chinochano
            El mundo chino al alcance de tu chano


Inicio


En toda la web
En Chinochano

Chinochanadas
en Feisbuk
y en Twitter




Estos posts
te pueden servir
Estudiar mandarín en China 

Encontrar trabajo en China 

Hacer negocios en China 

Buscar piso
en China
 

Encontrar hispanos en China 

Tu nombre
en chino
 

Preparar el viaje
a China
 

Clima en China 

Llamar por teléfono desde China 

Ver TV china
en español
 

Libros sobre China 

Las mejores pelis chinas 

Chino mandarín
en tu ordenador
 

Hoteles en Pekín 

Restaurantes
en Pekín
 

Bares en Pekín 


Y si quieres ahondar
en un tema, aquí tienes posts sobre...
01. Música china
o sobre China


02. Cine y TV
en China


03. Arte y literatura de China

04. Historia
de China


05. Idioma chino

06. Comer y beber en China

07. Viajes por China y alrededores

08. Política y actualidad en China

09. Vida cotidiana en China

10. Nombres y apellidos chinos

11. Pekín,
esa ciudad


12. Shanghai,
esa ciudad


13. Hong Kong y Cantón, esas ciudades

14. Tíbet y Xinjiang

15. Taiwán

16. India, el otro gigante asiático

17. Japón y Corea

18. Sureste asiático

19. Fútbol chino

20. Otros deportes en China

21. Bellezas chinas

22. Amor y sexo
en China


23. China en mapas

24. Juegos
para los lectores


25. Consultorio
para los lectores


26. Asuntos personales

27. Cosas inclasificables

 


Enero del 2016


Juguemos algo al go

29 de Enero, 2016, 0:01

Hace ahora 20 años, en febrero de 1996, una célebre computadora, Deep Blue (desarrollada por un taiwanés, por cierto) hizo historia al ser la primera en derrotar a un campeón del mundo humano de ajedrez (Gary Kasparov). Aquella hazaña movió al mundo a filosofar: la máquina se estaba adelantando al hombre, era el principio del fin... La pesadilla de Terminator o de Matrix, con las máquinas dominando al ser humano, estaba por venir.

Kasparov, hay que recordarlo, se cabreó mucho con esta derrota
y dijo que no era verdad, que el computador estaba amañado y le ayudaban humanos
(es curioso que preferiera admitir que le ganaba un humano pero no una máquina)



Dos décadas después, no sé si las máquinas nos han vencido, cierto es que han dominado nuestro tiempo (como demuestro ahora mismo al escribir este blog), pero todavía tienen hazañas que superar, y ahora acaban de hacrer historia nuevamente al ser capaces de ganar por primera vez a campeones humanos en el juego del go, que según muchos entendidos es el deporte mental más complejo del mundo. Una computadora desarrollada por Google ha conseguido derrotar al campeón de Europa, el chino nacionalizado francés Fan Hui, y en marzo se enfrentará al campeón del mundo, el surcoreano Lee Sedol, para seguir batiendo marcas.


El go es un juego aparentemente simple, que se juega con piedrecitas blancas y negras todas ellas iguales, no con distintas características como las del ajedrez. Sin embargo, su aparente simplicidad a primera vista encierra, según dicen, una dificultad endiablada. El objetivo del juego es colocar cuantas más fichas de tu color puedas en un tablero de 19 x 19 posiciones, pero teniendo en cuenta que si tu oponente te rodea, pierdes las fichas que hayan quedado encerradas.




Hay alguna regla más, pero no muchas, es mucho más sencillo de aprender que el ajedrez, pero, por lo que dicen, mucho más difícil de dominar, porque las posibilidades de jugadas son muchísimo mayores (al parecer, los posibles movimientos en una partida de go suman un número mayor que el de átomos que contiene el universo). Es por esta gran complejidad que se pensaba hasta ahora que una computadora no podría procesar todas las posibilidades del go ni vencer jamás a un humano, y haber demostrado lo contrario se ha considerado una hazaña, tanto que ha merecido la portada de esta semana en la revista científica Nature.


El go es un juego nacido en China (donde lo llaman weiqi), aunque a Europa llegó desde Japón, por lo que su nombre internacional más conocido viene de su nombre en japonés, y muchas veces se cree que es un juego originario de esas islas. En China, no obstante, también es muy popular, algunos de los grandes campeones mundiales son de aquí, y en la televisión, sobre todo en los canales deportivos, hay programas que analizan durante horas partidas famosas y muestran estrategias posibles para los jugadores más avezados. El mejor jugador de todos los tiempos, para algunos, fue un japonés nacido en China, Go Geigen (que mira que es curioso llamarse igual que el juego, es como si el mejor maestro de ajedrez hubiera sido bautizado Ajedrez González).

