chinochano
            El mundo chino al alcance de tu chano


Inicio


En toda la web
En Chinochano

Chinochanadas
en Feisbuk
y en Twitter




Estos posts
te pueden servir
Estudiar mandarín en China 

Encontrar trabajo en China 

Hacer negocios en China 

Buscar piso
en China
 

Encontrar hispanos en China 

Tu nombre
en chino
 

Preparar el viaje
a China
 

Clima en China 

Llamar por teléfono desde China 

Ver TV china
en español
 

Libros sobre China 

Las mejores pelis chinas 

Chino mandarín
en tu ordenador
 

Hoteles en Pekín 

Restaurantes
en Pekín
 

Bares en Pekín 


Y si quieres ahondar
en un tema, aquí tienes posts sobre...
01. Música china
o sobre China


02. Cine y TV
en China


03. Arte y literatura de China

04. Historia
de China


05. Idioma chino

06. Comer y beber en China

07. Viajes por China y alrededores

08. Política y actualidad en China

09. Vida cotidiana en China

10. Nombres y apellidos chinos

11. Pekín,
esa ciudad


12. Shanghai,
esa ciudad


13. Hong Kong y Cantón, esas ciudades

14. Tíbet y Xinjiang

15. Taiwán

16. India, el otro gigante asiático

17. Japón y Corea

18. Sureste asiático

19. Fútbol chino

20. Otros deportes en China

21. Bellezas chinas

22. Amor y sexo
en China


23. China en mapas

24. Juegos
para los lectores


25. Consultorio
para los lectores


26. Asuntos personales

27. Cosas inclasificables

 


Agosto del 2014


La "Li Na española"

31 de Agosto, 2014, 0:01

Así han definido hoy los locutores de la televisión china a Carolina Marín, la joven jugadora de bádminton española que ha roto hoy todos los pronósticos y se ha convertido en campeona del mundo. En la final, muy emocionante, ha vencido a la actual campeona olímpica, la china Li Xuerui. La victoria es una enorme sorpresa porque, aunque España destaca en muchos deportes, jamás lo había hecho en bádminton. De ahí que los periodistas chinos compararan lo que ha hecho esta chica de Huelva con lo que ha logrado en los últimos años la tenista china Li Na, en un deporte que durante mucho tiempo fue casi desconocido para los chinos.


Me ha gustado el tratamiento que los locutores chinos han dado a la victoria. Aunque ellos, obviamente, iban con Li Xuerui, se han pasado durante todo el partido hablando más de la española que de la china. Y cuando ha ganado no han mostrado enfado ni decepción, sino que se han desecho en elogios. Han destacado que Carolina no sólo es la primera española que gana un Mundial, sino además la primera europea en conseguirlo en 15 años. Y la tercera europea en toda la historia de un deporte que en los últimos años es un coto privado asiático. De hecho Carolina juega en una liga de la India.

Bueno, pues nada, si todo va bien ya tenemos una figura con serias aspiraciones a medalla olímpica, en un deporte casi inesperado. Enhorabuena Carolina, y ahora, ¡a ganarles a los chinos también en ping pong!

Enlace Permanente

Por ahora hay 9 comentarios


Uniendo océanos con manos chinas

25 de Agosto, 2014, 0:01


Este mes se ha conmemorado el centenario de la inauguración del Canal de Panamá, una fascinante obra que EEUU construyó en 10 años, entre 1904 y 1914, para ahorrar a los barcos 7.000 kilómetros y tener que irse a la Patagonia, que siempre ha sonado como algo demasiado remoto. Los franceses habían intentado construir el canal décadas antes, después de su exitoso Canal de Suez, pero descubrieron que la selva no era tan fácil de horadar como el desierto, y cedieron la responsabilidad a los estadounidenses.

En el Canal de Panamá trabajaron decenas de miles de obreros de muchos países. Por supuesto, entre ellos había chinos, pero su importancia fue menor que en la de otras grandes obras que, sin ser tan famosas como el canal, "unieron" el Pacífico y el Atlántico ya antes, en el siglo XIX.

La primera de estas obras fue el Ferrocarril de Panamá, construido en 1855 -también por Estados Unidos- y que tiene prácticamente el mismo recorrido que después trazaría el canal, por lo que imagino que sería vital en la construcción de este último. Miles de obreros chinos fueron empleados en esta complicadísima obra, que, según dicen, causó más muertos que los 5.000 que hubo en la construcción del canal.

Muchos de los trabajadores -chinos y no chinos- que murieron en las obras del ferrocarril fueron pasto de enfermedades tropicales como la malaria, que entonces aún no se sabía que era transmitida por los mosquitos (en cambio, cuando se construyó el canal ya se sabía, lo que quizá permitió mejores medidas de prevención). Por otro lado, en los campamentos de trabajadores chinos también hubo otro gran factor para la mortalidad, bastante truculento: los suicidios de cientos de ellos.

