chinochano
            El mundo chino al alcance de tu chano


Inicio


En toda la web
En Chinochano

Chinochanadas
en Feisbuk
y en Twitter




Estos posts
te pueden servir
Estudiar mandarín en China 

Encontrar trabajo en China 

Hacer negocios en China 

Buscar piso
en China
 

Encontrar hispanos en China 

Tu nombre
en chino
 

Preparar el viaje
a China
 

Clima en China 

Llamar por teléfono desde China 

Ver TV china
en español
 

Libros sobre China 

Las mejores pelis chinas 

Chino mandarín
en tu ordenador
 

Hoteles en Pekín 

Restaurantes
en Pekín
 

Bares en Pekín 


Y si quieres ahondar
en un tema, aquí tienes posts sobre...
01. Música china
o sobre China


02. Cine y TV
en China


03. Arte y literatura de China

04. Historia
de China


05. Idioma chino

06. Comer y beber en China

07. Viajes por China y alrededores

08. Política y actualidad en China

09. Vida cotidiana en China

10. Nombres y apellidos chinos

11. Pekín,
esa ciudad


12. Shanghai,
esa ciudad


13. Hong Kong y Cantón, esas ciudades

14. Tíbet y Xinjiang

15. Taiwán

16. India, el otro gigante asiático

17. Japón y Corea

18. Sureste asiático

19. Fútbol chino

20. Otros deportes en China

21. Bellezas chinas

22. Amor y sexo
en China


23. China en mapas

24. Juegos
para los lectores


25. Consultorio
para los lectores


26. Asuntos personales

27. Cosas inclasificables


Mis posts
favoritos
Principios fundacionales de Chinochano 

El birrograma 

China conquista
el mundo
 

China rebautizada 

Un país de 5 

Etnias de China 

¡¡Me llamo
Josep Lluis!!
 

Pongamos que hablo de Pekín 

Gracias a la China 

Gripe pekinar 

Alfabeto chino 

El post más polémico 

Agujeros 

Aprende a ligar
con Richar
 

Una vez
fui activista
 

¿Te quedas
o te vas?
 

Colección de objetos superfluos 

China élfica 

Las cabezas de YSL 

Der Untergang
aus Kochinnen
 

Triciclos de China 

Hasta el infinito
y más allá
 

Supermegaofensivo 

 


Diciembre del 2012


El año del juicio

31 de Diciembre, 2012, 0:01


Otro año que se nos va raudo y veloz sin dejarnos casi tiempo para reflexionar lo que en él ha pasado... Un año al que etiquetamos con el chiste maya de que sería el del fin del mundo, y la verdad es que un poco más y no nos equivocamos: España vivió uno de los peores años de la democracia, con recortes, descontento social y un trauma colectivo del que nos va a costar salir, aunque hay que confiar en que salgamos, siempre que no acabemos enfrentados unos a otros por un anuncio de Fofito.

En China no fue la cosa mucho mejor, aunque en este país hay que tener en cuenta que siempre hay, este año, el pasado y cualquiera, grandes crisis, escándalos y otras polémicas que muchos ven como posibles detonantes del desastre de China. En este país no se acabó el mundo porque siempre se está acabando, el sistema vive al límite...

No obstante, aunque en China no hubo apocalipsis, si hubo "juicio final", o mejor dicho, juicios finales, pues fue un año en el que, por primera vez en mucho tiempo, el interés informativo nacional estuvo en los tribunales. El gran escándalo de Bo Xilai, con dinero, mafias, sexo, asesinatos y todo lo que Hollywood soñaría, fue el alimento diario de los corresponsales extranjeros en China, y los dos procesos judiciales que por su causa hubo este año (a falta de uno aún más gordo, el del propio Bo) posiblemente fueron en China los puntos fuertes de este 2012 que termina. Aunque pasaron muchas más cosas...

Este blog tiene por costumbre hacer a final de año repaso de lo ocurrido en los 12 meses anteriores (así fue en 2005, 2006, 2007, 2008, 2009, 2010 y 2011). Por lo tanto, aquí va una lista de los puntos fuertes de 2012, que como en los cuatro años pasados, va a ser alfabética, aunque por petición del respetable público en esta ocasión voy a cambiar el diseño de las letras. Bring it on:


de Automóviles: los de la marca española SEAT, que llegaron al mercado chino por primera vez en 2012. En un año en el que España se convirtió en la eterna "futura Grecia", al menos una de las banderas de la industria del país llegó al mayor mercado de automóviles del mundo. De momento es una presencia anecdótica, y aún no he conseguido que nadie me mande una foto de un Panda o 127 en las calles chinas, pero en fin, por lo menos están ya en las ferias de automóviles y en algún concesionario que otro.


de Bo Xilai: el ex ministro de Comercio y hasta este año secretario del Partido Comunista en Chongqing (la capital informativa china del año, sin duda) escribió con ayuda de su esposa y de su "mano derecha", Wang Lijun, el mejor thriller político que jamás vieron los tiempos en este país. Tan complejo, que vamos a necesitar varias letras del alfabeto de 2012 para explicarlo aunque sea mínimamente (y dando sólo la versión oficial, que vete tú a saber cuál será la verdad).


de Chen Guangcheng: otra de las historias más cinematográficas del año, junto al escándalo Bo Xilai. Imagina un disidente ciego huyendo de noche desde su casa en la China profunda, para después ser recogido por una bella disidenta que le transporta en su auto hasta Pekín. Una vez allí, se refugia en la Embajada de EEUU en plena visita de la secretaria de Estado Clinton a China. Añade a ello una "evacuación" de Chen a un hospital de Pekín, con el consiguiente revuelo de periodistas y policías en el centro hospitalario con persecuciones por los ascensores. Y de grand finale, Chen logrando su deseo de exiliarse a Estados Unidos. Véanlo en las grandes pantallas de los cines de 2040.


de Dobles: las redes sociales chinas, como ocurre desde hace dos o tres años en el país asiático, tuvieron un papel muy activo a la hora de representar la opinión pública, crear tendencias de opinión, difundir noticias -o rumores- y generar polémicas. Uno de los mejores ejemplos se produjo en agosto, cuando en los microblogs y foros chinos corrió la sospecha de que las grandes noticias de aquel mes (el juicio a Gu Kailai y la muerte de Zhou Kehua, ver letras G y Z) estaban siendo protagonizadas por impostores contratados por las autoridades para manipular la realidad. Todo quedó en rumores, pero mostró el poder de internet.


de Emperador en España: al otro lado de Eurasia, una operación policial contra uno de los empresarios chinos más conocidos en la Península, Gao Ping, llenaba y llena páginas de los diarios nacionales con informaciones sobre mafias chinas. De la operación se ha informado con un lujo de detalles (revelando investigaciones policiales, por ejemplo) que a veces ha resultado un poco sospechoso (¿intentos de desviar la atención sobre otros ladrones que hay en España, o sobre la mala imagen de la policía española este año?). En todo caso, ha dado un golpe durísimo a toda la comunidad china en España, porque Gao, "el rey de los todo a cien", estaba presuntamente cometiendo fraude fiscal a una escala enorme, y con ramificaciones en muchos comercios chinos (nadie nos ha dicho todavía el porcentaje, en todo caso). Ahora habrá que ver si la comunidad china -una de las pocas que parecía resistir a la crisis en España- se recuperará del golpe, y si nuestro país está preparado para separar inocentes de culpables, aunque todos "parezcan iguales".


de Ferrari: varios accidentes de ricachones montados en bólidos de la marca del Cavallino Rampante fueron noticia en China y alrededores este año. Quizá el más sonado fue el trompazo mortal que se dio en Pekín el hijo de Ling Jihua, entonces secretario personal de los máximos líderes chinos. El accidente mostró la vida disipada de los "príncipes", esos hijos de mandamases comunistas que creen que la capital es su pista de carreras y el Coco Banana su ring de boxeo. A Ling Jihua ese accidente seguramente le costó el puesto, meses más tarde.


