chinochano
            El mundo chino al alcance de tu chano


Inicio


En toda la web
En Chinochano

Chinochanadas
en Feisbuk
y en Twitter




Estos posts
te pueden servir
Estudiar mandarín en China 

Encontrar trabajo en China 

Hacer negocios en China 

Buscar piso
en China
 

Encontrar hispanos en China 

Tu nombre
en chino
 

Preparar el viaje
a China
 

Clima en China 

Llamar por teléfono desde China 

Ver TV china
en español
 

Libros sobre China 

Las mejores pelis chinas 

Chino mandarín
en tu ordenador
 

Hoteles en Pekín 

Restaurantes
en Pekín
 

Bares en Pekín 


Y si quieres ahondar
en un tema, aquí tienes posts sobre...
01. Música china
o sobre China


02. Cine y TV
en China


03. Arte y literatura de China

04. Historia
de China


05. Idioma chino

06. Comer y beber en China

07. Viajes por China y alrededores

08. Política y actualidad en China

09. Vida cotidiana en China

10. Nombres y apellidos chinos

11. Pekín,
esa ciudad


12. Shanghai,
esa ciudad


13. Hong Kong y Cantón, esas ciudades

14. Tíbet y Xinjiang

15. Taiwán

16. India, el otro gigante asiático

17. Japón y Corea

18. Sureste asiático

19. Fútbol chino

20. Otros deportes en China

21. Bellezas chinas

22. Amor y sexo
en China


23. China en mapas

24. Juegos
para los lectores


25. Consultorio
para los lectores


26. Asuntos personales

27. Cosas inclasificables

 


Noviembre del 2015


Demuestra tu chinochanía
y gana una Xiaomi

27 de Noviembre, 2015, 0:01


Para terminar los fastos por el décimo aniversario de este blog, nada mejor que hacerlo con uno de los clásicos concursos que convoco a veces. En esta ocasión, y ya que la bitácora está nostálgica y festiva, os invito a que me demostréis que sois fieles lectores de Chinochano respondiendo correctamente a un cuestionario sobre el blog en sí, que os voy a poner a continuación.

Como en anteriores ocasiones, el ganador será el primero que acierte correctamente todas las respuestas, y si nadie lo logra, el premiado será quien tenga más aciertos y los mande más rápido. Para evitar que las primeras respuestas den pistas a los que las manden después, los comentarios del blog van a estar moderados en los próximos días, hasta que aparezca un claro ganador.

Al ser el décimo aniversario del blog, esta vez tiro la casa por la ventana y el premio para el ganador va a ser alta tecnología china: nada más y nada menos que una pulsera inteligente de la marca Xiaomi.


Y del color que me diga el ganador (siempre que lo tengan en la tienda)


Vale, podría haberme estirado más y regalar un móvil, pero es que os lo tienen que configurar en la tienda y esas cosas... nada nada, mejor la pulsera.

El premio justifica ser un poco más estricto en este concurso que en los anteriores, así que esta vez es totalmente necesario que en este concurso enviéis las respuestas en forma de comentario a esta misma entrada del blog: no valdrán las que me mandéis a otras entradas, o por correo electrónico (os avisaría de ello si así lo hicierais, pero igual tardo un poco y perderéis un tiempo que podría dar ventaja a vuestros rivales).

Bueno, prepárense todos que aquí llega el


GRAN CUESTIONARIO CHINOCHÁNICO

1- ¿Cuál es el post con más comentarios del blog? (Con su título o su fecha de publicación me vale).

2- A día de hoy (29 de noviembre de 2015), ¿cuál es la categoría del blog con más posts? ¿Y cuál es la que menos? (Las categorías están en la columna izquierda, cada una tiene un número).

3- ¿Cuál es la ciudad más bella de China, según determinaron los lectores del blog mediante una democrática encuesta?

4- ¿Qué canción versioneé en la Gran Muralla china para agradeceros el voto en una competición de blogs?

5- Y siguiendo en lo musical, ¿Cuál fue la primera canción que versioneé en el blog, con música, letra y vídeo alternativos?

6- ¿Qué representa este mapa, publicado en un post de 2010? (los datos han podido variar en los siguientes años).


7- En muchos resúmenes del año he usado letras pertenecientes a famosas marcas. Dime a qué marcas pertenecían la letra C, la H, la I, la N y la O.

8- ¿En qué post publiqué esta imagen? (Una de mis favoritas, por cierto). (Con su título o su fecha de publicación me vale).



9- ¿Cómo se llama mi perra, protagonista de muchos posts en Chinochano? (Si nadie responde correctamente esta pregunta declaro desierto el premio, aviso).

10- Casi todas las entradas de este blog tienen puesta como hora de publicación (la que sale al lado de la fecha, debajo del título) las 0:01 horas. Hay sin embargo al menos dos excepciones, que yo recuerde. Encuéntrame al menos una de ellas (alguna pregunta anterior te puede dar pistas).

