chinochano
            El mundo chino al alcance de tu chano


Inicio


En toda la web
En Chinochano

Recibe chinochano
en tu correo

Mándame un email,
que es gratis:


Chinochanadas
en Feisbuk
y en Twitter




Estos posts
te pueden servir
Estudiar mandarín en China 

Encontrar trabajo en China 

Hacer negocios en China 

Buscar piso
en China
 

Encontrar hispanos en China 

Tu nombre
en chino
 

Preparar el viaje
a China
 

Clima en China 

Llamar por teléfono desde China 

Ver TV china
en español
 

Libros sobre China 

Las mejores pelis chinas 

Chino mandarín
en tu ordenador
 

Hoteles en Pekín 

Restaurantes
en Pekín
 

Bares en Pekín 


Y si quieres ahondar
en un tema, aquí tienes posts sobre...
01. Música china
o sobre China


02. Cine y TV
en China


03. Arte y literatura de China

04. Historia
de China


05. Idioma chino

06. Comer y beber en China

07. Viajes por China y alrededores

08. Política y actualidad en China

09. Vida cotidiana en China

10. Nombres y apellidos chinos

11. Pekín,
esa ciudad


12. Shanghai,
esa ciudad


13. Hong Kong y Cantón, esas ciudades

14. Tíbet y Xinjiang

15. Taiwán

16. Fútbol chino

17. Otros deportes en China

18. Bellezas chinas

19. Amor y sexo
en China


20. Asuntos personales

21. China en mapas

22. Consultorio
para los lectores


23. Juegos
para los lectores


24. Cosas inclasificables

Archivos
Julio 2014 
Junio 2014 
Mayo 2014 
Abril 2014 
Marzo 2014 
Febrero 2014 
Enero 2014 
Diciembre 2013 
Noviembre 2013 
Octubre 2013 
Septiembre 2013 
Agosto 2013 
Julio 2013 
Junio 2013 
Mayo 2013 
Abril 2013 
Marzo 2013 
Febrero 2013 
Enero 2013 
Diciembre 2012 
Noviembre 2012 
Octubre 2012 
Septiembre 2012 
Agosto 2012 
Julio 2012 
Junio 2012 
Mayo 2012 
Abril 2012 
Marzo 2012 
Febrero 2012 
Enero 2012 
Diciembre 2011 
Noviembre 2011 
Octubre 2011 
Septiembre 2011 
Agosto 2011 
Julio 2011 
Junio 2011 
Mayo 2011 
Abril 2011 
Marzo 2011 
Febrero 2011 
Enero 2011 
Diciembre 2010 
Noviembre 2010 
Octubre 2010 
Septiembre 2010 
Agosto 2010 
Julio 2010 
Junio 2010 
Mayo 2010 
Abril 2010 
Marzo 2010 
Febrero 2010 
Enero 2010 
Diciembre 2009 
Noviembre 2009 
Octubre 2009 
Septiembre 2009 
Agosto 2009 
Julio 2009 
Junio 2009 
Mayo 2009 
Abril 2009 
Marzo 2009 
Febrero 2009 
Enero 2009 
Diciembre 2008 
Noviembre 2008 
Octubre 2008 
Septiembre 2008 
Agosto 2008 
Julio 2008 
Junio 2008 
Mayo 2008 
Abril 2008 
Marzo 2008 
Febrero 2008 
Enero 2008 
Diciembre 2007 
Noviembre 2007 
Octubre 2007 
Septiembre 2007 
Agosto 2007 
Julio 2007 
Junio 2007 
Mayo 2007 
Abril 2007 
Marzo 2007 
Febrero 2007 
Enero 2007 
Diciembre 2006 
Noviembre 2006 
Octubre 2006 
Septiembre 2006 
Agosto 2006 
Julio 2006 
Junio 2006 
Mayo 2006 
Abril 2006 
Marzo 2006 
Febrero 2006 
Enero 2006 
Diciembre 2005 
Noviembre 2005 
Sicilia 1947 


Mis posts
favoritos
Principios fundacionales de Chinochano 

El birrograma 

China conquista
el mundo
 

China rebautizada 

Un país de 5 

Etnias de China 

¡¡Me llamo
Josep Lluis!!
 

Pongamos que hablo de Pekín 

Gracias a la China 

Gripe pekinar 

Alfabeto chino 

El post más polémico 

Agujeros 

Aprende a ligar
con Richar
 

Una vez
fui activista
 

¿Te quedas
o te vas?
 

Colección de objetos superfluos 

China élfica 

Las cabezas de YSL 

Der Untergang
aus Kochinnen
 

Triciclos de China 

Hasta el infinito
y más allá
 

Supermegaofensivo 

Sindicación (RSS)
Artículos
Comentarios



Publicidad

Photobucket - Video and Image Hosting

Photobucket - Video and Image Hosting

 


13. Hong Kong y Cantón, esas ciudades


Todo llega,
hasta 1997 y 2046

4 de Julio, 2014, 0:01


"Made in Hong Kong". Probablemente es la primera frase que aprendí en inglés, de pequeño, porque aparecía en muchos objetos de la vida cotidiana de un niño ochentero. Juguetes, relojes digitales que se convertían en robot, rotuladores de marcas raras que no fueran Carioca o Stadtler, estuches de plasticote, gomas de borrar con aromas tan dulces como tóxicos... Ahí se podía leer, escondido en una esquina, eso de "made in Hong Kong" (que era pronunciado exactamente así, nada de "meid in"). Eso sí,no tenía muy claro lo que era Hong Kong.