de Gu Kailai: la esposa de Bo Xilai, cuyo juicio ilustra este resumen, fue condenada a muerte en agosto por el asesinato del empresario británico Neil Heywood, en la ramificación más conandoylesca del caso Bo. Gu -a quien los medios chinos han llamado durante todo el año Bogu, regalándole el apellido del esposo no se sabe muy bien por qué- alegó que Heywood había amenazado de muerte a su hijo porque le debía dinero, así que para proteger a su amado Guagua se citó con el británico en un hotel y con ayuda de un asistente suyo lo envenenó. O eso dice la versión oficial: en las hemerotecas de la prensa extranjera y la de Hong Kong quedan para la historia decenas de otras alternativas, cada una más apasionante que la anterior. En Chinochano elegimos otra teoría, en todo caso.


de Heywood: como decía en la G, su asesinato en noviembre de 2011 en un hotel de Chongqing (aunque no se conoció hasta principios de 2012, pues la policía local lo intentó ocultar) inició el escándalo Bo Xilai. También son decenas las teorías en torno a él... ¿Era un espía? ¿Estaba liado con Gu Kailai? ¿Acaso era un drogadicto borrachín? ¿Fue usado por el Gobierno central para precipitar la caída del "gallito" Bo? A mí de su vida lo que más me fascina es cómo logró meterse en líos comunistas un señor que, como tantos, llegó a China de joven para ser profesor de inglés y vivir la "aventura oriental". Vaya si la tuvo.


de Inmolaciones e Inundaciones: las primeras fueron una medida de protesta desesperada de tibetanos en muchas regiones del oeste del país. Aunque ya hubo alguna en 2011, este año se han multiplicado, y el pasado noviembre (durante el XVIII Congreso Comunista) las había casi a diario. Entre los inmolados, menores de edad, madres que dejan niños huérfanos... Un drama difícil de comprender por todos los bandos. En cuanto a las inundaciones, aunque todos los años las hay en China, este año afectaron excepcionalmente a la misma Pekín, donde causaron 70 muertos en julio y muchas críticas de los ciudadanos por el mal estado del alcantarillado local y la escasa previsión del Ayuntamiento.


de Japón: no es el primer año que aparece en este listado alfabético, pero en 2012 tampoco puede faltar. La decisión nipona, el pasado 11-S, de nacionalizar tres islas que China reclama (Tokio se las compró a un empresario japonés) causó en muchas ciudades chinas una nueva oleada de protestas contra el país vecino. El ambiente sigue caldeado, y aunque se trata de un conflicto de larga duración (lleva ya décadas) este año se ha visto tensado por la frecuente incursión de barcos y hasta aviones chinos en las aguas disputadas. Los más atrevidos ya hablan de guerras futuras... quizá no llegue la sangre al río, pero cierta guerra fría sí se respira ya. A mí en una de las manis que fui a cubrir me regalaron una toalla en la que sale bordado "las Diaoyu son chinas". Hoy cuelga de mi cuarto de baño, pero del lado en que no se vea, que quiero ser neutral en el conflicto.


de Kim Jong-un: aunque no esté en este país sino en el vecino, este dictador treintañero ha merecido tanta atención mediática en el mundo (desde su boda secreta a sus satélites/misiles/nosesabeloqueson) que bien merece una mención aquí. Además, el chino "Diario del Pueblo" protagonizó una de las anécdotas más comentadas por la prensa anglosajona al creerse una broma del diario satírico "The Onion" (una especie de "El Mundo Today" a la norteamericana) que declaraba a Kim Jong-un el hombre más sexy del año. La "venganza" del diario chino fue que poco después los lectores de la revista "Time" realmente lo colocaron como el hombre del año, y con tácticas trolleras espectaculares.


de Londres: los Juegos Olímpicos que sucedieron a los de Pekín fueron otra vez apasionantes para China, que se llevó una buena colección de oros pero perdió el liderato en el medallero que consiguió en casa cuatro años antes. En todo caso, la delegación china fue una de las grandes protagonistas en la capital londinense, también por polémicas y anécdotas varias: las injustas sospechas en torno a la jovencísima campeona Ye Shiwen, el nuevo fracaso de Liu Xiang, el tongo del bádminton, y mucho más.


de Miss Mundo en Mongolia: una ciudad desconocida casi hasta para los chinos, Ordos, acogió en agosto el concurso de Miss Mundo 2012, que, oh sorpresa, fue a parar a la concursante local, una bellísima harbinesa llamada Yu Wenxia. Como aún coleaban las polémicas olímpicas, algunos medios estadounidenses, con su mal perder habitual, aseguraron que todo había sido amañado para que la representante china ganara en casa. Por la misma regla de tres, la reciente victoria de la estadounidense Olivia Culpo en Miss Universo también será un camelo, ¿no? Pero bueno, yo no les Culpo...


del Nobel a Mo Yan: tras una buena colección de premios que al régimen comunista no han gustado mucho en las últimas décadas (el del Dalai Lama, el del escritor "exiliado" Gao Xingjian, el del disidente encarcelado Liu Xiaobo), el comité sueco entregaba a Pekín una vara de olivo con la concesión del primer Nobel "cómodo" para el régimen, el de Literatura al escritor Mo Yan. Aunque tampoco podemos decir que sea un Nobel de consenso: la supuesta neutralidad de Mo en asuntos políticos le ha valido críticas de la disidencia, alguna de ella con poca clase, como quien le calificó de "prostituta". Él fue bastante más elegante, aunque bueno, con él, como con todo en China, habrá quien esté a favor y quien esté en contra.


de Ñoño: el tema ñoño de 2012 (todos los años hay que poner ñoñeces en este epígrafe, al menos hasta que en alguna ocasión los ñandúes o los ñames generen titulares en China) fue el del fin del mundo maya, que muchos chinos se tomaron en serio, hasta el punto de que más de un millar de personas de sectas apocalípticas fueron detenidas por pedir a la gente que lo abandonara todo (o se lo donara a la secta) para entrar alegremente en la eternidad que llegaba. Al final, maldición, los mayas no tenían razón, o les entendimos mal.


de Ordenador: el que un par de chavales extremeños presuntamente robaron en Hangzhou a principios de año causó cierto revuelo en España (sobre todo en su comunidad autónoma), porque pasaron bastantes semanas detenidos en las condiciones de aislamiento que son normales para los presos preventivos en China pero que a ellos seguramente les asustaron un poco. Al final fueron liberados sin cargos, todo quedó en una mala experiencia y en campañas desde el Twitter extremeño para que la Justicia china no se ensañara con ellos. Hubiera sido la noticia "chino-española" del año si meses después no hubiera surgido otra que también empezó por O, la Operación Emperador.


de Pritzker: en 2012 China no sólo ganó un Nobel literario, sino también su primer "Nobel de Arquitectura", el que se llevó Wang Shu. Los dos premios juntos muestran que la cultura china, pese a que a veces está en verdad algo coaccionada por un régimen estricto, censor y academizante, puede ser capaz de grandes cosas, como corresponde a un país grande en población, con mucha historia y con gente de gran inteligencia. Un chute de autoestima para un pueblo que a veces la necesita.


de Qidong: esta ciudad protagonizó una de las varias grandes protestas medioambientales que este año se vivieron en China (otros años también las hubo, pero en 2012 hubo más, o se les prestó mayor atención). Todo parece indicar que la sociedad china está ya bien preocupada por el deterioro medioambiental que 30 años de desarrollo alocado han traído. En un país donde las ONGs ecologistas internacionales (Greenpeace, WWF) tienen un permiso para trabajar que se les niega a las de derechos humanos, la sensibilización medioambiental ha crecido, afortunadamente, y algunos ya lo ven como germen de una futura oposición al monopartidismo, pues en otros países de Asia se comenzó igual.