11- Cada Año Nuevo chino lo celebro con una entrada en la que aparecen animales famosos: dime al menos dos perros, dos dragones, dos caballos y dos serpientes que hayan aparecido en esos posts festivos.

12- Hace unos días publiqué un post en el que os mostré muchas cosas que tengo guardadas en una caja de recuerdos. No me di cuenta entonces, pero en ese post hay un objeto que ya os había mostrado antes, en otra entrada de hace más de ocho años en la que os mostré otro montón de souvenirs. ¿Cuál es ese objeto?

13- A los pocos días de empezar este blog, se topó con la censura (aunque no por Chinochano en sí, sino porque el servidor de blogs que usaba entonces fue bloqueado en China). ¿Qué servidor de blogs era aquel con el que empecé, pero que tuve que cambiar apenas una semana después?

14- En un post os conté que me quejé a una organización internacional por algo que ocurría en China (incluso os puse la carta). ¿Qué organización era ésta?

15- "El presidente Jinping pide en Chongqing, la ciudad más grande del mundo, situada junto a la Presa de las Tres Gargantas, también la mayor del mundo, que Vietnam deje de reclamar la soberanía sobre las islas Paracelso". Si un periodista en español publicara esto un día seguramente me provocaría un infarto fulminante, a la luz de lo que he comentado en varios posts. ¿Por qué?

16- Y la última y no por ello menos importante, ¿Por qué no podría un primo de Chinochano casarse con la hermana de la madre de la cuñada del abuelo de la hija del primo de su viuda?


ACTUALIZACIÓN (6/12/2015): El concurso se cierra con un justo ganador: Adrián Martínez Martínez, que en realidad ha sido el único participante. ¡Enhorabuena Adrián, y gracias por no permitir que este juego quedara desierto! Tu pulsera Xiaomi ya está en mi casa y te la enviaré en cuanto nos pongamos de acuerdo sobre cómo hacerlo.

Enlace Permanente

Por ahora hay 8 comentarios


10 cosas que quizá no sabes
sobre los 10 años de Chinochano

24 de Noviembre, 2015, 0:01

El que avisa no es traidor: ya os advertí en el post anterior que el décimo aniversario de este blog no se iba a ventilar tranquilamente con sólo una entrada (por larga que fuera, y mira que lo fue).

En este nuevo post seguiré las celebraciones intentando desvelar algunos "secretos" de Chinochano. Lo voy a hacer con el formato "10 cosas que quizá no sabes" que tanto gustó en los posts de Tiananmen, Taiwán y Tapón, perdón, Japón, aunque esta vez he de admitir que si sois lectores de este blog desde hace largo tiempo seguramente sí que sabréis muchas de las cosas que voy a contar. Pero en fin, vamos allá, a ver qué pasa:


1- El blog se bautizó "Chinochano" en honor a mis orígenes aragoneses

En los territorios de la antaño Corona de Aragón (Aragón, Cataluña, Valencia, Baleares) no hace falta explicar qué significa el nombre de este blog, pero seguramente fuera de ellos sí. "Chinochano", que a veces se escribe en femenino ("chinachana"), separado ("chino chano", "china chana") o con X en catalán ("xinoxano") es una expresión muy usada del Moncayo hacia el este y que significa "poco a poco". No os creáis que pensé mucho a la hora de bautizar, pero pasado el tiempo me ha parecido un nombre muy bien traído por tener un poco de chino, un poco de aragonés y un poco de paciente (hacer las cosas poco a poco), algo muy necesario para intentar acercarse a la felina y escurridiza identidad china.


Respecto al logo,
solo decir que Carolina Herrera
no me lo patrocina



2- El post más complicado de publicar fue dictado por teléfono desde Pekín a Huesca

Un año después de que comenzara a escribir el blog, llegó una de sus más duras pruebas: en las Navidades de 2006 hubo un terremoto en aguas del Mar de China Oriental que en tierra no hizo afortunadamente nada pero en el mar rompió el principal cable submarino de fibra óptica por el que el internet de China se enlazaba con el resto del mundo. A consecuencia de ello, estuvimos varios días prácticamente sin internet y yo me mesaba los cabellos pensando en que iba a estar un tiempo sin poder contar nada (en aquella época me obligaba a mí mismo a hacer un post diario). Así que llamé como buenamente pude (el teléfono también iba fatal esos días) a mi familia en Huesca, se puso mi sobrino Lucas, le expliqué cómo entrar en la parte de edición del blog, y le dicté unas líneas (días después, con todo restablecido, le añadí la foto que ahora lo ilustra). Es una de las entradas más cortas de la historia del blog, pero también una de las que más sangre, sudor y lágrimas costó hacer.




