chinochano
            El mundo chino al alcance de tu chano


Inicio


En toda la web
En Chinochano

Chinochanadas
en Feisbuk
y en Twitter




Estos posts
te pueden servir
Estudiar mandarín en China 

Encontrar trabajo en China 

Hacer negocios en China 

Buscar piso
en China
 

Encontrar hispanos en China 

Tu nombre
en chino
 

Preparar el viaje
a China
 

Clima en China 

Llamar por teléfono desde China 

Ver TV china
en español
 

Libros sobre China 

Las mejores pelis chinas 

Chino mandarín
en tu ordenador
 

Hoteles en Pekín 

Restaurantes
en Pekín
 

Bares en Pekín 


Y si quieres ahondar
en un tema, aquí tienes posts sobre...
01. Música china
o sobre China


02. Cine y TV
en China


03. Arte y literatura de China

04. Historia
de China


05. Idioma chino

06. Comer y beber en China

07. Viajes por China y alrededores

08. Política y actualidad en China

09. Vida cotidiana en China

10. Nombres y apellidos chinos

11. Pekín,
esa ciudad


12. Shanghai,
esa ciudad


13. Hong Kong y Cantón, esas ciudades

14. Tíbet y Xinjiang

15. Taiwán

16. India, el otro gigante asiático

17. Japón y Corea

18. Sureste asiático

19. Fútbol chino

20. Otros deportes en China

21. Bellezas chinas

22. Amor y sexo
en China


23. China en mapas

24. Juegos
para los lectores


25. Consultorio
para los lectores


26. Asuntos personales

27. Cosas inclasificables


Mis posts
favoritos
Principios fundacionales de Chinochano 

El birrograma 

China conquista
el mundo
 

China rebautizada 

Un país de 5 

Etnias de China 

¡¡Me llamo
Josep Lluis!!
 

Pongamos que hablo de Pekín 

Gracias a la China 

Gripe pekinar 

Alfabeto chino 

El post más polémico 

Agujeros 

Aprende a ligar
con Richar
 

Una vez
fui activista
 

¿Te quedas
o te vas?
 

Colección de objetos superfluos 

China élfica 

Las cabezas de YSL 

Der Untergang
aus Kochinnen
 

Triciclos de China 

Hasta el infinito
y más allá
 

Supermegaofensivo 

 


03. Arte y literatura de China


Superpoderosos

27 de Abril, 2016, 0:01

¡Bienvenidos de nuevo a China! Después de mes y medio posteando sobre la India, este blog regresa a su medio natural. O igual sólo a medias, porque hoy voy a hablar de superhéroes, un concepto muy de Estados Unidos pero que quiere entrar en China a saco.

Y digo lo de entrar a saco porque DC Comics, una de las dos grandes del sector (la otra es Marvel) ha decidido crear un Supermán chino. Se va a llamar Kenan Kong, vive y trabaja en Shanghai, y es casi igual que el original, sólo que con un traje mucho más rojo, que pega más por estas latitudes:


Hace mucho que no leo comics de superhéroes y voy muy perdido en sus interminables sagas, pero por lo que he leído someramente Supermán en estos momentos está muerto en la ficción de los tebeos de DC, aunque su espíritu, o sus descendientes, o algo así, va a resucitar en varias partes del mundo. Uno de los sitios para la segunda venida del Hombre de Acero es Shanghai, y ahí es donde Kenan Kong entra en juego.


Kenan Kong tendrá un duro competidor, porque el pasado año, en una convención de comics de Tianjin, fue presentado en sociedad el gran Tianjin Man, que causó conmoción no precisamente por su fuerza y sus heroicidades, sino más bien por su traje con aspecto de pijama y por su barriga de fofisano. De todos modos, están de moda los superhéroes realistas, así que en este contexto Tianjin Man aún podría triunfar...


¿Y en Pekín? Pues aquí hemos tenido hace unos años a una misteriosa mujer enmascarada que en pleno invierno salió en leotardos a la calle para dar abrigos a los mendigos, donar comida y cosas así. No salvó al mundo de una catástrofe nuclear, bien es cierto, pero al menos era una persona real e hizo cosas de verdad. Su nombre era algo así como Capullo Rojo (no suena muy bien en español, lo sé) y no se ha vuelto a saber nada más de ella, quizá está junto a Supermán en la Fortaleza de la Soledad o algo así.


Los tres anteriores se unen a una lista ya muy larga de superhéroes que en Marvel, DC Comics u otros universos han tenido orígenes en China, porque esos mundos en trajes de licra son tan grandes e inabarcables que han tomado todo tipo de escenarios para buscar héroes y villanos. Quizá los superhéroes chinos no son los más famosos, pero hay casos muy notables. Veamos algunos:

Posiblemente el primer superhéroe chino en comics fue Tortuga Verde, creado por la editorial Blazing Comics en 1944 como una especie de versión china del Capitán América: un héroe de los aliados para derrotar el fascismo. De la misma manera que el Capitán América luchaba entonces contra los nazis, Tortuga Verde, pese a dar a entender con su nombre que no era muy rápido de reflejos, combatía sin cuartel a los japoneses.


Si Tortuga Verde fue el primero en comics, anterior a él, y quizá el personaje chino (o por lo menos de etnia china) más popular en el universo superheroico ha sido Kato, el ayudante de Green Hornet (creo que ninguno de los dos tenía superpoderes, pero bueno, los colocaremos en el mismo saco, al estilo de Batman). Green Hornet y Kato no se dieron a conocer en comics, sino primero en la radio, mediante seriales en los años 30, después en series de televisión en los 60 (donde quien hacía de Kato era el gran Bruce Lee) y recientemente en una película muy decente donde el personaje asiático era otro popularísimo actor oriental, el taiwanés Jay Chou.


Bruce Lee disfrazado de Kato.


En Marvel, quizá el superhéroe chino que más éxito ha tenido ha sido Júbilo, una chica mutante de padres chinos emigrantes a EEUU que ya aparecía en los años 90, cuando los X-Men estaban en su gran esplendor de fama (en lo que a comics se refiere). Apenas ha salido en las películas, aunque parece ser que en la que va a venir (X-Men Apocalypse, novena entrega de la saga) sí que va a tener un papel más importante, y va a ser interpretado por una jovencísima actriz vietnamita que se llama Lana Condor (el nombre no tiene nada de vietnamita porque fue adoptada por estadounidenses).


En cuanto a supervillanos, quizá el más célebre es el Mandarín, uno de los grandes enemigos de Iron Man, y que ya ha salido en alguna película del hombre de hierro. Aunque en los comics es un malvado chino, en la película fue interpretado por Ben Kingsley, que de chino tiene poco: quizá, dicen los rumores, para que el público chino no se enfadara y fuera en masa a ver la peli, ahora que las salas de cine chino dan casi tanto dinero como las estadounidenses a Marvel y otras productoras de cine de palomitas.


Menos he oído hablar, pero quiero nombrarlo aquí, del Hombre Colectivo, otro personaje Marvel que en realidad estaba formado por cinco hermanos que, cual Power Rangers, eran capaces de fundirse en uno sólo, simbolizando como nadie el poder del colectivismo comunista. Este poder unificador lo han usado a veces contra el mal y otras contra el bien, luchando -y perdiendo siempre, me imagino- contra grandes nombres del mundillo como el Capitan América, Hulk o los X Men. Como digo no conozco mucho al Hombre Colectivo, pero he querido citarlo aquí sobre todo porque tiene ese típico "traje bandera" que tanto gusta en Marvel y también me gusta a mí, al estilo de los que llevaron antes el Capitán América, el Capitán Britania, el canadiense Guardián o nuestro querido Capitán Hispania.


Enlace Permanente


Requiem por RR

28 de Febrero, 2016, 0:01


Purgatori


Esta semana ha fallecido, tras batallar en sus últimos años contra la enfermedad, el pintor castellonense Ramón Roig, al que tuve el gusto de conocer, y al que busco homenajear aunque sea modestamente con este post. Ramón vivió tres o cuatro años en Pekín, donde produjo algunas de sus obras más destacadas, y compartimos alguna que otra cena, varias fiestas y muchas discusiones sobre el rumbo de China. Gran entusiasta del arte moderno (lo que significaba que era difícil de entender lo que decía si no eras un iniciado, he de admitirlo), Ramón vivió en China con intensidad, y de esa forma, cantando flamenco en los restaurantes de la capital china, le recordaremos.

Ramón fue uno de los pintores españoles (no más de media docena) que antes del Pekín olímpico vinieron a vivir a la capital china en busca de inspiración. Tras los JJOO, el panorama artístico en Pekín decayó algo y muchos de estos artistas se marcharon, considerando que su "fase china" ya había terminado, pero dejaron su impronta en China y China dejó algo en ellos. En el caso de Ramón, quizá el contenido de sus obras no aludía directamente a motivos chinos, pero sí su forma, ya que era un entusiasta del papel y la tinta utilizados en el arte chino antiguo, y le fastidiaba bastante que muchos artistas modernos chinos lo hubieran abandonado.

Ramón también se atrevió en Pekín con el cine y realizó un cortometraje basado en la vida de San Sebastián (el santo que murió a flechazos) pero extrapolado a la vida de la capital china. Me acuerdo especialmente de su interés en usar al chófer de mi trabajo, el gran señor Liang, para que hiciera de jefe de una triada china (mafia) en la historia. Al final no cristalizó el plan, pero desde entonces me imaginaba a nuestro querido chófer -ya jubilado, y el coche de la empresa también- como un mafioso cada vez que nos llevaba a ruedas de prensa. Ramón nos dejó buenos recuerdos, y así le recordaremos en Pekín. Descanse en paz.

Enlace Permanente

Por ahora hay 4 comentarios


Aborten post
Aborten post
¡Aborten post!

8 de Enero, 2016, 0:01

¿Habéis leído el post de ayer, en el que hablaba de la estatua gigantesca de Mao que estaban haciendo en un pueblecillo chino? La dorada, la del Mao sentado...


Pues ya lo estáis olvidando todo, que las autoridades del pueblo, después de leer Chinochano, han decidido derrumbarla, como si fuera una de Sadam Hussein en 2003, o de Stalin en 1991. Descanse en el cielo de las estatuas.

Enlace Permanente

Por ahora hay 2 comentarios


Grandes erecciones

7 de Enero, 2016, 0:01

Esperando que el título atraiga nuevos lectores y lectoras a este blog -aunque seguramente lo abandonarán pronto, confusos- comenzaré mi perorata de hoy contando que esta semana han circulado unas espectaculares imágenes de una estatua dorada de Mao que se está construyendo en un casi desconocido pueblo de China llamado Tongxu, que os sonará a cantautor de los 90.



Este Mao sedente mide 37 metros de altura, uno más que la estatua de Jesucristo más alta del mundo, que no es el famoso Cristo Redentor de Río de Janeiro (ése tiene 30 metros) sino uno que hay en Polonia, otro bastión del catolicismo donde Jesús también abre sus brazos.



Un metro más abajo, es decir, con 35, tenemos la estatua más alta de España, que está en Sevilla y muestra a Cristóbal Colón dentro de su huevo.



El Mao de Tongxu no se conocía mucho hasta ahora porque no es una estatua patrocinada por ningún gobierno, sino una iniciativa privada, de empresarios nostálgicos de los tiempos del Gran Timonel (sí, aún hay muchos en China, y ahora que tenemos al desastroso presidente Xi más aún).

Hasta ahora se consideraba que el Mao más grande del país, y del mundo, estaba en Changsha. Un enorme busto de 32 metros que muchos no identificaréis con Mao porque es su cara de joven (Changsha fue la ciudad donde el Gran Timonel pasó su adolescencia, y allí casi todas las imágenes maoístas lo sacan así de guapo).



Estaréis pensando que vaya estatuas más raras de Mao, cuando lo normal es sacarlo de pie y con el brazo en alto, como pidiendo un taxi. Pues en ese caso tenéis que fijaros en la tercera estatua de Mao más grande del planeta, que está en una universidad de Chongqing y mide 20 metros. La estatua ha estado rodeada de polémica desde su inauguración en 2008, ya que mucha gente dice que más que a Mao la efigie se parece a Deng Xiaoping, su sucesor y rival político.



En todo caso, las estatuas anteriores quedan empequeñecidas con las gigantescas imágenes que por todo el mundo, especialmente en Asia Oriental, hay dedicadas a Buda, el personaje más esculpido de la historia, según dicen los entendidos. La estatua más grande del mundo está en efecto dedicada a él, mide 128 metros (153 contando el pedestal) y está, por supuesto, en China, concretamente en la ciudad de Lushan, no muy lejos de donde se está construyendo el Mao sentado y bañado en oro.





El podio mundial de estatuas altas lo completan otros dos budas, uno en Japón y otro en Birmania con ventanitas en su cuerpo que es la repanocha. En cuarto lugar se encuentra una figura también budista, aunque no exactamente de Buda, sino de la diosa Guanyin, muy venerada sobre todo por pescadores y gente que vive en el mar. Esta estatua, de 108 metros, se encuentra en Sanya, en la isla china de Hainan, y hace pocos días, cuando fui allí para cubrir el concurso de Miss Mundo, la admiré a vista de pájaro, desde el avión.



En el quinto lugar mundial se encuentra otra estatua china que puede considerarse el busto más grande del mundo: uno de 106 metros dedicado a los emperadores legendarios Yan y Huang, fundadores míticos de la civilización china, que se encuentran en la ribera del río Amarillo, cerca de Zhengzhou. Cosas de la vida, yo asistí a la inauguración de esta estatua, en 2007.



En el ránking de estatuas chinas gansas hay otros grandes ejemplares:

Diosa Guanyin de Weishan (99 metros, séptima más alta del mundo)


Gran Buda de Lingshan (88 metros, 11ª en el ránking planetario)


Buda de Jiuhuashan (76 metros, puesto 15)


Las anteriores son enormes, pero la estatua más famosa de China, seguramente, es la siguiente en altura, el visitadísimo Buda de Leshan. Mientras todas las precedentes se han construido en años recientes, aprovechando las ventajas tecnológicas del hormigón e intentando captar turistas, la de Leshan tiene más de mil años de historia, su cara es graciosísima y fue durante más de un milenio la imagen más alta del planeta, desde el año 803 hasta bien entrado el siglo XX. Aún hoy, con 71 metros, es la 18ª estatua más alta del orbe.



Todo lo anterior deberá correrse al menos un puesto pronto si prospera el proyecto indio de erigir una estatua con forma de viejecillo que medirá más de 180 metros y dejará a todas las demás del mundo a la altura de sus pezones.



Y en fin, con esto termino el empacho estatuario de hoy, o casi termino, porque quería acabar recordando que la estatua más alta del mundo dedicada a Mazinger Z (10 metros) está en Pla de Santa María, provincia de Tarragona. Ni se os ocurra pasar por la provincia catalana sin visitarla. ¡Buenas noches, y puños fuera!


