo caso, la situación no es nada agradable, y unida al horroroso tiempo que hace estos días en Pekín (¡22 de marzo y aún con anorak y guantes!) y a las tormentas de arena, marzo vuelve a ser, como otros años, uno de los meses más desagradables del año pequinés. Oremos para que llegue la primavera climatológica, y la informativa.

Enlace Permanente

Por ahora hay 12 comentarios

Escribe aquí tu comentario
(Comments in Chinese or English
are also welcome)

Referencias (0)

Compárteme en Facebook, Twitter, Menéame
y otros lugares pulsando aqui: Bookmark and Share



Rumore, rumore, rumore

20 de Marzo, 2011, 0:01


Ya se ha mencionado un poco en los comentarios del anterior post, pero bueno, no me parece mal dedicar el artículo de hoy a la principal consecuencia que en China ha tenido el accidente nuclear de Japón: la compra masiva de sal en muchas ciudades chinas.

Ello se debe, por lo visto, a que se ha extendido por todo el país el rumor de que la sal, al llevar yodo (principal componente de las pastillas que se usan para defender al organismo de un aumento de la radiactividad) puede ayudar a protegerte en el caso de que la radiación de Fukushima llegara a China. También hubo quien pensó que la sal marina a partir de ahora va a estar contaminada con isotopos, así que hay que comprar las últimas remesas "sanas". Estos rumores han provocado que muchas tiendas de China se hayan quedado sin sal, que el precio de ésta se haya multiplicado en algunos lugares hasta por 10, o que en los restaurantes escondan los saleros para que la gente no empiece a llevárselos. Incluso el rumor ha derivado en otros rumores, como la falsa historia de
un chino que ha muerto por comer demasiada sal para intentar salvarse de un hipotético Chernobil.



El Gobierno chino ha intentado llamar a la calma a la gente diciendo que ni la radiación japonesa va a llegar, ni la sal sirve de nada, porque todo el yodo que contiene un kilo de sal yodada es una cantidad menor que el de una sola pastilla antirradiación. En las televisiones ya han "contratado" a varios compradores en los supermercados asegurando que ellos no tienen intención de comprar sal, porque ya saben que no tiene sentido.

Estas compras histéricas nacidas de rumores ante una de estas cada vez más frecuentes alarmas sanitarias mundiales no son nuevas en China. En cada pánico epidémico de la última década hemos tenido un rumor impulsando a la compra de cosas de lo más peregrino. Con la gripe A, por ejemplo, cundió la creencia de que el ajo era mano de santo para prevenir el cochino virus, así que en esa ocasión fueron sus dientes, cabezas y ristras las que subieron de precio a niveles espectaculares.

Otro virus que nos tuvo en vilo hace unos años, el SARS, también estimuló la imaginación y los rumores en China, y sobre todo le vino bien a los fabricantes y vendedores de mascarillas, aunque las que llevaban la mayoría de los chinos sólo servían para protegerse del polvo. En algunos lugares, incluso, a falta de mascarillas decidieron usar sujetadores cortados por la mitad...


Estas creencias y rumores suelen extenderse con Internet y acaban afectando a muchas ciudades de China, incluso alejadas unas de otras. Yo creo que reflejan un poco la desconfianza de los chinos en los medios de comunicación, al estar éstos controlados por el Estado e intentar siempre vender las cosas mejores de lo que son: a lo mejor para algunas cosas va bien, pero cuando hay una alarma sanitaria, más bien sirven para exacerbar la imaginación de la gente y aumentar el pánico.

Algo así pasó, por ejemplo, cuando en la ciudad nororiental china de Harbin hubo un escape tóxico que afectó al río de la ciudad. El Gobierno dijo que todo estaba bien, que no pasaba nada, pero cortó el agua cuatro días seguidos: esto causó tal pánico que hubo bastante gente que se marchó de la ciudad, pensando que habían envenenado el suministro, o vete tú a saber qué cosas peores.