de Rumores: además de los muchos que circularon en torno al caso Bo Xilai, que a veces llegaron a adquirir el rango de noticia (un año caótico para la prensa en China, con muchísima fuente anónima, mucha rumorología y demasiada futurología) circularon otros sobre diversos temas que calaron en la opinión pública, como los mencionados en torno a los impostores (ver letra D), los que generó el accidente del Ferrari (ver letra F) o hasta los que anunciaron un supuesto golpe de Estado en marzo, precisamente cuando el caso Bo Xilai empezaba a tomar forma y el entonces aún líder comenzaba a caer. La respuesta del régimen a veces fue dura (prohibir la palabra "Ferrari" durante unos días, obligar a servicios de microblogs a "limpiar" contenidos...) y podría serlo aún más en el futuro, con leyes que parece que obligarán a los internautas a identificarse con su nombre real.


de Siria: el conflicto sirio queda lejos de China, pero el gigante asiático se convirtió en uno de sus protagonistas al ejercer, tras años sin hacerlo, su derecho a veto junto a Rusia en varias ocasiones en las que el Consejo de Seguridad de las Naciones Unidas intentó tomar posiciones de fuerza contra Bachar el Asad. Por una parte, se entiende que Moscú y Pekín no quieran que se repitan episodios lamentables como el linchamento de Gadafi en 2011, aunque también parece claro que a los dos países les conviene un largo conflicto en Oriente Medio que distraiga a rivales como EEUU de otras regiones, como la Asia-Pacífico.


de Trabajar como Chinos: es lo que recomendó el dueño de Mercadona, Juan Roig, y vaya la que se armó... En mi modesta opinión, Roig malinterpretó a los chinos, y muchos españoles le malinterpretaron a él, en un país tan escocido por la crisis que todo sienta mal. La Operación Emperador, otra vez más la nombramos, quizá acabó de enterrar esa corriente positivista hacia la comunidad china que gente como Roig representaba en España, aquella que decía que los chinos eran un pueblo trabajador y que así lidiaba con la crisis. Meses después, ni Roig ni el empresariado chino están en su mejor momento de popularidad, ¿saldrán del bache?


de Untados: los escándalos de corrupción en China afloraron en otoño como rebozuelos, y en ocasiones salpimentados con truculencias sexuales... Muchos de ellos han sido denunciados por periodistas locales y otros ciudadanos de a pie, para sorpresa de muchos. ¿Señal de cierta apertura del régimen a la "denuncia pública" por internet, como en los tiempos de denuncias en la plaza de la Revolución Cultural? ¿Se les irá de las manos? Lo cierto es que Hu Jintao, que pronto deja el poder, ya advirtió que si China no luchaba con este atávico problema, "caerán el Partido y el Estado". Eso sí fue apocalíptico...


de Vaya Valla: la que se comió para desayunar Liu Xiang, el ex campeón olímpico y mundial de 110 metros vallas, en Londres 2012. Su monumental trompazo en la primera valla de la primera serie en la competición, su posterior paseo a la pata coja, su patético beso de despedida a la última valla, superaron en dramatismo a la tragedia que cuatro años antes había escrito él mismo en Pekín. No sabemos si volverá a ser el atleta de elite que fue hace un lustro, pero, desde luego, como dramaturgo podría triunfar en los teatros de todo el planeta...


de Wang Lijun: el ex jefe de policía de Chongqing, el Eliot Ness chino que acabó con las mafias de esa metrópoli del Yangtsé, destapó la caja de Pandora del caso Bo Xilai cuando, en enero, se refugió en el Consulado de Estados Unidos en Chengdu durante una noche. Es posible que de no haber sido por ese incidente, nunca hubiéramos sabido de Heywood, de Gu, de las corruptelas de Bo... Quizá ahora Bo Xilai estaría en la cúpula comunista... El "premio" para Wang Lijun por abrir la cucaña fue otro juicio mediático como el de Gu, que en su caso le condenó en septiembre a 15 años por defección y corrupción. Y casi que se puede dar con un canto en los dientes...


de Xi Jinping: casi acabamos el repaso al año sin nombrar al nuevo máximo líder comunista de China, quien desde noviembre ya tiene el cetro del Partido y del Ejército, y en marzo de 2013 tomará el del Estado como nuevo presidente... Era un ascenso que se conocía desde hace años, pero bueno, es historia viva de China. Aún es pronto para saber qué pasará con él al frente del país más poblado del mundo, pero de momento se le ve más "a pie de tierra" y cercano que Hu Jintao. El tiempo dirá más cosas. Por cierto, que vaya susto dio en septiembre, cuando estuvo unos días desaparecido...


de Ye Shiwen: a veces en Occidente parece que "un chino es culpable hasta que se demuestre lo contrario", y definitivamente, así le pasó a la pobre Ye Shiwen, una nadadora que con 16 años ganó dos oros en Londres y fue una de las grandes reinas de esos Juegos. El hecho de que nadara uno de los largos en la piscina en un tiempo comparable a los de Phelps o Lochte le valió muchas alabanzas, pero también muchos recelos y acusaciones directas de dopaje de algunos medios y especialistas de países como EEUU, donde las victorias en la natación olímpica son cuestión de Estado. Se montó mucho revuelo, y volvieron los fantasmas del dopaje chino de los 90, pero al final casi todo el mundo convino en que sin positivo en los controles, no se puede poner en duda a la chica, y ésta de momento es bastante más justa campeona que Lance Armstrong.


de Zhou Kehua: quizá la imagen más espectacular -y menos recomendable de ver- en China este año fue la foto del "delincuente más buscado de China", Zhou Kehua, quien llevaba varios años en busca y captura por varios asesinatos y en agosto murió en un tiroteo con la policía en Chongqing (sí, Chongqing otra vez). La imagen de su cadáver (no la enlazo pues es muy sangrienta, que googlee el que la quiera ver) fue muy difundida por la prensa oficial para mostrar la "victoria" de las autoridades en su esfuerzo por garantizar la seguridad de su pueblo, pero la maniobra de relaciones públicas les salió un poco rana porque luego salieron los rumores de que el cadáver era falso o de un impostor (ver letra D). La opinión pública china es cada vez más independiente y desconfiada...

Todo esto y más hubo en un año en el que una periodista estadounidense (Melisa Chan) fue expulsada de China en un preocupante precedente, un año en el que España casi no fue capaz de ganarle a China en un amistoso, o en el que Marbury logró en el baloncesto chino lo que nunca consiguió en la NBA. Un 2012 en el que otra dura instantánea -la de un feto abortado- reavivó el debate sobre la política del hijo único, y en el que los extranjeros en Pekín nos alarmamos por cierta campaña "antiguiris" que desataron algunos laowais lamentables. Un año en el que salí en las noticias, aunque fuera de pasada...

Fue, en definitiva, un año extraño, en el que el mundo entero enloqueció con una paisana mía que restauró mal el Ecce Homo y con un surcoreano que convirtió el frikismo asiático en mundial. Un año que para muchos no ha sido bueno, hasta punto tal que muchos quieren que se acabe para que empiece ya otro ¡que tiene el número 13! Vale, que comience ya, y que nos demuestre que las supersticiones no hay que tenerlas en cuenta porque dan mala suerte. Vamos a por todas, en España, en China, en Latinoamérica, y donde haga falta...

Enlace Permanente

Por ahora hay 5 comentarios


Confieso que he pecado...

28 de Diciembre, 2012, 0:01



Amigos lectores, habréis notado que hoy el fondo de este post es rojo, en lugar de mostrar el color así como medio lila que le ha caracterizado durante siete años. He elegido este color porque roja, de vergüenza, está mi cara hoy: tengo que confesaros algo, y no sé cómo empezar...

Como sabéis, este blog tiene más de siete años de historia, y China ha sido el tema principal del blog. Un país fascinante, en verdad... Pero aquí va mi gran verdad, que espero no os duela demasiado: no vivo en China. Lo he escrito desde el principio, con algunas excepciones, desde mi casa de Alcalá de Gurrea (provincia de Huesca), en la que llevo asentado más de 10 años, dedicándome principalmente a las labores del campo.