Al parecer, muchos trabajadores chinos eran adictos al opio, lo que no se veía con muy buenos ojos, y se decidió cortarles el acceso a esta droga, lo cual a algunos les volvió básicamente locos. Relatos de los responsables de las obras en esa época cuentan espeluznantes testimonios sobre decenas de trabajadores chinos ahorcados unos junto a otros, o que habían pagado a trabajadores de otras comunidades -malayos, normalmente- para que les decapitaran. Estos trágicos sucesos ocurrieron especialmente cerca de una localidad panameña (bueno, colombiana entonces, que Panamá aún no se había independizado) llamada Matachín, y llegó a pensarse que el nombre venía por la de chinos que allí se mataron, aunque en realidad el topónimo era anterior y proviene seguramente del oficio de matarife de cerdos. Matachín ya no existe, pues medio siglo después quedó hundida bajo las aguas del embalse de Gatún, parte importante del canal de Panamá.

Poco después del Ferrocarril de Panamá, los trabajadores chinos fueron la principal mano de obra para la construcción del Ferrocarril Transcontinental, primero que unió la Costa Este (atlántica) y la Oeste (pacífica) de Estados Unidos, inaugurado en 1869. Muchos de estos trabajadores chinos, más de 20.000, huían de la miseria y de la guerra que China sufría entonces debido a la Rebelión Taiping, liderada por una secta cristiana cuyo líder decía ser el hermano menor de Jesús. Los chinos eran abnegados trabajadores, gente tranquila y, todo sea dicho, cobraban poco y eran fácilmente explotables, así que su mano de obra fue muy apreciada en este otro gran proyecto de infraestructura estadounidense.


Como veis, los chinos participaron en grandes proyectos de unir el Atlántico y el Pacífico en los siglos XIX y XX... Pero no parecen conformes con ello, pues en pleno siglo XXI quieren volver a hacerlo y no en uno, sino en dos proyectos más, y esta vez no sólo con mano de obra, sino aportando la empresa constructora y todo el capital.

El primero de estos grandes proyectos es el Canal de Nicaragua, que si todo va bien empezará a construirse en diciembre de este año y concluirá en 2019. El canal aprovecha la existencia del Lago Nicaragua, y ha sido adjudicado a una compañía privada hongkonesa. Con este nuevo canal, que para Panamá es una muy mala noticia, se quiere abaratar costes: que haya competencia, porque las tarifas para pasar el canal panameño son muy caras, y cada vez más, a medida que los barcos van siendo más y más grandes. Se paga según el peso de cada barco, lo que se suele traducir en decenas de miles de dólares por buque, a menos que seas Richard Halliburton.


El segundo proyecto, menos claro todavía pero que los chinos también quieren acometer, es una línea férrea entre la costa atlántica y la pacífica de Colombia, un país que de conseguir este proyecto también quitaría clientes a Panamá y se tomaría así una particular revancha (Panamá se independizó de Colombia con apoyo de EEUU, que así logró facilidades para construir el canal hace 100 años).

Por si todo esto fuera poco, también Guatemala está planeando, aunque en este caso sin participación china que se sepa, un "canal seco" que, por carretera y ferrocarril, también serviría para transportar mercancías de la costa pacífica a la atlántica. El istmo centroamericano se llena de grúas.

Enlace Permanente

Por ahora hay 15 comentarios


Sin trampa ni Cantón

19 de Agosto, 2014, 0:01

La semana pasada hice un breve viaje a Cantón, ciudad que no había visitado desde 2008. Casi pasé más tiempo en los aeropuertos que en la ciudad en sí (tanto a la ida como a la vuelta hubo retrasos), pero en fin, al menos pude conocer la parte más moderna de la gran urbe, el barrio de Tianhe (traducible como "Vía Lactea"), que ni siquiera existía en mi anterior viaje, donde me moví más bien por la parte más tradicional de la ciudad.

Tianhe es el barrio de rascacielos de Cantón, una versión cantonesa de la isla de Hong Kong o del futurista distrito shanghainés de Pudong. Muchos de los rascacielos están todavía en construcción, lo cual da al lugar un aire de zona edificada "con prisas".


Si no me equivoco, Tianhe se construyó sobre todo con la excusa de los Juegos Asiáticos de Cantón 2010, inaugurados no en un estadio, sino en una tribuna situada en una isla en el río Perla, más o menos en el centro de este nuevo distrito.



A un lado de esta tribuna (en la parte de arriba de la anterior foto) se ha construido una enorme plaza, que recuerda a Tiananmen en tamaño y monumentalidad, donde se han erigido un museo provincial (el cubo negro de la derecha) y la Ópera de Cantón (esa cosa gris de forma rara que hay a la izquierda), un diseño de la famosa arquitecta Zaha Hadid, la que hizo el Pabellón Puente de Zaragoza 2008, o el Galaxy Soho pequinés.



Después, por todos lados, rascacielos y más rascacielos. Todo muy caro y muy a lo bestia: en España, después del leñazo que nos hemos dado con las obras faraónicas públicas, nos echaríamos las manos en la cabeza, pero en China de momento siguen con este tipo de proyectos.

Al otro lado del río, de hecho, se erige la Torre de Cantón, un edificio que no tiene mucho que envidiar a las altísimas construcciones de Hong Kong o Shanghái.