Desgraciadamente, lo de intentar aplacar a la población con información incompleta o "suavizada" no es monopolio de China. Ya se ha visto estos días que el Gobierno de Japón, un país que depende en gran medida de la energía nuclear, ha tapado en algunos momentos de la crisis la gravedad de la situación (un artículo muy bueno sobre esto sale hoy en El Blog Salmón). Hay que tener cuidado, porque los esfuerzos de algunos gobiernos por que no cunda el pánico pueden causar más pánico, o cosas peores...

También hay que tener en cuenta para entender cómo se extienden en China los rumores sobre remedios milagrosos es que en este país los médicos muchas veces son demasiado caros para la gente de la calle, así que se acude mucho al boca a boca para tratarse, o a Internet, y claro, pasa lo que pasa. Otro gran problema de China, la falta de un buen sistema de sanidad gratuito y universal (el Gobierno promete cambiar esto, y más les vale).

En fin, a ver si el pánico salino de los últimos días se termina, y si no lo hace por lo menos nuestra tensión arterial lo ganará. Porque, dicho sea de paso, en muchos restaurantes chinos se pasan un poco con el salero.

Enlace Permanente

Escribe aquí tu comentario
(Comments in Chinese or English
are also welcome)

Referencias (0)

Compárteme en Facebook, Twitter, Menéame
y otros lugares pulsando aqui: Bookmark and Share



El Síndrome de China... en Japón

16 de Marzo, 2011, 0:01





Qué se puede decir ante esta marea informativa, cuando se leen y escuchan tantas cosas y en las tertulias del curro y los amigos no hay otro tema... Terremoto + tsunami + accidente nuclear, el horror perfecto, una máquina para vender diarios con titulares de miedo y que ojalá, cuando pase todo, resulte que fueron exagerados en lo que a la alarma nuclear se refiere... Sin embargo, por ahora, no podemos estar tan confiados, y hay, por lo menos, que estar atentos a lo que pase. Una de las cosas que más me alucina es que la alarma nuclear es tan grande que las horribles imágenes de la devastación del terremoto y el tsunami y los miles de muertos han pasado a un segundo plano...

Desde China, el país que dio nombre a la peli sobre pánico nuclear más famosa de la historia, permanecemos alerta ante la catastrófica situación. Sin llegar al pánico, pero conscientes de que, en una hipotética explosión o fusión nuclear en Fukushima, y si el viento soplara desde Japón para acá, la radiación podría llegar. No estamos asustados, confiamos en el buen hacer nipón, pero desde luego permanecemos pegados a los medios, sobre todo a sus twiteos actualizados minuto a minuto. Por cierto, creo que es la primera vez en la que realmente estoy siguiendo los "twiteos" de los medios, en lugar de las noticias convencionales: es tan importante ver la evolución inmediata que se va teniendo, que están resultando bastante más útiles.

Aquí en China, de forma similar a como ocurrió con la epidemia de SARS, hace 8 años (uno de los momentos de mayor mal rollo que he vivido por aquí), están circulando rumores y bulos en los que se dice que la radiación ha llegado ya, que pongamos betadine en las puertas y que no salgamos de casa. O que el sábado que viene, en el que la Luna será la más grande en 20 años (por estar más cerca de la Tierra que otras veces), va a haber nuevos desastres naturales. Todo son chorradas a las que hay que hacer poco caso, pero es curioso ver cómo ciertas crisis son caldo de cultivo para la aparición de epidemias de chismes con el fin de desatar el pánico. Y lo que queda hasta que pase 2012...

China, por lo que dicen, puede estar relativamente tranquila, incluso en el peor escenario posible -una explosión nuclear-, porque los tres días próximos las predicciones meteorológicas no contemplan vientos del este, así que la radiación seguramente iría hacia el Océano Pacífico, en la otra dirección (por contra, y debido a ese viento, algunos estadounidenses sí se asustan y ya han comprado pastillas de yodo, que dicen que previenen las radiaciones).

