chinochano
            El mundo chino al alcance de tu chano


Inicio


En toda la web
En Chinochano

Chinochanadas
en Feisbuk
y en Twitter




Estos posts
te pueden servir
Estudiar mandarín en China 

Encontrar trabajo en China 

Hacer negocios en China 

Buscar piso
en China
 

Encontrar hispanos en China 

Tu nombre
en chino
 

Preparar el viaje
a China
 

Clima en China 

Llamar por teléfono desde China 

Ver TV china
en español
 

Libros sobre China 

Las mejores pelis chinas 

Chino mandarín
en tu ordenador
 

Hoteles en Pekín 

Restaurantes
en Pekín
 

Bares en Pekín 


Y si quieres ahondar
en un tema, aquí tienes posts sobre...
01. Música china
o sobre China


02. Cine y TV
en China


03. Arte y literatura de China

04. Historia
de China


05. Idioma chino

06. Comer y beber en China

07. Viajes por China y alrededores

08. Política y actualidad en China

09. Vida cotidiana en China

10. Nombres y apellidos chinos

11. Pekín,
esa ciudad


12. Shanghai,
esa ciudad


13. Hong Kong y Cantón, esas ciudades

14. Tíbet y Xinjiang

15. Taiwán

16. India, el otro gigante asiático

17. Japón y Corea

18. Sureste asiático

19. Fútbol chino

20. Otros deportes en China

21. Bellezas chinas

22. Amor y sexo
en China


23. China en mapas

24. Juegos
para los lectores


25. Consultorio
para los lectores


26. Asuntos personales

27. Cosas inclasificables


Mis posts
favoritos
Principios fundacionales de Chinochano 

El birrograma 

China conquista
el mundo
 

China rebautizada 

Un país de 5 

Etnias de China 

¡¡Me llamo
Josep Lluis!!
 

Pongamos que hablo de Pekín 

Gracias a la China 

Gripe pekinar 

Alfabeto chino 

El post más polémico 

Agujeros 

Aprende a ligar
con Richar
 

Una vez
fui activista
 

¿Te quedas
o te vas?
 

Colección de objetos superfluos 

China élfica 

Las cabezas de YSL 

Der Untergang
aus Kochinnen
 

Triciclos de China 

Hasta el infinito
y más allá
 

Supermegaofensivo 

 


Enero del 2015


Servicios mínimos desde Illinois

26 de Enero, 2015, 0:01


En las últimas horas he pasado, aunque fuera sobrevolando, por los cuatro países más grandes del mundo, y también por el Ártico. Como viajé de noche no vi mucho del Polo (espero verlo a la vuelta), y en su lugar he visto la película de las Tortugas Ninja, la del Hotel Budapest, una malísima de Walt Disney con personas reales, otra de unos indios que montan un restuarante en Francia, un episodio de Friends, uno de The Big Bang Theory, y otro de un reality de unos tíos que se dedican a montar peceras para ricos (está visto que no tenía muchas ganas de dormir). Me encuentro en Chicago, la ciudad de Michael Jordan y Gasol, donde comienzo un mesecito de vacaciones por los Estados Unidos, con el fin sobre todo de devolver a mi sobrina, que vive aquí, la visita que me hizo a China hace ocho años. Ayer, en Pekín, tenía siete horas de adelanto con España, y ahora tengo siete de retraso. Cosas de los viajes transoceánicos.

No he podido ver mucho de Chicago, porque también he llegado de noche, así que lo único que puedo decir es que el tren del aeropuerto a la ciudad era un poco cochambroso, y que en esta noche en vela que me ha regalado el jet-lag he oído muchas sirenas por las cercanías del hostal que me encuentro, situado al lado del estadio de los Cubs. Son sirenas de ambulancias creo, no de la policía, que tampoco vamos a tirar del topicazo de Al Capone. Algunos de los vecinos de habitación son chinos y se encargan de demostrarlo con sus gritos, así que me siento como en casa.