Un día, una página de pasatiempos me prometió que si pintaba las áreas marcadas por puntos y dejaba en blanco el resto, me aparecería Hong Kong, y lo hice esperanzado en que me saliera de la nada un mono gigante, pero no, lo que se acabó viendo -de forma un tanto precaria, porque aún me salía mucho al pintar- fue una especie de puerto con barcos de extrañas velas. Confundí Hong Kong con King Kong, y aún pasé varios años sin acabar de diferenciarlos bien del todo, de la misma manera que sigo confundiendo los nombres de los mosqueteros de Dartagnan con los de los mosqueperros de Dartacán, que me sé bastante mejor.

Mi padre me explicó que Hong Kong era un lugar de China, pero que no era chino, sino de los ingleses. Que los ingleses se lo tenían que devolver a los chinos después de 99 años (qué cifra más mágica), y que eso ocurriría, más o menos, en el año 2000. Buf, qué lejos quedaba todo eso, en el tiempo y en el mapa.

Pero ay, el reloj corre, y esta semana se han cumplido 17 años de aquel hecho al que parecía imposible llegar en mi niñez, el retorno de Hong Kong a China, que fue el 1 de julio de 1997. Un día que los chinos seguramente eligieron, maquiavelicamente, por ser también el día en el que, en 1921, se fundó el Partido Comunista de China.

Desde aquel 1997, cada 1 de julio, los hongkoneses marchan por las calles de la ciudad, pero no para celebrar el regreso a China, sino para defender su diferente sistema político, ante los eternos temores a que China un día acabe con él e imponga el mismo régimen comunista que rige en el resto del país. China prometió a Hong Kong, al regresar, que tendría amplia autonomía política, bajo el principio de "un país, dos sistemas". Pero que sólo sería así durante 50 años: en 2046, China y Hong Kong deberían unirse del todo.

La fecha de 2046 pudo ser en tiempos, para chinos y hongkoneses, un poco como lo del año 2000 cuando yo era pequeño: una fecha lejana, un plazo amplio para ir con tranquilidad e ir arreglando las cosas sobre la marcha, sin estrés. Buf, lo que iba a llover hasta entonces, pensarían en los 90 los ciudadanos de Hong Kong. Quién sabe si China seguiría siendo comunista paado todo ese tiempo, o si iba a haber fronteras a mediados del siglo XXI...

El tiempo sigue avanzando con inexorable crueldad, ya ha pasado más de un tercio de aquel cómodo colchón de años prometido, y China y Hong Kong no han conseguido la armónica unión que Pekín quería. Tampoco los hongkoneses tinen muy claro lo de que Pekín esté por la labor de cambiar su régimen, ni han logrado para ellos unas instituciones lo suficientemente fuertes para darles tranquilidad, tales como un presidente local elegible por sufragio universal (ellos lo llaman jefe ejecutivo), una asamblea realmente representativa... Lo que sí ven es que China crece económicamente, y que Hong Kong empieza a perder, lenta pero paulatinamente, aquel protagonismo de "dragón asiático" de los 70 y 80, cuando muchos productos en tu casa y en la mía tenían aquel "made in Hong Kong".

Los nervios aumentan... Este año la manifestación del 1 de julio, que es una especie de demostración de rebeldía frente a China, ha reunido más gente que nunca, medio millón de personas (eso según los convocantes, claro, la policía lo reduce bastante).


Días antes, 800.000 personas en ese territorio votaron en un referéndum no vinculante y muy criticado por China, aunque no por ello prohibido, (qué raro que Artur Mas no lo haya seguido) que querían sufragio universal antes de 2017. Entretanto, el recelo de los hongkoneses hacia los chinos, lejos de reducirse con el mayor contacto, va aumentando con los años. Alarma en Hong Kong, por ejemplo, que muchas madres chinas viajen a la excolonia británica para tener allí sus hijos y que sean ciudadanos de Hong Kong, propietarios de uno de los pasaportes más adecuados para viajar por el mundo (mientras que los chinos se ven muy limitados en sus movimientos).

A principios de este año, incluso ha habido casos de xenofobia hacia los muchos turistas chinos que van a Hong Kong, con manifestaciones contra ellos que fueron denominadas, con un humor bastante desafortunado, "marchas anti-langosta". En aquel entonces, hasta el hecho de que una turista china hiciera orinar a su hijo en una calle de Hong Kong (práctica muy habitual en China, pero no tanto en Hong Kong) desató agrios debates entre chinos y hongkoneses.

¿Empeorarán estas tensiones en las décadas posteriores, hasta 2046, o habrá algún hecho histórico mayor que haga olvidar el asunto? Lo veremos, y si no nosotros, nuestra progenie, porque 2046 también acabará llegando.

Enlace Permanente

Por ahora hay 12 comentarios

Escribe aquí tu comentario
(Comments in Chinese or English
are also welcome)

Referencias (0)

Compárteme en Facebook, Twitter, Menéame
y otros lugares pulsando aqui: Bookmark and Share



Un país, dos aceras

10 de Junio, 2014, 0:01

La semana pasada, en los extensos posts con ocasión del 25 aniversario de la masacre de Tiananmen, mencioné la Operación Pájaro Amarillo, organizada por activistas de Hong Kong para sacar de China a algunos de los líderes de las protestas estudiantiles de 1989. Comenté que muchos de ellos pasaron de China a Hong Kong (en aquel entonces aún británica) navegando en barcos que en muchos casos también eran usados para el contrabando.

