chinochano
            El mundo chino al alcance de tu chano


Inicio


En toda la web
En Chinochano

Chinochanadas
en Feisbuk
y en Twitter




Estos posts
te pueden servir
Estudiar mandarín en China 

Encontrar trabajo en China 

Hacer negocios en China 

Buscar piso
en China
 

Encontrar hispanos en China 

Tu nombre
en chino
 

Preparar el viaje
a China
 

Clima en China 

Llamar por teléfono desde China 

Ver TV china
en español
 

Libros sobre China 

Las mejores pelis chinas 

Chino mandarín
en tu ordenador
 

Hoteles en Pekín 

Restaurantes
en Pekín
 

Bares en Pekín 


Y si quieres ahondar
en un tema, aquí tienes posts sobre...
01. Música china
o sobre China


02. Cine y TV
en China


03. Arte y literatura de China

04. Historia
de China


05. Idioma chino

06. Comer y beber en China

07. Viajes por China y alrededores

08. Política y actualidad en China

09. Vida cotidiana en China

10. Nombres y apellidos chinos

11. Pekín,
esa ciudad


12. Shanghai,
esa ciudad


13. Hong Kong y Cantón, esas ciudades

14. Tíbet y Xinjiang

15. Taiwán

16. India, el otro gigante asiático

17. Japón y Corea

18. Sureste asiático

19. Fútbol chino

20. Otros deportes en China

21. Bellezas chinas

22. Amor y sexo
en China


23. China en mapas

24. Juegos
para los lectores


25. Consultorio
para los lectores


26. Asuntos personales

27. Cosas inclasificables


Mis posts
favoritos
Principios fundacionales de Chinochano 

El birrograma 

China conquista
el mundo
 

China rebautizada 

Un país de 5 

Etnias de China 

¡¡Me llamo
Josep Lluis!!
 

Pongamos que hablo de Pekín 

Gracias a la China 

Gripe pekinar 

Alfabeto chino 

El post más polémico 

Agujeros 

Aprende a ligar
con Richar
 

Una vez
fui activista
 

¿Te quedas
o te vas?
 

Colección de objetos superfluos 

China élfica 

Las cabezas de YSL 

Der Untergang
aus Kochinnen
 

Triciclos de China 

Hasta el infinito
y más allá
 

Supermegaofensivo 

 


09. Vida cotidiana en China


Le ley del mercado

29 de Agosto, 2016, 0:01



También puedes ver este vídeo aquí, en mi canal de YouTube.       


Enlace Permanente

Por ahora hay 6 comentarios


La comunidad del chinillo

13 de Agosto, 2016, 0:01

                              


(Si tu navegador no permite la visualización del vídeo que forma parte de este post, puedes verlo aquí).

Enlace Permanente

Por ahora hay 2 comentarios


Güelcom Jom

9 de Agosto, 2016, 0:01



(Si tu navegador no permite la visualización del vídeo que forma parte de este post, puedes verlo aquí).


Enlace Permanente

Por ahora hay 6 comentarios


Sirenita vietnamita

10 de Mayo, 2016, 0:01

Hace unas semanas se hizo muy famosa en Asia una niñita vietnamita que con un disfraz de pez y una peluca fue convertida en una regordeta sirena que ha redefinido el término "monada" para elevarlo a niveles exponenciales nunca antes conocidos.







La idea de una sirena bebé triunfó tanto por estas latitudes que la firma china de comercio electrónico Jingdong la ha utilizado en un anuncio de leche en polvo para niños, que veo todos los días en el ascensor de mi bloque. Por eso, como la veo todos los días, no me he podido quitar durante semanas de la cabeza que tenía que mencionar esto en el blog, por nimio que os parezca.

Enlace Permanente


Feliz año, monadas

7 de Febrero, 2016, 0:01

El mundo chino despide esta noche el Año de la Cabra para recibir el Año del Mono, uno de los animales más apreciados del zodiaco chino (se espera por ello que haya un baby boom de niños, porque la cabra no es tan querida y muchas parejas decidieron esperar un añito). Yo, como de costumbre, lo celebro fuera de China: estoy en Varanasi (Benarés), a orillas del sagrado Ganges, así que hermano aquí a indios y chinos con la imagen de Hanuman, el dios-mono de los hindúes.



El mono no sólo es un animal apreciado para regir el año en que naciste, también es el protagonista de uno de los personajes más populares de la mitología china, el Rey Mono (Sun Wukong, que a muchos de mi generación os sonará porque inspiró al Son Goku de la Bola de Dragón, otro mono viajero).

En fin, que el mono nos ayude con sus monerías a pasar este año lo más felices posible, y que os traiga prosperidad, riqueza y abundancia, que es más o menos lo mismo tres veces pero para los chinos es de lo más importante que se debe desear. Que entréis bien en el Año del Mono, y para celebrarlo bien en este blog, siguiendo una tradición que ya tiene más de una década de historia, ahí va una buena colección de famosos primates.


     
     
     
     
     
     
     
     
     
   
     



Enlace Permanente

Por ahora hay 2 comentarios


36 años de papel engomado

5 de Enero, 2016, 0:01

Voy a empezar el blog este año con un tema crucial que ya he tocado otros meses de enero: los sellos de correos. Y es que una de las primeras cosas que los chinos hacen al empezar el año, o por lo menos muchos de ellos, es ir a la oficina de correos de su barrio para comprar el sello que conmemora el Año Nuevo Chino, días o semanas antes de que éste se celebre.


Las estampillas de este año, como es habitual, muestran al animal del zodiaco al que el nuevo año lunar -que esta vez empezará el 8 de febrero- estará consagrado, en esta ocasión un juguetón mono:


Esta vez la expectación es mayor si cabe, porque en 2016 comienza una nueva colección de sellos chinos de Año Nuevo, la llamada Cuarta Serie. Los sellos del zodiaco chino comenzaron a emitirse en China en 1980, que fue también Año del Mono, como el que pronto va a empezar, y cada vez que se va a iniciar otro año dedicado al primate, se da el pistoletazo de salida a una nueva saga de sellos animalísticos que durará una docena de años.

Primera serie (1980-1991)



Segunda serie (1992-2003)



Tercera serie (2004-2015). Esta imagen la he sacado del post que hice hace un año.




Los coleccionistas chinos afrontan ahora otros 12 años de emociones fuertes cada principio de año, ese no poder dormir sin saber cómo será el próximo sellito del horóscopo... En 2016, los correos chinos han querido homenajear a esta costumbre haciendo que el diseñador de uno de los sellos sea el mismo que hace 36 años, en 1980, creó el primer sello de Año Nuevo. Se trata del pintor chino Huang Yongyu, un venerable acuarelista de 92 años muy aficionado a pintar búhos -qué pena que no sean animales del zodiaco chino- y que en casi todas las fotos aparece fumando en pipa.

 

ACTUALIZACIÓN (al día siguiente): No me había dado cuenta, pero hoy la prensa china destaca el hecho de que uno de los sellos de este año muestra a un mono adulto con dos niños, presumiblemente sus hijos. Según esta prensa, podría ser un guiño de los correos chinos a la nueva ley que permite a todos los chinos tener dos hijos.

Enlace Permanente


Por qué en China usamos Wechat
en vez de Whatsapp

16 de Septiembre, 2015, 0:01


En China, como en todas partes, estamos desde hace unos años enganchados a los smartphones. Quizá más que en otros lugares: aquí es fácil ir a un restaurante y ver varias mesas con cuatro o cinco personas en las que todas ellas están usando el aparatito de marras, sin mirarse ni hablarse en toda la comida o la cena.

Una de las cosas que diferencian el uso de móviles en China es que aquí apenas se usa Whatsapp, una de las aplicaciones más socorridas en países como España. Y no es porque en China el Whatsapp esté bloqueado o censurado, sino porque los chinos tienen una app mucho más popular para chatear y mandarse mensajitos, llamada Wechat (en inglés) o Weixin (en chino).

