chinochano
            El mundo chino al alcance de tu chano


Inicio


En toda la web
En Chinochano

Chinochanadas
en Feisbuk
y en Twitter




Estos posts
te pueden servir
Estudiar mandarín en China 

Encontrar trabajo en China 

Hacer negocios en China 

Buscar piso
en China
 

Encontrar hispanos en China 

Tu nombre
en chino
 

Preparar el viaje
a China
 

Clima en China 

Llamar por teléfono desde China 

Ver TV china
en español
 

Libros sobre China 

Las mejores pelis chinas 

Chino mandarín
en tu ordenador
 

Hoteles en Pekín 

Restaurantes
en Pekín
 

Bares en Pekín 


Y si quieres ahondar
en un tema, aquí tienes posts sobre...
01. Música china
o sobre China


02. Cine y TV
en China


03. Arte y literatura de China

04. Historia
de China


05. Idioma chino

06. Comer y beber en China

07. Viajes por China y alrededores

08. Política y actualidad en China

09. Vida cotidiana en China

10. Nombres y apellidos chinos

11. Pekín,
esa ciudad


12. Shanghai,
esa ciudad


13. Hong Kong y Cantón, esas ciudades

14. Tíbet y Xinjiang

15. Taiwán

16. India, el otro gigante asiático

17. Japón y Corea

18. Sureste asiático

19. Fútbol chino

20. Otros deportes en China

21. Bellezas chinas

22. Amor y sexo
en China


23. China en mapas

24. Juegos
para los lectores


25. Consultorio
para los lectores


26. Asuntos personales

27. Cosas inclasificables

Archivos
Diciembre 2016 
Noviembre 2016 
Octubre 2016 
Septiembre 2016 
Agosto 2016 
Julio 2016 
Junio 2016 
Mayo 2016 
Abril 2016 
Marzo 2016 
Febrero 2016 
Enero 2016 
Diciembre 2015 
Noviembre 2015 
Octubre 2015 
Septiembre 2015 
Agosto 2015 
Julio 2015 
Junio 2015 
Mayo 2015 
Abril 2015 
Marzo 2015 
Febrero 2015 
Enero 2015 
Diciembre 2014 
Noviembre 2014 
Octubre 2014 
Septiembre 2014 
Agosto 2014 
Julio 2014 
Junio 2014 
Mayo 2014 
Abril 2014 
Marzo 2014 
Febrero 2014 
Enero 2014 
Diciembre 2013 
Noviembre 2013 
Octubre 2013 
Septiembre 2013 
Agosto 2013 
Julio 2013 
Junio 2013 
Mayo 2013 
Abril 2013 
Marzo 2013 
Febrero 2013 
Enero 2013 
Diciembre 2012 
Noviembre 2012 
Octubre 2012 
Septiembre 2012 
Agosto 2012 
Julio 2012 
Junio 2012 
Mayo 2012 
Abril 2012 
Marzo 2012 
Febrero 2012 
Enero 2012 
Diciembre 2011 
Noviembre 2011 
Octubre 2011 
Septiembre 2011 
Agosto 2011 
Julio 2011 
Junio 2011 
Mayo 2011 
Abril 2011 
Marzo 2011 
Febrero 2011 
Enero 2011 
Diciembre 2010 
Noviembre 2010 
Octubre 2010 
Septiembre 2010 
Agosto 2010 
Julio 2010 
Junio 2010 
Mayo 2010 
Abril 2010 
Marzo 2010 
Febrero 2010 
Enero 2010 
Diciembre 2009 
Noviembre 2009 
Octubre 2009 
Septiembre 2009 
Agosto 2009 
Julio 2009 
Junio 2009 
Mayo 2009 
Abril 2009 
Marzo 2009 
Febrero 2009 
Enero 2009 
Diciembre 2008 
Noviembre 2008 
Octubre 2008 
Septiembre 2008 
Agosto 2008 
Julio 2008 
Junio 2008 
Mayo 2008 
Abril 2008 
Marzo 2008 
Febrero 2008 
Enero 2008 
Diciembre 2007 
Noviembre 2007 
Octubre 2007 
Septiembre 2007 
Agosto 2007 
Julio 2007 
Junio 2007 
Mayo 2007 
Abril 2007 
Marzo 2007 
Febrero 2007 
Enero 2007 
Diciembre 2006 
Noviembre 2006 
Octubre 2006 
Septiembre 2006 
Agosto 2006 
Julio 2006 
Junio 2006 
Mayo 2006 
Abril 2006 
Marzo 2006 
Febrero 2006 
Enero 2006 
Diciembre 2005 
Noviembre 2005 
Sicilia 1947 


