chinochano
            El mundo chino al alcance de tu chano


Inicio


En toda la web
En Chinochano

Chinochanadas
en Feisbuk
y en Twitter




Estos posts
te pueden servir
Estudiar mandarín en China 

Encontrar trabajo en China 

Hacer negocios en China 

Buscar piso
en China
 

Encontrar hispanos en China 

Tu nombre
en chino
 

Preparar el viaje
a China
 

Clima en China 

Llamar por teléfono desde China 

Ver TV china
en español
 

Libros sobre China 

Las mejores pelis chinas 

Chino mandarín
en tu ordenador
 

Hoteles en Pekín 

Restaurantes
en Pekín
 

Bares en Pekín 


Y si quieres ahondar
en un tema, aquí tienes posts sobre...
01. Música china
o sobre China


02. Cine y TV
en China


03. Arte y literatura de China

04. Historia
de China


05. Idioma chino

06. Comer y beber en China

07. Viajes por China y alrededores

08. Política y actualidad en China

09. Vida cotidiana en China

10. Nombres y apellidos chinos

11. Pekín,
esa ciudad


12. Shanghai,
esa ciudad


13. Hong Kong y Cantón, esas ciudades

14. Tíbet y Xinjiang

15. Taiwán

16. India, el otro gigante asiático

17. Japón y Corea

18. Sureste asiático

19. Fútbol chino

20. Otros deportes en China

21. Bellezas chinas

22. Amor y sexo
en China


23. China en mapas

24. Juegos
para los lectores


25. Consultorio
para los lectores


26. Asuntos personales

27. Cosas inclasificables

 


Las pasas que viajaron de Pekín a Bangkok
(epílogo)

19 de Febrero, 2012, 0:01




A modo de cierre de las vacaciones en Tailandia que he tenido, y a las que he dedicado los posts de las últimas semanas, voy a contar qué pasó después de que entregara en Bangkok aquellas famosas, ya míticas, pasas que mi amigo, ejem, Florindo me dio para su hija, ejem, Zenobia (el que no sepa de qué va la guerra, que se documente con la primera parte de la historia).

Bueno, pues tras la entrega de pasas y el cotilleo en casas tailandesas que conté en aquel post, procedí, naturalmente, a escribir a Florindo y decirle que ya había estado en casa de Eisenhower (el hermano de la ex mujer de Florindo) y había llevado los consabidos regalos, unos comestibles y otros no.

Al día siguiente, Florindo me mandó un correo diciendo que si por favor podía volver a casa de Eisenhower, esta vez para ir a buscar unas fotos suyas para una exposición. Aclaro que la casa de Eisenhower está tan en las afueras de Bangkok que uno se siente ya casi en España, y que cuesta un día y varios centenares de bahts llegar al idílico pero alejado de la mano de dios lugar.

Estuve a punto de escribir a Florindo para insultarle y decirle que por qué huevos no me lo había dicho antes, para que lo hiciera todo en el mismo viaje, pero como ya le conozco y sé que vive en la Luna... no, mejor dicho, en Titania (satélite de Urano), decidí dejarlo por imposible y decirle que bueno, que ya vería si podía ir otra vez, pero que seguramente no me daría tiempo, así que no podía prometerle nada.

Poco después salí de Bangkok y estuve tres semanas dando tumbos por el país, de norte a sur: Kanchanaburi, Xian Mai, Sukhotai, Si Satchanalai, Kampaeng Phet, Phitsanulok, la isla de Phi Phi y sus playas, Phuket y sus gordos, Krabi y sus semáforos... En fin, lo que ya os he ido contando, por lo menos a través de imágenes, en el blog.

Mis vacaciones llegaban a su fin y sólo quedaban dos días: uno para viajar desde Krabi hasta Bangkok y otro en la capital tailandesa, para al día siguiente volar a Pekín. Ni se me pasaba por la cabeza dedicar ese día en Bangkok a ir a buscar las fotos de Florindo: mi plan era viajar en autobús otra vez a Kanchanaburi y visitar el templo ése donde tienen tigres sueltos, un lugar ultraturístico pero que me hacía gracia visitar.

