chinochano
            El mundo chino al alcance de tu chano


Inicio


En toda la web
En Chinochano

Chinochanadas
en Feisbuk
y en Twitter




Estos posts
te pueden servir
Estudiar mandarín en China 

Encontrar trabajo en China 

Hacer negocios en China 

Buscar piso
en China
 

Encontrar hispanos en China 

Tu nombre
en chino
 

Preparar el viaje
a China
 

Clima en China 

Llamar por teléfono desde China 

Ver TV china
en español
 

Libros sobre China 

Las mejores pelis chinas 

Chino mandarín
en tu ordenador
 

Hoteles en Pekín 

Restaurantes
en Pekín
 

Bares en Pekín 


Y si quieres ahondar
en un tema, aquí tienes posts sobre...
01. Música china
o sobre China


02. Cine y TV
en China


03. Arte y literatura de China

04. Historia
de China


05. Idioma chino

06. Comer y beber en China

07. Viajes por China y alrededores

08. Política y actualidad en China

09. Vida cotidiana en China

10. Nombres y apellidos chinos

11. Pekín,
esa ciudad


12. Shanghai,
esa ciudad


13. Hong Kong y Cantón, esas ciudades

14. Tíbet y Xinjiang

15. Taiwán

16. India, el otro gigante asiático

17. Japón y Corea

18. Sureste asiático

19. Fútbol chino

20. Otros deportes en China

21. Bellezas chinas

22. Amor y sexo
en China


23. China en mapas

24. Juegos
para los lectores


25. Consultorio
para los lectores


26. Asuntos personales

27. Cosas inclasificables


Mis posts
favoritos
Principios fundacionales de Chinochano 

El birrograma 

China conquista
el mundo
 

China rebautizada 

Un país de 5 

Etnias de China 

¡¡Me llamo
Josep Lluis!!
 

Pongamos que hablo de Pekín 

Gracias a la China 

Gripe pekinar 

Alfabeto chino 

El post más polémico 

Agujeros 

Aprende a ligar
con Richar
 

Una vez
fui activista
 

¿Te quedas
o te vas?
 

Colección de objetos superfluos 

China élfica 

Las cabezas de YSL 

Der Untergang
aus Kochinnen
 

Triciclos de China 

Hasta el infinito
y más allá
 

Supermegaofensivo 

 


14. Tíbet y Xinjiang


Himalagua

20 de Abril, 2011, 0:01






En el año 2006, China inauguró el primer tren que llega al Tíbet, el más alto del mundo. Una de las consecuencias que ha tenido este nuevo medio de transporte ha sido la proliferación en los supermercados chinos de aguas tibetanas, muchas de ellas obteniendo el líquido elemento directamente de los glaciares.

Antes de 2005, no se embotellaba agua en el Tíbet, ya que debido a los problemas de transporte a otros lugares a los empresarios no les salía a cuenta. Sin embargo, con la llegada del tren al Techo del Mundo las cosas cambiaron.

La primera agua tibetana que llegó a los supermercados chinos fue 5.100, marca cuyo nombre alude a los metros a los que está situado el manantial que surte a la factoría. De hecho, cuando nos llevaron a unos cuantos periodistas a montar en el primer tren Pekín-Lhasa, el viaje incluía una visita a la planta de embotellamiento de esta agua, cuyos jefes (alemanes) estaban un poco desesperadicos porque sus empleados no aguantaban el mal de altura. De hecho, en aquella visita -al lugar más alto en el que he estado en la vida, aviones exceptuados- nos dio mal de altura a prácticamente todos los visitantes, y pasamos unos días de grandes dolores de cabeza.


La marca 5.100 se ha anunciado mucho por todas partes, la dan en los aviones de Air China (está claro que el líquido gusta de las grandes alturas) y probablemente ha impulsado a otras marcas a ofrecer agua del Tíbet, fácil de vender porque ante los chinos se puede presentar como uno de los paraísos aún no mancillados, donde el agua aún es pura, fresca cual aliento de yak, y de fiar para la salud.

Hoy he visto, por ejemplo, unas botellas pijas de lo más de la marca Qomolangma, o Everest, que aseguran que el agua en ellas contenida procede de la montaña más alta del mundo. Visto el envase, creo que está dirigida a los gourmets de agua, consumidores de Evian y otras aguas incomprensiblemente caras. Pero bueno, habrá que probar el agua del Everest, que confío no esté contaminada con la mucha
basura que dejan en el lugar los montañeros...



Muchas otras aguas buscan también en China atraer consumidores por el método tántrico. Marcas como Himalaya, Shigatse... Aunque la que tiene nombre y publicidad más friki es una tal Agua Mágica Tibetana. De momento sólo la he visto googleando en Internet, pero confío en adquirirla en algún supermercado para ver si tiene o no poderes sobrenaturales.


Hasta un asunto tan baladí como el de las aguas, mezclado con la cuestión tibetana, puede ser peliagudo... Supongo que los tibetanos se preguntarán si el beneficio de estos productos va a parar a la población local o sólo a chinos y extranjeros que han colocado allí estas plantas embotelladoras (como pasa en muchos otros sectores industriales y de servicios en el Tíbet).

También está la cuestión medioambiental, ¿es seguro extraer agua directamente de los glaciares, o construir fábricas, aunque sean de pequeño tamaño, en los valles de altísima montaña del Himalaya? Muchas preguntas que, como siempre, tienen distintas respuestas según el bando que responda.

ACTUALIZACIÓN (10/4/2013): Han pasado ya dos años desde que escribí el post, pero me apetece actualizarlo con una foto... Parecerá colonia, pero es otra agua tibetana, y se llama Gugu. ¿Gugu? Cést moi...

Enlace Permanente

Por ahora hay 4 comentarios


Léase con música de Lennon de fondo

8 de Enero, 2010, 0:01

Tíbet, olvidándonos por una vez de toda la política que le rodea, es un lugar muy hermoso, y quizá una de las cosas más bellas e impresionantes de la cultura tibetana son los mandalas, unos dibujos circulares de aspecto hipnótico y vivos colores que a veces pueden verse en los templos budistas. En otros países budistas e hindús (India, Japón...) estos mandalas también son muy comunes, pero lo característico de los tibetanos es que se hacen con arena de colores, que los monjes van depositando suavemente en el suelo con unos tubos para ir formando el dibujo, en un alucinante ritual.


 

De esta manera, los mandalas tibetanos están hechos para durar poco, condenados por el viento y el paso del tiempo a borrarse poco a poco (o de un plumazo si se levanta corriente). Incluso es posible que sus mismos autores los destrocen, barriéndolos con un cepillo. Ello es una metáfora de lo efímero de esta vida, hasta lo más bello, y un ejemplo útil para entender el principio budista de "no atarse a nada": da igual que hayas pasado días haciendo el mandala, cuando el viento sople te lo jorobará en segundos, acéptalo porque la vida es así y no sufras. "Mandalá tomal pol culo, viento del norte", dicen los monjes, de ahí el origen etimológico de la palabra (este dato no es seguro del todo pero casi).



No sé muy bien lo que representan los mandalas, y las webs que suelen explicar estas cosas siempre me han dado, no me preguntéis por qué, algo de yuyu, así que en vez de consultarlo diré lo que creo haber oído de algún conocido: que son representaciones del mundo, con sus distintos niveles, y de la rueda de la vida que gira y gira, hasta que uno se harta de rodar como en una noria (Camilo Sexto es tántrico y no lo sabe) y se va al Nirvana.



Los tibetanos no son los únicos que hacen complicados y efímeros dibujos en arena. También es una costumbre de los indios navajos, en el sur de Estados Unidos, que además también suelen usar estructuras circulares, por lo que el parecido entre una y otra tradición es, cuando menos, sorprendente.


Pintura en arena de los navajos.


Esto ha llevado a algunos a sugerir la teoría de que navajos y tibetanos tienen un origen común, de hace decenas de miles de años, cuando los primeros humanos, desde Asia, llegaron al norte de América cruzando el estrecho de Bering que separa a Rusia de Alaska. La teoría está un poco cogida con pinzas y entra un poco en el club de "Elvis está vivo" o "los extraterrestres construyeron las pirámides", pero justo es nombrarla. No son pocos los que han aprovechado el tema para vender en tiendas hippys los "mantras navajo-tibetanos" y cosas así.

También hay que decir que los tibetanos, con esos abalorios que llevan siempre, esas teces (plural de tez) morenas y curtidas y esas pieles de animales sobre su vestimenta, a veces parecen salidos de la novela "El último mohicano". Son una gente realmente única, y todavía se les puede ver con ese aspecto en Lhasa, entre otros lugares.

Pero si de teorías hablamos, que alguien escuche la mía... Yo creo que el parchís también es un mandala, y que cuando jugamos a él estamos recitando un mantra sin saberlo.


Enlace Permanente

Por ahora hay 8 comentarios


¿Por qué el Oeste de China está hecho unos zorros?
Respuestas de los lectores

19 de Agosto, 2009, 0:01

Sak dijo:

"Con respecto al polvorín occidental, parte de la culpa puede ser del Gobierno chino y su política étnica, pero también puede estar presente la cuestión de que algunos grupos no acepten los principios de convivencia comunes basándose en las diferencias étnicas y religiosas".


José dijo:

"En esas regiones China lleva a cabo una politica que podría denominarse imperialista, con varios puntos en común: a) Colonización: Ofrece ventajas a la población mayoritaria de China, los Han, para que se instale en esas regiones. Esta población 'inmigrante' no se adapta, mantiene su cultura, su idioma y su forma de vida. Tiende a no mezclarse con la población local. b) Propaganda: Proclama los beneficios que China ha llevado a esas regiones, básicamente el progreso económico y la mejora de las infraestructuras (del que la población local apenas se beneficia). Demoniza las épocas pasadas de autodeterminación de las regiones, haciendo que los locales se avergüencen de su origen y den las gracias a su salvador, China. c) Manipulación de la Historia y de la información: Los chinos de a pie no tienen ni idea de lo que se cuece en esas regiones y muchos creen que siempre han sido chinas".

Felix Maocho dijo:

"Si en España, que es un país de medio millón de kilómetros cuadrados, una sola etnia y una sola religión, aparecen movimientos autonomistas por todas partes, en China, que es mucho más grande, hay gente de diferentes etnias, y tiene diferentes religiones, debería haber no dos, sino cientos de regiones con problemas de autonomía. Ello implica que, o bien el Gobierno central mantiene cerrada la tapa de la la olla a presión, lo que es muy probable, o han sabido resolver los problemas que generan los sentimientos locales mejor que nosotros, lo que también es posible, puesto que son una nación desde hace más de dos mil años. En mi opinión hay algo de las dos cosas, sometimiento al Gobierno central y soluciones autonómicas satisfactorias en la mayoría de los casos".


Elpazos dijo:

"Teniendo en cuenta que China es un país enorme, superpoblado, terriblemente clasista y que no siempre llueve al gusto de todos, posiblemente sea que en esa parte del país predominan las clases o etnias más desfavorecidas o tal vez maltratadas, por lo tanto, como la paciencia tiene un límite, a todos se nos acaba, ¿no? Pero bueno, éstas son palabras de un occidental, que seguro que ahora me dirán que no sé de nada porque sólo me fío de la prensa occidental".

