chinochano
            El mundo chino al alcance de tu chano


Inicio


En toda la web
En Chinochano
Contacta

chinochanoblog@gmail.com


¿Interesado en viajar a China?

(promocionado por
The China Guide)


Chinochanadas
en Feisbuk
y en Twitter




Estos posts
te pueden servir
Estudiar mandarín en China 

Encontrar trabajo en China 

Hacer negocios en China 

Buscar piso
en China
 

Encontrar hispanos en China 

Tu nombre
en chino
 

Preparar el viaje
a China
 

Clima en China 

Llamar por teléfono desde China 

Ver TV china
en español
 

Libros sobre China 

Las mejores pelis chinas 

Chino mandarín
en tu ordenador
 

Hoteles en Pekín 

Restaurantes
en Pekín
 

Bares en Pekín 


Y si quieres ahondar
en un tema, aquí tienes posts sobre...
General

01. Música china
o sobre China


02. Cine y TV
en China


03. Arte y literatura de China

04. Historia
de China


05. Idioma chino

06. Comer y beber en China

07. Viajes por China y alrededores

08. Política y actualidad en China

09. Vida cotidiana en China

10. Nombres y apellidos chinos

11. Pekín,
esa ciudad


12. Shanghai,
esa ciudad


13. Hong Kong y Cantón, esas ciudades

14. Tíbet y Xinjiang

15. Taiwán

16. India, el otro gigante asiático

17. Japón y Corea

18. Sureste asiático

19. Fútbol chino

20. Otros deportes en China

21. Bellezas chinas

22. Amor y sexo
en China


23. China en mapas

24. Juegos
para los lectores


25. Consultorio
para los lectores


26. Asuntos personales

27. Cosas inclasificables

Archivos
Junio 2016 
Mayo 2016 
Abril 2016 
Marzo 2016 
Febrero 2016 
Enero 2016 
Diciembre 2015 
Noviembre 2015 
Octubre 2015 
Septiembre 2015 
Agosto 2015 
Julio 2015 
Junio 2015 
Mayo 2015 
Abril 2015 
Marzo 2015 
Febrero 2015 
Enero 2015 
Diciembre 2014 
Noviembre 2014 
Octubre 2014 
Septiembre 2014 
Agosto 2014 
Julio 2014 
Junio 2014 
Mayo 2014 
Abril 2014 
Marzo 2014 
Febrero 2014 
Enero 2014 
Diciembre 2013 
Noviembre 2013 
Octubre 2013 
Septiembre 2013 
Agosto 2013 
Julio 2013 
Junio 2013 
Mayo 2013 
Abril 2013 
Marzo 2013 
Febrero 2013 
Enero 2013 
Diciembre 2012 
Noviembre 2012 
Octubre 2012 
Septiembre 2012 
Agosto 2012 
Julio 2012 
Junio 2012 
Mayo 2012 
Abril 2012 
Marzo 2012 
Febrero 2012 
Enero 2012 
Diciembre 2011 
Noviembre 2011 
Octubre 2011 
Septiembre 2011 
Agosto 2011 
Julio 2011 
Junio 2011 
Mayo 2011 
Abril 2011 
Marzo 2011 
Febrero 2011 
Enero 2011 
Diciembre 2010 
Noviembre 2010 
Octubre 2010 
Septiembre 2010 
Agosto 2010 
Julio 2010 
Junio 2010 
Mayo 2010 
Abril 2010 
Marzo 2010 
Febrero 2010 
Enero 2010 
Diciembre 2009 
Noviembre 2009 
Octubre 2009 
Septiembre 2009 
Agosto 2009 
Julio 2009 
Junio 2009 
Mayo 2009 
Abril 2009 
Marzo 2009 
Febrero 2009 
Enero 2009 
Diciembre 2008 
Noviembre 2008 
Octubre 2008 
Septiembre 2008 
Agosto 2008 
Julio 2008 
Junio 2008 
Mayo 2008 
Abril 2008 
Marzo 2008 
Febrero 2008 
Enero 2008 
Diciembre 2007 
Noviembre 2007 
Octubre 2007 
Septiembre 2007 
Agosto 2007 
Julio 2007 
Junio 2007 
Mayo 2007 
Abril 2007 
Marzo 2007 
Febrero 2007 
Enero 2007 
Diciembre 2006 
Noviembre 2006 
Octubre 2006 
Septiembre 2006 
Agosto 2006 
Julio 2006 
Junio 2006 
Mayo 2006 
Abril 2006 
Marzo 2006 
Febrero 2006 
Enero 2006 
Diciembre 2005 
Noviembre 2005 
Sicilia 1947 


Mis posts
favoritos
Principios fundacionales de Chinochano 

El birrograma 

China conquista
el mundo
 

China rebautizada 

Un país de 5 

Etnias de China 

¡¡Me llamo
Josep Lluis!!
 

Pongamos que hablo de Pekín 

Gracias a la China 

Gripe pekinar 

Alfabeto chino 

El post más polémico 

Agujeros 

Aprende a ligar
con Richar
 

Una vez
fui activista
 

¿Te quedas
o te vas?
 

Colección de objetos superfluos 

China élfica 

Las cabezas de YSL 

Der Untergang
aus Kochinnen
 

Triciclos de China 

Hasta el infinito
y más allá
 

Supermegaofensivo 

Sindicación (RSS)
Artículos
Comentarios



Publicidad

Photobucket - Video and Image Hosting

Photobucket - Video and Image Hosting

 


15. Taiwán


Quemoy, frente a Amoy

24 de Enero, 2016, 0:01


Ya que en esta semana que termina Taiwán ha sido uno de los temas más destacados de la actualidad en China (por las elecciones de las que hablé en el anterior post), me apetece seguir en el asunto y hablar algo de un fascinante lugar que tiene mucho que ver con él: la isla de Kinmen.

Seguro que a cualquiera que se haya acercado alguna vez a la historia de China y Taiwán, y sobre todo a ese momento clave en el que las tropas del Kuomintang, derrotadas por los comunistas de Mao, se refugiaron en la isla, les parece bastante increíble que en aquel entonces, en los años 40 y 50, China no invadiera Taiwán a lo bestia (influyó, como dije hace unos meses, el hecho de que China se metiera justo entonces en la Guerra de Corea, y que EEUU en represalia, ayudara a los taiwaneses).

Si parece increíble esa "supervivencia" de Taiwán, más increíble os parecerá lo de Kinmen. Esa islita, habitada por unas 125.000 personas, está a apenas 10 kilómetros de las costas de la República Popular de China, y a 180 kilómetros de Taiwán. Y sorprendentemente (para quien la vea en un mapa y no sepa de historia chino-taiwanesa), está controlada por los taiwaneses:







Kinmen, también conocida como Jinmen (en pinyin) o Quemoy (en dialecto de los isleños) es una isla singular, como veis. Su destino se decantó del lado taiwanés el 25 de octubre de 1949, cuando la República Popular de China, que entonces no tenía ni un mes de vida, decidió conquistarla desde la vecina Xiamen (que en el dialecto local se llama Amoy, son islas "primas"). Los chinos no calcularon bien las tropas del Kuomintang que se habían refugiado en la isla, no les ayudó mucho el clima ni los barcos pesqueros que usaron y les quedó un Desembarco en Normandía muy chapucero, por lo que acabaron perdiendo la llamada Batalla de Guningtou, que para Taiwán fue un triunfo histórico y para China fue una vergüenza tal que durante décadas no fue contada en ningún documento.