Pero hete aquí que alguien cambió mis planes: un ladrón que, en el horrible viaje vespertino-nocturno entre Krabi y Bangkok (tres cambios de autobuses, conductores gritones y maleducados... lo típico en el transporte por carretera tailandés, la verdad) me robó buena parte del dinero que me quedaba, y que, estúpido de mí, había dejado en la mochila grande, que estaba en el maletero y con tanto transbordo dio más tumbos esa noche que el baúl de la Piquer.

Me di cuenta del robo en Bangkok, y aunque la verdad es que sentí más alivio que otra cosa (los ladrones respetaron mi pasaporte y mi billete de avión, que estaban en el mismo bolsillo de la mochila) me di cuenta de que tenía casi lo justo para el hostal de la última noche y la comida, así que la visita al Templo Ángel Cristo quedaba cancelada por fuerza mayor.

¿Qué hacer el último día sin dinero? me pregunté. Bueno, lo primero fue denunciar ante la policía a la agencia de viajes Chao Koh, que me mintió -dijo que no habría más que un transbordo- y con su mareo a los pasajeros facilitó el robo. No vayáis nunca en esa agencia, son unos mentirosos y, tal vez, están liados con ladrones. Bueno, mejor dicho: no vayáis en autobús cuando estéis en Tailandia. Usad el tren y el avión siempre que sea posible.

CHAO KOH

Y tras la denuncia pensé, finalmente, ceder a los deseos de Florindo, aunque no me apeteciera demasiado, y VOLVER a la casa de sus ex parientes, en el quinto pepino. Por dos razones: la primera, comería gratis y así me ahorraba un dinero que no tenía. La segunda: a lo mejor Eisenhower, que trabaja en el sector turístico de Tailandia, podía tener influencia y me podía ayudar a que empuraran a Chao Koh, o incluso a obligarles a que me indemnizaran.

Allí que me fui, pero esta vez no en taxi caro sino en barco por el río Chao Praya y luego en tuk tuk, intentando ahorrar un poco de dinero... Llegué otra vez a casa de Eisenhower, y una vez más fui agasajado con toda clase de dulces, comidas y demás. Hasta había unos amigos suyos tailandeses de visita de trabajo que me dieron un pastel que traían originalmente para Eisenhower.

Aunque era domingo, Zenobia, la hija de Florindo, otra vez no estaba en casa, lo cual me mosqueó un poco, porque ya me estaba pareciendo que la escondían... Pero eso sí, miré a la mesita de té del cuarto de estar, y ahí estaban las pasas, abiertas, casi donde las había dejado yo tres semanas antes, y al lado los pendientes. Vamos, que la niña había visto los regalos, pero no les había prestado demasiada atención, por lo visto.

Pese a las evidencias, le pregunté a Eisenhower si a Zenobia le habían gustado los regalos, y me contestó diplomáticamente que sí. Insistí: "¿Cuál es el que más le ha gustado?" Y, señoras y señores, me dijo que

LAS PASAS

Así que yo y todos vosotros estábamos equivocados, ¡qué palo! Me dolió más que el robo. Es más, Eisenhower me dijo que los pendientes no habían gustado mucho a la niña porque eran un poco como de señora mayor. En mi defensa diré que esos pendientes fueron decisión final de Florindo, yo sugerí una pulsera de diseño infantil, más propia de una niña de 12 años como Zenobia. Si me hubiera caso, igual las uvas arrugadas no habrían ganado esta dura contienda...

En fin, más o menos así termina la historia... Bueno, añadiré que le intenté contar lo del robo a Eisenhower, pero mientras se lo relataba él me sonreía y asentía sin decir ni mu, como si no se enterara de nada o como si fuera inmune a las malas noticias. No conseguí ninguna promesa del tipo "voy a ayudarte a arruinar a Chao Koh", que es lo que soñaba, pero en fin, pelillos a la mar. En cambio, me pidió que le ayudara a corregir una cosa que había traducido del tailandés al inglés, para presentar una empresa turística que quiere fundar. Me dijo que en el futuro podría a lo mejor mandarme más cosas de ésas por email y me las pagaría, así que a lo mejor acabo a sueldo de un tailandés (lo dudo mucho pero en fin, a ver en qué queda todo).