Es la quinta estructura más alta del mundo (en China sólo le gana el nuevo rascacielos que se está construyendo en Shanghái), la segunda torre de televisión más alta del mundo (gana a la famosa torre de Toronto, pero a ambas les superó recientemente una en Tokio), y tiene en su piso 110 (más o menos, no recuerdo el número) el observatorio más alto del mundo, superando incluso al que hay en la Burj Khalifa de Dubai. Aunque el rascacielos emiratí es mucho más alto que cualquier otro edificio del planeta, sólo está abierto a los turistas hasta más o menos la mitad de su altura.

Por si toda esa altura aún no causa el suficiente vértigo, una vez se ha llegado a la cima de la Torre de Cantón aún se puede subir más si uno está dispuesto a montarse en una atracción de ésas que te suben unas decenas de metros y te tiran de golpe cuando has llegado arriba. Los cantoneses, qué bárbaros, no se conformaban con la altura de su rascacielos y han construido esa atracción de feria en lo alto de él, que además te lanza por partida doble (una vez mirando al norte y otra vez mirando al sur, para que veas bien las dos orillas del Perla).

Ahí me montaron, después me tiraron, y tardé varios minutos en que la sangre me volviera a la cabeza. Recuerdo que tras bajarme un chino me empezó a preguntar cuándo había llegado a Cantón y no le sabía decir: había perdido la noción del tiempo y el espacio.

Enlace Permanente

Por ahora hay 16 comentarios


Artículos anteriores en Agosto del 2014




Este blog -sorpresas te da la vida- recibió el premio Blasillo de Huesca 2006 al ingenio español en Internet

Y como no hay uno sin dos, fue galardonado poco después con el Premio 20 Blogs 2006 al mejor blog expatriado

Y agárrate bien a la silla, porque más de un lustro después, llegó el Premio BOBs 2012 al mejor blog en español




Archivos
Diciembre 2016 
Noviembre 2016 
Octubre 2016 
Septiembre 2016 
Agosto 2016 
Julio 2016 
Junio 2016 
Mayo 2016 
Abril 2016 
Marzo 2016 
Febrero 2016 
Enero 2016 
Diciembre 2015 
Noviembre 2015 
Octubre 2015 
Septiembre 2015 
Agosto 2015 
Julio 2015 
Junio 2015 
Mayo 2015 
Abril 2015 
Marzo 2015 
Febrero 2015 
Enero 2015 
Diciembre 2014 
Noviembre 2014 
Octubre 2014 
Septiembre 2014 
Agosto 2014 
Julio 2014 
Junio 2014 
Mayo 2014 
Abril 2014 
Marzo 2014 
Febrero 2014 
Enero 2014 
Diciembre 2013 
Noviembre 2013 
Octubre 2013 
Septiembre 2013 
Agosto 2013 
Julio 2013 
Junio 2013 
Mayo 2013 
Abril 2013 
Marzo 2013 
Febrero 2013 
Enero 2013 
Diciembre 2012 
Noviembre 2012 
Octubre 2012 
Septiembre 2012 
Agosto 2012 
Julio 2012 
Junio 2012 
Mayo 2012 
Abril 2012 
Marzo 2012 
Febrero 2012 
Enero 2012 
Diciembre 2011 
Noviembre 2011 
Octubre 2011 
Septiembre 2011 
Agosto 2011 
Julio 2011 
Junio 2011 
Mayo 2011 
Abril 2011 
Marzo 2011 
Febrero 2011 
Enero 2011 
Diciembre 2010 
Noviembre 2010 
Octubre 2010 
Septiembre 2010 
Agosto 2010 
Julio 2010 
Junio 2010 
Mayo 2010 
Abril 2010 
Marzo 2010 
Febrero 2010 
Enero 2010 
Diciembre 2009 
Noviembre 2009 
Octubre 2009 
Septiembre 2009 
Agosto 2009 
Julio 2009 
Junio 2009 
Mayo 2009 
Abril 2009 
Marzo 2009 
Febrero 2009 
Enero 2009 
Diciembre 2008 
Noviembre 2008 
Octubre 2008 
Septiembre 2008 
Agosto 2008 
Julio 2008 
Junio 2008 
Mayo 2008 
Abril 2008 
Marzo 2008 
Febrero 2008 
Enero 2008 
Diciembre 2007 
Noviembre 2007 
Octubre 2007 
Septiembre 2007 
Agosto 2007 
Julio 2007 
Junio 2007 
Mayo 2007 
Abril 2007 
Marzo 2007 
Febrero 2007 
Enero 2007 
Diciembre 2006 
Noviembre 2006 
Octubre 2006 
Septiembre 2006 
Agosto 2006 
Julio 2006 
Junio 2006 
Mayo 2006 
Abril 2006 
Marzo 2006 
Febrero 2006 
Enero 2006 
Diciembre 2005 
Noviembre 2005 
Sicilia 1947 

 

Blog alojado en ZoomBlog.com

Creative Commons License
Los textos de este blog están bajo una licencia de Creative Commons.

Si eres el autor de alguna de las fotos colocadas en el blog
y no deseas que sea usada aquí,
notifícamelo y la retiraré