Weiyi dijo:

"China tiene problemas similares a los que tiene España. En este sentido, los uigures podrían ser los vascos, con eso de que son una raza diferente y hablan una lengua totalmente distinta. Mientras que los tibetanos podrían ser los catalanes, con una historia más cercana a la China han. Los uigures han asesinado a unos cuantos centenares de chinos han a lo largo de la historia reciente, y en España ¿cuántos han muerto por violencia terrorista? Cerca de 1.000 personas. ¿A que los españoles no pensáis que España esté hecha unos zorros o que en cualquier momento la tensión existente vaya a explotar y sumir en el caos a España? Yo tampoco lo pienso de China. Será que soy un optimista enfermizo. Y sobre los 'colonos' chinos, igual de colonos que los extremeños y andaluces que viven en Catalonia, en Vaskonia o en otras comunidades de España. ¿Qué pasa, un chino no tiene derecho elegir donde vivir dentro de la república bajo la protección del Estado? Desde la prehistoria, pasando por Grecia, Roma y hasta nuestros días, todo ha sido constantes 'genocidios culturales'. La única forma de no haber cometido genocidios culturales es que nos hubiéramos quedado cada uno en su caverna pintando sus frescos, eso sí habría sido conservar nuestra cultura primigenia".


Enlace Permanente

Por ahora hay 11 comentarios


Polvorín occidental

13 de Agosto, 2009, 0:01


Mis vacaciones en España tocan ya casi a su fin, así que planteo la que creo será la última pregunta del verano a los lectores. Ya que
la de la semana pasada tuvo un corte turístico y veraniego, la de hoy para compensar será más seria, para reflexionar un poco sobre la situación actual de China.

La pregunta viene a cuento por los problemas que China está teniendo estos años en su far west, esto es, en Tíbet y Xinjiang:


¿Por qué el Oeste de China está hecho unos zorros?


Espero vuestras respuestas como agua de mayo, y haré una fina selección de las mejores la próxima semana. Confío en que haya opiniones para todos los gustos, y que las diferencias de opinión se limen de buen rollito, esto es, con arcabuces en el bosque y al ocaso. Opinad, gentes, opinad.

PD: Occidente suele estar a la izquierda en los mapas. Felicidades desde aquí a Jorge Usán, Vanesa Castán, Jorge Alfredo López Fernández de Córdoba y otros zurdos que conozco o he conocido, dado que hoy es su día.

Enlace Permanente

Por ahora hay 36 comentarios


Uigures, yogures, yugures y ligures

12 de Julio, 2009, 0:01

Los tristes incidentes de hace una semana han dado a conocer a todo el mundo el pueblo de los uigures, una de las 56 etnias de China. Ya lo han dicho todos los diarios, pero bueno, por recordarlo, son una especie de "turcos de China" de religión mayoritariamente musulmana, que escriben usando el alifato árabe, tienen una cara de aspecto bastante occidental (aunque los hay más achinados) y cocinan una gastronomía parecida a la de Oriente Medio. Son muchos, pero no son el pueblo musulmán más numeroso en China: les ganan los hui, mucho más "chinos" de aspecto y cultura, repartidos por todo el país.


Uigures en un sello de correos chino


Los que residimos en Pekín y otras ciudades de China estamos bastante familiarizados con los uigures, son de hecho una de las minorías étnicas chinas con la que más contacto tenemos, junto con los mencionados hui. Una de las razones es que la comida de su tierra, Xinjiang, con sus pinchos morunos, su cordero asado y sus panes redondos y aplanados, gusta mucho a los chinos y también a los occidentales, que a veces nos "refugiamos" en esa comida uigur cuando estamos hartos de tanta comida china. Hay por todas partes restaurantes de Xinjiang, y aunque no todos son uigures, los guiris solemos generalizar llamándolos "restaurantes uigures".

También estamos acostumbrados a ver uigures -o creemos que son uigures- con su gorrito de pedrería, su bigote y gritando "rrrrrrrr" para atraer a los clientes a sus puestos de pinchos morunos, haciendo ese ruido con orgullo porque ellos pueden pronunciar la erre fuerte y los chinos no.


Otro contacto habitual con los uigures, al menos en Pekín, se produce porque en la capital residen varias orquestas de jóvenes músicos uigures que tocan en los bares por las noches, animando mucho al personal. Los bares donde tocan (el Kai, el Blue Bar, el 2Kolegas...) suelen ser muy frecuentados, precisamente, por los colonos españoles en Pekín, porque la música que hacen es muy española, muy flamenquita, y se saben todas las de Mano Negra. Una sesión con estos grupos uigures te puede dejar boquiabierto y ojiplático, porque su repertorio incluye rumbas de Manu Chao alternadas con bailoteo uigur, creando uno de los mejores ambientes de la noche pequinesa.

Me he fijado que es habitual que estos días algunos occidentales dicen en broma "yogures" en vez de "uigures", con el fin de hacer chistes malos del tipo "pobres chinos, el año pasado se les indigestó la leche, y este año los 'yogures". También ha sido muy comentado el tropezón del ministro de Asuntos Exteriores francés, que en un discurso cambió "uigures" por "yogures".

Lo que quizá no saben muchos es que los uigures y los yogures están mucho más relacionados de lo que parece: el yogur, palabra de origen turco, es una bebida muy típica entre los uigures, igual que lo es en Turquía, aunque no lo tomen con frutas del bosque. No sólo eso: las primeras menciones escritas sobre este alimento lácteo en la historia universal son del sabio Mahmud al-Kashgari, que vivía, como su apellido indica, en Kashgar, ciudad de la Ruta de la Seda que hoy en día es el principal núcleo de población de los uigures, en el extremo más extremado de la China occidental.

Por otro lado, igual sorprenderá a los chistosos saber que hay una minoría étnica en China con un nombre todavía más parecido al de los productos Danone: los yugures. Los yugures son muchos menos que los uigures (unos 14.000, frente a los siete millones de uigures) y viven un poco más al este, en la provincia de Gansu. A veces se les conoce también como "uigures amarillos", y algunos son, en efecto, descendientes de uigures que emigraron al este, pero no todos, pues algunos tienen antepasados mongoles o tibetanos. Los yugures, por otro lado, son principalmente budistas, frente al credo musulmán mayoritario entre los uigures.


Yugures en un corro de selleos chino


Por último, los ligures son un antiguo pueblo de Italia, que no se sabe muy bien de dónde procedía (quizá de Asia, pero no es seguro) y fue aplastado por los romanos. Hoy en día Liguria es la provincia italiana donde está Génova.


Colon, ¿descendiente de los ligures?


Los ligures no tienen nada que ver con los uigures, los yugures o los yogures, pero riman con todos ellos, y todo lo que rima es fascinante.

Enlace Permanente

Por ahora hay 14 comentarios


Pasión turca

11 de Julio, 2009, 0:01


El conflicto chino-uigur en Urumqi (no "Urumqui", como escriben erróneamente muchos medios de comunicación) está teniendo un alcance diplomático bastante inferior al conflicto que el año pasado protagonizaron, de forma casi calcada, los tibetanos en Lhasa. La razón, ya se ha dicho aquí antes, es la ausencia de un líder de la nación supuestamente oprimida (Rebiya Kadeer no es el Dalai Lama, primero porque no quiere y segundo porque no ejerce como líder religiosa). También subyace el recelo que en Occidente, desde hace mucho, o yo diría desde siempre, rodea a todo lo que tiene connotaciones islámicas.

Pese a ello, no se puede pasar por alto que el desastre ocurrido en Urumqi (los que lo quieran españolizar, por favor que pongan "Urumchi", como hace Rafa Poch) ha tenido una interesante ramificación internacional en un país donde era muy de esperar que la tuviera: Turquía.

Visité Estambul hace medio año, y os conté en un post que había visto en una calle estambulí un póster defendiendo la hermandad cultural de los turcos con muchos pueblos de Asia Central, entre ellos los uigures de lo que ellos llaman el "Dogu Turkistán" (Turkestán oriental). El Turkestán occidental sería el formado por los otros pueblos de Asia Central en países de la antigua URSS: kazajos, uzbecos, turcomanos, kirguizos, azeríes...(Pero ojo, no los tayikos de Tayikistán, también minoría étnica en China y emparentados más bien con los iraníes).


Los uigures son la mancha verde oscuro
(el "agujero" de la mancha es el desiero del Taklimakán).


Idioma, religión, gastronomía y aspecto de estos pueblos túrquicos son parecidos, aunque creo que un turco y un uigur no se entienden si hablan sus respectivos lenguajes (además, los turcos no usan el alfabeto árabe y los uigures sí).

Por esa hermandad cultural y sentimental que les une, y que se puede comparar con la que tenemos españoles y latinoamericanos, el Gobierno turco es el que más virulentamente ha saltado contra el Gobierno chino tras los disturbios. Su primer ministro, Recep Erdogán (quien ya pude comprobar cuando estaba allí, en enero, que es un tipo con mucho genio y sin pelos en la lengua) incluso ha llegado a decir que las muertes de uigures son "casi un genocidio".

Erdogán se ha atrevido a pronunciar una palabra, "genocidio", que en Turquía es sumamente peligrosa, teniendo en cuenta que los turcos son acusados de haber cometido un genocidio brutal contra los armenios hace cosa de un siglo, y que mientras en el resto del mundo ese hecho está prácticamente asumido como cierto, en Turquía muy poca gente lo admite o puede siquiera soportar el que se lo mencionen.

Si Erdogán hablaba de genocidio, su ministro de Industria, de cuyo nombre no puedo acordarme, pedía poco antes el boicot a los productos chinos, también en protesta por la opresión a los "hermanos" uigures. Con ello, ya se formaba la dupla "genocidio + boicot" que el año pasado se lanzó contra el Gobierno chino por su tratamiento de la crisis en el Tíbet, una postura que en esta ocasión sólo ha adoptado Turquía, al menos de momento.

En todo esto subyace, como digo, un sentimiento nacionalista turco que considera muchos pueblos asiáticos como sus hermanos. Algunos extremistas de ese país incluso sueñan en una "Gran Turquía" que aglutinara a todos esos pueblos, desde Estambul hasta el extremo occidental de la Gran Muralla china, pasando por el Cáucaso, el mar Caspio o la meseta del Pamir.

Creo que casi nadie serio en Turquía se plantea un expansionismo por tierras que ni siquiera fueron suyas durante el Imperio Otomano, pero la afinidad cultural es innegable, y los mismos chinos la admiten: hace apenas un mes, el presidente turco, Abdulah Gul, pidió pasar por Xinjiang en su viaje oficial por China, y allí estuvo, precisamente en la después tristemente famosa Urumqi, o Urumchi, nunca Urumqui.


Por último, también me gustaría apuntar el silencio aparente de los otros países "túrquicos", los de Asia Central, con respecto a los enfrentamientos entre uigures y chinos. Las razones pueden ser varias, pero una que se me ocurre es que todos esos países tienen ya de por sí enfrentamientos étnicos (por ejemplo, en Kirguizistán la mayoría kirguiza no se lleva bien con la minoría uzbeca) y meterse en el berenjenal chino no puede sino perjudicar sus propios intereses nacionales. Otra posibilidad es que sí se estén quejando pero la prensa no les haga caso...