Lo que no conté entonces es que un pequeño grupo de esos estudiantes en fuga, probablemente menos de una decena, no escogió ese método para salir de China, sino otro igual de arriesgado: la calle Zhongying (Zhongying Jie), que creo que merece un capítulo aparte en este blog, separado de todo el aniversario que dominó la bitácora la semana pasada.

La calle Zhongying (Chungying en cantonés)es una calle no muy larga, ni muy ancha, ni muy bonita, pero que presenta una curiosa particularidad: forma parte de la frontera entre China y Hong Kong (que hasta 1997 era una frontera entre China y Reino Unido), de manera que una acera, la oriental, es territorio chino (parte de la ciudad de Shenzhen), mientras que la occidental es territorio de Hong Kong.


Aunque la ex colonia ya lleva 18 años bajo soberanía china, debido al principio de "un país, dos sistemas", China y Hong Kong siguen aún separadas por una frontera de facto, y la calle sigue formando parte de ella. La calle Zhongying (中英街) se traduciría como "calle anglo-china", donde Zhong (中) viene de Zhongguo (中国), es decir, "China", y Ying (英) viene de Yingguo (英国), "Reino Unido".


En esta foto creo que China está a la izquierda y Hong Kong a la derecha.


Durante los años 80 y 90 la calle era una de las ventanas de los chinos al mundo occidental, al capitalismo que les aguardaba. Se convirtió en un lugar donde los turistas chinos iban a comprar productos made in Hong Kong "duty free", aunque poco a poco la calle fue dominada por uno de los establecimientos favoritos de los comerciantes chinos, las tiendas de oro.


Policías hongkoneses (izquierda) y chinos (derecha) patrullan las calles en los años 80.


Turistas chinos de compras en la calle, también por esas fechas.


En 1989, cuando ocurrieron en Pekín y otras ciudades chinas los tristes acontecimientos que recordábamos la semana pasada, algunos fugitivos consiguieron llegar a esa calle aparentando ser simples turistas. Mientras miraban escaparates, pedían permiso a algún tendero de la acera hongkonesa ir al baño de la trastienda: una vez en los servicios, si éstos tenían ventana se escapaban por ella y corrían hasta la comisaría de la parte británica más próxima, donde contaban que huían de China y pedían refugio político, cosa que siempre les fue otorgada. Así lo contaba recientemente el diario South China Morning Post en un muy interesante artículo dedicado recientemente a la Operación Pájaro Amarillo.

Revueltas estudiantiles aparte, la calle perdió con los años su atractivo para los turistas chinos, por la cada vez mayor facilidad para entrar en el resto de Hong Kong y seguramente también por la progresiva proliferación de tiendas de todo tipo en Shenzhen y en el resto de China.



Actualmente, la calle sigue siendo una interesante anomalía en el siempre curioso mundo de las fronteras, aunque no es muy fácil pasear por ella: por lo que me ha parecido leer, hace falta un permiso especial para caminar por sus aceras, y en general ese permiso está sólo reservado a chinos o a hongkoneses, no a ciudadanos de otros lugares. Pese a estas trabas, hay iniciativas para recuperar la calle Zhongying como atractivo turístico, entre ellas la construcción de un museo. No sé si en el museo se mostrará, aunque sería bonito verlo, la ventana o ventanas por la que media docena de estudiantes chinos huyeron al mundo libre.

Enlace Permanente

Escribe aquí tu comentario
(Comments in Chinese or English
are also welcome)

Referencias (0)

Compárteme en Facebook, Twitter, Menéame
y otros lugares pulsando aqui: Bookmark and Share



Ya me notaba más prieto

30 de Julio, 2013, 0:01


Este mes que ya termina China ha "encogido" un kilómetro cuadrado. Bueno, en realidad no, porque ese terreno lo ha alquilado, no lo ha dado, y el receptor ha sido Macao, que también es parte de China. No obstante, dada la situación casi independiente de la ex colonia portuguesa podríamos jugar con esa idea (tiene su propia moneda, bandera, selección de fútbol, allí los casinos son legales y en el resto de China no, para entrar allí los chinos necesitan pasaporte, etc).

Para China un kilómetro cuadrado no es mucho, que tiene más de 9,6 millones, pero para Macao, que es el territorio más densamente poblado del mundo, la cesión no es moco de pavo. Hasta ahora propietaria de 29 kilómetros cuadrados, es como si aumentara un tres por ciento su superficie, aunque no le sirve demasiado para aumentar puestos en el ranking mundial, porque aún no alcanza los 34 kilómetros cuadrados de su inmediato competidor por arriba (que no es otro que la mitad holandesa de la isla caribeña de San Martín, un lugar tan interesante y anómalo como Macao).

El nuevo territorio para Macao está en una isla cantonesa llamada Hengqin. Allí va a estar desde ya mismo el nuevo campus de la Universidad de Macao, y el lugar ya ha empezado a notar que ya "no es chino" porque los ordenadores universitarios ya puedan acceder a Facebook o Twitter, que están bloqueados en territorio chino pero no en el macaense, ni tampoco en el hongkonés. Al campus se accederá desde Macao a través de un túnel submarino.


El nuevo campus está más o menos es el recuadro que he señalado discretamente.
También sale, en azul, el antiguo campus, que era 20 veces más pequeño.


La nueva universidad (bueno, una imagen idealizada de ésta, para promocionarla).



