chinochano
            El mundo chino al alcance de tu chano


Inicio


En toda la web
En Chinochano

Chinochanadas
en Feisbuk
y en Twitter




Estos posts
te pueden servir
Estudiar mandarín en China 

Encontrar trabajo en China 

Hacer negocios en China 

Buscar piso
en China
 

Encontrar hispanos en China 

Tu nombre
en chino
 

Preparar el viaje
a China
 

Clima en China 

Llamar por teléfono desde China 

Ver TV china
en español
 

Libros sobre China 

Las mejores pelis chinas 

Chino mandarín
en tu ordenador
 

Hoteles en Pekín 

Restaurantes
en Pekín
 

Bares en Pekín 


Y si quieres ahondar
en un tema, aquí tienes posts sobre...
01. Música china
o sobre China


02. Cine y TV
en China


03. Arte y literatura de China

04. Historia
de China


05. Idioma chino

06. Comer y beber en China

07. Viajes por China y alrededores

08. Política y actualidad en China

09. Vida cotidiana en China

10. Nombres y apellidos chinos

11. Pekín,
esa ciudad


12. Shanghai,
esa ciudad


13. Hong Kong y Cantón, esas ciudades

14. Tíbet y Xinjiang

15. Taiwán

16. India, el otro gigante asiático

17. Japón y Corea

18. Sureste asiático

19. Fútbol chino

20. Otros deportes en China

21. Bellezas chinas

22. Amor y sexo
en China


23. China en mapas

24. Juegos
para los lectores


25. Consultorio
para los lectores


26. Asuntos personales

27. Cosas inclasificables


Mis posts
favoritos
Principios fundacionales de Chinochano 

El birrograma 

China conquista
el mundo
 

China rebautizada 

Un país de 5 

Etnias de China 

¡¡Me llamo
Josep Lluis!!
 

Pongamos que hablo de Pekín 

Gracias a la China 

Gripe pekinar 

Alfabeto chino 

El post más polémico 

Agujeros 

Aprende a ligar
con Richar
 

Una vez
fui activista
 

¿Te quedas
o te vas?
 

Colección de objetos superfluos 

China élfica 

Las cabezas de YSL 

Der Untergang
aus Kochinnen
 

Triciclos de China 

Hasta el infinito
y más allá
 

Supermegaofensivo 

 


Mayo del 2014


Alta graduación

30 de Mayo, 2014, 0:01


Nos encaminamos inexorablemente a junio, mes de los estudiantes por excelencia. En China, como en otros países, es una época de nervios y emociones para ellos: examenes de selectividad (que en este país se conocen con el nombre de gaokao), ceremonias de graduación, despedidas de compañeros de pupitre y dormitorio para quién sabe cuántos años... Y preocupación por buscar trabajo lo antes posible, claro está.


Feria de búsqueda de trabajo para jóvenes en Pekín.


En la graduación, los estudiantes chinos se hacen las fotos de rigor, con toga y birrete, o encorbatados. En tiempos pretéritos, estas fotos eran serias y pomposas...


...pero en los últimos tiempos los jóvenes chinos le han echado mucha imaginación a estas fotos y las han hecho más relajadas y divertidas. Y no sólo hablo de la típica imagen en la que los chavales lanzan sus birretes al aire.


Os muestro aquí una recopilación de fotos de graduaciones en China, que en los últimos años ha circulado mucho por internet. Algunos consideran que estas fotos muestran que llega al mundo laboral chino una generación más imaginativa e irreverente que las anteriores, cosa que se antoja buena. También los hay que opinan que los chavales chinos, especialmente los nacidos a partir de los 90, ya no respetan ni la sagrada institución de la educación, pero en fin, para gustos hay colores. Vamos a ver cómo pasan los estudiantes chinos el día de su graduación:


Recreando famosas obras de arte









Aprovechando una inundación estival
(Universidad de Wuhan)








Desarrollando poderes sobrenaturales







Homenajeando a algún estudiante o profesor





Creando mensajes y formas
(Universidad de Anhui)








Enseñando cacho







Y, en resumen... haciendo el gamba











Enlace Permanente

Por ahora hay 6 comentarios


Extraña, capital... Mandil
Rancia, capital... Parchís

26 de Mayo, 2014, 0:01


Voy a hablar otra vez de las Islas Paracel, el archipiélago que Vietnam y China se disputan y que he nombrado en dos posts recientes, pero esta vez fijándome en el topónimo más que en la política que le rodea. Y es que ahora que aparecen más en los medios de comunicación, se ha puesto de moda referirse a ellas como las Islas Paracelso (sic).

Islas Paracelso en un artículo de ABC
Islas Paracelso en un artículo de El País
Islas Paracelso en un artículo de El Mundo
Islas Paracelso en la web en español de la BBC
Islas Paracelso en Wikipedia


Paracelso fue un médico-alquimista-pluriempleado (un hombre del Renacimiento, vaya) que vivió entre los siglos XV y XVI en Suiza. No sé si a nadie de los que ha escrito los artículos anteriores le ha extrañado el hecho que unas islas de Oriente lleven el nombre de un médico (hay islas con nombres de geógrafos, exploradores, políticos, reyes, pero no hay muchas que honren a galenos) y además un ciudadano de un país sin mares.

En fin, el caso es que las islas Paracel NO SE LLAMAN PARACELSO EN ESPAÑOL. Todos los medios están repitiendo el error, quizá causado porque la entrada sobre esas islas en la Wikipedia también está equivocada.

Seguramente la causa de la generalizada equivocación está en que en muchos textos en inglés se alude a estas islas como "Paracels" o "The Paracels", aunque el nombre oficial sea "Paracel Islands". Y claro, algunos vivos han pensado que Paracels es la traducción inglesa del nombre Paracelso, cosa que no es cierta (Paracelso en inglés y en muchos otros idiomas se traduce "Paracelsus").

Las Islas Paracel fueron bautizadas así por exploradores portugueses, que las llamaron al principio "Islas do Pracel", aunque la palabra cambió ligeramente con los siglos y acabó añadiéndose otra letra A. No está del todo claro qué significa "pracel" o "paracel", pero probablemente es una forma genérica de llamar a un trozo de tierra. Vamos, lo que en castellano conocemos como "parcela". Si Wikipedia y los medios desean tanto españolizar el nombre del archipiélago, sería mejor que llamaran a las islas "Islas Parcela", aunque tampoco parece que sea estrictamente necesario y a lo mejor liaría aún más la ya complicada situación.

Me gustaría poder corregir el error en la Wikipedia, pero al parecer en el pasado cambié algún artículo de forma que no gustó a los gestores de la enciclopedia internetera y me bloquearon. Si alguno puede hacerlo, por favor, que cambie ese fallo garrafal.

Aunque bueno, si lo que queremos es adaptar los topónimos del mundo a palabras o expresiones que nos suenen más, ofrezco este mapa. Todo es cuestión de acostumbrarse.

Enlace Permanente

Por ahora hay 15 comentarios


Jorge Javier, pon tus barbas a remojar

23 de Mayo, 2014, 0:01

Parece increíble y hasta surrealista, pero en un año, los chinos, así, en general, le han cogido manía a Telecinco, un canal televisivo de un país que se encuentra a miles de kilómetros de donde ellos viven. Ríete tú de las polémicas de China con CNN o el Niu York Taims. La cosa ha llegado a tal nivel que esta semana el portavoz del Ministerio de Asuntos Exteriores chino ha dicho en rueda de prensa oficial que el canal español "insulta repetidamente a los chinos".

Recapitulemos los episodios que han llevado a semejante dislate, que recuerda a aquellos tiempos en los que la revista Codorniz e Inglaterra estaban en guerra.