En los primeros años 50, China se tuvo que olvidar un poco de Kinmen (y de Taiwán) por su participación en la Guerra de Corea (1950-53) pero después de que ésta terminara volvió a intentar vencer a las tropas del Kuomintang en Kinmen mediante bombardeos (también desde Kinmen se bombardeó Xiamen), entre mediados y finales de esos años 50. En aquel tiempo la situación de Kinmen era tan dramática que fue motivo de polémicas en Estados Unidos, que ya entonces se había convertido en el gran aliado militar de Taiwán. Kennedy, entonces en la oposición, le decía al presidente Eisenhower que por qué se empeñaba en ayudar a defender unas islas que estaban tan cerca de China (aunque luego, cuando ganó las elecciones, también prometió defenderlas).



A partir de los 60, China, Taiwán y EEUU firmaron una tregua que se tradujo en que dejó de haber bombardeos, aunque los chinos siguieron lanzando de vez en cuando proyectiles sin carga a Kinmen a modo de advertencia. Lanzaron tantos, que en Kinmen uno de los oficios artesanales más reputados es el de personas que recogen los restos de esos proyectiles y con ellos fabrican cuchillos. Recientemente, Javier Espinosa, de El Mundo, estuvo en la isla y entrevistó a uno de esos cuchilleros.



Cosas de la vida, cuando recientemente el negociador chino para Taiwán (Zhang Zhijun) realizó una histórica visita a esa isla que tanto ha simbolizado la enemistad entre chinos y taiwaneses, le regalaron, no sé si con mala leche o con sinceridad, uno de esos cuchillos, que también es un souvenir muy preciado entre los turistas chinos que desde hace ya cosa de 10 años pueden visitar Kinmen.


Lo que ya no sé es por qué detrás pone "maestro", así, en español (o italiano).


Además de con proyectiles vacíos, China y Taiwán se han "bombardeado" en esa zona con propaganda. Al estar Kinmen y Xiamen tan cerca, desde la una se puede ver la cosa de la otra, al menos en días claros, así que en sus costas enfrentadas se colocaron durante décadas grandes carteles intentando convencerse mutuamente de sus ideas. Carteles que, curiosamente, en los dos casos proponen reunificación, aunque cada uno a su manera:


Desde la costa de Xiamen: "Reunificación pacífica, un país, dos sistemas".



Enfrente, en Kinmen: "Tres principios del pueblo unen a China".
Un mensaje algo críptico que hace alusión a la ideología con la que nació el Kuomintang.



Como veis, la situación de Kinmen es bastante atípica, aunque en un lugar como China y sus alrededores, donde lo atípico es casi norma (Hong Kong, Macao, el Tibet, Taiwán, hasta la situación de las dos Coreas si me apuráis) no es tan sorprendente que pueda haber algo así. Los kinmeneses, por cierto, son hijos de esa compleja historia, y su forma de pensar (al menos eso he leído, que no he hablado con ellos) es bastante curiosa: debido a sus décadas de tribulaciones, bombardeados y amenazados por la cercana China, son obviamente muy opuestos al régimen comunista, pero al mismo tiempo, por su cercanía geográfica, se consideran tan chinos como los que tienen a 10 kilómetros al otro lado.

Además, no les gusta demasiado el Partido Demócrata Progresista (PDP), los independentistas de la nueva presidenta Tsai Ing-wen, porque ese partido al parecer ya ha dejado caer alguna vez que si consiguiera su objetivo de ser un país independiente, entregaría Kinmen a China, sea ésta comunista o no. Por esa razón, en Kinmen casi siempre gana en las elecciones el Kuomintang, y de hecho hay veces que el PDP ni presenta candidatos en esa isla. Para el Kuomintang, en cambio, la isla es un gran símbolo histórico, y en sus dirigentes siempre sobrevoló la idea de que si un día Kinmen caía, podría caer el resto de Taiwán, de ahí su defensa a toda costa (y nunca mejor dicho).


Cañones en la costa.


Y si Kinmen es curiosa, también lo es Matsu, otra isla aún más pequeña, con sólo 12.000 habitantes y nombre de diosa china del mar, que controla Taiwán todavía a mayor distancia. Pero de ella ya hablaremos en otra ocasión.


PD: Con tanto cañonazo no me ha dado tiempo de promocionar nada, pero Kinmen debe ser además un sitio muy bonito para visitar.

Enlace Permanente

Por ahora hay 2 comentarios

Pincha aquí para comentar


Esas lideresas

18 de Enero, 2016, 0:01

Todos los que sigáis la actualidad de China y sus alrededores sabréis ya que el pasado sábado Taiwán ha escogido a Tsai Ing-wen como presidenta de la isla. Es la primera vez que una mujer consigue este cargo. Tsai, del opositor Partido Demócrata Progresista, era la gran favorita desde hace meses, así que la llegada de una mujer a la presidencia de Taiwán era algo muy anticipado (y encima durante mucho tiempo se pensó que su gran rival, el Partido Nacionalista Kuomintang, también presentaría una mujer como contendiente, aunque al final no fue así).



Tsai es de un partido de talante "independentista", como solemos decir los periodistas desde China y Taiwán, aunque es poco probable que ella, igual que Puigdemont, llegue a proclamar unilateralmente la independencia de la isla, más bien lo que parece es que intentará mantener el actual statu quo de separación política de facto sin excesivo acercamiento a China, tras ocho años en que el Kuomintang fue por momentos visto como un actor completamente plegado a la República Popular.

De todos modos, tampoco creo que Taiwán con Tsai se enemiste mucho con China: es su principal socio comercial, además de los lazos históricos y culturales que los unen, y a ninguno de los dos les conviene actualmente entrar en grandes conflictos. Se suele decir que el PDP de Tsai es un gran enemigo de los comunistas chinos, pero en la práctica esto tampoco suele traducirse en algo más que retórica. Por ejemplo, la anterior vez que el PDP gobernó, de 2000 a 2008, fue cuando China y Taiwán acordaron el histórico restablecimiento de los vuelos entre ambos territorios.

A mí de Tsai lo único que no me gusta es que le encantan los gatos, y para alguien que como yo es de perros, esto sí que es una diferencia insalvable.


Tsai se une a una larga lista de mujeres que han liderado Estados o Gobiernos en Asia desde mediados del siglo XX. El gran continente asiático, aunque a veces se olvide, es el continente donde las mujeres llegaron primero al poder democrático (o republicano al menos) y una de las regiones del mundo donde más veces han repetido este hito. Los casos son muchos y entre ellos reconoceréis a algunas de las mujeres más carismáticas de la historia política mundial:


Khertek Anchimaa-Toka.
Presidenta de la República de Tuva (hoy parte de la Rusia asiática) de 1940 a 1944.
Primera mujer presidenta del mundo (aunque el país no fue plenamente reconocido por la comunidad internacional en la época).
 