Pues eso, que el territorio de China no es inmutable (aunque en este caso se trata de un cambio más bien regional, interno). Hace dos años, por ejemplo, China "ganó" mil kilómetros cuadrados (más o menos el equivalente a lo que ocupa Hong Kong, o el doble que Andorra) a la vecina Tajikistán, que se los "entregó" mediante un acuerdo. En realidad, lo que pasaba es que ambos países tenían dudas sobre la frontera entre ambos (esto a China le pasa con casi todos los vecinos), se hizo un estudio y se decidió, no sé si para gusto o disgusto de los tayikos, que a China le correspondían mil kilómetros cuadrados más de los que tenía. Lo que en mi pueblo se dice mover las lindes, vamos.  

Enlace Permanente

Escribe aquí tu comentario
(Comments in Chinese or English
are also welcome)

Referencias (0)

Compárteme en Facebook, Twitter, Menéame
y otros lugares pulsando aqui: Bookmark and Share



Mala pata

17 de Mayo, 2013, 0:01

Un artista holandés llamado Florentijn Hofman tuvo la sensata idea de colocar este mes en el Victoria Harbour de Hong Kong un pato de goma gigante (hinchable y deshinchable, como luego veremos). El pato es ciclópeamente encantador, y en las últimas semanas ha alegrado las vistas de un lugar que ya de por sí es espectacular. Y cuanto más nublado y feo estuviera el día, mejor, más destacaba el pato.



(No es el primer pato gigante que aparece en aguas famosas, también ha habido enormes ánades en el Támesis).


Y tampoco es la primera vez que Hofman lleva su pato gigante a buen puerto. Ya lo hizo antes en Osaka, en Sydney... Pero creo que es en Hong Kong donde mayor éxito ha tenido y más bien ha quedado con el paisaje.

Sin embargo, el pato tuvo el pasado miércoles un percance. No se sabe exactamente qué pasó, pero el pato empezó a deshincharse. ¿Algún gamberro le tiró una colilla y lo pinchó? El caso es que ello aún hizo más famoso y mediático al pato, primero por su dramático hundimiento a lo Titanic...



... y al día siguiente, por la triste imagen del pato totalmente deshinchado y plegado, listo para salir del agua y ser sometido a una buena reparación para que pueda regresar a las aguas cuanto antes.





En mi opinión, el "accidente" es un truco del artista para llamar más la atención con su obra. Resulta sospechoso que el mismo pato, o uno similar del mismo autor, recibió 40 puñaladas y también quedó hecho unos zorros hace unos años, cuando fue mostrado en Bélgica. Pobre pato, lo que lo hacen sufrir. Sólo espero que Epi no haya encendido la tele estos días y no haya tenido que ver tan patético espectáculo, podría traumatizarle...


Los hongkoneses se despiden, esperan que sólo temporalmente, del pato hinchable más audaz que vieron los tiempos, pero aún les queda otra enorme estatua rellena de aire que también se muestra estos días en la ex colonia. Sólo que ésta es, cómo lo diría... un poco menos agradable de ver.

Lo contaba esta misma semana un músico asturiano en su bitácora
Blogcasting Live From Hong Kong: en la ciudad hay un... ¿chorongo? descomunal, también hinchado, y la verdad, ojalá corra semejante suerte que el pato.




ACTUALIZACIÓN (20/5/2013): En el Grupo de Facebook Jordi Gómez contaba al hilo de este post que en otra ciudad de cultura muy china, Singapur, también combinaron agua y patos de goma con resultados espectaculares, pero en ese caso jugando con la cantidad, no con el tamaño. Era la carrera anual de patos de goma, que al parecer dejó de celebrarse en 2007:






ACTUALIZACIÓN (3/6/2013): Los internautas chinos han hecho más de un chiste con el pato de Hong Kong. Lo cuenta Offbeat China.


ACTUALIZACIÓN (12/6/2013): El pato hongkonés se convirtió en un símbolo político en el reciente 24º aniversario de Tiananmen:



Ah, y ahora además hay un cerdo gigante en Hong Kong...



ACTUALIZACIÓN (27/8/2013): Mientras en Pekín esperamos la gloriosa llegada del pato gigante (lo traen aquí a finales de septiembre) en Shanghái han intentado tener el suyo, aunque... no acaba de convencerme mucho...



ACTUALIZACIÓN (9/10/2013): Bueno, pues el pato gigante ya ha pasado por Pekín, como largamente esperaban los pequineses... Aunque yo no lo he visto, pues me pilló de vacaciones en España, recupero esta foto suya en el Palacio de Verano.



ACTUALIZACIÓN (23/10/2013): Al final sí que he podido ver al pato en el Palacio de Verano, como atestigua este post. El gigantesco juguetillo ha causado sensación también en la capital china, y como pasó en Hong Kong, también ha hecho cosas inesperadas, concretamente en un par de días que los encargados de su mantenimiento lo deshincharon por temor a que se lo llevara el viento.




ACTUALIZACIÓN (28/10/2013): Con la portada de la prensa de Pekín de ayer, despidiendo al pato (ayer se deshinchó forever en el Palacio de Verano), creo que se acaban las actualizaciones de este post. La obra ha sido, indudablemente, uno de los símbolos del año en China.