Todo empieza hace cosa de un año, cuando Aída Nízar, ex concursante de Gran Hermano y, por tanto, personaje absolutamente irrelevante para cualquier persona que no sigue la telebasura, presentó un reportaje sobre los restaurantes chinos en un programa de la cadena amiga llamado "Sálvese quien pueda" (no confundir con la saga de espacios "Sálvame", en los que también ha colaborado).


En el programa, la señora Nízar se colaba en cocinas de restaurantes chinos en España, los acusaba de sucios, e intentaba difundir topicazos del tipo "los restaurantes chinos cocinan a sus abuelos". Un contenido televisivo no sólo amarillista, sino además poco original: ese lugar común, unas veces en broma y otras en serio, ha salido en cientos de programas españoles antes que en el de la Nízar. Bueno, con una diferencia: al visitar la presentadora los restaurantes y montar escándalo en ellos, los chinos que viven en España, que normalmente no entran en polémicas por lo que se cuenta de ellos en programas de televisión españoles (quizá porque no los ven) esta vez sí se molestaron, y mucho, por haber sido visitados por cámaras de televisión sin permiso, sufrir calumnias, etc.

Pero la cosa no quedó allí: el malestar de los chinos en España viajaría miles de kilómetros y llegaría a China, donde a través de las redes sociales miles de internautas se enteraron de que había un programa de una tal Aída Nízar que se metía con sus compatriotas en España. "Aída Nízar" se convertiría así en trending topic de los microblogs chinos, y con ello en un personaje famosillo en el país (y persona non grata). A mí me la llegaron a nombrar y criticar hasta los taxistas pequineses cuando les decía que era español. La polémica, como todas, se va olvidando con el tiempo, pero los chinos decidieron a partir de entonces tener un ojo encima de lo que haga Telecinco.

Meses después, otro programa con el típico sello de calidad de Telecinco, "La Noche en Paz" (gala de Nochevieja producida por José Luis Moreno) volvería a molestar a los chinos por nuevas alusiones ofensivas contra los restaurantes chinos. Esta vez aparecieron en un gag cómico, así que no deberían ser tomadas en serio, pero los hosteleros chinos estaban ya algo sensibles por la polémica anterior, se quejaron, en China la polémica volvió a llegar vía sus inmigrantes en España, y esta vez también fue reproducida y magnificada por los medios de comunicación del país asiático.



Estas dos primeras polémicas podrían comprenderse por el hecho de que descansan en un prejuicio, el de que los restaurantes chinos en España son de mala calidad, que seguramente debe doler y causar pérdidas económicas a los empresarios del país oriental que emigran a tierras españolas. En todo caso, si los inmigrantes chinos supieran que a buena parte de los españoles los exconcursantes de realities no nos parecen precisamente Jordi Evole, o que los chistes "matrimoniada style" de José Luis Moreno no nos despiertan ni la más tímida sonrisa, quizá no se hubieran tomado tan en serio dos polémicas que en realidad no dejan de tener un toque kafkiano.

Algo similar ocurre con la tercera y por ahora última trifulca entre China y Telecinco: la protagonista es otra Aída, pero esta vez no la Nízar, sino la serie homónima de Luisma, Lore, Macu y compañía. En el capítulo del pasado domingo, Mauricio Colmenero le declara la guerra a Wang, hostelero chino de Esperanza Sur, y coloca en su bar, el Bar Reinols, el siguiente cartel:


Vuelta a empezar: el cartel ha vuelto a pasar de pantalla en pantalla por las redes sociales de los inmigrantes chinos en España, de ahí ha saltado a los internautas chinos, y así hasta llegar a la prensa del país, que se ha hecho eco del supuesto "insulto" y ha llegado a preguntar al portavoz de Exteriores chino, quien contestó lo que he comentado al principio del post.

Esta vez, el malentendido es total: muchos chinos, en España o en China, han confundido a la serie Aída con Aída Nízar. Tampoco han entendido, quizá porque el humor chino no es igual, que Mauricio Colmenero es un antihéroe, un personaje que en ningún caso va a ser modelo a imitar: al contrario, es presentado como homófobo, machista y racista (lo que, al final, lo acaba convirtiendo en uno de los personajes más graciosos de la serie).

En fin, todo esto no es más que un choque cultural en parte comprensible por la distancia y las diferencias de humor, en el fondo bastante gracioso, aunque quizá no bueno para la popularidad de España en China, donde no había circulado tanto el estúpido tópico ese de que "los españoles son racistas" que sí se ha difundido, desgraciadamente, en los países anglosajones, por lo de los insultos en el fútbol y tal.

Telecinco, que hay que admitir que no es precisamente el máximo referente de calidad audiovisual en España, ha sufrido en todo caso un juicio algo riguroso por parte de China. Parte de la culpa es el efecto bola de nieve que causan las redes sociales, que hace tiempo que han probado tener ciertos defectos a la hora de difundir cosas. Tonterías sin importancia se han magnificado, quizá se han malinterpretado, y la cadena amiga ha quedado señalada por los chinos como "enemiga", por lo que ahora los chinos están con ella a la que salta. Me recuerda un poco como cuando toda la red española se ceba en las chorradas de Mariló Montero o Toni Cantó: les tienen en el punto de mira y no les dejan pasar una.

Pero el choque cultural suele venir de las dos partes: los chinos no han entendido bien el humor español, pero los españoles también han obrado con desconocimiento de la cultura china. Intentaré ejemplificar esto explicando por qué ha ofendido tanto el cartel de Mauricio Colmenero en el Bar Reinols. Los guionistas de Aída probablemente no lo saben, pero para el imaginario colectivo chino un cartel en el que ponga "perros y chinos no pueden entrar" es el culmen del racismo, del colonialismo, de la humillación, hasta el punto de que ni en un chiste se lo toman a bien.

Esto tiene sus razones históricas en el Shanghái colonial, hace cosa de un siglo: por aquel entonces, cuando esa ciudad estaba dividida en barrios ingleses, franceses, estadounidenses, los extranjeros construyeron en su zona más exclusiva, el Bund, un parque llamado Huangpu en el que estaba prohibido que entraran los chinos, y tampoco se permitía entrar a los perros. Los chinos convirtieron ese parque en un símbolo de la injusticia colonial, hasta el punto de que hoy en ese lugar hay un monumento de homenaje a la lucha contra la ocupación extranjera.

La leyenda dice que en la entrada del localmente odiado parque había un infame cartel en el que se podía leer "chinos y perros no están autorizados", un letrero que se reproduce en esta escena de la mítica "Fist of Fury", donde el gran héroe chinoamericano, Bruce Lee, decide, cómo no, hacerlo añicos:



En los últimos años de contenciosos territoriales entre China y sus vecinos, algunos nacionalistas chinos dueños de restaurantes, bares, tiendas y otros establecimientos decidieron mostrar su ira a los países rivales haciendo desafortunadas versiones de aquel famoso cartel:





Lo cierto es que la existencia del cartel original es una leyenda urbana, y que probablemente nunca existió. Sí había un cartel con diez normas a la entrada del parque, y una de ellas estipulaba que los chinos no podían entrar (cosa que ya de por sí no estaba demasiado bien), mientras que otra norma, sin relación gramatical con la anterior, avisaba de que no se podían pasear canes.


En todo caso, Mauricio Colmenero, no vuelvas a jugar con fuego. Y no me bailes el tiritití.


PD: El día que los chinos descubran que Karmele Marchante es activa defensora de un Tíbet independiente, tendremos la cuarta polémica...

Enlace Permanente

Por ahora hay 25 comentarios


No sé qué ha pasado,
pero seguro que es culpa china

19 de Mayo, 2014, 0:01





Supongo que la mayoría de vosotros estáis enterados de las broncas cada vez mayores que hay en Asia Oriental a causa de varias islas que China se disputa con sus vecinos. Especialmente tensos estos días son el contencioso por las islas Paracel, por las que pelean Vietnam (que las llama Hoangsa) y China (que las llama Xisha), y el de las islas Senkaku (que los chinos llaman Diaoyu), que ha contribuido a que los Gobiernos chino y japonés lleven prácticamente sin hablarse un año y medio. Se trata en todos los casos de islotes deshabitados, aunque en aguas con ricos recursos pesqueros y se cree también que energéticos (petróleo, gas...).