Enlace Permanente

Por ahora hay 15 comentarios


Daños weblaterales

9 de Julio, 2009, 0:01

Un país grande como China está siempre en continuos aprietos. Pensándolo fríamente es normal, una población similar a la de la UE, Rusia y EEUU sumadas... por fuerza ha de ser un no parar de sufrir.

Lo que no entiendo del todo es por qué cada aprieto en el país acaba sirviendo para que se "caiga" del Internet chino una cosilla...

- En marzo, con las tensiones que había por el 50 aniversario de la huida del Dalai Manolo Lama, los internautas de China nos quedamos sin YouTube.


- En junio, con similares tensiones por el 20 aniversario de Tiananmen, tocó despedirse de Twitter (herramienta que a mí no me gusta demasiado pero sí a otros).


- Ahora, en julio, con los tristes sucesos de Urumqi, nos hemos desconectado de Facebook.


Hagan sus apuestas... ¿qué se caerá el 1 de octubre, cuando China celebra el 60 aniversario de la República Popular? ¿Google? ¿Yahoo? ¿La web más fea del mundo? ¿O Windows, ya directamente?

Lógicamente, estos días no puedo acceder a Facebook. En realidad puedo hacerlo con proxys como
éste o éste, pero no puedo escribir allí. Por consiguiente, que diría Felipe González, no puedo agregar nada al grupo de Facebook de este blog. Rogamos disculpen las molestias. O mejor, rogamos denuncien las molestias.

Enlace Permanente

Por ahora hay 26 comentarios


Esto es Chinuanda

8 de Julio, 2009, 0:01


Poco a poco van llegando más datos de la prensa extranjera desde Urumqi (los chinos han aprendido del error del Tíbet y esta vez sí han dejado ir a los reporteros, menos mal). Dentro del caos que sigue habiendo, parece bastante claro que este conflicto es una sucesión, en forma de bola de nieve, de episodios cada vez más y más violentos, y de corte más bien étnico, a la ruandesa. Un enfrentamiento entre chinos y uigures, que parecen estar liberando a porrazos décadas de tensión entre ambas comunidades.

Toda información hay que tomarla con pinzas, pero muchos medios -también los occidentales- parecen coincidir en que lo que ha pasado, crónologicamente hablando, es que

-Primero, un trabajador chino de una fábrica de juguetes en el sur de China desató el rumor de que un grupo de uigures de la factoría habían violado a dos niñas chinas.

-Luego, el 26 de junio, un grupo de chinos que creyeron el rumor atacaron a muchos de los uigures de la fábrica, muriendo dos personas y resultando heridas más de 100 (aunque no se asegura si muertos y heridos son todos uigures o no).

-El 5 de julio, una manifestación pacífica de uigures en Urumqi, a miles de kilómetros de donde está la fábrica, pide justicia y castigo a los responsables del ataque de julio. La policía china, como es su costumbre, reprime la protesta. Ese mismo día, también en Urumqi, un grupo de uigures (no se sabe si los reprimidos en la manifestación u otros) aprovecha la confusión para "vengarse" de los chinos, atacándoles. Este día hay 156 muertos y mil heridos, aunque no se sabe cuáles de ellos son chinos y cuales uigures (ni tampoco cuáles por la represión policial y cuáles por los ataques de civiles). Sin embargo, y esta es mi opinión, el hecho de que la propaganda china informe de los muertos hace pensar que muchas de las víctimas pueden ser de las "suyas", chinas.

- El 7 de julio, es decir hace unas horas, los chinos contraatacan, se quieren "vengar de la venganza" y buscan con palos y machetes a los uigures.

¿Cómo puede un rumor degenerar en semejante odio racial y casi tribal, que recuerda un poco a la eterna lucha palestino-israelí?

Va a parecer un poco de listillo, pero diré que los que vivimos en China, cuando supimos lo ocurrido en el Tíbet el año pasado, pensamos: "Pues el día en que los uigures les imiten, aún va a ser peor".

Los tibetanos son los famosos, los que tienen al Dalai Lama haciéndose querer por medio mundo, pero los uigures sufren unas penurias similares, o quizá peores. Como decía Rafa Poch hoy en su magistral artículo
sobre el tema, "los uigures son musulmanes, una religión poco 'sexy' en Occidente, al lado del budismo tibetano".

Pero su menor popularidad internacional no oculta que su relación con los chinos no es nada buena (hay de todo, por supuesto, pero en general no es buena). Chinos y uigures en Xinjiang se llevan muy mal, son sociedades paralelas que se hablan muy poco y se recelan mutuamente. Los uigures ven a los chinos como colonos que les roban la tierra y el trabajo. Los chinos ven a los uigures como unos salvajes que "armonizar" con el resto de China. Un día de éstos tenía que pasar, y ya pasó.

Esta vez no hay nada que corra peligro de ser boicoteado (¿la Expo de Shanghai 2010? no creo...), pero estamos ante un problema quizá más grave de solucionar que el tibetano. Los uigures son casi el doble que los tibetanos. En su región hay petróleo y gas natural a los que China se aferrará con la fuerza que sea necesaria. La práctica del Islam de una de las partes en conflicto, aunque sea moderada, puede atraer el apoyo de musulmanes de otros países, complicando la cuestión hasta niveles que hoy ni siquiera puedo imaginar. No quiero ser pesimista, pero todo pinta muy, muy feo.

Enlace Permanente

Por ahora hay 41 comentarios


Y ahora el Xinjiang...

7 de Julio, 2009, 0:01


El año pasado, en el Tíbet, ya se vio bastante claro que algo andaba mal en las periferias de la "armoniosa" China, pero tras conocerse hoy una nueva desgracia en zona de conflictos étnicos, incluso peor que la de 2008 (de hecho la peor en décadas), ha quedado nuevamente patente que este país necesita desesperadamente dos cosas:

En primer lugar, China necesita una policía antidisturbios entrenada para controlar, no para reprimir, porque no consigue que las miles de protestas que hay en el país en muchas ocasiones degeneren en violencia, o que las mismas fuerzas de seguridad generen esa violencia. Ante cualquier agitación civil, China saca enseguida a sus soldados a la calle, y esos soldados no están preparados para tratar a su gente, a los que deben proteger, sino que están entrenados para combatir enemigos. Ya quedó claro hace 20 años, qué diferente hubiera sido un desalojo de Tiananmen con policía escudada en vez de tanques...

En segundo lugar, China necesita un nuevo aparato de comunicación completamente diferente al actual, porque su imagen internacional, tras décadas de esfuerzos -grandes esfuerzos- está ahora mismo en las alcantarillas más malolientes. China es para un importante porcentaje de la población mundial un régimen malvado. Pekín puede culpar a los medios de exagerar y a ciertos lobbies de buscar las tensiones, sí, pero gran parte de la cilpa es suya por no dar más información en casos como el ahora ocurrido. En este caso, ¿qué porcentaje de muertos son manifestantes y cuántos son gente que se topó con esos manifestantes? ¿Qué medidas usó la policía, o los soldados, para hacerles frente? ¿Por qué no se han conocido las protestas hasta el día siguiente de ocurrir? China está hundiéndose en el oscurantismo, y ha perdido la batalla de la imagen.

La matanza ha ocurrido en Urumqi, la ciudad más alejada del mar del mundo, que a partir de hoy se hará muy famosa en todo el planeta, tristemente. La capital regional de Xinjiang, el Turquestán Oriental que dicen los independentistas. Los paralelismos con el Tíbet son muchos: dos regiones en el "patio trasero" de los chinos, enormes y con muchas zonas despobladas, llenas de recursos y que disfrutaron de cierta independencia en la primera mitad del siglo XX, para volver a caer otra vez en manos chinas, esta vez comunistas. Dos regiones con fuertes convicciones religiosas (aunque los uigures no son musulmanes demasiado fanáticos y beben mucha cerveza). Dos regiones con una fuerte presencia de inmigrantes chinos que no han podido, o quizá no han querido, integrarse con los autóctonos, ya sean tibetanos o uigures. Y dos regiones cuyos líderes más o menos visibles (el Dalai Lama, Rebiya Kadeer) están en el exilio y reciben el apoyo de amplios sectores en Occidente, aunque el que tiene Kadeer es por ahora mucho menor que el del líder tibetano.

China tiene grandes problemas en su mitad occidental. Su política de desarrollo del oeste, pensada precisamente para buscar la calma entre tensiones étnicas, ha fracasado y el asunto le ha estallado en la cara, haciendo añicos la campaña de imagen que se había fabricado con Olimpiadas, Expos Universales y fastos varios. Los que amamos China queremos que ésta cambie, que aprenda de sus terribles errores y que sus gentes vivan en paz, porque chinos, tibetanos y uigures son, lo sabemos, gente magnífica cuando disfrutan de tranquilidad, prosperidad y libertad.
(Gracias a Obama por escribirme las últimas líneas del post).

Enlace Permanente

Por ahora hay 25 comentarios


No pararon las rotativas...

20 de Marzo, 2009, 0:01

Supongo que a estas alturas ya estaréis todos más que enterados de que Oasis ha tenido que cancelar dos conciertos que tenía previsto dar en China en abril, al parecer porque Noel Gallagher participó en un concierto pro-Tibet en 1997 (yo creo que ni él se acordaba) y eso al Gobierno de China pues como que no le ha agradado. El medio de comunicación que recogió la noticia con más acierto este desafortunado hecho fue la web de El Jueves.

Polémicas aparte, porque este tema ya lo hemos discutido antes en secciones de comentarios varias, lo que quería enseñaros es el pwned que está teniendo que aguantar este mes la revista mensual Time Out Beijing, una de las principales publicaciones en inglés en la capital china.


Y es que la revista había colocado un anuncio de los conciertos de Oasis en la contraportada de su número de marzo...


...y encima, dentro de la revista, hasta había incluida una entrevista a Noel Gallagher, en la que no hablaba para nada del Dalai Lama, ni del Tíbet, ni de nada, por no hablar ni hablaba de China. Claro, la cancelación se anunció el 28 de febrero y ya no había tiempo para cambiar la edición...


En fin, la verdad es que lo siento en el alma por los fans chinos de Oasis, si es que hay alguno (pues a estos conciertos suele ir más la comunidad de expatriados). También lo siento por el propio grupo (aunque yo, haciéndome eco de lo que decía la revista El Jueves, siempre fui más de Blur) y por la revista Time Out, que la verdad es que en los últimos meses no gana para disgustos en el país asiático (en el verano pasado se quedó sin publicar un mes, por no me acuerdo ahora qué problemas de licencia).

Y en fin, aunque no se podrá escuchar a Oasis en directo en China, siempre nos quedarán los imitadores...


Enlace Permanente

Por ahora hay 58 comentarios


En el Tíbet no me caso con nadie

11 de Marzo, 2009, 0:01

NO estoy de acuerdo...

... en que la propaganda pro-china oculte el malestar social en el Tíbet. Cuando estuve en Lhasa y Labrang, en 2006 y 2007, comprobé que en esos lugares los chinos tenían las tiendas, los hoteles, los negocios, mientras que los tibetanos sólo tenían las tiendecillas de artesanía. Se repite el modelo colonial europeo en el Tíbet: los chinos son los grandes beneficiados en estar allí y los tibetanos ven que, aunque han mejorado, son mucho más pobres que su vecino el chino que llegó hace diez años. Con esa situación, es normal que haya conflicto.