3- Conozco personalmente a algunos de mis más indómitos trolls

Algunos veteranos lectores se acordarán de Melmoth, que allá por los años 2007 y 2008, más o menos, escribía corrosivos comentarios contra el blog, contra su autor o incluso contra los otros comentaristas. Pues bien, pasado este tiempo creo que ya no hace falta esconder que Melmoth -que dejó fans, todo sea dicho- se sentaba frente a mí en la oficina y de vez en cuando, en las horas muertas, me decía: "voy a animar tu blog" y escribía su trolleo, a veces incluso avisándome de lo que iba a poner por adelantado. También es digno de mencionar aquí al autor de Chinitis, un blog conocido por ser martillo de China y de los chinos: no es que él personalmente haya comentado duramente aquí en este blog, pero me dedicó una de sus ácidas críticas en el suyo, lo que motivó mi réplica, y algunos de sus seguidores -según él me prometía eran gente ajena a él- sí que me dieron alguna que otra paliza dialéctica en varios posts (por ejemplo, en éste, como veréis en su primer comentario). Al autor de Chinitis también lo conozco personalmente, pues quedé con él en Pekín para reducir esas polémicas, y he de decir que me cayó bastante bien en persona, pese a mi desacuerdo con muchas de las líneas que escribe. Irónicamente, en la quedada él dijo cosas positivas de China y yo negativas, para que veáis que en el fondo nos construimos personajes.


Tengo una foto de los autores de Chinochano y Chinitis de birras,
pero como estoy de viaje os pongo esta otra que la simboliza igual



4- La primera comentarista de este blog fue hnh, un personaje legendario


Mi primer post el 21 de noviembre de 2005, y muchos posteriores no tuvieron ningún comentario (ahora sí veréis alguno en ese post, pero se escribieron mucho después). Sin embargo, en el segundo post, el 22 de noviembre, publicó el primer comentario de este blog hnh, autora a su vez de la bitácora "Mi vida en Taiwán", que desgraciadamente ya no puede visitarse porque se cerró el servidor que lo alojaba. Hnh -el nombre no lo pongo por si acaso ella no quiere demasiada publicidad, aunque su historia está en algún que otro sitio de internet- es una mujer asturiana que a principios de los 80 se enamoró de un marinero taiwanés cuyo barco había atracado en Gijón, se "fugó" con él y vivió largo tiempo en Taiwán, sin conocer al principio el idioma, en una islita de pescadores y en una época sin internet o sin Starbucks por todas partes para cuando se tuviera morriña de Occidente. Su historia sería digna de una segunda parte de "El tiempo entre costuras"... y además ella también era modista en sus años mozos... Hnh -que seguramente hizo aquel primer comentario porque en los primeros días de Chinochano yo era muy pesado y publicitaba este blog en otros como el suyo- sigue comentando por aquí, lo hizo en el anterior post, y algún día sería fenómeno leer un libro con sus aventuras.




5- Sólo he servido de fuente a la prensa convencional una vez, en el "famoso" caso de la asesina de gatos


Fue en marzo de 2003, una época que todo el planeta recuerda muy convulsa porque una joven china decidió publicar vídeos en los que mataba gatos. Así de asqueroso, pero este blog decidió venderse al amarillismo y comentar el caso. El resultado: poco después, la web de diario El Mundo me enlazaba como si fuera yo un medio de información (aunque sin explicar mucho lo que era yo, para que no se viera que era un simple blog). Una aclaración: la noticia aparece firmada por la Agencia Efe, donde trabajo yo (seguramente la escribí yo, que soy dado a los temas rarunos) pero las líneas finales donde se enlaza a Chinochano, por supuesto, no son mías, sino un añadido de la web de El Mundo (añadido que agradezco, por qué no decirlo). Ya que estamos, recordaré que he sido portada de Menéame, el agregador de noticias y curiosidades más popular en español, en únicamente dos ocasiones: en un post sobre la III Guerra Mundial ganada por China y en otro muy reciente sobre la corrupción chino-española.



6- Marianico el Corto me boicoteó


Lo digo en broma, que conste, pero merece la pena recordar la historia: en febrero de 2007 recibí el premio Blasillo, que concede el Congreso de Periodismo Digital que se celebra en mi Huesca natal. Con tal motivo, se me entrevistó en varios medios de mi provincia y también alguno de todo Aragón, y en tal contexto se me ofreció aparecer en un magazine matinal de Aragón Televisión que se llama "Sin ir más lejos". A Zaragoza que me fui para hablar del blog a la Ana Rosa Quintana aragonesa -de cuyo nombre no quiero acordarme- y cuando estaba en el plató en directo, llegó Marianico el Corto vestido de chino, empezó a alborotar a los que había en las gradas y a la presentadora, y ya no me quedó mucho tiempo para que yo pudiera decir nada. Algunos matices conviene poner en esta historia: el primero, que Marianico me avisó de antemano que iba a hacer eso y yo le di mi permiso (aunque sin saber que con ello no me iba a dar mucho tiempo de hablar de nada), que yo estaba muy nervioso y Marianico seguramente me "salvó" de pasarlo mal, y que Aragón Televisión poco después compensó algo y me sacó en "Aragoneses por el Mundo", como me recuerdan con frecuencia muchos de los espectadores que han visto ese programa -los repiten mucho, sí- en mi tierra.




