chinochano
            El mundo chino al alcance de tu chano


Inicio


En toda la web
En Chinochano

Chinochanadas
en Feisbuk
y en Twitter




Estos posts
te pueden servir
Estudiar mandarín en China 

Encontrar trabajo en China 

Hacer negocios en China 

Buscar piso
en China
 

Encontrar hispanos en China 

Tu nombre
en chino
 

Preparar el viaje
a China
 

Clima en China 

Llamar por teléfono desde China 

Ver TV china
en español
 

Libros sobre China 

Las mejores pelis chinas 

Chino mandarín
en tu ordenador
 

Hoteles en Pekín 

Restaurantes
en Pekín
 

Bares en Pekín 


Y si quieres ahondar
en un tema, aquí tienes posts sobre...
01. Música china
o sobre China


02. Cine y TV
en China


03. Arte y literatura de China

04. Historia
de China


05. Idioma chino

06. Comer y beber en China

07. Viajes por China y alrededores

08. Política y actualidad en China

09. Vida cotidiana en China

10. Nombres y apellidos chinos

11. Pekín,
esa ciudad


12. Shanghai,
esa ciudad


13. Hong Kong y Cantón, esas ciudades

14. Tíbet y Xinjiang

15. Taiwán

16. India, el otro gigante asiático

17. Japón y Corea

18. Sureste asiático

19. Fútbol chino

20. Otros deportes en China

21. Bellezas chinas

22. Amor y sexo
en China


23. China en mapas

24. Juegos
para los lectores


25. Consultorio
para los lectores


26. Asuntos personales

27. Cosas inclasificables


Mis posts
favoritos
Principios fundacionales de Chinochano 

El birrograma 

China conquista
el mundo
 

China rebautizada 

Un país de 5 

Etnias de China 

¡¡Me llamo
Josep Lluis!!
 

Pongamos que hablo de Pekín 

Gracias a la China 

Gripe pekinar 

Alfabeto chino 

El post más polémico 

Agujeros 

Aprende a ligar
con Richar
 

Una vez
fui activista
 

¿Te quedas
o te vas?
 

Colección de objetos superfluos 

China élfica 

Las cabezas de YSL 

Der Untergang
aus Kochinnen
 

Triciclos de China 

Hasta el infinito
y más allá
 

Supermegaofensivo 

 


La caza del noviembre rojo

4 de Diciembre, 2016, 0:01


Colinas perfumadas, en Pekín


Hace un par de años, por estas fechas, visité las Colinas Perfumadas (afueras de Pekín) para intentar ver el famoso fenómeno de las hojas rojas (hong ye, 红叶). En teoría, en esta época del año los arces y gingkos de la zona cambian a colores otoñales (rojos en el primer caso, amarillos en el segundo) y el lugar se convierte en el más admirado, fotografiado y visitado por los pequineses. Allá que me fui, y aunque vi bastantes hojas amarillas, apenas vi rojas, que son más preciadas, y me quedé un poco decepcionado con la visita. De todos modos, os escribí sobre ella en el blog.

Tras aquella excursión, me quedé con muchas ganas de ir a un sitio más potente para eso de las hojas rojas otoñales, y por supuesto, lo primero que te viene a la mente es Japón. Ir al país del Sol Naciente en la época de las hojas rojas, en noviembre, se convirtió en uno de mis grandes objetivos a partir de entonces. También pudo influir en ello que de pequeño me regalaran un puzzle casi imposible de un jardín de Kioto inundado de hojas rojas (prácticamente todas las mil piezas del rompecabezas eran de ese color), me costó semanas terminarlo, y de tanto mirar la imagen del puzzle formándose poco a poco, ese tipo de paisaje se quedó en mi retina para siempre.

Pues bien, acabo de regresar de Japón, y por fin pude ver allí lo que es un mar de hojas rojas de verdad. Me fui pertrechado con una reciente lista del blog Kirai sobre los mejores lugares de ese país para ver el kouyou, que es como los japoneses llaman a las hongye: hay muchas listas diferentes en internet, pero soy un viejo seguidor de Kirai, así que me fié de él. Lo cierto es que de los ocho sitios que citó, muchos quedaban lejos de mi itinerario (que empezó en Osaka y terminó en Hiroshima, sin pasar por Tokio), así que me tuve que "conformar" con ir a los dos lugares de Kioto -vecina a Osaka- que citaba: el templo de Kiyomizu-dera, en las afueras al este de la ciudad, y los parques de Arashiyama, también en las afueras pero en este caso al oeste (en Kioto casi todo lo bonito e interesante está fuera de su moderno centro).

