chinochano
            El mundo chino al alcance de tu chano


Inicio


En toda la web
En Chinochano

Chinochanadas
en Feisbuk
y en Twitter




Estos posts
te pueden servir
Estudiar mandarín en China 

Encontrar trabajo en China 

Hacer negocios en China 

Buscar piso
en China
 

Encontrar hispanos en China 

Tu nombre
en chino
 

Preparar el viaje
a China
 

Clima en China 

Llamar por teléfono desde China 

Ver TV china
en español
 

Libros sobre China 

Las mejores pelis chinas 

Chino mandarín
en tu ordenador
 

Hoteles en Pekín 

Restaurantes
en Pekín
 

Bares en Pekín 


Y si quieres ahondar
en un tema, aquí tienes posts sobre...
01. Música china
o sobre China


02. Cine y TV
en China


03. Arte y literatura de China

04. Historia
de China


05. Idioma chino

06. Comer y beber en China

07. Viajes por China y alrededores

08. Política y actualidad en China

09. Vida cotidiana en China

10. Nombres y apellidos chinos

11. Pekín,
esa ciudad


12. Shanghai,
esa ciudad


13. Hong Kong y Cantón, esas ciudades

14. Tíbet y Xinjiang

15. Taiwán

16. India, el otro gigante asiático

17. Japón y Corea

18. Sureste asiático

19. Fútbol chino

20. Otros deportes en China

21. Bellezas chinas

22. Amor y sexo
en China


23. China en mapas

24. Juegos
para los lectores


25. Consultorio
para los lectores


26. Asuntos personales

27. Cosas inclasificables

 


La Oncisea

10 de Octubre, 2013, 0:01


Como he prometido a más de uno, voy a contar aquí no cómo fueron mis vacaciones, sino las de mi perra Once, que aunque ella seguramente no lo sabe, me han tenido en vilo durante todo el mes de septiembre, mientras miles de kilómetros nos separaban.

Cuando me voy de Pekín, o bien dejo a la perra en casa de algún amigo (cosa que no me gusta hacer mucho, porque en venganza por irme yo Once suele hacer sus cosas en sofás y otros lugares prohibidos) o bien en una guardería para perros (algunos la llamarán perrera, y no les culparé) que se encuentra junto al Parque Chaoyang, y que es regentada por una conocida marca china de tiendas y productos para perros que se llama Kudi, de la que soy socio poco menos que honorario.

Semanas antes de irme a España, una tragedia golpeó ese parque: en una piscina para perros que hay en el lugar, un cable suelto o alguna cosa similar creó una corriente en el agua que mató a dos perros (un caniche y un golden retriever) y a su dueño, que se tiró al agua para intentar salvarlos. La noticia salió en los medios locales y me dejó anonadado.


Pese a la preocupante situación, y haciendo algo que quizá no todos habrían hecho, decidí semanas después, en la víspera del viaje a España, dejar a Once en ese lugar marcado por la tragedia. ¿Por qué razón? Primero, porque Once nunca se ha bañado en esa piscina, ella sólo ha estado en la zona de jaulas y parquecillos en la que se alojan los canes que pernoctan allí, a decenas de metros del sitio donde ocurrió el accidente. Segundo, porque pensé que tras el disgusto los de Kudi aumentarían las medidas de seguridad y los cuidados a los perros, por lo que igual hasta era el mejor sitio para que la perra se quedara.

Total, que allí dejé a Once (quien al irme lloró desconsolada, y diría que más que otras veces) y me fui a España, donde conforme iba contando la historia a familiares y amigos, cada vez me convencía más de que quizá no había hecho bien del todo.

Mi preocupación aumentó aún más cuando, en mitad de vacaciones, recibí por Wechat (la versión china de Whatsapp) un mensaje en chino que me informaba de que el parque de Kudi en Chaoyang iba a ser cerrado, por lo que Once sería trasladado a otro lugar, de una empresa diferente pero que colaboraba con ellos. No explicaban las razones de la mudanza, o no las entendí al estar en mandarín, pero por lo que me he enterado después el parque de Chaoyang ha quedado casi en bancarrota. Y es que l
a compañía ha tenido que pagar a la familia de la víctima (que encima era un trabajador de la influyente televisión estatal china CCTV) una fuerte indemnización de dos millones de yuanes, equivalentes a 250.000 euros. Para que os hagáis una idea, las víctimas del mediático accidente del tren bala chino, en 2011, recibieron la mitad de ese dinero.

Si estaba preocupado antes por Once, imaginaos a raíz de enterarme de su traslado... Tal era mi desazón que el pasado lunes, nada más aterrizar en Pekín, decidí ir en el mismo taxi que tomé en el aeropuerto, antes de pasarme por casa, a la misteriosa perrera donde Once había sido trasladada sin mi permiso.