Sukhbataaryn Yanjmaa.
Presidenta de Mongolia de 1953 a 1954.
Si la anterior no os convence, ésta sería la primera mujer presidenta de la historia.

Song Qing-ling.
Esposa de Sun Yat-sen, fundador de la República de China.
Más de medio siglo después de la muerte de su marido fue presidenta de honor de la República Popular China, en 1981, pero sólo durante 12 días, pues murió el mismo mes de su nombramiento.
Curiosamente, su hermana Song May-ling fue primera dama de Taiwán durante décadas (era la esposa de Chiang Kai-shek).
 
Corazón Aquino.
Presidenta de Filipinas de 1986 a 1992. Viuda de Benigno Aquino, asesinado por la dictadura de Ferdinand Marcos (cuya mujer, la zapatista Imelda Marcos, aún vive y también ha sido una mujer muy poderosa en el archipiélago). Corazón, fallecida en 2009, era también madre del actual presidente filipino, Benigno Aquino III.
 
Chandrika Kumaratunga.
Presidenta de Sri Lanka de 1994 a 2005. Antes fue primera ministra del país. Es hija de Sirimavo Bandaranaike, otra mujer que se nombra un poco más abajo.
 
Gloria Macapagal.
Presidenta de Filipinas de 2001 a 2010. Pequeña pero enérgica.
 
Megawati Sukarnoputri.
Presidenta de Indonesia de 2001 a 2004.
Hija de Sukarno, líder de la independencia del país y primer presidente.
 
Dalia Itzik.
Presidenta de Israel de enero a julio de 2007.
 
Pratibha Patil.
Presidenta de la India de 2007 a 2012.
 
Roza Otunbayeva.
Presidenta de Kirguizistán de 2010 a 2011.
 
Park Geun-hye.
Actual presidenta de Corea del Sur. Hija de Park Chung-hee, presidente asesinado.
 
Bidhya Devi Bandari.
Presidenta de Nepal desde el año pasado y líder comunista.
 
Sirimavo Bandaranaike.
Primera ministra de Sri Lanka en tres décadas distintas: de 1960 a 1965, de 1970 a 1977 y de 1994 a 2000. Primera mujer que fue primera ministra en el mundo.
 
Indira Gandhi.
Primera ministra de la India de 1966 a 1977 y de 1980 a 1984. Fue asesinada por sus guardaespaldas. Su hijo Rajiv, que la sucedió, también fue asesinado.
 
Golda Meir.
Primera ministra de Israel desde 1969 a 1974. Fue llamada la "Dama de Hierro" antes de que llegara Margaret Thatcher.
 
Benazir Bhutto.
Primera ministra de Pakistán de 1988 a 1990 y de 1993 a 1996. Primera mujer en liderar el Gobierno de un país musulmán. Asesinada en 2007. La he puesto en una foto de joven porque tenía entonces una belleza de estrella de Hollywood.
 
Khaleda Zia.
Primera ministra de Bangladesh de 1991 a 1996 y de 2001 a 2006.
(A estas alturas ya habréis visto que en el subcontinente indio las mujeres mandan mucho).
 
Tansu Ciller.
Primera ministra de Turquía entre los años 1993 y 1996.
 
Sheikh Hasina.
Otra primera ministra de Bangladesh, en su caso desde 1996 a 2001 y desde 2009 hasta la actualidad.
 
Han Myeong-sook.
Primera ministra de Corea del Sur de 2006 a 2007.
 
Yingluck Shinawatra.
Primera ministra de Tailandia de 2011 a 2014. Destituida por escándalos de corrupción aderezados de golpes militares, como le pasó a su hermano Thaksin pocos años antes.


En la lista anterior no se pudo incluir, aunque hubiera estado bien, a otra política asiática famosa y carismática: la birmana Aung San Suu Kyi, premio Nobel de la Paz 1991, quien ganó las elecciones de su país en 1990 pero no pudo ascender al poder porque la dictadura militar se lo impidió, colocándola en un arresto domiciliario que duró largos años.


No he incluido tampoco en la lista reinas ni emperatrices, porque ya sólo en el caso chino me podría perder en sus larguísimos anales históricos... Sólo mencionaré, por decir algo, que China tuvo una emperatriz que reinó sólo unas cuatro horas y cuando sólo tenía dos meses de edad, quizá el soberano más breve de la historia.

Enlace Permanente

Por ahora hay 4 comentarios

Pincha aquí para comentar


10 cosas que quizá no sabes
sobre el conflicto China-Taiwán

6 de Noviembre, 2015, 0:01


Mañana sábado se va a producir un histórico encuentro entre los presidentes de China y Taiwán, algo que jamás había pasado y que es especialmente curioso por el hecho de que China en teoría no reconoce que Taiwán tenga un presidente propio (sus medios de comunicación nunca lo llaman así, hablan del "líder taiwanés"). Con ocasión de tan magno acontecimiento, que nos tiene muy expectantes tanto desde China como en Taiwán, voy a contar aquí algunas cosas sobre las relaciones entre China y Taiwán a lo largo de la historia. Unas relaciones que, como suele pasar en estas latitudes, están llenas de circunstancias excepcionales, contradictorias y que a veces no son concebibles desde nuestro Occidente. Voy a usar para ello el formato en 10 puntos que tan buena aceptación tuvo hace unas semanas en el post sobre la guerra chino-japonesa y el año pasado con la entrada sobre la historia de la Matanza de Tiananmen.

1- Taiwán tuvo asentamientos holandeses y españoles antes de que llegaran a ella los chinos

El conflicto chino-taiwanés ha provocado que en China se piense que la chinidad de Taiwán se imagine como algo eterno, indiscutible y absoluto, aunque lo cierto es que la presencia de China en esa isla es relativamente joven, algo más de 300 años. Los primeros habitantes de la isla, llegados en la prehistoria, no estaban emparentados con los chinos, sino más bien con pueblos del Pacífico como los actuales filipinos, malayos o e indonesios. El primer nombre de la isla que prosperó en los mapas no lo dieron los chinos, sino los portugueses, allá por el siglo XVI: Formosa, que significa lo que nos parece que puede significar: "hermosa" (se ve que a los navegantes lusos les enamoró su aspecto tropical). A principios del siglo XVII, llegaron los primeros asentamientos colonizadores, que fueron holandeses, en el oeste (en la zona de la actual Tainan) y españoles en el norte, cerca de la actual capital Taipei, aunque los holandeses les expulsaron a los pocos años. Los chinos, aunque pescaban por esas aguas desde la antigüedad y vivían en islas cercanas (como las Penghu, las también conocidas como Islas de los Pescadores), pasaron siglos sin interesarse por Taiwán, o no atreviéndose a desembarcar mucho tiempo en ella porque los aborígenes al parecer eran bastante belicosos.