... en que la propaganda pro-tibetana oculte todo lo que había en el Tíbet antes de 1951. Por ejemplo, que los chinos estaban allí desde el siglo XVIII, y que fueron los mismos chinos los que apoyaron al Dalai Lama para que ganara poder respecto a las otras ramas del budismo tibetano y se convirtiera en el protegido de Pekín. Los chinos no pudieron invadir el Tíbet en 1951, dado que ya lo habían invadido 300 años antes, y durante los siglos siguientes respetaron su cultura y su religión, en vez de imponer la suya como hicieron otras naciones conquistadoras. Cierto es que en la primera mitad del siglo XX el Tíbet quedó casi independiente, porque las tropas chinas estaban enfrascadas en la invasión japonesa, la guerra civil y demás. Pero eso no significa que los chinos concedieran nunca la independencia a los tibetanos. El Tíbet no es una conquista comunista, sino mucho más antigua. Los mapas de siglos anteriores hechos en China ponen al Tíbet como parte del imperio, y los taiwaneses del Kuomintang también alegan mayoritariamente que el Tíbet fue y es chino.

... en que la propaganda pro-china culpe a la prensa extranjera de mentir: Es cierto que algunos periodistas occidentales escriben con el corazón y no con la cabeza cuando hablan del Tíbet, pero decir que todos los periodistas mienten es insultar a una profesión que trabaja en China con grandes dificultades. Además, ¿cómo puede el Gobierno chino y sus afines acusar a los periodistas de que "no conocen la verdadera situación en el Tíbet" si les prohíben entrar en él, salvo en viajes organizados por ellos muy de tarde en tarde y sólo a los medios más famosos? Eso es mucha caradura.

... en que la propaganda pro-tibetana utilice la religión: religión y política han de ir siempre separados. Los tibetanos no deberían tener como líder político a un monje, que no sale de unas elecciones (la única elección que hay allí es cuando el niño debe elegir qué cuenco le pertenecía en su vida anterior). Tampoco deberían intentar captar a gente a favor de su causa en el extranjero usando grupos de yoga, terapias budistas y otros señuelos new-age. Sé que los tibetanos son un pueblo muy creyente, pero si no nos gusta el fanatismo de musulmanes, cristianos o judíos, tampoco deberá gustarnos el de los budistas.

... en que la propaganda pro-china no asuma los errores cometidos en el pasado: las matanzas de monjes durante la Revolución Cultural, los templos arrasados... ¡Qué poco se escribe de eso en los artículos publicados en China! (Por no decir que nada). Si el Gobierno chino niega esos hechos, nunca va a tener respeto entre los tibetanos. Si quieres ganarte su corazón, Pekín, pídeles perdón.

... en que la propaganda pro-tibetana no asuma los errores cometidos en el pasado: es increíble cómo insisten siempre en que son pacifistas, cuando muchas de sus rebeliones (1959, 2008) se vieron acompañadas de asesinatos a civiles chinos. Que el número de esos muertos sea menor que el de los muertos tibetanos no debe ser excusa para tenerlos completamente olvidados.

... en que la propaganda pro-china utilice palabras como "esclavismo" o "servidumbre" para referirse a lo que el Dalai Lama hacía antes de 1951 en el Tíbet: el Dalai era un adolescente entonces, sin capacidad para decidir nada. No lo puedes acusar de una situación que él no había creado. Bueno, vale, su vida anterior la había creado, pero... en fin, seamos serios...

... en que el Dalai utilice palabras como "genocidio cultural" o "infierno en la Tierra" para referirse a la situación actual del Tíbet. ¡Madre mía, parece que el Dalai aprendió a exagerar de sus enemigos!


Espero que quede claro con lo anterior mi posición. Me opongo a todos, por radicales, por mentirosos, y por violentos. Con sus propagandas, esto va abocado al desastre, y los que sufrirán por ello serán los civiles tibetanos y chinos, como de costumbre.

Dicho lo cual, confío en que nadie más me acuse directa o indirectamente de "tener lavado el cerebro por Pekín" ni de "ser un sinófobo". Soy periodista, bloguero, observador lo más neutral que me permite el cerebro, y me lo he pasado muy bien viajando tanto al Tíbet como a Shanghai.

Podéis opinar en la sección de comentarios. Os pido moderación...


Enlace Permanente

Por ahora hay 76 comentarios


Cambios en el liderazgo tibetano

10 de Marzo, 2009, 0:01

La noticia acaba de saltar: el pueblo tibetano ha decidido nombrar un nuevo líder religioso y político. El Dalai Lama tiene 80 años, está algo pachucho de la salud, y ya no está para tantos trotes y tanto conflicto.

Chinochano, un blog con muchos contactos en las altas esferas, para qué ser modesto, ha conseguido hablar en exclusiva con el nuevo sucesor, antes incluso de que salga a la luz su verdadero nombre e identidad.

Sorprendentemente, el nuevo líder tibetano ya no pide independencia para el Tibet, ni siquiera autonomía, ni más respeto a la cultura y religión autóctonas, ni nada de nada... Parece ser que lo único que está pidiendo al Gobierno chino es que la selección nacional de fútbol -la española, la china o la que sea, que no estamos para exigir mucho- vuelva a convocar a Raúl.


Lo que usted diga, don Manolo...

Enlace Permanente

Por ahora hay 21 comentarios


Turcos y demás familia

2 de Febrero, 2009, 0:01

Ya estoy de vuelta en Pekín, después de dar tumbos por media Europa que terminaron con una agradable semana en Turquía. Lo gracioso del regreso fue que, después de cinco días en Estambul, lo primero que vi en Pekín al salir del metro desde el aeropuerto hasta mi casa fueron unos uigures vendiendo pasteles en la calle.


Pasteles como estos: tamaño mesa,
de medio metro de espesor
y transportados en triciclos.



Me hizo gracia porque después de cinco días viendo turcos, me he encontrado nada más llegar a sus primos de oriente, los uigures, que los turcos consideran que tienen los mismos ancestros que ellos. Los uigures, dicho a grosso modo, se parecen físicamente bastante a los turcos del otro lado de Eurasia, aunque sus ojos son más pequeños y almendrados, al estilo de los pueblos orientales. Son menos propensos a dejarse bigote, aunque alguno hay.


Músicos uigures


En Pekín, asociamos a los uigures con los puestos de venta de pasteles y sobre todo de pinchos morunos, por eso me extrañó mucho que en sus "parientes" de Turquía lo de los pinchos no se lleve tanto (aunque en los restaurantes estambulíes aparecen en el escaparate, cuando lo pides no te dan la carne ensartada en el pincho, sino que depositan esa carne en un plato, con lo que pierde la mitad de la gracia).

Aunque los turcos no me consta que sean nada expansionistas, pues el Imperio Otomano ya les dio bastantes disgustos, se consideran familiares cercanos de muchos pueblos de media Asia, que incluyen a esos uigures y también a los kazajos, los kirguizos, los turcomanos, los azeríes de Azerbaiyán, los tataros de Rusia... Curiosamente, en mi último día en Estambul encontré un poster en el que se mostraban las enseñas de muchos de estos pueblos "turcos" o "turcomanos", en el que también aparecía la supuesta bandera del Turkestán Oriental, que es como denominan los independentistas a la región china de Xinjiang, donde viven los uigures. También a veces aparece con el nombre de Uiguristán. Los turcos lo llaman "Dogu Turkistan".


Éste fue el póster que vi. Las banderas, de izquierda a derecha y de arriba abajo, pertenecen a:
turcos de Irak
turcos de Crimea
Turkmenistán
Chipre turco
Kazajistán
Uzbekistán
Azerbaiyán
Turkestán Oriental
tátaros de Rusia
Kirguizistán



Los chinos, como cabe esperar, no quieren oir hablar ni en pintura de ese Turkestán Oriental, y a los grupos que piden su independencia los considera terroristas. Muchos de esos grupos tienen su base precisamente en Turquía, o en Alemania (donde hay dos millones de emigrantes turcos). De todos modos, no parece que Turquía y China se lleven especialmente mal, pues el Gobierno de Ankara, poco expansionista, suele desligarse bastante de estas amistades "pan-turcas" y de los asuntos de sus "primos" en Asia Central.

Aunque ahora veamos a turcos y chinos como pueblos geográficamente muy alejados, hay que tener en cuenta que China está flanqueada al noroeste por varios de estos "primos" de los turcos, y que estos pueblos de Asia Central intentaron en varias ocasiones atacar la antigua China (fue contra ellos y otros pueblos como los mongoles, los hunos y los hotros, que se construyó la Gran Muralla).

Incluso me suena que algún emperador de la dinastía Tang (alrededor de los siglos VII al X), en la que se considera que China alcanzó su apogeo artístico y cultural, era de origen turco, aunque de esto no estoy seguro (a ver si algún lector confirma o desmiente esto).

Enlace Permanente

Por ahora hay 20 comentarios


Quién sabe dónde

3 de Junio, 2008, 0:01




Ya que ayer hablé de personas que en la antigüedad china desaparecieron en extrañas circunstancias, quizá debería hablar hoy de un famoso "desaparecido" en la China actual, aunque al hacerlo tenga que tocar el siempre sensible, mediatizado y hollywoodizado tema del Tíbet.

Si en España tenemos a Antonio Anglés o a Publio Cordón, en Inglaterra a Madeleine, en EEUU a Jimmy Hoffa y en Brasil a un sacerdote que desapareció de forma absurda, en China hay un joven tibetano del que no se sabe nada desde hace 13 años. Se trata del Panchen Lama.

El Panchen Lama es una autoridad religiosa tibetana, una especie de "número dos" después del Dalai Lama. Una de sus labores más importantes es la de encontrar la reencarnación del Dalai cuando éste muere (de la misma forma que el Dalai Lama busca a la reencarnación del Panchen Lama a su muerte).

En 1989, cuando murió el entonces Panchen Lama, se formó una especie de cisma: el Dalai Lama designó a un niño como la reencarnación de esta figura, pero el Gobierno chino eligió a otro. El escogido por el Dalai desapareció en 1995, con sólo seis años, y desde entonces no se sabe dónde está.

El chico, que se llama Gedhun Choekyi Nyima y acaba de cumplir 19 años hace un par de semanas, está según los independentistas tibetanos privado de su libertad, en plan prisionero político, mientras que de acuerdo con el Gobierno chino está continuando sus estudios y lleva una vida normal, que es mantenida en el anonimato para protegerle.

El otro chico, que tiene un año menos, se llama Qoigyijabu y no aparece demasiado en público, aunque cuando lo hace suele ser para manifestar su apoyo al Gobierno comunista, o al menos eso es lo que suele decir la propaganda oficial.

                
El Panchen Lama "pro chino", a la izquierda,
y a la derecha el que está en paradero desconocido,
en una de las pocas fotos que se tienen de él (con seis años).

Enlace Permanente

Por ahora hay 5 comentarios


¿Cuanto mide el Everest?