En el control de pasaportes me han hecho el mismo interrogatorio que la anterior vez que vine, hace también ocho años. El policía, un señor apellidado Zamora según decía su placa, me ha hecho más preguntas que al resto, porque le debió resultar raro ver a un español en un vuelo de Pekín, rodeado de chinos. Tanta pregunta me hacía que al final en cada respuesta me he puesto a responderle lo que quería y cuatro o cinco datos más, para ver si así acabábamos antes. Pero vamos, que tampoco me quejo. Antes, en la cola, una policía con un perro sabueso nos olisqueaba a todos (el perro, no la policía) en busca de comidas que no se pueden meter en los USA, aunque me imagino que también hubiera encontrado algo de droga si alguien la hubiera llevado, que no ha sido este el caso. Sí que se ha quedado con un par de sandwiches de jamón.

Poco más que contar, ya os diré más en los próximos días, si consigo hilarlo con la temática china del blog. A cuidarse...

Enlace Permanente

Por ahora hay 7 comentarios


La otra Na

21 de Enero, 2015, 0:01


El año pasado se retiró la tenista china Li Na, probablemente la deportista de su país que más famosa ha sido en el panorama mundial. No por ser mejor que las otras deportistas chinas (es buena pero no tanto), sino por haber jugado un deporte más mediático que otras: China tiene a las mejores deportistas de la historia en bádminton, ping pong o saltos de trampolín, por ejemplo, pero lamentablemente son grandes desconocidas fuera de su país.

Li Na, quien esta semana ha vuelto a ser noticia al anunciar que está embarazada (probablemente ése fue el motivo de su retirada, que quería ser madre) fue la primera tenista china que ha sido realmente famosa en las pistas, gracias sobre todo a que ganó Roland Garros y el Open de Australia, dos grand slam. Pero hace 30 años otra tenista china tocaya suya dio mucho que hablar, en su caso por motivos extradeportivos. Fue Hu Na, una entonces casi adolescente que, como la Comaneci, desertó de su país en los 80 durante un viaje a Estados Unidos.


Hu Na, nacida en 1963, era a principios de los 80 una joven promesa china del tenis, un deporte casi desconocido en la China de entonces pero que en su familia ya había practicado hasta su abuelo en los años 20. Apenas cumplida la mayoría de edad, Hu Na ya era la número uno del tenis de su país, e incluso era considerada una de las mejores jugadoras de Asia, lo que le permitió ser escogida en el equipo nacional para la Copa Federación en 1981 (el primer año en que China disputó este torneo femenino de selecciones) y en 1982.


Hu Na con su abuelo


En julio de 1982, Hu Na viajó a EEUU para disputar con su selección esa Copa Federación, que en aquel entonces disputaba todos los partidos en el mismo lugar, en aquel caso las pistas de Santa Clara, en California. Na fue decisiva para que China ganara con facilidad la primera ronda ante Japón, pero en la segunda ronda, donde las chinas encaraban a Alemania, la joven se esfumó justo el día en el que debían disputarse los partidos. Con sólo 19 años, la tenista se escapó del hotel donde el equipo chino estaba alojado, se escondió en una casa de unos amigos y pocos días después solicitaba formalmente asilo político, asegurando que el Gobierno chino le quería obligar a alistarse al Partido Comunista contra su voluntad.

Es posible que así fuera, aunque también hay que decir que Hu Na esyaba algo disgustada con las autoridades chinas porque le habían denegado un viaje anterior a EEUU para participar en entrenamientos y becas que allí le habían ofrecido, por lo que muchos apuntan que es probable que las razones de su defección, más que políticas, fueran profesionales: quería simplemente formarse libremente en un país con mejor nivel tenístico que el chino, y su pasión por el tenis era tal que estaba dispuesta a meterse en el morrocotudo lío de desertar, aunque le costara alejarse de su familia. Aquí tenéis un relato muy minucioso de la deserción de Hu Na, aunque está en chino, para qué os voy a engañar.

La deserción de Hu Na causó un agrio incidente diplomático entre EEUU y China, país este último que apenas estaba saliendo del aislamiento que había conllevado el maoísmo. Se dice que en una reunión entre Reagan y Deng Xiaoping, el entonces líder chino le recriminó a Ronald que le había "robado a su hija" Hu Na (lo de "hija" al parecer lo decía porque ella y él eran de la misma provincia, Sichuan, y que una paisana le hubiera "traicionado" le dolía especialmente).