7- Por culpa de uno de mis posts tuve que mandar a España unos calzoncillos

En diciembre de 2006 escribí sobre un tema sobre el que sigue habiendo menos bibliografía de la que el tema merecería: los calzoncillos largos, ampliamente usados por todos los que viven en la parte fría de China (y yo el primero). Uno de los comentaristas comentó que a él en España le costaba muchísimo encontrar esta prenda, que a él también le parecía indispensable. Más tarde, la conversación siguió por correo electrónico, y tanta me debió parecer la necesidad del comentarista que accedí a enviarle completamente gratis -no me lo toméis como precedente- unos calzoncillos largos. Espero que fueran de su talla y que le ayudaran a pasar más de un invierno, que son una prenda de muy larga duración.




8- Hubo una época en la que hice posts en cadena, como de fábrica


En verano, cuando me voy de vacaciones (sobre todo en España) confieso que mis ganas de escribir aquí son entre cero y nada. Ese problema lo he solventado de varias formas: algunos veranos hice una especie de consultorio fácil de escribir que tuvo bastante éxito, otras veces puse sólo fotos como si fuera un Instagram... incluso ha habido veranos en los que puse sólo un post cada 15 días o así, vamos, que casi cerré por vacaciones. Sin embargo, en los primeros años, mi estrategia era la siguiente: un fin de semana previo a las vacaciones me ponía a escribir a toda máquina posts (unos 10 o 15 en escasas horas) y así los guardaba para las semanas de asueto. Curiosamente, los lectores os dabais cuenta de ello, y esos posts los comentabais muy poco y tenían menos visitas. Si es que el lector inteligente quiere calidad, y no que se la den con queso.




9- No me he comido una rosca con el blog... o bueno, igual sí, indirectamente

Creo que no os descubro América si os "revelo" que ser bloguero no tiene nada de glamouroso, es más, debe ser algo a esconder en los primeros momentos de una relación. Por tanto, ya os podéis imaginar que con Chinochano no he aumentado mi ya de por sí exigua lista de conquistas amorosas. Aunque bueno, una de las chicas con las que salí en años pasados -de forma muy inestable, no nos consideramos nunca novios- me la presentó un amigo que me conoció al leer este blog, así que, si nos ponemos filosóficos, sin blog posiblemente no hubiera conocido al amigo, y sin amigo no hubiera conocido a la chica. O eso creo... tenemos Diego Iván y yo en la sección de comentarios de otro post una agria discusión sobre realidades temporales alternativas que podría poner en duda estas teorías mías.



10- El post más caro que he escrito es... éste

Muchos de los posts que he publicado en el blog los he escrito en cibercafés de China y otros países, cuando estaba de viaje y no tenía el ordenador a mano. Con ello, he visitado algunos de los cibercafés más sórdidos que os podéis imaginar, con todo el mundo fumando, las teclas grises de la ceniza y una oscuridad tal que me tenía prácticamente que imaginar el teclado y casi también la pantalla. En los últimos tiempos, con el auge de la wifi, ya no ha hecho falta esto, porque ahora en los viajes me llevo un portátil y con él desde las habitaciones de hotel o en cafeterías os dejo mis versos. Sin embargo, en este viaje actual, que transcurre por Filipinas, no sé por qué razón he decidido dejarme el portátil, y ahora mismo estoy en un cibercafé como en los viejos tiempos. Pero claro, ahora con el auge de wifis y portátiles estos sitios compiten ofreciendo pantallas gigantes y velocidades ultrarrapidas... Eso se traduce en que son más caros que antes. ¿Resultado? Que lo que os he escrito ne va a costar 10 eurazos. Si esto no es vocación, que baje Buda y lo vea.

 
Esto voy a tener que pagar

Enlace Permanente

Por ahora hay 10 comentarios


La década chinochanosa

21 de Noviembre, 2015, 0:01


¡Este blog cumple hoy 10 años! Un 21 de noviembre de 2005 me puse a escribirlo para pasar los ratos tontos, y una década después, que se dice pronto, sigo con él, en el mismo lugar, Pekín (aunque hoy estoy en Zhuhai, cerca de Macao, porque el gran aniversario me ha pillado de viaje).