Mis posts
favoritos
Principios fundacionales de Chinochano 

El birrograma 

China conquista
el mundo
 

China rebautizada 

Un país de 5 

Etnias de China 

¡¡Me llamo
Josep Lluis!!
 

Pongamos que hablo de Pekín 

Gracias a la China 

Gripe pekinar 

Alfabeto chino 

El post más polémico 

Agujeros 

Aprende a ligar
con Richar
 

Una vez
fui activista
 

¿Te quedas
o te vas?
 

Colección de objetos superfluos 

China élfica 

Las cabezas de YSL 

Der Untergang
aus Kochinnen
 

Triciclos de China 

Hasta el infinito
y más allá
 

Supermegaofensivo 

 


Febrero del 2013


El templo de ojos de buey
que casi fue submarino

28 de Febrero, 2013, 0:01

Termino hoy el relato de mis impresiones durante el viaje a las Tres Gargantas, hablando de un lugar que me gustó mucho por hermoso e inesperado, no pensé que me encontraría algo así. Además, me sirvió de magnífico ejemplo para comprender los efectos que ha producido la enorme presa en el paisaje de la cuenca del Yangtsé.

Durante la travesía en barco, hicimos una parada turística para conocer el lugar que hoy nos atañe, un templo hasta entonces para mí desconocido, llamado Shibaozhai. El templo tiene una estructura muy curiosa: situado en lo alto de una escarpada colina, para llegar a él hay que subir por una semipagoda de madera que se apoya en una de las laderas del monte. Esta estructura, de 11 pisos, es una maravilla de forma, color, olor y sabor:





Al subir las empinadas escaleras de este peculiar edificio (vi a ancianos y ancianas de 80 años hacerlo con fervor) uno llega a lo alto del templo en sí, que quizá no es tan espectacular como la estructura anterior pero también tiene una bonita entrada. Me llamó la atención que en el interior los vecinos locales han montado una tienda de souvenirs sin ningún rubor, al ladito de las estatuas de Buda y Confucio. Los mercaderes invadieron mi templo, que decían Jesús y Extremoduro.





Una de las cosas que más me fascinó del lugar fueron esas ventanas de ojo de buey que habéis visto en la primera foto, no muy habituales en los edificios tradicionales chinos (aunque sí que se ven muchas puertas redondas). Uno casi se siente en el interior de un barco o submarino como los de los tebeos.



De hecho, el templo de Shibaozhai no es "submarino" por poco. Con la construcción de la Presa de las Tres Gargantas, que elevó el nivel del río decenas de metros en esa zona, el edificio debería haber quedado sumergido por las aguas (seguramente no todo, pero la base de la semipagoda seguro que sí).



No obstante, dado el valor histórico del edficio, que es del siglo XVIII, se decidió construir un muro alrededor del templo y de la colina. Ello ha permitido conservarlo, aunque ha provocado que en la lejanía Shibaozhai quizá no sea tan bonito como antaño.



En la anterior foto no se ve muy bien, pero colina y templo, antes en la orilla del río, ahora están en un islote a unos pocos metros de la ribera del Yangtsé, al que se llega por un puente de tablas de madera. Vamos, que Shibaozhai podría haber acabado como la iglesia de Mediano, pero acabó siendo una especie de Mont Saint Michel.




Antes de la construcción de la presa, la colina y el templo se encontraban en lo alto de un pueblecito que, éste sí, ha quedado sumergido. A la entrada del lugar se muestran fotografías de cómo era este paraje antes, como ésta de 1972:



El lugar debía ser todavía más pintoresco que ahora... Tanto, que hasta fue usado en billetes antiguos, como éste de 1945.