El viaje en taxi fue largo, muy largo... Entre ida y vuelta me gasté 350 yuanes (unos 45 euros) para llegar a un sitio tan alejado de Pekín que ni siquiera estaba en Pekín, sino en la provincia vecina, Hebei. Una zona rural, donde la carretera que llevaba a la perrera donde estaba Once estaba cubierta de trigo recién cosechado, para que los coches, al pasar y levantar aire, separaran el trigo de la paja.

En fin, el caso es que allí estaba Once, sana y salva, oliendo a perrera pero superviviente de tantas desventuras. Ahora está nuevamente en casa (mientras escribo esto gruñe por detrás, como si supiera que estoy hablando de ella) y ya me estoy estrujando las meninges para pensar qué hacer con ella en las próximas vacaciones, porque esto de las perreras-guardería es un sinvivir.

La foto del principio es de Once poco después de salir de la perrera,
ésta del final es de un día después. bañada y con el pelo cortado.

Enlace Permanente

Por ahora hay 7 comentarios





Este blog -sorpresas te da la vida- recibió el premio Blasillo de Huesca 2006 al ingenio español en Internet

Y como no hay uno sin dos, fue galardonado poco después con el Premio 20 Blogs 2006 al mejor blog expatriado

Y agárrate bien a la silla, porque más de un lustro después, llegó el Premio BOBs 2012 al mejor blog en español




Archivos
Diciembre 2016 
Noviembre 2016 
Octubre 2016 
Septiembre 2016 
Agosto 2016 
Julio 2016 
Junio 2016 
Mayo 2016 
Abril 2016 
Marzo 2016 
Febrero 2016 
Enero 2016 
Diciembre 2015 
Noviembre 2015 
Octubre 2015 
Septiembre 2015 
Agosto 2015 
Julio 2015 
Junio 2015 
Mayo 2015 
Abril 2015 
Marzo 2015 
Febrero 2015 
Enero 2015 
Diciembre 2014 
Noviembre 2014 
Octubre 2014 
Septiembre 2014 
Agosto 2014 
Julio 2014 
Junio 2014 
Mayo 2014 
Abril 2014 
Marzo 2014 
Febrero 2014 
Enero 2014 
Diciembre 2013 
Noviembre 2013 
Octubre 2013 
Septiembre 2013 
Agosto 2013 
Julio 2013 
Junio 2013 
Mayo 2013 
Abril 2013 
Marzo 2013 
Febrero 2013 
Enero 2013 
Diciembre 2012 
Noviembre 2012 
Octubre 2012 
Septiembre 2012 
Agosto 2012 
Julio 2012 
Junio 2012 
Mayo 2012 
Abril 2012 
Marzo 2012 
Febrero 2012 
Enero 2012 
Diciembre 2011 
Noviembre 2011 
Octubre 2011 
Septiembre 2011 
Agosto 2011 
Julio 2011 
Junio 2011 
Mayo 2011 
Abril 2011 
Marzo 2011 
Febrero 2011 
Enero 2011 
Diciembre 2010 
Noviembre 2010 
Octubre 2010 
Septiembre 2010 
Agosto 2010 
Julio 2010 
Junio 2010 
Mayo 2010 
Abril 2010 
Marzo 2010 
Febrero 2010 
Enero 2010 
Diciembre 2009 
Noviembre 2009 
Octubre 2009 
Septiembre 2009 
Agosto 2009 
Julio 2009 
Junio 2009 
Mayo 2009 
Abril 2009 
Marzo 2009 
Febrero 2009 
Enero 2009 
Diciembre 2008 
Noviembre 2008 
Octubre 2008 
Septiembre 2008 
Agosto 2008 
Julio 2008 
Junio 2008 
Mayo 2008 
Abril 2008 
Marzo 2008 
Febrero 2008 
Enero 2008 
Diciembre 2007 
Noviembre 2007 
Octubre 2007 
Septiembre 2007 
Agosto 2007 
Julio 2007 
Junio 2007 
Mayo 2007 
Abril 2007 
Marzo 2007 
Febrero 2007 
Enero 2007 
Diciembre 2006 
Noviembre 2006 
Octubre 2006 
Septiembre 2006 
Agosto 2006 
Julio 2006 
Junio 2006 
Mayo 2006 
Abril 2006 
Marzo 2006 
Febrero 2006 
Enero 2006 
Diciembre 2005 
Noviembre 2005 
Sicilia 1947 

 

Blog alojado en ZoomBlog.com

Creative Commons License
Los textos de este blog están bajo una licencia de Creative Commons.

Si eres el autor de alguna de las fotos colocadas en el blog
y no deseas que sea usada aquí,
notifícamelo y la retiraré