Ante todo, gracias a vosotros, lectores, por seguir al otro lado, leyendo, comentando y debatiendo, para que Chinochano siga teniendo razón de ser. El blog, junto a otras muchas cosas pero también él, es una de las razones que siguen motivándome a vivir en un lugar lejano y a veces complicado como es China, principal tema de los 1.597 posts y 21.379 comentarios hasta ahora aparecidos. Como hoy no estoy en Pekín, no puedo mirar las visitas totales que llevo por ahora, pero la última vez que miré, hace unos meses, creo que rondaban los dos millones. No está mal para un chaval de Huesca perdido por los pequines desde que empezara este ya bastante avanzado siglo...

Diez años de blog creo que se merecen más que en cumpleaños anteriores, en los que aproveché simplemente la efeméride para hacer un balance de lo escrito en los anteriores 12 meses. En esta ocasión, creo que voy a dedicar varios posts a los 10 años de vida de Chinochano (aunque como voy a estar de viaje, no sé si podrán ser escritos en breve o tardaré un poco).

En esta entrada, voy a hacer como hacía Chicho Ibáñez Serrador cada vez que clausuraba "para siempre" el Un Dos Tres (al año siguiente volvía a emitirlo) y voy a sacar una caja de recuerdos que tengo llena de polvo en mi piso de Pekín. Vamos a ver qué tiene dentro: ello me ayudará a hacer memoria sobre cosas ocurridas en estos 10 últimos años, y bueno, de algún acontecimiento anterior, porque mi vida en China y mi década escribiendo sobre ella aquí se han convertido ya casi en dos cosas casi equivalentes. En fin, veamos que nos depara el baúl de los recuerdos:

Para empezar, mi carnet de estudiante de la Universidad de Lengua y Cultura de Pekín, a la que asistí entre 2004 y 2005. Fue en esa época cuando los blogs comenzaron a ponerse de moda, y cuando yo decidí empezar el mío, por probar a ver.


Una bandera de China, bien plegadita, que sólo he sacado a la calle en una ocasión: en 2004, cuando fui a ver el partido de inauguración de la Copa de Asia, entre China y Bahrein.


Un marcapáginas del Octavo Congreso de Periodismo Digital, donde este blog fue premiado con el Blasillo, un galardón que sin duda ayudó a que este blog se diera a conocer y yo disfrutara de unos años de algo parecido a la fama (menos intensamente que ser perseguido por paparazzis, afortunadamente, pero con entrevistas, gente que me paraba por la calle para felicitarme por el blog y cosas así que ya se pasaron bastante).


Cuatro postales de Ho Chi Minh, compradas en mi primer viaje por el sureste asiático, en 2004. Fue antes de empezar el blog, pero a veces esta bitácora ha sido precisamente eso, un cuaderno de viajes, y los países al sur de China (Tailandia, Filipinas, Indonesia, Vietnam, Malasia, etc) han sido importantes protagonistas de muchos posts.


Una hoja de plástico tirada desde el aire en la clausura de los Juegos Paralímpicos de Pekín 2008: simbolizó el fin de dos meses de gran intensidad en la ciudad pequinesa. Así sola la hoja no os dirá mucho, pero pensad que se lanzaron millares de ellas a la vez, en plan confetti, y el resultado era espectacular.


Resultados de una jornada del torneo de ping pong que disputábamos los periodistas españoles los fines de semana circa. 2010. No diré a quién pertenecía cada apodo porque no viene al caso y violaría varias leyes contra la intimidad y el honor. Sólo diré que jugábamos casi todos los domingos por la mañana, a veces resacosos, y que jamás gané, aunque quedé finalista en dos ocasiones, de las que guardo precisamente los resultados (el que quedaba finalista debía escribir la crónica de la jornada).


Mi colección de fotos de matrículas de coches chinos, ¡antes de que llegara la foto digital! Ya sabréis muchos que colecciono de todo, y una de las cosas que me ha dado por recolectar son fotos de matrículas de las distintas provincias chinas. La colección, con ayuda de algunos lectores, ya se completó hace tiempo y fue inmortalizada en un post.


Acreditación para asistir al desfile militar por el 60 aniversario de la fundación de China, en 2009: al de este año 2015 no pude asistir, porque Xi Jinping me tiene manía, pero su antecesor Hu Jintao, al que Xi ha hecho bueno, sí dejó ir a muchos más periodistas a este desfile, que por cierto, fue muchísimo más chulo que el de 2015 porque no sólo fue militar, también tuvo parte festiva y civil. Ese día, eso sí, no me dio un soponcio por el agotamiento de puro milagro.


Sellos con todos los medallistas olímpicos de China en Pekín 2008: Coleccionar sellos de pequeño me sirvió como aperitivo de los viajes que haría de mayor, y aunque eso de la filatelia está ya más pasado de moda que el Zipi y Zape, a veces me da por adquirir cosas como ésta, cuando acabaron las Olimpiadas.


Una tostada japonesa: sé que por fuera parece un sobre de cromos, pero dentro hay una tostada que, teniendo en cuenta que viajé al bello archipiélago nipón hace siete años, es mejor que no abra. Aquel viaje inspiró también mas de un post en este blog, a veces para defender la idea de que chinos y japoneses son más parecidos de lo que ellos creen.