Antiguo mapa holandés de Taiwán


2- Taiwán ha sido una "isla rebelde" desde el comienzo de su historia junto a China, no sólo con la llegada de los comunistas

La prensa occidental, queriendo o sin querer, suele transmitir una imagen de China en la que pareciera que antes de la llegada de los comunistas no había problemas y todo el mundo se llevaba bien, pero es algo completamente falso y cegato. Chinos y tibetanos ya tenían muchos conflictos antes de la llegada de Mao Zedong al poder, como también chinos y uigures, y el caso de Taiwán tampoco es una excepción. De hecho, la Taiwán china nació ya como una tierra "disidente" del resto del país, como condenándola a un destino rebelde que la isla ha heredado durante siglos posteriores. Y es que el ejército chino que en 1662 llegó a Taiwán y expulsó de ella a los holandeses lo comandaba un general, Zheng Chengggong (más conocido en la isla como "Koxinga") que no obedecía a Pekín. Era un comandante que todavía se sentía fiel a los emperadores chinos de la dinastía Ming, que 20 años antes habían sido derrocados en China por los manchúes, la dinastía Qing. Taiwán, por tanto, iba entonces a ser china, pero su líder, Koxinga, no reconocía al imperio de la parte continental. Una situación que recuerda a la de los últimos 65 años, en los que Taiwán teóricamente es la "República de China" heredera del régimen anterior al actual comunista que rige en la parte continental. Taiwán no sólo ha sido rebelde en estas dos ocasiones: muchos taiwaneses también se rebelaron contra la llegada de los japoneses, cuando Japón arrebató a China la isla tras ganarle en la guerra chino-japonesa de 1895. Medio siglo después, cuando Japón perdió la Segunda Guerra Mundial y devolvió Taiwán a China, los taiwaneses se levantaron de nuevo, esta vez contra el Kuomintang (KMT, Partido Nacionalista) que teóricamente gobernaba el resto de China. Vamos, que los taiwaneses, como buen pueblo insular que son, son muy suyos, y no les gustan demasiado las visitas.


Estatua de Koxinga en Tainan, la ciudad por la que entró a la isla


3- Los comunistas de Mao Zedong llegaron a apoyar el independentismo taiwanés

Resulta difícil imaginarlo ahora, pero hubo un tiempo en el que Mao, después tan agresivo y ansioso por recuperar Taiwán, estuvo de parte de los independentistas taiwaneses. Pero las guerras son así, a veces te llevan a tener de compañero de trinchera a alguien que nunca hubieras pensado. Como decía en el epígrafe anterior, los taiwaneses, o muchos de ellos por lo menos, no querían el gobierno del KMT, del resto de China, cuando éste intentó retomar el control de Taiwán después de 50 años de dominio japonés. Mao, que entonces también estaba luchando contra el KMT (era la guerra civil china, entre los años 1945-49) aprovechó la tesitura y apoyó a los independentistas taiwaneses -muchos de ellos también afines al comunismo- en esa lucha contra los nacionalistas. La alianza fue efímera, porque el independentismo taiwanés pasó después muchas décadas reprimido, pero queda una pequeña herencia de ello: uno de los partidos minoritarios que existe en China (distintos al comunista, y que sólo son una decoración para intentar dar una imagen de multipartidismo en un régimen que en realidad es de partido único) es la Liga del Autogobierno Democrático de Taiwán, heredera de esos taiwaneses que hace unos 70 años lucharon contra el KMT.


Xie Xuehong, fundadora de la liga taiwanesa


4- Taiwán y China se han bombardeado mutuamente

En abril de 1949, después de cuatro años de guerra civil contra los comunistas de Mao, el KMT de Chiang Kai-shek vio que tenía perdida la contienda y decidió salir de la China continental, huyendo y refugiándose en Taiwán. Como los artículos periodísticos suelen saltar desde ese hecho histórico a la actualidad sin paracaídas ni red, queda en blanco un periodo de más de medio siglo en el que pensamos que chinos y taiwaneses estuvieron enfadados entre sí y ya está, pero la cosa fue mucho más intensa que eso, especialmente en los 10 primeros años posteriores a la escisión. En los años 50 hubo muchas trifulcas bélicas entre ambos bandos. Especiales víctimas de esta "postguerra" que aún tenía mucho de guerra fueron las islitas del estrecho de Formosa, que chinos y taiwaneses se intentaban conquistar mutuamente y en muchos casos estaban habitadas por civiles, como Amoy (la actual Xiamen, controlada por China) o Quemoy (Kinmen, controlada por Taiwán pese a que está cerquísima de la costa china). Ambas sufrieron terribles bombardeos. Además, el KMT desde Taiwán llegó a lanzar bombas contra Shanghái (ciudad que, por cierto, también bombardeó el KMT durante la Segunda Guerra Mundial, para intentar echar de ella a los japoneses). Hubo incidentes graves como el de 1955, cuando los comunistas tomaron la isla de Yijiangshan y mataron a todos los soldados del KMT que había acantonados allí, 720. En fin, que de guerra fría nada, era totalmente caliente, aunque el periodo tuvo momentos casi graciosos, como un decreto anunciado por los comunistas según el cual decretaba tregua los días pares y sólo podía bombardear territorio enemigo en los días impares (parece un chiste de Gila, pero al parecer es cierto). Con los años, en todo caso, el campo de batalla fue pasando a las embajadas del resto del mundo y las bombas se sustituyeron en los aviones por folletos de propaganda procomunista o anticomunista, según quien los tirara.


Quemoy bombardeada en 1958


5- Taiwán también sufrió años de terrible dictadura

Otra cosa que se suele pensar es que Taiwán ha sido siempre un régimen democrático, por oposición a la dictadura comunista de China, pero tampoco es así. Recordemos que en la Guerra Fría, muchas veces, para combatir el comunismo EEUU apuntaló en muchos países regímenes autoritarios tan nocivos o peores que los comunistas, y algo parecido pasó en Taiwán, sobre todo bajo el dominio de Chiang Kai-shek, que gobernó la isla desde 1949 hasta su muerte en 1975. No olvidemos que Chiang, como Franco y Mussolini, se antepuso el título de "Generalissimo". O que tras su muerte tomó las riendas del país, como si de una monarquía se tratara, su hijo Chiang Ching-kuo, que también dejó el cargo sólo al morir (aunque hay que decir que él introdujo las primeras reformas que llevaron a la isla a su democratización). En Taiwán hubo décadas de mucha represión, y los taiwaneses hasta tienen una "matanza de Tiananmen" particular: el 28 de febrero de 1947, en las revueltas de la población de la isla contra el KMT, murieron entre 10.000 y 20.000 personas. Taiwán estuvo en ley marcial 38 años, hasta 1987, y en ese periodo se calcula que 140.000 personas fueron encarceladas y entre 3.000 y 4.000 fueron ejecutadas por su afinidad al comunismo o su oposición al gobernante Kuomintang, cuyo régimen de partido único era comparable al que los comunistas tenían al otro lado del estrecho. Actualmente, sí se puede decir que hay democracia en Taiwán, todo hay que decirlo, y la prueba de ello es que entre 2000 y 2008 el KMT estuvo en la oposición y los que gobernaron fueron los independentistas del Partido Demócrata Progresista (PDP), cuyos dirigentes, de jóvenes, fueron en muchos casos disidentes encarcelados.