Personalmente, son conflictos ante los que tengo una visión desapasionada, en parte porque, como decía, son islas deshabitadas, así que en realidad todo son peleas por recursos, con mucha economía y poco sentimiento histórico o humano. No soy chino, ni japonés, ni vietnamita, así que nada gano o pierdo con que esos islotes sean de un lado o de otro. Es decir: no sabría decir si las Paracel las merece más China o Vietnam, ni tampoco si las Senkaku/Diaoyu son más chinas o japonesas.

Por eso no acabo de entender, y a veces me da un poco de rabia, ver cómo no todo el mundo que no está directamente implicado -es decir, que no es chino, japonés o vietnamita- es igual de neutral. Y me refiero a actores tan importantes como son el Gobierno de EEUU, que sigue siendo el más poderoso del mundo y el que más pincha y corta en la política mundial, y la prensa internacional, con gran poder para crear opiniones especialmente en asuntos cuyos lectores no conocen bien porque viven lejos y no están personalmente afectados.

EEUU y prensa internacional, qué sorpresa, se inclinan a menudo a favor de Japón y Vietnam en estos conflictos, o mejor dicho, contra China. La energía que les mueve es más negativa (ir contra algo) que positiva. Recuerda más a aquel hincha de un equipo de fútbol que siempre quiere que pierda un equipo rival al que tiene mucha inquina. O al de un votante que más que apoyar a su partido odia al rival, y por eso vota siempre para que el enemigo no gane, por muy mal que esté su partido también.

Para demostrar esto, no hay más que comparar los dos conflictos, ver cómo está China y sus rivales en cada uno, y ver cuál es la actitud que despiertan. Veamos primero una visión muy general y esquemática de los dos contenciosos:


 
SITUACIÓN GENERAL DE AMBOS CONFLICTOS:

- En el caso de las Diaoyu/Senkaku, quien controla de facto las islas en disputa es Japón, que las ganó en la guerra que libró contra China en 1894-95. Es decir, que cuenta con cierta ventaja de base con respecto a China: cambiar el status quo requiere especial esfuerzo por parte de los chinos.


Un avión nipón sobrevuela una de las islas Senkaku.


- En el caso de las Paracel, para Pekín es justo lo contrario: quien controla el archipiélago es China, que conquistó las islas, como ya conté en un reciente post, en una guerra contra Vietnam del Sur en 1974. China es la que tiene el control de facto del archipiélago, y es Vietnam la que ha de hacer las reivindicaciones.


Pista de aterrizaje y otras estructuras construidas por China en una de las Paracel.


CONTEXTO HISTÓRICO:


- En el caso de las Diaoyu/Senkaku, China defiende que esas islas eran nombradas por sus registros históricos desde el siglo XV. Japón asegura que las islas no interesaban a China hasta que Tokio no las empezó a explorar en el siglo XIX. En todo caso, el hecho de que la anexión definitiva de Japón se hiciera tras la guerra chino-japonesa muestra que el archipiélago ya era un "botín" tras la victoria contra los chinos.

- En el caso de las Paracel, los primeros mapas de las islas que hicieron chinos y vietnamitas (pueblos ambos con buenos navegantes) son en los dos casos del siglo XV. Sin embargo, China defiende que sus pescadores las usaban como base hace casi 2.000 años, y que estaban habitadas por chinos ya en la dinastía Tang (siglos VII-X de nuestra era), con restos en las islas que así lo atestiguan.


DISTANCIAS ENTRE LOS ARCHIPIÉLAGOS Y LOS PAÍSES QUE LAS DISPUTAN: 


- Lo que más cerca está de las Diaoyu/Senkaku son islotes de Taiwán (unos 140 kilómetros). Taiwán (que también reclama las Diaoyu) es reclamada a su vez por China, lo cual complica un poco las cosas... A unos 170 kilómetros del archipiélago en disputa está la pequeña isla japonesa de Ishigaki. En cuanto a las costas de Japón y China propiamente dichas, están más lejos.


- Las Paracel están casi a la misma distancia de la costa de Vietnam que de la isla china de Hainan, unos 300 kilómetros.




Visto lo visto, entenderéis que es difícil inclinarse por bando alguno... En ninguno de los dos casos está muy claro el contencioso. Las razones históricas son poco claras, y podrían estar trucadas por los gobiernos para dar razón a sus reivindicaciones. No hay grandes diferencias en las distancias geográficas, los archipiélagos están en complejos cruces de caminos. Lo único en lo que podemos estar de acuerdo es que por ahora las Paracel las controla China y las Diaoyu/Senkaku las controla Japón, mientras que Vietnam reivindica las primeras y China las segundas.

Sin embargo, para otros todo está muuuuuuy clarito. Veamos lo que algunos "árbitros internacionales" piensan:



EL GOBIERNO DE EEUU:


- En el caso de las Diaoyu/Senkaku, Washington ha estado unos años en terreno aparentemente neutral, pero al final ha dicho que no, que está con Japón, y que incluso colaboraría en defensa del archipiélago en caso de un hipotético conflicto.


- En el caso de las Paracel, Washington cambia de parecer y está no con el que controla de facto las islas, sino con el que reivindica su "regreso", en este caso Vietnam. Por ejemplo: si China intenta explorar petróleo en la zona, no le parece bien.




LA PRENSA INTERNACIONAL:

Para mostrar su parcialidad, me fijo en el tratamiento que los medios españoles han hecho de dos sucesos muy similares, pero con China en distinta posición, que han ocurrido en estos conflictos. Os pongo en antecedentes:

- Cuando Japón hizo un movimiento importante para mostrar su control de las Diaoyu/Senkaku (nacionalizando tres de los islotes, comprándoselos a un empresario privado) en China hubo ataques a la embajada de Japón y negocios japoneses.

- Cuando China hizo un movimiento importante para mostrar su control de las Paracel (poner una plataforma petrolífera en aguas cercanas) en Vietnam hubo ataques a negocios chinos (en realidad también sufrieron de esta furia empresas taiwanesas y surcoreanas, sólo porque pasaban por allí). 

Enfoque de la prensa:

- Caso de ataques antijaponeses en China: Se pone especial énfasis en los ataques chinos y en los daños que causan a los japoneses. Se baraja la posibilidad de que hubiera muertos (aunque al final no se confirmaran).


- Caso de ataques antichinos en Vietnam: Se pone el acento no en los ataques, sino en lo que los ha provocado. Hay poco interés en informar de las muertes de chinos (dos confirmadas).



En resumen: entiendo que haya conflictos, en Asia y en cualquier parte del mundo, pero estaría bien que quienes no estén directamente implicados se mostraran equidistantes. Si EEUU mantiene esta actitud tan inconsecuente y falta de equidad en unos conflictos que conozco, desconfíaré de ella cuando opine sobre conflictos que conozco menos (Ucrania, Oriente Medio...). Aquí ni siquiera tiene la excusa de decir que no apoya a China por ser un régimen no democrático, ya que en el caso de las Paracel está apoyando a Vietnam, que tampoco lo es.

Lo mismo para los  medios: si su discurso es parecido al de la prensa deportiva, los leeré sólo por las páginas de deportes.

Enlace Permanente

Por ahora hay 24 comentarios


De Goya a Yue,
de Madrid a Pekín

16 de Mayo, 2014, 0:01

Mi paisano más universal es probablemente Francisco de Goya y Lucientes, gran pintor y mejor sordo, que hace exactamente 200 años, en 1814, pintó uno de sus cuadros más famosos, el que conocemos popularmente como Los fusilamientos del 3 de mayo (aunque yo lo confundo con su cuadro del 2 de mayo, siempre tengo que pararme a pensar unos segundos qué día es cada uno).