Sé que cuesta creer... empezó como un juego, pero con el paso de los días, de las semanas, y al ver que los lectores "picaban", me metí en el papel... tanto que en ocasiones casi creí vivir en Pekín, y así parece que todos lo creyeron, salvo algunos familiares y amigos que me conocen y que a veces contribuyeron a la broma con sus comentarios (prácticamente todos ellos son de mi tía, que la pobre parece haber desarrollado múltiple personalidad).

Hoy en día, con Internet, puedes escribir en Siberia y decir que eres argentino. Puedes ser una mujer despampanante, y asegurar que eres un cincuentón gordo (aunque lo normal sea lo contrario). Puedes, como yo, postear desde la Hoya de Huesca y hacerte pasar por residente en Pekín. Un lugar en el que no he estado ni estaré, porque sólo de montarme en un automóvil ya me mareo...

Mis estrategias para hacerme pasar por pequinés se han refinado tanto con el tiempo que a veces me doy miedo. Por ejemplo, los fotos y vídeos en los que ocasionalmente he salido en Pekín, cantando o haciendo las cosas más disparatadas, en realidad son elaborados por un grupo de teatro rural cuyos actores, amigos míos y viéndole gracia a mis tonterías, decidieron hacerse pasar por mí y hasta crearon decorados que ayudaran a la gente a creer las historias. Lo de crear una "muralla china" con los muros de la linde del campo del vecino tuvo mucho mérito.

Cuando alguien me pedía ayuda para algunas cosas sobre China, aunque algo abrumado, buscaba la información como podía. Algunas cosas me las contaron los propietarios del bazar chino del Coso Bajo de Huesca, otras las he imaginado viendo películas de Bruce Lee y Jackie Chan... también me ha ayudado mucho consultar el Diccionario Enciclopédico Abreviado, que las cajas de ahorros regalaron en los 80 y que están llenas de datos muy útiles que nunca pierden vigencia.

El problema de mi gran pantomima, y quizá la causa de que os tenga que confesar todo, es cuando algún lector desde Pekín quiere quedar conmigo, y ahora por ejemplo se ha presentado una situación crítica que me ha llevado a decir basta. Un grupo de 50 aficionados lectores del blog ha organizado la próxima semana una fiesta en una calle llamada Sanlitun, o algo así, asegurando que era en mi honor, e invitándome (bueno, más bien exhortándome) a que acudiera a ella como invitado ("Chinochano Fest", lo han llamado). Hasta han repartido flyers del evento, me cuentan... Durante días he dudado de si contratar a alguien como doble (no sabía cómo, busqué en Google agencias de actores en Pekín pero no me enteraba mucho) o alegar una gastroenteritis, pero al final he decidido hacer de tripas corazón y decir la verdad, pues creo que el juego ya ha durado lo suficiente.

En fin, espero que no os haya molestado mucho durante los últimos siete años o así... prometo no volver a hacerlo, por lo menos con tema chino. A partir de ahora, este blog dejará de hablar de un tema que en realidad me estaba empezando a quedar algo grande, y hablaré de algo que sí conozco de verdad, la Fórmula Uno. Me gustaría mostraros todo lo que sé de boxes, alerones y vueltas rápidas, pero lo haré en la próxima entrega del blog, que tendrá nombre diferente, claro... No puedo hablar de carreras de bólidos y llamarme Chinochano (que en mi tierra, Aragón, significa "poco a poco").





ACTUALIZACIÓN (Al día siguiente):


Lo escrito ayer era una tradicional inocentada, espero que no os asustarais...
(hubo al menos una persona que sí, lo siento mucho por él).
Vivo en Pekín, ahora en una casa junto al Segundo Anillo,
no soporto la Fórmula Uno, y he estado en Alcalá de Gurrea sólo una vez, hace 20 años.
Este año quise salirme de la tradicional "noticia de broma" y no sé si me pasé...

Enlace Permanente

Por ahora hay 11 comentarios


Feliz Navidad, así sin más

25 de Diciembre, 2012, 0:01




Siempre he dicho que no soy muy navideño, pero un post felicitatorio nunca queda mal... y me sirve además para darme un respiro en un mes complicadísimo en lo personal: mudanzas de un lado para otro, complicaciones laborales, sentimentales... Con deciros que en la mañana de Navidad me he tenido que levantar a las 6 de la mañana para mover cosas a una nueva casa... pero en fin, supongo que llegarán épocas mejores.

Leyendo desde la distancia el drama de los desahucios en España, entiendo perfectamente que no haya cosa que más mine la moral de una persona que tener que mover toda su vida de un lugar a otro. Si además es por problemas económicos... en mi caso el tema bolsillo no es tan dramático, pero mi cruz es que he tenido que buscar piso y hacer muchos, pero que muchos traslados de aquí para allá, con nieves y las temperatuas de 10 grados bajo cero que tenemos en Pekín. Muchas otras cosas alrededor no me han ayudado a serenarme, pero bueno, no os voy a liar con mis rollos, que todo el mundo los tiene...

Pasadlo bien y en compañía de aquellos que más queréis... y si no, acordaos de ellos.

Enlace Permanente

Por ahora hay 11 comentarios


El curriculum de todos
-experiencia profesional en China-

20 de Diciembre, 2012, 0:01










Como imagino que le ha pasado a mucha gente, me he emocionado esta semana al ver el nuevo anuncio de Campofrío (tan magnífico como el del año pasado), en el que los humoristas españoles, comandados por Fofito, intentan inyectar algo de optimismo a un país que este año ha perdido gran parte de su amor propio. El payaso de la tele, ayudado por la flor y nata de la comedia española (aunque se echó de menos a
su tío), redacta el curriculum vitae de España, para ver si con él podemos encontrar un futuro mejor, tras el negro presente que estamos teniendo. Éxitos deportivos, premios Nobel, Oscars... Fofito intenta recordarnos que en el país se han hecho grandes cosas. "Y el tren de alta velocidad, que se lo hemos vendido a los chinos", le recuerda uno de los Morancos.



Me parece que el tren de alta velocidad chino (que la próxima semana estrena una de sus líneas clave, la que unirá Pekín y Cantón) no tiene mucha tecnología española, pero si Fofito necesita experiencias profesionales en China para engordar el CV, yo le puedo asegurar que España aquí ha hecho cosas dignas de reseñarse, aunque su presencia en términos comparativos con otros países europeos aún sea pequeña. Recordemos algunas, así por encima...

Por ejemplo, siempre me ha resultado muy llamativo que en España apenas se hable de la empresa de alta tecnología nacional Indra, que en China ha tenido actuaciones muy importantes. Muchos pilotos chinos, por ejemplo, han aprendido a volar con los simuladores de vuelo que la compañía española tiene en ciudades como Pekín. Indra también ha aportado su saber tecnológico en el control del tráfico de algunas de las grandes metrópolis chinas, tanto el aéreo (aeropuertos) como el de las carreteras o el de los metros que van por debajo. Es una labor muy poco publicitada (tanto en España como en China) pero silenciosamente importante.

También es importante la labor de otras grandes firmas españolas como Ferroatlántica o Gamesa, sobre todo en la industria de las energías alternativas, tanto la solar como la eólica. Las dos tienen fábricas en este país, que cooperan en la lenta y esperemos que progresiva extensión de las energías verdes en el contaminado gigante asiático.

No daré nombres porque la comunidad española en China es pequeña y seguro que alguno se sentiría olvidado, pero los "exiliados" en este país ya han hecho cosillas interesantes. Arquitectos españoles han diseñado ciudades enteras en este país, y algunos en el pasado hasta dejaron edificios para la historia, como los de Abelardo Lafuente en el dorado Shanghái de principios del siglo XX (a él sí que le nombro porque hace casi un siglo que falleció).