Enlace Permanente

Por ahora hay 5 comentarios

Escribe aquí tu comentario
(Comments in Chinese or English
are also welcome)

Referencias (0)

Compárteme en Facebook, Twitter, Menéame
y otros lugares pulsando aqui: Bookmark and Share



El hormiguero humano

28 de Abril, 2013, 0:01

Los medios de Hong Kong han recordado las pasadas semanas el vigésimo aniversario del final de la Ciudad Amurallada de Kowloon, una especie de barrio sin dios ni ley que desde el final de la Segunda Guerra Mundial hasta su demolición en 1993 se convirtió en sinónimo de hacinamiento, insalubridad y vicio. Un escenario casi de pesadilla, pero que sigue fascinando a los que dos décadas después se acercan a su historia. El periódico South China Morning Post le dedicó una fabulosa infografía que se diría inspirada en 13 Rue del Percebe -no en vano su autor es un diseñador español- que en parte os pongo aquí, aunque con un poco de suerte podéis verla más detalladamente en este enlace (digo lo de la suerte porque no sé si hace falta tener una suscripción al diario para entrar).



La Ciudad Amurallada de Kowloon era una barriada de Hong Kong que en los años 80 llegó a albergar unas 50.000 personas en 2,7 hectáreas (27.000 metros cuadrados), lo que convertía el lugar en uno de los más densamente poblados del planeta, con 1,9 millones de habitantes por kilómetro cuadrado. Para haceros una idea, el país más densamente poblado del mundo, Monaco, tiene 17.000 habitantes por kilómetro cuadrado. En la Ciudad Amurallada tocaban a unos 4 metros cuadrados por persona para vivir.






El lugar era una anomalía dentro de Hong Kong, que ya de por sí era anómala. Aunque desde el siglo XIX Hong Kong era posesión británica, la China Imperial estuvo autorizada a conservar un recinto amurallado en Kowloon (la parte penínsular de la ahora ex colonia), que durante unas décadas fue un fuerte militar chino enmedio de la colonia. En el siglo XX el recinto alternó épocas de control chino con otras en que los británicos se hicieron cargo del lugar, pero después de la Segunda Guerra Mundial acabó convirtiéndose en una tierra de nadie, un lugar donde no gobernaban ni chinos ni británicos. Como consecuencia de esto, se convirtió en un nido de mafias, o tríadas, como se suele llamar a las de Hong Kong. Al mismo tiempo, esta ciudad sin ley empezó a crecer hacia arriba, desenfrenadamente y sin arquitecto alguno que pusiera orden. En los 60 y 70 se convirtió en un inmenso bloque de bloques con multitud de fumaderos de opio, pisos de narcotraficantes y prostíbulos, cuyas "calles" interiores estaban iluminadas por lámparas fluorescentes porque a ellas no llegaba el sol, tapado por los cables y la basura enredada en ellos (con la excepción del patio interior que habréis visto en algunas fotos del principio). No es extraño que los hongkoneses llamaran al lugar "la Ciudad de la Oscuridad".





Dicen que la policía, los inspectores de sanidad y los cobradores de impuestos no se atrevían a poner un pie en ese lugar, aunque tras varias décadas siendo sinónimo de perdición acabó siendo "limpiado" por una serie de redadas que lograron acabar con muchas de las triadas que allí mandaban. En los 80 dejo de ser tan peligroso, aunque aún operaban allí muchas clínicas ilegales y dentistas sin licencia. Se mantuvo como un barrio humilde, incluso con un clima de buena vecindad -al estar tan hacinados, la solidaridad con el vecino se hacía casi obligatoria- que sus habitantes de entonces hasta recuerdan con nostalgia. Ah, el lugar estaba cerca de las pistas del antiguo aeropuerto hongkonés, así que los habitantes de los pisos más altos casi podían tocar los trenes de aterrizaje de los aviones, e imagino que soportarían un ruido ensordecedor de esos aparatos.

A mediados de los 80, cuando China y Reino Unido acordaron la devolución de Hong Kong, también decidieron conjuntamente acabar con la Ciudad Amurallada, sinónimo de caos y anarquía. A principios de los 90 se comenzó a echar a los vecinos del lugar con indemnizaciones, aunque, como suele pasar en China, no todos estaban de acuerdo con las que les ofrecieron, y más de uno se resistió a irse de allí. Algunos desalojos fueron violentos, como muestran algunas fotos de la época. Finalmente, entre marzo y abril de 1993 comenzaron las demoliciones, que terminaron definitivamente en 1994. En el lugar donde estaba este antro ahora hay un verdoso parque con algunos vestigios históricos de la época imperial china, y una maqueta en bronce de cuando fue un hormiguero humano.





Antes de la demolición, a unos artistas japoneses se les encargó dibujar la Ciudad Amurallada "por dentro", es decir, hacer un corte transversal imaginario a sus edificios y recrear con siluetas el increíble lugar. Su trabajo no es menos increíble: aquí lo tenéis pero demasiado pequeño para que lo podáis apreciar en toda su grandeza. En este enlace tenéis una pequeña parte de esa obra, os permitirá ver el trabajo de chinos que realizaron estos japoneses. La Ciudad Amurallada ya no existe, aunque si un día vais a la ex colonia británica y os alojáis en las
Chunking Mansions, podréis captar algo de su atmósfera tenebrosa.

Enlace Permanente

Por ahora hay 15 comentarios

Escribe aquí tu comentario
(Comments in Chinese or English
are also welcome)

Referencias (0)

Compárteme en Facebook, Twitter, Menéame
y otros lugares pulsando aqui: Bookmark and Share



San Lorenzo mi patrooon,
viva Macao que es mi pueblooo...