¿Tiananmen 1989, o Taiwán 1947?


6- Hubo fugitivos que saltaron el "Telón de Jade"

Aunque China y Taiwán estuvieron décadas sin apenas hablarse ni relacionarse, hubo quien intentó y logró pasarse de uno de esos territorios al otro, de manera similar a aquellos que en la Alemania Democrática saltaron el Muro de Berlín para escapar a Occidente. Sólo que en el caso chino no había muro, sino 150 kilómetros de aguas muy poco calmas y propensas a sufrir tifones. En Occidente son famosos varios casos de personas que huyeron de regímenes comunistas para ir a los capitalistas, como la gimnasta rumana Nadia Comaneci, pero en el conflicto chino-taiwanés, curiosamente, el más famoso "fugitivo" fue alguien que de Taiwán, desde la parte "occidental", se escapó a la China comunista. Fue Justin Yifu Lin, entonces un capitán del ejército de la República de China (es decir, de Taiwán), que consiguió escapar a China, dejando en la isla a una esposa y un hijo (con los que pudo reunirse sólo años después). Por si no os suena el nombre de Justin Yifu Lin, actualmente es el vicepresidente del Banco Mundial y el economista jefe de la institución. Uno de los jefes de este mundo, vamos.




7- A los Estados Unidos, al principio, Taiwán les daba un poco igual

No es un secreto que Taiwán ha aguantado separada de China durante 66 años porque ha tenido el apoyo militar y armamentístico de Estados Unidos. Una isla de 20 millones de habitantes seguramente no tenía nada que hacer contra un país de ahora 1.400 millones de almas, por mucho que su renta per cápita fuera mayor. Sin embargo, Estados Unidos al principio no tenía demasiado interés en proteger a Taiwán de China, allá por 1949, cuando el KMT se refugió en la isla huyendo de los maoístas. Incluso antes, en la Segunda Guerra Mundial, los norteamericanos habían sentido cierta antipatía por Chiang Kai-shek, al que veían autoritario, corrupto e incapaz de poner orden en China. Pero en 1950 algo cambió su opinión: cuando los comunistas chinos comenzaron a ayudar a todo trapo a los comunistas coreanos en la Guerra de Corea (1950-53), en el primer gran enfrentamiento de la Guerra Fría. Como "castigo" de EEUU al apoyo de China a lo que a la postre sería Corea del Norte, Washington comenzó a proteger con armas y navíos de guerra a los taiwaneses. Así empezó una larga historia de alianza entre Taipei y la Casa Blanca, que dura hasta nuestros días.


Una de las muchas portadas dedicadas al dictador Chiang en la revista estadounidense Time


8- China y Taiwán comenzaron a acercarse por "culpa" de un secuestro aéreo

Las negociaciones entre chinos y taiwaneses en pos de una futura solución del conflicto (que para Pekín pasa por una reunificación, y para Taipei quizá por un cambio de régimen en China) comenzaron a principios de los años 90, con primeros encuentros a veces secretos en Hong Kong y en Singapur (ciudad esta última que, de forma muy simbólica, también será mañana escenario de la histórica cumbre de presidentes). Sin embargo, el comienzo del "deshielo" entre dos territorios que hasta entonces ni se hablaban podría situarse en 1987, cuando un piloto de la aerolínea taiwanesa China Airlines desertó y llevó su avión, con tripulación dentro, a la ciudad china de Cantón. El incidente llevó al entonces presidente taiwanés, el antes mencionado Chiang Ching-kuo, a llevar una delegación a Hong Kong para negociar con delegados chinos un retorno de ese avión. Con esta excusa, chinos y taiwaneses comenzaron a hablar tras décadas de silencio.


Brindis de chinos y taiwaneses tras el histórico acuerdo de 1993 en Singapur


9- A China no le ha ido tan mal con gobiernos independentistas en Taiwán

Se suele decir que en las últimas décadas China y Taiwán se han llevado mejor cuando en la isla han gobernado los del KMT (que aunque son enemigos históricos de los comunistas, son descendientes de la China continental a fin de cuentas) y peor cuando entre 2000 y 2008 gobernó el partido independentista PDP, formado por políticos de raíces mucho más insulares, menos ligados a China y más partidarios de que a largo plazo, cuando se pueda, China y Taiwán vuelen por separado para siempre. Sin embargo, esto no es del todo cierto: con el PDP en el poder, China y Taiwán vivieron un avance histórico, que fue el inicio tras más de medio siglo sin comunicaciones mutuas de los primeros vuelos directos y los primeros enlaces por barco entre ambas partes. Os lo dice una persona que cuando visitó Taiwán, en 2008, aún tuvo que hacerlo como en la Guerra Fría: con dos líneas aéreas difrentes y una escala obligada en la "neutral" Hong Kong. Tampoco es cierto que en las últimas décadas siempre que ha gobernado el KMT las cosas han ido bien con los comunistas: a mediados de los años 90 China y Taiwán volvieron a estar a punto de declararse la guerra, cuando el entonces presidente Lee Teng-hui (odiadísimo por los chinos, mucho más que Chiang Kai-shek o el independentista del PDP Chen Shui-bian) visitó EEUU.


Chen Shui-bian, actualmente en la cárcel por corrupción


10- Sólo dos países son neutrales en este largo conflicto

El conflicto chino-taiwanés tiene una característica que lo diferencia de muchos otros: el resto de países del mundo, aun sin quererlo, tienen que ponerse de un lado o del otro a la fuerza. La razón es que China obliga a todos los Estados que quieran tener relaciones diplomáticas con ella que las corten con Taiwán. Si un país quiere abrir embajada en China, ha de cerrarla en la isla (Taiwán, en cambio, no obliga a ningún país a romper lazos con China si quiere tenerlos con ella). En consecuencia de la exigencia china, cualquier país del mundo que tiene embajada en Pekín es en teoría aliado de los chinos en su reclamación de Taiwán, aunque en la práctica tenga relaciones comerciales o culturales con los taiwaneses (o incluso militares, como EEUU, que paradójicamente no reconoce a Taiwán como Estado pero le vende armas contra China). En 1949, cuando el régimen comunista chino se fundó, los primeros que rompieron lazos con la República de China refugiada en Taiwán fueron, lógicamente, los del bloque comunista: URSS, Polonia, Checoslovaquia, RDA, Hungría, etc. En 1962 lo hicieron los franceses, el primer país occidental importante en hacerlo. En 1971 la ONU quitó a Taiwán el asiento que tenía en la organización como gobierno en el exilio de la República de China, y se lo dio a los comunistas. En 1973 España se pasó de bando. En 1979 EEUU... Y así hasta nuestros días, en que sólo una veintena de países siguen teniendo embajada en Taipei y no en Pekín (entre ellos el Vaticano, Paraguay o muchos de Centroamérica). Sin embargo, hay dos países en el mundo que pasan de estos rollos, al menos por ahora. Uno de ellos es Bután, el pequeño estado del Himalaya, que para no complicarse la vida no tiene relaciones o embajadas ni con los chinos ni con los taiwaneses. El otro es Gambia, ahí es nada, que en 2013 rompió relaciones con Taiwán, en teoría para iniciarlas con China, pero se les debe haber extraviado la agenda y se han quedado en tierra de nadie, ni enlazados con los chinos ni con los taiwaneses.