9 de Mayo, 2008, 0:01



Ayer la antorcha olímpica llegaba al monte Everest. Un hecho histórico, simbólico, polémico, mágico y otras palabras esdrújulas.

Fue muy curioso ver cómo, a la hora de contar la noticia, los diarios españoles parecían no ponerse mucho de acuerdo acerca de la altura del Everest. La Vanguardia, por ejemplo, hablaba de 8.844 metros. El diario As mencionaba 8.848. El País decidía poner un centímetro más y aseguraba que el monte mide 8.849. El Mundo pensaba "yo no voy a ser menos" y dejaba la cumbre a 8.850 metros.

Lo chungo del asunto es que, buscando en Google, uno se encuentra páginas en las que también se afirma que

El Everest mide 8.838 metros.

El Everest mide 8.839 metros.

El Everest mide 8.840 metros.

El Everest mide 8.841 metros.

El Everest mide 8.842 metros.

El Everest mide 8.843 metros.

El Everest mide 8.845 metros.

El Everest mide 8.846 metros.

El Everest mide 8.847 metros.

De 8.851 no he encontrado:
es el que me falta para completar la colección.

El Everest mide 8.852 metros.

El Everest mide 8.853 metros.

El Everest mide 8.854 metros.

Redondeando un poco: el Everest mide 8.900 metros.

Redondeando un poco más: el Everest mide 9.000 metros.

(Todavía no he encontrado una web
que diga que el Everest tiene 10.000 metros,
pero sigo buscando).


¡Aguántame esto ahirriba,
que la vamos a medir bien de una vez!



Ante este pasodoble de cifras, sólo podemos estar seguros de una cosa: el Everest es MUY ALTO.

Hay que reconocer que de todas estas medidas, la más popular es la de 8.848 metros, lo que no significa que sea la más exacta.

Las primeras mediciones, en el siglo XIX, hablaban de 8.840 metros, pero un estudio hecho por geógrafos indios determinó los 8.848 en los años 50. En 1999, investigadores estadounidenses cifraron la altura en 8.850 metros, por lo que es frecuente que la prensa americana cite esa altura. En 2005, los chinos hicieron una nueva medición y lo dejaron en 8.844,43 metros, por lo que la prensa china siempre cita ese número, con decimales y todo.

Al parecer, el problema para determinar con exactitud la altura está en que la cima del monte está cubierta por una capa de nieve permanente, que no se debe contar para medir la altura del pico, pero es difícil saber cuál es el espesor de esa capa.

Como siempre, acaba habiendo un problema político detrás de todo esto: ¿Aceptamos la medición china, la estadounidense, o ninguna de las dos? Yo, sinceramente, creo que ya que la mitad norte del monte está en China -al menos mientras Tíbet siga siendo chino- habrá que respetar la medición que ellos hagan. También habrá que ver lo que dicen los nepalíes, dado que la mitad sur del monte es suya.

Por si no fuera suficiente con las indefiniciones de la altura, los chinos también quieren iniciar un debate mundial acerca del nombre de la montaña. Everest es un nombre que le pusieron los británicos, en honor a un geógrafo de su país
con cara de geógrafo. Los chinos protestan por ese "colonialismo topográfico" y dicen que el monte debe ser conocido en todo el mundo como Qomolangma, que es el nombre con el que lo conocen los tibetanos (y los chinos). La prensa china, por ello, casi nunca escribe "Everest" en sus noticias, ni siquiera para aclarar a qué se refieren cuando escriben "Qomolangma". Los chinos que no han estudiado inglés probablemente desconocen el nombre inglés del montículo.

Los chinos tienen algo de razón en ello: imaginaos, por ejemplo, que al Mulhacen se le conociera mundialmente como el Arthurconandoyle, por ejemplo. Pero tampoco se debe olvidar que los nepalíes llaman al Everest "Sagarmatha", así que, ¿cuál nombre local se debería elegir, el tibetano o el nepalí?

Yo voto por llamarlo Qomolangma los lunes, miércoles y viernes, Sagarmatha los martes, jueves y sábados, y Everest los domingos y fiestas de guardar.

Enlace Permanente

Por ahora hay 20 comentarios


¿Y vd, qué opina?

26 de Abril, 2008, 0:01


China anunció hoy que aceptaba
reunirse con un negociador del Dalai Lama. Bonito gesto, y buena noticia, aunque, la verdad, hace años que negociadores del Dalai Lama viajan a China, y se reúnen con líderes comunistas (que suelen ser no demasiado importantes). Para un viaje así no hacía falta la alforja que hemos cargado en los últimos meses.

Ya es fin de semana, no me quiero enrollar mucho, así que sólo voy a dejar a continuación unas preguntas por si queréis intentar responderlas y abrir el debate:

¿Creéis que si Occidente no hubiera presionado China no hubiera negociado? ¿Creéis que sin amenazas de boicot y protestas contra la antorcha, China no hubiera negociado?

¿Creéis que China hace bien basando su política interior en las presiones de Occidente?

¿Creéis que China debería hacer como Occidente y crear titulares de ese tipo?

"China le pide al Reino Unido que resuelva de una vez por todas lo del Ulster,
y de paso lo de Gibraltar".


¿Creéis que el diálogo entre China y el Dalai Lama va a servir para algo? ¿Qué puede salir de allí?

Eso es todo por hoy... Yo, un viernes por la noche, no tengo la cabeza despejada para responder estas dudas. ¡Buen fin de semana!

Enlace Permanente

Por ahora hay 42 comentarios


Aquí está:
la verdad sobre el Tíbet
(hay dos para elegir)

23 de Abril, 2008, 0:01







El tema del Tíbet, que tanta guerra nos viene dando en los últimos meses, es tan complicado como el conflicto palestino-israelí, los Balcanes, el conflicto vasco... Como todos estos asuntos, está fuertemente influido por pasiones, propaganda, historia, agravios del pasado, ideales, etc, y está muy polarizado: mucha gente está radicalmente a favor o radicalmente en contra. En general (en general, no en términos absolutos que conste) la población occidental tiene una de esas visiones polarizadas, y la población china, la otra.

En el post de hoy, voy a intentar poner las dos versiones que más o menos hay sobre el Tíbet: una es, digamos, "crítica con China", y la otra es "favorable a China" . Cada una con sus argumentos.

Ya que a veces se me tacha en los comentarios de pro-chino, voy a colocar primero la "crítica con China", para que se vea primero. En los dos casos he intentado quitar los toques retóricos de los que las propagandas china y tibetana suelen adolecer.

Si os parece que una está más floja que otra, si hay argumentos de más peso que dar en cualquiera de las dos, por favor, ponédmelos de la forma menos apasionada posible en los comentarios, y si lo estimo conveniente, los incluiré en este artículo.

No sé si este post me va a generar un trastorno esquizofrénico y bipolar, o duras críticas tanto de un bando como de otro, pero creo que es bueno intentar las cosas desde dos lados, así que voy a intentarlo, me tiraré a la piscina. Vamos allá:

PRIMERA "VERDAD"

China es una de las peores dictaduras del planeta. Es el país que más ejecuciones dicta al año, algunas de ellas por simples robos. Utiliza la tortura para obtener confesiones. Persigue y encarcela a personas que critican el sistema, o piden la independencia de alguna parte del país, o simplemete quieren denunciar injusticias. Además, ejerce una fuerte censura en Internet, y controla prácticamente todos los medios de comunicación, intentando controlar al máximo el pensamiento de sus ciudadanos, o incluso su religión.

Este país, en 1951, invadió el Tíbet, una región en la que China ha tenido siempre muchos intereses tanto económicos (explotación minera, control de los ríos que nacen en la región mediante embalses) como estratégicos (la zona es fronteriza con la India, uno de sus grandes rivales continentales). El Tíbet como país no ha sido reconocido nunca por la comunidad internacional, pero fue una entidad  política propia durante muchos periodos de la historia (aunque a veces estuviera vinculada a China).

La invasión, de mano de tanques y tropas del ejército de Liberación Popular, fue vendida por Pekín como una "liberación pacífica" del sistema de servidumbre, pero los tibetanos señalan que sólo una pequeña parte de sus ciudadanos eran siervos y el país se habría sabido "liberar" el solo de esta injusticia social, como hicieron otros en el mundo.

Desde 1951, China aplicó unas duras políticas de "sinización" en el Tíbet, que incluyeron la destrucción de monasterios, la obligación de que algunos monjes dejaran sus hábitos para trabajar en fábricas o en el campo, y la subordinación de la población tibetana a líderes comunistas chinos. La situación fue especialmente grave durante la Revolución Cultural (1966-76), en la que se asesinaron miles de monjes y creyentes por ser "contrarrevolucionarios", se destruyeron cientos de monasterios, y mucha población tibetana fue enviada a campos de reeducación, donde algunos de ellos murieron debido a las duras condiciones que sufrieron.

Las cifras de muertos en el Tíbet durante esos años son difíciles de conocer, pero algunos calculan que podría tratarse de más de un millón. Teniendo en cuenta que en el Tíbet viven unos dos millones de personas, se trata de uno de los peores genocidios de la historia en términos tanto absolutos como relativos.

Con la llegada del capitalismo a China, en los años 80, otro problema se ha unido a los anteriores: los esfuerzos de China por colonizar económicamente el Tíbet introduciendo masivamente a población china (de la etnia Han) en Lhasa y otras ciudades.

Como consecuencia, Lhasa es hoy en día una ciudad en la que los tibetanos son minoría, y además los más pobres. Los chinos son más, y son los que poseen los hoteles, los restaurantes, los negocios de turismo, las tiendas... Se han apoderado económicamente del Tíbet,o le han negado a los tibetanos participar en esa economía, considerándolos un pueblo "bárbaro" incapaz de desarrollarse solo. La situación es muy similar a la del colonialismo europeo en América o África.

Como consecuencia de esta situación de "apartheid" e injusticia, los tibetanos se han levantado en varias ocasiones contra los chinos. Una de ellas fue en 1959, con cientos de muertos y la huida del Dalai Lama al exilio, donde sigue porque China no le deja volver a donde nació. Otra fue en 1989, y otra de ellas, muy recientemente, en marzo de 2008. En las tres ocasiones, las protestas fueron duramente reprimidas por la policía y el ejército chinos. En la última, se habla de más de 140 muertos.

Además, China cierra el acceso del Tíbet a la prensa extranjera, y en momentos de protestas como los actuales, a todos los extranjeros, lo que le permite actuar con total impunidad, sin observador internacional alguno.

El Dalai Lama intenta por todos los medios dialogar con China, prometiendo que su pueblo sólo quiere autonomía, sin independencia, y que se acabe esa colonización demográfica y cultural de su tierra. También dice que no aprueba la violencia, no de chinos no de tibetanos, ni el boicot, y apoya los JJOO. Pero diga lo que diga, se encuentra con las puertas cerradas de Pekín, que parece más bien interesado en que, a la muerte del Dalai, pueda influir para nombrar a un sucesor instruído por los comunistas (como ya ha hecho con otro líder religioso tibetano, el Panchen Lama).