Enlace Permanente

Por ahora hay 4 comentarios


Páginas para saber de China

15 de Julio, 2015, 0:01

En los últimos días me han avisado por correo de la publicación de dos libros relacionados con China que se antojan interesantes, así que os comento aquí sobre ellos, por si os pudieran interesar.

En primer lugar, la editorial Adeli ha sacado un libro de estilo para las palabras de origen chino que se han colado, y se cuelan con cada vez mayor frecuencia, en el idioma español, especialmente en los medios de comunicación escrita. Este libro es necesario como el agua en unos medios españoles donde la mayoría de las veces que se escribe sobre China -sobre todo si se hace desde fuera de China- se cometen errores garrafales, tales como empeñarse en poner ues tras las cues y poner por ejemplo "Li Kequiang" en vez de "Li Keqiang" (¡qué dolor de ojos me causa esto!) o confundir apellidos con nombres y escribir cosas como "el presidente Jinping" (que equivaldría a decir "el presidente Mariano").


Si os interesa este libro, podéis leer más información de él o incluso adquirirlo a través de este enlace.

El otro libro que comentaré es obra de Pedro Ceinos, un veterano autor de libros de divulgación sobre China, que van desde la difusión de su idioma a las guías turísticas o los libros sobre las costumbres culturales del país (con especial atención a las minorías de Yunnan, la provincia donde vive). En esta ocasión Ceinos ha pergeñado un libro profusamente ilustrado sobre el Gran Canal, una de las grandes maravillas de la antigüedad china, y que sigue siendo una gran arteria de transporte del país, siglos después de que se construyera.


Podéis también adquirir también este libro por internet, por ejemplo en este enlace, o incluso consultarlo gratuitamente aquí. Espero que alguno de los dos os haya interesado. ¡A culturizarse!

Enlace Permanente

Por ahora hay 8 comentarios


Tinta choni

2 de Julio, 2015, 0:01

Recientemente han circulado por internet unas imágenes muy cucas basadas en el arte tradicional chino pero que incorporan, como invitados especiales, a iconos pop de los últimos años:


Gandalf en las Minas de Moria (¡No pasarás!)


Viernes 13


Megaman


Tetris


¡Yo soy tu padreeee!


Cazafantasmas 2


Pikachu


Totoro

Enlace Permanente

Por ahora hay 5 comentarios


Regreso en Bamiyán

16 de Junio, 2015, 0:01


Hace unos días un matrimonio chino, Zhang Xinyu y Lian Hong, tuvo la bonita iniciativa de "resucitar", mediante proyecciones en 3D y juegos de luces, los famosos Budas de Bamiyán (Afganistán), que fueron dinamitados por el régimen talibán en marzo de 2001. Dicen que algunos vecinos de esas tierras afganas lloraron al asistir al espectáculo, que duró dos días y en el que la pareja se gastó unos 120.000 dólares.



China fue uno de los países que protestó con más fuerza la destrucción de aquellas estatuas, ya que los consideraba en cierto modo parte de su propia historia, puesto que las construyeron artistas que viajaron en el siglo sexto por la Ruta de la Seda, ésa que unía comercial y culturalmente al imperio chino con los pueblos de Asia Central.

A la espera de que esos Budas puedan un día volver a ser algo más que un holograma, invitamos al matrimonio Zhang-Lian que continúe con gestos así y se vayan preparando para recuperar con homenajes como éste lugares como la ciudad babilónica de Nínive, que el ISIS se está cargando con saña. Sin olvidar tampoco, que todo debe decirse, que en China también se destruyó mucho patrimonio arqueológico durante la Revolución Cultural y en saqueos de arqueólogos occidentales, así que también tienen trabajo por hacer en casa.

Enlace Permanente

Por ahora hay 5 comentarios


Gazpacho impreso

4 de Junio, 2015, 0:01

Este post lo escribo a todo correr porque es sobre una cosa que va a ocurrir mañana... Por si no lo sabíais, Quan Zhou Wu, la simpática dibujante de cómics chino-andaluza de la que hablé hace cosa de un año (y que tiene blog, colabora en El País, etc) acaba de sacar una novela gráfica, que se llama como su bitácora ilustrada, Gazpacho Agridulce.


La premura de este post se explica porque mañana de 6 a 7 y media de la tarde firmará ejemplares de su opera prima en la Feria del Libro de Madrid (en la caseta 172 del Parque del Retiro). Aunque bueno, si no llegarais a tiempo, el domingo volverá a hacerlo a la misma hora.

Ahora que Quan Zhou Wu ha sacado libro, toca promocionarlo, claro, y por ello estos días se la puede oír en algunas entrevistas en medios. Esta semana el Ciudadano García la llevó a "Esto me suena", el programa vespertino de RNE (¡que también lo oímos desde China, García!). La autora de Gazpacho Agridulce fue un torbellino chino-andaluz: simpática, llena de anécdotas, desinhibida, llena de entusiasmo, capaz de hacer frente a los topiczos sobre China con respuestas geniales... ah, ¡y casi sonroja a García al final del programa! Tenéis que escucharlo, porque es antológico:


Con mucha broma en sus dibujos, riéndose mucho de quién es y de dónde viene, la dibujanta de Gazpacho Agridulce trata con enorme inteligencia un tema apasionante y aún no muy conocido en España: la adaptación a España de una hija de emigrantes de otro país, que es una aventura no siempre fácil pero siempre digna de contar.

En el caso de Quan, ella se adaptó como un guante a su Algeciras natal, es gracioza cual chirigota gaditana, pero ello le ha costado desde niña muchos desencuentros con su madre, que es, por otro lado, la gran protagonista de sus historias y de su nueva novela gráfica.


Enhorabuena por el paso a papel, ¡y que las alturas de la fama no le den vértigo!

Enlace Permanente


Homenajes

18 de Marzo, 2015, 0:01

En el penúltimo post, aquel en el que hablé de Kansas City, comenté que al ver en esa ciudad una copia de la Giralda de Sevilla me sentí como en "casa", es decir, como en China.


Si alguno no ha estado en China, quizá no entienda a lo que me refiero, así que, como muestra, varios botones:


Réplica del Capitolio de Washington para un edificio gubernamental en la provincia de Anhui
(conste que en EEUU muchos parlamentos de cada Estado también son minicopias del washingtoniano).



Torre Eiffel en una zona residencial de estilo francés en las afueras de Hangzhou.


También en las afueras de Hangzhou hay una copia de Venecia, con canales y una plaza de San Marcos.
La cosa tiene su enjundia, porque Marco Polo, mercader supuestamente veneciano, decía que Hangzhou
era una de las ciudades más bellas que había visto jamás.


Copia del pueblo austriaco de Hallstatt en la localidad cantonesa de Huizhou.
El original alpino es patrimonio de la UNESCO.


Pseudotemplo de Karnak en Wuhan
(ay, con lo espectaculares que son los grabados del auténtico).


Siguiendo con la temática egipcia, he aquí una esfinge de Giza en las afueras de Shijiazhuang.
(Aunque poco después de salir en la prensa, el pasado año, fue demolida por las chanzas que se hicieron de ella).


No así ésta, que está en Anhui y oye, es una versión "mejorada" de la cairota, porque tiene la cabeza de Tutankamón.
A su lado están haciendo una pirámide de cristal como la del Louvre parisino.


Minimonte Rushmore en Chongqing.


Torre de Pisa en las afueras de Shanghái
(ésta con cables para sostenerla, no vaya a ser).



El afán de los chinos por la copia de monumentos ha inspirado libros enteros, como éste que he encontrado mientras me documentaba para este post. No lo he leído ni hojeado, pero tiene buena pinta y promete unas fotos muy cachondas.

Muchas de estas copias están en zonas residenciales de estilo europeo para los nuevos ricos chinos que quieren vivir como en Versalles, Roma o un pueblecito escandinavo de ensueño pero sin alejarse mucho de su tierra querida. En este artículo tenéis más ejemplos de este tipo de promociones inmobiliarias.

En otras ocasiones, sin embargo, se erigen en parques temáticos dedicados a famosos lugares de todo el mundo, muchos de ellos construidos en los años 80 y 90, cuando China se abría lentamente tras décadas de cerrazón, los chinos comenzaban a interesarse por el mundo, pero aún había poco dinero para viajar al exterior, y estaba por llegar el internet para navegar por donde fuera. Esos parques han perdido su antiguo esplendor, pero aún están abiertos y reciben turistas, incluido uno que tenemos en Pekín y que hace tiempo quiero visitar.

En uno de esos parques ocurre una de las más famosas películas del gran director chino Jia Zhangke, que lleva el sarcástico título de "El mundo". Podéis verla enterita aquí, pero yo en este post os pongo sólo el trailer.


Enlace Permanente


Puertas a l'ast

6 de Enero, 2015, 0:01

Segundo post del año, y segundo post del año que habla de accidentes, aunque en esta ocasión, afortunadamente, no hay muertes que lamentar... Sí hay, en cambio, que llorar por la pérdida de patrimonio cultural, porque el pasado fin de semana se nos ha quemado en China una bella puerta fortificada con siglos de historia. Es la de la antigua localidad de Weishan, en la provincia de Yunnan. Así era y así ha quedado tras el incendio, que aún no se sabe muy bien a qué se debió:




Es curioso, pero no es la primera vez que a una de estas puertas chinas tan típicas, pertenecientes a antiguas murallas, le ocurre una desgracia en los últimos años. Casi se diría que corren más peligro estos monumentos ahora que en la época en la que se suponía que debían hacer frente a invasores y asedios. Ved, si no, el antes y después de la puerta de Zhengding, otra ciudad monumental (en esta ocasión de Hebei, cerca de Pekín). Unos fuegos artificiales la quemaron a principios de 2010, pocos meses después de que yo me tomara unas cervezas a sus pies:




Y esto no es todo, aunque para el siguiente ejemplo cruzo fronteras y me voy a la cercana Corea del Sur, donde uno de los monumentos más famosos de Seúl, la puerta Namdaemun, fue incendiada premeditadamente por un señor que protestaba por un problema de tierras en 2008 y creyó, lógicamente, que nada mejor para defender sus derechos que poner un buen monumento histórico a la barbacoa:





Al menos esta última ya la han reconstruido, creo.

Jorge Camacho, en Facebook, nos cuenta también que algo similar pasó con una de las puertas de la histórica localidad taiwanesa de Hengchun, que quedó destruida por un tifón:




En fin, que menuda racha, ¿no? Es como si estas puertas, que a veces son el único vestigio del casco antiguo de muchas ciudades en Asia, estuvieran condenadas también a la destrucción.

Inciso lingüístico: en chino, a las puertas, tanto las de casa como estas fortificadas, se las denomina "men", palabra cuyo caracter chino realmente parece una puerta. Aunque más que una palabra es casi un sufijo: todas estas construcciones se llaman "algo-men"



en chino tradicional aún es más puerta:


En Pekín, por cierto, muchas puertas de este tipo, algunas de ellas enormes y muy bellas, también quedaron destruidas, pero fue antes, en los años 50 y 60, y no por accidente sino de forma deliberada, cuando se ordenó echar abajo la muralla que rodeaba la ciudad con el fin de construir el anillo de circunvalación que hoy día conocemos todos aquí como "el segundo anillo".

Los pequineses hoy en día recuerdan esa destrucción como una de las grandes barbaridades del maoísmo, pero también hay que decir que en Europa, España incluida, muchas ciudades destruyeron sus murallas medievales a finales del siglo XIX y principios del XX, cuando hubo que empezar a dejar sitio a los coches y a los ensanches.

Así era la muralla de Pekín antes de que se acabara con ella, y todos los "men" del mapa son los de antiguas puertas fortificadas: muchos os sonarán porque ahora son paradas de metro. La línea 2, una de las más veteranas y populares de la ciudad, coincide prácticamente con la muralla de la "Inner City".


Para los que conozcan el metro pequinés:
Las paradas de metro de Hepingmen, Jianguomen y Fuxingmen,
aunque se llamen así, no eran originalmente puertas.



Unas pocas puertas de esta antigua muralla aún existen o han sido reconstruidas. Se trata de las siguientes:

Yongdingmen, la gran entrada de Pekín en la antigüedad (reconstruida)


Zhengyangmen, que la mayoría de la gente llama por error "Qianmen", por el nombre de la parada de metro donde está.
A sus pies está el kilómetro cero chino.


En realidad Zhengyangmen no es una torre sino dos, una a pocos metros al norte de la otra.
La segunda es denominada oficialmente "torre de arqueros de Zhengyangmen".
Ambas están al sur de la plaza de Tinananmen.


Deshengmen, también conocida como
"la torre de la que salen los buses a la Gran Muralla".
Si hasta en la foto los tenéis...


Dongbianmen: esta fortificación no estoy seguro de si era una puerta o simplemente un torreón,
pero bueno, la pongo en todo caso. Era una de las esquinas meridionales de la principal muralla de Pekín.


Xibianmen: es la otra esquina del sur, aunque bastante menos espectacular.



Tras las que aún quedan en pie, a continuación llega la parte triste, repasar las que ya no están:

Youanmen


Fuchengmen


Chaoyangmen


Xuanwumen


Guanganmen


Xizhimen


En Xizhimen, hago otro inciso, hay ahora unos rascacielos curvados que hace poco se incendiaron, ironías de la vida:




Seguimos con las puertas antiguas: Andingmen


Dongzhimen


Guangqumen


Chongwenmen


Zuoanmen


Muchas de ellas eran bastante más grandes y espectaculares que la "men" que al final ha acabado siendo la más famosa de Pekín, pese a ser pequeñita en comparación con la mayoría: Tiananmen, que en realidad es un poco diferente a las anteriores porque es la puerta de un palacio, más que una fortificación integrada a una muralla.



Para que no nos perdamos en tal empacho de puertas, mejor las recopilamos ayudados por el mapa del principio. Hala, a descansar, ¡no encendáis cerillas cerca de fortificaciones antiguas!


Enlace Permanente

Por ahora hay 2 comentarios


Tres cosas sobre Gironella

13 de Noviembre, 2014, 0:01










Hace un par de meses conté que me había aficionado a escuchar los documentales de Radio Nacional de España, y que con ellos había descubierto la figura de Miguel Fisac. Sigo escuchando esos documentales (me temo que no pararé hasta que me los termine todos) y he encontrado gracias a ellos otra figura muy interesante de la Historia de España en la que antes apenas había reparado, salvo como un nombre que apuntar en algún pretérito examen de Literatura. Se trata del escritor José María Gironella. Si os apetece podéis escuchar lo que acabo de oír yo de él en el siguiente enlace:


Al oírlo, en primer lugar he descubierto a través de fragmentos de entrevistas que se intercalan allí que el escritor gerundense era un hombre con un sentido del humor encantador. Mientras cuenta los botes que dio por la vida, que fueron muchos, le da a todo un sentido como de tebeo de Mortadelo y FIlemón.