En un malísimo suponer, el de que cambiara diametralmente el viento y soplara de Japón para acá, la radiación llegaría aquí en aproximadamente un día. En esa tesitura -muy, muy lejana por ahora, insisto- habría que comenzar a pensar en quedarse en casa hasta que la nube radiactiva se disipara, con las ventanas cerradas, y preparando esas pastillas que compran los americanos.

Esperemos que nada pase -aparte de lo mucho que ya ha pasado, que no ha sido poco- y que los muchos compañeros míos que están trabajando en Japón estén bien. A veces hay más nervios desde fuera que desde dentro, así que a lo mejor ellos nos ven a los de fuera como unos histéricos.

Políticamente hablando, el Gobierno chino ha aprovechado la situación para mostrarse "gentil" con un rival histórico como es Japón, después de que hace unos meses ambos se pelearan por las islas Senkaku/Diaoyu, las tierras raras y otros conflictos que siempre les tienen entretenidos. Se han mandado condolencias por partida triple (el presidente chino se la mando al emperador japonés, el primer ministro chino las lanzó en directo en la tele, y la portavoz de AAEE fue la primera en publicar las suyas, en un comunicado a la prensa). Normalmente en estos casos con un mensaje ya vale, por lo que estas condolencias por triplicado dicen mucho de la importancia que para los chinos va a tener "quedar bien" con Japón. Los chinos han ofrecido incluso mandar a su ejército a ayudar, algo que podría interpretarse como ún gesto reconciliatorio después de que las fuerzas armadas japonesas ocuparan China hace 70 años (si Japón las aceptara sería la primera vez que soldados chinos actuaran en suelo japonés).

Aún no sabemos cuánto le queda por sufrir a Japón, pero lo que yo creo que es seguro es que esto traerá, de un modo o de otro, cambios en las relaciones de China con su histórico rival. Veremos cuáles, y si son positivos o negativos, pero es seguro que para Japón este duro golpe le va a costar una larga recuperación -aparte de que algunas cosas son irrecuperables- y dificultades no sólo para ella, sino para una región como ésta, siempre tan turbulenta (el trauma que va a sufrir Japón se viene a sumar a la inestabilidad social china, el conflicto coreano, la cuestión de Taiwán, etc).

En cuanto al debate que la catástrofe ha creado en torno al futuro de la energía nuclear, China al principio se ha mostrado tozuda, asegurando que nada iba a cambiar en sus planes de construir decenas de reactores en los próximos años (a medio y largo plazo se planeaban casi 200, frente a los 13 que tiene ahora, por lo que el proyecto atómico chino es el más ambicioso del planeta). Sin embargo, la decisión de los chinos comienza a flaquear, y en las últimas horas ya han empezado a decir que van a detener algunos de estos planes (algunos de ellos incluso en provincias con fuerte actividad sismológica en el interior del país).

Cosa curiosa es que China considera a la atómica una "energía limpia", por lo que sus planes de lucha contra el cambio climático y desarrollo de las energías renovables descansaban, en muchas ocasiones, en estos planes nucleares.


En fin, cuánto nos está dando que hablar, debatir y sufrir todo este tema que durante años apenas nos preocupó, quedando recluido a tema de recurrente chanza en los Simpson. Qué pase pronto, y que no tengamos peces de tres ojos.

Enlace Permanente

Por ahora hay 14 comentarios

Escribe aquí tu comentario
(Comments in Chinese or English
are also welcome)

Referencias (0)

Compárteme en Facebook, Twitter, Menéame
y otros lugares pulsando aqui: Bookmark and Share



Por qué este blog es tan poco serio

14 de Marzo, 2011, 0:01


Este post surge en respuesta a una de las críticas que más habitualmente recibo en los comentarios y en algún email: la de que este blog da la espalda a los problemas de China, que es ciego a las injusticias, y se detiene en aspectos superficiales, poco polémicos y lúdico-festivos. Esta crítica se debe, creo, a que algunos lectores saben que yo soy periodista en mis ratos no libres, y piensan -erróneamente- que esto es una parte más de mi labor periodística, cuando en realidad es un hobby de mi tiempo de relajo.