4 de Julio, 2011, 0:01

La semana pasada hablé un poco en el blog de Macao, pero me dejé a propósito un detalle muy importante, y es que en la ciudad china de los casinos, plagada de iglesias dejadas durante la colonización portuguesa, hay una dedicada a mi paisano San Lorenzo, probablemente el oscense más universal. Oscense es aquella persona nacida en la ciudad de Huesca: lo aclaro porque sé que mi pequeña ciudad es poco conocida al otro lado del Atlántico, y a veces hasta al otro lado del Moncayo.

La iglesia de San Lorenzo de Macao es relativamente discreta por fuera, pero por dentro es una maravilla pintada en colores pastel:





Y como está mandado, la iglesia es presidida por una imagen del santo, que siempre es representado con una parrilla en la mano, porque el pobre, cuando era obispo de Roma (mira qué lejos que lo mandamos) fue martirizado siendo quemado vivo en una parrilla gigante, como si fuera una chuleta de cordero.


Perdonad que esté borroso, fue la emoción...


La verdad es que San Lorenzo es un santo famoso en todo el mundo, así que no tendría que sorprender encontrárselo en China, pero bueno, cuando me topé con una imagen tan ligada a mi ciudad natal y tan lejos la verdad es que me emocionó. Y aunque no soy demasiado religioso, hasta le recé unas plegarias, para recordar su sufrimiento a l'ast pero también para pedirle que me ayudara a ganar en el poker aquella noche en el casino Nuevo Lisboa (y oye, mano de santo, porque aún me gané unos dolarcillos de Hong Kong).

El título del post de hoy es una adaptación de la jota de San Lorenzo, que se canta y baila en las fiestas de Huesca -en honor a ya os imagináis quién- y ocasiones similares. Esta jota consta de sólo cuatro frases: las dos primeras se han usado, con un ligero cambio, en este post, y las dos siguientes en éste de hace un año. Vamos, que la jotica la hemos aprovechado bien.



Y en fin, con este post tan terruñero y fervoroso pongo fin a los que he ido mandando en las últimas semanas sobre mi reciente viaje a Kaiping y Macao. Del viaje me han sobrado tres fotos que no me han encajado en el tema de ningún post -tampoco en éste-, así que las pongo de cualquier manera ahora, a modo de colofón cantonés:


Peluquería abandonada en un pueblecito de Kaiping.



Té jabonoso (y un cartel muy zen, el de abajo a la derecha).



Perro perdido en el arrozal
(homenaje cantonés al perro de Goya,
otro aragonés universal).

Enlace Permanente

Por ahora hay 8 comentarios

Escribe aquí tu comentario
(Comments in Chinese or English
are also welcome)

Referencias (0)

Compárteme en Facebook, Twitter, Menéame
y otros lugares pulsando aqui: Bookmark and Share



Los tres Macaos

28 de Junio, 2011, 0:01

El viaje por Kaiping que os estoy contando en las últimas semanas en algunos posts -es más largo el tiempo que he empleado en contarlo que el viaje en sí- incluyó una escala en Macao, donde quedé con un amigo para echar unas manos de poker, repitiendo la experiencia del pasado año. Esta vez puedo decir con orgullo que gané lo mismo que perdí, lo cual es lo mejor que te puede pasar, porque si pierdes malo, pero si ganas mucho te enganchas al vicio, o eso decía Dostoievski.

Aunque
ya hablé de Macao el año pasado, en mi anterior visita, este año tengo mejores fotos -creo- para ilustrarlo, así que quería regresar a esta ciudad en el blog y ahondar en lo curiosa que es Macao. A la ex colonia portuguesa le va como anillo al dedo la manida expresión "ciudad de contrastes".

Se trata de la ciudad a la que más dinero del juego llega cada año, por encima ya incluso de Las Vegas. Cada día, miles de personas, sobre todo chinos y hongkoneses, se juegan los cuartos allí. Los casinos son impresionantes edificios de luces de neón y cristaleras, reproducciones casi a escala real de Venecia o del Cubo de Agua de Pekín, lo más de lo más, vamos.

Y sin embargo, a escasos metros de esa meca del dispendio, las calles residenciales de Macao reúnen algunos de los edificios más cochambrosos de toda China, incluida la "no capitalista" que hay al otro lado de la frontera. Es increíble lo degradado que está el Macao "normal", el que no se dedica al juego, con todo el dinero que llega allí. Dios mío de mi vida, ¿pero en qué revierte tan pingüe negocio? También hay que tener en cuenta que Macao es la ciudad más densamente poblada del mundo, pero de todas formas no me parece ni medio normal la situación.

A estos dos contrastes, y para rizar el rizo, se une el Macao colonial, el que los portugueses dejaron tras más de medio siglo de estancia, pequeño y modesto pero bonito y patrimonio de la UNESCO. Iglesias de colorines, aceras con adoquines en olas blancas y negras como en Lisboa o Río de Janeiro, tartas de nata...

Tenemos entonces, recapitulando, tres Macaos, que podríamos definir, como las reglas del periodismo, con tres Ces:

-Colonial
-Casinos
-Cochambre

En fin, que lo que yo quería más bien es contar todo esto con imágenes, así que allá va una buena colección de ellas:

MACAO # 1
(COLONIAL)























MACAO # 2
(CASINOS)










MACAO # 3
(COCHAMBRE)








Enlace Permanente

Por ahora hay 6 comentarios

Escribe aquí tu comentario
(Comments in Chinese or English
are also welcome)

Referencias (0)

Compárteme en Facebook, Twitter, Menéame
y otros lugares pulsando aqui: Bookmark and Share



Cartelismo chikanero

27 de Junio, 2011, 0:01

Hace dos semanas os puse unas cuántas fotos de un pueblo de la provincia de Cantón llamado Chikan, que por el buen número de comentarios en aquella entrada parece ser que es un sitio que no os dejó indiferentes...