Esta obra de Goya ha sido "fusilada", y nunca mejor dicho, por algunos de los mejores pintores de épocas posteriores. A finales del siglo XIX, Edouard Manet, quien sería luego casi por accidente uno de los padres del impresionismo francés, pintó La ejecución del emperador Maximiliano, claramente inspirada en la obra anterior, aunque llevaba el drama de la montaña madrileña de Príncipe Pío al México de Benito Juárez. Comenzaba la universalización del modelo goyesco...


Ya en el siglo XX, nos encontramos con otro genio que homenajea con uno de sus cuadros a los fusilamientos de Goya, su compatriota Pablo Picasso, quien además con su pintura hablará de un tema relacionado con Asia Oriental, con lo que este post ya se va acercando a la temática principal del blog. Me refiero al cuadro Masacre en Corea, que el malagueño pintó en 1951 para condenar la matanza de Sinchon, en la que al parecer murieron 40.000 personas a manos de tropas anticomunistas surcoreanas y estadounidenses (Sinchon, ciudad que actualmente está en Corea del Norte, perdió la cuarta parte de su población).


El río del medio evoca la división de Corea, dicen los entendidos.


Finalmente, en 1995 uno de los más famosos artistas contemporáneos chinos, Yue Minjun (para los que ya hayan visto algo de arte chino: el de las risitas insoportables) pintaba otra obra claramente inspirada en el cuadro de Goya. Se titula Ejecución y en 2007 se subastó por 2,9 millones de libras en Londres, lo que la convierte, si no me he olvidado de alguna puja posterior, en la obra de arte contemporáneo chino más cara de la historia (hay otros cuadros chinos que se vendieron más caros, pero pertenecen al arte clásico, incluso obras realizadas en el siglo XX).


¿Alguien sabe qué lleva el personaje de la derecha en la camiseta?


Yue siempre se ha negado a relacionar su obra con algún hecho histórico determinado, incluyendo la masacre de Tiananmen, ocurrida pocos años antes de que pintara el cuadro (y de la que este año se cumplirá el 25 aniversario, recordémoslo otra vez). Sin embargo, esos muros rojos que aparecen en el fondo de la obra recuerdan a las puertas de la Ciudad Prohibida, en el norte de la plaza.

Enlace Permanente


Lo que sonó antes
del fragor de los tanques

13 de Mayo, 2014, 0:01


El mes que viene se cumplirán 25 años de la Matanza de Tiananmen, probablemente el hecho histórico más famoso de China, que irónicamente en este país es todavía un tabú del que apenas se habla. El otro día en los comentarios de un post salió el tema, y uno de los comentaristas más activos de los últimos tiempos, Javier, me retó a que buscara qué tipo de música escuchaban los estudiantes que participaron en aquellas protestas que tan mal acabaron. Aceptado el reto, he de reconocer que no he encontrado mucho, pero contaré lo poco que he hallado:

Los jóvenes de aquel movimiento de protesta, acampados durante días en la gran plaza pequinesa, escuchaban sobre todo rock, un género rebelde, juvenil y occidental que se adaptaba bien a su forma de pensar. El rockero chino más famoso entonces era -y sigue siendo- Cui Jian, cuya canción "Yi Wo Suo You" ("No tengo nada") se convirtió en una especie de himno de las protestas, que él mismo llegó a tocar en la plaza, ante los jóvenes estudiantes.



Pero la verdad es que de Cui Jian y de su himno ya había habado en un post anterior, así que tendré que extenderme y decir que también otros grupos de rock chinos de aquella época sonaban en los walkman de los acampados en Tiananmen, como por ejemplo el grupo Hei Bao (Pantera Negra), que los entendidos consideran el primer grupo heavy de la corta historia de la música moderna china.



Siguiendo en el reino animal y en el de los grupos pioneros, habrá que mencionar a Cobra, otro conjunto de la época, el primero compuesto íntegramente por mujeres.



También de esa época son Tang Dinasty, de los que os pongo este vídeo digno de Barón Rojo u Obús, aunque probablemente es de los 90, no de los 80:



Fuera del rock, se dice que los estudiantes también escuchaban mucho el cuarto movimiento de la Novena Sinfonía, melodía que simboliza como pocas la libertad y la democracia "a la europea", aunque esa música no es coto privado de los manifestantes chinos, también se ha usado en protestas políticas de muchos otros lugares. Os lo sabéis de sobra, es la adaptación que Beethoven hizo de la inmortal canción de Miguel Ríos, pero bueno, os refresco la memoria con este vídeo en donde la canta Japón entero encerrado en un estadio:



Buscando toda esta información, he encontrado una curiosidad que no es exactamente sobre la música de los manifestantes de 1989 pero que vale la pena mencionar aquí: dice la leyenda que la canción "Shinny Happy People", una de las más famosas de REM, publicada en 1991, está inspirada en un cartel de propaganda comunista que el Gobierno chino hizo después de la Matanza de Tiananmen, para intentar ocultar con buenrrollismo la represión posterior.



En realidad esto es sólo una leyenda urbana, no está probado ni los cantantes de la banda ateniense (de Athens, Georgia) lo han confirmado nunca (lo que sí han dicho es que se arrepienten un poco de esa canción). Es un poco como aquello de que el Ojalá de Silvio Rodríguez está dedicado a Pinochet (cosa harto difícil, ya que se compuso cuatro años antes del golpe de Estado de 1973), pero en fin, lo comento por si acaso y por si alguien pudiera probarlo con hechos consumados.

ACTUALIZACIÓN (4/6/2014): Hoy, 25 aniversario de la masacre, añado a este post, tras haber leído un poco más sobre aquellos acontecimientos, que otro cantante que actuó en la plaza fue Hou Dejian, quien además se puso en huelga de hambre y fue uno de los que estaba en la explanada en la noche del desalojo. Estuvo muchos años vetado en China, pero en 2011 pudo regresar y participar en un concierto. Ésta es una actuación suya para la televisión, en 1988.


Enlace Permanente

Por ahora hay 3 comentarios


Paracel bien la guerra
hay que venir al sur

11 de Mayo, 2014, 0:01

Esta semana China y Vietnam han tenido una bronca bastante importante en aguas del Mar de China Meridional. Todo comenzó porque los chinos quieren explorar el lecho marino de una zona que ambos países se disputan, los alrededores de las islas Paracel (que los chinos llaman Xisha, "arena del oeste" y los vientamitas Hoang Sa, "arena amarilla"). Se cree que por allí existe una de las mayores reservas marinas de crudo del mundo, pero al ser una zona tan compleja (hay muchos países alrededor, y todos reclaman islas y aguas del lugar) nadie había podido o querido hacerlo hasta ahora.


Las Paracel (y de paso mostramos las Spratly, que también se las disputa todo quisqui).


China, sin embargo, considera que ya tiene la fuerza y la capacidad técnica necesarias para intentar esa exploración, por lo que ha llevado allí estos últimos días una gigantesca plataforma petrolífera que ha alarmado mucho a Vietnam. Los vietnamitas trataron de impedir la instalación de la planta, lo que fue respondido por buques chinos (no sé si militares o guardacostas) con manguerazos de agua que obligaron a los buques vietnamitas a irse con el rabo entre las piernas. En fin, un episodio más de un contencioso que cada año va ganando en intensidad.