Bandera taiwanesa en la zona de los palacios vaticanos donde tiene su embajada

Enlace Permanente

Por ahora hay 6 comentarios

Pincha aquí para comentar


Taiwán 2 - China 0

5 de Julio, 2015, 0:01

Mientras en China la lucha por los derechos civiles va cada año a peor, en la vecina Taiwán están a punto de conseguir dos grandes hitos en este sentido, que prueban que la distancia entre ambas, en el aspecto social, es todavía de bastantes años luz.

En primer lugar, Taiwán está cerca de convertirse en el primer lugar de Asia donde será legal el matrimonio gay. El proyecto de ley ya se está discutiendo en el parlamento de la isla, y podría aprobarse antes de final de este año. Aunque los matrimonios entre personas del mismo sexo no tienen por ahora validez legal en Taiwán, lo cierto es que se celebran a veces bodas gays en la isla, aunque sea con carácter simbólico o festivo. Incluso con ceremonia religiosa incluida, como en este enlace de dos chicas en 2012:


En China también ha habido alguna ceremonia en este sentido, como la que dos famosas activistas, Li Tingting y Teresa Xu, celebraron esta semana (casualmente, el mismo día en el que se conmemoraban los 10 años de la legalización del matrimonio gay en España). Li Tingting estuvo detenida este año más de un mes por protestar pública y pacíficamente contra el acoso sexual a las mujeres. Lo dicho, en China la lucha por los derechos civiles se encuentra en el periodo prehistórico.


El segundo gran hito en lo social que Taiwán va a protagonizar próximamente, si no hay grandes sorpresas, será el de tener una mujer presidenta, aunque en este caso no va a ser el primer sitio de Asia (ya ha ocurrido en Indonesia, Pakistán, Corea del Sur, India, Filipinas...). En 2016 la isla celebra elecciones presidenciales, y tanto el partido gobernante KMT como el principal opositor, el PDP, van probablemente a presentar a mujeres como candidatas: Hung Hsiu-chu es la principal candidata del Kuomintang (aunque deberá competir con otros aspirantes), mientras que por el Partido Demócrata Progresista ya es seguro que la candidata presidencial será Tsai Ing-wen. Conviene matizar que China tuvo en los años 80 una presidenta (Soong Qing-ling, viuda de Sun Yat-sen), aunque con carácter honorífico y durante sólo 12 días.


Hung y Tsai



Cuando todo esto ocurre en Taiwán, una isla con cultura y tradiciones chinas, en la vecina China no se pueden defender públicamente los derechos de las mujeres (ni cualquier otra cosa), las ONGs extranjeras van a ver próximamente limitados sus ya pocos derechos para trabajar en el país, y la gran expresión pública del año 2015 va a ser un desfile militar. China, te queda mucho por andar...

Enlace Permanente

Por ahora hay 1 comentarios

Pincha aquí para comentar


Desorden en la sala

17 de Abril, 2014, 0:01


Es comprensible que con la que está cayendo en Ucrania, o con terribles sucesos como el del avión de Malaysia Airlines (40 días desde su desaparición) o el naufragio del ferry surcoreano, no quede mucho espacio en las páginas internacionales para otros asuntos. A pesar de ello, me ha sorprendido mucho -y me ha parecido un poco deprimente- que se le haya prestado tan poca atención, por no decir ninguna, a algo tan simbólicamente importante como el hecho de que un parlamento nacional haya estado ocupado por estudiantes durante 24 días consecutivos. Ha sido en la isla de Taiwán, donde el Yuan Legislativo (así es como se conoce a lo que en otras latitudes se conoce como el Congreso, la Asamblea, la Dieta o la Duma) estuvo "controlado" por jóvenes, día y noche, desde el 18 de marzo hasta el 10 de abril.


El yuan un día sin sesiones



Marzo, primeros días de ocupación



Abril, últimos días



La ocupación, conocida en Taiwán como el Movimiento Girasol, se organizó en protesta por la extensión de un acuerdo comercial entre China y Taiwán (una suerte de tratado de libre comercio) al sector servicios, y que hasta ahora sólo se aplicaba al comercio de bienes. Algunos taiwaneses piensan que eso perjudicará a la economía de la isla, que como muchas en todo el mundo no acaba de recuperarse de la crisis económica. A mí me cuesta un poco entender que un pacto económico pueda generar tantas pasiones, aunque bien es cierto que sectores independentistas taiwaneses también opinan que el acuerdo significa un paso más en la por ellos temida reunificación entre la isla y China.

La ocupación parlamentaria, primera en la historia de la República de China, estuvo acompañada por manifestaciones multitudinarias en la calle, y un intento de ocupar también la sede del poder Ejecutivo el 24 de marzo, aunque las autoridades dijeron que por ahí no pasaban y desalojaron a los ocupantes del edificio institucional a las 10 horas de que entraran.

Al final, las protestas lograron que el Gobierno de Taiwán y su mayoría parlamentaria se comprometieran a revisar el acuerdo y no votarlo con el procedimiento "express" con el que querían ratificarlo (los opuestos al documento veían especialmente mal la velocidad con la que se estaba haciendo todo). También lograron poner de moda una canción, "Amanecer en la isla", que se ha convertido en el himno oficioso del Movimiento Girasol.





El tratado en discordia se llama Acuerdo Marco de Cooperación Económica (si China lo firmara con otra economía, lo habría denominado Tratado de Libre Comercio, pero no quiere darle esa denominación aquí para que no suene tanto a tratado entre países). Cuando se firmó la parte que afectaba a comercio de bienes, en 2010, también se montó una buena en el Yuan, pero en esta ocasión el cisco no estuvo causado por agentes externos, sino por una pelea que se montó entre los propios integrantes del parlamento.


Parece que estén montando un castell, pero no...


Son sólo 113 legisladores, pero son capaces de dar mucha guerra: el Yuan tiene fama de ser uno de los parlamentos con más peleas en el mundo.

No sólo las relaciones con China son motivo de protesta en el Yuan taiwanés. El año pasado, la oposición ocupó el estrado de la presidencia, también con el fin de bloquear votaciones, en ese caso encaminadas a aprobar la construcción de la cuarta central nuclear de la isla. Aquella protesta terminó a botellazos de agua -no radiactiva- entre pro y antinucleares.







Como veis en las fotos si os fijáis con atención, tanto en 2013 como en la ocupación de las últimas semanas los protagonistas de las protestas, aunque unos fueran políticos y los otros estudiantes, siguieron la misma estrategia: bloquear las puertas de entrada al hemiciclo con las sillas, para evitar que entre la mayoría gobernante para aprobar cosas que no quieren ver aprobadas. En fin, mejor usar el escaño para eso que para dormir o jugar al Apalabrados.