En segundo lugar, he podido conocer una curiosa relación de este personaje con mi Huesca natal, ya que en la Guerra Civil (donde luchó con el bando franquista, todo sea dicho) acabó de esquiador militar de montaña en Panticosa, vigilando la frontera (estos esquiadores continúan allí hoy en día, aunque ya no haya frontera que vigilar). En la entrevista cuenta los intensos sentimientos que le inundaban mientras esquiaba solo en los Pirineos, algo que los que somos de Huesca entendemos bien (bueno, algunos más que yo, que no soy tan montañero ni paso tanto tiempo allí). También se cuenta en el documental que años después intentó, sin éxito, convencer a un amigo para abrir una mina de carbón en la provincia oscense.

Por si todo esto fuera poco, avanzando en el documental y en las entrevistas, resulta que Gironella fue un gran viajero y escritor de libros de viajes, y en este punto centró especialmente sus intereses en Asia, a la que le dedicó varios libros y por la que dedica palabras de cariño, admiración y amor. La anécdota en la que cuenta cómo escuchó a Narciso Yepes tocar para afectados japoneses por las bombas atómicas es escalofriante.


En fin, que nunca es tarde si la dicha es buena, he descubierto a un señor muy gracioso, amante de Huesca (o al menos de sus montañas nevadas) y de Asia. Lamentablemente, falleció hace 11 años, pero sus libros quedan allí para los que queramos leerlo. Dicen que nunca tuvo mucho apoyo de los críticos, quizá por haber sido exitoso en vida (ganó el Planeta y el Nadal) y por no haber sido el escritor español tipo de aquella época, de los que huyó al exilio. Pero en fin, no todos estamos cortados por el mismo patrón. ¿Alguien ha leído sus libros sobre Asia?

Enlace Permanente

Por ahora hay 3 comentarios


China y los Fisac

5 de Septiembre, 2014, 0:01









Desde hace unos meses escucho compulsivamente documentales de Radio Nacional de España, unos excepcionales programas que, en ocasiones usando documentos sonoros con muchas décadas de antigüedad, cuentan de forma fantástica desde grandes biografías de personajes a veces olvidados (espectacular, por ejemplo, el de Urtain, o el de la Bella Dorita) a grandes y pequeños hechos de la Historia, sobre todo ocurridos en la España del siglo XX.

Escuchando sin parar estos documentos, he conocido la figura de Miguel Fisac, uno de los arquitectos fundamentales de la España del pasado siglo. El documental lo presenta como un arquitecto que supo llevar las ideas contemporáneas de la arquitectura europea a una España franquista en la que lo que se quería imponer era una vuelta a los estilos de la España "imperial", algo así como copiar el Monasterio del Escorial una y otra vez. Además Fisac tuvo el valor de llevar los estilos más rompedores a un mundo a veces tan conservador como el católico, edificando las nuevas iglesias de la segunda mitad del siglo XX, las de los nuevos barrios de inmigrantes a las grandes ciudades españolas. He de confesar que personalmente no me gustan las iglesias contemporáneas, ni las de Fisac ni las de otros arquitectos, pero bueno, ese es mi problema. Fisac, por cierto, era un hombre muy religioso, y hasta fue miembro numerario del Opus Dei (y amigo personal de Escrivá de Balaguer), pero se salió de la orden por sus desacuerdos con ella, y se sumó al espíritu reformista del Concilio Vaticano II, lo que en su obra se traducía en unas iglesias menos opulentas, usando más ladrillo que mármol, más cercanas al pueblo.

Otra cosa que me ha interesado de Fisac al escuchar el documental radiofónico, y que justifica así su presencia en este blog, es su interés por Oriente. Por ejemplo, él contaba en una entrevista (que aparece parcialmente en el documental) que una de las bases de su estilo descansaba en una cita atribuida a Lao Tse, el fundador del taoísmo, en la que se dice que "la arquitectura no son cuatro paredes y un tejado, sino el espacio que queda entre ellos". En definitiva, sencillez y menos barroquismos.

También parece que influyó mucho en la obra de Fisac un viaje que en los años 50 realizó a Japón y otros países de Asia Oriental, en el que quedó impresionado por la arquitectura tradicional asiática y seguramente tomó ideas para una de sus obras más famosas, los laboratorios JORBA (más conocidos por el apodo popular de uno de sus edificios, "La Pagoda"), que ilustran el comienzo de este post. Esta obra, que se encontraba en la Avenida América de Madrid, fue inexplicablemente demolida en 1999. Se encontraba en la salida por carretera a Zaragoza, por lo que yo la veía cuando estudiaba en la Universidad Complutense y viajaba los puentes y vacaciones a Huesca en autobús (junto a otros famosos edificios como las Torres Blancas, que ésas sí que aún siguen allí).


Demolición de "La Pagoda", hace 15 años.


Otro hecho que resalta el interés de Fisac por Oriente es que fue uno de los primeros intelectuales españoles que, ya en los años 50, empezó a decir lo que ahora se dice tanto: que China "era el futuro" (y ojo, él lo decía cuando China estaba en uno de sus momentos más calamitosos). Esto llevó al arquitecto a contratar a una institutriz china para educar y enseñar mandarín a su hija, Taciana Fisac, que actualmente es una de las principales sinólogas de España. Antes de escuchar el documental yo pensaba que Taciana Fisac tenía ascendencia rumana (quizá porque el apellido me sonaba a los Cárpatos) pero bueno, ya me he librado de ese craso error.

Taciana Fisac, para quien no la conozca, fue de jovencita la traductora de los Reyes de España cuando viajaron a China a finales de los años 70, en la primera visita destacada de unas autoridades españolas al gigante asiático. También fue ella, o al menos ella en colaboración con una encuesta popular, quien bautizó con el nombre de "Chulín" al oso panda que pocos años después, en 1982, nació en el Zoo de Madrid, y que era hijo de una de las osas que los chinos regalaron precisamente a los Reyes en el mencionado viaje al país asiático.

Esto ya lo he comentado en posts anteriores, pero volveré a decir que aquel nombre estaba muy bien traído porque por una parte sonaba a chino (y suena muy parecido a "zhu lin" 竹林, que significa "bosque de bambú", el hábitat de los pandas) pero además jugaba con el hecho de que el panda era "chulo" tanto en el sentido de "guapo" como en el de "madrileño" (chulapo). Un nombre lleno de dobles sentidos, como les gusta a los chinos.

Chulín, por cierto, fue el primer oso panda nacido en Europa, aunque no el primero nacido fuera de China: ese honor recae en "Tohui", nacido en 1981 en el zoo mexicano de Chapultepec. Los dos fueron celebrados con canciones infantiles, y en ambas se recalcaba que los pandas "aún no andan". Un post que empezó con un arquitecto ligado en sus orígenes al Opus acabará con Yuri y Enrique y Ana, así de extraños son los desvíos que a veces toma mi mente.
 



Enlace Permanente

Por ahora hay 10 comentarios


La muchedumbre del tanque

5 de Junio, 2014, 0:01

Si ayer se cumplía el 25 aniversario de la matanza de Tiananmen, hoy podemos decir que ha pasado exactamente un cuarto de siglo desde la archifamosa escena del Hombre del Tanque (Tank Man), ese señor aún desconocido que el 5 de junio de 1989 se colocó delante de una hilera de vehículos blindados sin otra arma que dos bolsas conteniendo quién sabe el qué.

La más célebre foto de aquel asombroso instante la tomó un periodista de Associated Press, Jeff Widener, desde un balcón del sexto piso del Beijing Hotel, a cosa de uno o dos kilómetros de la plaza de Tiananmen. En realidad fueron cuatro los fotógrafos que consiguieron inmortalizar aquel casi mágico momento, aunque fue la foto de AP la que se hizo más famosa, quizá porque tenía un ángulo ligeramente mejor.


De izquierda a derecha y de arriba abajo, fotos de
Jeff Widener (AP)
Charlie Cole (Newsweek, ganadora ese año del World Press Photo)

Stuart Franklin (Magnum)
Arthur Tsang (Reuters).
Franklin tiene otra imagen espectacular que contextualiza muy bien el suceso.
Y la BBC lo grabó todo en vídeo.


Para muchos, la escena es el perfecto símbolo de la rebeldía ante la injusticia, las dictaduras, los abusos... pero puede tener muchas otras lecturas. A mí, por ejemplo, me inspira la idea de que tras el 4 de junio los chinos ya no pudieron luchar juntos, como una sociedad, y desde entonces han tenido que enfrentarse individualmente, cada uno por su lado, a lo que creían malo. La sociedad china se ha vuelto más individualista y egoísta, pero al mismo tiempo los activistas han sido más valientes y heroicos, porque estaban todo este tiempo prácticamente solos frente a la gigantesca máquina del Estado.

La foto del Hombre del Tanque -fotos- es una de las más famosas de la historia del fotoperiodismo, una imagen que casi todo el mundo reconoce (siempre que no haya vivido toda su vida en China, claro está). Su fama ha provocado cientos, miles de versiones de esa imagen. Aquí os pongo algunas:

CULTURA POPULAR

Lego Tank Man




Angry Birds


Pank Man (Pac Man + Tank Man)

Kukutxumutxu
(quién si no iba a versionear el asunto desde España...)


Los Simpsons



Star Wars


Padre de Familia


Pixar


8 Bits


Minecraft


Teletexto


Sailor Moon


Mi Pequeño Pony


Propuesta de Doodle (no usada de momento, que yo sepa)



REIVINDICACIONES DE OTRAS COSAS

Promoción de la bicicleta frente al automóvil


Tea Party (los tanques, no os lo perdáis, simbolizan a Obama)


Del otro lado de la política estadounidense,
el movimiento "Ocupa Wall Street"


Durante las protestas de los indignados estadounidenses,
se hizo famoso un policía que roció con pimienta a los manifestantes,
al que convirtieron en carne de Photoshop:


Campaña contra Pekín 2008
(a la que me opuse con todas mis fuerzas, dicho sea de paso)


Causas ecologistas
(esta portada de cómic la vi en Pekín)



SÁTIRAS SOBRE OTROS TEMAS POLÍTICOS

Primavera árabe de 2011,
Bahrain acoge un Gran Premio de Formula 1
pese a su represión de las protestas


Crisis política en Egipto


Por cierto, Egipto tuvo su propia versión del Hombre del Tanque,
aunque fuera algo menos espectacular


Aunque también los ha habido en Palestina


Y mucho antes de 1989, en Praga 68



Snowden se refugia en China en 2013


Otra del caso Snowden pero con una ligera variación:
los tanques son EEUU


Voces en EEUU piden no consumir productos made in China


Nobel a Liu Xiaobo


Ocupa Wall Street


Obama visita China en 2009


Conflicto entre Rusia y Alemania por el gas


Protestas en Irán, extendidas por las redes sociales


Protestas tibetanas en el año de Pekín 2008


Google confiesa que se autocensura en China
(años antes de salir de ese mercado)


Tensiones en Hong Kong por la llegada masiva de turistas chinos
(que algunos, muy desafortunadamente, apodan como "langostas")


Conflictos agrícolas en EEUU



VERSIONES ARTÍSTICAS















HUMOR (NO SIEMPRE POLÍTICAMENTE CORRECTO)


TATUAJES





TAZAS DE DESAYUNO



ACTUALIZACIÓN (A las pocas horas): Ya que todo el mundo ha hecho su propia versión del Hombre del Tanque, ¿por qué no hacer yo la mía propia? Y de paso que lo hago, aprovecho para quejarme de lo ocurrido hoy en España, donde la principal revista de humor del país, El Jueves, no ha podido hablar de la noticia del año en España (la abdicación del Rey) por presiones de "arriba", no se sabe aún hasta qué nivel. Varios dibujantes de la revista han anunciado que se largan de ella, y el futuro de El Jueves peligra tras casi 40 años de historia. Ésta es mi aportación, ante semejante vergüenza:

Enlace Permanente

Por ahora hay 4 comentarios


De Goya a Yue,
de Madrid a Pekín

16 de Mayo, 2014, 0:01

Mi paisano más universal es probablemente Francisco de Goya y Lucientes, gran pintor y mejor sordo, que hace exactamente 200 años, en 1814, pintó uno de sus cuadros más famosos, el que conocemos popularmente como Los fusilamientos del 3 de mayo (aunque yo lo confundo con su cuadro del 2 de mayo, siempre tengo que pararme a pensar unos segundos qué día es cada uno).


Esta obra de Goya ha sido "fusilada", y nunca mejor dicho, por algunos de los mejores pintores de épocas posteriores. A finales del siglo XIX, Edouard Manet, quien sería luego casi por accidente uno de los padres del impresionismo francés, pintó La ejecución del emperador Maximiliano, claramente inspirada en la obra anterior, aunque llevaba el drama de la montaña madrileña de Príncipe Pío al México de Benito Juárez. Comenzaba la universalización del modelo goyesco...


Ya en el siglo XX, nos encontramos con otro genio que homenajea con uno de sus cuadros a los fusilamientos de Goya, su compatriota Pablo Picasso, quien además con su pintura hablará de un tema relacionado con Asia Oriental, con lo que este post ya se va acercando a la temática principal del blog. Me refiero al cuadro Masacre en Corea, que el malagueño pintó en 1951 para condenar la matanza de Sinchon, en la que al parecer murieron 40.000 personas a manos de tropas anticomunistas surcoreanas y estadounidenses (Sinchon, ciudad que actualmente está en Corea del Norte, perdió la cuarta parte de su población).


El río del medio evoca la división de Corea, dicen los entendidos.


Finalmente, en 1995 uno de los más famosos artistas contemporáneos chinos, Yue Minjun (para los que ya hayan visto algo de arte chino: el de las risitas insoportables) pintaba otra obra claramente inspirada en el cuadro de Goya. Se titula Ejecución y en 2007 se subastó por 2,9 millones de libras en Londres, lo que la convierte, si no me he olvidado de alguna puja posterior, en la obra de arte contemporáneo chino más cara de la historia (hay otros cuadros chinos que se vendieron más caros, pero pertenecen al arte clásico, incluso obras realizadas en el siglo XX).


¿Alguien sabe qué lleva el personaje de la derecha en la camiseta?


Yue siempre se ha negado a relacionar su obra con algún hecho histórico determinado, incluyendo la masacre de Tiananmen, ocurrida pocos años antes de que pintara el cuadro (y de la que este año se cumplirá el 25 aniversario, recordémoslo otra vez). Sin embargo, esos muros rojos que aparecen en el fondo de la obra recuerdan a las puertas de la Ciudad Prohibida, en el norte de la plaza.

Enlace Permanente


Cóctel cultural

1 de Mayo, 2014, 0:01








La cultura moderna de China -la actual, no la preservada en el formol de los museos- es todavía algo muy lejano para España o Latinoamérica, y probablemente lo seguirá siendo siempre, pero es cierto que en los últimos 10 o 15 años ha dejado de ser una gran desconocida y ha despertado interés en mucha gente. Multitud de cosas pueden haber influido en ello, desde el nobel a Mo Yan hasta la internacionalización de China en lo político o en lo económico, la organización de los JJOO de Pekín, las películas de Zhang Yimou o hasta las trapisondas de Ai Weiwei.