El incidente se produce cuando se cumplen 40 años del suceso que dio a China su actual control de facto de las islas. El 19 de enero de 1974, China y Vietnam del Sur libraron la Batalla de las Islas Paracel, una escaramuza naval que se saldó con la muerte de 48 marineros survietnamitas y 18 chinos. Antes de esa batalla, el control del archipiélago se lo repartían a regañadientes China y Vietnam del Sur, pero tras la victoria china Pekín logró el control de todas las islas. Los chinos hasta hicieron una canción conmemorativa de aquella batalla... (Si os la ponéis, ojo a la vajilla de vuestra casa porque la cantante llega a notas agudas dignas de silbato para perros).




La actitud de Vietnam del Norte en aquel conflicto (Vietnam del Norte, por si conviene aclararlo, era la parte comunista de Vietnam, los charlies, los que acabarían ganando al Sur que apoyaba EEUU) fue algo ambigua: por una parte Vietnam del Sur era el enemigo principal y aquella batalla pudo contribuir a que un año después lograran la conquista definitiva de Saigón, pero China tampoco era un amigo del todo claro. Lo había sido en los 60, antes de que China y la URSS se distanciaran ideológicamente, pero en los 70 Vietnam del Norte era sobre todo amiga de Moscú, no de Pekín.


Mao y Ho Chi Minh en los 50, cuando todos los comunistas eran amiguetes.


Como consecuencia de la poca simpatía de Hanoi hacia Pekín, Vietnam del Norte no felicitó a China por su victoria, algo que llamó mucho la atención, y mostró así los inicios de lo que años más tarde sería una clara enemistad entre comunistas chinos y comunistas vietnamitas (enemistad que llevó a que ambos países tuvieran una pequeña guerra fronteriza en 1979, poco después de que los vietnamitas derrocaran al régimen prochino de Pol Pot en Camboya).

Vamos a ver si la actual cuestión de las Paracel acaba abriendo esas heridas setenteras, o si por lo contrario se llegan a soluciones negociadas. El contencioso es preocupante, pero China tiene tantos que cada semana tiene que ir cambiando la atención de uno a otro (Japón, Xinjiang, Paracel, Spratly, Tíbet, EEUU metiendo baza en todos ellos...) y al final, paradójicamente, tantos jaleos se acaban neutralizando mutuamente.

PD: No se sabe muy bien de dónde viene el nombre de las islas Paracel, que inventaron los portugueses (¿Placer?, ¿Paracelso?), pero lo que sí sé es que cuando oigo ese nombre me acuerdo del principio del estribillo de esta canción que en los 70 dio a conocer la gran Rafaela Carrá, en la que no sé si se refería al sur de Europa o al de Asia, y en la que decía que "donde no hay odio ni guerra el amor se convierte en rey", en clara sugerencia a chinos y survietnamitas para que dejaran de liarse a cañonazos.


Enlace Permanente

Por ahora hay 8 comentarios


China en serie

8 de Mayo, 2014, 0:01




"Vivimos en la edad de oro de las series". Es una frase ya tan manida que te la habrá dicho hasta la portera, pero algo de razón tiene el topicazo: en lo que va de siglo las series de televisión han superado en muchas ocasiones a las películas en calidad, en popularidad y en poder para trascender en la historia del audiovisual. No nos acordaremos dentro de 30 años de las decenas de películas de superhéroes que está habiendo estos años, pero sí de Mad Men o de Los Soprano.

En China, estas últimas semanas, ha habido bastante polémica por la decisión (nunca se sabe muy bien de quién) de retirar de las webs de streaming varias series televisivas estadounidenses, entre ellas la inocua comedia "The Big Bang Theory". El bloqueo se ha producido precisamente en los días en los que yo, tras años de visionado de series por DVD, he decidido sumarme a la moda de verlas por webs chinas como Youku, donde te las ofrecen subtituladas en inglés y te muestran los capítulos que se acaban de emitir en los canales estadounidenses con apenas unas horas de diferencia.

Mucho se ha escrito sobre la censura a The Big Bang Theory: yo creo que no se debe a razones políticas (si así fuera, hay series bastante más fuertecillas de contenido que habrían caído antes) sino comerciales (probablemente alguna televisión china está pensando en ponerla en la pequeña pantalla, por lo que para no perder audiencias se ha cortado por lo sano su emisión en internet).

En todo caso, no quiero dedicar gran espacio a ese tema de actualidad, por lo que decía de que ya se habla mucho de ello en los medios. Prefiero hacer en este blog un repaso de los "cameos" de China en las grandes series. Tramas y personajes que tengan que ver con el mundo chino o, en su defecto, con Extremo Oriente. Me centraré en series que he visto, y aun con todo me olvidaré de algunas cosas (¡hay miles de capítulos juntándolas todas!) así que confío en que me ayudéis aportando lo que vosotros recordéis para completar la lista, o corrigiendo alguna cosa errónea que ponga en ella, porque voy a hablar sobre todo de memoria. Ojo, hay algún spoiler.


Mujeres Desesperadas: Aunque la serie es bastante WASP, en ella es importante en la segunda temporada la aparición de Xiao Mei, una inmigrante ilegal china que es contratada como criada en casa de Carlos y Gabrielle Solis y acaba convirtiéndose en amante de Carlos (que así se venga de las anteriores infidelidades de su esposa). Paralelamente, los Solis la intentan usar de vientre de alquiler para tener un niño, pero hay problemas en la concepción y el niño acaba saliendo negro (la típica situación surrealista de culebrón venezolano que suele tener esta serie). Ah, y en un capítulo la siempre patosa Susan Mayer le pega un puntapié antológico a una masajista china.



Dexter: Nada chino que yo recuerde en la serie (no la he visto completa, de todos modos), así que buscaremos detalles asiáticos, y aquí nos encontramos a Vince Masuka, compañero de Dexter en el análisis de cochinadas sangrientas en el laboratorio. Masuka (estadounidense de pura cepa, aunque japonés de origen) tiene un humor negro como el carbón, que aparece sobre todo a la hora de examinar cadáveres y escenas del crimen especialmente truculentas.

Cómo conocí a vuestra madre: En esta serie al parecer hubo cierta polémica en un capítulo en el que los protagonistas parodiaban una película de kung fu. No he llegado todavía a ese episodio, pero voto a bríos que tengo ganas.


  Perdidos: Ya comenté en su día en este blog, cuando estaba enganchado a esta serie, que la Inciativa Dharma, el misterioso grupo que conducía misteriosos experimentos en la misteriosa isla, usaba símbolos taoístas en su logotipo. En la serie, que intentó tener personajes de todos los países y etnias posibles, aparecían desde chino-americanos (el doctor Pierre Chang y su hijo Miles) como japoneses (Dogen, que sale en la última temporada), aunque sin duda los asiáticos que más espacio tenían en la trama fueron el matrimonio de coreanos formado por Kim y Sun, que protagonizaron algunos de los mejores momentos de la saga.

Los Soprano: También lo comenté el día en el que terminé de ver esta serie... Aunque el mundo chino está a años luz de esta historia de mafiosos italianos y sus eternas contradicciones, en el último capítulo de la serie hay un pequeño guiño a China cuando uno de los personajes va paseando por el barrio neoyorquino de Little Italy y de repente aparece en Chinatown, sin darse cuenta. Según los sesudos analistas de la serie, esto simbolizaba cómo la mafia italiana está en decadencia, mientras otras, como la china, van tomando el timón.

 
  House of Cards: No he visto ningún capítulo, pese a que muchos la ponen por las nubes, pero ya sé que en la actual temporada China tiene un importante papel en las maquiavélicas intrigas de la Casa Blanca (por lo visto hasta salen de vez en cuando escenas de la rueda de prensa de Asuntos Exteriores de China, que los periodistas que estamos en Pekín nos hemos tragado infinidad de veces).

Sex and the City: No recuerdo personajes o tramas chinos en la serie más moñas de la Historia, pero sí recuerdo que en un capítulo un apartado y modesto restaurante de comida china es importante porque es el lugar donde uno de los ligues de las cuatro chicas lleva a sus amantes cuando no quiere que sus amigos se enteran de con quién se encama. La chica (ahora no me acuerdo si es Carrie, Samantha, Miranda o Charlotte) se da cuenta de ello y se larga disgustada.