   
 Wechat  Whatsapp

Wechat es un gran éxito aquí, donde hay unos 400 millones de usuarios (no tan lejos de los 900 millones de whatsapperos). Y no sólo triunfa entre los chinos: los extranjeros que vivimos en China lo usamos con igual pasión, algunos de ellos a los pocos días de llegar a este país. En general wechateamos con todos los conocidos que tenemos en este país, sean chinos o de otros países, y el Whatsapp lo usamos para comunicarnos con nuestros amigos y familiares de ultramar, los que viven lejos. Es una de las pocas herramientas chinas a las que los guiris nos hemos rendido: seguimos usando Google en vez de Baidu, YouTube en vez de YouKu, Twitter en vez de Weibo o Skype en lugar de QQ, pero imitamos a los locales usando Wechat.

¿Cuál es el secreto del éxito de Wechat? Pues sencillamente, en que es mejor que Whatsapp en muchos aspectos. Veamos algunos:

- No sólo es para chatear, es una especie de mezcla entre Whatsapp y red social: Dentro de la aplicación hay una sección llamada "momentos" que funciona de forma parecida a un microblog, en donde cuelgas una foto con un pensamiento que le acompañe, y tus amigos comentan, dicen si les gusta o no... Es una red social más limitada que Twitter o Facebook, sólo te ven tus amigos de Wechat (es decir, gente que tiene tu número de móvil) pero, curiosamente, sueles tener más feedback, al ser gente que te conoce más que esos cientos de amigos desconocidos que tienes en Facebook o Twitter. Con Wechat enseguida tienes "me gustas" y comentarios de otros. No tiene los límites de espacio de Twitter, y prima más la imagen (es casi obligado que haya foto, o un pequeño vídeo).

- La adición de "amigos" es más rápida y sencilla: En general, cuando apuntas un número de móvil en la agenda de tu smartphone, Wechat te va a ofrecer la próxima vez que lo abras la opción de que añadas a esa persona. Es raro que tengas en China sólo el móvil de una persona, generalmente su número y su Wechat van siempre de la mano. En Whatsapp o por SMS recibo muchos mensajes de gente desconocida, o tengo que pasar por el penoso trago de aclarar quién soy a gente a la que le mando un mensaje y no me tiene en agenda, pero con Wechat esto raras veces pasa (salvo en los casos que veremos en el siguiente epígrafe).

- Tiene un radar para ligar: En la sección "descubrir", la misma en la que están los antes mencionados "momentos", hay varias opciones, entre las que está la de "buscar personas cercanas". En ella te mostrarán los Wechats de personas cerca de ti, indicando la distancia aproximada a la que están, y una foto suya. Aunque no los conozcas ni ellos a ti, les puedes mandar mensajes, y ellos te pueden responder. Para que quede clara del todo la intención de esta herramienta, contiene la opción de buscar sólo chicas o sólo chicos. Además de esta utilidad, tiene otras que pueden servirte para conocer gente de forma extraña: una es lanzando una "botella a la deriva" (mandas un mensaje y alguien al azar en el mundo lo recogerá) y otra es usando la opción "sacudir" (meneas el móvil y te aparecerán contactos de gente que haya meneado el móvil más o menos al mismo tiempo que tú en otra parte del universo).

- Tiene emoticonos más bizarros: Wechat puede usar los mismos emojis que Whatsapp, pero también tiene los suyos propios, entre los que me fascinan especialmente cuatro:


Cuchillo de cocina ensangrentado
(el día que te lo manden ¡huye!)


Emoticono martilleado
(otro símbolo que debe preocuparte)


Emoticono que fuma
(los emojis de Whatsapp lo han dejao)


Meñique estirado
(¿avisa de que va a limpiarse la oreja?)



Además, van saliendo iconos nuevos, y algunos de ellos en movimiento.

- Cuando sales del país no se descuajaringa: No sé a vosotros, pero cuando yo viajo de China a otro país y he de cambiar la tarjeta del móvil, mi Whatsapp se me desconfigura: no puedo entrar en los grupos de la familia y los amigos, o si entro aparezco con una identidad nueva... Un embolao, vamos. A Wechat, sin embargo, le da igual dónde estés o si cambias de tarjeta SIM, él siempre va a funcionarte.

- Tiene opción de traducir rápidamente los mensajes que te chatean: En un país como China, con un lenguaje tan complicado, es algo muy útil.

Enlace Permanente

Por ahora hay 11 comentarios


Escaleras movedizas

29 de Julio, 2015, 0:01


Quién iba a imaginar que un objeto tan cotidiano como las escaleras mecánicas iba esta semana a ser protagonista absoluto de la actualidad en China, por circunstancias además muy tristes. Muchos lo habréis visto en internet o en telediarios, pero en todo caso os refresco la memoria: una madre china llamada Xiang Liujuan falleció el pasado domingo literalmente "tragada" por una de estas escaleras mecánicas, en un centro comercial del centro de China, cuando una trampilla de sus extremos se abrió bajo sus pies.

El hecho de que las imágenes del suceso fueran tomadas por cámaras de seguridad -lo de arriba es un plano congelado del momento en que comienza la desgracia- ha hecho que el accidente se haya convertido en un fenómeno viral dentro y fuera del país, además de objeto de todo tipo de reflexiones y polémicas, que me recuerdan algo a aquel doble atropello de una niña que también dio mucho que hablar hace unos años dentro y fuera de China, hace cuatro años. No os muestro al vídeo del accidente de la escalera mecánica, como en su día no enlacé el doble atropello, porque son imágenes turbadoras que quizá no todos deben ver (en todo caso, os adelanto que no son sangrientas).

Como en aquel caso del atropello, una de las cosas que más polémica ha generado esta vez ha sido el hecho de que la señora apenas recibiera ayuda, ni que nadie hiciera nada por evitar un suceso fácilmente evitable. De hecho, unas empleadas del centro comercial habían comprobado minutos antes que la escalera mecánica tenía un problema (porque ellas, al usarla, vieron que la plancha metálica del final estaba suelta). Sin embargo, no pulsaron el botón de freno, ni pusieron en alerta a los clientes: simplemente se colocaron junto a la escalera, a verlas venir. Cuando la señora está subiendo las escaleras ellas desde arriba le avisan, pero no parecen muy alarmadas. Y cuando el accidente ya ha ocurrido muestran bastante pasividad: es cierto que una se lleva de allí al hijo de la víctima, y que otra intenta levemente agarrar a la madre, pero no presionan el botón de emergencia que detendría los escalones asesinos, y se van del lugar (supongo que en busca de ayuda, por lo menos).

En este caso, de todos modos, el enfado que puede causar la apatia de las empleadas (como la ira que generaron aquellos viandantes que pasaron de ayudar a la niña dos veces atropellada en 2011) se ve algo compensada por el hecho de que la víctima de las escaleras mecánicas muestra un gran altruismo y un enorme instinto maternal cuando, al caer al mortal agujero de las escaleras, lo que hace instintivamente no es intentar salvarse, sino empujar a su hijo de dos años que la acompañaba, para alejarla del boquete y lograr así que el chaval sobreviviera. Es una heroicidad casi invisible, de una décima de segundo, pero ella sola demuestra que en China, como en otros países, hay de todo, egoístas y altruistas, héroes y villanos (que ojo, ya sé que muchos comentarios de internautas a esta noticia en los diarios españoles no aprobarían un proceso en los Tribunales de La Haya).