Las negociaciones duraron meses y finalmente, en abril de 1983, Washington decidió conceder a la chica asilo político para disgusto de Pekín, aunque el incidente no pasó a mayores: las relaciones entre los gobiernos chino y estadounidense, mal que bien, se recompusieron, y de hecho Pekín acudió a los JJOO de Los Ángeles 84 sin problemas, pese a que otros regímenes comunistas sí los boicotearon, en venganza por la espatntada occidental de Moscú 80.

Hu Na jugó como profesional en EEUU pero su carrera fue discreta y corta, lo más a lo que llegó fue a una tercera ronda en Wimbledon, y se retiró en 1991.


Hu Na jugando ya como ciudadana estadounidense


Más tarde, en 1996, se trasladó a Taiwán, donde reside y llegó a montar una escuela de tenis que no sé si aún mantiene. Además ha sido comentarista de tenis para las teles de la isla.


Hu Na en la actualidad


Curiosidad a tener en cuenta es que Hu Na, pese al conflicto diplomático que se montó alrededor de ella, al final ha sido más o menos "perdonada" -o diría mejor "olvidada"- por el régimen comunista chino, lo que le ha permitido viajar a China con mucha frecuencia en los últimos años. La última vez que estuvo aquí, hace unos meses, hasta inauguró en Pekín una exposición de pinturas hechas por ella, parece ser que ahora le ha dado por el arte.


ChinaSmack, el popular blog en inglés sobre este país, mostró que algunos internautas chinos aún recuerdan su defección y le dedican duras palabras, pero bueno, el hecho de que pueda entrar y salir libremente de China muestra que las cosas se han normalizado un poco.

Enlace Permanente

Por ahora hay 2 comentarios


Por la libertad de provocación

14 de Enero, 2015, 0:01


Charlie Hebdo de 1976, portada sobre el terremoto que hubo ese año en China.
"No puede ser peor que el comunismo", dice el sonriente maoísta.



Llego un poco tarde a comentar sobre el asunto que ha hecho temblar los cimientos de Occidente en los últimos días (el atentado contra Charlie Hebdo, aclaro por si alguno de vosotros ha estado hasta hoy encerrado en una cueva). Pero en fin, más vale tarde que nunca. La semana pasada tuvimos un montón de líderes latinoamericanos en Pekín, por lo que casi no tuve tiempo ni de dormir, mucho menos para escribir. Y en los primeros días de esta semana he malgastado los ratos libres intentando cambiar el diseño del blog para poder integrarlo con comentarios de Facebook, algo más complicado de lo que pensaba en un principio y que me ha quitado tiempo para escribir. En fin, vamos al grano.

Obviamente, el atentado me ha parecido repugnante, he colocado mi "Je Suis Charlie" de rigor en las redes sociales, y creo que en este sentido no voy a pensar diferente a cualquier otra persona que no sea un yihadista con una mentalidad situada a aproximadamente un milenio de distancia de la del hombre actual. Matar a alguien por dibujar algo que a su religión (la suya, no la de todo el mundo) le molesta es un crimen tan absurdo y bárbaro que parece irreal. El yihadismo es un nazismo del siglo XXI contra el que el mundo me temo que va a luchar largamente durante décadas, y que espero que acabe como el nazismo, en los cajones más o menos cerrados de la historia negra de la humanidad. Creo que hasta aquí todos estaremos de acuerdo, más abajo ya veremos.