  Friends: Al final de la primera temporada, Ross el antropólogo viaja a China para desenterrar dinosaurios. A su regreso, Rachel, que se ha enterado -ya era hora- de que Ross está colado por ella, se decide a salir con él, y va a buscarle al aeropuerto ansiosa. Sin embargo, Ross desmonta del avión con una nueva novia, ¡china! con la que saldrá en la segunda temporada. Bueno, en realidad no es china, sino una chino-americana que Ross ha conocido en Pekín.


Mad Men: Es la serie que estoy viendo actualmente, así que me acuerdo mejor de las escenas... No sale mucho de China, que en aquellos años 60 estaba completamente aislada por la Revolución Cultural, pero algún pequeño guiño hay. Por ejemplo: en la primera temporada, al hortera de Pete Campbell sus gamberros compañeros de curro le colocan una familia de chinos (con gallina incluida) en su despacho, a su regreso de su luna de miel. Uno de los episodios de la cuarta temporada -muy importante en la trama, pues en él se desvela la sorprendente nueva amante de Don Draper- se titula "Muralla China". Pero el país asiático más importante en la trama es Japón: por ejemplo, Bert Cooper es gran fan de la cultura nipona, y su despacho, al que hay que entrar descalzo como en las casas japonesas, está lleno de decoraciones de ese país. En la segunda temporada hay una escena con una camarera japonesa que es digna de retener en la memoria. En la cuarta temporada los protagonistas intentarán negociar anuncios con Honda, aunque la marca japonesa tendrá problemas con Roger Sterling, que odia Japón desde la Segunda Guerra Mundial. Y hablando de conflictos bélicos y de países asiáticos, la Guerra de Corea es fundamental en la vida de Don.



Juego de Tronos: Nada chino en una de las series con más fans del siglo, eso está claro, pero quizá la tierra de Essos (donde viven los dothraki, donde Daenerys va consiguiendo más y más poder y va creciendo como personaje...) es una especie de metáfora de Asia, de la misma forma que Westeros es Europa.

Heroes: Tampoco nada chino que yo recuerde, pero en lo que a Asia Oriental concierne, quien haya visto esta serie no tendrá ningún problema en recordar a Hiro Nakamura, el joven japonés capaz de viajar en el tiempo (por lo que algunas escenas de la serie llegarán a suceder en el antiguo Japón feudal). 



South Park: Esta serie tan irreverente es quizá, por sorprendente que parezca, la que más veces ha tocado temas chinos, y casi diría que es la mejor documentada de todas a la hora de hacerlo, o al menos la que ha tenido más intención de ironizar sobre situaciones de actualidad en las que China es protagonista. El gran ejemplo de ello es el capítulo "The China Probrem", emitido en 2008, en el que Cartman, tras ver la inauguración de los JJOO de Pekín celebrados ese año, cultiva un miedo mortal a los chinos y decide armarse para frenar una invasión de ese naciente imperio. También es espectacular, en otro capítulo, el retrato que la serie hace a las rencillas entre China y Japón.

Los Simpson: Una serie tan longeva en el tiempo (¿un cuarto de siglo ya?) es difícil de controlar ya, por lo que seguramente las alusiones a China y otros países asiáticos deben haber sido innumerables y no hará falta quedarse en el chiste malo de que los personajes tienen la piel amarilla. En un capítulo, por ejemplo, la familia viaja a Pekín para que Selma, la hermana de Marge, adopte a una niña china. En el capítulo hay un especial homenaje a la matanza de Tiananmen, cuando la familia pasa por la famosa plaza de Pekín y ven un monumento en el que dice "en esta plaza, el 4 de junio de 1989, no ocurrió nada".


  El Ala Oeste de la Casa Blanca: En la serie sobre los tejemanejes de Washington durante el gobierno Bartlet, el embajador chino aparece en numerosas ocasiones, no en vano China a veces da "dolores de cabeza" al Gobierno estadounidense en muchas de las temporadas... Es especialmente digno de recordar un capítulo en el que Bartlet va a hacer un viaje oficial a China y los anfitriones le exigen que el encuentro con el máximo líder chino sea en la Plaza de Tiananmen, algo que Washington no desea por las connotaciones trágicas de ese lugar (la trama no es muy realista, porque los líderes chinos jamás reciben a los extranjeros en Tiananmen, sino al lado, en el Gran Palacio del Pueblo, o en Zhongnanhai).

Twin Peaks: Otra vez repito comentario, pero bueno, es digno de recordar que el primer personaje que aparece en el primer capítulo de la mítica serie de los 90 es interpretado por la china Joan Chen, que en la historia hace de dragon girl (una asiática bella pero peligrosa) y tiene vital importancia en la historia. Por otro lado, David Lynch es un apasionado budista, seguramente de la rama del Dalai Lama, y decidió homenajear a esas creencias con una de las escenas más surrealistas de toda la serie, la del mapa del Tíbet y las pedradas a las botellas.


  Modern Family: Una de las comedias más de moda en la actualidad, por sus toques políticamente incorrectos, no toca demasiado asuntos chinos, aunque como Lily, la niña adoptada por la pareja homosexual formada por Mitchell y Cameron, es vietnamita, de vez en cuando aparece algún chiste de humor grueso sobre Asia... En todo caso, no se pueden quejar mucho los asiáticos del trato que reciben en la serie, sobre todo si se comparan con los colombianos, que con la bella y gritona Sofía Vergara en el reparto sufren chanzas y topicazos episodio tras episodio (en todo caso es una comedia, no hay que tomarla en serio).

The Big Bang Theory: La serie que estos días está en boca de todos en China por su bloqueo en las webs es, paradójicamente, una de las que menos tiene que ver con asuntos chinos en su trama. En mi opinión, porque el principal tema de la historia es lo "friki" en general, y para los frikis la meca asiática del frikismo no es China, sino la vecina Japón. Como mucho se puede decir que en la serie los protagonistas a menudo comen comida china a domicilio, y Sheldon, por supuesto, martiriza a los telefonistas del restaurante chino con sus interminables exigencias. Ah, Jose Lagos en comentarios recuerda que Leonard salió brevemente con una asiática que resultó ser una espía norcoreana. A esta serie le pasa algo parecido a Modern Fanily en el sentido de que un país es especialmente víctima de sus chistes, pero aquí en lugar de Colombia el "punching ball" es la India, por la presencia de ese gran personaje que es Rajesh.



Seinfeld: En los comentarios de este post uno de los lectores, Borja, recuerda que en este clásico de las sitcoms americanas hay un capítulo entero dedicado a la visita de los protagonistas a un restaurante chino. Desgraciadamente, en el capítulo no sale Kramer, el mejor personaje de la serie con diferencia.

Futurama: También Borja recuerda que en la serie hay un personaje chino-marciano, Amy Wong (tras buscarla en Google Imágenes he llegado a la conclusión de que tiene seguidores muy fieles y enfermizos).

American Dad: Otra aportación de Borja, quien recuerda que la mujer del protagonista es, sorprendentemente, hija de unos emigrantes chinos (digo sorprendentemente porque no tiene cara de asiática). Estos familiares de vez en cuando le visitan en más de un capítulo.

It's Always Sunny in Philadelphia: Cuarta y de momento última sugerencia de Borja, quien rememora un memorable capítulo que tiene a una norcoreana como protagonista.

Two Broke Girls: Esta serie que intenta ser graciosa con no muy afortunado resultado (no en vano sus creadores son los mismos que los de Sex and the City) tiene como uno de los personajes principales a Han Lee, coreano dueño del restaurante donde trabajan las protagonistas mientras sueñan con largarse de allí y fundar una tienda de magdalenas.