Pasaporte de la Expo 2010: probablemente, la vez que más he agradecido en China ser periodista fue en mi visita a la Expo de Shanghai, donde gracias a tener acreditación pude entrar en prácticamente todos los pabellones saltándome hasta seis horas de cola que había en algunos y casi completar la "hazaña" de tener el pasaporte de la Expo estampado con todos los sellos de todos los pabellones del mundo. También debo tener por mi casa de Huesca, quién sabe dónde, el de la Expo 92, sería gracioso compararlos algún día.


Entrada del primer concierto de Bob Dylan en China, en 2011. No cantó ninguno de sus clásicos, cosa que según dicen es muy típica en él, pero bueno, ya puedo decir que he estado junto al escenario de una leyenda de la música, y eso es raro en alguien que como yo ha ido a tan pocos conciertos.


Un flyer del Buzhidao, el mítico bar de mi amigo Pepe: escondido en un casi desconocido hutong de Pekín, el Pepe abrió un bar. Mítico no sólo por grande, sino porque está casi envuelto en las brumas de la leyenda: ¿Cuándo abría, qué horario tenía, era un bar o no? ¿Existió Pepe? Nadie sabe con certeza las respuestas a estas preguntas, pero lo pasamos bien en las fiestas que acogió.


Acreditación para unas conversaciones chino-estadounidenses, con Hillary Clinton encabezando la delegación china. Fue durante esas conversaciones cuando ocurrió el affaire Chen Guangcheng, el abogado ciego que se refugió en la embajada estadounidense. Quizá por ello homenajeé a Chen poniéndome esas gafas de sol (no penséis que es una broma de mal gusto, en aquellas semanas para mostrar solidaridad con Chen todo el mundo se ponía gafas de sol en las redes sociales).


Pulserilla de amor de una de mis exnovias. Las relaciones con pareja china han sido siempre complicadas para mí y para muchos extranjeros, pero conservo más de un buen recuerdo de ellas, y souvenirs como éste.


Esto es un gráfico que me hizo una chica que acampaba el año pasado en Hong Kong para pedir democracia. Ella me explicaba con dibujitos que ellos eran los lazos amarillos, "peaceful", y que llegaban los antiprotestas, que llevaban un lazo azul, para intentar echarlos. Abajo sale un policía haciendo la vista gorda, con los ojos cerrados.


Catálogo de fotos en China de nuestro excompañero en Efe Juan Serrano, que murió asesinado en su Ecuador natal. La exposición de esas fotos en el Museo del Milenio de Pekín fue uno de los acontecimientos más cargados de emoción que recuerdo.


Otro recuerdo del viaje de 2004 por el sureste asiático, quizá el mejor viaje que he hecho: un pase de tres días para visitar los templos camboyanos de Angkor.

Tarjetas de visita de negocios del pueblo donde nació Mao Zedong, Shaoshan. Casualidad o no, casi todos los propietarios de esos negocios se apellidaban Mao, como su fallecido "primo", el Gran Timonel.


Otro pase de prensa, esta vez el del primer Open de China de tenis que cubrí, en 2004. En aquel entonces jugaban Moyà, Juan Carlos Ferrero o hasta Arantxa Sánchez Vicario, a los que entrevisté. No lo cubro todos los años, pero sí me tocó otra vez este año, y esta vez tocó entrevistar a David Ferrer o a Garbiñe Muguruza.


Ticket para el tren más rápido del mundo, el maglev de Shanghai, en el que viajé poco después de su inauguración.

Acreditación para asistir a un congreso de Estomatología: ésta la guardo porque me hace gracia, ya que en realidad lo que yo fui a cubrir era un congreso de dibujantes de cómic que se celebraba en el mismo hotel, al que asistía el gran Mordillo. Pero vi que el congreso de estomatólogos tenía mejor comida, así que me hice el pase de prensa de esas conferencias de al lado, con todo mi morro.


Mascarilla que nos dieron los soldados durante la cobertura del terremoto de 2008. Fue uno de los momentos más duros de cubrir de mis años en China, y de él guardo tristes recuerdos, pero también alguno bueno. En los posts de aquellos días puse un crespón negro.


Entrada para cubrir la ceremonia de Miss Mundo en Mongolia Interior, en 2012. Aquella edición se celebró en Mongolia Interior, en una de esas ciudades fantasma similares a Seseña, y de aquella cobertura recuerdo que me colé sin querer -sin querer, lo juro- en el vestuario de las misses, viendo a varias de ellas en pelota picada. No tengo fotos para probarlo, ni las publicaría.


El pecho de mi camiseta preferida. Me la compré en Bangkok, creo que en el viaje que hice allí en 2005, y desde entonces la llevé durante años y años. Aunque llegó un momento en que sólo servía para trapos, me quedé este trozo para recordarla.