En China hay cocineros y hosteleros españoles que en ciudades como Pekín o Shanghái han abierto restaurantes de gran éxito, y que a veces son lo más "trendy" del momento. También hay muy buenos periodistas (somos uno de los países con más reporteros en Pekín, de hecho) que cada vez están explicando mejor este país, no sólo con sus artículos, sino también con libros.

A veces somos un pueblo derrotista, o quejicas, o demasiado impulsivos, pero en China estamos escribiendo alguna buena línea para el curriculum, y con los años habrá más.

PD: Si alguna compañía mencionada quiere agradecer la mención en especie, acepto chorizo, jamón, chóped, turbinas eólicas, simuladores de vuelo, controladores de semáforos o... ¿qué fabrican los de Ferroatlántica? Los simuladores no los suban a mi casa que ocuparían mucho, en el jardín ya me va bien.

PD2: Hasta el próximo post, si Qutzealcoatl quiere...

Enlace Permanente

Por ahora hay 14 comentarios


¡Revolución, o duerme!

18 de Diciembre, 2012, 0:01

En la turbulenta historia de su siglo XX, China tuvo varios himnos nacionales. Quizá el más curioso de todos es el que representó al país entre 1926 y 1928, durante los primeros años de Chiang Kai-shek al frente de la República de China:





¿Os suena la melodía? No es otra que la de la nana francesa "Frère Jacques", sólo que las frases de arrullo al bebé son sustituidas por conceptos bélicos y revolucionarios como "derrotar las potencias extranjeras" o "eliminar a los señores de la guerra". Os pongo la versión original de la nana, por si alguno aún no ha caído (bueno, el que la canta ha cambiado "Jacques" por "Thomas", que debe ser el nombre de su hijo).



¿Cómo se le ocurrió a alguien convertir la letra de una nana en un canto de aires revolucionarios? A mí no me miréis, que tampoco lo sé. Parece ser que el "autor" del himno fue un oficial de la Academia Whampoa (una especie de West Point de la República de China), y tampoco era de esperar que en un cuartel hubiera compositores del nivel de Mozart, así que la cosa salió como salió.

Conviene matizar que "Frère Jacques" también es una canción infantil en china, con otra letra en mandarín, titulada "Dos tigres". He aquí un ejemplo, y perdón por el desafinante violín:



Volviendo al tema del inicio del post, los antiguos himnos de China, hay otro curioso, que lleva por título así como "Dorado caliz" y fue el primer himno oficial en los miles de años de historia de esta civilización. Os lo pongo, muy bien ambientado además...





El himno, como veis, habla de cosas grandilocuentes como "solidificar el imperio dorado" o "la humanidad será feliz mientras gobierne la dinastía Qing"... todo quedo en papel muy, muy mojado: tan sólo seis días después de que el imperio adoptara el himno (4 de octubre de 1911) se produjo la revuelta de Wuchang (10 de octubre), que derrocó a la dinastía.

Termino con tres himnos más de China, y aún me dejo alguno por el camino... La "Canción a la nube auspiciosa", que representó al país entre 1921 y 1926, la "Marcha de los voluntarios" (actual himno de la República Popular" y, por último, el actual himno de Taiwán, que lo fue de la República de China en los años 30 y 40, antes del exilio del Kuomintang a la isla. De este último himno, cosas de la política, no he encontrado una versión decente en las webs de vídeos chinas (y tengo el VPN jorobado, no puedo entrar a YouTube), así que no me ha quedado más remedio que poner a un saxofonista que lo interpreta en el metro de Nueva York. Si algún conocedor del himno taiwanés piensa que desafina hasta el punto de no tocarla bien o tocar otra cosa, que avise...












Enlace Permanente

Por ahora hay 14 comentarios


Mo y mamá

14 de Diciembre, 2012, 0:01






Para continuar las recientes discusiones sobre arte que se politiza, hoy podríamos, por ejemplo, hablar un poco del Nobel que esta semana recibió el escritor chino Mo Yan. Pocos días antes de recibirlo, en Estocolmo, pronunció un discurso magistral (lo podéis leer en español aquí, u oírlo en chino aquí) que se ha comentado mucho dentro y fuera de China, y del que a mí también me gustaría decir cuatro cosillas, porque simboliza bastante la manera de ser y escribir del nobel chino.

El discurso empieza con gran ternura: en el inicio Mo Yan cuenta historias que le ocurrieron cuando era niño y en las que la protagonista es su madre, a la que desde el primer párrafo muestra su gran amor y su admiración. Su madre era muy pobre y analfabeta, pero él la venera como una de las grandes influencias en su vida.

Con confuciana devoción por la señora que le trajo al mundo, Mo cuenta por ejemplo que una vez vio cómo a su madre le pegaba un bofetada un guardia cuando recogían, supongo que por desesperada hambre, unas espigas de trigo de un campo donde no debían hacerlo. Años después, Mo Yan se encontró con aquel guardia, ya anciano, y cuando intentó devolverle aquel bofetón, su madre le detuvo diciendo que "aquel señor que me pegó y este señor mayor no son el mismo". Para mi gusto es el mejor pasaje del discurso, es difícil no emocionarse al llegar a él.

El comienzo maternal del discurso es una auténtica delicia para los ojos, aunque debo matizar que yo estaba influido personalmente al leerlo, ya que el día en que lo hice -el mismo día en que Mo recibió el premio- se cumplían exactamente 25 años del fallecimiento de mi madre, quien también fue una señora con una dignidad a prueba de bombas, como la del laureado escritor chino.

Además de esas tiernas y tristes historias -en las que muestra la dura vida de la China de su infancia- Mo Yan cuenta que a su madre, fallecida en 1994 y enterrada en un huerto de melocotoneros (en la China rural es frecuente hacer esto, el padre de mi amigo el de las pasas yace en un huerto de piñas) la tuvieron que desenterrar hace poco debido a la construcción de una vía de tren. De manera sutil, Mo alude aquí al rápido desarrollo de China, y de cómo éste a veces pasa atropelladamente por encima de las personas. Mo nos habla aquí sin mencionarlas de las casas clavo, o incluso de la tumba clavo que estos últimos días también se ha hecho famosa en el país.

El discurso lleva por título "Cuentacuentos", porque en él Mo viene a decir que él, más que un escritor, es un contador de historias, alguien que "cuenta cuentos con el bolígrafo". Frente a otros galardonados o grandes escritores que aseguran haber comenzado a escribir tras leer tal o cual clásico, Mo, con modestia, asegura que lo que le movió a contar cosas fueron los cuentacuentos que llegaban a su pueblo en las fiestas, un oficio con siglos de historia (Mo recuerda a un cuentacuentos de su comarca que ya trabajaba en el siglo XIX). Después menciona a Faulkner o García Márquez, y asegura que "durante dos años segui los pasos de estos dos maestros, pero me di cuenta de que tenía que alejarme de ellos".

Me gusta mucho también esa afirmación de Mo, la modestia que demuestra al confesar que sus inspiradores fueron gente humilde y quizá analfabeta, en lugar de la casi obligada alusión que otros maestros hacen a los intocables de siempre (los novelistas rusos del XIX, por ejemplo, que si no has leído o "copiado" no puedes estar en el club de grandes escritores). No, para Mo los orígenes son esos cuentacuentos que su madre al principio veía como un buen pasatiempo para él, pero que con el tiempo, al descubrir que Mo era bueno relatando, se ablandó e indirectamente le dio permiso para ir a verlos siempre que llegaban al pueblo.