Por lo demás, el accidente, como suele pasar en China con determinadas desgracias extrañas, ha motivado cierta paranoia, esta vez por los posibles peligros que pueden esconder las escaleras mecánicas de todo el país (y por proximidad, la hipocondria se ha extendido a los ascensores). Una paranoia que incluso me ha afectado a mí, por qué negarlo: ayer, yendo en metro, no pude evitar un leve estremecimiento cuando, al desmontar de unas escaleras mecánicas, oí el ruido de la placa metálica crujir bajo mis zapatos, y en otra de esas escaleras sentí un leve desplazamiento hacia abajo de milímetros, quizá micras, en otra de esas planchas metálicas. Detalles imperceptibles en un día normal, donde tomas unas escaleras de esas de forma mecánica y rutinaria, pero que después del accidente te ponen irracionalmente en guardia.

Muchos chinos me superan con creces en esta paranoia, y estos días están montando en estos aparatos de formas muy bizarras. Por el Wechat chino circulan ya vídeos similares a éste:


En fin, que China es así, pasan cosas muy locas que de repente nos enloquecen un poco a todos, pero bueno, de paso podrían servir para hacernos pensar un poco en como tener una vida mejor. En esta ocasión, una vez más, han subrayado la necesidad de estar mejor preparado para ayudar al prójimo y hacer frente con algo más de decisión una emergencia.

También, quizá, nos hace pensar que igual hace falta revisar más las escaleras mecánicas que cada día usan millones de personas. Ha sido un caso único, quizá no se repita, pero por si acaso, que se mejore la prevención un poco, sin caer en la paranoia.

Enlace Permanente

Por ahora hay 5 comentarios


Ozú, qué calor

23 de Julio, 2015, 0:01





Ya han terminado mis vacaciones españolas y me encuentro de nuevo en Pekín. En España el gran tema de las semanas en las que estuve fue, con el permiso de Grecia, la enorme ola de calor que se estaba sufriendo. Por primera vez puedo afirmar que he pasado más calor en Madrid, por ejemplo, que en Pekín.

En la capital china solemos tener en verano unos grados menos que en España, pero como aquí el calor es húmedo (y más todavía conforme vas bajando al sur de China) se suele llevar peor. Lo único que nos salva son los enormes chaparrones que de vez en cuando caen para aligerar el ambiente, como el que tuvimos anoche en Pekín (ciudad que se suele inundar con estos chaparrones).

Otros años, cuando en España oigo a la gente quejarse del calor estival, suelo decirles (o pensar para mis adentros) que se quejan de vicio, comparado con lo que se sufre en China. Sin embargo, este año en España creo que tenían mucha razón para quejarse, sobre todo porque en esta ocasión, a diferencia de anteriores, no refrescaba por la noche, y así no había forma de dormir. En Pekín yo me tengo que poner el aire acondicionado por la noche (aunque es casi el único momento del día en el que lo uso).

Una cosa que diferencia bastante a China de España es el masivo uso en la primera de aparatos familiares de aire acondicionado. En España los hay, pero por ejemplo entre mis familiares y amigos apenas se utilizan (se prefiere el ventilador, o aires acondicionados pequeños que en realidad casi son ventiladores), mientras que en China hace años que son omnipresentes, como se puede comprobar en muchas fachadas.


Imagino que no debe ser muy buena para el medio ambiente esta costumbre en las casas chinas, aunque hay que decir que en general la gente no se pone estos aires a 10 grados, como hacen las oficinas o los centros comerciales, sino a una temperatura ligeramente menor a la real (entre 20 y 25 grados), lo justo para quitarse el calor pero sin necesidad de ponerse un anorak. Es posible que en los lugares de Asia donde he pasado más frío es en edificios del sureste asiático donde parecía que ponían el aire acondicionado a temperaturas polares.

Enlace Permanente


¡Novios wan sui!

25 de Junio, 2015, 0:01

Hola gentes: os escribo desde Madrid, porque ya han comenzado mis vacaciones estivales, en las que vuelvo a mi patria querida. Pero no voy a hablaros de la Carmena o de Podemos, ni siquiera de Marujita Díaz (DEP), sino de lo que hice el último día antes de volar a España: asistir a una boda china.

 

Aunque llevo muchos años en Pekín, es sólo la segunda boda china a la que asisto, quizá señal de lo difícil que es adaptarse a este país y ser uno más (o igual señal de que mis amigos son solterones como yo, quién sabe). En fin, el caso es que esta boda fue mejor que la primera, porque ésta no fue sólo un banquete (que es a lo que suelen limitarse las bodas chinas) sino que también tuvo otras "diversiones".

 

La primera de ellas fue que la boda era por la iglesia (católica), ya que tanto el novio como la novia son de esta religión. No es habitual en China, pero eso no quiere decir que no pueda pasar, y además entre los jóvenes chinos lo del catolicismo tiene cierto componente "cool" que en Occidente se perdió hace como 2.000 años. El caso es que la boda se celebró en una bonita iglesia de la provincia de Hebei, de donde es el novio (una de las diferencias con España: la boda se hace en el lugar del novio).





 

La misa ofició a las 6 y media de la mañana. En efecto, demasiado pronto, pero en fin, así no pasamos tanto calor. A la ceremonia habíamos sido invitados bastantes extranjeros, amigos y colegas de trabajo de la novia, que probablemente debido al madrugón fuimos los últimos en llegar a la iglesia. Cuando los guiris llegamos, nos encontramos al novio y a la novia en la puerta del templo (sí, en China lo de que la novia llegue tarde no parece que sea costumbre) y esperando un poco impacientemente a que llegáramos los extranjeros tardones. Nosotros y el novio éramos los únicos que llevábamos traje y corbata, el resto del mundo iba de normal.

 

La misa fue en chino, así que no entendimos mucho de ella: sí puedo decir que los rituales son muy parecidos, aunque cantan muchísimos salmos más que en España, y cuando se dan la paz no se dan la mano, sino que se reverencian unos a otros. Cuando los novios se pusieron los anillos, la intimidad del momento quedaba algo reducida por el hecho de que un cámara contratado para la ocasión estaba junto a ellos metiendo la cámara sobre sus cabezas.



Los extranjeros nos portamos muy bien pero hicimos un poco el ridículo en la comunión, cuando nos pidieron en inglés que si queríamos comulgar cruzáramos nuestras manos sobre el pecho, como en el sarcófago de Tutankamón. Nosotros pensamos que teníamos que estar así todo el rato, no sólo al pasar a comulgar, y nos quedamos en esa rara postura varios minutos, sin saber qué hacer. Aunque todo fue muy católico, al final de la ceremonia los novios hicieron reverencias a estilo chino a sus padres y a los asistentes a la misa.

 

A la salida de la misa, en vez de arroz (y mira que en China tienen arroz) se tiraron petardos, una gran traca que había sido dispuesta en forma de corazón en la puerta de la iglesia.

 

Desde allí fuimos a la casa del novio, donde nos recibió otra gran traca y donde la tradición mandaba al parecer que los niños invitados robaran prendas de los recién casados (la chaqueta de él, los zapatos de ella) y se los revendieran, mientras la pareja se sentaba un buen rato en el lecho nupcial y se hacía allí fotos con los invitados. Los niños ladrones eran premiados con unos hongbaos (sobres rojos) nada desdeñables, de hasta 1.000 yuanazos. Así me gusta, premiando el crimen desde la infancia… También hubo sobre rojo para una niña que les dio a los novios un bol de fideos (símbolo de larga vida) para que se los comieran.

 



Mientras ocurría esto y la novia se cambiaba de traje (llevó tres distintos a lo largo de la ceremonia, dos blancos como de novia occidental y uno rojo de novia china) los invitados éramos agasajados con té, pipas, sandía, dátiles chinos y cosas así que nos quitaron un poco el hambre de cara al banquetazo, que empezó a eso de las 12 de la mañana en un hotel cercano a la iglesia.