En China, el atentado seguramente ha dejado un poco descolocado a un régimen comunista que por una parte también tiene que luchar contra la lacra del yihadismo (el pasado año hubo en este país varias matanzas contra civiles inocentes por parte de fanáticos con esas mismas banderas negras) pero que tampoco es precisamente el gran abanderado de la libertad de expresión. Hubo una rápida condena gubernamental hacia el atentado (China fue de los primeros países que la envió) y se informó con gran profusión de la caza de los terroristas, pero no se hizo demasiado hincapié en el asunto de que el ataque era un hondo golpe contra la libertad de expresión, ni se hicieron ardientes defensas del derecho a criticar o a hacer humor de lo que sea. En general, la línea oficial china, soltada con cuentagotas y una vez se ha enfriado el asunto, fue decir que el terrorismo es un enemigo común del mundo, pero que también hay que tener en cuenta que la libertad de expresión no es ilimitada.

El asunto de los límites de la libertad de expresión es un debate que no tiene fin. Lo que a mí me hace gracia a otro colectivo le puede molestar, y es más, muchas veces el humor más gracioso es el que más puede molestar a algunos. En general, cuando un chiste toca un tema cercano, por ejemplo habla de tu partido político, tu equipo de fútbol o tu religión, es posible que te vayas a ofender. Es humano, vaya. Por ejemplo, cuando El Jueves (revista de la que me leo TODAS las páginas y TODOS los números) publica chistes sobre China, me suelen chirriar un poco. No porque esté en desacuerdo con ellas completamente, sino porque a veces me parecen basados en topicazos, o en errores... pero también lo entiendo, no por ello me indigno, y por supuesto nunca se me ocurriría cargar contra los dibujantes por ello. Quizá porque, en el fondo, soy de la misma cultura que los dibujantes, y aunque no esté de acuerdo con ellos, les entiendo, y sé que su labor es la de pinchar con ideas sencillas y contundentes.



Chinos que hablan con la L,
¡humor fresco y joven!


Oh, un gato "maneki neko" japonés simboliza a China...

El conflicto tibetano
es más complejo que eso...

 
En los JJOO de 2008
apenas hubo polución...



La cuestión es que en el siglo XXI, con la globalización e internet, el humor cruza fronteras con mucha rapidez, y a veces llega a culturas para los que el chiste no está pensado. Con España y China, por ejemplo, no ha habido nunca problemas con El Jueves, que a fin de cuentas sigue siendo un medio tradicional en papel que, como Charlie Hebdo, sólo cruza fronteras cuando es noticia, pero sí ha habido encontronazos con programas de humor de la televisión española (entre ellos la serie Aída) en los que los chinos no entendieron el humor español y se lo tomaron en serio.

Con un mundo cada vez más global, puede haber más choques culturales como éstos. En China no hay sátira política, por culpa de la censura, pero si algún día llega, es posible que hagan chistes sobre españoles que nos parezcan o bien faltos de gracia, o bien erróneos, o bien ofensivos.

No sé si serviría de ejemplo, en el siguiente vídeo, que no es chino sino taiwanés, del programa de humor político Next Media Animation. En él se habla de España: no creo que como español te vayas a molestar, pero igual te parece que le falta un poco de mala leche, o que recurre al fácil tópico taurino. Está claro que no vamos a llegar al nivel de los islamistas radicales, pero se puede entender en cierto modo que el humor, al ser tan distinto entre distintos pueblos, pueda generar fricciones interculturales.



Ante esta situación, creo que hay que recordar lo que contaba David Brooks en su magnífico artículo "Yo no soy Charlie Hebdo", publicado el otro día en El País. No os dejéis engañar por el título, el articulista no quiere decir que no apoye el humor satírico: lo que intenta explicar es que nunca vamos a estar totalmente de acuerdo con él, siempre habrá veces que nos parezca demasiado burdo, o fuera de lugar... pero también insiste en que ese tipo de humor es necesario. En el mundo de lo políticamente correcto, de los choques culturales, hay que guardar un lugar para los provocadores, un pequeño espacio para poder salirse un poco de madre y desahogarse en lo políticamente incorrecto. Y hay que intentar convencer a todas las culturas de esta necesidad. No sólo es libertad de expresión, sino libertad de provocación, aunque sea en el pequeño espacio de las revistas de humor.