Las razones de que este blog no sea un mirror de Amnistía Internacional son varias, y las voy a ir enumerando:

- Ya existe una web de Amnistía Internacional, mucho más bien informada que yo. No aportaría nada nuevo a las webs de ONGs, o a los diarios, y yo quiero hacer algo original, o por lo menos, que a mí me parezca original. ¿Quién ha hecho un post mezclando el Risk y China? Yo solito. ¿Quién ha denunciado el acoso a los disidentes? Miles. Yo quiero hacer algo especial, no seguir a un millar.

- Este blog lo suelo escribir por la noche, cansado de los malos rollos políticos, económicos y sociales que leo y escribo en el trabajo, y me suele apetecer hablar más de grupos de música, de lo que se ve por la tele china... En fin, de cosas que en mi trabajo son demasiado pequeñas para contar, pero que a mí me parece que pueden contarse.

- Aunque quisiera que este blog fuera "serio", que como se ha visto en el punto anterior no quiero, no creo que pudiera. Trabajo en un medio de comunicación al que no puedo hacer competencia. No puedo aquí lanzar denuncias, ni contar la actualidad con pelos y señales, porque tiraría piedras contra mi propio tejado. Si alguna vez trato un tema de actualidad aquí, que a veces lo hago (sobre todo cuando es de lo único que se habla ese día en China y por tanto cuesta escabullirse), suele ser para hacer algo que no puedo hacer en mi trabajo: opinar. O para recoger vuestras opiniones. O para ironizar y reírme. Todo cosas que no son mi trabajo y nunca lo serán, porque me parece muy importante para mantener mi salud mental el separar mi trabajo del tiempo libre.

- En persona soy un poco seriote (mi sangre pirenaica me condena), pero por escrito, lo que mejor se me da es estar de guasa. Escribir en serio me aburre y aburro a los demás, escribir gracioso se me da mejor y llega más a los lectores: cada uno debe hacer lo que mejor se le dé, ¿no? Otros tienen mucho mejor verbo que yo para emocionar o llegar al corazón de la gente, ¡dejémosles a ellos que nos sorprendan! Además, con humor a veces se llega mucho más que sin él.

- A lo largo de los años, he desarrollado la idea de que los medios de comunicación dan una imagen de China incompleta. No es que sea errónea (bueno, alguna vez lo es, pero nadie es perfecto) pero a la que le falta la China del día a día, la de los tiempos normales, en los que no hay un terremoto o una revuelta étnica. Creo que blogs como éste son un buen complemento a la China de los diarios. Igual que los blogs sobre España son un buen complemento a una prensa en la que sólo salimos por la crisis, o con atentados de ETA... Los blogs, creo yo, no nacieron para desterrar a los diarios, sino para ayudarles a enseñar la realidad más pequeña. Obviamente, no todos los blogueros piensan como yo, pero en la sección de enlaces tengo blogs y webs con toda clase de perspectivas, para los que quieran una diferente a la mía. Os recomiendo, para los que quieran algo más serio, por ejemplo, la web Zai China.

- No me gustan los temas politizados, aquellos en los que la gente está muy radicalizada de un lado o de otro. De la misma manera que si estuviera en España no creo que escribiera del nacionalismo catalán o vasco, aquí no me agradan algunos asuntos en los que hay mucha manipulación desde ambos "bandos", y si los trato intenta ser desde una perspectiva neutral para no herir susceptibilidades de nadie (aunque acabe hiriendo un tercer grupo que no contaba, el de los que me califican de "blando"). Odio los fanatismos, yo siempre estoy en el "gris" de la vida, nunca en el blanco ni en el negro, y eso me dará críticas desde los dos lugares, pero seguro que hay muchos también que me entenderán.