 

En el banquete todos comimos muy bien salvo los pobres novios, que subidos a un escenario tenían que hacer toda clase de rituales: escuchar el discurso de una especie de presentador que les decía las obligaciones que tenían con el matrimonio, dar el ramo a la mejor amiga de la novia (no se tiró indiscriminadamente) y, por encima de todo, el ritual de colocarse frente a los padres de los novios y ofrecerles té con una reverencia mientras se les decía "ma, qing he cha" y "ba, qing he cha" (máma y papá, bebed té), que suena muy gracioso. Es uno de los actos centrales de las bodas chinas, simboliza en cierta manera que la novia es ya parte de la familia del novio, y es lo que seguramente más emocionó a los recién casados.

 

Antes del banquete cada invitado entregó en una mesita de la entrada su particular regalo, un hongbao con dinero que la familia del novio no se cortaba en sacar del sobre y contar, para apuntar lo que cada uno daba (es lo normal en China, no se asusten). Otra cosa chocante para un guiri ocurrió al final del banquete (a las 2, la hora a la que en España comenzamos a comer), cuando los camareros no tuvieron miramientos para empezar a recoger las mesas (incluso llevándose sillas y tableros) cuando algunos comensales estaban comiendo aún (incluidos los novios, que con tanto ritual habían empezado a comer bastante más tarde que el resto).

 

En fin, cosas muy diferentes de una boda española, pero a la vez divertidas y que nos hicieron disfrutar mucho la ceremonia, pese al gran madrugón (que me permitió llegar pronto de vuelta a Pekín para hacer las maletas, dejar a la perra en la perrera y hacer la maleta, pues al día siguiente volaba a España). ¡Vivan los novios!

Enlace Permanente

Por ahora hay 3 comentarios


Anormal cielo azul

14 de Junio, 2015, 0:01

Los meses de mayo y junio, junto a septiembre, suelen ser buenos para Pekín en cuanto a calidad de aire, frente a la contaminación que suele reinar en invierno y a la sauna neblinosa del verano.

Los pasados días, especialmente el jueves y el viernes, fueron espectaculares, con cielo azul brillante y nuebes aborregadas como casi nunca las hay en esta ciudad:



Contaba la televisión china CCTV, de la que he tomado prestadas las fotos que coloco aquí hoy, que esos días de "anormal cielo azul" (que triste que lo calificara así, pero a veces es cierto) desataron una fiebre fotográfica en la ciudad, por ejemplo en sitios como la Colina de Carbón, desde donde se ve la mejor vista de la Ciudad Prohibida.





Los pequineses estamos comentando en los últimos meses que este año la contaminación que se ha convertido desgraciadamente en símbolo de esta ciudad ha descendido bastante en lo que llevamos de 2015. No sabemos si es porque este año hay más viento (nuestro grandísimo aliado para llevarse al smog), o si las medidas contra la polución que prometió el ayuntamiento están funcionando.

Es raro que sea así, ya que el mismo consistorio dijo que cualquier medida no tendría resultados a corto plazo, pero en fin, sea como sea, disfrutemos de un año un poco más limpio que los anteriores.


Enlace Permanente

Por ahora hay 4 comentarios


Jaimas vitamínicas

29 de Abril, 2015, 0:01

Nunca fui muy de comer fruta, pero desde hace unos meses me he propuesto cambiar esa mala costumbre comiendo mucha, sobre todo por la noche. Estaba un poco harto de digestiones pesadas después de cenar y he sustituido cena de plato por unas piezas de fruta. A veces demasiadas, como si quisiera recuperar ansiosamente el tiempo sin frutas perdido.

Abastecerse de fruta en China no es ningún problema. La puedes encontrar, como en España, en supermercados, mercados y fruterías, pero hay otro establecimiento ligeramente diferente a esos tres que creo que es exclusivamente chino: los fruteros de tu bloque de viviendas, de tu "xiaoqu", que suelen estar como acampados en la entrada de tu casa. El de mi bloque, para que veáis un ejemplo, es así, parece una jaima saharaui:

Por detrás...


...y por delante.



Esta frutería está abierta durante muchísimas horas, desde el amanecer hasta la medianoche o más, si hace falta. Al cerrar, se despliegan los toldos por completo, y la jaima cobra aún más aspecto de jaima. Es probable que el matrimonio de fruteros que la regenta duerma en su interior, entre piñas, naranjas y peras, al menos en los meses más cálidos. Otra opción que tienen es la de dormir en la furgoneta que tienen al lado, que también usan para ir a buscar más género. Así que ya veis, no sólo tenemos en el bloque a gente viviendo en el sótano, como contaba la semana pasada, sino también a acampados en plena calle.

Este tipo de fruterías-tenderete son muy comunes en ciudades como Pekín, y es muy frecuente que haya una en cada zona residencial, sobre todo si ésta es grande y ello les asegura tener mucha clientela. Los fruteros suelen ser gente humilde de las afueras de la ciudad, o emigrantes de otras provincias. La fruta puede venir de muchos lugares de China, aunque tengo entendido que en los alrededores de Pekín hay una enorme extensión de invernaderos que no tiene nada que envidiar a Almería, así que es posible que mucha venga de ellos.

Estas fruterías vecinales están últimamente viéndose amenazadas por cierta moda que ha llegado a Pekín de fruterías pijillas, que suelen ofrecer una mayor oferta de frutas tropicales y lo tienen todo mejor presentado. En mi barrio, por ejemplo, se abrió hace cosa de un año ésta, situada a apenas 50 metros de la frutería-tenderete:



Que os parecerá a simple vista una frutería normal y corriente, pero al lado de las fruterías-jaima es mucho más sofisticada. El otro día, por ejemplo, ofreció unos pequeños melones con forma de buda que se acabaron en pocas horas:


Yo cedí a la tentación (no soy fiel a una sola frutería, a veces visito la popular y otras la pija). Me tocó un buda que sabía a pepino cosa mala, y mientras me lo comía me entraba cierto acongoje, porque no sé si está bien comerse a un buda.


La competencia entre las fruterías populares y las pijas está aumentando con el paso de los meses. Las primeras intentan ofrecer también frutas tropicales y exóticas (durianes, mangostinos, rambutanes y cosas así) pero las segundas contraatacan alargando sus horarios: antes cerraban a las 7 o las 8, como hacen otros establecimientos en China, pero útimamente los fruteros pijos a las 10 de la noche aún estaban abiertos. ¿Habrá guerra entre fruteros? Seguiremos informando.

Enlace Permanente

Por ahora hay 4 comentarios


Mis vecinos del sótano

22 de Abril, 2015, 0:01




Hace unos días el diario El Mundo publicó un artículo sobre los chinos que viven bajo tierra, es decir, en los sótanos de muchas de las zonas residenciales en ciudades como Pekín. La situación es bien cierta: en casi todas las casas en las que he vivido he tenido vecinos así, habitando pequeñas habitaciones sin ventanas.

La casa en la que vivo desde hace poco más de dos años, sin embargo, es posiblemente el sitio donde más vecinos subterráneos de éstos he tenido. Vivo en un bloque enorme, de 12 portales iguales pegados unos a otros, y en el sótano estos portales están todos unidos por un mismo y largo pasillo que recorre tres pisos, en los que viven cientos de personas. Muchas veces me he pasado por allí para ver cómo viven, sobre todo cuando paseo a mi perra.

A raíz de la publicación del artículo de El Mundo, mi familia me pidió por Whatsapp si les podía mandar imágenes de mis vecinos subterráneos, y así me animé a algo que llevaba mucho tiempo queriendo hacer: un vídeo caserillo del sótano, para mostrarlo aquí.



Como habréis podido comprobar, el vídeo me salió muy borroso, así que decidí hacer otro minutos después, aunque el segundo me salió un poco oscuro y tuve que salir un poco por patas al ser sorprendido por una vecina, así que ninguno de los dos es mejor que el otro. En todo caso, os muestro a continuación el segundo, y entre ambos os podréis hacer una idea, aunque sea vaga, del lugar donde viven mis vecinos del sótano (piso -1 en el primer vídeo, piso -3 en el segundo).