Enlace Permanente

Por ahora hay 29 comentarios


Estampas festivas

8 de Enero, 2015, 0:01

Se apagan ya los aires de fiesta en Occidente, una vez acabadas las Navidades, pero en Oriente, donde lo navideño se importa cada vez con más pasión, continúa la fiesta, porque ya todo el mundo está pensando en el Año Nuevo Chino, la gran fiesta de la región. Este año cae un poco tarde (19 de febrero, si no me equivoco), pero bueno, ya se respira ambientillo festivalero: comienza a haber linternas rojas en las calles, adornos de ovejas, carneros y cabras (el año que viene está dedicado a esos animales) y los estudiantes y emigrantes ya van como locos comprando billetes de tren para regresar a sus casas a pasar la "Nochevieja" en familia. Un ritual, el de la compra de billetes, lleno de complicaciones y colas que en los últimos tiempos se ha intentado facilitar a través de la venta de billetes por internet, aunque sigue teniendo sus dificultades.

Otra tradición en las semanas previas al Año Nuevo chino es la emisión del sello de correos dedicado al animal del horóscopo chino que va a llegar. En esta ocasión, como os decía, es una ovejita, bueno, más bien un carnero.





Así a bote pronto uno diría que el ganado ovino no es tan popular en China como, por ejemplo, en España, donde a veces uno se encuentra grandes rebaños hasta cortando carreteras y calles. Pero si uno mira estadísticas, resulta que China es el país con más ovejas del mundo, casi 200 millones. Aquí hay de todo, vamos.

El sello de la oveja es el último de la serie del horóscopo chino que el servicio de correos del país asiático ha emitido en los últimos 12 años, dedicando cada año al animal que iba tocando (ya os puse algunos sellos de esta serie en un post de 2012, cuando salió la estampita del dragón). Aprovechando que ya está completada esta bonita colección, los pongo todos juntos, y bueno, a ver el año que viene que cambios nos trae el diseño filatélico chino.


   
   
 

 


Enlace Permanente

Por ahora hay 4 comentarios


Puertas a l'ast

6 de Enero, 2015, 0:01

Segundo post del año, y segundo post del año que habla de accidentes, aunque en esta ocasión, afortunadamente, no hay muertes que lamentar... Sí hay, en cambio, que llorar por la pérdida de patrimonio cultural, porque el pasado fin de semana se nos ha quemado en China una bella puerta fortificada con siglos de historia. Es la de la antigua localidad de Weishan, en la provincia de Yunnan. Así era y así ha quedado tras el incendio, que aún no se sabe muy bien a qué se debió:




Es curioso, pero no es la primera vez que a una de estas puertas chinas tan típicas, pertenecientes a antiguas murallas, le ocurre una desgracia en los últimos años. Casi se diría que corren más peligro estos monumentos ahora que en la época en la que se suponía que debían hacer frente a invasores y asedios. Ved, si no, el antes y después de la puerta de Zhengding, otra ciudad monumental (en esta ocasión de Hebei, cerca de Pekín). Unos fuegos artificiales la quemaron a principios de 2010, pocos meses después de que yo me tomara unas cervezas a sus pies:




Y esto no es todo, aunque para el siguiente ejemplo cruzo fronteras y me voy a la cercana Corea del Sur, donde uno de los monumentos más famosos de Seúl, la puerta Namdaemun, fue incendiada premeditadamente por un señor que protestaba por un problema de tierras en 2008 y creyó, lógicamente, que nada mejor para defender sus derechos que poner un buen monumento histórico a la barbacoa:





Al menos esta última ya la han reconstruido, creo.

Jorge Camacho, en Facebook, nos cuenta también que algo similar pasó con una de las puertas de la histórica localidad taiwanesa de Hengchun, que quedó destruida por un tifón:




En fin, que menuda racha, ¿no? Es como si estas puertas, que a veces son el único vestigio del casco antiguo de muchas ciudades en Asia, estuvieran condenadas también a la destrucción.

