chinochano
            El mundo chino al alcance de tu chano


Inicio


En toda la web
En Chinochano

Chinochanadas
en Feisbuk
y en Twitter




Estos posts
te pueden servir
Estudiar mandarín en China 

Encontrar trabajo en China 

Hacer negocios en China 

Buscar piso
en China
 

Encontrar hispanos en China 

Tu nombre
en chino
 

Preparar el viaje
a China
 

Clima en China 

Llamar por teléfono desde China 

Ver TV china
en español
 

Libros sobre China 

Las mejores pelis chinas 

Chino mandarín
en tu ordenador
 

Hoteles en Pekín 

Restaurantes
en Pekín
 

Bares en Pekín 


Y si quieres ahondar
en un tema, aquí tienes posts sobre...
01. Música china
o sobre China


02. Cine y TV
en China


03. Arte y literatura de China

04. Historia
de China


05. Idioma chino

06. Comer y beber en China

07. Viajes por China y alrededores

08. Política y actualidad en China

09. Vida cotidiana en China

10. Nombres y apellidos chinos

11. Pekín,
esa ciudad


12. Shanghai,
esa ciudad


13. Hong Kong y Cantón, esas ciudades

14. Tíbet y Xinjiang

15. Taiwán

16. India, el otro gigante asiático

17. Japón y Corea

18. Sureste asiático

19. Fútbol chino

20. Otros deportes en China

21. Bellezas chinas

22. Amor y sexo
en China


23. China en mapas

24. Juegos
para los lectores


25. Consultorio
para los lectores


26. Asuntos personales

27. Cosas inclasificables

 


Turismo con estampitas

25 de Abril, 2013, 0:01




He hecho mucho turismo en la década larga que llevo en China, pero en rara ocasión viajo con agencia. Se debe, creo yo, a que el primer viaje por mi cuenta que hice, a mediados de los 90 -fue a Marruecos, con amigos de la universidad- sí fue organizado por agencia, y aunque en general fue divertido, no me gustó que casi todas las excursiones incluyeran visitas a tiendas, que es una costumbre muy extendida entre guías y agencias de todos los países. Entonces era joven más joven, todo me llamaba la atención, y recuerdo que en una de esas visitas-timo, a una especie de farmacia tradicional marroquí, me compré casi todo lo que me pusieron ante los ojos, incluida una esponja y un cepillo de dientes hechos con hierbas que por lo visto los bereberes usaban en el desierto desde hacía siglos. Años después no entiendo muy bien la lógica que usé para decidir comprarlos con mi escaso presupuesto: no sé si es que pensaba sustituir para siempre los productos convencionales de higiene personal, o fue para tenerlos como souvenir friki. En fin, lo hecho hace 20 años hecho está.

En China en general no viajo con agencia, aunque a veces sí contrato una excursión de un día a algún sitio un poco a desmano. El resultado es siempre el mismo: te llevan al lugar que deseas, sí, pero antes o después paras en un chiringuito donde te quieren vender alguna moto, en el que pasas demasiado tiempo, mientras que en el lugar que es tu objetivo te pasean con prisas y siempre se te hace corto por culpa del tiempo perdido en la tienda de souvenirs.

Al menos, a veces estas visitas a intereses comerciales de los guías en China tienen un aire surrealista que los acaba convirtiendo en una anécdota divertida. Me pasó hace poco, por ejemplo, cuando fui a visitar el templo con ojos de buey que había en la ribera del Yangtsé, en febrero. Antes de llegar, nos detuvieron en una fábrica familiar de productos de soja que estaba coronada por una vaina gigante de cartón piedra. Así de claro.


El vendedor del lugar, micrófono en mano, explicaba las bondades de los productos (tofu, soja fermentada para cocinar, etc) y entre explicación y explicación se ponía a cantar, como si aquello fuera una película de Disney. Lo cierto es que los turistas chinos -quienes me parece que, como yo hace 20 años, son inexpertos en los timos turísticos, porque es ahora cuando empiezan a viajar- compraron muchísimo. La añagaza de los guías fue un verdadero éxito.

Igual éxito, o mayor incluso, hubo en la parada comercial que nos obligaron a hacer en la visita a las hermosotas cuevas de Dazu, también por la misma zona del centro de China. Esta visita-timo me cabreó mucho, porque en las grutas budistas apenas nos dieron una hora para visitarlas, fue un auténtico abuso. El caso es que el resto del grupo en la excursión no protestó nada y asistió felicísimo a una demostración, en una tienda de cuchillos local, de lo bien que cortaban esos productos. En el fondo era bastante espectacular: la chica que lo mostraba cortó de un sólo tajo una tubería de acero con un cuchillo de carnicero, o recortó una plancha de metal con unas simples tijeras. El caso es que casi todo el mundo compró cuchillos allí, el negocio fue redondo. La tienda tenía varias salas y en cada una había un grupo de turistas a los que les mostraban el poder letal de la cuchillería de la tienda, aquello estaba muy bien montado.