Puedo estar influido por lo reciente del viaje, pero casi diría que nunca antes había visto tal belleza natural... o seminatural, porque los japoneses, exquisitos jardineros, tienen perfectamente organizados sus parques, bosques y jardines para que en otoño exploten de color rojo y en primavera lo hagan con tonos rosados (los del cerezo o sakura, y los del melocotonero). Sólo he estado en Japón dos veces, pero las dos en fechas muy bien elegidas, una en abril y otra en noviembre, así que he podido ver al bellísimo archipiélago japonés vestido de sus mejores galas. Creo que no hay ningún otro país que se esfuerce tanto por ser bonito, o por lo menos por tener zonas bonitas, porque bueno, también hay anodinos barrios de bloques de pisos y asfalto, como en cualquier otro sitio...

No sé si las siguientes fotos reflejarán fielmente lo que vi, pero al menos lo intentan. Casi todas son de Kioto: las seis primeras de Kiyomizu y alrededores, y las seis siguientes de Arashiyama. La penúltima es de Osaka, y la última de Miyajima, una famosa isla cerca de Hiroshima: en realidad, todo el país estaba esos días convertido en un esplendoroso vergel de hojas rojas, verdes y amarillas que con el azul del cielo (los días que no estaba nublado, que Japón puede ser muy lluvioso) creaban un fantástico parchís natural. Casi acaba dándome el síndrome de Stendhal ante tanta maravilla, pero bueno, aguanté.



El centro de Kioto se divisa al fondo












El foso del castillo de Osaka


Torii (puerta de santuario sintoista) en Miyajima,
famosa por otro torii que hay en sus playas.

Enlace Permanente

Por ahora hay 3 comentarios





Este blog -sorpresas te da la vida- recibió el premio Blasillo de Huesca 2006 al ingenio español en Internet

Y como no hay uno sin dos, fue galardonado poco después con el Premio 20 Blogs 2006 al mejor blog expatriado

Y agárrate bien a la silla, porque más de un lustro después, llegó el Premio BOBs 2012 al mejor blog en español




Archivos
Diciembre 2016 
Noviembre 2016 
Octubre 2016 
Septiembre 2016 
Agosto 2016 
Julio 2016 
Junio 2016 
Mayo 2016 
Abril 2016 
Marzo 2016 
Febrero 2016 
Enero 2016 
Diciembre 2015 
Noviembre 2015 
Octubre 2015 
Septiembre 2015 
Agosto 2015 
Julio 2015 
Junio 2015 
Mayo 2015 
Abril 2015 
Marzo 2015 
Febrero 2015 
Enero 2015 
Diciembre 2014 
Noviembre 2014 
Octubre 2014 
Septiembre 2014 
Agosto 2014 
Julio 2014 
Junio 2014 
Mayo 2014 
Abril 2014 
Marzo 2014 
Febrero 2014 
Enero 2014 
Diciembre 2013 
Noviembre 2013 
Octubre 2013 
Septiembre 2013 
Agosto 2013 
Julio 2013 
Junio 2013 
Mayo 2013 
Abril 2013 
Marzo 2013 
Febrero 2013 
Enero 2013 
Diciembre 2012 
Noviembre 2012 
Octubre 2012 
Septiembre 2012 
Agosto 2012 
Julio 2012 
Junio 2012 
Mayo 2012 
Abril 2012 
Marzo 2012 
Febrero 2012 
Enero 2012 
Diciembre 2011 
Noviembre 2011 
Octubre 2011 
Septiembre 2011 
Agosto 2011 
Julio 2011 
Junio 2011 
Mayo 2011 
Abril 2011 
Marzo 2011 
Febrero 2011 
Enero 2011 
Diciembre 2010 
Noviembre 2010 
Octubre 2010 
Septiembre 2010 
Agosto 2010 
Julio 2010 
Junio 2010 
Mayo 2010 
Abril 2010 
Marzo 2010 
Febrero 2010 
Enero 2010 
Diciembre 2009 
Noviembre 2009 
Octubre 2009 
Septiembre 2009 
Agosto 2009 
Julio 2009 
Junio 2009 
Mayo 2009 
Abril 2009 
Marzo 2009 
Febrero 2009 
Enero 2009 
Diciembre 2008 
Noviembre 2008 
Octubre 2008 
Septiembre 2008 
Agosto 2008 
Julio 2008 
Junio 2008 
Mayo 2008 
Abril 2008 
Marzo 2008 
Febrero 2008 
Enero 2008 
Diciembre 2007 
Noviembre 2007 
Octubre 2007 
Septiembre 2007 
Agosto 2007 
Julio 2007 
Junio 2007 
Mayo 2007 
Abril 2007 
Marzo 2007 
Febrero 2007 
Enero 2007 
Diciembre 2006 
Noviembre 2006 
Octubre 2006 
Septiembre 2006 
Agosto 2006 
Julio 2006 
Junio 2006 
Mayo 2006 
Abril 2006 
Marzo 2006 
Febrero 2006 
Enero 2006 
Diciembre 2005 
Noviembre 2005 
Sicilia 1947 

 

Blog alojado en ZoomBlog.com

Creative Commons License
Los textos de este blog están bajo una licencia de Creative Commons.

Si eres el autor de alguna de las fotos colocadas en el blog
y no deseas que sea usada aquí,
notifícamelo y la retiraré