Un shuriken de mi viaje a Japón. No sé cómo superó la aduana china, pero aquí lo tengo.


Tarjeta de viajero en el crucero por las Tres Gargantas. Lo hice en el invierno de 2013, y os escribí algún post que otro sobre él.


Noticia sobre una rueda de prensa del Banco Mundial en la que salió un espontáneo a gritar contra la institución financiera. Yo salgo al fondo en la foto, con cara de sorpresa, y también me hicieron alguna foto o vídeo en la que intento que el espontáneo me dé uno de los folletos críticos que estaba intentando repartir (en las fotos parece que se los esté quitando, pero prometo que no fue así, estoy a muerte con los antisistema financiero).


Otra entrada de otro concierto mítico, el primero que dio Julio Iglesias en China, hace dos años. Desafinó como nunca, pero fue el gran Julio de toda la vida, intentando ligar con todas las coristas, divertidísmo.


Medalla de la media maratón de la Gran Muralla, obtenida en este año en el que tanto me ha dado por el running.


La única entrevista que guardo de todas las que he hecho, y para colmo en casette, es la que hice al gran hispanista chino Dong Yansheng, traductor del Quijote. Su tono cervantino fue, es y será fascinante, recuerdo esa entrevista como la mejor (no la mejor hecha por mí, sino escuchada por mí).


Una apuesta que hice con mi colega Jorge, en una noche de borracheras y discusiones, en la que creo entender en el papel escrito por él que si China llega a los niveles de renta per cápita de España en una década recibiré 20.000 dólares. A ver si hay suerte.


Posavasos del Gran Palacio del Pueblo y de la Casa Blanca. El de la Casa Blanca no sé dónde lo conseguí, porque no he estado en ella, aunque a lo mejor es un flyer, quién sabe.


Otro recuerdo de exnovia china, esta vez una postal que me mandaba desde España mientras yo estaba en China y en la que me dice "qué pasa Neng", que era la moda de entonces. Que se adaptó muy bien a España, vamos.


Una "tarjeta de visita" que me dio un joven monje budista en Luang Prabang, Laos.


Entrada para la Taipei 101, durante un tiempo el rascacielos más alto del mundo, aunque ya no.

Lo que me predijo un monje en un templo de Kioto.


Aunque muchos de mis viajes fueron por Asia, también he estado en algunos otros sitios en los últimos años, por ejemplo en Egipto, donde me hice con esta colección de entradas a museos y pirámides en 2009, antes de las revueltas. No sé si tendré tantas como Bisbal, pero ahí las guardo.


Una hoja del Quijote que tiene la particularidad de ser comestible, como prueba el mordisco de la esquina. La elaboró, junto al resto del libro, un cocinero español muy gracioso que nos repartió luego las hojas para que las catáramos. Años después regresó a Pekín, le dije que guardaba la hoja y me dijo que no se me ocurriera comérmela, que me podría dar algo pasado tanto tiempo.


Acreditación de los recientes Mundiales de Atletismo.


Caramelos comprados en Albuquerque, la tierra de Breaking Bad. Os recordarán a las drogas que se hacían en la serie, y de hecho los productores de ésta encargaban a esa tienda que se los fabricaran y dejaran para usarlos de atrezzo.


Denuncia ante la policía de Bangkok por un dinerillo que me robaron en uno de los viajes, para recordar que el sureste asiático no es siempre un paraíso.


Entrada a la Gran Muralla, tópica pero necesaria.


Chaleco de fotógrafo para cubrir algo, no recuerdo el qué, y que me quedé sin querer, pues normalmente se devuelven.


Auriculares del vuelo de Air Europa directo entre Pekín y Madrid, los guardo como recuerdos de aquella época lejana en la que se podía volar entre China y España sin escalas. En realidad ahora también se puede, con Air China, pero para pagar este billete hay que vender tu riñon y el esófago, así que de momento no he podido probarlo.


Uno de mis primeros "souvenirs" en China, del año 2001. En aquel tiempo entré en una peluquería y la chica que estaba allí, no tengo ni idea de por qué, se había cortado las venas (estaba con un chico, llorando). Con el mismo nivel de chino que tendrá actualmente Sergio Ramos, conseguí buscar ayuda en la calle, encontrar un hospital cercano y decirles que llevaran una ambulancia a esa peluquería. Este papel lo llevé días después, preguntando en él si la chica estaba bien, aunque las respuestas fueron algo parcas y siempre me quedé con la duda.


Tarjeta de "experto", que tuve en los años 2001 y 2002, los primeros que pasé en China, cuando era corrector en la agencia Xinhua. En China se llama "experto extranjero" a cualquiera que trabaje para sus empresas estatales. Aunque mi nivel de experiencia entonces fuera nulo, vamos.