El discurso está alejado de la política, pues Mo Yan siempre ha intentado separarse tanto de la propaganda comunista como de la retórica disidente (una elección que, en mi opinión personal, le ha ayudado a lograr el nobel, pues arte y política no suelen ser buenos compañeros). Sin embargo, hay que admitir que una línea de la alocución parece haberla escrito el responsable comunista de su provincia, una en la que habla de lo mucho que la reforma y apertura han hecho para mejorar China en los últimos 30 años. Sea verdad o no, es una frase que está prácticamente calcada de una nota oficial de Xinhua, o de Diario del Pueblo. No sé si Mo la escribió sin querer (al leerla en tantos sitios se le puede haber quedado en el subconsciente) o ha tenido que negociar su inclusión en el discurso, pero es un pequeño borrón en una por otra parte magnifica conferencia.

No se puede interpretar como una concesión al régimen, sin embargo, el que Mo leyera el discurso vestido con lo que en Occidente "traje Mao", pero que en China llaman "traje Sun Yat-sen". Es una indumentaria elegante para los chinos un poco "chapados a la antigua", anterior al comunismo, y de hecho le aleja de los permanentes trajes-corbata de los actuales líderes chinos. Ahora lo tendremos que llamar "traje Mo".


Quizá compensado a la "frase-lema" antes mencionada, en el discurso aparecen frecuentes alusiones a la pobreza, los enfrentamientos sociales, la dura sociedad de la acusación colectiva durante el maoísmo... críticas muy solapadas, en verdad, pero algún guiño a los chinos "descontentos" encontrará cualquiera que entienda un poco a China. Nadie en su sano juicio podía pretender que Mo Yan llegara a Estocolmo y se pusiera una camiseta en la que dijera "free Liu Xiaobo", pero con leer un poco entre líneas el discurso, se puede conocer una China comunista a veces cruel, como aquel guardia que pegó a la madre de Mo.

En todo caso, el escritor aseguró en su discurso, tras esas leves concesiones a la China "pelota" y la China "crítica", que busca ser un escritor políticamente neutral, aunque a veces no es fácil: "el mayor problema (...) es cómo controlar la pasión ardiente y la furia para no desviarme hacia la política ni alejarme de la literatura", confiesa, asegurando que "la literatura puede nacer de la realidad e incluso superarla, puede preocuparse por la política pero estar por encima de ella". La falta de crítica social que algunos le lanzan él la convierte en una parábola del discurso, la del niño que no podía llorar.

Tras todo el revuelo que su premio ha montado, desde las alabanzas oficiales hasta las críticas y a veces insultos de la disidencia (le han llegado a llamar "prostituta"), Mo Yan ha intentado mantener la cabeza fría, parapetado en su pueblecito de Gaomi, del que casi no se ha movido desde que se anunciara el galardón en octubre.

"Me convertí en espectador de un drama mientras veía al resto actuando en el mismo escenario. Había visto que al protagonista, ganador de un premio, le ofrecían flores, pero además también le tiraban piedras y agua sucia. Temía que no pudiera aguantarlo. No obstante, huyó de las flores y las piedras, se limpió las manchas de agua sucia y salió tranquilamente a dar un discurso al público".

Un discurso humilde, maternal, lleno de bellas historias, con intentos de agradar a unos y otros de los dos bandos (aunque ninguno quedará contento) y muy humano. En él hay proverbios chinos, menciones a Lao Tse, momentos para reír ("soy genéticamente feo desde que nací", dice en él Mo) y para llorar. Os recomiendo su lectura.

Enlace Permanente

Por ahora hay 17 comentarios


Oremus

11 de Diciembre, 2012, 0:01

En el anterior post decía yo que llevamos dos grandes superproducciones en China que han tenido iglesias del país como destacadas "actrices" del reparto. Una de las pelis era "Las Flores de la Guerra", de Zhang Yimou, y la otra "Back to 1942", de Feng Xiaogang. Pregunté en los comentarios de ese anterior post si alguien sabía dónde estaba la iglesia que aparece en el filme (creo que lo contaban en la historia, pero no estuve atento). De momento no he obtenido respuesta, pero googleando un poco creo haberlo encontrado: se trata de la iglesia de Yuncheng, en la provincia de Shanxi (en la peli creo que está un poco trucada, pues aparece en lo alto de un típico pueblo de cuevas de la cuenca del Amarillo, y creo que en realidad no es así).


En China, a diferencia de Europa, las iglesias no ocupan un lugar privilegiado en las ciudades, con alguna excepción (Santa Sofía de Harbin, o la iglesia católica del centro de Qingdao, por ejemplo), pero eso no significa que no haya iglesias. En el país, de hecho, hay decenas de miles de estos templos, algunos con varios siglos de historia.

Mientras buscaba la iglesia de Yuncheng, he encontrado por la web decenas de otras iglesias chinas, algunas que conocía y otras que no, y he pensado en dedicar un post a mostrarlas. Algunas son muy bellas, otras tienen una arquitectura un tanto estrambótica, alguna que otra sería difícil de distinguir de un templo budista...

Las iglesias las he "encontrado" en foros de internet chinos un tanto caóticos, así que es posible que no todas ellas pertenezcan al lugar que digo. Si alguno veis un error, decídmelo, será un favor impagable. Del mismo modo, si sabéis a qué santo o virgen está dedicada alguna de estas iglesias, avisad y se añadirá para mejorar la colección. Por último, si conocéis alguna iglesia en China que valga la pena de estar aquí, no os cortéis en indicarlo (con foto, a ser posible).

No aparece en la larga lista a continuación la iglesia de la película "Las Flores de la Guerra", pues ésa fue un decorado construido expresamente para el film.


Empiezo por la única iglesia de China en la que he asistido a una misa,
la Catedral de la Inmaculada Concepción de Pekín.
(Lo hice porque tenía una novia a la que le dio un tiempo por ser católica, no le duró mucho).


Catedral de San José, en Pekín
(en pleno Wangfujing).
En Pekín hay varias iglesias bautizadas como "catedrales".


Iglesia del Salvador o de Xishiku, en Pekín.


Catedral del Sagrado Corazón de Cantón.


Original iglesia de Chengde.


Catedral ortodoxa de Santa Sofía, en Harbin
(hoy es un museo).


Iglesia de la Virgen María, también ortodoxa y también en Harbin.


Y otra más de Harbin.


Similar a las iglesias "rusas" de Harbin, veréis templos "alemanes"
en Qingdao, como éste, que es protestón, digo protestante.


Aunque la iglesia más famosa de Qingdao es ésta, en lo alto de una colina.


Iglesia muy cuca en Xian.


Iglesia en Jiaxing (Zhejiang).


Iglesia "camuflada" como templo budista en Dali (Yunnan).


Espectacular portada de la Catedral de Guiyang,
recuerda la arquitectura de las minorías étnicas de la provincia.


Iglesia de Zhanjiang (Cantón).


Iglesia de Cristo Rey, en Xiamen.


Iglesia de Datong.


Iglesia de Jingcheng, en Mongolia Interior.


Iglesia de Fuzhou, en la provincia de Jiangxi.


Iglesia de Wenling, lugar donde estaba la "casa clavo" en medio de la carretera.
La iglesia es igual de rara que aquella casa...


Iglesia de Tianjin, por lo que veo, tiene muchas iglesias interesantes.
Ésta es una...


...otra...


...y una tercera.


Iglesia de Pingyao, con el mismo ladrillazo gris
que el resto de esa bella localidad.


Iglesia de Jinan (capital de Shandong).


Iglesia de Suzhou.


Curiosa y multicolor iglesia de Shijiawan, en Sichuan.


Iglesia de Jilin, en la provincia homónima (de la que no es capital).
Está al lado del río que cruza la ciudad,
y desde el otro lado del cauce la vista es muy chula.


Iglesia de San Ignacio, en Shanghai.


Otra iglesia de Shanghai, aunque no tengo del todo claro si está allí,
le veo más aires pequineses...

Una comentarista, Regina, me confirma que es de Shanghai,
y es conocida como la Iglesia Hongde.



Iglesia de la Virgen de Sheshan, junto al observatorio local,
fundado por los jesuitas (gracias Kailing por la información).