Ya que el lugar llamó vuestra curiosidad, comentaré otro pequeño detalle sobre ese sitio, y es que en las paredes de sus curiosas calles vi varios anuncios publicitarios pintados, algo que no es frecuente de ver ya en China o en España, pues ese oficio se sustituyó por los carteles de imprenta.

Los carteles pintados tenían su encanto, daban al sitio ellos también un aire antiguo, como de hace medio siglo, así que hice algunas fotos de ellos:







Los carteles tienen aire retro, pero sus colores están muy vivos, por lo que es posible que en el pueblo el oficio de cartelista sigue muy pujante. También se me ocurrió que puede que esos carteles formaran parte de una decoración para una película china ambientada en otra época, ya que en Chikan hay un estudio cinematográfico, y parece ser que en las calles del lugar se grabaron muchas escenas de una de las películas chinas más exitosas de los últimos años, "Let the Bullets Fly".

En todo caso, creo que son bonitos los lugares donde se pintan los anuncios de esta forma, como antaño en los carteles de cine de la Gran Vía de Madrid. Recuerdo que en los países menos desarrollados de Asia donde he estado, Camboya y Filipinas, el cartelismo artístico sigue también muy pujante.

Enlace Permanente

Por ahora hay 7 comentarios

Escribe aquí tu comentario
(Comments in Chinese or English
are also welcome)

Referencias (0)

Compárteme en Facebook, Twitter, Menéame
y otros lugares pulsando aqui: Bookmark and Share



Los amantes de Chikan

16 de Junio, 2011, 0:01

En el episodio anterior mostré algunas imágenes de los pintorescos pueblos de la comarca cantonesa de Kaiping. Pero me dejé deliberadamente uno de los más famosos: Chikan.

Chikan, con ese nombre tan automovilístico, es un pueblo con similar historia a los de su alrededor, que ya nombré en el arriba linkeado post. Allí también muchos de sus pobladores hicieron fortuna en el extranjero, regresaron, y construyeron sus casas con cierto aire monumental europeo.

La diferencia de Chikan con el resto de aldeas de la zona es que allí no se construyeron las viviendas de forma aislada, a modo de torreones o castillos, sino que se alinearon en calles porticadas y abalconadas. El pueblo era el lugar del mercado comarcal, quizá por ello evolucionó de forma diferente al resto.

En Chikan, por lo visto, los vecinos del pueblo pertenecían a dos clanes distintos que rivalizaban por ver quién diseñaba las casas más bellas, a lo Montescos y Capuletos. Entre eso y la de balcones que hay -idóneos para rondar- uno se puede imaginar allí perfectamente una historia de amor imposible entre miembros de familias que se odian, en plan Romeo y Julieta...

Al llegar a Chikan, de un primer vistazo rápido, uno creería estar en una ciudad histórica centroeuropea, pero acercándose más se puede comprobar que los chinos han aportado a esa "ciudad europea" sus toques personales (muchos carteles en chino, cierto caos...). En suma, han hecho de Chikan uno de los pueblos más extraños y curiosos que he conocido en China, con una atmósfera especial. No diría que es "bonito" directamente, pero sí que es muy original, y único en este país. El lugar era tan irreal que lo tuve que visitar dos días, porque no creía lo que estaba viendo.

Como no es fácil explicarlo con palabras, os lo mostraré en fotos:





























Enlace Permanente

Por ahora hay 23 comentarios

Escribe aquí tu comentario
(Comments in Chinese or English
are also welcome)

Referencias (0)

Compárteme en Facebook, Twitter, Menéame
y otros lugares pulsando aqui: Bookmark and Share



Almenas entre el bambú

14 de Junio, 2011, 0:01




La semana pasada estuve de vacaciones en un curioso y poco conocido lugar de China: la comarca de Kaiping, en Cantón (esa provincia donde la gente habla en chino con acento extremeño).

Uno se imagina siempre Cantón como un lugar lleno de fábricas y megaurbes, pero no todo es así, afortunadamente. Kaiping, a apenas dos horas de Macao y de Cantón capital, es una comarca eminentemente rural, formada por muchas aldeas con sus arrozales, sus bosques de bambú, ... y sus castillos.

Sí, digo bien, castillos, o más bien habría que decir torreones: la comarca está sembrada de torres de aspecto medieval, barroco o neoclásico europeo, que, plantados entre los arrozales o junto a aldeas tradicionales chinas, podrían parecer al no preparado como un sueño, o un espejismo, por lo irreal de verlos en semejante escenario.

¿Qué pintan allí esos edificios, os preguntaréis algunos, espero que muchos?

La explicación es sencilla: hace cosa de un siglo, muchos habitantes de Kaiping emigraron en busca de fortuna. A Canadá, a México, a Estados Unidos (donde muchos de ellos colaboraron a construir las líneas férreas desde la costa este a la oeste)... Muchos lograron efectivamente una pequeña fortuna, y regresaron a su Kaiping del alma, donde, para mostrar que habían prosperado, construyeron estos castillos y palacetes, que en China se conocen como "diaolou". Usaron el estilo de las casas "elegantes" que habían visto en el extranjero, y por eso los adornos clásicos y barrocos.

Algunas de las torres, no obstante, se construyeron en plan comunitario para defender a las aldeas de los bandidos... Eran los años en que el opio hacía estragos en la zona, y había mucho bandido yonqui, por lo que dicen.