No puedo decir que sepa mucho de go, es un juego que no acabo de entender porque imagino que requiere una inteligencia matemática y espacial superior a la mía, pero por lo visto la gran originalidad del juego, la que lo hace diferente a otros grandes juegos de la mente como el ajedrez, las damas o el backgammon, es que los jugadores están siempre en constante conflicto no sólo con el oponente, sino con sí mismos. Si te dedicas a poner tus piedras unas cerca de otras, éstas se defienden bien, van seguras, pero te quedas en una parte pequeña del tablero. Si pones una piedra en cada punta del tablero, quedan aisladas e indefensas. El gran jugador debe combinar estas dos formas de jugar, que tienen a la vez ventajas e inconvenientes. Buscar el equilibrio entre la seguridad y la aventura, entre el yin y el yang que para el taoísmo es el secreto de la vida.





Enlace Permanente


Quemoy, frente a Amoy

24 de Enero, 2016, 0:01


Ya que en esta semana que termina Taiwán ha sido uno de los temas más destacados de la actualidad en China (por las elecciones de las que hablé en el anterior post), me apetece seguir en el asunto y hablar algo de un fascinante lugar que tiene mucho que ver con él: la isla de Kinmen.

Seguro que a cualquiera que se haya acercado alguna vez a la historia de China y Taiwán, y sobre todo a ese momento clave en el que las tropas del Kuomintang, derrotadas por los comunistas de Mao, se refugiaron en la isla, les parece bastante increíble que en aquel entonces, en los años 40 y 50, China no invadiera Taiwán a lo bestia (influyó, como dije hace unos meses, el hecho de que China se metiera justo entonces en la Guerra de Corea, y que EEUU en represalia, ayudara a los taiwaneses).

Si parece increíble esa "supervivencia" de Taiwán, más increíble os parecerá lo de Kinmen. Esa islita, habitada por unas 125.000 personas, está a apenas 10 kilómetros de las costas de la República Popular de China, y a 180 kilómetros de Taiwán. Y sorprendentemente (para quien la vea en un mapa y no sepa de historia chino-taiwanesa), está controlada por los taiwaneses:







Kinmen, también conocida como Jinmen (en pinyin) o Quemoy (en dialecto de los isleños) es una isla singular, como veis. Su destino se decantó del lado taiwanés el 25 de octubre de 1949, cuando la República Popular de China, que entonces no tenía ni un mes de vida, decidió conquistarla desde la vecina Xiamen (que en el dialecto local se llama Amoy, son islas "primas"). Los chinos no calcularon bien las tropas del Kuomintang que se habían refugiado en la isla, no les ayudó mucho el clima ni los barcos pesqueros que usaron y les quedó un Desembarco en Normandía muy chapucero, por lo que acabaron perdiendo la llamada Batalla de Guningtou, que para Taiwán fue un triunfo histórico y para China fue una vergüenza tal que durante décadas no fue contada en ningún documento.

En los primeros años 50, China se tuvo que olvidar un poco de Kinmen (y de Taiwán) por su participación en la Guerra de Corea (1950-53) pero después de que ésta terminara volvió a intentar vencer a las tropas del Kuomintang en Kinmen mediante bombardeos (también desde Kinmen se bombardeó Xiamen), entre mediados y finales de esos años 50. En aquel tiempo la situación de Kinmen era tan dramática que fue motivo de polémicas en Estados Unidos, que ya entonces se había convertido en el gran aliado militar de Taiwán. Kennedy, entonces en la oposición, le decía al presidente Eisenhower que por qué se empeñaba en ayudar a defender unas islas que estaban tan cerca de China (aunque luego, cuando ganó las elecciones, también prometió defenderlas).



A partir de los 60, China, Taiwán y EEUU firmaron una tregua que se tradujo en que dejó de haber bombardeos, aunque los chinos siguieron lanzando de vez en cuando proyectiles sin carga a Kinmen a modo de advertencia. Lanzaron tantos, que en Kinmen uno de los oficios artesanales más reputados es el de personas que recogen los restos de esos proyectiles y con ellos fabrican cuchillos. Recientemente, Javier Espinosa, de El Mundo, estuvo en la isla y entrevistó a uno de esos cuchilleros.