Por cierto, fue en Shibaozhai donde vi la única foto del defenestrado Bo Xilai que parece quedar en todo Chongqing... no es el protagonista de la instantánea, y ni se le nombra en el pie, pero allí está... Los turistas chinos observaban la imagen con gran interés y la fotografiaban bastante.



Y con esto concluyo mi desglose del viaje un tanto improvisado que hice por el centro de China en unas vacaciones en las que estuve a punto de quedarme en casa todo el tiempo. Ya habrá otro año para irse a las siempre añoradas playitas del sureste asiático... Pero también tendré que volver por Chongqing y alrededores, que nunca acaba uno viéndolo todo.


Enlace Permanente


La presa de la garganta y media

25 de Febrero, 2013, 0:01

Continúo el relato sobre el viaje a la cuenca del Yangtsé... como decía en el anterior post, me subí en un barco que durante dos días me llevó por el tercer río más largo del mundo. El objetivo obvio, conocer la zona de las Tres Gargantas, tan famosa ella pero que siempre me había dado algo de reparo en visitar por aquello de que, tras la construcción de la presa tocaya (en pleno funcionamiento desde 2009), ha perdido parte de su belleza, pues el nivel de las aguas ha subido decenas de metros. En todo caso, mi guía de viajes de China (que es de 2000, casi la llevo para ver lo que han cambiado los sitios) decía que hasta en aquellos "buenos viejos tiempos" no a todo el mundo le maravillaba la travesía.

Antes de empezar, me gustaría rendir homenaje al barco en el que viajé, acompañado de centenares de chinos que en general me trataron muy bien (para ellos yo era un espectáculo adicional de la travesía) pero que dejaron la cubierta y las habitaciones tan cubiertos de basura (fundamentalmente peladuras de pipas) que por poco no hunden el barco por el peso de los desechos. Cierto es que no había muchas papeleras, pero hombre, podrían haber tenido un poco más de consideración. En todo caso, cogí cariño al cascarón, tras tanto tiempo en él. Era un buque de pasajeros de cuatro pisos (en cada piso una clase diferente, como en el Titanic), con su cocina, su sala de máquinas, y su tiendecilla de chucherías (de ahí salieron las pipas, obviamente).





Al lado de ordenador, una de esas bolsas de pipas:
yo también comí, pero tiré las peladuras en la papelera.


El primer día de viaje en el barco no vimos gargantas, pero fue un recorrido también interesante, porque se ven ciudades y pueblos que tuvieron que ser creados o modificados para reorganizar a los millones de personas que perdieron su hogar por la construcción de la presa. Son ciudades en general feas, de enormes bloques, aunque por lo que leí en la guía tampoco lo que había antes era especialmente bello. En todo caso, impresiona imaginarse al ver esos lugares la masiva reubicación que emprendieron los chinos en la pasada década, en aras de construir el mayor proyecto hidroeléctrico del mundo (que no la mayor presa del mundo, ojo).





El segundo día ya se llega a las Tres Gargantas, aunque en realidad vimos una y media. Nuestro taimado capitán cruzó la primera -la más pequeña, pero algunos dicen que la más bonita- de madrugada, así que nos la perdimos, para disgusto de un pintor que nos acompañaba y quería inspirarse en ella para sus acuarelas. La segunda, de unos 50 kilómetros, fue la que pude disfrutar más... Os pongo unas fotos de sus paisajes. Notad el detalle de los zapatos en la proa del barco, quién sabe con que supersticioso cometido.




El paisaje era bonito, pero a uno se le quedaban las ganas de saber cómo lo hubiera visto diez años antes. Ya sólo queda la imaginación para eso...



Me gustaría ver fotos de los mismos lugares de las Tres Gargantas inmortalizados antes y después del embalse, pero al menos en internet no los consigo encontrar.

Mis compañeros de camarote eran una roncadora familia de Guilin que defendía que su tierra era mucho más bonita, dónde va a parar. La verdad es que les di la razón, aunque bueno, las comparaciones siempre son odiosas.