Hace cuatro años, la UNASCO, perdón, la UNESCO, declaró a Kaiping Patrimonio Mundial de la Humanidad, concretamente los complejos de diaolous situados en las aldeas de Zilicun, Majianglong, Jinjiangli y Sanmenli. Cada uno de estos lugares tiene su encanto propio y diferenciado: los diaolou de Zilicun están en un precioso entorno de arrozales y estanques con lotos, los de Majianglong escondidos entre los bambúes, en Jinjiangli se encuentra el torreón más alto y elegante, y en Sanmenli el más antiguo y con más aspecto de  castillo. No sólo los torreones y palacios que los emigrantes o los aldeanos temerosos construyeron allí son dignos de ver: las aldeas, con sus casas de ladrillos negros y sus calles ultraestrechas para guarecerse del sol, también son una maravilla. Y hay decenas de aldeas, cientos de diaolous...

Por ponerle una pega al lugar, para que no se diga que lo pinto todo color de rosa, hay que señalar que muchos de estos diaolous son más bonitos de lejos que de cerca, ya que la mayoría están recubiertos de feo cemento (se construyeron muchos a principios del siglo XX, ya con tácticas modernas). También hay que reconocer que en algunos de los pueblos (no los protegidos por la UNESCO, pero sí otros más desconocidos) los perros del lugar son bien poco amigables, un problema que en realidad existe en buena parte de la China rural y dificulta conocerla. Fueron estos canes los que me impidieron por ejemplo visitar una aldea llamada Jianadacun ("Canadá"), que de lejos parecía bastante interesante.

En fin, dicen que una imagen vale más que mil palabras, así que os voy a poner el equivalente a varios miles de vocablos para que os hagáis una idea de como es Kaiping y alrededores. Un gran "descubrimiento", y un lugar digno de ver a modo de desvío desde Macao, Hong Kong o Cantón capital.


KAIPING (capital comarcal)


ZILICUN
























LIYUAN






JINJIANGLI








MAJIANGLONG




SANMENLI


Enlace Permanente

Por ahora hay 17 comentarios

Escribe aquí tu comentario
(Comments in Chinese or English
are also welcome)

Referencias (0)

Compárteme en Facebook, Twitter, Menéame
y otros lugares pulsando aqui: Bookmark and Share



Artículos anteriores en 13. Hong Kong y Cantón, esas ciudades







Este blog -sorpresas te da la vida- recibió el premio Blasillo de Huesca 2006 al ingenio español en Internet

Y como no hay uno sin dos, fue galardonado poco después con el Premio 20 Blogs 2006 al mejor blog expatriado

Y agárrate bien a la silla, porque más de un lustro después, llegó el Premio BOBs 2012 al mejor blog en español




  
Translate
this page
into English


Mis adorados
(en español)

A un clic de China
Acupuntura China
Aorijia
Aprende chino blog
Arroz con cristales
Asia, Buda y rollitos de primavera
Asociación Cultural Amigos de China
Asociación Familias Adoptantes
Bitácora Sino-Cubana
Búsqueda de orígenes
Casa de España en Shanghai
China actual
China en su tinta
China es un Planeta
China Files
China Viva
China, por descubrir
Chinaempleo
Chinalati
Chino Ahora
Chino-China
Chinoesfera
Comida china de verdad
Emigrante retornada
En Beijing
Escala Pekín
Experiencia en China
Farolillos chinos
Foro Chino
Fútbol en China
Gazpacho Agridulce (cómic)
Global Asia
Guangzhou, mi casa
Historias de China
Humitas con Arroz
Importar productos de China
Infinity plus one
Instituto Cervantes en Pekín
La sabiduría del I-Ching
Latinoamericanos en China
Living in Pekín
Man Zai Er Gui
Mi vida y China
Ni Hao, Ni Daniel
Nordeste Asiático
Observatorio de la política china
Paella de Kimchi (desde Corea)
Pásame esa China
Pasión por China
Persiguiendo una ilusión
Quality Control Blog
Reflexiones Orientales
Revista de Oriente
Sapore di Cina
Sobre China
Sprachcaffe Chino
Toro y dragón
Trabajo en China
Viamedius
Xibanya
Y un poquito del vecino Vietnam
Zai China


Mis enchufados
(en inglés)

China Car Times
China Daily
China Digital Times
China Herald
China Hush
China Radio International
China.org
ChinaCulture
ChinaSMACK
Chinat0wn
Chinesepod
Chinos durmientes
CRCC Asia
Danwei
ESWN
Frog in a Well
Global Times
Global Voice
Hanzi Smatter
Layabozi
Ministry of Tofu
New Dynasty
Offbeat China
Shanghaiist
Sinalunya
Sinosplice
South China Morning Post
The Beijinger
Tibetan Altar
Transpacifica
Weibo Trends
Xinhuanet


Mis favoritos
(en chino)

Acramelo (escrito por un español)
Blog de mi amigo el artista Huang Wen
Zeng Jinyan


Mis predilectos
(en portugués)

Associaçao dos Macaenses


Mis queridos
(en catalán, valenciano, balear, LAPAO)

Sergi Vicente (corresponsal de TV3 en China)

 

Blog alojado en ZoomBlog.com

Creative Commons License
Los textos de este blog están bajo una licencia de Creative Commons.

Si eres el autor de alguna de las fotos colocadas en el blog
y no deseas que sea usada aquí,
notifícamelo y la retiraré