Junto a esta progresiva salida al exterior de la cultura china, y quizá como consecuencia de ella, nos estamos encontrando con algunos curiosos casos de "mestizaje" entre ambos mundos, el chino y el hispano. Veamos tres casos que no ocurren en suelo chino, sino en España o Latinoamérica:


EN MÚSICA: GAS, EL GRUPO BARCELONÉS QUE CANTA EN MANDARÍN

Gas es un grupo formado en 2009 que desde 2012 decidió dedicarse casi exclusivamente a cantar en chino para buscar originalidad en el panorama musical español y de paso intentar darse a conocer en el mercado oriental. Con un sonido eminentemente indie y un acento chino de su solista bastante decente (desde luego, bastante mejor que el de Avril Lavigne) el grupo ha sacado un disco en mandarín y prepara otro.



Gas es además responsable de la versión en mandarín del himno del Barça, club que tiene muchos seguidores en China, aunque ahora que el equipo está de "cambio de ciclo" me da que muchos chinos se van a pasar al Real Madrid o incluso al Atleti (los fans de este país son bastante chaqueteros y siempre van con el ganador).





EN CÓMIC: GAZPACHO AGRIDULCE, VIÑETAS CHINO-ANDALUZAS

El webcómic Gazpacho Agridulce surgió en octubre del pasado año y en pocos meses se ha convertido en un gran bombazo, hasta el punto de que su autora, la chino-algecireña Quan Zhou Wu, lo ha conseguido colar como sección fija en las webs de El País y del canal de televisión Divinity. El título del cómic ya avisa: en él la autora, que se define como una china con carácter muy andaluz, cuenta con humor irreverente su vida, y el choque cultural al que se enfrenta en el día a día (sobre todo con su muy tradicional madre, dueña de un restaurante chino y gran protagonista de las historietas).





Quan cuenta cosas en el fondo parecidas a las que los españoles "sufrimos" en China, quizá desde el otro lado del espejo, siempre con un toque de gracia gaditana. Con un tono aparentemente ligero, cuenta en un par de viñetas cosas sobre las diferencias culturales entre Occidente y Oriente que a un sociólogo le costaría varios tomos explicar.


Su caso es muy intrépido, porque por una parte no son muchas las mujeres que se meten en el mundo del cómic (su estilo recuerda un poco al de Maitena, aunque supongo que ella estará harta de que le comparen) y por otra parte porque prácticamente nadie había llevado al cómic en español el tema de los inmigrantes chinos (y menos alguien de dentro del propio colectivo)
.



EN LITERATURA: SANTIAGO GAMBOA, PÁGINAS EN PEKÍN

Usar China como escenario de un libro o novela no es tan raro, ya en el siglo XIX lo hizo Julio Verne con sus Tribulaciones de un Chino en China. Pero no son muchos los autores en español que lo han hecho, y más raros aún son los que repiten la experiencia. En esto, el colombiano Santiago Gamboa, uno de los autores con mayor proyección actual en ese país, es una interesante excepción.


Gamboa, quien ha viajado varias veces a China, tiene tres libros ambientados en este país, concretamente en Pekín: Los Impostores (2001), Octubre en Pekín (2002) y Hotel Pekín (2008). Ojo, no confundan la segunda de las obras con El otoño en Pekín, que es de Boris Vian y poco tiene que ver con la capital china.


La última de las obras mencionadas surgió de un viaje a China que Gamboa hizo con su amigo, el director colombiano Sergio Cabrera, para intentar poner en marcha un proyecto conematográfico en el país asiático que al final no resultó. (Cabrera, entusiasta del maoísmo en sus años de juventud, vivió en China durante los 60 y 70, incluso durante los años de la Revolución Cultural).

Enlace Permanente


La quinta de Indiana Jones
debería ser sobre esto

1 de Julio, 2013, 0:01

La semana pasada regresaron a China dos cabezas de bronce que representan a una rata y a un conejo. Se las recibió con una solemne ceremonia, en la que asistió hasta una viceprimera ministra china, Liu Yandong. (En la foto, la de la izquierda).


¿Por qué tanto alboroto por dos estatuas? Bueno, no son dos obras cualquiera, porque hace cuatro años protagonizaron una rocambolesca historia, que en realidad tiene siglo y medio detrás. En este blog ya se habló dos veces de aquello, pero como ha llovido mucho desde entonces lo recordaré de nuevo, para que este post sirva además de colofón a aquellos dos (o de continuación, porque quién sabe si la historia no terminará aquí).

Las cabezas pertenecían a una lujosa fuente del versallesco Antiguo Palacio de Verano de Pekín (Yuanmingyuan), en la que estaban presentes los 12 animales del zodiaco chino, y de cada uno salía un chorrillo de agua. Se cree que la fuente, como otros detalles de aquella residencia veraniega de los emperadores, fue diseñada por el jesuita italiano Giuseppe Castiglione.


El Antiguo Palacio de Verano (que no debe confundirse con el Palacio de Verano a secas, aunque los dos estén en el noroeste de Pekín) fue destruido y saqueado por tropas francesas e inglesas en 1860, durante la Segunda Guerra del Opio. Los europeos querían dar un golpe moral a los emperadores, y barajaron hasta quemar la Ciudad Prohibida, pero finalmente se decantaron por otro símbolo de los soberanos chinos, más en las afueras. Así dejaron, por ejemplo, la famosa fuente:


Las cabezas, como tantos otros botines cobrados por la soldadesca europea en sus campañas por todo el mundo, fueron a los museos y colecciones del Viejo Continente. La rata y el conejo, en concreto, llegaron a manos de nada más y nada menos que el diseñador francés Yves Saint-Laurent.

A la muerte de Saint-Laurent, en 2008, su compañero sentimental, Pierre Bergé, decidió subastar parte de la colección del artista. A mí me parece ya mal, para empezar, que con tu pareja recién enterrada te pongas a finiquitar sus bienes, pero en fin, a los chinos lo que les molestó fue que se intentara hacer negocio con unas obras que habían sido saqueadas a China. Hubo protestas públicas, y hasta el Gobierno chino intentó presionar para que la subasta en casa Cristo la casa Christie's no se celebrara.

Bergé calentó la subasta diciendo al Gobierno chino que devolvería las cabezas al día siguiente si el país mejoraba sus derechos humanos y la situación del Tíbet (no sé cómo se puede hacer eso en un día, pero es lo que dijo Pierre). Vamos, que quería desviar la atención.

La subasta se celebró, y un comprador anónimo (en estas pujas multimillonarias todo suele ser muy secreto)
se llevó las cabezas por 28 millones de euros.


Sin embargo, pocos días después, ese comprador, que resultó ser un coleccionista chino llamado Cai Mingchao, celebró una rueda de prensa en Pekín y se identificó como el ganador de la puja, pero dijo que no pensaba pagar porque se había subastado un objeto robado.

Se armó mucho revuelo... Se debatió mucho sobre si el Gobierno chino estaba detás de la "emboscada" o no. También se discutió si era ético que China reclamara unas obras que posiblemente gracias a estar fuera de su país de origen probablemente sobrevivieron a cosas como la Revolución Cultural. En fin, el caso es que la noticia animó mucho la actualidad en los inicios de 2009, cuando en China estábamos algo resacosos y tristones porque se acabara el año olímpico 2008.

Desde entonces no hemos oído casi hablar en cuatro años de esas cabezas, pero recientemente, cuando el asunto parecía ya olvidado, regresó a la actualidad. Así, nos hemos enterado de que, tras el fiasco de la subasta, las adquirió otro magnate de la industria del lujo francés, Henri Pinault (no sé si es que fue el segundo que más pujó en la polémica subasta, o si es que tiempo más tarde, más discretamente, las cabezas volvieron a venderse).

Pero Pinault decidió adoptar una postura opuesta a la de Bergé, y devolver las cabezas de la discordia a los chinos sin política de por medio. No se sabe si China ha tenido que pagar algo, si Pinault obtendrá algo a cambio, pero el caso es que ya están en Pekín, y se exhibirán en el Museo Nacional, el más importante del país, en plena plaza de Tiananmen.

Con estas dos cabezas, China ha recuperado siete de las 12 que tenía la fuente original. Según este gran estudio de la historia, tres de ellas (el buey, el tigre y el mono) las compró en 2000 en una subasta en Hong Kong el Grupo Poly (una enorme inmobiliaria china, ligada según dicen al ejército). En aquella subasta también había una cabeza de otro de los 12 animales, el perro, pero los expertos de Poly dijeron que era falsa y se quedaron sólo con las otras tres.

Otras dos estatuas de la histórica fuente, el caballo y el cerdo, las compró entre 2003 y 2007 el magnate Stanley Ho, que durante décadas tuvo el monopolio de los casinos en Macao, hasta que llegaron los de Las Vegas. Stanley Ho donó las dos cabezas a China, pero están en museos distintos: el caballo está en el Museo de la Capital, y el cerdo se muestra en el museo del Grupo Poly, junto a los tres animales que compraron antes. En cualquier caso, las siete cabezas están en Pekín, su "hogar".







La historia de las cabezas ha inspirado a la cultura china actual. Ai Weiwei, ese artista/disidente que todos los meses sabe hacer algo llamativo para salir en los periódicos, hizo una copia gigante de las 12 cabezas y la está llevando desde 2010 de gira por ciudades de todo el mundo (ahora se supone que andan por Toronto).


Por el otro lado del espectro político, Jackie Chan (bastante amigo del Gobierno chino, o por lo menos amigo de hacer negocio con ellos) lanzó a finales del año pasado su película "Chinese Zodiac", que según él es la última cinta de acción que va a protagonizar, porque ya no tiene años para ir dando volteretas. No la he visto, pero imagino que Jackie Chan será un agente secreto, o un espía, o algo similar, encargado de la misión de recuperar las cabezas de marras. La película es, de momento, la quinta más vista en la historia de China.


La historia, como veis, da para mucho, y además no acaba aquí, porque todavía falta por encontrar las cabezas del dragón (mi signo), la serpiente, la cabra, el gallo y el perro. Mirad en vuestros trasteros no vaya a ser que os las hayáis dejado en algún rincón.

Enlace Permanente

Por ahora hay 9 comentarios


Pintor de brocha bella

17 de Abril, 2013, 0:01

Ésta es la sala de estar de mi casa, con la perra Once -que está en celo estos días- de invitada en la imagen:



El póster pintado a mano que hay pegado a la pared se lo compré a un pintor de Panjiayuan, el célebre mercado de arte y antigüedades que hay en el sur de Pekín. Lo adquirí porque me pareció el único entre miles que se salía del típico estilo tradicional chino (paisajes de acuarela, montañas, tigres, etc) pero curiosamente no lo abandonaba del todo. Me pareció un estilo original y muy agradable a la vista.

Pocos días después, gracias a un artículo en ZaiChina, me enteré de que el póster es una copia de un cuadro de Wu Guanzhong, uno de los pintores chinos más excepcionales del siglo XX, y que falleció recientemente, en 2010, a los 90 años.


Wu es uno de los pocos pintores chinos "clásicos" -con esto me refiero a los que no pertenecen a las vanguardias artísticas chinas surgidas tras la muerte de Mao- que intentó mezclar estilos tan complicados de mezclar como son el occidental y el oriental. En su caso, Wu era un gran admirador del modernismo, especialmente de sus pintores tardíos (Van Gogh, Gauguin, Cezanne). Él pudo incluso viajar a Francia para conocer ese arte en persona, y aunque lo hizo en unos años difíciles para Europa, a mediados de los 40 (con el continente recuperándose de la II Guerra Mundial) pudo empaparse de sus ídolos europeos.

Otros pintores chinos que hicieron ese viaje con él no regresaron a la nueva China maoísta que estaba naciendo, pero Wu sí lo hizo. De vuelta al país, creó un estilo que mezcló las pinceladas modernistas o los vivos colores de Van Gogh con el estilo chino tradicional, en el que la tinta negra sobre blanco reina y se busca con simplicidad taoísta que un trazo lo cuente todo.

A Wu, como a casi todo el mundo en China, especialmente los intelectuales, la Revolución Cultural le truncó su carrera. Se dice que pudo salvar su vida porque quemó o rompió públicamente sus cuadros "burgueses", obligado por las circunstancias, por lo que apenas queda nada de sus obras de juventud. Ya antes de la locura de los guardias rojos había tenido problemas con otros artistas chinos coetáneos, por tener un estilo rompedor y occidentalizado, algo difícil de aceptar para muchos en el arte chino, académico y poco amigo de innovar (sus variaciones a lo largo de los siglos han sido mucho más discretas que en el arte europeo).

Os dejo con algunas muestras de la obra de Wu, uno de los pocos pintores de los que puedo decir que, de momento, me gusta todo lo que veo de él. Y eso que posiblemente sus mejores obras, las que pintó en la frescura de su juventud, nunca las podremos admirar.



Enlace Permanente

Por ahora hay 16 comentarios


Fabricando tornillos, luego ideas, luego souvenirs

28 de Enero, 2013, 0:01


Para los que vivan en Pekín, el distrito artístico de Dashanzi, también conocido como 798, es algo tan familiar como la plaza de Tiananmen o Sanlitun. Para los de fuera, puede que su historia les resulte interesante...

Dashanzi es una zona al noreste de Pekín, entre el aeropuerto y la ciudad, que en los años 50 fue elegida por el recien nacido régimen comunista para instalar allí fábricas, principalmente de alta tecnología, dirigidas sobre todo a abastecer al ejército. China entonces aún no estaba enfadada con la Unión Soviética, que le prestó ayuda para construir ese complejo industrial, y además recomendó a los chinos que solicitaran ayuda a Alemania Democrática, que como buenos alemanes, sabían mucho de tecnología.

Los alemanes del este no sólo llevaron al noreste de Pekín sus conocimientos en la tecnología de entonces, sino que además influyeron en la forma de construir muchas de las factorías, hasta tal punto que el entendido en arquitectura podría aun hoy encontrar restos de la Bauhaus en el lugar.

Dashanzi, que incluía viviendas para los obreros de las fábricas, fue durante décadas la envidia de la industria china (tenía equipos deportivos propios, bibliotecas con libros en alemán, era visitada por Mao, Deng Xiaoping, Kim Il-Sung...) pero en los 80, con la reconversión de la economía china y la retirada de la ayuda estatal, cayó en decadencia. A sus restos, atraídos por el ambiente "punk" de las fábricas abandonadas (que ofrecían además amplios espacios y estaban diseñadas con cierto gusto artístico), comenzaron a llegar los miembros de la naciente comunidad artística china, nacida precisamente en la China postmaoísta y que gustaba, y gusta, de vivir en comunidad. Antes habían estado concentrados en la zona de Yuanmingyuan (el antiguo Palacio de Verano), pero les habían ido echando de allí, como suele pasar cuando los artistas acaban dignificando una zona antes deprimida.

Los primeros estudios y galerías de relumbrón se fueron abriendo en los primeros años de este siglo, hace apenas una década, pero en sólo 10 años el lugar ha ido ganando fama, sobre todo por los aficionados extranjeros al arte, que empezaron a visitarlo y a comprar arte chino de vanguardia (dominado por la caricaturización y renuncia a los dos artes anteriores, el socialista-maoísta y el tradicional oriental).