Enlace Permanente

Por ahora hay 52 comentarios

Pincha aquí para comentar


Taiwán, la elección que no da igual

14 de Enero, 2012, 0:01


Hoy se celebran elecciones presidenciales en Taiwán, una de las entidades nacionales más raras del mundo. El país que no es un país, la provincia que no es una provincia, el Gato de Schrodinger de la geografía política mundial.

En esta ocasión, las elecciones son especialmente emocionantes por la sencilla razón de que los principales candidatos, el actual presidente Ma Ying-jeou y la líder opositora Tsai Ing-wen, están empatados en los sondeos. Nadie tiene ni la más remota idea de quién de los dos puede ganar.





Después de haber sufrido recientemente las elecciones españolas, en las que el resultado ya se sabía con un año de antelación, hace ilusión ver unos comicios en los que realmente vale la pena esperar hasta tarde para conocer las votaciones.

Otro aliciente que añade emoción a estas elecciones es que los partidos en litigio, a diferencia de lo que pasa en EEUU o en España, tienen políticas realmente diferentes, por lo que el futuro de Taiwán será diametralmente opuesto si gana uno u otro, por lo menos en lo que respecta a China, gigante cuya sombra siempre es alargada en la isla taiwanesa. Tsai es del partido independentista PDP, partidario de la total escisión de Taiwán. Ma es del histórico Kuomintang o KMT, una formación nacida en China hace 100 años y que por sus raíces siempre está ligada a ese país, aunque eso no significa que quiera la reunificación... Más bien lo que pretende actualmente es que todo siga igual, con un Taiwán virtualmente independiente pero que no quiere avanzar más en el reconocimiento internacional, para no enfadar a China. Pekín, que en los últimos años casi ha tenido en Taiwán una provincia más y ha vivido un momento de gran placidez en los lazos (menos mal, porque en otros frentes internacionales ha habido muchas tensiones), prefiere que siga Ma, pero públicamente no ha dicho nada para no meterse en camisas de once varas, porque muchos potenciales votantes del KMT odian al comunismo (del que huyeron muchos de sus padres y abuelos).

Otro atractivo de las elecciones es que podrían colocar por primera vez a una mujer al frente de un gobierno de los países de la órbita cultural china (no será sin embargo la primera de Asia Oriental, pues ya ha habido mandatarias en lugares como Indonesia, Filipinas o actualmente Tailandia). Las chinas, muchos lo sabemos bien, son mujeres de fuerte carácter, así que con Tsai se vería cómo se traslada eso a la política, algo que no se ha podido comprobar aún en Singapur, Hong Kong o China (si bien en la época de Mao su esposa Jiang Qing tuvo mucho poder). Tsai es independentista, pero cuando ese partido gobernó en la isla por primera vez (entre 2000 y 2008 con Chen Shui-bian, quien ahora está en la cárcel por corrupto) tampoco es que se acabara el mundo para las relaciones chino-taiwanesas, el PDP a la hora de la verdad también es moderado y pragmático en sus relaciones con Pekín. De hecho, cuando peor estuvieron China y Taiwán fue con Lee Teng-hui, del KMT, en los años 90: Lee era un verdadero abertzale que estaría dispuesto a convertir Taiwán en provincia japonesa si con ello pudiera provocar un ataque al corazón colectivo en la cúpula comunista pequinesa.

En el campo de lo inserviblemente anecdótico, cabe destacar que los dos candidatos son hakka, un peculiar grupo cultural chino del que ya se ha hablado en este blog y que a mí me resulta especialmente interesante, por su historia emigrante y el poder que han logrado allá donde han ido. También se puede mencionar que tanto Ma Ying-jeou (馬英九) como Tsai Ing-wen(蔡英文) comparten un mismo caracter en su nombre, , que significa "héroe" o a veces también "inglés". De hecho, "Ing-wen" o 英文 significa precisamente "idioma inglés", al menos en China, y a Tsai le queda bien el nombre porque ella estudió en Londres así que se le supone buen manejo del idioma de Benny Hill.

Los dos tienen un mismo caracter en su nombre, decía, pero cuando lo transcriben al alfabeto occidental, lo hacen de forma diferente, mostrando que ni en eso están de acuerdo: Ma usa "Ying", y Tsai utiliza "Ing". Esto no pasa en China pero es muy normal en Taiwán, donde la gente se transcribe su nombre como le da la real gana, no hay normas gramaticales muy estrictas al respecto, y aunque es un poco caótico visto desde fuera a ellos les gusta así.

En fin, que gane el mejor, y que los formosos tengan un buen futuro, próspero y en paz, sea quien sea su presidente.

Enlace Permanente

Por ahora hay 28 comentarios

Pincha aquí para comentar


Menos mal que hay ascensores

9 de Diciembre, 2008, 0:01

Mi reciente viaje a Taiwán duró sólo 10 días, pero lo estoy estirando tanto en este blog que parece que haya durado tres meses. Creo que éste será el último post dedicado a esa excursión a la isla fermosa, pero no quería despedirme de ella -snif- sin hablar de su edificio más famoso: la Taipei 101.


Taipei 101 fue desde su inauguración, en 2004, hasta hace pocos meses el rascacielos más alto del mundo, con algo más de 500 metros de altura y 101 pisos, pero la horrorosa torre Burj de Dubai, que está en construcción, ya le supera antes de haber alcanzado su altura máxima, que todavía no se sabe cuál va a ser pero podría llegar incluso al kilómetro.



Cuando subí a la Taipei 101, éstá disfrutaba por tanto de sus últimos meses de gloria, porque oficialmente aún se la reconoce como la más alta del mundo, hasta que se inaugure la Burj en septiembre de 2009. Los carteles que hay en el mirador del rascacielos taiwanés, no obstante, ya reconocen la derrota y señalan que la torre emiratí les ha ganado.

Una cosa un tanto decepcionante del rascacielos de Taipei es que no dejan subir hasta el piso 101, pues los miradores están en el piso 89 (es decir, al final sólo está un piso más alto que en la torre Jinmao de Shanghai). En realidad, si uno quiere subir alto, creo que lo mejor es irse al nuevo rascacielos con forma de abrebotella de Shanghai, que aunque tiene 20 metros menos que la Taipei 101, creo que sitúa su mirador en el último piso, como debe ser.

Me sorprendió de la Taipei 101 el hecho de que es prácticamente el único rascacielos de la ciudad, algo raro teniendo en cuenta que en Asia toda metrópoli que se precie ha de tener su buen eskailain para impresionar. Pero los taipeineses no, con uno se conforman (eso sí, uno bien grande). Al haber sólo un rascacielos, éste se ve desde casi cualquier punto de la ciudad, por eso yo lo vi nada más llegar, pese a que me separaban tres o cuatro kilómetros de él.


La primera foto que hice en Taiwán
(en el horizonte, la torre).



Otra curiosidad de la Taipei 101 es que tiene mascota propia. Igual que el Museo de Palacio -la otra gran atracción turística de Taipei- tiene la suya,
una col, el rascacielos tiene otra, que es... una bola.