Community: No tengo el placer de conocer esta serie, pero en los comentarios Txiki recuerda que en ella uno de los personajes más desfasados es el Profesor Chang.
All American Girl: Esta serie de los 90 fue la primera y por ahora única en Estados Unidos protagonizada por una familia asioamericana (de orígenes coreanos). Al parecer no tuvo mucho éxito, cayó mucho en topicazos orientalistas con los que en teoría quería terminar. Su unicidad está a punto de terminar, ya que hace poco se ha anunciado que la cadena ABC prepara una nueva serie de asioamericanos (de origen chino) llamada Fresh Off the Boat. ABC son también las siglas de "American Born Chinese", así que el hecho de que la American Broadcast Company apueste por ella supone una curiosa coincidencia.
The Waking Dead: Ahora que he reanudado el visionado de la gran serie de zombies por antonomasia, he podido recordar que uno de los personajes principales, Glenn, es encarnado por el actor surcoreano Steven Yeun.
Agents of SHIELD: Jose Lagos, en los comentarios, recuerda que esta serie tiene a dos actrices asiáticas: Ming-Na Wen, nacida en Macao, y Chloe Bennet, hija de padre chino que ha llegado a grabar un disco en mandarín, pues también intentó ganarse el pan en el mundo de la música.
Avatar, the Last Airbender: Jose Lagos también nos habla de esta serie animada, ambientada en Asia y según él muy bien documentada en cuanto a cultura china y de otros países vecinos. La serie, dice él, es mil veces mejor que la película homónima que se hizo posteriormente, al parecer un horror que no gustó nada a los fans de los dibujos animados originales.
Martial Law: Otra aportación de José Lagos, esta serie de finales de siglo XX en la que el protagonista es un policía chino en Los Ángeles. Leo en Wikipedia un dato muy gracioso: el actor protagonista (Sammo Hung) apenas hablaba inglés, por lo que apenas habla en la serie.
The Wire: Poco aparecen los chinos en esta sublime y legendaria serie sobre policías y camellos de Baltimore, aunque la comida china para llevar es muy popular entre los narcotraficantes callejeros de la historia. En una serie donde son importantes los irlandeses, los polacos, los griegos y sobre todo los negros, los muchísimos negros, apenas hay espacio para los asiáticos: si éstos salen se trata de papeles muy secundarios, en general como dueños de pequeñas tiendas de barrio. Aunque en una de ellas, a cargo de una señora coreana, ocurre una de las escenas más dramáticas y a la vez más absurdas de la última temporada: la muerte de Omar. Uno de los principales personajes de la historia, la policía lesbiana Kima Greggs, corre a cargo de la actriz Sonja Sohn, que es medio asiática, ya que su madre es coreana (conoció a su padre, un soldado afroamericano, en la Guerra de Corea). En una escena de la serie, a Kima le dicen medio en broma que parece medio china o japonesa, y en realidad no van mal encaminados.

Enlace Permanente

Por ahora hay 19 comentarios


La difusa frontera
entre lo indio y lo bengalí

4 de Mayo, 2014, 0:01


La parcela delimitada en la foto que abre este post es un caso único en el mundo. Es un terrenito de 7.000 metros cuadrados (menos de una hectárea) llamado Dahala Khagrabari. Es técnicamente territorio indio, pero todo el terreno que le rodea es de la vecina Bangladesh. Hasta ahí sería un caso raro pero no único, muchos países tienen territorios rodeados por un país vecino (en España tenemos el caso de Llivia, parte de la provincia de Gerona rodeada por Francia en sus cuatro costados). Pero lo de Dahala Khagrabari es más complicado, porque el territorio bangladeshí que rodea a esta parcela india está a su vez rodeado por territorio indio, y ese territorio indio está a su vez rodeado por territorio bangladeshí. Es decir, que Dahala Khagrabari es el único enclave dentro de un enclave dentro de un enclave (o un enclave de tercer grado) de todo el planeta.


Dicho de otro modo: si estás, como el señor de la foto, dentro de la parcela, y andas en cualquier dirección, vas a salir de territorio indio para entrar en territorio de Bangladesh, después volverás a la India y después volverás a Bangladesh, y eso sin llegar a la frontera principal entre ambos países, o perderse por otros enclaves y recontraenclaves que podéis ver en el mapa.



El caso de Dahala Khagrabari es el más exagerado de la rebuscadísima frontera entre India y Bangladesh, en la que hay unos 200 enclaves o exclaves (el concepto depende del país desde el que lo mires), al parecer originados por antiguos tratados de paz en guerras de los soberanos locales, aunque la leyenda también dice que los reyes de la zona usaban las parcelas como apuestas en juegos de cartas o en ajedrez, y que iban cambiando de mano dependiendo de la suerte del día. Las fronteras del mundo están llenas de complicadas situaciones como ésta, aunque quizá éste es el caso más extremo.

En lo que a China concierne, el país asiático, pese a su gran extensión, sus conflictos territoriales y su enorme número de vecinos con los que comparte linde (es junto a Rusia el país con más naciones vecinas de todo el mundo, 14) no tiene casos de exclaves (territorios chinos rodeados por otros países) ni de enclaves (territorios extranjeros rodeados por China). Sí tuvo enclaves en el pasado, las llamadas "concesiones" que tuvo que hacer a los países europeos en el siglo XIX, pero con el tiempo éstas regresaron a manos chinas. Hong Kong y Macao no contarían ni aun en la época en que eran colonias, porque son territorios costeros y por ello no están "dentro" de China, sino en su periferia.

A nivel subnacional, es decir, enclaves y exclaves de unas regiones o provincias en otras (como el Condado de Treviño español) China sólo tiene un caso en las subdivisiones de primer nivel (provincia-región autónoma-municipalidad). Aunque más que con Treviño, es mejor comparar el caso chino con otra anomalía fronteriza española, el Rincón de Ademuz. Si Treviño (perteneciente a la Comunidad Autónoma de Castilla y León) está totalmente rodeado por el País Vasco, Ademuz está completamente separada de la Comunidad Valenciana a la que pertenece pero a su vez es fronteriza con otras dos comunidades autónomas, Aragón y Castilla-La Mancha. El caso chino equivalente es Sanhe, un trocito de la provincia de Hebei (la que rodea casi por completo a Pekín) que está separado totalmente del resto del territorio provincial pero a la vez hace "frontera" con las municipalidades de Pekín y Tianjin, las dos mayores ciudades del norte de China.


Sanhe, que significa "tres ríos", tiene cerca de un millón de habitantes, algunos la consideran una de las zonas más pobres del este de China (se dice que estar entre dos grandes metrópolis no le ha ayudado) y tiene una importante comunidad musulmana (de la etnia hui) que tiene allí comarca propia.

El exclave de Sanhe podría tener los días contados, o por lo menos los años, ya que el Gobierno chino contempla la posibilidad de que en un futuro cercano las ciudades de Tianjin y Pekín, junto a las partes más cercanas de Hebei, crezcan tanto en población que acaben fusionándose en una gran área metropolitana, que tendría más de 100 millones de habitantes y hacia 2025 podría ser una de las economías urbanas más grandes del mundo, por encima de Nueva York, Londres o Tokio.

La posible área metropolitana futura tiene hasta nombre provisional, y un nombre bastante gracioso: Jingjinji (pronunciesé "yinyinyi"), resultado de tomar una sílaba de Beijing (Pekín), otra de Tianjin, y añadirle "ji" (冀), nombre alternativo de la provincia de Hebei que muchos de los que viváis por aquí habréis podido ver en las matrículas de los coches hebeineses.


Este anuncio del Banco de Construcción de China
ya ofrece una tarjeta para poder ser usada en "Jingjinji".