Lo que queda de la Iglesia de San Pablo, en Macao,
gran símbolo turístico de la ciudad otrora portuguesa.
En Macao hay muchas iglesias de bella factura.


Una iglesia aún entera de Macao es la de San Lorenzo,
a la que ya dediqué un post porque también es el patrón de mi Huesca querida.


Iglesia de Shenyang.


La provincia de Hebei, que rodea a Pekín,
es uno de los lugares con más creyentes católicos de China.
(Hay hasta lugares de supuestas apariciones marianas).
Ésta es una iglesia de esa provincia.


Y ésta sería otra de Hebei.


En la vecina Shanxi también hay muchas iglesias.
Aparte de la del comienzo, o las que hemos visto de Datong y Pingyao,
tenemos ésta...


...o ésta (que a lo mejor es la del principio desde otra perspectiva).


Iglesia de Hong Kong.


Catedral de la Asunción, en Ningbo.
(Gracias Fabiana por la pista).


Fabiana también me ha comentado que la iglesia más famosa de Ningbo
es ésta dedicada al Sagrado Corazón, toda una joya:


Yulo cuenta en los comentarios que las iglesias del valle del Nujiang (Yunnan),
al pie del Himalaya, son espectaculares, con una original mezcla
de arte tibetano, cristiano y de minorías. Nos manda dos fotos de ellas:




Enlace Permanente

Por ahora hay 13 comentarios


Ni pan duro

9 de Diciembre, 2012, 0:01

Ayer fui a ver la última película del director más comercial de la China actual, Feng Xiaogang (aún no muy conocido en el extranjero, pero muy taquillero en su país). Lleva por título "1942" (aunque en la versión internacional parece que lo van a alargar a "Back to 1942") y relata con gran crudeza la gran hambruna que sufrió aquel año la provincia de Henan, en el centro del país. Es una película magnífica que os recomiendo encarecidamente ver, aunque os advierto que es muy triste, quizá uno de los filmes más tristes que veréis jamás.


COMENTARIOS DE LA PELI SIN SPOILERS (PARA LOS QUE AÚN NO LA HAN VISTO)

La película supone un giro de 180 grados con respecto a la anterior que hizo el director, la extraña y para mi gusto pésima comedia romántica "If You Are the One 2" (digo extraña y pésima porque si lo que hay en el filme es amor, que baje dios y lo vea). Feng Xiaogang ahora se mete en el drama histórico, como ya hizo hace un par de años con "Aftershock", que contaba -dicen que muy bien, aunque no la he visto- otra gran desgracia, el terremoto de Tangshan de 1976.

"1942" recordará a algunos otro drama histórico de director chino famoso, "The Flowers of War", de Zhang Yimou (que hace un año comenté aquí). En las dos hay japoneses muy malos (aunque el gran enemigo en el filme de Xiaogang es el hambre). En "1942" también hay actores de Hollywood con los que parece que la película quiere intentar captar público extranjero (Adrien Brody y Tim Robbins, pero ambos son secundarios). Y, como en la película de Zhang Yimou, las iglesias católicas en "1942" cumplen cierto papel en el argumento, lo cual me llama la atención teniendo en cuenta que en China se trata de una religión minoritaria (quizá también es un truco de los cineastas por captar espectadores de ultramar, y alguna vez me gustaría ver también en películas de guerra chinas a los monjes budistas hacer buenas obras, por poner un ejemplo).

Vi la película con un amigo mexicano y una china, la cual minutos antes de entrar a la sala se compró un porrón de comida en el super (nada de palomitas, comida de verdad) y se la zampó antes de que empezaran los trailers. "Esta película hay que verla con el estómago lleno", decía. Y tal vez tenga razón: el filme muestra algo que pocas películas han mostrado antes, lo terrible que puede ser un enemigo invisible llamado hambre. Cómo puede destruir nuestra humanidad.

COMENTARIOS DE LA PELI CON SPOILERS (PARA LOS QUE YA LA HAN VISTO, LOS QUE NO QUIEREN VERLA PERO MISTERIOSAMENTE QUIEREN LEER DEL TEMA, O AQUÉLLOS A LOS QUE LE DA IGUAL VER UNA PELÍCULA SPOILEADA)

"1942", como "The Flowers of War", es una película digna de Oscar, al menos de ser nominada para ellos, aunque teniendo en cuenta lo que pasó con la peli de Zhang Yimou el año pasado -pasó sin pena ni gloria por el mercado estadounidense y, por ende, el mundial- no creo que esta maravillosa película de Feng Xiaogang corra mejor suerte. La manía de politizar todo por parte de los medios extranjeros -y eso que la prensa foránea, representada por Brody, es muy bien tratada en el filme, por cierto- va una vez más a perjudicr injustamente a un filme que no es procomunista (no se nombra ni una sola palabra del ejército rojo de Mao, y eso que en aquel entonces ya luchaban) y que en realidad está criticando cosas de la China actual también, a nada que uno escarbe un poquito en la historia.

Como digo, la película encierra un pequeño homenaje al periodismo de corresponsales, por lo menos al de antes, el de los reporteros de guerra de mediados del siglo XX. Si no hubiera sido por el periodista de "Time" que el narigón Brody encarna, el Generalísimo Chiang Kai-shek (quien no es pintado como un malvado en el filme, para mi sorpresa) quizá no se hubiera percatado de la verdadera gravedad de la hambruna. Me parece fantástico que Feng Xiaogang rompa esta lanza en favor de un oficio que a veces es tan vilipendiado, y especialmente en China, donde muchos creen que los reporteros extranjeros sólo estamos para causar problemas. Con la película, el director dice que a veces podemos ayudar al pueblo chino con lo que escribimos o denunciamos.

En cuanto a las "críticas a la China actual" que aparecen en el filme, a mí me pareció claro y diáfano el toque de atención que Feng Xiaogang da, por ejemplo, a la corrupción, que en aquel entonces afectó a la ayuda humanitaria (usada al final para hacer negocios y hasta para arrastrar a las mujeres hambrientas a la prostitución forzosa) pero que hoy subsiste en China a todos los niveles, causando también estragos. También se critica cómo a veces el Gobierno, el de entonces y el de ahora, vive de espaldas al pueblo (esa imagen de los habitantes de Chongqing, entonces capital provisional de China, dando la bienvenida a los líderes, pero también tapando las víctimas de un bombardeo para que éstos no los vean). Otra denuncia de un hecho que 70 años después sigue casi igual: la ocultación de las cifras reales de las desgracias, pues la cuenta oficial de muertos de la hambruna que los altos cargos le dan a Chiang Kai-shek es de 1.087 fallecidos, pero cuando el bigotudo Generalísimo les dice que se dejen de memeces y que le den la cifra de verdad, se entera de que han muerto tres millones de henaneses, la décima parte de una de las provincias más pobladas de China. Hoy en día esto pasa muy a menudo: este año, salvando las muchas distancias, vivimos algo similar en los primeros días de las inundaciones de Pekín.

En lo artístico, la película tiene quizá menos belleza fotográfica que "The Flowers of War", pues Zhang Yimou es inalcanzable como escenógrafo, pero Feng Xiaogang consigue, por ejemplo, una de las más terribles y crudas escenas de bombardeos que veremos jamás. La película empieza en color y acaba casi en blanco y negro, por la nieve, o las grisáceas y raídas ropas de los refugiados.
La lenta y paulatina muerte de la gran mayoría de los protagonistas, o las medidas desesperadas a las que llegan por culpa de su estómago vacío, no os dejarán dormir unas cuantas noches.

El filme, en concluyente conclusión, es una magnífica alegoría de la cruda intrahistoria de China, dando un repaso a todo: desde las altas instancias del Gobierno central a los gobernadores de provincias, el ejército, la Justicia (corrupta también), la religión, los nobles ricos y los pobres siempre desamparados. Los medios extranjeros, qué cantamañanas son, "acusan" a la peli de contar una hambruna que hubo antes de Mao, en lugar de contar las que también se sufrieron en el maoísmo. No han entendido nada: esta película nos cuenta las desgracias de la China imperial, la de Chiang Kai-shek, la del maoísmo y la de hoy mismo. Es la dura Historia de China, que ha endurecido tanto a su pueblo, destilada en un sólo momento límite, el de la terrible hambre de Henan en 1942.