El resto de la historia la sabe cualquiera que haya visitado el lugar... como siempre pasa con estos "ghettos artísticos", el lugar murió de éxito. Hoy en día el lugar está comercializado, y hay más cafeterías y tiendas de ropa y souvenirs que arte de verdad (aunque a mí me gustan mucho los souvenirs de 798, al menos son diferentes a los de cualquier otro lugar de China). Muchos artistas se hicieron ricos y se quedaron allí, algunos explotando todavía 30 años después la tontería ésa de pintar a Mao con orejas de Mickey Mouse. Muchos otros que no triunfaron se tuvieron que ir de allí, porque los precios de los estudios y galerías son hoy prohibitivos para quien no sea un Ai Weiwei de la vida.

El otro día me pasé por allí un rato y le hice unas cuantas fotos, incluida la que abría este post... coloco el resto a continuación, para que quienes no hayáis estado nunca en Pekín conozcáis nuestro particular "Montmartre". Invitados estáis a visitarlo: no os perdáis una visita a la galería Iberia, dedicada -a veces- al arte español.




Enlace Permanente

Por ahora hay 12 comentarios


Oremus
(esta vez a Allah)

17 de Enero, 2013, 0:01

Ya os debo de haber dicho 500 veces que vivo pegado a una mezquita pequinesa que hasta ahora desconocía, se llama Nandouya y ayer entré para hacerle unas fotillos.


Qué raro el cartel de la entrada, parece un crucifijo en llamas...



Aprovechando la coyuntura, se me ha ocurrido a mí solo que podría usar estas fotos como excusa para colocar unas cuantas de mezquitas de diferentes ciudades chinas. Una versión islámica del post de las iglesias que hice hace unas semanas, y que tuvo una calurosa acogida. A ver si repito éxito.

Antes de las imágenes, en todo caso, me apetece explicar que el Islam llegó a China muy pronto, posiblemente en vida de Mahoma, en el siglo VII. Cuenta la leyenda, de hecho, que quien llevó la religión mahometana al imperio chino fue un tío materno del profeta, Saad Ibn Abi Waqqas, quien construyó la primera mezquita china (en Cantón, no en la Ruta de la Seda como todos nos imaginábamos) y está enterrado en sus proximidades.

Esta religión tiene por tanto más o menos los mismos siglos de historia en China que el cristianismo (que llegó también en esa época, con los "herejes" nestorianos). Ambos credos también comparten similar número de creyentes en el país (no hay cifras exactas, pero ambas estarán por entre 15 y 20 millones).

En China hay unas 30.000 mezquitas, y aproximadamente la tercera parte están en la zona de la Ruta de la Seda (Xinjiang, Gansu, Ningxia, etc). Veamos algunos ejemplos de mezquitas chinas, muchos de ellos encontrados en
este fantástico compendio de templos islámicos en el país.

Empezaremos con las cuatro mezquitas que los musulmanes chinos (los hui, que son los musulmanes más asimilados a la cultura china) consideran las más importantes del país, por ser las más antiguas. Una es la de Huaisheng, en Cantón, donde descansa el tío de Mahoma.


La segunda es la mezquita de Qingjing, en Quanzhou, que está en ruinas
pero vale la pena visitar por su diseño arábico, muy poco común en el este de China.


La tercera es la mezquita Fénix, en Hangzhou
(las cuatro están en el este de China, señal de que los primeros musulmanes
llegaron en barco, no en camello por la Ruta de la Seda).


La cuarta del cuarteto es la mezquita Xianhe, de Yangzhou.


Muchas de las mezquitas más bellas de China están en el noroeste,
en la zona de la Ruta de la Seda. Su estilo es menos "chino" y más
próximo al de países árabes o de Asia Central. Por ejemplo, la mezquita de Dong Kuruk,
la principal de Urumqi, capital de Xinjiang.


O la mezquita de Idkah, en Kashgar, centro de la cultura uigur.


Otra mezquita de Kashgar.
Me dice el lector Camilo en los comentarios que lo siguiente no es una mezquita,
sino el mausoleo de Afaq Khoja, figura importante del islamismo.

Pero lo de que está en Kashgar sí es cierto.



De imponente minarete es otra mezquita uigur: la de Emin, en Turpan.


Yendo más al este de la Ruta de la Seda, fuera de la zona cultural uigur,
nos seguimos encontrando con mezquitas de aspecto árabe,
incluso algunas que se han construido recientemente. Por ejemplo, la mezquita de Lanzhou.


O la mezquita Nanguan, en Yinchuan, la capital de Ningxia.


Mezquita de Xining, en Qinghai.


Mezquita de Dunhuang.


La Ruta de la Seda terminaba en Xian, cuya Gran Mezquita,
una de las más importantes de China, ya no tiene rasgos arabescos.


En Pekín, además de la mezquita de mi vecindario, hay muchas otras.
La más famosa es la de Niujie ("Calle de la Vaca").
Como muchas otras del este de China, podría pasar perfectamente por templo budista.


En verde pastel, está la Mezquita Nanxiapo,
que "descubrí" en la época en que almorzaba en la bocadillería libia de al lado.
(Desgraciadamente, aquel bendito establecimiento cerró).


Otra mezquita pequinesa, la de Huashi.


Otra más de Pekín, la de Dongsi.


Y una quinta pequinesa, la verdosa Mezquita Jinshifang.


Mezquita de Xiaotaoyuan, en Shanghai.


Otra mezquita shanghainesa, la de Songjiang.


Mezquita de Taiyuan.


Mezquita de Qingdao.


Mezquita de Najiahu, en Ningxia
(está en la Ruta de la Seda, pero sus aires son más chinos que árabes).


Mezquita de Guilin.


Mezquita de Dalian.


Mezquita de Chongqing.


Mezquita de Haoyue, en Changchun.


Mezquita del Sur, de Jinan.


Bella portada la de la Mezquita de Hohhot, en Mongolia Interior.


Azulada
Mezquita Daowai, de Harbin.


Mezquita de Beida, en Zhengzhou.


Mezquita de Lhasa, muy cerca del Monasterio Jokhang.




PD: Javier García E, fiel lector, pide en los comentarios que se incluya alguna mezquita de Yunnan, provincia en la que los musulmanes se rebelaron contra el imperio en varias ocasiones (y algunos de ellos tuvieron que refugiarse en la vecina Birmania, donde también hay muchas mezquitas). Pongo tres lugares de oración de esa provincia, las tres con similar aspecto y cúpula verde:

Mezquita de Kunming.


Mezquita de Dali.



Mezquita de Yongping.

Enlace Permanente

Por ahora hay 8 comentarios


Mo y mamá

14 de Diciembre, 2012, 0:01






Para continuar las recientes discusiones sobre arte que se politiza, hoy podríamos, por ejemplo, hablar un poco del Nobel que esta semana recibió el escritor chino Mo Yan. Pocos días antes de recibirlo, en Estocolmo, pronunció un discurso magistral (lo podéis leer en español aquí, u oírlo en chino aquí) que se ha comentado mucho dentro y fuera de China, y del que a mí también me gustaría decir cuatro cosillas, porque simboliza bastante la manera de ser y escribir del nobel chino.

El discurso empieza con gran ternura: en el inicio Mo Yan cuenta historias que le ocurrieron cuando era niño y en las que la protagonista es su madre, a la que desde el primer párrafo muestra su gran amor y su admiración. Su madre era muy pobre y analfabeta, pero él la venera como una de las grandes influencias en su vida.

Con confuciana devoción por la señora que le trajo al mundo, Mo cuenta por ejemplo que una vez vio cómo a su madre le pegaba un bofetada un guardia cuando recogían, supongo que por desesperada hambre, unas espigas de trigo de un campo donde no debían hacerlo. Años después, Mo Yan se encontró con aquel guardia, ya anciano, y cuando intentó devolverle aquel bofetón, su madre le detuvo diciendo que "aquel señor que me pegó y este señor mayor no son el mismo". Para mi gusto es el mejor pasaje del discurso, es difícil no emocionarse al llegar a él.

El comienzo maternal del discurso es una auténtica delicia para los ojos, aunque debo matizar que yo estaba influido personalmente al leerlo, ya que el día en que lo hice -el mismo día en que Mo recibió el premio- se cumplían exactamente 25 años del fallecimiento de mi madre, quien también fue una señora con una dignidad a prueba de bombas, como la del laureado escritor chino.

Además de esas tiernas y tristes historias -en las que muestra la dura vida de la China de su infancia- Mo Yan cuenta que a su madre, fallecida en 1994 y enterrada en un huerto de melocotoneros (en la China rural es frecuente hacer esto, el padre de mi amigo el de las pasas yace en un huerto de piñas) la tuvieron que desenterrar hace poco debido a la construcción de una vía de tren. De manera sutil, Mo alude aquí al rápido desarrollo de China, y de cómo éste a veces pasa atropelladamente por encima de las personas. Mo nos habla aquí sin mencionarlas de las casas clavo, o incluso de la tumba clavo que estos últimos días también se ha hecho famosa en el país.

El discurso lleva por título "Cuentacuentos", porque en él Mo viene a decir que él, más que un escritor, es un contador de historias, alguien que "cuenta cuentos con el bolígrafo". Frente a otros galardonados o grandes escritores que aseguran haber comenzado a escribir tras leer tal o cual clásico, Mo, con modestia, asegura que lo que le movió a contar cosas fueron los cuentacuentos que llegaban a su pueblo en las fiestas, un oficio con siglos de historia (Mo recuerda a un cuentacuentos de su comarca que ya trabajaba en el siglo XIX). Después menciona a Faulkner o García Márquez, y asegura que "durante dos años segui los pasos de estos dos maestros, pero me di cuenta de que tenía que alejarme de ellos".

Me gusta mucho también esa afirmación de Mo, la modestia que demuestra al confesar que sus inspiradores fueron gente humilde y quizá analfabeta, en lugar de la casi obligada alusión que otros maestros hacen a los intocables de siempre (los novelistas rusos del XIX, por ejemplo, que si no has leído o "copiado" no puedes estar en el club de grandes escritores). No, para Mo los orígenes son esos cuentacuentos que su madre al principio veía como un buen pasatiempo para él, pero que con el tiempo, al descubrir que Mo era bueno relatando, se ablandó e indirectamente le dio permiso para ir a verlos siempre que llegaban al pueblo.


El discurso está alejado de la política, pues Mo Yan siempre ha intentado separarse tanto de la propaganda comunista como de la retórica disidente (una elección que, en mi opinión personal, le ha ayudado a lograr el nobel, pues arte y política no suelen ser buenos compañeros). Sin embargo, hay que admitir que una línea de la alocución parece haberla escrito el responsable comunista de su provincia, una en la que habla de lo mucho que la reforma y apertura han hecho para mejorar China en los últimos 30 años. Sea verdad o no, es una frase que está prácticamente calcada de una nota oficial de Xinhua, o de Diario del Pueblo. No sé si Mo la escribió sin querer (al leerla en tantos sitios se le puede haber quedado en el subconsciente) o ha tenido que negociar su inclusión en el discurso, pero es un pequeño borrón en una por otra parte magnifica conferencia.

No se puede interpretar como una concesión al régimen, sin embargo, el que Mo leyera el discurso vestido con lo que en Occidente "traje Mao", pero que en China llaman "traje Sun Yat-sen". Es una indumentaria elegante para los chinos un poco "chapados a la antigua", anterior al comunismo, y de hecho le aleja de los permanentes trajes-corbata de los actuales líderes chinos. Ahora lo tendremos que llamar "traje Mo".


Quizá compensado a la "frase-lema" antes mencionada, en el discurso aparecen frecuentes alusiones a la pobreza, los enfrentamientos sociales, la dura sociedad de la acusación colectiva durante el maoísmo... críticas muy solapadas, en verdad, pero algún guiño a los chinos "descontentos" encontrará cualquiera que entienda un poco a China. Nadie en su sano juicio podía pretender que Mo Yan llegara a Estocolmo y se pusiera una camiseta en la que dijera "free Liu Xiaobo", pero con leer un poco entre líneas el discurso, se puede conocer una China comunista a veces cruel, como aquel guardia que pegó a la madre de Mo.

En todo caso, el escritor aseguró en su discurso, tras esas leves concesiones a la China "pelota" y la China "crítica", que busca ser un escritor políticamente neutral, aunque a veces no es fácil: "el mayor problema (...) es cómo controlar la pasión ardiente y la furia para no desviarme hacia la política ni alejarme de la literatura", confiesa, asegurando que "la literatura puede nacer de la realidad e incluso superarla, puede preocuparse por la política pero estar por encima de ella". La falta de crítica social que algunos le lanzan él la convierte en una parábola del discurso, la del niño que no podía llorar.

Tras todo el revuelo que su premio ha montado, desde las alabanzas oficiales hasta las críticas y a veces insultos de la disidencia (le han llegado a llamar "prostituta"), Mo Yan ha intentado mantener la cabeza fría, parapetado en su pueblecito de Gaomi, del que casi no se ha movido desde que se anunciara el galardón en octubre.

"Me convertí en espectador de un drama mientras veía al resto actuando en el mismo escenario. Había visto que al protagonista, ganador de un premio, le ofrecían flores, pero además también le tiraban piedras y agua sucia. Temía que no pudiera aguantarlo. No obstante, huyó de las flores y las piedras, se limpió las manchas de agua sucia y salió tranquilamente a dar un discurso al público".

Un discurso humilde, maternal, lleno de bellas historias, con intentos de agradar a unos y otros de los dos bandos (aunque ninguno quedará contento) y muy humano. En él hay proverbios chinos, menciones a Lao Tse, momentos para reír ("soy genéticamente feo desde que nací", dice en él Mo) y para llorar. Os recomiendo su lectura.

Enlace Permanente

Por ahora hay 17 comentarios


Oremus

11 de Diciembre, 2012, 0:01

En el anterior post decía yo que llevamos dos grandes superproducciones en China que han tenido iglesias del país como destacadas "actrices" del reparto. Una de las pelis era "Las Flores de la Guerra", de Zhang Yimou, y la otra "Back to 1942", de Feng Xiaogang. Pregunté en los comentarios de ese anterior post si alguien sabía dónde estaba la iglesia que aparece en el filme (creo que lo contaban en la historia, pero no estuve atento). De momento no he obtenido respuesta, pero googleando un poco creo haberlo encontrado: se trata de la iglesia de Yuncheng, en la provincia de Shanxi (en la peli creo que está un poco trucada, pues aparece en lo alto de un típico pueblo de cuevas de la cuenca del Amarillo, y creo que en realidad no es así).


En China, a diferencia de Europa, las iglesias no ocupan un lugar privilegiado en las ciudades, con alguna excepción (Santa Sofía de Harbin, o la iglesia católica del centro de Qingdao, por ejemplo), pero eso no significa que no haya iglesias. En el país, de hecho, hay decenas de miles de estos templos, algunos con varios siglos de historia.