Inciso lingüístico: en chino, a las puertas, tanto las de casa como estas fortificadas, se las denomina "men", palabra cuyo caracter chino realmente parece una puerta. Aunque más que una palabra es casi un sufijo: todas estas construcciones se llaman "algo-men"



en chino tradicional aún es más puerta:


En Pekín, por cierto, muchas puertas de este tipo, algunas de ellas enormes y muy bellas, también quedaron destruidas, pero fue antes, en los años 50 y 60, y no por accidente sino de forma deliberada, cuando se ordenó echar abajo la muralla que rodeaba la ciudad con el fin de construir el anillo de circunvalación que hoy día conocemos todos aquí como "el segundo anillo".

Los pequineses hoy en día recuerdan esa destrucción como una de las grandes barbaridades del maoísmo, pero también hay que decir que en Europa, España incluida, muchas ciudades destruyeron sus murallas medievales a finales del siglo XIX y principios del XX, cuando hubo que empezar a dejar sitio a los coches y a los ensanches.

Así era la muralla de Pekín antes de que se acabara con ella, y todos los "men" del mapa son los de antiguas puertas fortificadas: muchos os sonarán porque ahora son paradas de metro. La línea 2, una de las más veteranas y populares de la ciudad, coincide prácticamente con la muralla de la "Inner City".


Para los que conozcan el metro pequinés:
Las paradas de metro de Hepingmen, Jianguomen y Fuxingmen,
aunque se llamen así, no eran originalmente puertas.



Unas pocas puertas de esta antigua muralla aún existen o han sido reconstruidas. Se trata de las siguientes:

Yongdingmen, la gran entrada de Pekín en la antigüedad (reconstruida)


Zhengyangmen, que la mayoría de la gente llama por error "Qianmen", por el nombre de la parada de metro donde está.
A sus pies está el kilómetro cero chino.


En realidad Zhengyangmen no es una torre sino dos, una a pocos metros al norte de la otra.
La segunda es denominada oficialmente "torre de arqueros de Zhengyangmen".
Ambas están al sur de la plaza de Tinananmen.


Deshengmen, también conocida como
"la torre de la que salen los buses a la Gran Muralla".
Si hasta en la foto los tenéis...


Dongbianmen: esta fortificación no estoy seguro de si era una puerta o simplemente un torreón,
pero bueno, la pongo en todo caso. Era una de las esquinas meridionales de la principal muralla de Pekín.


Xibianmen: es la otra esquina del sur, aunque bastante menos espectacular.



Tras las que aún quedan en pie, a continuación llega la parte triste, repasar las que ya no están:

Youanmen


Fuchengmen


Chaoyangmen


Xuanwumen


Guanganmen


Xizhimen


En Xizhimen, hago otro inciso, hay ahora unos rascacielos curvados que hace poco se incendiaron, ironías de la vida:




Seguimos con las puertas antiguas: Andingmen


Dongzhimen


Guangqumen


Chongwenmen


Zuoanmen


Muchas de ellas eran bastante más grandes y espectaculares que la "men" que al final ha acabado siendo la más famosa de Pekín, pese a ser pequeñita en comparación con la mayoría: Tiananmen, que en realidad es un poco diferente a las anteriores porque es la puerta de un palacio, más que una fortificación integrada a una muralla.



Para que no nos perdamos en tal empacho de puertas, mejor las recopilamos ayudados por el mapa del principio. Hala, a descansar, ¡no encendáis cerillas cerca de fortificaciones antiguas!


Enlace Permanente

Por ahora hay 2 comentarios


La masa temible

1 de Enero, 2015, 0:01










Terriblemente mal empieza el año 2015 en China, con el accidente de Nochevieja en Shanghái, en el que han muerto al menos 36 personas. La estampida ocurrió en el lugar más emblemático de la ciudad, el Bund, un lugar visitado y fotografiado cada día por miles de turistas y que ahora quedará ligado por siempre a una tragedia. Allí se congregaban decenas de miles de personas en Nochevieja, como se hace en la Puerta del Sol madrileña o en el Times Square neoyorquino. Trágico.