Enlace Permanente

Por ahora hay 64 comentarios


Consultorio Chinochano
edición especial chévere

6 de Diciembre, 2012, 0:01

Saludos después de unos días sin postear, nuevamente debido a problemas técnicos del soporte de este blog... pero vamos al grano, que tras tanto tiempo ausente hay que contar lo que sea, y rápido...

Ayer, uno de los fologüers de la cuenta de Twitter de este blog me preguntó que de dónde había sacado la sudadera "Hugo Chávez" que luzco en la entrevista que hace unos meses me hicieron en ZaiChina.


Contesté que, como era una larga historia (bueno, en realidad no tan larga, pero aún así es difícil de contarla en los 120 caracteres de Twitter), lo contaría aquí, reviviendo, de paso, la sección de consultoría del blog, que la tengo total e injustamente abandonada.

La sudadera la conseguí el pasado año, durante un concierto de una de orquesta juvenil venezolana de música clásica. Al final de la velada, los jóvenes músicos cambiaron sus chaqués y vestidos por sudaderas con los colores de la bandera venezolana, e influidos por un vestido más alegre, tocaron el Mambo Número Ocho como colofón. Al acabar, se quitaron las sudaderas y las tiraron al público, siendo yo uno de los afortunados que consiguió quedarse con una de las chaquetillas de chándal.

En realidad fui todavía más afortunado, porque cuando llegué a casa y me la probé, descubrí que en el bolsillo de la chaqueta bolivariana había 50 yuanes, que por lo visto se había dejado olvidado el músico, quien sabe si una violinista, un pianista o ese percusionista tan divertido que toca los platillos. Me entró un poco de culpabilidad por el hecho de haberle birlado aunque fuera indirectamente 50 yuanes a un desconocido, seguramente menor de edad, pero poco podía hacer ya para reparar su pérdida (si el dueño de los 50 yuanes me lee y quiere que le devuelva el dinero, así lo haré, pero deberá tocar el Mambo Número Ocho con un instrumento orquestal para probarlo).

La chaqueta la he llevado sólo dos veces: el año pasado, en Halloween, apenas unos días después de conseguirla (así me conseguí un sencillo disfraz de Hugo Chávez) y en la entrevista mencionada arriba, en la que quería lucir de forma casual (aunque igual me pasé y lucí payasual). Bueno, en esa entrevista también quería rendir homenaje con ella a un blog venezolano, El Chigüire Bipolar, con el que luché la pasada primavera en buena lid para conseguir el premio BOBs a la mejor bitácora en español.

La orquesta juvenil que fui a ver y que me salió tan rentable es una de las que forman parte del Sistema Nacional de Orquestas Infantiles y Juveniles de Venezuela, un sistema que ha sacado de la pobreza y ha inculcado el amor por la música a los niños y adolescentes venezolanos durante más de 30 años, desde que el doctor José Antonio Abreu la creara en 1975. Él y su invento fueron galardonados hace unos años con el Premio Príncipe de Asturias de las Artes por esa gran labor.

Años antes, en 2008, visitó Pekín la Orquesta Sinfónica Simón Bolivar, que es como la cúspide de la pirámide de ese sistema: los mejores de cada una de las decenas de orquestas sinfónicas infantiles y juveniles de Venezuela acaban en ella. La Simón Bolívar actuó en China bajo la batuta de su famoso director, Gustavo Dudamel (no entiendo mucho de música clásica, pero al parecer él es uno de los más famosos directores del momento, pese a su insultante juventud). También estuvo en aquel entonces en Pekín el señor Abreu, quien algo achacoso por la edad (tiene 73 años) emocionó en una rueda de prensa a los periodistas chinos al contrales con gran pasión cómo creó el sistema, y cómo ha ayudado a muchos niños, básicamente, a salvar su vida. Aquel día no conseguí sudadera, pero todavía me fui más contento a casa al saber que en el mundo puede haber aún muy buena gente, como el doctor Abreu.

Enlace Permanente

Por ahora hay 5 comentarios





Este blog -sorpresas te da la vida- recibió el premio Blasillo de Huesca 2006 al ingenio español en Internet

Y como no hay uno sin dos, fue galardonado poco después con el Premio 20 Blogs 2006 al mejor blog expatriado

Y agárrate bien a la silla, porque más de un lustro después, llegó el Premio BOBs 2012 al mejor blog en español




Archivos
Diciembre 2016 
Noviembre 2016 
Octubre 2016 
Septiembre 2016 
Agosto 2016 
Julio 2016 
Junio 2016 
Mayo 2016 
Abril 2016 
Marzo 2016 
Febrero 2016 
Enero 2016 
Diciembre 2015 
Noviembre 2015 
Octubre 2015 
Septiembre 2015 
Agosto 2015 
Julio 2015 
Junio 2015 
Mayo 2015 
Abril 2015 
Marzo 2015 
Febrero 2015 
Enero 2015 
Diciembre 2014 
Noviembre 2014 
Octubre 2014 
Septiembre 2014 
Agosto 2014 
Julio 2014 
Junio 2014 
Mayo 2014 
Abril 2014 
Marzo 2014 
Febrero 2014 
Enero 2014 
Diciembre 2013 
Noviembre 2013 
Octubre 2013 
Septiembre 2013 
Agosto 2013 
Julio 2013 
Junio 2013 
Mayo 2013 
Abril 2013 
Marzo 2013 
Febrero 2013 
Enero 2013 
Diciembre 2012 
Noviembre 2012 
Octubre 2012 
Septiembre 2012 
Agosto 2012 
Julio 2012 
Junio 2012 
Mayo 2012 
Abril 2012 
Marzo 2012 
Febrero 2012 
Enero 2012 
Diciembre 2011 
Noviembre 2011 
Octubre 2011 
Septiembre 2011 
Agosto 2011 
Julio 2011 
Junio 2011 
Mayo 2011 
Abril 2011 
Marzo 2011 
Febrero 2011 
Enero 2011 
Diciembre 2010 
Noviembre 2010 
Octubre 2010 
Septiembre 2010 
Agosto 2010 
Julio 2010 
Junio 2010 
Mayo 2010 
Abril 2010 
Marzo 2010 
Febrero 2010 
Enero 2010 
Diciembre 2009 
Noviembre 2009 
Octubre 2009 
Septiembre 2009 
Agosto 2009 
Julio 2009 
Junio 2009 
Mayo 2009 
Abril 2009 
Marzo 2009 
Febrero 2009 
Enero 2009 
Diciembre 2008 
Noviembre 2008 
Octubre 2008 
Septiembre 2008 
Agosto 2008 
Julio 2008 
Junio 2008 
Mayo 2008 
Abril 2008 
Marzo 2008 
Febrero 2008 
Enero 2008 
Diciembre 2007 
Noviembre 2007 
Octubre 2007 
Septiembre 2007 
Agosto 2007 
Julio 2007 
Junio 2007 
Mayo 2007 
Abril 2007 
Marzo 2007 
Febrero 2007 
Enero 2007 
Diciembre 2006 
Noviembre 2006 
Octubre 2006 
Septiembre 2006 
Agosto 2006 
Julio 2006 
Junio 2006 
Mayo 2006 
Abril 2006 
Marzo 2006 
Febrero 2006 
Enero 2006 
Diciembre 2005 
Noviembre 2005 
Sicilia 1947 

 

Blog alojado en ZoomBlog.com

Creative Commons License
Los textos de este blog están bajo una licencia de Creative Commons.

Si eres el autor de alguna de las fotos colocadas en el blog
y no deseas que sea usada aquí,
notifícamelo y la retiraré