Los que viven en estas condiciones no son vagabundos, sino gente de bajos ingresos, muchos de ellos inmigrantes de otras zonas del país: camareros, estudiantes universitarios, albañiles, parejas jóvenes con sus primeros trabajos... En mi bloque, por ejemplo, hay bastantes cocineros del restaurante Dadong, que está cerca de mi casa y es uno de los más pijos de la ciudad. Sé que son de allí porque en sus trajes de faena, que suelen llevar puestos a menudo, sale el logotipo del restaurante.

Estos vecinos bajo tierra son para los de mi bloque unos vecinos más, aunque generan un pequeño problema del que yo me quejo mucho para mis adentros, aunque poco arreglo tiene: el reparto de los ascensores. Al vivir tanta gente en los pisos subterráneos, el piso bajo, el que da acceso a la calle, es como si fuera un piso intermedio, y a veces llegar a él supone una pequeña pelea por llamar el ascensor entre los que vivimos sobre la superficie y bajo ella. Muchas veces llego tarde a trabajar o a otros sitios por culpa de esto, pero qué les vas a decir.

Hace años se escucharon en Pekín noticias de que iban a prohibir este tipo de vivienda por poco insalubres. Es posible que en los Juegos Olímpicos de 2008 mucha de esta gente fuera desahuciada, pero fue sólo temporalmente, y ya vuelven a ser muchos los que viven así.

A veces he hablado con otros españoles de este tipo de viviendas y, fíjate tú qué curioso, siempre se ha acabado desatando un acaloradísimo debate sobre ellas. Ello se debe a que yo a este tipo de vivienda, aunque dé toda la pena que queráis, le veo ciertas ventajas con respecto a la forma de vivir más habitual entre las comunidades pobres de otros países, que son los suburbios, los poblados chabolistas, los guetos en general.

Yo, por supuesto, desearía que no existiera la pobreza y que nadie tuviera que vivir en condiciones infrahumanas, es más que obvio. Pero si sólo tuviera oportunidad para elegir entre estas dos posibilidades, me quedo con la de los habitáculos subterráneos. De esta forma, las ciudades chinas no están tan exageradamente divididas en barrios ricos y pobres como las de otros países: aunque sí hay zonas residenciales para gente con dinero, tanto clase media como baja viven juntas. No hay lugares de las ciudades, como pasa por ejemplo en países de América, donde no se puede entrar porque sean más peligrosos que el resto. La gente pobre de ciudades como Pekín es vecina de gente no tan pobre, lo que le puede abrir la puerta a oportunidades de trabajo mejores. Y suele tener mejor acceso a los transportes públicos que alguien que vive en un alejado suburbio olvidado de Manila o Río de Janeiro, por poner dos ejemplos.

La gente que no está de acuerdo conmigo me dice -o más bien me grita, porque por lo que he visto causo bastante polémica- que pareciera que quiero dejar a la gente pobre bajo tierra, para que no se vean. Pues no sé, yo creo que los tengo más visibles, y más en mente, si están en el sótano que de vez en cuando visito, y no en un barrio de las afueras que nunca voy a ver... Pero bueno, estoy abierto a otras opiniones, que, como siempre, podéis dejar en los comentarios.

Enlace Permanente

Por ahora hay 15 comentarios


Feliz y beeeeeeello año

18 de Febrero, 2015, 0:01


Oveja gigante en Pekín


Sigo en Estados Unidos de vacaciones (apurando mis últimos días), y aquí en Los Angeles son sólo las 9 de la mañana, pero en Pekín ya debe ser de madrugada y todos estarán celebrando la llegada del nuevo año de la oveja (que algunos llaman de la cabra y otros del carnero), así que desde el mismísimo Paseo de la Fama de Hollywood os deseo feliz y próspero año nuevo lunar chino. Que os paséis el año triscando cual cabras, y que ni los riscos más complicados de la vida os impidan seguir triscando.

Como cada año, celebro la llegada del nuevo animal del horóscopo chino con una lista de famosos ejemplares, entre ellos dos del horóscopo occidental: es curioso que ovejas y cabras estén tan presentes en la astrología de Oriente y Occidente. Los animales los tenía ya preparados desde hace algunas semanas, me divierte mucho buscarlos cada año, pero ya que estoy en los EEUU voy a añadir uno al final, que he descubierto durante este viaje: la mascota del equipo de la Universidad de Colorado, que es un carnero (el equipo juega en Fort Collins, la ciudad donde vive mi sobrina, a la que vine a visitar en esta excursión).












Por cierto, he visto mucha decoración del Año Nuevo chino, cabras y ovejas incluidas, en Las Vegas, que se preparaba para recibir a muchos turistas chinos estos días. Aunque lo que más había, con diferencia, eran turistas mexicanos...

Culmino el post con una de mis canciones favoritas de uno de mis cantantes favoritos... ¡Feliz año!


Enlace Permanente

Por ahora hay 4 comentarios


Estampas festivas

8 de Enero, 2015, 0:01

Se apagan ya los aires de fiesta en Occidente, una vez acabadas las Navidades, pero en Oriente, donde lo navideño se importa cada vez con más pasión, continúa la fiesta, porque ya todo el mundo está pensando en el Año Nuevo Chino, la gran fiesta de la región. Este año cae un poco tarde (19 de febrero, si no me equivoco), pero bueno, ya se respira ambientillo festivalero: comienza a haber linternas rojas en las calles, adornos de ovejas, carneros y cabras (el año que viene está dedicado a esos animales) y los estudiantes y emigrantes ya van como locos comprando billetes de tren para regresar a sus casas a pasar la "Nochevieja" en familia. Un ritual, el de la compra de billetes, lleno de complicaciones y colas que en los últimos tiempos se ha intentado facilitar a través de la venta de billetes por internet, aunque sigue teniendo sus dificultades.

Otra tradición en las semanas previas al Año Nuevo chino es la emisión del sello de correos dedicado al animal del horóscopo chino que va a llegar. En esta ocasión, como os decía, es una ovejita, bueno, más bien un carnero.





Así a bote pronto uno diría que el ganado ovino no es tan popular en China como, por ejemplo, en España, donde a veces uno se encuentra grandes rebaños hasta cortando carreteras y calles. Pero si uno mira estadísticas, resulta que China es el país con más ovejas del mundo, casi 200 millones. Aquí hay de todo, vamos.

El sello de la oveja es el último de la serie del horóscopo chino que el servicio de correos del país asiático ha emitido en los últimos 12 años, dedicando cada año al animal que iba tocando (ya os puse algunos sellos de esta serie en un post de 2012, cuando salió la estampita del dragón). Aprovechando que ya está completada esta bonita colección, los pongo todos juntos, y bueno, a ver el año que viene que cambios nos trae el diseño filatélico chino.


   
   
 

 


Enlace Permanente

Por ahora hay 4 comentarios


The Expendables va de esto, creo

7 de Diciembre, 2014, 0:01

En la anterior entrada del blog, que versaba sobre el café en China, uno de los más fieles lectores y comentaristas, José de Melilla, preguntó si en el país asiático son habituales las máquinas de café con monedas. Pues yo diría que no, pero creo que la cuestión abre la puerta a un maravilloso mundo, el de las máquinas expendedoras, que merece un post entero, o quién sabe, un blog entero, o quizá un internet entero.


No es sólo que en China no haya muchas máquinas de café con monedas, sino que hay muy pocas máquinas expendedoras de cualquier cosa, incluso de refrescos. Hay algunas en los metros o en los aeropuertos, pero en plena calle yo diría que jamás, y muy pocas en tiendas o centros comerciales. En China lo del vending se lleva muy poco, y eso que estoy seguro de que muchas de las máquinas se fabrican en el país...