- Soy aragonés, y por tanto algo cabezón, y cuanto más me insisten en una cosa, más hago la contraria.

Enlace Permanente

Por ahora hay 43 comentarios

Escribe aquí tu comentario
(Comments in Chinese or English
are also welcome)

Referencias (0)

Compárteme en Facebook, Twitter, Menéame
y otros lugares pulsando aqui: Bookmark and Share



Y el mar se tragó el sol (naciente)

12 de Marzo, 2011, 0:01


Un corto post de fin de semana para mostrar mi pesar y horror -parezco un comunicado de ayuntamiento tras un atentado, pero son las palabras que aquí mejor caben- ante el terremoto y posterior tsunami que han sufrido nuestros vecinos japoneses.

Nipones y españoles compartiremos durante décadas un recuerdo triste al recordar una fecha, el 11-M (las circunstancias son completamente diferentes entre uno y otro, claro está, pero ambos acontecimientos nos dejarán a todos mal recuerdo y tristeza).

Es increíble, totalmente inesperado y descorazonador que hasta el país más preparado por los terremotos, Japón, esté sufriendo de forma tan terrible la crueldad con la que a veces nos trata aquélla con la que a veces somos crueles, la naturaleza. Las imágenes en directo de la ola arrastrando todo a su paso se nos quedarán siempre en la memoria (aunque a mí me pillaron paseando a Once, así que las vi después).

El actual pánico a que las centrales nucleares de Fukushima estallen y lleve sus isótopos a miles de kilómetros (¿llegarán a China?) debe hacer reflexionar si la energía de este tipo es tan recomendable como algunos políticos defienden, y si deberíamos considerar la posibilidad de mantenerla.

En China, aparte de seguir muy de cerca el devenir de las centrales atómicas, no vaya a ser que tengamos que ponernos
mascarillas de aquellas de la Guerra Fría, no faltan peculiares reacciones y análisis. El colega Guillem, por Facebook, contaba que una de las noticias de la prensa oficial china era que los osos pandas chinos del zoo de Japón estaban a salvo: no es que no me gusten los pandas, pero quizá ese despacho puede ser un poco inoportuno ahora mismo, aparte de ser una no-noticia como un piano...

También hay algunos
trolls nacionalistas chinos que afirman alegrarse de que Japón esté sufriendo el terremoto (imbéciles los hay en cualquier país, también alguno se alegró del seísmo que China sufrío en 2008 o dijo que los chinos lo merecían). Afortunadamente, los trolls de hoy son minoría y otros internautas chinos les están diciendo que dejen de dedir barbaridades.

Otras reflexiones que me llegan por las redes sociales ésas que hoy día mueven el mundo comentan que un tsunami así, en China, habría sido aún más devastador y podría haber causado aún más pánicos nucleares, ya que muchas centrales de este tipo de energía en este país están, precisamente, en la cosata. No digo yo que no, pero creo que China aún no es comparable con Japón (aunque este año le haya superado en PIB, tiene una población 10 veces mayor y una renta per cápita mucho menor).

En todo caso, China es comparable con ella misma: la respuesta de este país al seísmo de Sichuan en 2008 fue indudablemente mejor a la que hubo en el terremoto de Tansghan en 1976, así que es de esperar y desear que si en China hay otro gran terremoto en el futuro -me temo que lo habrá, viendo lo movida que está la tierra en todo el planeta- se mejorará también en aspectos como resistencia de los edificios, tareas de rescate e información. Y que si en 2012 la profecía maya se cumple -con tanta catástrofe uno empieza a preguntarse ¿y si sí?- los chinos, como en la peli, nos salven las castañas.