SEGUNDA "VERDAD"

China es un régimen comunista, de partido único, que en calidad de país en desarrollo, todavía tiene que madurar su democracia. Necesita tiempo para ello: no puede ser Finlandia mañana. Si a países como España les costó 200 años ser un país libre o moderno, a China también le podría costar mucho, quizá menos porque es un país en rápido cambio. Se enfrenta, sin embargo, a una fuerte presión internacional, que le exige una democratización instantánea. China no lo desea porque cree que puede traer inestabilidad social y conflictos, como muestran los intentos de democratización "express" en Irak o Rusia.

Hace siglos, una reina china se casó con un rey tibetano, uniendo los dos reinos, de manera similar a la unión de Castilla y Aragón también por esa época. La vinculación entre China y el Tíbet siempre ha existido, aunque no siempre ha sido igual de fuerte: a principios del siglo XIX, por ejemplo, Tíbet fue bastante independiente, pero más bien porque el Reino Unido, desde la India, quería tener en esa región un gobierno sobre el que poder influir. Gran parte del sentimiento nacionalista proviene de esa época.

En 1951, China, recuperada de una guerra civil y la invasión japonesa, intentó restablecer su dominio sobre todo el territorio nacional, lo que incluyó la entrada del ejército comunista en el Tíbet. Ello significó derrocar al Dalai Lama, que era un tirano que permitía la esclavitud, la discriminación de la mujer, y ordenaba asesinatos de sus rivales en el poder. Era un lugar atrasado y aislado, nada que ver con el paraíso que vende Hollywood.

Una de las medidas dictadas por los comunistas fue la de reducir el poder de los monasterios, quitándoles la enorme cantidad de tierras y riqueza que tenían, algo similar a la desamortización que se llevó a cabo en países como España al principio de la revolución industrial. Por eso luego el Dalai Lama y otros monjes se quejan de la "pérdida de religión", cuando en realidad se trata de pérdida de poder y tierras del estamento religioso.

Entre los años 50, 60 y 70, miles, quizá millones de tibetanos murieron. Pero también millones de chinos. Ello se debió a las desastrosas políticas de El Gran Salto Adelante y la Revolución Cultural, la primera de ellas mal planificada, la segunda enloquecida, que no sólo perjudicaron al Tíbet, sino a China en general, y China lamenta.

En 1959, el Dalai Lama huyó tras fracasar una rebelión en la que quería reinstaurar su teocracia. Desde su exilio en la India, se convirtió en un hombre a sueldo de la CIA, con el objetivo de desestabilizar a China. Esa conexión le ayudó a forjar una excelente imagen en Occidente, donde se le ve como un hombre sabio y pacifista. Hollywood, a la búsqueda de mitos, encumbró su pueblo y su versión de la historia, dando la imagen de que el Tíbet era un Shangrila, un paraíso celestial en la tierra. El Nobel de 1989 fue la culminación de su amistad con Occidente, que perdura hasta hoy.

A finales de los 90, después de haber logrado durante 15 años un importante desarrollo económico del este de China, el país decidió llevar a cabo una política de modernización del oeste del país, la región más olvidada y pobre, en la que está el Tíbet. La política, que perdura, consiste en incentivos a las inversiones de empresas de zonas ricas en la región, y subvenciones a chinos que quieran ir a allí a abrir negocios para que generen empleo y ayuden al desarrollo.

Pero debido a la corrupción y a la inmadurez propias de un país en desarrollo, este plan no ha salido del todo bien. En Lhasa, la situación económica de los chinos es mejor que la de los tibetanos.

A principios de este año, el Dalai Lama dijo en una entrevista que animaba a los tibetanos a que llevaran a cabo protestas aprovechando que era el año de los Juegos Olímpicos.

Tal vez organizados por el Dalai Lama y sus aliados en el exilio, o tal vez de forma espontánea, los tibetanos tomaron a la tremenda esta invitación y el 14 de marzo comenzaron a atacar con palos, machetes y fuego a los emigrantes chinos "ricos" de la ciudad. También a los musulmanes, que constituyen una importante minoría en Lhasa y tienen su propio barrio. Mataron al menos a 18 civiles, entre ellos una niña de ocho meses. Los turistas extranjeros que había en Lhasa esos días confirman este ataque de tibetanos contra chinos.

Gran parte de la prensa occidental, influida por la buena prensa del Dalai Lama y por la tendencia -muy humana- de ponerse del lado del más débil, se decantó del lado de los tibetanos a la hora de informar de estas protestas, generando un sentimiento mundial pro-tibetano y anti-chino que se hizo patente en las protestas al paso de la antorcha por París, Londres y San Francisco. En algunas ocasiones, esa toma de postura a favor del Tíbet vino acompañada de métodos poco ortodoxos, como, por ejemplo, el uso de fotografías de la policía india apaleando a manifestantes tibetanos con pies de foto en los que se aseguraba que los policías de la imagen eran chinos. China se enfureció porque los medios vendieran un ataque contra los chinos como justamente lo contrario, un ataque de los chinos.



Bueno, pues ya está, ahí van las dos versiones. A algunos no les gustará una, a otros la otra, a otros ninguna. Si queréis que incluya más cosas en cada una, decídmelo y lo consideraré. Estoy abierto al debate, pero por favor, CON MODERACIÓN. También por mi parte, que igual en exalté en el debate de ayer. ¡Paz dalailámica!

Enlace Permanente

Por ahora hay 45 comentarios


Dos dedos de frente en el Himalaya

30 de Marzo, 2008, 0:01




Ya sabéis que no suelo escribir los fines de semana, y de hecho hoy sólo lo voy a hacer para efectuar un cortapega.

Corto y pego un fragmento del artículo largo, interesante, moderado, objetivo y ultradocumentado que hoy ha escrito Rafael Poch -corresponsal de La Vanguardia en China- en su Diario de Pekín. Una joya para enmarcar.

Cortopego esto porque sencillamente es lo más real que he leído estos días sobre el Tíbet, y porque ya era hora de que alguien dijera algo así:


La cobertura informativa de la actual crisis, ha contribuido a la incomprensión. Los medios globales tendieron a ignorar el hecho de que el 14 de marzo en Lhasa tuvo lugar un violento pogrom a cargo de tibetanos, que arremetió indiscriminadamente contra personas y patrimonios chinos absolutamente inocentes y sin la menor responsabilidad en los dramas de medio siglo de historia tibetana. Esa jornada de disturbios, en la que murieron más de una docena de peatones y comerciantes chinos, incluidos algunos niños y adolescentes, había sido profusa y detalladamente documentada por turistas occidentales en Lhasa, pero fue ninguneada en beneficio de la represión policial, de las previas manifestaciones pacificas de días anteriores, y de otros aspectos. Carentes de escenas de brutalidad policial –las únicas disponibles eran de vandalismo tibetano, y no interesaban- muchos medios globales ofrecieron imágenes de represión policial de manifestaciones tibetanas en India y Nepal.

La propaganda oficial china se aferró a eso como a un clavo ardiendo para tapar, tanto el origen y motivo del descontento tibetano -una historia con miles de muertos e injusticias-, como la represión, anterior y posterior al 14 de marzo, en Lhasa, y en otros lugares. Según el exilio tibetano esa represión arroja un balance de hasta 140 muertos, 80 de ellos en Lhasa, de los que no hay, hasta el momento de escribir estas líneas, ninguna evidencia documental.


Bravo compañero, a ver si el mundo se entera del grandísimo error que se ha cometido estos días a la hora de contar y entender lo que ocurrió en Lhasa.

Ojalá el Tíbet sea un día libre. Ojalá un día China sea democrática. Pero no podemos mentir, ocultar la verdad o remodelarla para ello. Eso sólo da excusas a las dictaduras para seguir cerradas en sí mismas, con argumentos del tipo "el mundo no nos entiende".

Enlace Permanente

Por ahora hay 73 comentarios


Una pesadilla en 1992

26 de Marzo, 2008, 0:01

Jóvenes violentos queman coches, bancos, comisarías de policía en Bilbao.

Al día siguiente, el mundo entero grita ¡libertad para el País Vasco! y pide el boicot a los Juegos Olímpicos de Barcelona.

Semejante pesadilla se ha hecho realidad 16 años después, en 2008, pero en China.





Lo sé, lo sé, comparar algo así es demagogia pura. Tenéis razón. Hay muchas diferencias:

- Los que protagonizaron las revueltas de Lhasa quemaron lugares con gente dentro.

- La policía china es mucho más bruta que los ertzainas, y la justicia china va a ser muy, muy dura con los detenidos. Habrá penas que no se tolerarían en otros países.

- China, a diferencia de España,  no es una democracia. Pero, ¿lo era el gobierno del Dalai Lama?

También hay semejanzas, sin embargo:

- Algunos medios extranjeros llaman a ETA "separatista" y a la kale borroka de Lhasa "manifestaciones pacíficas".

- Lo que hicieron los señores de Lhasa no representa, ni jamás representará, al pueblo tibetano. Tibetanos, haced como el Dalai Lama y condenad esa violencia.

China es una dictadura a la que le falta mucho, mucho por mejorar. En primer lugar, debe instaurar la libertad de expresión, porque si no le pasará lo que le ha pasado estos días: que la gente no le cree ni siquiera con la aparición de vídeos como el de arriba. Un vídeo tomado por turistas australianos y emitido por la tele de ese país, en terreno neutral.

China tiene parte de la culpa de esa falta de credibilidad, por supuesto. Sus portavoces deben de dejar de hablar como robots y la prensa debe tener libre acceso al Tíbet, hoy y siempre.

Pero el trato que China estos días ha recibido demuestra que al mundo occidental todavía le quedan muchos prejuicios de los que librarse. El régimen chino no es siempre mentiroso, ni siempre malvado. Eso es una mentalidad de película de Walt Disney.

Y los intentos de mezclar todo esto con los Juegos Olímpicos son una completa injusticia. Lo digo una vez más, y no me cansaré de decirlo:


NO

AL

BOICOT

OLÍMPICO


No hace falta ser filocomunista ni antitibetano (yo no soy ninguna de las dos cosas) para pensar así. Mis razones para estar contra el boicot, lo recuerdo, son
moderadas.

Si queréis ayudar a que el deporte no sea víctima de la política, por favor hacer llegar esas razones (u otras que se os ocurran) a quienes tienen el poder para arruinar un acontecimiento deportivo mundial.

Os enlazo a webs donde podéis encontrar direcciones de correo electrónico para decirles que algunos demócratas y partidarios del derecho de autodeterminación de los pueblos, sorprendentemente -para algunos-, estamos en contra del boicot.

La lista:

Comités olímpicos de todo el mundo (pinchad en el mapa)

Reporteros Sin Fronteras

Amnistía Internacional

Human Rights Watch

Gobierno tibetano en el exilio

Estudiantes por un Tíbet Libre

Radio Free Asia

No creo que haga falta decirlo, pero por si acaso, diré que la mayoría de las organizaciones citadas luchan por la libertad y los derechos humanos y su labor es admirable, pero no estoy de acuerdo que utilicen un acontecimiento deportivo internacional para sus loables fines. El fin no justifica los medios.

Y me despido con un bonito logotipo que
Aorijia ha puesto en su blog. Y le agradezco a ella y a todos los demás que también han mostrado su rechazo a las campañas pro-boicot. Ojalá que sirva de algo.