Otra ocasión en la que me topé con este tipo de encerronas para los turistas -a la postre divertidas, aunque nos hicieran perder tiempo- fue en Guangxi, aunque esto ya lo conté en un post de una especie de spin off de este blog que hice para la familia (sweet mother of god, cuánto palabro en inglés he usado en esta frase). Allí hasta nos pellizcaron en el culo, no os digo más.

ACTUALIZACIÓN (cuatro días después): Mira qué casualidad, el mismo día en que escribí esto China aprobó la primera Ley del Turismo, que entre otras cosas intentará combatir estas excursiones comerciales.

Enlace Permanente

Por ahora hay 3 comentarios





Este blog -sorpresas te da la vida- recibió el premio Blasillo de Huesca 2006 al ingenio español en Internet

Y como no hay uno sin dos, fue galardonado poco después con el Premio 20 Blogs 2006 al mejor blog expatriado

Y agárrate bien a la silla, porque más de un lustro después, llegó el Premio BOBs 2012 al mejor blog en español




Archivos
Diciembre 2016 
Noviembre 2016 
Octubre 2016 
Septiembre 2016 
Agosto 2016 
Julio 2016 
Junio 2016 
Mayo 2016 
Abril 2016 
Marzo 2016 
Febrero 2016 
Enero 2016 
Diciembre 2015 
Noviembre 2015 
Octubre 2015 
Septiembre 2015 
Agosto 2015 
Julio 2015 
Junio 2015 
Mayo 2015 
Abril 2015 
Marzo 2015 
Febrero 2015 
Enero 2015 
Diciembre 2014 
Noviembre 2014 
Octubre 2014 
Septiembre 2014 
Agosto 2014 
Julio 2014 
Junio 2014 
Mayo 2014 
Abril 2014 
Marzo 2014 
Febrero 2014 
Enero 2014 
Diciembre 2013 
Noviembre 2013 
Octubre 2013 
Septiembre 2013 
Agosto 2013 
Julio 2013 
Junio 2013 
Mayo 2013 
Abril 2013 
Marzo 2013 
Febrero 2013 
Enero 2013 
Diciembre 2012 
Noviembre 2012 
Octubre 2012 
Septiembre 2012 
Agosto 2012 
Julio 2012 
Junio 2012 
Mayo 2012 
Abril 2012 
Marzo 2012 
Febrero 2012 
Enero 2012 
Diciembre 2011 
Noviembre 2011 
Octubre 2011 
Septiembre 2011 
Agosto 2011 
Julio 2011 
Junio 2011 
Mayo 2011 
Abril 2011 
Marzo 2011 
Febrero 2011 
Enero 2011 
Diciembre 2010 
Noviembre 2010 
Octubre 2010 
Septiembre 2010 
Agosto 2010 
Julio 2010 
Junio 2010 
Mayo 2010 
Abril 2010 
Marzo 2010 
Febrero 2010 
Enero 2010 
Diciembre 2009 
Noviembre 2009 
Octubre 2009 
Septiembre 2009 
Agosto 2009 
Julio 2009 
Junio 2009 
Mayo 2009 
Abril 2009 
Marzo 2009 
Febrero 2009 
Enero 2009 
Diciembre 2008 
Noviembre 2008 
Octubre 2008 
Septiembre 2008 
Agosto 2008 
Julio 2008 
Junio 2008 
Mayo 2008 
Abril 2008 
Marzo 2008 
Febrero 2008 
Enero 2008 
Diciembre 2007 
Noviembre 2007 
Octubre 2007 
Septiembre 2007 
Agosto 2007 
Julio 2007 
Junio 2007 
Mayo 2007 
Abril 2007 
Marzo 2007 
Febrero 2007 
Enero 2007 
Diciembre 2006 
Noviembre 2006 
Octubre 2006 
Septiembre 2006 
Agosto 2006 
Julio 2006 
Junio 2006 
Mayo 2006 
Abril 2006 
Marzo 2006 
Febrero 2006 
Enero 2006 
Diciembre 2005 
Noviembre 2005 
Sicilia 1947 

 

Blog alojado en ZoomBlog.com

Creative Commons License
Los textos de este blog están bajo una licencia de Creative Commons.

Si eres el autor de alguna de las fotos colocadas en el blog
y no deseas que sea usada aquí,
notifícamelo y la retiraré