Cosas de la vida, cuando recientemente el negociador chino para Taiwán (Zhang Zhijun) realizó una histórica visita a esa isla que tanto ha simbolizado la enemistad entre chinos y taiwaneses, le regalaron, no sé si con mala leche o con sinceridad, uno de esos cuchillos, que también es un souvenir muy preciado entre los turistas chinos que desde hace ya cosa de 10 años pueden visitar Kinmen.


Lo que ya no sé es por qué detrás pone "maestro", así, en español (o italiano).


Además de con proyectiles vacíos, China y Taiwán se han "bombardeado" en esa zona con propaganda. Al estar Kinmen y Xiamen tan cerca, desde la una se puede ver la cosa de la otra, al menos en días claros, así que en sus costas enfrentadas se colocaron durante décadas grandes carteles intentando convencerse mutuamente de sus ideas. Carteles que, curiosamente, en los dos casos proponen reunificación, aunque cada uno a su manera:


Desde la costa de Xiamen: "Reunificación pacífica, un país, dos sistemas".



Enfrente, en Kinmen: "Tres principios del pueblo unen a China".
Un mensaje algo críptico que hace alusión a la ideología con la que nació el Kuomintang.



Como veis, la situación de Kinmen es bastante atípica, aunque en un lugar como China y sus alrededores, donde lo atípico es casi norma (Hong Kong, Macao, el Tibet, Taiwán, hasta la situación de las dos Coreas si me apuráis) no es tan sorprendente que pueda haber algo así. Los kinmeneses, por cierto, son hijos de esa compleja historia, y su forma de pensar (al menos eso he leído, que no he hablado con ellos) es bastante curiosa: debido a sus décadas de tribulaciones, bombardeados y amenazados por la cercana China, son obviamente muy opuestos al régimen comunista, pero al mismo tiempo, por su cercanía geográfica, se consideran tan chinos como los que tienen a 10 kilómetros al otro lado.

Además, no les gusta demasiado el Partido Demócrata Progresista (PDP), los independentistas de la nueva presidenta Tsai Ing-wen, porque ese partido al parecer ya ha dejado caer alguna vez que si consiguiera su objetivo de ser un país independiente, entregaría Kinmen a China, sea ésta comunista o no. Por esa razón, en Kinmen casi siempre gana en las elecciones el Kuomintang, y de hecho hay veces que el PDP ni presenta candidatos en esa isla. Para el Kuomintang, en cambio, la isla es un gran símbolo histórico, y en sus dirigentes siempre sobrevoló la idea de que si un día Kinmen caía, podría caer el resto de Taiwán, de ahí su defensa a toda costa (y nunca mejor dicho).


Cañones en la costa.


Y si Kinmen es curiosa, también lo es Matsu, otra isla aún más pequeña, con sólo 12.000 habitantes y nombre de diosa china del mar, que controla Taiwán todavía a mayor distancia. Pero de ella ya hablaremos en otra ocasión.


PD: Con tanto cañonazo no me ha dado tiempo de promocionar nada, pero Kinmen debe ser además un sitio muy bonito para visitar.

Enlace Permanente

Por ahora hay 2 comentarios


Esas lideresas

18 de Enero, 2016, 0:01

Todos los que sigáis la actualidad de China y sus alrededores sabréis ya que el pasado sábado Taiwán ha escogido a Tsai Ing-wen como presidenta de la isla. Es la primera vez que una mujer consigue este cargo. Tsai, del opositor Partido Demócrata Progresista, era la gran favorita desde hace meses, así que la llegada de una mujer a la presidencia de Taiwán era algo muy anticipado (y encima durante mucho tiempo se pensó que su gran rival, el Partido Nacionalista Kuomintang, también presentaría una mujer como contendiente, aunque al final no fue así).



Tsai es de un partido de talante "independentista", como solemos decir los periodistas desde China y Taiwán, aunque es poco probable que ella, igual que Puigdemont, llegue a proclamar unilateralmente la independencia de la isla, más bien lo que parece es que intentará mantener el actual statu quo de separación política de facto sin excesivo acercamiento a China, tras ocho años en que el Kuomintang fue por momentos visto como un actor completamente plegado a la República Popular.

De todos modos, tampoco creo que Taiwán con Tsai se enemiste mucho con China: es su principal socio comercial, además de los lazos históricos y culturales que los unen, y a ninguno de los dos les conviene actualmente entrar en grandes conflictos. Se suele decir que el PDP de Tsai es un gran enemigo de los comunistas chinos, pero en la práctica esto tampoco suele traducirse en algo más que retórica. Por ejemplo, la anterior vez que el PDP gobernó, de 2000 a 2008, fue cuando China y Taiwán acordaron el histórico restablecimiento de los vuelos entre ambos territorios.