Enlace Permanente

Por ahora hay 74 comentarios


El único Tíbet libre de propaganda

20 de Marzo, 2008, 0:01



Antes de que el Tíbet se convirtiera en el avispero de violencia -por los dos bandos- que está hecho hoy, fue visitado por un insigne personaje de ficción y con mechón: Tintín, acompañado del dipsómano capitán Haddock.

Tintín viajó al Himalaya en 1958 para salvar a su amigo chino Tchang, en la que para muchos es una de las mejores aventuras dibujadas por Hergé. Y suscribo la opinión.

Hergé contaba en las entrevistas que cuando dibujó ese álbum se encontraba en un momento de depresión, después de haberse divorciado de su mujer. Además, tenía extrañas pesadillas en las que lo veía todo blanco. Ese color blanco es precisamente el que más abunda en el libro, sobre todo en la segunda mitad de la aventura, cuando Tintín llega a las montañas nevadas.

El libro es raro: está lleno de sueños, aparecen elementos fantásticos que en otros álbumes no abundan (el Yeti, los lamas levitando), tiene menos color que otras historias... Es un libro diferente, yo diría que menos ñoño que otros de Tintín, más adulto.

Es curioso que, aunque el libro se llama Tintín en el Tíbet, seguramente no ocurre en tierras tibetanas. Para ir al Himalaya, Tintín y Haddock toman un avión que les deja en Katmandú, la capital de Nepal, y desde allí ascienden las montañas. Pero las vertientes de las montañas himalayas en Nepal no son consideradas territorio tibetano, ni siquiera por el Dalai Lama y otros grupos independentistas (que sí reclaman partes de la India o Bután, por ejemplo). Quizá hubiera sido más exacto llamar al album "Tintín en el Himalaya".

Pese a ello, los chinos, cuando tradujeron por primera vez la obra de Hergé, la llamaron "Tintín en el Tíbet chino", para reafirmar su soberanía sobre esa zona (la propaganda china suele incluir el gentilicio "chino" cuando se refiere a Taiwán y Tíbet, aunque pueda sonar redundante).

A la familia de Hergé, que posee los derechos de la obra, no le hizo mucha gracia ese retoque, y reclamaron a la editorial china que dejara el nombre original. Finalmente, se aceptó la reclamación, y en China el álbum se llama actualmente 丁丁在西藏 (Dingding zai Xizang), es decir, "Tintín en el Tíbet" a secas.
 

Pelis de Richard Gere
música de Nacho Cano
y un buen Tintín en la mano
es lo que el Dalai más quiere

Enlace Permanente

Por ahora hay 9 comentarios


El techo del mundo arde

14 de Marzo, 2008, 0:01

Hoy cualquier cosa que contara se quedaría pequeña al lado de lo que está sucediendo en el Tíbet. Todos los peródicos españoles han abierto con ello: violentos disturbios, coches volcados y en llamas... En fin, un lío tremendo, que se le forma a China precisamente en el año en el que no quería que le pasara esto.

Imagino que los tibetanos deben estar hasta el gorro como para obrar así. Un pueblo pequeño como el tibetano tiene que tener mucho valor como para levantarse contra China (sólo los soldados que tiene China ya casi alcanzan a la población total del Tíbet). No siempre estoy de acuerdo con los nacionalismos, pero, desde luego, muy resentidos deben estar los tibetanos para obrar como están obrando.

Viendo las imágenes de los disturbios, me acuerdo de las visiones diferentes que tienen del pueblo tibetano occidentales y chinos. Los primeros tenemos idealizados a los tibetanos como seres tranquilos y espirituales (por eso de que al único al que conocemos es al Dalai Lama). Los chinos, en cambio, consideran a los tibetanos gente con carácter fuerte y algo agresiva. ¿Quién tiene razón? Nadie, sólo son tópicos.

El problema del Tíbet es gordo, muy gordo. China quizá va a tener que pensar en la posibilidad de pactar con el Dalai Lama, porque esto se le va de las manos. Pero a cambio, los tibetanos tal vez deberían permitirle a China que pueda pasar este año con tranquilidad y celebrar los JJOO en paz.

A todo esto, ¿qué pensáis vosotros? ¿Debe ser el Tíbet independiente, o no? Y de serlo, ¿qué tipo de gobierno debe tener? ¿Uno en el que gobierne el Dalai Lama, como antes de 1959?

Enlace Permanente

Por ahora hay 237 comentarios


Om Mani Guasi Om

30 de Marzo, 2007, 1:01

Mi hermana Julia me manda por carta una inquietante fotografía publicada hace unos días en el Diario del Altoaragón (el periódico que se publica en Huesca). En esa foto aparecen unos extraños montículos de piedra que han sido colocados, nadie sabe por qué, en la cima de un monte del Pirineo...


Da la casualidad de que en ese monte se asienta la pequeña localidad de Guaso, el pueblo de donde es mi familia, y a escasas decenas de metros de esas extrañas piedras, también en la cima del monte, está la casa que ha pertenecido a nuestra familia durante generaciones.

Las cartas desde España llegan a China unos 10 días después, así que a lo mejor ahora que me entero yo de este misterio resulta que ya se ha resuelto. Por eso a lo mejor hago el ridículo dando mi teoría, pero en fin, allá va: yo opino que se trata de un ritual budista. Apostaría mi peluca de los domingos a que es eso.

Los budistas tántricos o tibetanos son muy aficionados a hacer montoncitos de piedras en lugares que consideran sagrados: cerca de lagos, en lo alto de montañas... Con eso muestran su fervor religioso. Después de construir estos montones de piedras, rezan alrededor de ellas, en el sentido de las agujas del reloj. Para mí que unos lamas se han dado un garbeo por mi pueblo, han admirado la belleza del monte (con una fantástica vista de la comarca) y han decidido hacerlo sacro.

Hace un tiempo, vi estructuras pétreas muy parecidas a los de Guaso en las montañas chinas de Wutaishan, cerca de Mongolia Interior, donde se practica mucho el budismo tibetano. Estaban también en lo más alto del monte. Aquí pongo uno de los monumentos que fotografié:


Coloco otras dos fotos del lugar para acompañar un poco...





Googleando un poco he descubierto que estas piedras amontonadas se llaman mani, palabra tibetana que viene de la expresión Om Mani Padme Hum. Es un mantra, una frase que los budistas cantan, dicen o piensan una y otra vez para rezar.

También a través de Google descubro que la montaña de manis más grande del mundo se encuentra en el monasterio de Jyekundo, en la provincia de Qinghai (oeste de China). Allí los fieles han ido echando piedrecitas en un montón desde hace 200 años, y el "montoncito" tiene ahora 25.000 millones de cantos rodados. El que los ha contado se merece un monumento... (de piedra, obviamente).

Si queréis ver más cosas sobre este tipo de montañas de piedra, os pongo unos enlaces aquí, aquí, aquí y aquí.

Mi teoría plantea una duda razonable: ¿qué leches pinta una cosa del budismo tibetano en un pueblo como Guaso?

Bueno, aparte de que con la globalización uno ya puede encontrarse cualquier cosa en cualquier sitio, hay que recordar que en el Pirineo Aragonés, a algo más de una hora de coche desde Guaso, se encuentra el monasterio budista de Panillo, fundado por lamas que también son de la rama tibetana del budismo (muchos de ellos vienen de Bután). Al parecer escogieron ese emplazamiento en las montañas prepirenaicas porque les recordaba su Himalaya querido (y porque las tierras se las vendían a buen precio, que los lamas también han de mirar la pela).

¿Será Guaso el nuevo Shangri-la? ¿Estarán buscando en la zona a la futura reencarnación del Dalai Lama? ¿O la de
Richard Gere? Permanezcan atentos a los extraños acontecimientos de mi pueblo.

ACTUALIZACIÓN (4-4-2007)

David Andréu, de Barbastro, me ha mandado una foto con un fenómeno extraño similar que vio y fotografió cerca de Puente la Reina (la de Huesca, no la de Navarra). En el mismísimo Camino de Santiago:


Es todavía más inquietante, porque hay muchos más de esos montoncitos, casi da miedo y todo... ¡Creo que Iker Jiménez -o como se llame- tiene que investigar esto pero ya mismo!

Gracias Andréu por la imagen, creo que puede ayudarnos a comprender el verdadero alcance de este poltergeist altoaragonés.

ACTUALIZACIÓN (19-4 2007)

El misterio continúa y se agranda, llegando a lugares impensables:

Mediniano, blog que rima con el mío y escrito desde Sudáfrica, cuenta que algo parecido está ocurriendo en el mismísimo Cabo de Buena Esperanza...

Esto se pone muy feo.

Enlace Permanente

Por ahora hay 13 comentarios


Regreso a Pekín con el karma como nuevo

10 de Julio, 2006, 0:24

Ya estoy de vuelta en Pekín, tras apenas una semana de viaje medio de trabajo y medio de vacaciones por el Tíbet, que incluyó un viajecito en el nuevo "Tren de los Cielos" (ya le hemos puesto tantos motes los periodistas que no sé cuál más poner).

Como algunos de vosotros os habéis interesado por el nuevo tren, contaré brevemente mi experiencia, y pongo fotos (no muchas porque lo mejor es ir a verlo).

Ir al Tíbet es como uno de los grandes mitos: es tan difícil llegar, está tan aislado, es tan duro para la salud... Por eso haber ido, haber superado el mito, me da casi hasta pena...

Viajar rodando, no volando, desde Pekín hasta Lhasa tiene ya de por sí un componente tan romántico que sólo por ello vale la pena. Sólo poder decir que uno se ha cruzado China de cabo a rabo, que ha subido en tren hasta los 5.000 metros, justificaría hasta un paisaje en el que sólo se vieran neumáticos quemados por el camino.

Pero, habiendo hecho la ida en tren y la vuelta en avión, he de reconocer una cosa, por mucho que me duela: la vista es mucho más espectacular cuando se vuela –sobre montañas del Himalaya- que cuando se va en tren. El tren no va por acantilados ni montañas, sino que asciende lentamente, casi sin que se dé uno cuenta (aunque los oídos sí lo notan).

Incluso cuando el tren pasa por su punto más alto (5.072 metros) el paisaje es bastante plano. Que nadie espere tener vértigo, aunque eso sí, esperad tener mal de altura.

Llevaros pastillas para combatir este mal (yo me compré unas en Lhasa fabricadas por el Ejército Popular de Liberación, iban fenomenal).

El viaje en tren, que dura 48 horas, se hace más espectacular en el segundo día, así que si alguno de vosotros no tiene mucho tiempo, le recomiendo que tome el tren en ciudades del oeste del país, como Lanzhou o Xining. Desde allí se ve primero el desierto chino, pelado y montañoso, y poco después la meseta tibetana, con su césped verde, sus yaks y sus montañas nevadas (aunque ahora en julio hay poca nieve).

Con tantas horas de pradera, uno aprende mucho durante el viaje de cómo son las granjas tibetanas, se ven animales salvajes... No hay ni un solo árbol, lo más parecido son soldados del Ejército chino plantados a lo largo de la vía para vigilar.

Sobre Lhasa y alrededores... Ya sé que me habéis pedido fotos, pero es que ¡hay que ir a verlo! Y si venís, hacedlo en grupos pequeños, por favor. Tíbet, ahora con su tren, tiene pinta de estar en peligro de extinción en lo que a "destino auténtico" se refiere.