Mientras buscaba la iglesia de Yuncheng, he encontrado por la web decenas de otras iglesias chinas, algunas que conocía y otras que no, y he pensado en dedicar un post a mostrarlas. Algunas son muy bellas, otras tienen una arquitectura un tanto estrambótica, alguna que otra sería difícil de distinguir de un templo budista...

Las iglesias las he "encontrado" en foros de internet chinos un tanto caóticos, así que es posible que no todas ellas pertenezcan al lugar que digo. Si alguno veis un error, decídmelo, será un favor impagable. Del mismo modo, si sabéis a qué santo o virgen está dedicada alguna de estas iglesias, avisad y se añadirá para mejorar la colección. Por último, si conocéis alguna iglesia en China que valga la pena de estar aquí, no os cortéis en indicarlo (con foto, a ser posible).

No aparece en la larga lista a continuación la iglesia de la película "Las Flores de la Guerra", pues ésa fue un decorado construido expresamente para el film.


Empiezo por la única iglesia de China en la que he asistido a una misa,
la Catedral de la Inmaculada Concepción de Pekín.
(Lo hice porque tenía una novia a la que le dio un tiempo por ser católica, no le duró mucho).


Catedral de San José, en Pekín
(en pleno Wangfujing).
En Pekín hay varias iglesias bautizadas como "catedrales".


Iglesia del Salvador o de Xishiku, en Pekín.


Catedral del Sagrado Corazón de Cantón.


Original iglesia de Chengde.


Catedral ortodoxa de Santa Sofía, en Harbin
(hoy es un museo).


Iglesia de la Virgen María, también ortodoxa y también en Harbin.


Y otra más de Harbin.


Similar a las iglesias "rusas" de Harbin, veréis templos "alemanes"
en Qingdao, como éste, que es protestón, digo protestante.


Aunque la iglesia más famosa de Qingdao es ésta, en lo alto de una colina.


Iglesia muy cuca en Xian.


Iglesia en Jiaxing (Zhejiang).


Iglesia "camuflada" como templo budista en Dali (Yunnan).


Espectacular portada de la Catedral de Guiyang,
recuerda la arquitectura de las minorías étnicas de la provincia.


Iglesia de Zhanjiang (Cantón).


Iglesia de Cristo Rey, en Xiamen.


Iglesia de Datong.


Iglesia de Jingcheng, en Mongolia Interior.


Iglesia de Fuzhou, en la provincia de Jiangxi.


Iglesia de Wenling, lugar donde estaba la "casa clavo" en medio de la carretera.
La iglesia es igual de rara que aquella casa...


Iglesia de Tianjin, por lo que veo, tiene muchas iglesias interesantes.
Ésta es una...


...otra...


...y una tercera.


Iglesia de Pingyao, con el mismo ladrillazo gris
que el resto de esa bella localidad.


Iglesia de Jinan (capital de Shandong).


Iglesia de Suzhou.


Curiosa y multicolor iglesia de Shijiawan, en Sichuan.


Iglesia de Jilin, en la provincia homónima (de la que no es capital).
Está al lado del río que cruza la ciudad,
y desde el otro lado del cauce la vista es muy chula.


Iglesia de San Ignacio, en Shanghai.


Otra iglesia de Shanghai, aunque no tengo del todo claro si está allí,
le veo más aires pequineses...

Una comentarista, Regina, me confirma que es de Shanghai,
y es conocida como la Iglesia Hongde.



Iglesia de la Virgen de Sheshan, junto al observatorio local,
fundado por los jesuitas (gracias Kailing por la información).


Lo que queda de la Iglesia de San Pablo, en Macao,
gran símbolo turístico de la ciudad otrora portuguesa.
En Macao hay muchas iglesias de bella factura.


Una iglesia aún entera de Macao es la de San Lorenzo,
a la que ya dediqué un post porque también es el patrón de mi Huesca querida.


Iglesia de Shenyang.


La provincia de Hebei, que rodea a Pekín,
es uno de los lugares con más creyentes católicos de China.
(Hay hasta lugares de supuestas apariciones marianas).
Ésta es una iglesia de esa provincia.


Y ésta sería otra de Hebei.


En la vecina Shanxi también hay muchas iglesias.
Aparte de la del comienzo, o las que hemos visto de Datong y Pingyao,
tenemos ésta...


...o ésta (que a lo mejor es la del principio desde otra perspectiva).


Iglesia de Hong Kong.


Catedral de la Asunción, en Ningbo.
(Gracias Fabiana por la pista).


Fabiana también me ha comentado que la iglesia más famosa de Ningbo
es ésta dedicada al Sagrado Corazón, toda una joya:


Yulo cuenta en los comentarios que las iglesias del valle del Nujiang (Yunnan),
al pie del Himalaya, son espectaculares, con una original mezcla
de arte tibetano, cristiano y de minorías. Nos manda dos fotos de ellas:




Enlace Permanente

Por ahora hay 13 comentarios


A buscarlo en la Cuesta de Mo-Yano

11 de Octubre, 2012, 0:01






Casi cada mes de octubre toca en este blog hablar de los Premios Nobel (ya pasó en 2009 y 2010), pero en esta ocasión creo que va a ser sin tantas polémicas, porque se trata del Nobel de Literatura, no el de la Paz, y ha recaído casi por sorpresa en el escritor chino Mo Yan, que ni es disidente ni está a sueldo de Moscú Pekín, es simplemente un escritor que, en la complicada China actual, intenta desarrollar una literatura original, comprometida y divertida. O eso dicen, porque he de reconocer que no he leído ninguno de sus libros, y ni siquiera he visto "Sorgo Rojo" de Zhang Yimou, la adaptación al cine de su obra más famosa. Sí he visto, del mismo director, "Happy Times", genial comedia basada en un relato de Mo.

Política y literatura aparte, me alegro mucho del premio, y me he emocionado con él. Como escribía hace cosa de tres años, cuando le dieron el Nobel a Obama, los más célebres -y polémicos- premios del planeta llevaban demasiado tiempo olvidando una literatura en un idioma, el chino, que es el más hablado del mundo y tiene la escritura más antigua de las que siguen vivas. Salvando el caso de Gao Xingjian, Nobel de Literatura en 2000 (pero exiliado en Francia y nacionalizado en ese país), el mundo cultural chino estaba olvidado y condenado al ostracismo por Estocolmo, y había que poner final a ello. El premio a Mo es un justo paso para que eso termine, y me alegro mucho que así sea.

Por lo demás, no creo que la Academia Nobel haya dictado este premio con una agenda política establecida, pero su cercanía con el que se llevó Liu Xiaobo hace dos años podría ser interpretado -quizá de forma simplista, pero simbólicamente atrayente- como "la de arena" para Pekín después de haberle dado "la de cal" con un premio a un escritor disidente encarcelado. Una forma escandinava de decir que Oslo no dio el Nobel a Liu porque aborrezca China, de la misma manera que Estocolmo no se lo da a Mo porque quiera rendir pleitesía a la creciente potencia oriental (el Nobel de la Paz se da en la capital noruega, los otros en la sueca). Las lecturas serán múltiples, y es lo que el Premio Nobel siempre quiere, dar que hablar.

En fin, es tarde y el día ha estado lleno de emoción, así que no diré más, si alguno de vosotros lectores ha leído algo de Mo y nos quiere contar lo que le parece, a comentar se ha dicho, aunque también se admiten valoraciones positivas y negativas del galardón. Sea como sea, seguramente China mirará ahora los Nobel con distintos ojos.


Postdata: si no conoces Madrid igual no entiendas el titular, en ese caso quizá veas mejor el triste chiste pinchando aquí.

Enlace Permanente

Por ahora hay 18 comentarios


Desnuda reflexión

26 de Marzo, 2012, 0:01

Hace dos años entrevisté para el curro a Ou Zhihang, un curioso "perionudista" que se dedica desde hace más de una década a visitar los lugares de China donde ha pasado algo importante (bueno o malo, desde los Juegos Olímpicos hasta las revueltas tibetanas y uigures) para retratarse a sí mismo en ellos desnudo mientras hace flexiones. De entrada suena un poco raro, pero ya sabéis, los artistas son así...





Aunque empezó con retratos en lugares turísticos y pintorescos, Ou ha ido evoucionando y ahora visita con su pompis lugares del país donde se han producido hechos que han dado mucho que hablar, convirtiéndose en temas de debates encendidos, rumores y controversias (y que muchas veces no son las noticias que más llaman la atención desde China en el extranjero).

En aquel entonces pensé en citarlo en este blog también, porque me parecía curioso, pero lo fui dejando, pasó el tiempo y me fui olvidando de Ou... Pero al artista le ha dado igual, él ha seguido haciéndose fotos en más y más lugares de China, con el culo al aire y ejercitando los músculos, y mostrando una admirable rapidez por llegar a los sitios casi antes que los reporteros. La semana pasada el blog Shanghaiist mostró algunas fotos de los ultimos meses para demostrarlo...

Aparte del valor artístico de sus fotos que en eso yo no me meto pues soy bastante iletrado en arte contemporáneo, es de admirar su ojo periodístico, y, también, lo que viaja este hombre... Todos los meses viaja las veces que haga falta para poder ir a lugares que a vaces son de lo más anodino, sólo porque en ellos ha pasado algo unos días antes... que por cierto, me parece más interesante de sus fotos precisamente eso, ver lugares que han sido noticia pero ya sin el interés del momento, pasado un tiempo, cuando todo ha regresado la normalidad. Lugares donde estuvo la atención nacional, y a veces internacional, pero vacíos en la obra artística, puesto que Ou imagino que hace las fotos a primeras horas de la mañana para que nadie lo vea en bolangas.

Bueno, veamos algunas de las últimas fotos que ha hecho este original artista, lo que de paso nos ayudará a recordar algunos hechos de la historia reciente de China, porque al tío no se le escapa nada...


Estadio de Shenzhen (por la Universiada del año pasado,
con mucha polémica por su organización).


Este lugar a muchos os resultará familiar:
es casi el sitio exacto, y con el mismo ángulo de cámara, donde se produjo
el terrible doble atropello de la niña Yueyue, que conmocionó al país y dio la vuelta al mundo.



Lugar de Wenzhou donde se accidentó el tren de alta velocidad en julio del año pasado
(¡qué tío, llegó antes de que retiraran los vagones siniestrados!).



Centro de la ciudad de Chongqing, donde "reinó" Bo Xilai
antes de ser defenestrado hace un par de semanas.



Aquí Ou se la jugó, ¡en pelotas en plena Ciudad Prohibida!
(por el robo que sufrió su museo el año pasado, que dio mucho que hablar).



Metro de Shanghái, donde el pasado año hubo un polémico accidente,
cuando el país aún sacaba chispas por el siniestro ferroviario de Wenzhou.



Sede de la Cruz Roja, por el escándalo de Guo Meimei,
que puso en tela de juicio ésa y otras organizaciones benéficas en el país.

Enlace Permanente

Por ahora hay 11 comentarios


Vacaciones en el Mar
(de la China Meridional)

8 de Agosto, 2011, 0:01


Como este año me toca trabajar en julio y en agosto -vacaciono en septiembre- casi no me estoy dando cuenta de que muchos me estaréis leyendo con una piña colada en la mano, tumbados en una hamaca de una playa paradisíaca. O bueno, directamente muchos no me estaréis leyendo.

Por ello, y para intentar darle al blog un aire más veraniego, se me ha ocurrido buscar por la red posters de viajes turísticos a China, pero anuncios de hace medio siglo, de la época de los cruceros y los vuelos con aviones de hélice de la Pan Am o la TWA...


Como durante mucho tiempo China no fue precisamente un destino turístico popular -la República Idem de China no debía permitirlo- muchos de estos anuncios se refieren a Hong Kong, por aquel entonces parte del Reino Unido y el mejor lugar de aquellas épocas para sumergirse en la cultura tradicional china.







Y como muchas veces los anuncios eran de cruceros, pues qué mejor forma de promocionarse que mostrando lo primero que iban a ver los viajeros, los sampanes...












(Este último muy antiguo no será,
pues ya salen rascacielos modernos,
pero la estética es vintage).


Buscando estos anuncios he encontrado dos muy peculiares. Uno, éste que anuncia la ciudad de Harbin cuando estaba ocupada por los japoneses, en los años 30, esos tiempos en los que el noreste de China era llamado Manchukuo y lo gobernaba el Último Emperador...



Otro, un anuncio de promoción de Taiwán, en los años 50, donde su principal lema era que se trataba de una provincia de China. Vamos, lo que ahora repite la propaganda del régimen comunista día sí y día también...



En fin, anuncios de una época en la que sólo podían viajar los que tenían todo el tiempo y el dinero del mundo para pasarse meses en un barco, parando en todos los puertos que hiciera falta. Imitando a Phileas Fogg, o mejor, a Willy Fog (los dos pasaron por Hong Kong).




Enlace Permanente

Por ahora hay 2 comentarios


Mi amor,
eres mi flor,
tu color es el de mi dolor,
coliflor,
alcanfor,
Terminator

12 de Enero, 2011, 0:01








Intentemos acercarnos hoy aunque sea un poco a la poesía china de la dinastía Tang, aunque reconozco que así a bote pronto el tema da un poco de respeto. No tengáis miedo, que no muerde.

Dicen que la poesía china, como otras expresiones artísticas de esta cultura oriental (también la porcelana por ejemplo) alcanzó su periodo clásico, su cumbre formal, en esa época, hace más de mil años (la dinastía empezó en el siglo VII y acabó el X). Para los más puristas, por tanto, muchas artes chinas llevan un milenio de decadencia, ahí es nada.

Los poemas de esa dinastía son a veces bastante difíciles de entender, porque hablan de reinos y personas de esa época, pero no todos son así, algunos todavía nos pueden contar muchas cosas. De hecho, es sorprendente que poemas de hace mil años, escritos por gente que vivía en un lugar tan lejano al nuestro y con unas estructuras de pensamiento tan diferentes a la nuestra, escribieran cosas con las que ahora podemos conectar, a mí me parece algo asombroso.

Sorprende su simplicidad, son lineales pero bellos, como las acuarelas en tinta china, y al oírlos a uno le viene a la mente la manida "armonía" que los chinos pregonan tanto (ahora también los líderes comunistas). En todo caso, y huyendo de los usos propagandísticos, sí, inspiran esa armonía, además de calma y sosiego. Aunque algunos de sus autores, como el famoso Li Bai, fueran unos calaveras de cuidado, o por lo menos unos defensores del vinacho como inspirador del arte.

Dicho lo cual, os dejo con unos poemillas de aquella época. Son una breve selección de otra selección que he encontrado en esta web, aunque también tenéis muchos en esta otra.


Si me preguntasen por qué habito
entre las verdes montañas,
Reiría silenciosamente;
mi alma está en la calma.
El capullo del melocotonero
sigue el movimiento del agua;
Hay otro cielo y otra tierra
más allá del mundo de los hombres.