Es curioso que así sea, teniendo en cuenta que no muy lejos de China se encuentra Japón, que es el paraíso del vending. Japón tiene máquinas de monedas por todas partes, en las que puedes encontrar cosas muy singulares, incluyendo lechuga, huevos o hasta bragas supuestamente usadas por señoritas de buen ver (esto creo que sólo en los sex shops, pero existir existe). Yo creo que los japoneses no votan a su primer ministro, lo escogen en una vending machine gigantesca.


No tengo muy claro por qué en China no triunfan estas máquinas que tanto se usan en Japón y en otros vecinos de los chinos como Corea del Sur, Taiwán o Hong Kong. Es posible que sea porque estas máquinas requieren cierto mantenimiento, y en el país chino no son demasiado buenos en este aspecto, cualquier cosa que está en la calle o en una zona pública suele deteriorarse con bastante más rapidez que en otros lugares (por poner un ejemplo, el otro día estuve en el Estadio Olímpico, que apenas fue inaugurado hace un lustro, y del polvo y los achaques que empieza a tener ya parece que sea un edificio de hace décadas).

Otro asunto que podría tener que ver con el poco éxito de estas máquinas es la escasez de monedas que hay en China. Escasez en dos sentidos: primero, hay pocas monedas en general, casi todo el dinero es en billetes (aunque en Shanghái te dan más cambio en monedas que en Pekín, porque al parecer allí es donde acuñan las monedas chinas). Segundo, hay pocos tipos de moneda, y la mayor es de sólo un yuan, por lo que a nada que tuvieras que pagar 20 o 30 yuanes en una máquina de ésas te daría pereza y preferirías comprar lo que fuera en un mostrador, que acabarías antes. Bueno, en las máquinas expendedoras se puede pagar con billetes, sí, pero ya sabéis lo intransigentes que suelen ser esos aparatos a la hora de aceptar cualquier billete que no esté nuevo y recién planchado.

Por otra parte, quizá en China no se atreven demasiado a colocar estas máquinas por el tema de que algunas veces, como todos sabemos, fallan al expender y los chinos -no todos, pero muchos de ellos- son bastante coléricos cuando entienden que no les han ofrecido un buen servicio que han pagado. Dicho de otra manera, no me extrañaría que si hubiera máquinas expendedoras en las calles de China acabaran destrozadas por compradores a los que se les hubieran tragado la moneda o sufrieran la frustrante experiencia, que todos hemos vivido, de que la chocolatina se queda enganchada al final de la espiral.

Pese a la escasez de máquinas de vending en China, ello no quita que haya habido varios ejemplos de expendedoras curiosas que han llegado a ser incluso noticia. Un conocido caso fue el de las máquinas de cangrejos que hace unos años se colocaron en la ciudad de Nanjing.



Hasta los japoneses, que mira que tienen máquinas raras, fueron a la ciudad nankinesa a hacer reportajes de ellas. Y eso que ellos en su país también tienen máquinas extrañas con marisco en su interior, como ésta de tipo gancho (las que suele haber en las ferias) pero con langostas en vez de peluches.


En Pekín no hemos visto máquinas marisqueras, quizá porque estamos lejos del mar, pero sí que tenemos expendedoras de libros...



(Este vídeo y el siguiente los hice para el curro,
pero están libremente accesibles en YouTube, así que los enlazo).


...y máquinas de botellas de agua a la inversa: pones en ellas un botellín vacío y la máquina te da dinero, una forma interesante y lucrativa de reciclar. Con las botellas recicladas hacen hasta ropa: yo de hecho tengo una camiseta hecha con ese plástico, que me regaló la empresa responsable de las máquinas.




Ya en plan excepcional y más como performance que como negocio de verdad, en una reciente feria de automóviles en China se montó una pseudomáquina expendedora de coches, que en realidad era una forma de hacer propaganda de la marca.


Y me despido con otra pseudomáquina expendedora que no es de China, pero que vende "china" (que es como los angloparlantes llaman a la porcelana). La creó hace unos años un artista para un museo, y cuando alguien la usa, la figura que compra, inevitablemente, se rompe al caer por su interior. Una bonita metáfora de... bueno, de lo que sea que quisiera expresar el creador, que vaya usted a saber.




ACTUALIZACIÓN (16/12/2014): Suele pasar: haces un post de una cosa y de repente la realidad empieza a mostrarte una y otra vez que no tenías razón en lo escrito. En este caso, ha sido escribir que en China no hay muchas máquinas expendedoras, y ahora no dejo de encontrármelas en la calle. Este fin de semana, por ejemplo, encontré varias máquinas que hacen zumo de naranja recién exprimido, y muy bueno, por cierto.


ACTUALIZACIÓN (25/2/2015): Acabo de estar en Las Vegas, y allí vi una máquina expendedora de lingites de oro que creo que vale la pena colocar aquí... La vi en el casino Golden Nugget ("pepita de oro").


Enlace Permanente

Por ahora hay 7 comentarios


Maneras tontas de morir en Pekín

14 de Julio, 2014, 0:01






Durante todos los Mundiales de Fútbol, que ayer terminaron con victoria alemana (enhorabuena a los teutones y a las teutonas), la policía de tráfico de China aumentó por la noche los controles de alcoholemia, porque mucha gente iba a ver los partidos a los bares y volvía a casa a las tantas de madrugada con varias copas de más. Esta información la he leído miles de veces estos días pasados, e incluso la he escrito para mi trabajo, pero a pesar de todo, hace escasos días casi me la pego mientras conducía en estado de ebriedad.

Matizo: sólo fue durante escasos segundos, y no era un coche, sino un triciclo-taxi de ésos que andan por Sanlitun buscando incautos los fines de semana (el taxista se empeñó en que condujera yo, no sé si porque él iba más intoxicado que yo). Todo quedó en un chichón, un moretón en la pierna, una uña medio rota y el orgullo herido, pero por lo demás estoy bien.

Lo idiota de mi actitud me hizo recordar la hermosa y a la vez truculenta canción Dumb Ways to Die ("Maneras tontas de morir"), que, por si no la conocéis, fue parte de un anuncio encargado en 2012 por el metro de la ciudad australiana de Melbourne para concienciar a los viajeros de que debían tomar precauciones en los andenes y en el resto de la vida. Para ello recurrió a una canción condenadamente pegadiza y unos encantadores dibujos animados que morían de docenas de maneras posibles (la semana pasada añadieron un apéndice sanferminero). Ya la habréis visto y oído muchos, pero la voy a enlazar aquí, que nunca sobra un vídeo tan molón.



El magistral vídeo se hizo famoso en todo el mundo y, como suele ocurrir en el siglo XXI internetero, ha sido versioneado hasta la saciedad:

Maneras tontas de morir en una agencia de publicidad
Maneras tontas de morir con Legos
Maneras tontas de morir en Grand Theft Auto
Maneras tontas de morir amateur y de papel
Maneras tontas de morir en Río de Janeiro
Maneras tontas de morir en Caracas

Así que, amigos, he decidido unirme a esta moda versioneadora y hacer mi propio "Dumb Ways to Die", ambientado, como era de esperar, en Pekín, inspirado en mi reciente percance. Yo sólo cambié la letra, si alguien tiene conocimientos de animación le invito a que ponga la imagen. Espero que les guste, o al menos que no les disguste mucho.


Enlace Permanente

Por ahora hay 10 comentarios


Alta graduación

30 de Mayo, 2014, 0:01


Nos encaminamos inexorablemente a junio, mes de los estudiantes por excelencia. En China, como en otros países, es una época de nervios y emociones para ellos: examenes de selectividad (que en este país se conocen con el nombre de gaokao), ceremonias de graduación, despedidas de compañeros de pupitre y dormitorio para quién sabe cuántos años... Y preocupación por buscar trabajo lo antes posible, claro está.


Feria de búsqueda de trabajo para jóvenes en Pekín.


En la graduación, los estudiantes chinos se hacen las fotos de rigor, con toga y birrete, o encorbatados. En tiempos pretéritos, estas fotos eran serias y pomposas...