En un principio se dijo que el accidente ocurrió cuando un bar (los supermegapijos bares del Bund están en terrazas de los antiguos edificios de estilo europeo que hacen famosa a la zona) empezó a tirar desde un balcón o una ventana flyers del local que imitaban billetes de banco y la gente se abalanzó sobre ellos, algo que si se confirma añadiría aún más patetismo a la ya de por sí triste noticia. Sin embargo, con el paso de las horas esta información se ha matizado para señalar que no es seguro que haya sido ésa la causa, y que quizá se debió en realidad a fallos en los accesos al lugar. Ante la diversidad de teorías, es difícil ponerse a sacar conclusiones todavía.

Pese al triste siniestro de hoy y otros similares que ha sufrido China en el pasado, hay que reconocer que, tratándose del país más poblado del mundo, sorprende que no haya tantas grandes aglomeraciones como uno pudiera pensar si no vive en el país, y que desgracias como la ocurrida hoy sean relativamente pocas en comparación, por ejemplo, con las que ocurren en la vecina India, otro país de grandes poblaciones y densidades.

Es probable que el temor a las estampidas sea mucho entre las autoridades chinas. Y por eso he empezado a repensar algunas de mis ideas sobre el trato del régimen comunista a las masas. Siempre pensé que ante ellas la autoridad albergaba un miedo estrictamente político, pero teniendo en cuenta la enorme población del país y la gran densidad en muchas de sus ciudades, puede haber también un miedo apolítico: la masa, incluso aunque se congregue para decirle a Xi Jinping que es guapísimo, puede hacerse mucho daño a sí misma, de una forma súbita e irracional.

Esto puede mover a reflexiones a la hora de analizar el urbanismo de las ciudades chinas. En él salta a la vista, entre otras cosas, que las ciudades chinas tienen menos plazas que en Occidente, aunque para "compensar" tengan la más grande del mundo, que es Tiananmen (una de las plazas más vigiladas del mundo, por otro lado). En muchas grandes ciudades chinas, de millones de habitantes, la única plaza de la ciudad es prácticamente la del gobierno local o provincial, bien vigilada, y si acaso también la que hay en la estación de tren, lugar en el que por mucho que no le guste a la autoridad el recinto abierto hay que hacer explanadas para las muchedumbres que van y vienen. A un chino le dices la palabra "plaza", así, en español, y piensa en un centro comercial, que de ésos sí hay, a cientos. La falta de plazas se puede deber a falta de tradición histórica o de pensamiento urbanístico, pero sin duda a las autoridades les va bien para que no haya grandes reuniones.

Por otro lado, en los grandes acontecimientos de masas en China (conciertos, partidos de fútbol) en general siempre es muy complicado acceder a los recintos. Ya no por los controles de seguridad o de recolección de entradas, cosa que se entiende, sino por la falta de señalización, vallas por todas partes dificultando la entrada y haciendo dar vueltas y revueltas... Yo, por ejemplo, siempre que voy a algún partido o evento similar al Estadio del Nido, siempre acabo dándole una vuelta completa (calculo que esto equivale a andar un kilómetro) o a veces hasta dos antes de que consigo entrar (o salir). Siempre pensé que era por mala organización, pero después de lo ocurrido hoy me he puesto a pensar si podría ser algo deliberado, para evitar tumultos. Porque sí he de decir que, en compensación del agobio que he sentido en esas ocasiones por andar y andar, apenas he sentido el agobio de estar rodeado de gente empujándome.

Otro asunto: a muchos extranjeros nos sorprende, y no nos gusta, la falta de cultura festiva en las calles chinas. No hay festivales en plazas, ni conciertos al aire libre, ni verbenas, ni pasacalles, ni nada... Tampoco en el Año Nuevo Chino, la fiesta mayor de esta cultura, que se celebra en las casas, con la familia. En Pekín ayer era muy difícil enterarse de si iba a haber algún lugar de la ciudad donde hicieran la típica cuenta atrás de fin de año: había quien decía que a lo mejor lo hacían en el Estadio Olímpico (ni loco iba yo a darme vueltas al Nido otra vez), o en el Templo del Cielo, o en The Place, o en Wangfujing... No se había publicitado nada demasiado: seguramente, una muestra más de que el Ayuntamiento no tiene ni la más mínima gana de que haya grandes muchedumbres. A veces pensamos que es por cuestiones políticas, o por falta de espontaneidad festiva, aunque, vista la desgracia ocurrida hoy, también hay que admitir, y vuelvo otra vez a lo mismo, que también podría estar relacionado con la prevención de accidentes, sumado a la a veces drástica manera de actuar de régimenes como el chino (muerto el perro, se acabó la rabia/si no hay muchedumbres, no habrá estampidas).