Enlace Permanente

Por ahora hay 29 comentarios

Escribe aquí tu comentario
(Comments in Chinese or English
are also welcome)

Referencias (0)

Compárteme en Facebook, Twitter, Menéame
y otros lugares pulsando aqui: Bookmark and Share



Golochinas

10 de Marzo, 2011, 0:01


En un pa
ís donde la comida es tan importante culturalmente hablando como China, es curioso que se preste muy poca atención a las golosinas, esos antojos que de niños arruinan nuestros dientes y nos condenan a la obesidad adulta.

No significa ello que no haya golosinas en China, pero s
í que es cierto que éstas son menos variadas y habituales en los comercios que en otros países. Se diría que los chinos no son mucho de dulce, salvo cuando se trata de unirlo con el sabor agrio en las salsas de la gastronomía del sur, la cantonesa.

Pese a la limitaci
ón, en China nos podemos encontrar con caramelos, chocolatinas, gominolas y otros dulces habituales en muchas otras latitudes. Además, tienen algunos dulces especialmente curiosos o exóticos a los ojos de un extranjero.

He aqu
í cuatro ejemplos, aunque hay muchos más (podeis contar vuestras experiencias en los comentarios). Y recordad: pastel chino sin relleno de judías, ni es pastel chino ni es nada.


- Láminas de carne de cerdo azucaradas: podrían venderse en las carnicerías, pero no, se expiden en las reposterías y tiendas de regalos. Son láminas cuadradas de carne picada de cerdo (o a veces de ternera) sazonadas con especias y azúcar. Al comprarlas, el tendero las corta en pequeñas tiras, las pone en una bolsa como de caramelos, y hala, a disfrutarlas... Están realmente buenas, y son un souvenir muy típico, por ejemplo, de Macao, aunque también se venden en muchos otros lugares (vi muchas, por ejemplo, en los Chinatowns de Malasia).


- Frutas desecadas: de manera similar a los orejones que comemos en Aragón (o comíamos en tiempos, no sé si aún lo seguimos haciendo) los chinos agarran cualquier fruta -tropical, subtropical o de zona templada- la secan, la espolvorean con azúcar (muchas veces glas) y la venden al mejor postor. De hecho, los chinos comen muchísimas cosas desecadas como golosina, también taquitos de carne o hasta pescado y marisco.


- Galletas peludas y apelmazadas: si los españ
oles tenemos el polvorón como summum del dulce incómodo de ventilarse, los chinos tienen un tipo de galletas de bonito aspecto exterior pero que en realidad son realmente difíciles primero de morder y después de tragar. Suelen ir en cajas transparenes y venderse en tiendas de recuerdos y aeropuertos para que algun pardillo caiga. No sólo decir "Pamplona" con ellas en la boca es imposible, prácticamente hasta respirar es imposible.


- Partes del pollo o del pato endulzadas: por fuera adquieren, quién sabe con qué métodos, una textura plástica similar a la de las gominolas, pero por dentro siguen siendo algo mas parecido a la carne de ave que fueron en su día. Son uno de los dulces favoritos de los chinos, niños y mayores, que se desviven especialmente por las partes en las que hay que mordisquear más: las alas, los cuellos y las garras. En ese orden, ahí van fotos que no son gore, sino de ambrosías chinas...






Enlace Permanente

Por ahora hay 11 comentarios

Escribe aquí tu comentario
(Comments in Chinese or English
are also welcome)

Referencias (0)

Compárteme en Facebook, Twitter, Menéame
y otros lugares pulsando aqui: Bookmark and Share



Un centenario contradictorio

7 de Marzo, 2011, 0:01


Este año 2011, en China, a falta de un gran acontecimiento nacional como los JJOO de Pekín 2008 o la Expo de Shanghai 2010, podemos hacer como en 2009 y conformarnos con la conmemoración de un importante aniversario. Si en aquel año se celebraron los 60 de la República Popular China, con desfile militar incluido, este año se recordarán, en octubre, los 100 años de la Revolución que en 1911 acabó con la China Imperial e inició la República de China.