La mascota viene a cuento porque el rascacielos, como muchos otros en el mundo, tiene una bola gigantesca colgando en uno de sus pisos, un artilugio que al parecer sirve para que en días de vientecillo el edificio no se ponga a bailar con todo el mundo dentro. El Taipei 101 es uno de los pocos rascacielos que muestra la bola al público, y de hecho la ha convertido en uno de sus símbolos.




Tres pequeñuelos con la bola detrás
y la mascota debajo.



DNI de la bola-mascota

Enlace Permanente

Por ahora hay 6 comentarios

Pincha aquí para comentar


Como fumes, te arreo

3 de Diciembre, 2008, 0:01

Es lo que parece estar diciendo, pero de buen rollo, esta bella joven en un anuncio contra el tabaco que vi en mi reciente viaje a Taiwán. Armada con una pequeña porra (o eso me parece), esta joven de aires nipones sonríe mucho pero no parece albergar buenas intenciones si enciendes un cigarrillo. El anuncio era de tamaño real, así que la impresión de "amenaza sexy" aún era mayor.



El anuncio creo que recuerda a los taiwaneses que el 1 de enero de 2009 se va a empezar a prohibir fumar en muchos lugares públicos, y que se vayan poniendo las pilas con las nuevas regulaciones. Creo que también hay intención de fotografiar a la moza con una katana japonesa: "si fumas, te corto la colilla", dirá veladamente la mujer.

No es que me fuera fijando todo el día, pero no me dio la impresión de que los taiwaneses fueran unos fumadores tan empedernidos como los chinos. De hecho, no me acuerdo ahora mismo de haber visto a nadie fumando en Taiwán (en Hong Kong, sin embargo, me llamó la atención la cantidad de chicas que fuman, cuando en China el tabaco es algo eminentemente masculino).

En China también hay regulaciones contra el tabaco en lugares públicos, que se han endurecido este año con los JJOO, pero los chinos se siguen fumando la tercera parte de los cigarrillos mundiales, casi todos ellos de producción nacional.

Enlace Permanente

Por ahora hay 8 comentarios

Pincha aquí para comentar


OinkDonalds

1 de Diciembre, 2008, 0:01

De paseo por Tainan, una ciudad de Taiwán, me encontré con este letrero de restaurante:



El logotipo del restaurante (que se llama "Cerdo Negro de Shanghai") me hizo gracia por su parecido con la M amarilla sobre fondo rojo de McDonalds. Sólo que aquí le han añadido un hocico y una boca, y así parece un cerdo felicísimo de que se lo vayan a cocinar.

El cartel no fue fácil de avistar, porque en Taiwán, como en Japón, la densidad de carteles por metro cuadrado es realmente abrumadora. Yo incluso diría que son más carteleros en Taiwán que en Japón. Menos mal que en Taiwán, por lo menos, me enteraba de algo de lo que decían los carteles...



Una buena parte de los carteles anuncian academias de idiomas, fundamentalmente inglés y japonés (los idiomas de los "aliados" de Taiwán). Curiosamente, las academias de inglés taiwanesas ponen en sus carteles que enseñan 美语 ("meiyu"), que traducido al español podría interpretarse como "idioma estadounidense". En China, al inglés lo prefieren llamar 英语 ("yingyu"), aludiendo a Yingguo ("Reino Unido").

Enlace Permanente

Por ahora hay 4 comentarios

Pincha aquí para comentar


Cobudidad de vecinos

27 de Noviembre, 2008, 0:01

Durante mi viaje por Taiwán, pasé un par de horas, mientras esperaba el tren, en una pequeña ciudad llamada Changhua, en la que había un gran Buda en lo alto de una colina desde la que había muy buenas vistas.







Pero lo que a mí me dejó sin habla fue la espalda del gran Buda en cuestión, que parecía un bloque de tres pisos y entresuelo (la flor de loto sobre la que siempre aparece posado el Buda).



Cómo me molaría poder un día tener invitados en casa y decirles: "No tiene pérdida: vivo en la nalga derecha de Buda".

Enlace Permanente

Por ahora hay 8 comentarios

Pincha aquí para comentar


Artículos anteriores en 15. Taiwán




Este blog -sorpresas te da la vida- recibió el premio Blasillo de Huesca 2006 al ingenio español en Internet

Y como no hay uno sin dos, fue galardonado poco después con el Premio 20 Blogs 2006 al mejor blog expatriado

Y agárrate bien a la silla, porque más de un lustro después, llegó el Premio BOBs 2012 al mejor blog en español




  
Translate
this page
into English


Mis adorados
(en español)

A un clic de China
Acupuntura China
Aorijia
Aprende chino blog
Arroz con cristales
Asia es Fútbol
Asia, Buda y rollitos de primavera
Asociación Cultural Amigos de China
Asociación Familias Adoptantes
Bitácora Sino-Cubana
Búsqueda de orígenes
Casa de España en Shanghai
China actual
China en su tinta
China es un Planeta
China Files
China por descubrir
China por descubrir II
China Viva
Chinaempleo
Chinalati
Chino Ahora
Chino-China
Chinoesfera
Comida china de verdad
Emigrante retornada
En Beijing
Escala Pekín
Experiencia en China
Farolillos chinos
Foro Chino
Fútbol en China
Gazpacho Agridulce (cómic)
Global Asia
Guangzhou, mi casa
Historias de China
Hong Qiao Liang
Humitas con Arroz
Importar productos de China
Infinity plus one
Instituto Cervantes en Pekín
La sabiduría del I-Ching
Latinoamericanos en China
Living in Pekín
Man Zai Er Gui
Mi vida y China
Ni Hao, Ni Daniel
Nordeste Asiático
Observatorio de la política china
Paella de Kimchi (desde Corea)
Pásame esa China
Pasión por China
Persiguiendo una ilusión
Quality Control Blog
Reflexiones Orientales
Revista de Oriente
Sapore di Cina
Sobre China
Sprachcaffe Chino
Tintas de China
Toro y dragón
Trabajo en China
Viamedius
Xibanya
Y un poquito del vecino Vietnam
Zai China


Mis enchufados
(en inglés)

China Car Times
China Daily
China Digital Times
China Herald
China Hush
China Radio International
China.org
ChinaCulture
ChinaSMACK
Chinat0wn
Chinesepod
Chinos durmientes
CRCC Asia
Danwei
ESWN
Frog in a Well
Global Times
Global Voice
Hanzi Smatter
Layabozi
Ministry of Tofu
New Dynasty
Offbeat China
Shanghaiist
Sinalunya
Sinosplice
South China Morning Post
The Beijinger
Tibetan Altar
Transpacifica
Weibo Trends
Xinhuanet


Mis favoritos
(en chino)

Acramelo (escrito por un español)
Blog de mi amigo el artista Huang Wen
Zeng Jinyan


Mis predilectos
(en portugués)

Associaçao dos Macaenses


Mis queridos
(en catalán, valenciano, balear, LAPAO)

Sergi Vicente (corresponsal de TV3 en China)

 

Blog alojado en ZoomBlog.com

Creative Commons License
Los textos de este blog están bajo una licencia de Creative Commons.

Si eres el autor de alguna de las fotos colocadas en el blog
y no deseas que sea usada aquí,
notifícamelo y la retiraré