...pero en los últimos tiempos los jóvenes chinos le han echado mucha imaginación a estas fotos y las han hecho más relajadas y divertidas. Y no sólo hablo de la típica imagen en la que los chavales lanzan sus birretes al aire.


Os muestro aquí una recopilación de fotos de graduaciones en China, que en los últimos años ha circulado mucho por internet. Algunos consideran que estas fotos muestran que llega al mundo laboral chino una generación más imaginativa e irreverente que las anteriores, cosa que se antoja buena. También los hay que opinan que los chavales chinos, especialmente los nacidos a partir de los 90, ya no respetan ni la sagrada institución de la educación, pero en fin, para gustos hay colores. Vamos a ver cómo pasan los estudiantes chinos el día de su graduación:


Recreando famosas obras de arte









Aprovechando una inundación estival
(Universidad de Wuhan)








Desarrollando poderes sobrenaturales







Homenajeando a algún estudiante o profesor





Creando mensajes y formas
(Universidad de Anhui)








Enseñando cacho







Y, en resumen... haciendo el gamba











Enlace Permanente

Por ahora hay 6 comentarios


Y tiro porque me lleva la corriente

12 de Abril, 2014, 0:01


El Gobierno chino siempre ha estado obsesionado por las obras públicas faraónicas (sobre todo en los últimos años, en los que ya puede permitir el vender su ingeniería al extranjero). La presa de las Tres Gargantas, el enorme trasvase de agua Yangtsé-Amarillo, el ferrocarril al Tíbet... Y en este aspecto no nos podemos olvidar de los muchos puentes que China ha construido para sortear sus grandes ríos, aunque en los últimos años también los ha edificado para atravesar bahías y estuarios, unir islas con la China continental, o como pasos elevados de sus autopistas y líneas férreas de alta velocidad.

Creo que no estaría mal dar un pequeño repaso a algunos de los principales puentes construidos en China, así que a continuación he hecho una selección de entre las miriadas que tienen. Unos se han incluido por su enorme tamaño (como veréis, bastantes de ellos baten records) mientras que otros tienen además interés turístico, histórico o paisajístico. Hablemos pues de puentes, que además ahora en España vais a tener el de Semana Santa.


Gran Puente Danyang-Kunshang: Con 164 kilómetros de longitud, es el puente más largo del mundo, y está situado en la provincia oriental china de Jiangsu. Es parte de la línea de alta velocidad Pekín-Shanghái, inaugurada en 2011, así que no cumple la tradicional función de sortear un río o similar masa de agua, sino que más bien está pensado para que el viaje del tren bala esté lo más libre posible de curvas y cambios de rasante. Bueno, en realidad sí que hace de puente convencional en una pequeña parte de su recorrido (nueve kilómetros), ya que en ese tramo atraviesa un lago. El segundo puente más largo del mundo también forma parte de la mísma línea Pekín-Shanghái (el Gran Puente de Tianjin, de 113 kilómetros). Y otros dos más de la red de trenes bala china están en el top ten mundial. Pese a sus enormes longitudes, quizá no son los favoritos de los frikis de la ingeniería, pero no se pueden obviar en esta lista.


Puente de la Bahía de Qingdao (o de Jiaozhou): Esta infraestructura, situada en la ciudad de Qingdao, se vende en muchos lugares como el puente más largo del mundo sobre agua, con 41 kilómetros, pero es un poco de trampa, porque lo que mide eso es un proyecto de comunicaciones que incluye el puente propiamente dicho (de 26 kilómetros) y un túnel subterráneo en la misma bahía pero que pasa por otro lado. En realidad, el puente sobre agua más largo del mundo es el del lago Pontchartrain, en Nueva Orleans (EEUU). Hubo hasta rivalidad entre los dos puentes por ver cuál era incluido en el Guinness, hasta tal punto de que se inventaron dos categorías distintas para que ambos estén en el libro de los records. China tiene enormes puentes sobre bahías y estuarios: de este tipo de estructuras también destacan el de la Bahía de Hangzhou (35 kilómetros, que podría venderse como el mayor puente marítimo del mundo), o el que une Shanghái con su puerto de aguas profundas, el Puente Donghai, de 32 kilómetros. También será digno miembro de esta colección el que actualmente se construye en la bahía del Río Perla y que unirá Hong Kong con Macao y Zhuhai: tendrá 22 kilómetros y se espera inaugurar en 2016. Un dato curioso: China inauguró el mismo día (1 de enero de 2011, 90 aniversario de la fundación del Partido Comunista de China) tanto el puente de Jiaozhou como la línea férra Shanghái-Pekín a la que pertenecen los enormes puentes del anterior epígrafe.
Puente sobre el río Sidu: Siguiendo con los records, este víaducto para automóviles en la provincia central china de Hubei es el que tiene mayor altura de vano del mundo (es decir, más metros desde la plataforma para cruzarlo hasta el fondo del desnivel que atraviesa, un récord que durante muchos siglos, hasta mediados del XIX, tuvo el español Puente de Ronda). En concreto son 496 metros, el equivalente a un rascacielos de unos 100 pisos. El de Ronda son 98 metros, por comparar. China tiene ocho de los 10 puentes con vano más alto del mundo.

  Puente Sutong: Este puente, que atraviesa el río Yangtsé cerca de su desembocadura, en la provincia de Jiangsu, es el más alto de China y el tercero más alto del mundo (306 metros). Aquí, a diferencia del anterior, no se cuenta el vano, sino los metros que hay desde la base del puente, sus columnas, hasta la plataforma para cruzarlo. En esta categoría el líder mundial es el famoso y espectacular Viaducto de Millau, en Francia. El Sutong además fue hasta 2012 el puente atirantado más largo del mundo (los puentes atirantados son los que usan cables para sostener la estructura), aunque le ha superado en eso un puente que los rusos han construido en Vladivostok, no lejos de aquí.
Puente del Río Zhijinghe: Situado en la región de las Tres Gargantas, es el puente de arco más alto del mundo, con 294 metros de altura. Como veis, hay records para dar y regalar en el mundo de los puentes, y China siempre tiene alguno que otro en los primeros puestos de cada categoría.
 
  Puente de Chaotianmen: Si el anterior es el más alto, este es el puente de arco más largo del mundo, con 552 metros de luz. Atraviesa el río Yangtsé en la ciudad de Chongqing.
Puente de Lupu: El puente de arco más largo del mundo es chino, pero es que el segundo también... Es el Lupu, un popular puente que se encuentra en Shanghái y atraviesa el famoso río local, el Huangpu. Los peatones pueden cruzarlo por arriba, recorriendo el arco entero (como el de Sidney), y la estructura tuvo un papel protagonista  en la Exposición Universal Shanghái 2010, celebrada en las dos orillas del río cercanas al puente. Su nombre no tiene nada que ver con la enfermedad que aprendimos viendo la serie House.

Puente de Xihoumen: Yendo a otro tipo de puentes, los colgantes, nos encontramos con que el segundo puente colgante más largo del mundo también está en China, mide 1,6 kilómetros, y une dos islas en la bahía de Hangzhou. El puente colgante más largo del mundo, para los que estén intrigados, está en Japón.
Puente del Yangtsé en Wuhan: Este puente de 1,6 kilómetros, que crucé andando el año pasado (dos veces, para ir y para volver) fue el primero que China logró construir en el curso medio o bajo de su mayor río, en 1957 (ahora el Yangtsé tiene más de 60 estructuras para cruzarlo). Por eso se le conoce popularmente en el país como el Primer Puente del Yangtsé. El año pasado ocurrió en él algo terrible: una pareja se suicidó tirándose por él, lo cual fue espeluznantemente inmortalizado por la cámara de uno de los muchos turistas que suelen rondar el lugar. 
 