La relación de la China actual con ese periodo todavía no la tengo yo muy clara. Por una parte, el régimen comunista creo que la ve como un primer paso en el proceso revolucionario, incluso un paso necesario, así como un hecho histórico que no debe ser olvidado (a diferencia de otros, que si se olvidan) y, en definitiva, un paso positivo por haber terminado con el decadente y obsoleto imperio. Sin embargo, y por otro lado, los comunistas libraron una cruenta guerra civil contra los abanderados de la República de China, el Partido Nacionalista Kuomintang (KMT), y éstos, al huir a Taiwán, generaron un problema territorial que aún colea más de medio siglo después. Además, la idea de los comunistas es que la República de China fue un periodo de caos en las que no gobernaba la república sino señores de la guerra provinciales.

Sin embargo, este año parece que se va a olvidar un poco la parte mala de la historia y recordar la buena: el KMT acabó con el imperio Qing, un régimen débil que había perdido todas las guerras con Occidente y mantenía a una enorme parte de su población en la pobreza. Bien por él...

El hecho de que en los últimos años el gobierno taiwanés del KMT y el comunista de China hayan negociado toda clase de acuerdos, incluido uno de libre comercio, ayudará a que este centenario no sea incómodo. En Taiwán, que conserva el nombre oficial que China tenía en 1911 (República de China), también lo van a celebrar a lo grande.

Dato curioso al respecto de este centenario es que en la isla taiwanesa muchos relojes y calendarios en esa isla comienzan a contar desde 1911 como si ese fuera el año 0, y el 10 de octubre de 2011, fecha de la revolución, llegarán al año 100. Esto puede causar problemas en los sistemas informáticos isleños, por pasar de años de dos cifras a otros de tres: es algo similar a aquello del efecto 2000 de hace 11 años (y que luego no fue para tanto). Confiemos en que en Taiwán tampoco les pase nada, sería un poco vergonzoso para una isla que lidera el sector de las altas tecnologías...

Volviendo al asunto de la rara relación entre el KMT y los comunistas... En China, en general, el KMT no está tan mal visto como uno pudiera creer de buenas a primeras. Claro, yo que vengo de España, un país que también ha tenido varios regímenes en el siglo XX, me imaginaba que eran bandos irreconciliables, como podía serlo el franquismo, en el que los partidos de la República fueron denostados, y la actual democracia, en la que el anterior régimen ha quedado condenado como un punto negro en la historia nacional.

En China, la cosa tiene sus matices... Por ejemplo, en el régimen comunista existe todavía un pequeño partido KMT, aunque no tenga demasiada relación con el que se fugó a Taiwán y gobierna la isla. Es uno de los ocho partidos no comunistas que hay en China, formaciones sin poder alguno y que en realidad sólo están en las instituciones como operación de imagen del régimen. Pero me parece llamativo que los comunistas hayan dejado que haya un partido con el mismo nombre que aquel contra el que lucharon...

Un lugar donde se puede ver mejor que entre el KMT y los comunistas no hay amor ni odio, sino todo lo contrario, es la ciudad de Nanjing. En esta urbe del este de China, una de las más agradables del país asiático (la verdad es que no tiene demasiada competencia), la gente simpatiza bastante con el Kuomintang, y no sólo eso, sino que no reniegan del terrible Chiang Kai-shek, el hombre que mató a millones de chinos inundando la cuenca del río Amarillo simplemente para frenar el avance comunista en la guerra. ¿A qué se debe esto? Pues a que cuando Chiang era el generalísimo de China -ese título honorífico tenía, como Franco y Mussolini- decidió hacer de Nanjing la capital nacional, la renovó y sentó los primeros cimientos para la ciudad próspera y bastante bien vivible que es hoy. Esto los nanjineses no lo olvidan...