Enlace Permanente

Por ahora hay 4 comentarios


Cóctel cultural

1 de Mayo, 2014, 0:01








La cultura moderna de China -la actual, no la preservada en el formol de los museos- es todavía algo muy lejano para España o Latinoamérica, y probablemente lo seguirá siendo siempre, pero es cierto que en los últimos 10 o 15 años ha dejado de ser una gran desconocida y ha despertado interés en mucha gente. Multitud de cosas pueden haber influido en ello, desde el nobel a Mo Yan hasta la internacionalización de China en lo político o en lo económico, la organización de los JJOO de Pekín, las películas de Zhang Yimou o hasta las trapisondas de Ai Weiwei.

Junto a esta progresiva salida al exterior de la cultura china, y quizá como consecuencia de ella, nos estamos encontrando con algunos curiosos casos de "mestizaje" entre ambos mundos, el chino y el hispano. Veamos tres casos que no ocurren en suelo chino, sino en España o Latinoamérica:


EN MÚSICA: GAS, EL GRUPO BARCELONÉS QUE CANTA EN MANDARÍN

Gas es un grupo formado en 2009 que desde 2012 decidió dedicarse casi exclusivamente a cantar en chino para buscar originalidad en el panorama musical español y de paso intentar darse a conocer en el mercado oriental. Con un sonido eminentemente indie y un acento chino de su solista bastante decente (desde luego, bastante mejor que el de Avril Lavigne) el grupo ha sacado un disco en mandarín y prepara otro.



Gas es además responsable de la versión en mandarín del himno del Barça, club que tiene muchos seguidores en China, aunque ahora que el equipo está de "cambio de ciclo" me da que muchos chinos se van a pasar al Real Madrid o incluso al Atleti (los fans de este país son bastante chaqueteros y siempre van con el ganador).





EN CÓMIC: GAZPACHO AGRIDULCE, VIÑETAS CHINO-ANDALUZAS

El webcómic Gazpacho Agridulce surgió en octubre del pasado año y en pocos meses se ha convertido en un gran bombazo, hasta el punto de que su autora, la chino-algecireña Quan Zhou Wu, lo ha conseguido colar como sección fija en las webs de El País y del canal de televisión Divinity. El título del cómic ya avisa: en él la autora, que se define como una china con carácter muy andaluz, cuenta con humor irreverente su vida, y el choque cultural al que se enfrenta en el día a día (sobre todo con su muy tradicional madre, dueña de un restaurante chino y gran protagonista de las historietas).





Quan cuenta cosas en el fondo parecidas a las que los españoles "sufrimos" en China, quizá desde el otro lado del espejo, siempre con un toque de gracia gaditana. Con un tono aparentemente ligero, cuenta en un par de viñetas cosas sobre las diferencias culturales entre Occidente y Oriente que a un sociólogo le costaría varios tomos explicar.


Su caso es muy intrépido, porque por una parte no son muchas las mujeres que se meten en el mundo del cómic (su estilo recuerda un poco al de Maitena, aunque supongo que ella estará harta de que le comparen) y por otra parte porque prácticamente nadie había llevado al cómic en español el tema de los inmigrantes chinos (y menos alguien de dentro del propio colectivo)
.



EN LITERATURA: SANTIAGO GAMBOA, PÁGINAS EN PEKÍN

Usar China como escenario de un libro o novela no es tan raro, ya en el siglo XIX lo hizo Julio Verne con sus Tribulaciones de un Chino en China. Pero no son muchos los autores en español que lo han hecho, y más raros aún son los que repiten la experiencia. En esto, el colombiano Santiago Gamboa, uno de los autores con mayor proyección actual en ese país, es una interesante excepción.


Gamboa, quien ha viajado varias veces a China, tiene tres libros ambientados en este país, concretamente en Pekín: Los Impostores (2001), Octubre en Pekín (2002) y Hotel Pekín (2008). Ojo, no confundan la segunda de las obras con El otoño en Pekín, que es de Boris Vian y poco tiene que ver con la capital china.


La última de las obras mencionadas surgió de un viaje a China que Gamboa hizo con su amigo, el director colombiano Sergio Cabrera, para intentar poner en marcha un proyecto conematográfico en el país asiático que al final no resultó. (Cabrera, entusiasta del maoísmo en sus años de juventud, vivió en China durante los 60 y 70, incluso durante los años de la Revolución Cultural).

Enlace Permanente





Este blog -sorpresas te da la vida- recibió el premio Blasillo de Huesca 2006 al ingenio español en Internet

Y como no hay uno sin dos, fue galardonado poco después con el Premio 20 Blogs 2006 al mejor blog expatriado

Y agárrate bien a la silla, porque más de un lustro después, llegó el Premio BOBs 2012 al mejor blog en español




Archivos
Diciembre 2016 
Noviembre 2016 
Octubre 2016 
Septiembre 2016 
Agosto 2016 
Julio 2016 
Junio 2016 
Mayo 2016 
Abril 2016 
Marzo 2016 
Febrero 2016 
Enero 2016 
Diciembre 2015 
Noviembre 2015 
Octubre 2015 
Septiembre 2015 
Agosto 2015 
Julio 2015 
Junio 2015 
Mayo 2015 
Abril 2015 
Marzo 2015 
Febrero 2015 
Enero 2015 
Diciembre 2014 
Noviembre 2014 
Octubre 2014 
Septiembre 2014 
Agosto 2014 
Julio 2014 
Junio 2014 
Mayo 2014 
Abril 2014 
Marzo 2014 
Febrero 2014 
Enero 2014 
Diciembre 2013 
Noviembre 2013 
Octubre 2013 
Septiembre 2013 
Agosto 2013 
Julio 2013 
Junio 2013 
Mayo 2013 
Abril 2013 
Marzo 2013 
Febrero 2013 
Enero 2013 
Diciembre 2012 
Noviembre 2012 
Octubre 2012 
Septiembre 2012 
Agosto 2012 
Julio 2012 
Junio 2012 
Mayo 2012 
Abril 2012 
Marzo 2012 
Febrero 2012 
Enero 2012 
Diciembre 2011 
Noviembre 2011 
Octubre 2011 
Septiembre 2011 
Agosto 2011 
Julio 2011 
Junio 2011 
Mayo 2011 
Abril 2011 
Marzo 2011 
Febrero 2011 
Enero 2011 
Diciembre 2010 
Noviembre 2010 
Octubre 2010 
Septiembre 2010 
Agosto 2010 
Julio 2010 
Junio 2010 
Mayo 2010 
Abril 2010 
Marzo 2010 
Febrero 2010 
Enero 2010 
Diciembre 2009 
Noviembre 2009 
Octubre 2009 
Septiembre 2009 
Agosto 2009 
Julio 2009 
Junio 2009 
Mayo 2009 
Abril 2009 
Marzo 2009 
Febrero 2009 
Enero 2009 
Diciembre 2008 
Noviembre 2008 
Octubre 2008 
Septiembre 2008 
Agosto 2008 
Julio 2008 
Junio 2008 
Mayo 2008 
Abril 2008 
Marzo 2008 
Febrero 2008 
Enero 2008 
Diciembre 2007 
Noviembre 2007 
Octubre 2007 
Septiembre 2007 
Agosto 2007 
Julio 2007 
Junio 2007 
Mayo 2007 
Abril 2007 
Marzo 2007 
Febrero 2007 
Enero 2007 
Diciembre 2006 
Noviembre 2006 
Octubre 2006 
Septiembre 2006 
Agosto 2006 
Julio 2006 
Junio 2006 
Mayo 2006 
Abril 2006 
Marzo 2006 
Febrero 2006 
Enero 2006 
Diciembre 2005 
Noviembre 2005 
Sicilia 1947 

 

Blog alojado en ZoomBlog.com

Creative Commons License
Los textos de este blog están bajo una licencia de Creative Commons.

Si eres el autor de alguna de las fotos colocadas en el blog
y no deseas que sea usada aquí,
notifícamelo y la retiraré