En fin, Lhasa es una ciudad fantástica... Yo, siempre en busca de comparaciones extrañas, la veo como un pueblo del Pirineo navarro (o como Hecho, en el Pirineo aragonés), sólo que con un enorme castillo llamado Potala.

Si hubiera que resumirlo en pocas palabras, habría que decir que lo que más impresiona del Tíbet no es el Potala, ni los tibetanos tan religiosos y con trajes y peinados tan suyos. Lo que más impresiona son el cielo y sus nubes. En el Tíbet uno se da realmente cuenta de que está más cerca de los cumulo-nimbos, es alucinante.

Sí, alucinante, pero llevad gorra y poneros crema solar por todas partes. No os pase como a mí, que me olvidé de untarme las orejas y se me quemaron. Y también el cuero cabelludo, un día que no llevé gorra y el pelo no me protegió.

Enlace Permanente

Por ahora hay 11 comentarios


Té remoto

6 de Julio, 2006, 3:21





Mi suerte continúa: no sólo logré colarme en el tren Pekín-Lhasa (como relaté en el anterior post), sino que, precisamente estos días que he podido largarme de la capital china, ha habido un terremoto allí, así que me he librado del susto. No muy fuerte, 5,1 grados, pero lo suficiente para que más de uno saliera de su casa.

Lo curioso es que yo ahora mismo estoy en el Tíbet, zona donde, por el contacto de las placas tectónicas india y asiática, suele haber bastantes terremotos. Y va el seísmo y se declara en el lugar de donde he "huido"...

Poniendo un símil que espero que a nadie moleste: es como si yo ahora mismo me fuera a Indonesia y se declarara un tsunami en el río Isuela, esa gran corriente fluvial que pasa por mi ciudad natal, Huesca.

Quizá estoy exagerando un poco (no sería la primera vez), porque de hecho Pekín es una zona con riesgo de terremotos, aunque no tan frecuentes como los del Tíbet.

No en vano, hace 30 años se declaró un terremoto cerca de Pekín, en Tangshan, considerado uno de los más mortíferos de la historia (280.000 muertos).

En Pekín, dicen, también se sintió aquel terremoto, pero las noticias de muertes en Tangshan no se supieron hasta días después, pues las comunicaciones se habían roto (añadamos a eso la consabida "rapidez" con la que el régimen chino informa de desastres).

En mi primer trabajo en China, fue colega mía una señora -ahora ya jubilada- que perdió a algunos de sus familiares en ese terremoto. Ella seguro que se acuerda dolorosamente de ese año en este 2006, cuando China celebra un montón de "trigésimos aniversarios":

-30 años de la muerte de Mao
-30 años de la muerte de Zhou Enlai
-30 años del citado terremoto
-30 años del final de la Revolución Cultural

Y el último y menos importante:

-30 años del nacimiento del patán que años después escribiría un blog llamado Chinochano

PD: la foto de arriba es uno de los primeros sismógrafos de la historia, inventado, como
casi todo en este mundo, por los chinos.

Enlace Permanente

Por ahora hay 9 comentarios


Servicios mínimos desde Lhasa

4 de Julio, 2006, 1:10

He sido uno de los 870 afortunados que ha viajado en el primer tren de Pekín a Lhasa, un viaje de 48 horas que ha sido inolvidable.

Algunas cosas que no podré olvidar:

   - Los soldados chinos montando guardia en la vía, uno cada dos o tres kilómetros, más solos que la una y pasando un frío de muerte a 4.000 metros de altura.

   - El mal de altura, que no sabía yo que nos fuera a dar tan fuerte a los que viajábamos allí. Más de uno se tuvo que poner mascarilla de oxígeno, y yo me tuve que tomar cuatro fármacos distintos.

   - El inmenso cielo del Tíbet. De hecho, la tierra allí parece más insignificante, porque es tan plana y monótona... Sólo los yaks de vez en cuando alegran un poco el paisaje (y desde ahora, también los soldados solitarios que he nombrado).

He hecho muchas fotos, pero son demasiado grandes, así que no las voy a colgar aquí. Sólo os mando la del billete de tren, que ya es un clásico para coleccionistas. Calculo que en unos 200 años lo vendo y me hago rico.


Y bueno, lo que quería decir con el título de este post es que estos días, como estoy de viaje, quizá no tenga tiempo de escribir cosas aquí. Lo intentaré, pero por si acaso escribo esto para curarme en salud. ¡Saludos desde el Techo del Mundo!

Enlace Permanente

Por ahora hay 14 comentarios


Bután y la micología

18 de Marzo, 2006, 18:43

Bután (o Bhután) es el vecino más pequeño de China. Es uno de los países más desconocidos del mundo, y uno de los más difíciles de visitar. Recuerdo que allá por los 80 entrevistaron a un señor que había viajado por todos los países del mundo menos a Corea del Norte y a Bután (hoy en día se puede entrar en ambos, pero pagando una considerable suma de dinero).

El país está encerrado entre montañas del Himalaya, y debe ser una caña. Es el único del mundo donde está prohibido fumar en absolutamente toda el área del país. Hasta hace poco no había televisión (pero ya hay, y se rumorea que quieren contratar al Supergarcía como cronista deportivo). Y no sé si dura todavía le ley que obliga a toda la población a ir vestida con el traje tradicional, pero por lo menos hasta hace poco era así. El deporte rey es el tiro con arco: a los Juegos Olímpicos siempre llevan a uno de sus arqueros. Me acuerdo yo de Olimpiadas memorables en las que el equipo butanés lo componía sólo un tipo descomunal, que en el desfile inaugural iba vestido -lógicamente- con el traje tradicional y un arco, con cara de ir a tirarle flechas a alguien del público.

China tiene 600 veces más habitantes que Bután y es 200 veces más grande. Entre dos vecinos tan diferentes, cuesta creer que haya rencillas, pero las hay. Por ejemplo, en tono a unas setas muy caras que se cultivan por la zona, llamadas cordyceps, y que se venden a millonada el kilo. Muchos tibetanos y chinos cruzan ilegalmente la frontera para llevárselas, mermando la economía butanesa. Estas setas tienen propiedades medicinales, y se usan, por ejemplo, en la bebida "
Relámpago Steven Seagal",  patrocinada por el cutreactor del mismo nombre.

La foto que acompaña mi post procede de una fabulosa página web que convocó un concurso para ver quién enviaba el diseño más gracioso con la temática de la bombona de butano. Hay unas 400, pero lo mejor no son los diseños en sí, sino los comentarios que el convocante del concurso hace de los candidatos. Los pone a parir UNO POR UNO.

Para continuar este post himaláyico, os cuento que China, hasta hace poco, consideraba que entre Nepal y Bután había un país independiente llamado Sikkim, aunque para el resto de la comunidad internacional fuera parte de la India. Al final, tras muchos rifirrafes con la India, China dejó de considerarlo así, a cambio de que la India reconociera al Tíbet parte de China. Sin embargo, la mayor parte de los mapas chinos todavía siguen pintando a Sikkim como un país diferente de la India.

Sobre Nepal, decir que China comparte el Everest con este país (la cara norte es china, la sur nepalí), y ambos países tienen ciertas desavenencias con respecto a la frontera que comparten, pero esta semana han empezado a retrazar los límites.

Lo que a mí desde hace un par de años no me deja de dar vueltas en la cabeza es por qué el traje tradicional de los nepaleses se parece tanto al de los baturros. ¿Qué origen común comparten ambas civilizaciones?




Enlace Permanente

Por ahora hay 2 comentarios





Este blog -sorpresas te da la vida- recibió el premio Blasillo de Huesca 2006 al ingenio español en Internet

Y como no hay uno sin dos, fue galardonado poco después con el Premio 20 Blogs 2006 al mejor blog expatriado

Y agárrate bien a la silla, porque más de un lustro después, llegó el Premio BOBs 2012 al mejor blog en español




Archivos
Diciembre 2016 
Noviembre 2016 
Octubre 2016 
Septiembre 2016 
Agosto 2016 
Julio 2016 
Junio 2016 
Mayo 2016 
Abril 2016 
Marzo 2016 
Febrero 2016 
Enero 2016 
Diciembre 2015 
Noviembre 2015 
Octubre 2015 
Septiembre 2015 
Agosto 2015 
Julio 2015 
Junio 2015 
Mayo 2015 
Abril 2015 
Marzo 2015 
Febrero 2015 
Enero 2015 
Diciembre 2014 
Noviembre 2014 
Octubre 2014 
Septiembre 2014 
Agosto 2014 
Julio 2014 
Junio 2014 
Mayo 2014 
Abril 2014 
Marzo 2014 
Febrero 2014 
Enero 2014 
Diciembre 2013 
Noviembre 2013 
Octubre 2013 
Septiembre 2013 
Agosto 2013 
Julio 2013 
Junio 2013 
Mayo 2013 
Abril 2013 
Marzo 2013 
Febrero 2013 
Enero 2013 
Diciembre 2012 
Noviembre 2012 
Octubre 2012 
Septiembre 2012 
Agosto 2012 
Julio 2012 
Junio 2012 
Mayo 2012 
Abril 2012 
Marzo 2012 
Febrero 2012 
Enero 2012 
Diciembre 2011 
Noviembre 2011 
Octubre 2011 
Septiembre 2011 
Agosto 2011 
Julio 2011 
Junio 2011 
Mayo 2011 
Abril 2011 
Marzo 2011 
Febrero 2011 
Enero 2011 
Diciembre 2010 
Noviembre 2010 
Octubre 2010 
Septiembre 2010 
Agosto 2010 
Julio 2010 
Junio 2010 
Mayo 2010 
Abril 2010 
Marzo 2010 
Febrero 2010 
Enero 2010 
Diciembre 2009 
Noviembre 2009 
Octubre 2009 
Septiembre 2009 
Agosto 2009 
Julio 2009 
Junio 2009 
Mayo 2009 
Abril 2009 
Marzo 2009 
Febrero 2009 
Enero 2009 
Diciembre 2008 
Noviembre 2008 
Octubre 2008 
Septiembre 2008 
Agosto 2008 
Julio 2008 
Junio 2008 
Mayo 2008 
Abril 2008 
Marzo 2008 
Febrero 2008 
Enero 2008 
Diciembre 2007 
Noviembre 2007 
Octubre 2007 
Septiembre 2007 
Agosto 2007 
Julio 2007 
Junio 2007 
Mayo 2007 
Abril 2007 
Marzo 2007 
Febrero 2007 
Enero 2007 
Diciembre 2006 
Noviembre 2006 
Octubre 2006 
Septiembre 2006 
Agosto 2006 
Julio 2006 
Junio 2006 
Mayo 2006 
Abril 2006 
Marzo 2006 
Febrero 2006 
Enero 2006 
Diciembre 2005 
Noviembre 2005 
Sicilia 1947 

 

Blog alojado en ZoomBlog.com

Creative Commons License
Los textos de este blog están bajo una licencia de Creative Commons.

Si eres el autor de alguna de las fotos colocadas en el blog
y no deseas que sea usada aquí,
notifícamelo y la retiraré