Finalmente llegamos a la presa, que muchos viajeros tenían más ganas de ver que las gargantas en sí. Se encuentra en medio de la tercera garganta: por eso lo de que sólo vi una y media, ésta tampoco la disfruté en su totalidad. El dique era una mole que monopolizaba el horizonte y quitaba el hipo, y que vimos desde arriba y desde abajo, en una visita guiada (el autobús, oh decepción, no circuló por encima del dique, y eso que hay una carretera).




Las grúas que se ven en la primera foto son de un ascensor para barcos que se está construyendo todavía, ya que aunque existe ya un sistema para que los buques superen el salto de agua a través de un canal artificial dotado de esclusas como el Canal de Panamá, se quiere que algunos de esos barcos puedan viajar más rápido acelerando el descenso con ese elevador (ir por las esclusas se demora alrededor de una hora).

Una cosa que me llamó la atención del dique es que, según nos explicó la guía, está fabricado no con "ladrillos" cuadrangulares, sino con unos gigantescos tetraedros como el de la siguiente foto. Al parecer, esta forma garantiza la resistencia de la presa a cualquier terremoto, desastre o Godzilla que desafíe la gigantesca estructura.



La presa de las Tres Gargantas era cuando llegué a China un tema muy socorrido por los periodistas, y muy polémico, por el éxodo que supuso, el desafío medioambiental que suponía modificar el río más largo de Asia, las reliquias históricas que dejó bajo sus aguas... Una vez concluido el proyecto en 2009 (sin apenas grandes fastos ni inauguraciones ese año, cosa que me sorprendió mucho en su día) el tema se apagó, y la presa funciona a pleno rendimiento dando electricidad a la cuenca más poblada del planeta. Quién sabe, igual dentro de unas décadas se descubren energías que dejan las actuales obsoletas, la presa se retira, y podemos ver las gargantas de nuevo en toda su grandeza.


PD: La presa de las Tres Gargantas no es la única del Yangtsé. Pocos kilómetros río abajo hay otra, prácticamente igual de larga pero con un salto de agua mucho menor: la de Gezhouba, obra de la misma empresa que hizo más tarde a su hermana mayor. Fue construida décadas antes en parte para comenzar ya a represar el río en la zona, y también para ir probando las tecnologías necesarias para el proyecto posterior.

Enlace Permanente

Por ahora hay 8 comentarios


No es la más grande,
pero grande es su grandeza (II)

22 de Febrero, 2013, 0:01


A modo de apéndice del anterior post, mostraré sobre todo con imágenes tres últimas cosas de Chongqing, pues no querría "marcharme" de ella sin citarlas...

Una es el Templo de Luohan, en el centro de la ciudad. Sí, ya sé, ya sé, habéis viajado por China y Asia y estáis hasta las narices de templos... Pero éste tiene encantos especiales, sobre todo una gran sala con cientos de estatuas multicolores de arhats (santos budistas) por cuyo recorrido laberíntico merece la pena adentrarse. La sala es, en realidad, una copia modesta de la sala de arhats del templo más famoso de la "vecina" Wuhan, pero a mí me gustó más la de Chongqing, pues las estatuas en Wuhan eran doradas y las de aquí policromadas. También me pareció curioso el emplazamiento "de supervivencia" del templo, pues está rodeado de obras, solares y rascacielos, como resistiendo irreductible al progreso invasor.


En las afueras de la ciudad (pero con parada de metro) se encuentra el muy recomendable barrio-pueblo de Ciqikou, donde se ha preservado la arquitectura tradicional local. Hay mucho turista y mucha tienda de souvenir, pero hay zonas más tranquilas y en general es un lugar muy agradable. Antes de que Chongqing fuera tomada por los rascacielos y los bloques grises, toda la ciudad debía tener este aspecto...