Enlace Permanente

Por ahora hay 6 comentarios





Este blog -sorpresas te da la vida- recibió el premio Blasillo de Huesca 2006 al ingenio español en Internet

Y como no hay uno sin dos, fue galardonado poco después con el Premio 20 Blogs 2006 al mejor blog expatriado

Y agárrate bien a la silla, porque más de un lustro después, llegó el Premio BOBs 2012 al mejor blog en español




Archivos
Diciembre 2016 
Noviembre 2016 
Octubre 2016 
Septiembre 2016 
Agosto 2016 
Julio 2016 
Junio 2016 
Mayo 2016 
Abril 2016 
Marzo 2016 
Febrero 2016 
Enero 2016 
Diciembre 2015 
Noviembre 2015 
Octubre 2015 
Septiembre 2015 
Agosto 2015 
Julio 2015 
Junio 2015 
Mayo 2015 
Abril 2015 
Marzo 2015 
Febrero 2015 
Enero 2015 
Diciembre 2014 
Noviembre 2014 
Octubre 2014 
Septiembre 2014 
Agosto 2014 
Julio 2014 
Junio 2014 
Mayo 2014 
Abril 2014 
Marzo 2014 
Febrero 2014 
Enero 2014 
Diciembre 2013 
Noviembre 2013 
Octubre 2013 
Septiembre 2013 
Agosto 2013 
Julio 2013 
Junio 2013 
Mayo 2013 
Abril 2013 
Marzo 2013 
Febrero 2013 
Enero 2013 
Diciembre 2012 
Noviembre 2012 
Octubre 2012 
Septiembre 2012 
Agosto 2012 
Julio 2012 
Junio 2012 
Mayo 2012 
Abril 2012 
Marzo 2012 
Febrero 2012 
Enero 2012 
Diciembre 2011 
Noviembre 2011 
Octubre 2011 
Septiembre 2011 
Agosto 2011 
Julio 2011 
Junio 2011 
Mayo 2011 
Abril 2011 
Marzo 2011 
Febrero 2011 
Enero 2011 
Diciembre 2010 
Noviembre 2010 
Octubre 2010 
Septiembre 2010 
Agosto 2010 
Julio 2010 
Junio 2010 
Mayo 2010 
Abril 2010 
Marzo 2010 
Febrero 2010 
Enero 2010 
Diciembre 2009 
Noviembre 2009 
Octubre 2009 
Septiembre 2009 
Agosto 2009 
Julio 2009 
Junio 2009 
Mayo 2009 
Abril 2009 
Marzo 2009 
Febrero 2009 
Enero 2009 
Diciembre 2008 
Noviembre 2008 
Octubre 2008 
Septiembre 2008 
Agosto 2008 
Julio 2008 
Junio 2008 
Mayo 2008 
Abril 2008 
Marzo 2008 
Febrero 2008 
Enero 2008 
Diciembre 2007 
Noviembre 2007 
Octubre 2007 
Septiembre 2007 
Agosto 2007 
Julio 2007 
Junio 2007 
Mayo 2007 
Abril 2007 
Marzo 2007 
Febrero 2007 
Enero 2007 
Diciembre 2006 
Noviembre 2006 
Octubre 2006 
Septiembre 2006 
Agosto 2006 
Julio 2006 
Junio 2006 
Mayo 2006 
Abril 2006 
Marzo 2006 
Febrero 2006 
Enero 2006 
Diciembre 2005 
Noviembre 2005 
Sicilia 1947 

 

Blog alojado en ZoomBlog.com

Creative Commons License
Los textos de este blog están bajo una licencia de Creative Commons.

Si eres el autor de alguna de las fotos colocadas en el blog
y no deseas que sea usada aquí,
notifícamelo y la retiraré