Esta tarjeta me la hizo parte de la familia poco antes de partir por primera vez hacia China, en 2001, y aún la guardo, claro que sí. El dibujo es de mi sobrino, que al final ha estado también por estos lares.


Prospecto de una de las primeras medicinas tradicionales chinas que tomé, y que me dejó muy impresionado porque en él se decía -y no era una errata- que tenía que tomarme 56 píldoras de la caja dos veces al día. Lo hice, y me curé sin sufrir secuelas.


Por último, esta carta de la única vez en la que la Embajada de España, que yo recuerde, nos ha convocado a todos los ciudadanos españoles en Pekín: fue en 2003, cuando el pánico por el SARS.  Un pánico que nos aumentó al asistir a la convocatoria, porque nos habló en ella un médico español que en lugar de tranquilizarnos nos alarmó mucho más.





Tantos recuerdos... Algunos están en una caja, que espero seguir llenando de cosas en los próximos años y décadas, y otros en este blog, que escribiré hasta que mis dedos sangren, como decían los Tahúres Zurdos. ¡Gracias a todos de nuevo!


Enlace Permanente

Por ahora hay 20 comentarios


Artículos anteriores en Noviembre del 2015




Este blog -sorpresas te da la vida- recibió el premio Blasillo de Huesca 2006 al ingenio español en Internet

Y como no hay uno sin dos, fue galardonado poco después con el Premio 20 Blogs 2006 al mejor blog expatriado

Y agárrate bien a la silla, porque más de un lustro después, llegó el Premio BOBs 2012 al mejor blog en español




Archivos
Diciembre 2016 
Noviembre 2016 
Octubre 2016 
Septiembre 2016 
Agosto 2016 
Julio 2016 
Junio 2016 
Mayo 2016 
Abril 2016 
Marzo 2016 
Febrero 2016 
Enero 2016 
Diciembre 2015 
Noviembre 2015 
Octubre 2015 
Septiembre 2015 
Agosto 2015 
Julio 2015 
Junio 2015 
Mayo 2015 
Abril 2015 
Marzo 2015 
Febrero 2015 
Enero 2015 
Diciembre 2014 
Noviembre 2014 
Octubre 2014 
Septiembre 2014 
Agosto 2014 
Julio 2014 
Junio 2014 
Mayo 2014 
Abril 2014 
Marzo 2014 
Febrero 2014 
Enero 2014 
Diciembre 2013 
Noviembre 2013 
Octubre 2013 
Septiembre 2013 
Agosto 2013 
Julio 2013 
Junio 2013 
Mayo 2013 
Abril 2013 
Marzo 2013 
Febrero 2013 
Enero 2013 
Diciembre 2012 
Noviembre 2012 
Octubre 2012 
Septiembre 2012 
Agosto 2012 
Julio 2012 
Junio 2012 
Mayo 2012 
Abril 2012 
Marzo 2012 
Febrero 2012 
Enero 2012 
Diciembre 2011 
Noviembre 2011 
Octubre 2011 
Septiembre 2011 
Agosto 2011 
Julio 2011 
Junio 2011 
Mayo 2011 
Abril 2011 
Marzo 2011 
Febrero 2011 
Enero 2011 
Diciembre 2010 
Noviembre 2010 
Octubre 2010 
Septiembre 2010 
Agosto 2010 
Julio 2010 
Junio 2010 
Mayo 2010 
Abril 2010 
Marzo 2010 
Febrero 2010 
Enero 2010 
Diciembre 2009 
Noviembre 2009 
Octubre 2009 
Septiembre 2009 
Agosto 2009 
Julio 2009 
Junio 2009 
Mayo 2009 
Abril 2009 
Marzo 2009 
Febrero 2009 
Enero 2009 
Diciembre 2008 
Noviembre 2008 
Octubre 2008 
Septiembre 2008 
Agosto 2008 
Julio 2008 
Junio 2008 
Mayo 2008 
Abril 2008 
Marzo 2008 
Febrero 2008 
Enero 2008 
Diciembre 2007 
Noviembre 2007 
Octubre 2007 
Septiembre 2007 
Agosto 2007 
Julio 2007 
Junio 2007 
Mayo 2007 
Abril 2007 
Marzo 2007 
Febrero 2007 
Enero 2007 
Diciembre 2006 
Noviembre 2006 
Octubre 2006 
Septiembre 2006 
Agosto 2006 
Julio 2006 
Junio 2006 
Mayo 2006 
Abril 2006 
Marzo 2006 
Febrero 2006 
Enero 2006 
Diciembre 2005 
Noviembre 2005 
Sicilia 1947 

 

Blog alojado en ZoomBlog.com

Creative Commons License
Los textos de este blog están bajo una licencia de Creative Commons.

Si eres el autor de alguna de las fotos colocadas en el blog
y no deseas que sea usada aquí,
notifícamelo y la retiraré