Al día siguiente caminé tres kilómetros con la mochila por falta de dinero para un taxi, tomé un avión y ya estoy de vuelta en Pekín. Pese al incidente criminal, que no es el primero que sufro en el sureste asiático (en 2010 me robaron el móvil en Laos) creo que mi imagen de Tailandia ha mejorado esta vez respecto a mis viajes anteriores a ese país. Quizá la historia de las pasas ha contribuido a ello...


Enlace Permanente

Por ahora hay 6 comentarios





Este blog -sorpresas te da la vida- recibió el premio Blasillo de Huesca 2006 al ingenio español en Internet

Y como no hay uno sin dos, fue galardonado poco después con el Premio 20 Blogs 2006 al mejor blog expatriado

Y agárrate bien a la silla, porque más de un lustro después, llegó el Premio BOBs 2012 al mejor blog en español




Archivos
Diciembre 2016 
Noviembre 2016 
Octubre 2016 
Septiembre 2016 
Agosto 2016 
Julio 2016 
Junio 2016 
Mayo 2016 
Abril 2016 
Marzo 2016 
Febrero 2016 
Enero 2016 
Diciembre 2015 
Noviembre 2015 
Octubre 2015 
Septiembre 2015 
Agosto 2015 
Julio 2015 
Junio 2015 
Mayo 2015 
Abril 2015 
Marzo 2015 
Febrero 2015 
Enero 2015 
Diciembre 2014 
Noviembre 2014 
Octubre 2014 
Septiembre 2014 
Agosto 2014 
Julio 2014 
Junio 2014 
Mayo 2014 
Abril 2014 
Marzo 2014 
Febrero 2014 
Enero 2014 
Diciembre 2013 
Noviembre 2013 
Octubre 2013 
Septiembre 2013 
Agosto 2013 
Julio 2013 
Junio 2013 
Mayo 2013 
Abril 2013 
Marzo 2013 
Febrero 2013 
Enero 2013 
Diciembre 2012 
Noviembre 2012 
Octubre 2012 
Septiembre 2012 
Agosto 2012 
Julio 2012 
Junio 2012 
Mayo 2012 
Abril 2012 
Marzo 2012 
Febrero 2012 
Enero 2012 
Diciembre 2011 
Noviembre 2011 
Octubre 2011 
Septiembre 2011 
Agosto 2011 
Julio 2011 
Junio 2011 
Mayo 2011 
Abril 2011 
Marzo 2011 
Febrero 2011 
Enero 2011 
Diciembre 2010 
Noviembre 2010 
Octubre 2010 
Septiembre 2010 
Agosto 2010 
Julio 2010 
Junio 2010 
Mayo 2010 
Abril 2010 
Marzo 2010 
Febrero 2010 
Enero 2010 
Diciembre 2009 
Noviembre 2009 
Octubre 2009 
Septiembre 2009 
Agosto 2009 
Julio 2009 
Junio 2009 
Mayo 2009 
Abril 2009 
Marzo 2009 
Febrero 2009 
Enero 2009 
Diciembre 2008 
Noviembre 2008 
Octubre 2008 
Septiembre 2008 
Agosto 2008 
Julio 2008 
Junio 2008 
Mayo 2008 
Abril 2008 
Marzo 2008 
Febrero 2008 
Enero 2008 
Diciembre 2007 
Noviembre 2007 
Octubre 2007 
Septiembre 2007 
Agosto 2007 
Julio 2007 
Junio 2007 
Mayo 2007 
Abril 2007 
Marzo 2007 
Febrero 2007 
Enero 2007 
Diciembre 2006 
Noviembre 2006 
Octubre 2006 
Septiembre 2006 
Agosto 2006 
Julio 2006 
Junio 2006 
Mayo 2006 
Abril 2006 
Marzo 2006 
Febrero 2006 
Enero 2006 
Diciembre 2005 
Noviembre 2005 
Sicilia 1947 

 

Blog alojado en ZoomBlog.com

Creative Commons License
Los textos de este blog están bajo una licencia de Creative Commons.

Si eres el autor de alguna de las fotos colocadas en el blog
y no deseas que sea usada aquí,
notifícamelo y la retiraré