En Nanjing, tampoco debe olvidarse, se encuentra la tumba de Sun Yat-sen, fundador del KMT y de la República de China, un monumento visitado cada año por millones de chinos y en el que uno alucina... es como si en la España de Franco la gente fuera a visitar la tumba de Azaña en masa, o como si ahora fuera moda y no estuviera mal visto visitar la casa natal de José Antonio Primo de Rivera.


En fin, China es diferente, ya lo sabemos, y este año celebrará un centenario raro, pero importante. Ah, ¡y con película de Jackie Chan, que también centenariea! (en número de filmes, no en años).

Enlace Permanente

Por ahora hay 17 comentarios

Escribe aquí tu comentario
(Comments in Chinese or English
are also welcome)

Referencias (0)

Compárteme en Facebook, Twitter, Menéame
y otros lugares pulsando aqui: Bookmark and Share



Artículos anteriores en Marzo del 2011







Este blog -sorpresas te da la vida- recibió el premio Blasillo de Huesca 2006 al ingenio español en Internet

Y como no hay uno sin dos, fue galardonado poco después con el Premio 20 Blogs 2006 al mejor blog expatriado

Y agárrate bien a la silla, porque más de un lustro después, llegó el Premio BOBs 2012 al mejor blog en español




  
Translate
this page
into English


Mis adorados
(en español)

A un clic de China
Acupuntura China
Aorijia
Aprende chino blog
Arroz con cristales
Asia, Buda y rollitos de primavera
Asociación Cultural Amigos de China
Asociación Familias Adoptantes
Bitácora Sino-Cubana
Búsqueda de orígenes
Casa de España en Shanghai
China actual
China en su tinta
China es un Planeta
China Files
China Viva
China, por descubrir
Chinaempleo
Chinalati
Chino Ahora
Chino-China
Chinoesfera
Comida china de verdad
Emigrante retornada
En Beijing
Escala Pekín
Experiencia en China
Farolillos chinos
Foro Chino
Fútbol en China
Gazpacho Agridulce (cómic)
Global Asia
Guangzhou, mi casa
Historias de China
Humitas con Arroz
Importar productos de China
Infinity plus one
Instituto Cervantes en Pekín
La sabiduría del I-Ching
Latinoamericanos en China
Living in Pekín
Man Zai Er Gui
Mi vida y China
Ni Hao, Ni Daniel
Nordeste Asiático
Observatorio de la política china
Paella de Kimchi (desde Corea)
Pásame esa China
Pasión por China
Persiguiendo una ilusión
Quality Control Blog
Reflexiones Orientales
Revista de Oriente
Sapore di Cina
Sobre China
Sprachcaffe Chino
Toro y dragón
Trabajo en China
Viamedius
Xibanya
Y un poquito del vecino Vietnam
Zai China


Mis enchufados
(en inglés)

China Car Times
China Daily
China Digital Times
China Herald
China Hush
China Radio International
China.org
ChinaCulture
ChinaSMACK
Chinat0wn
Chinesepod
Chinos durmientes
CRCC Asia
Danwei
ESWN
Frog in a Well
Global Times
Global Voice
Hanzi Smatter
Layabozi
Ministry of Tofu
New Dynasty
Offbeat China
Shanghaiist
Sinalunya
Sinosplice
South China Morning Post
The Beijinger
Tibetan Altar
Transpacifica
Weibo Trends
Xinhuanet


Mis favoritos
(en chino)

Acramelo (escrito por un español)
Blog de mi amigo el artista Huang Wen
Zeng Jinyan


Mis predilectos
(en portugués)

Associaçao dos Macaenses


Mis queridos
(en catalán, valenciano, balear, LAPAO)

Sergi Vicente (corresponsal de TV3 en China)

 

Blog alojado en ZoomBlog.com

Creative Commons License
Los textos de este blog están bajo una licencia de Creative Commons.

Si eres el autor de alguna de las fotos colocadas en el blog
y no deseas que sea usada aquí,
notifícamelo y la retiraré