Li Bai
_______________

A lo largo del camino
cubierto de musgo,
En dirección a tu choza,
descubro las huellas
de tus pasos.
Blancas nubes yacen ocultas
sobre tu silenciosa isla;
Fragantes hierbas crecen
hasta la altura
de tu inútil puerta.
Un chubasco pasajero
revela el color
de los pinos.
Vagando por los cerros
hallé el nacimiento
de un arroyo.
Arroyo, flores, meditación:
todo es uno y no sienten
la necesidad de hablar.

Liu Changqing
_______________

Un centenar de colinas
y ningún pájaro;
Un millar de sendas
sin una huella;
Una barca solitaria;
una cobertura de bambú.
En el frío río nevado
un viejecito pescando.

Liu Zhongyuan
_______________

Sentado en un verde bosque,
con la camisa abierta,
Agito suavemente su abanico
de blancas plumas.
Me quieto el sombrero y lo suspendo
de una roca que sobresale;
Desde los pinos la brisa se desliza
sobre mi cabeza desnuda.

Li Bai
_______________

Durmiendo en primavera
no se advierte el alba
Hasta que por doquier resuena
el reclamo de las aves.
Pero anoche oí el estruendo
del viento y la lluvia
Y me pregunté: ¿cuántos capullos
se habrán dañado?

Meng Huhan
_______________

En el ocaso de la vida
la tranquilidad es mi única alegría.
Los diez mil asuntos
cesan de turbar mi corazón.
Reflexionando, creo que no existe
mejor determinación
Que despedirme del saber y regresar
a los bosques de mi antiguo hogar,
donde el viento suspira en los pinos
y me despojo de la banda.
Cuando la luna brilla en los cerros
taño el laúd.
Si me preguntas por qué no me ocupo
de mi hacienda,
Te invito a escuchar, mientras
desde el estuario llega hasta mí,
el canto del pescador.

Wang Wei

Enlace Permanente

Por ahora hay 10 comentarios


Un mono viajero que no se llama Amedio

13 de Septiembre, 2010, 0:01

Muchas civilizaciones han tenido sus epopeyas, relatos largos cual día sin pan en los que los protagonistas, héroes que encarnan el orgullo nacional, luchan contra todos los obstáculos que se cruzan en su camino y terminan victoriosos. Los griegos tuvieron su Odisea y su Iliada, los romanos la Eneida, los indios el Majabharata y el Ramayana, los españoles el Cantar del Mío Cid (o la antiepopeya del Quijote), los franceses el Cantar de Roldán, los alemanes la historia de los Nibelungos, los frikis el Señor de los Anillos...

Más cerca de China, los tibetanos tienen el Rey Gesar, muy curioso éste porque no sólo es todavía más largo que los anteriores (es el más antiguo y prolongado de todos, dicen que ocupa 120 tomos) y porque aún se transmite oralmente entre los pueblos del Himalaya. A veces salen en la prensa noticias de prodigiosos juglares tibetanos que pueden recitar toda o parte de esta gigantesca obra de memoria. A los que puedan ver YouTube, les enlazo un vídeo de un monje recitando este cantar (sólo un poco, tranquilos).



No sé si se puede afirmar que la civilización china tiene una gran epopeya nacional de este estilo, aunque quizá podría considerarse que tiene una historia que comparte ciertos aspectos con las anteriores: un largo viaje con muchas aventuras, héroes, villanos, algo de fantasía heroica y una misión. Se trata del Viaje al Oeste, una de las grandes obras literarias de la literatura clásica china.

Escrito en el siglo XVI, este largo relato cuenta el viaje de un monje budista, Xuanzang, por los caminos de la Ruta de la Seda para obtener unos sutras (libros sagrados del budismo) de la India y llevarlos a China, sorteando muchos peligros en una obra que es mitad relato de aventuras, mitad escrito religioso.

En su viaje le acompañan tres discípulos: un cerdo que habla, un humano llamado Sha Wujing, y el más famoso de todos, el Rey Mono (Sun Wukong), que probablemente es el personaje de ficción más popular de China y acaba robando protagonismo al resto de los personajes de la novela, incluido el monje Xuanzang.


El Rey Mono es muy querido por los chinos de cualquier generación: aparece en cuentos para niños, en óperas chinas para mayores, en caretas, juguetes, dibujos animados... Curioso que su popularidad sea tan grande, ya que es un personaje muy complejo.

Por ejemplo, no está claro que el Rey Mono sea bueno, de hecho en el principio de la novela es todo un Lucifer (se rebela contra los dioses del cielo y por ello es duramente castigado).

Después, cuando comienza el viaje junto al monje y sus otros peculiares discípulos, el Rey Mono parece decidido a ir por la senda del bien, pero en muchas ocasiones comete errores, es violento o desobedece a sus amigos. Es un personaje algo caótico y contradictorio... ¿Será por eso que gusta a los chinos, porque no es el típico héroe que siempre acierta y lo hace todo bien?


Los de mi generación seguramente recordarán una célebre serie de dibujos animados que se inspira, aunque sólo en los primeros capítulos, en el Viaje al Oeste chino. Se trata de Bola de Dragón, en la que el protagonista, Son Goku, no es otro que Sun Wukong (Son Goku es una adaptación japonesa del nombre chino).


Son Goku sólo tiene de mono la cola (salvo en las noches de Luna llena), pero sigue manteniendo ese carácter travieso y alocado, y hereda de su original chino la nube con la que puede volar a todas partes.

Enlace Permanente

Por ahora hay 7 comentarios


La arruga es bella

9 de Abril, 2010, 0:01

El Chainadeili mostraba hace unos días unas impresionantes fotos de ancianos chinos que de jóvenes lucharon en Birmania, allá por los años 30, cuando China apoyaba en la zona a EEUU y el Reino Unido en la lucha contra los japoneses.

Son unas fotos impresionantes, y como dicen más que mil palabras, os pongo algunas sin más. Tenéis más fotos y algo más de la historia de este regimiento en el
Chainadeili.


Cao Xingqi, nacido en 1919


Chuan Zhumao, nacido en 1919


Dong Dengqing, nacido en 1912


Dong Dengyu, nacido en 1924


Fu Xinde, nacido en 1924


Guo Zhouxian, nacido en 1919

Enlace Permanente

Por ahora hay 19 comentarios


Bruce, lee

5 de Abril, 2010, 0:01


A veces a través del email me han pedido que recomiende algún libro sobre China. La pregunta me resulta un poco espinosa, ya que en los últimos años no leo demasiado libros sobre este país...

Mi trabajo me obliga a leer bastante (noticias, sobre todo), así que me temo que ello me ha vuelto un poco vago ocularmente hablando. Leo menos que hace años, y si leo (que suele ser en vacaciones, o cuando hago algún viaje) suelo escoger libros que me lleven a otros mundos, para relajarme y viajar con la imaginación, así que los libros sobre la cercana China no suelen ser los que más llaman mi atención hoy por hoy. Sí que leí bastantes en mis primeros años de estancia en el país, para empaparme un poco de su cultura, pero actualmente reconozco que soy un poco iletrado.

Por ello, se me ha ocurrido recurrir al mismo truco que monté para poder hacer una lista con los mejores
hoteles de Pekín: pedir la participación del respetable a través del grupo de Facebook, una participación que ha sido todavía más entusiasta (a este paso el blog lo vais a escribir vosotros, y yo a vivir de las rentas).

No obstante, esta vez también quiero participar en la lista, y como soy el que parte y reparte, me llevo la mejor parte: primero nombro mis cuatro libros favoritos, y después coloco las sugerencias de los lectores del blog. Vamos con todo ello.

 Chinochano's choice:

La Jugadora de Go, de Shan Sa. El libro escrito por un chino que más me ha gustado. Narra la triste, apasionada y bella historia de amor entre un soldado japonés del ejército que invade China en los años 30, y una china que juega al go, un milenario y muy complejo juego de mesa oriental. La partida de go se convierte en una especie de símbolo de lo que ocurre en la realidad (en ese sentido se parece a La Torre Herida por el Rayo de Fernando Arrabal, sólo que en este caso no es ajedrez sino go).
Shan Sa es una niña prodigio que a los 8 años ya publicaba poemas, emigró de China a Francia cuando era aún menor de edad y escribe sus novelas en el idioma de Louis de Funes. Además, es pintora (una especie de versión femenina de Gao Xingjian).

La Montaña del Alma, de Gao Xingjian. Probablemente, la obra cumbre de la narrativa contemporánea china, y la más conocida del único premio Nobel de Literatura chino hasta la fecha. El libro, un canto de nostalgia por la China tradicional perdida, no es nada fácil: no hay argumento claro, los protagonistas no tienen nombre (de hecho, aún dudo si hay varios protagonistas o es sólo uno), la línea temporal da saltos, o a veces incluso deja de existir... Pero hay que reconocer que la obra tiene varios momentos impresionantes. Uno de ellos, cuando el narrador dice que la naturaleza se vengará del hombre por haber construído la Presa de las Tres Gargantas: lo dice en el mismo lugar de Sichuan donde, 20 años después de escrito el libro, hubo un terremoto que causó 90.000 muertos. La piel de pollo se te pone. Otro momento impresionante es cuando el escritor dedica uno de los capítulos a poner a parir el propio libro, diciendo que es un caos y que no cuenta nada.

Nacer mujer en China, de Xue Xinran. El libro es una terrible crónica de lo mal que lo han pasado las mujeres en China, víctimas primero de las creencias tradicionales y más tarde de las peores locuras del maoísmo. Dividido en cuentos que te ponen un nudo en la garganta de principio a fin, nunca olvidaré por ejemplo el de la chica que sobrevive al terremoto de Tangshan de 1976 sólo para caer en un infierno aún mayor.
Balzac y la joven costurera china, de Dai Sijie: El libro es un poco menos angustioso que los anteriores, más aventuresco pese a relatar una época tan dura como la Revolución Cultural. Para relajarse un poco de las penas anteriores y creer que en China también es posible ser feliz, incluso leyendo a escondidas libros prohibidos de Honorato de Balzac.

Lamento que mi selección sea toda de libros escritos por chinos que ya son medio extranjeros: Gao Xingjian, Shan Sa y Dai Sijie residen en Francia y escriben en francés, y Xue Xinran hace algo similar en Reino Unido. Probablemente, llegan con mucha más facilidad a España los libros de estas personas, al escribir en idiomas más cercanos, que los de autores chinos que escriben originalmente en mandarín.

Prometo que cuando tenga algo más de tiempo, leeré algunas de las sugerencias que los amigos Facebookeros han enviado, que van a continuación, y en las que comprobaréis que ciertas aves migratorias se repiten en los gustos de muchos:

Xavi Muniesa: Yo voto por Historias de Pekín, de David Kidd (en España, publicado por Libros del Asteroide), uno de los libros más bonitos y recomendables que he leído en muucho tiempo. No es exactamente de un autor chino, pero sí de un americano que en el año 46 se fue a Beijing a estudiar chino, se casó con una aristócrata beijinesa y vivió el final de la vieja China en primera persona. Una pasada de ésas que te hacen llorar de pena cuando ves que se te acaban las páginas. Si no, me quedo con Dai Sijie (Balzac y la joven costurera china, aunque sea típico, me encanta) o con alguna de las aventurillas detectivescas del inspector Chen en las novelas del chino-exiliado-en-Meiguo Qu Xiaolong, que son uno de mis últimos vicios.

Charo López: Que difícil elegir uno sólo, hay muchos libros que me han gustado mucho. Voto por Cisnes Salvajes, de Jung Chang.

Fang Wu Ye: Voto por dos grandes clásicos que además están en español: Sueño en el Pabellón Rojo, de Cao Xueqin, y Cuentos de Liao Zhai, de Pu Songling

Patxi Suárez Fernández: Voto por La actualidad de China, de Poch.

Javier Sierra Andrés: Aquí van mis dos libros: uno muy clásico de Lin Yutang, La importancia de vivir, y otro más reciente de José Antonio Zorrilla, China, la primavera que llega.

Rafael Cotino: Yo voto por Cisnes Salvajes de Jung Chang y El abanico de Seda de Lisa See.

Mara Torres: Me gusta Qiu Xiaolong, he leído tres libros suyos: Muerte de una heroína roja; Visado para Shanghai, estos dos me han gustado mucho. Ahora estoy leyendo el tercero: El caso de las dos ciudades, me está gustando menos que los anteriores, se me hace algo farragoso. Es un policía-poeta en la China actual, Hace numerosas críticas al partido, narra como es la vida en China.

Elisabet R. Imbernn: el libro La ciudad china de la exposición que organizó el CCCB, muy interesante.

Carlos García Baquero: Me gustan especialmente tres libros. Uno es La Empresa de China, de la Armada Invencible al Galeón de Manila de Manel Ollé. Habla de la posición de España a finales del siglo XVI en el teatro asiático, su relación con las distintas potencias y los planes para invadir China.  El segundo y tercero hablan de lo mismo: estrategia. Uno es El Arte de la Guerra de Sun Tzu, manual clásico de "teoría de guerra", explica las diferentes situaciones que se pueden dar en la guerra desde varios puntos de vista y las decisiones a tomar en cada caso. El tercero es Las 36 estrategias chinas. A diferencia del Sun Tzu, esto es un recopilatorio de casos en los que se ha dado una estrategia y situación distinta en cada uno de ellos.

Maka Pérez: Estoy leyendo el Sueño del Pabellón Rojo, de Cao Xueqin... ¡es fantástica! Los personajes son muy realistas, detalla la vida cotidiana de un modo exquisito, es divertida... en resumen: ¡me encanta! En literatura actual me gustó mucho Shanghai Baby de Wei Hui , ¡da una visión de la China de hoy tan distinta de la habitual! Es como una bofetada en el arquetipo.

Andrea Rodés: ¿Puede votarse uno a uno mismo? Por China con palillos, de una tal Andrea Rodés. Y si no se vale, propongo a Peter Hessler y su Oracle bones.

Adolfo Huerta: Poco o nada he leido de autores chinos, aunque sí sobre China. Actualmente estoy leyendo un libro de Diane Wei Liang que encontré por casualidad El Ojo de Jade y la verdad es que me está gustando bastante, todavía estoy con él, es rápido y cómodo de leer y veo que explica situaciones y formas de vida de esa cultura que tanto nos atrae. Sobre todo cuando nada más empezar nombra a Kunming, la ciudad de mi hija, ciudad que tanto amamos.

Juan Manuel Grijalvo: El que tengo más a mano es la guía Lonely Planet.

Olga Nuñez: Un mito para mí es el periodista italiano Tiziano Terzani, que vivió en Pekín como corresponsal de un periódico alemán y escribió La puerta prohibida. Yo lo he leído en italiano, y seguramente estará traducido en inglés, no sé si en español, pero es un libro que hay que leer porque ilustra su experiencia en China y la de sus hijos, a los que se llevó durante unos años, hasta que lo echaron del país. Como él mismo dice en el prólogo del libro: No he escrito este libro porque me han echado del país, me han echado del país porque he escrito este libro. De literatura de viajes he leído La Cina in Vespa de Giorgio Bettinelli. De autores chinos, un libro que leí hace unos años y que me gustó mucho fue Cisnes Salvajes de Jung Chang. Tuvo mucho éxito y narra su vida, la historia de tres generaciones, durante la Revolución Cultural. Recientemente he leído otros pero de menor relevancia, si mal no recuerdo el título de uno era La puerta de la paz celestial. No recuerdo ahora el nombre de la escritora (creo que se refiere a Shan Sa), pero no me pareció un gran libro.