A mí de Tsai lo único que no me gusta es que le encantan los gatos, y para alguien que como yo es de perros, esto sí que es una diferencia insalvable.


Tsai se une a una larga lista de mujeres que han liderado Estados o Gobiernos en Asia desde mediados del siglo XX. El gran continente asiático, aunque a veces se olvide, es el continente donde las mujeres llegaron primero al poder democrático (o republicano al menos) y una de las regiones del mundo donde más veces han repetido este hito. Los casos son muchos y entre ellos reconoceréis a algunas de las mujeres más carismáticas de la historia política mundial:


Khertek Anchimaa-Toka.
Presidenta de la República de Tuva (hoy parte de la Rusia asiática) de 1940 a 1944.
Primera mujer presidenta del mundo (aunque el país no fue plenamente reconocido por la comunidad internacional en la época).
 
Sukhbataaryn Yanjmaa.
Presidenta de Mongolia de 1953 a 1954.
Si la anterior no os convence, ésta sería la primera mujer presidenta de la historia.

Song Qing-ling.
Esposa de Sun Yat-sen, fundador de la República de China.
Más de medio siglo después de la muerte de su marido fue presidenta de honor de la República Popular China, en 1981, pero sólo durante 12 días, pues murió el mismo mes de su nombramiento.
Curiosamente, su hermana Song May-ling fue primera dama de Taiwán durante décadas (era la esposa de Chiang Kai-shek).
 
Corazón Aquino.
Presidenta de Filipinas de 1986 a 1992. Viuda de Benigno Aquino, asesinado por la dictadura de Ferdinand Marcos (cuya mujer, la zapatista Imelda Marcos, aún vive y también ha sido una mujer muy poderosa en el archipiélago). Corazón, fallecida en 2009, era también madre del actual presidente filipino, Benigno Aquino III.
 
Chandrika Kumaratunga.
Presidenta de Sri Lanka de 1994 a 2005. Antes fue primera ministra del país. Es hija de Sirimavo Bandaranaike, otra mujer que se nombra un poco más abajo.
 
Gloria Macapagal.
Presidenta de Filipinas de 2001 a 2010. Pequeña pero enérgica.
 
Megawati Sukarnoputri.
Presidenta de Indonesia de 2001 a 2004.
Hija de Sukarno, líder de la independencia del país y primer presidente.
 
Dalia Itzik.
Presidenta de Israel de enero a julio de 2007.
 
Pratibha Patil.
Presidenta de la India de 2007 a 2012.
 
Roza Otunbayeva.
Presidenta de Kirguizistán de 2010 a 2011.
 
Park Geun-hye.
Actual presidenta de Corea del Sur. Hija de Park Chung-hee, presidente asesinado.
 
Bidhya Devi Bandari.
Presidenta de Nepal desde el año pasado y líder comunista.
 
Sirimavo Bandaranaike.
Primera ministra de Sri Lanka en tres décadas distintas: de 1960 a 1965, de 1970 a 1977 y de 1994 a 2000. Primera mujer que fue primera ministra en el mundo.
 
Indira Gandhi.
Primera ministra de la India de 1966 a 1977 y de 1980 a 1984. Fue asesinada por sus guardaespaldas. Su hijo Rajiv, que la sucedió, también fue asesinado.
 
Golda Meir.
Primera ministra de Israel desde 1969 a 1974. Fue llamada la "Dama de Hierro" antes de que llegara Margaret Thatcher.
 
Benazir Bhutto.
Primera ministra de Pakistán de 1988 a 1990 y de 1993 a 1996. Primera mujer en liderar el Gobierno de un país musulmán. Asesinada en 2007. La he puesto en una foto de joven porque tenía entonces una belleza de estrella de Hollywood.
 
Khaleda Zia.
Primera ministra de Bangladesh de 1991 a 1996 y de 2001 a 2006.
(A estas alturas ya habréis visto que en el subcontinente indio las mujeres mandan mucho).
 
Tansu Ciller.
Primera ministra de Turquía entre los años 1993 y 1996.
 
Sheikh Hasina.
Otra primera ministra de Bangladesh, en su caso desde 1996 a 2001 y desde 2009 hasta la actualidad.
 
Han Myeong-sook.
Primera ministra de Corea del Sur de 2006 a 2007.
 
Yingluck Shinawatra.
Primera ministra de Tailandia de 2011 a 2014. Destituida por escándalos de corrupción aderezados de golpes militares, como le pasó a su hermano Thaksin pocos años antes.