Por último, uno no puede pasar por Chongqing sin acercarse a las Grutas Budistas de Dazu, a dos horas de viaje en bus. Son más pequeñas que sus igualmente famosas primas del norte chino (Yungang, Longmen, Mogao) pero con su encantao particular, en parte porque el verdoso entorno de Dazu es más agradable que en las desérticas cuevas budistas del norte. Es impresionante cómo se conservan todos los colores de las estatuas... Una vez visto Dazu, ya tengo completo el poker de cuevas chinas, y aunque en primer lugar están las de Mogao, Dazu y Yungang empatan en el segundo puesto.



Y así concluye mi descripción desordenada y en plan publirreportaje de Dazu... Una ciudad que vale mucho la pena de visitar, aunque el hecho de que se encuentre tan en el interior del país la deja un poco a desmano, sobre todo para llegar a ella en tren.

Dejé Chongqing por vía fluvial, pues seguí animado a viajar y tomé un barco que me llevaría a nuevos puertos, a través de las Tres Gargantas, o lo que queda de ellas. Sigo contando en próximos posts.


Enlace Permanente


Artículos anteriores en Febrero del 2013




Este blog -sorpresas te da la vida- recibió el premio Blasillo de Huesca 2006 al ingenio español en Internet

Y como no hay uno sin dos, fue galardonado poco después con el Premio 20 Blogs 2006 al mejor blog expatriado

Y agárrate bien a la silla, porque más de un lustro después, llegó el Premio BOBs 2012 al mejor blog en español





Mis adorados
(en español)

A un clic de China
Acupuntura China
Aorijia
Aprende chino blog
Arroz con cristales
Asia es Fútbol
Asia, Buda y rollitos de primavera
Asociación Cultural Amigos de China
Asociación Familias Adoptantes
Bitácora Sino-Cubana
Búsqueda de orígenes
Casa de España en Shanghai
China actual
China en su tinta
China es un Planeta
China Files
China por descubrir
China por descubrir II
China Viva
Chinaempleo
Chinalati
Chino Ahora
Chino-China
Chinoesfera
Comida china de verdad
Emigrante retornada
En Beijing
Escala Pekín
Experiencia en China
Farolillos chinos
Foro Chino
Fútbol en China
Gazpacho Agridulce (cómic)
Global Asia
Guangzhou, mi casa
Historias de China
Hong Qiao Liang
Humitas con Arroz
Importar productos de China
Infinity plus one
Instituto Cervantes en Pekín
La sabiduría del I-Ching
Latinoamericanos en China
Living in Pekín
Man Zai Er Gui
Mi vida y China
Ni Hao, Ni Daniel
Nordeste Asiático
Observatorio de la política china
Paella de Kimchi (desde Corea)
Pásame esa China
Pasión por China
Persiguiendo una ilusión
Quality Control Blog
Reflexiones Orientales
Revista de Oriente
Sapore di Cina
Sobre China
Sprachcaffe Chino
Tintas de China
Toro y dragón
Trabajo en China
Viamedius
Xibanya
Y un poquito del vecino Vietnam
Zai China


Mis enchufados
(en inglés)

China Car Times
China Daily
China Digital Times
China Herald
China Hush
China Radio International
China.org
ChinaCulture
ChinaSMACK
Chinat0wn
Chinesepod
Chinos durmientes
CRCC Asia
Danwei
ESWN
Frog in a Well
Global Times
Global Voice
Hanzi Smatter
Layabozi
Ministry of Tofu
New Dynasty
Offbeat China
Shanghaiist
Sinalunya
Sinosplice
South China Morning Post
The Beijinger
Tibetan Altar
Transpacifica
Weibo Trends
Xinhuanet


Mis favoritos
(en chino)

Acramelo (escrito por un español)
Blog de mi amigo el artista Huang Wen
Zeng Jinyan


Mis predilectos
(en portugués)

Associaçao dos Macaenses


Mis queridos
(en catalán, valenciano, balear, LAPAO)

Sergi Vicente (corresponsal de TV3 en China)

 

Blog alojado en ZoomBlog.com

Creative Commons License
Los textos de este blog están bajo una licencia de Creative Commons.

Si eres el autor de alguna de las fotos colocadas en el blog
y no deseas que sea usada aquí,
notifícamelo y la retiraré