Cristian Segura Arasa: Le pensée en Chine aujourd'hui. Dirigido por Anne Cheng. Por China con Palillos, Andrea Rodés.

Ana Fuentes: ¿Tiene que ser novela? A mí me gustó mucho Wild Grass: China's Revolution From Below, de Ian Johnson, corresponsal del Wall Street Journal. Ganó un Pulitzer por la parte dedicada a F*l*n G*ng. Sé que no es chino, pero aprendí mucho.

Lego Pulgón García: Como siempre, voy a resultar un fiasco. Porque me gusta Amy Tan, que ni siquiera es china de nacimiento. Pero escribe sobre los chinos en el extranjero, y sobre su vida pasada en China. Y me fascina. El choque entre la generación que emigró y la generación que nació en Occidente. El intento de los emigrantes de entender las nuevas costumbres, de adaptarse sin hacerlo en absoluto. Mis favoritos, La Esposa del Dios del Fuego, y Los Cien Sentidos Secretos. No me gustó El Club de la Buena Estrella.

Mar Insúa: China, retrato de un país (Liu Heung Shing). El río Amarillo (Aldo Pavan).

Luis Lorenzo Salgado Urbano: Aquí van los míos: Luna de primavera, de Bette Bao Lord. No sé si es muy conocido pero me encantó. El libro cuenta la historia de una mujer desde su infancia hasta su vejez, lo que te permite ver todos los cambios que hubo en el país desde los ojos de la protagonista. Otro que también me gustó mucho aunque lo ha escrito un español es un libro de viajes que se llama China para hipocondríacos, de José Ovejero. Por cierto, yo ando detrás de uno titulado Pekín en coma, a ver si alguien comenta algo sobre éste.

Hunbei: Red dust de Ma Jian; aunque reconozco que es un poco espesito es sin duda mi favorito. Como primera toma de contacto con el mundo chino recomendaria Todo bajo el cielo de Matilde Asensi, a pesar de que literariamente me parezca un best seller del montón...

Vanessa Ojeda: Cisnes Salvajes, me encantó y ahora que me acuerdo voy a empezar a leerlo otra vez... También me gustó El Diario de Ma Yan.

Sa Ve Al (lectora empedernida de literatura sobre China): En primer lugar, aunque no sea china, tengo que hablar de los libros de Pearl S.Buck, porque con ellos empezó a atraerme la cultura china en mi adolescencia y los he releído un montón de veces y continuamente estoy deseando volverlos a leer. Por destacar alguno de esta autora diría Viento del Este, viento del Oeste y Mujeres sin cielo. Me gusta la visión femenina que nos da de acontecimientos, situaciones y sentimientos. Otro libro que me gustó desde jovencita, y que también he releído varias veces, es Una hoja en la tormenta de Lin Yutang. Tiene más trasfondo del que parece inicialmente, explica unos acontecimientos históricos y siempre me conmueve su denuncia de los terribles delitos que el ejército japonés cometió sobre el pueblo chino. Otro autor chino que he leído recientemente es Mo Yan. Las baladas del ajo me ayudó a entender la cultura y revolución campesina. En una línea totalmente distinta, también pongo a Wei Hui Casada con Buda, más moderna, urbanita y fácil de leer (es un libro de pocas páginas). Me gustó muchísimo el libro de Anchee Min La ciudad prohibida porque me encantan los papeles femeninos para entender cultura, sentimientos, actitudes, todo. También destacaría dos libros sobre el lenguaje secreto de las mujeres chinas : El abanico de seda de Lisa See y El lenguaje secreto del jin-she" de Alma Alexander. De Lisa See también me gustó El pabellón de las peonías, te introduce en un impactante mundo de fantasmas y supersticiones chinas. Como novela facilísima de leer, sobre China y de autora española: Todo bajo el cielo de Matilde Asensi. Parece que estás viendo una peli, más que leyendo un libro. A Amy Tan vamos a nombrarla, ¿no? Me gustó Un lugar llamado nada, aunque no es en China. Sobre historia china, me regalaron El primer emperador de China de Jonathan Clements, y se me hizo corto, aún hubiera querido saber más. El amante de Shangai de Michele Kahn, también muy interesante sobre el exilio judío en Shangai con los nazis.
Estoy volviendo a leer el libro El perfume de Mei, de Liu Hong. De él lo que más recordaba era que hablaba de comida china, pero me quedé corta, porque además de eso, habla de otros sentidos, de olores y perfumes, y de otras cosas, de flores y jardines, hasta de fantasmas. Acabo de leer La historia de un espejo, que es una historia familiar preciosa. Y estoy leyendo ahora Cuentos chinos del río Amarillo de Imelda Huang Wang y Enrique P.Gatón. Al principio me costaba meterme, pero ahora me encanta  el mundo de los inmortales y del Señor de las Aguas terrestres (que es un dragón convertido en río).

Lector anónimo: Yo os recomiendo La Ciudad Prohibida y La Última Emperatriz, ambos libros de Anchee Min. No puedes parar de leer.

Na Chin: Os recomiendo Los Mares de Wang, de Gabi Martinez. Es un paseo por las ciudades del Mar Amarillo con capítulos cortos y lenguaje periodistico muy agil, a mi me gustó mucho.

Iván: Dai Sijie es un auténtico genio, sus libros me encantan. Especialmente El complejo de Di.

Paco Pere: Yo recomiendo El siglo de China de Ramon Tamames y Made in China de Manel Ollé, imprescindible retrato actual del país del medio

Yang Dapeng: L'empire des bas fonds, de Liao Yiwu, es una colección de entrevistas a personajes de los rangos mas bajos de la sociedad china. Desde limpiadores de baños publicos, a adulteros/as, pasando incluso por un caníbal comeplacentas... Es extremadamente mordaz. ¡Una pena que no esté traducido al español!


Nurita: Me encantan las novelas basadas en China. Recomiendo Dos chicas de Shangai, de Lisa See, y La esposa del Dios del Fuego, de Amy Tan. También El lenguaje de los abanicos, El palacio de los placeres celestiales, Los pies de la concubina y Las amapolas del emperador.

Irene:
Recomiendo encarecidamente Vivir, de Yu Hua. Pese a ser un libro triste, es optimista a la vez. Se encuentra en español desde hace un par de años. Está traducido por Anne-Helene Suarez Girard.

Jorge:
Veo que algunos han mencionado algunas obras de Lin Yutang. En estos momentos estoy leyendo 吾国与吾民 (My Country and My People), y me parece un libro de referencia para entender la cultura china.

Luis: No soy escritor chino, pero creo que esta novela puede gustar: Tarim, el desierto de las mentiras. Está ambientada en Xinjiang. Muy documentada y muy entretenida en su género.

Verónica: Recomiendo La eternidad no está de más, del escritor y poeta chino-francés François Cheng. Una bellísima novela de amor situada a fines de la dinastía Ming.

Chinochano: Sí, soy el autor del blog, pero como acabo de leer un libro sobre China que me ha gustado mucho, me pongo aquí como un lector más: me refiero a La buenta tierra, de Pearl S.Buck. Una sencilla y a la vez muy profunda historia de la China rural anterior a la Revolución, que nos presenta todos los deseos, miedos, alegrías y tristezas de los campesinos chinos de toda la vida. Pearl, que ganó el Nobel y escribió casi todos sus libros ambientados en China (donde vivió gran parte de su vida) se supo meter en la piel y el alma de un chino como no os podéis imaginar. Imprescindible para entender a esta civilización.

Enlace Permanente

Por ahora hay 59 comentarios


Si Warhol levantara la cabeza...

15 de Marzo, 2010, 0:01

No sé si seguirá en cartel, porque yo la fui a visitar en enero, pero en una galería del barrio artístico pequinés de Dashanzi vi entonces una exposición de jóvenes artistas chinos que me gustó bastante.

No me quedé mucho con sus nombres, pero sí con alguna obra, y por ejemplo me llamó la atención una especie de escultura en movimiento que creaba aros de humo gigantes para luego cargárselos con una escoba (buena técnica para matar al monstruo de LOST). Como explicado con palabras no queda muy claro, os lo enseño en vídeo:



También me gustó una serie de fotos de superhéroes y personajes de manga involucrados en la dura realidad china. Os pongo algunas:









No es que sea muy experto en arte, pero parece que en China, no sé muy bien por qué, los extranjeros acabamos con frecuencia metidos en el mundillo artístico, con amigos artistas, galeristas...

Nunca me lo imaginé cuando vivía en España, porque no es que tuviera especial sensibilidad artística (iba de vez en cuando al Prado o al Reina Sofía, pero poco más). De todas maneras, tampoco me imaginé que acabaría en China... Quién sabe dónde andaremos en 10 años, y en qué círculos nos meteremos, ¿no? (Espero que no sea nada satánico).


PD: Los que estéis en el Grupo de Facebook del blog ya lo sabréis, pero para el que no se haya enterado, uno de los más fieles lectores y comentaristas de este paraje, FJ, ha confeccionado una encuesta para saber cuál es el mejor post de 2009 en esta bitácora. Sobre todo por el trabajo que se ha pegado en buscar los 200 posts, sus 200 enlaces y 200 fotografías para acompañarlas, hay que agradecérselo votando. ¡Todos a las urnas!

Enlace Permanente

Por ahora hay 10 comentarios


Vírgenes chinas

18 de Febrero, 2010, 0:01

Tras este título, que puede atraer a este blog a visitantes de bien distinto pelaje, voy a poneros dos estampitas de la virgen María que me dio el otro día una amiga devota:





No es que sea yo demasiado religioso, pero no me importa de vez en cuando apreciar el arte de este tipo y visitar una catedral (o una mezquita, o un templo budista). En este caso, me llamaron la atención de estas dos estampitas los trajes con los que posan los protagonistas.

En la primera, la virgen viste con el típico traje amarillo de los emperadores, algo bastante curioso, teniendo en cuenta que sólo los monarcas chinos -hombres- podían llevar esa vestimenta, incluso ese color, y cualquier otro podía ser condenado a muerte si se atrevía a vestir a lo Pepe Gáfez.

En la segunda imagen, sin embargo, la virgen lleva un traje rojo, más adecuado éste ya que era el reservado a la emperatriz (aunque creo que vestir de rojo no era tan prohibido como ir de amarillo).

En ambos casos, el Niño Jesús va de amarillo, color imperial, como se ha mencionado anteriormente.

Se deduce de todo esto que los artistas que pintaron estos cuadros (¿los jesuitas italianos que llevaron el catolicismo a China, quizá?) buscaron el mismo recurso en Oriente que en Occidente, el de enlazar la deidad celestial con el poder temporal y presentarlos como "reyes".

Ignoro si esto les trajo problemas con los emperadores, dado que las relaciones nunca fueron perfectas entre los misioneros y el poder chino. Si vosotros sabéis algo más de este tema, iluminad cual luces divinas. Si además sabéis los autores de estas imágenes y dónde se encuentran, seréis dignos de matrícula de honor.

Enlace Permanente

Por ahora hay 48 comentarios


Artículos anteriores en 03. Arte y literatura de China




Este blog -sorpresas te da la vida- recibió el premio Blasillo de Huesca 2006 al ingenio español en Internet

Y como no hay uno sin dos, fue galardonado poco después con el Premio 20 Blogs 2006 al mejor blog expatriado

Y agárrate bien a la silla, porque más de un lustro después, llegó el Premio BOBs 2012 al mejor blog en español




Archivos
Diciembre 2016 
Noviembre 2016 
Octubre 2016 
Septiembre 2016 
Agosto 2016 
Julio 2016 
Junio 2016 
Mayo 2016 
Abril 2016 
Marzo 2016 
Febrero 2016 
Enero 2016 
Diciembre 2015 
Noviembre 2015 
Octubre 2015 
Septiembre 2015 
Agosto 2015 
Julio 2015 
Junio 2015 
Mayo 2015 
Abril 2015 
Marzo 2015 
Febrero 2015 
Enero 2015 
Diciembre 2014 
Noviembre 2014 
Octubre 2014 
Septiembre 2014 
Agosto 2014 
Julio 2014 
Junio 2014 
Mayo 2014 
Abril 2014 
Marzo 2014 
Febrero 2014 
Enero 2014 
Diciembre 2013 
Noviembre 2013 
Octubre 2013 
Septiembre 2013 
Agosto 2013 
Julio 2013 
Junio 2013 
Mayo 2013 
Abril 2013 
Marzo 2013 
Febrero 2013 
Enero 2013 
Diciembre 2012 
Noviembre 2012 
Octubre 2012 
Septiembre 2012 
Agosto 2012 
Julio 2012 
Junio 2012 
Mayo 2012 
Abril 2012 
Marzo 2012 
Febrero 2012 
Enero 2012 
Diciembre 2011 
Noviembre 2011 
Octubre 2011 
Septiembre 2011 
Agosto 2011 
Julio 2011 
Junio 2011 
Mayo 2011 
Abril 2011 
Marzo 2011 
Febrero 2011 
Enero 2011 
Diciembre 2010 
Noviembre 2010 
Octubre 2010 
Septiembre 2010 
Agosto 2010 
Julio 2010 
Junio 2010 
Mayo 2010 
Abril 2010 
Marzo 2010 
Febrero 2010 
Enero 2010 
Diciembre 2009 
Noviembre 2009 
Octubre 2009 
Septiembre 2009 
Agosto 2009 
Julio 2009 
Junio 2009 
Mayo 2009 
Abril 2009 
Marzo 2009 
Febrero 2009 
Enero 2009 
Diciembre 2008 
Noviembre 2008 
Octubre 2008 
Septiembre 2008 
Agosto 2008 
Julio 2008 
Junio 2008 
Mayo 2008 
Abril 2008 
Marzo 2008 
Febrero 2008 
Enero 2008 
Diciembre 2007 
Noviembre 2007 
Octubre 2007 
Septiembre 2007 
Agosto 2007 
Julio 2007 
Junio 2007 
Mayo 2007 
Abril 2007 
Marzo 2007 
Febrero 2007 
Enero 2007 
Diciembre 2006 
Noviembre 2006 
Octubre 2006 
Septiembre 2006 
Agosto 2006 
Julio 2006 
Junio 2006 
Mayo 2006 
Abril 2006 
Marzo 2006 
Febrero 2006 
Enero 2006 
Diciembre 2005 
Noviembre 2005 
Sicilia 1947 

 

Blog alojado en ZoomBlog.com

Creative Commons License
Los textos de este blog están bajo una licencia de Creative Commons.

Si eres el autor de alguna de las fotos colocadas en el blog
y no deseas que sea usada aquí,
notifícamelo y la retiraré