En la lista anterior no se pudo incluir, aunque hubiera estado bien, a otra política asiática famosa y carismática: la birmana Aung San Suu Kyi, premio Nobel de la Paz 1991, quien ganó las elecciones de su país en 1990 pero no pudo ascender al poder porque la dictadura militar se lo impidió, colocándola en un arresto domiciliario que duró largos años.


No he incluido tampoco en la lista reinas ni emperatrices, porque ya sólo en el caso chino me podría perder en sus larguísimos anales históricos... Sólo mencionaré, por decir algo, que China tuvo una emperatriz que reinó sólo unas cuatro horas y cuando sólo tenía dos meses de edad, quizá el soberano más breve de la historia.

Enlace Permanente

Por ahora hay 4 comentarios


Artículos anteriores en Enero del 2016




Este blog -sorpresas te da la vida- recibió el premio Blasillo de Huesca 2006 al ingenio español en Internet

Y como no hay uno sin dos, fue galardonado poco después con el Premio 20 Blogs 2006 al mejor blog expatriado

Y agárrate bien a la silla, porque más de un lustro después, llegó el Premio BOBs 2012 al mejor blog en español




Archivos
Diciembre 2016 
Noviembre 2016 
Octubre 2016 
Septiembre 2016 
Agosto 2016 
Julio 2016 
Junio 2016 
Mayo 2016 
Abril 2016 
Marzo 2016 
Febrero 2016 
Enero 2016 
Diciembre 2015 
Noviembre 2015 
Octubre 2015 
Septiembre 2015 
Agosto 2015 
Julio 2015 
Junio 2015 
Mayo 2015 
Abril 2015 
Marzo 2015 
Febrero 2015 
Enero 2015 
Diciembre 2014 
Noviembre 2014 
Octubre 2014 
Septiembre 2014 
Agosto 2014 
Julio 2014 
Junio 2014 
Mayo 2014 
Abril 2014 
Marzo 2014 
Febrero 2014 
Enero 2014 
Diciembre 2013 
Noviembre 2013 
Octubre 2013 
Septiembre 2013 
Agosto 2013 
Julio 2013 
Junio 2013 
Mayo 2013 
Abril 2013 
Marzo 2013 
Febrero 2013 
Enero 2013 
Diciembre 2012 
Noviembre 2012 
Octubre 2012 
Septiembre 2012 
Agosto 2012 
Julio 2012 
Junio 2012 
Mayo 2012 
Abril 2012 
Marzo 2012 
Febrero 2012 
Enero 2012 
Diciembre 2011 
Noviembre 2011 
Octubre 2011 
Septiembre 2011 
Agosto 2011 
Julio 2011 
Junio 2011 
Mayo 2011 
Abril 2011 
Marzo 2011 
Febrero 2011 
Enero 2011 
Diciembre 2010 
Noviembre 2010 
Octubre 2010 
Septiembre 2010 
Agosto 2010 
Julio 2010 
Junio 2010 
Mayo 2010 
Abril 2010 
Marzo 2010 
Febrero 2010 
Enero 2010 
Diciembre 2009 
Noviembre 2009 
Octubre 2009 
Septiembre 2009 
Agosto 2009 
Julio 2009 
Junio 2009 
Mayo 2009 
Abril 2009 
Marzo 2009 
Febrero 2009 
Enero 2009 
Diciembre 2008 
Noviembre 2008 
Octubre 2008 
Septiembre 2008 
Agosto 2008 
Julio 2008 
Junio 2008 
Mayo 2008 
Abril 2008 
Marzo 2008 
Febrero 2008 
Enero 2008 
Diciembre 2007 
Noviembre 2007 
Octubre 2007 
Septiembre 2007 
Agosto 2007 
Julio 2007 
Junio 2007 
Mayo 2007 
Abril 2007 
Marzo 2007 
Febrero 2007 
Enero 2007 
Diciembre 2006 
Noviembre 2006 
Octubre 2006 
Septiembre 2006 
Agosto 2006 
Julio 2006 
Junio 2006 
Mayo 2006 
Abril 2006 
Marzo 2006 
Febrero 2006 
Enero 2006 
Diciembre 2005 
Noviembre 2005 
Sicilia 1947 

 

Blog alojado en ZoomBlog.com

Creative Commons License
Los textos de este blog están bajo una licencia de Creative Commons.

Si eres el autor de alguna de las fotos colocadas en el blog
y no deseas que sea usada aquí,
notifícamelo y la retiraré