Puente del Yangtsé en Nanjing: Este puente tiene similar valor histórico que el anterior. Terminado en 1968, puede ser considerado el primero construido en el curso bajo del Yangtsé. De 1,5 kilómetros, también lo crucé andando (y también dos veces), hace ahora 10 años, y lo hice junto a una amiga china y su madre mientras me contaban que el abuelo de mi amiga había trabajado en las obras.No me queda más remedio que hablar otra vez de suicidios, ya que este puente tiene el triste récord de ser el lugar del mundo donde más gente se ha quitado la vida en los últimos tiempos.
Puente de Zhongshan: Ya que hemos hablado de puentes sobre el Yangtsé, vamos a citar uno de los muchos que cruzan el otro gran río de China, el Amarillo. Este puente en la ciudad de Lanzhou fue el primero que cruzó permanentemente el gran río del norte de China, aunque fue construido mucho antes que los anteriormente citados, entre 1907 y 1909. Sí, amigos, también lo he cruzado a patita.
 

Puente de Marco Polo: Pekín no tiene grandes ríos que la atraviesen, como las ciudades nombradas hasta ahora, pero sí tiene un puente de gran importancia histórica. Llamado Lugou por los chinos, es conocido con el nombre del mercader veneciano porque éste lo nombró y elogió en su Libro de las Maravillas (aunque la estructura actual es del siglo XVII). Para los chinos es sobre todo conocido porque allí se celebró la primera batalla entre chinos y japoneses en la guerra que libraron entre 1937 y 1945. Se supone que pasa por el río Yongding, pero muchas veces éste está seco del todo.
Puente de Chengyang: Es uno de los mejores ejemplos de puente fengyu ("puente de viento y lluvia"), unas bellas estructuras cubiertas que una minoría étnica china, los dong, construyó durante siglos en numerosos ríos del centro sur de China.
 

Puente de Anji: Situado en la provincia de Hebei, es el puente más antiguo de China aún en pie (fue construido a finales del siglo VI y principios del VII).
Puente de las Hadas: Por si no tuvieran bastante los chinos con tener los mayores puentes artificiales en multitud de categorías, también tienen el mayor puente natural del mundo, hecho por la madre naturaleza esculpiendo en roca. Está en la región de Guangxi y mide unos 120 metros de longitud. Cruza el río Buliu, cerca de la frontera con Vietnam.
 
  Puente de Anping: Hasta la llegada de la moderna ingeniería del cemento y el acero, este bello puente de dos kilómetros, hecho de piedra en el siglo XII, fue el más largo de China. Situado en la ciudad de Quanzhou, es uno de los puentes de piedra más largos del mundo.

Para terminar, me despido con un puente que aún no se ha construido (las obras se supone que empiezan este año) pero que va a dar que hablar... Estará en la ciudad de Changsha, y lo han diseñado unos arquitectos holandeses. Siguiendo con los records, casi lo podríamos definir como el puente más locuelo del mundo.


Enlace Permanente

Por ahora hay 4 comentarios


Feliz año galopante

30 de Enero, 2014, 0:01






Comienza el año del Caballo en el calendario chino, en el que os deseo que todo vaya no al paso ni al trote, sino al galope. Que con el caballo por montura os pongáis el mundo por montera.


El primer Año Nuevo chino que viví en China, allá por 2002 (llegué a Pekín en septiembre de 2001) también dio la bienvenida a este animal, así que esto se me empieza a repetir un poco... Pero bueno, fue hace 12 años ya, así que no me acuerdo muy bien. Es lo bueno de la gran festividad china, que cambian las decoraciones cada año, al menos durante los próximos 12 años. No como las Navidades occidentales, qué aburridas, siempre con lo mismo...

Éste año, por cierto, se ha puesto de moda en China felicitar con un jueguecillo de palabras de los que les gustan a los chinos. Como "mashang" significa en chino "enseguida" pero también "sobre el caballo", la gente se ha dedicado a mandar a amigos y parientes fotos de caballos que en su silla tienen dinero, una casa, o lo que se desee, con el fin de desear al receptor que la riqueza, la vivienda, o lo que se desee, lleguen enseguida y sobre el caballo.


En fin, no me extiendo más, que de vacaciones hay que bloguear poco... Pero eso sí, hay que seguir la tradición de este blog y coronar el post de Año Nuevo con una buena ristra de caballos famosos. ¡Feliz Dos Mil Caballo!

   
 

     

   
     
     
     

   
 
 
     

   
 

 

Enlace Permanente

Por ahora hay 6 comentarios


Feliz Vanidad

25 de Diciembre, 2013, 0:01

Felices fiestas a todos, los que las améis y los que las odiéis. Yo, como siempre, vivo estas festividades con un perfil bajo, aunque tampoco es que huya despavorido de todo lo navideño: el lunes, por ejemplo, me invitaron una fiesta de Navidad puramente china, algo que nunca había probado, y fue una interesante experiencia.

Se celebró en un club chino de ésos que tienen spa, algo ostentosos (eso me da excusa para justificar el titular del post de hoy) y muy populares entre los empresarios chinos.



La decoración del techo ya daba una muestra de la mezcla cultural que iba a tener la noche: un típico fiestorro chino, pero en esta ocasión con unos toques de la Navidad occidental, o lo que los chinos creen que es la Navidad occidental, que creo que no lo tienen del todo claro.



Al entrar nos dieron un regalo en una cajita que resultó ser una manzana, algo que dejó un poco decepcionados a los niños que estaban en la fiesta. Gracias a lectores del Grupo de Facebook he sabido que las manzanas son un regalo típico de la Nochebuena en China (los que la celebran, que son cada vez más) porque los chinos a ese día lo llaman "Ping An Ye" (Noche de Paz, como el villancico) y consideran que el mejor regalo para ese día es una manzana ("pingguo") por el parecido fonético con paz ("pingan"). Ya puestos podrían regalar seguros de la mayor aseguradora china, que también se llama Ping An, pero parece que de momento esta idea no es muy factible.


Había, por supuesto, un Papa Noel, pero estaba muy delgadito, y era uno de los camareros.




Mientras esperábamos la cena, se sucedieron las actuaciones, que empezaron con un cuarteto de chicas guapas haciendo un playback descarado con instrumentos tradicionales chinos, algo poco navideño pero que intentaron arreglar llevando gorrito de Papá Noel.



Les siguió un imitador de Michael Jackson bastante malillo...


... una cantante de Kazajistán con una cara que daba un poco de miedo y que sabía alguna que otra canción en chino...


... y al Rey Mono haciendo piruetas, que aunque no sea algo muy navideño, en una fiesta china es un valor seguro, al público fijo que le va a encantar.



También hubo un desfile de bellas modelos vestidas con trajes inspirados en la porcelana azul china...



... y una subasta de caros productos, algo muy típico en los banquetes chinos, donde por ejemplo alguien pagó 50.000 yuanes (más de 6.000 euros) por esta botelllita que acabó en la mesa que estaba a mi lado.



La cena estuvo bien, no hubo pavo sino marisco y filetes a la plancha, aunque lo que más me fascinó fueron los panecillos chino (mianbao) con forma de rosa. Con ellos me despido y os deseo nuevamente lo mejor de lo mejor.


Enlace Permanente

Por ahora hay 7 comentarios


Ley antibailedesalón

19 de Noviembre, 2013, 0:01


Mucho, pero mucho antes de que los modernillos inventaran los flashmobs, en todas las ciudades de China, todas las mañanas y noches, era y es habitual ver grandes grupos de gente bailando en calles y plazas. Los chinos los llaman guangchangwu (广场舞, que significa "baile de plaza"), y sus principales practicantes son mujeres de mediana edad, normalmente jubiladas (offtopic: en China las mujeres se jubilan a los 55, aunque es posible que con las superreformas de Xi Jinping esto cambie).











No son Michael Jackson, cierto, pero verlas suele ser una experiencia muy agradable. Primero, porque se las ve felices, disfrutando en grupo. Segundo, porque lo hacen sin ánimo de lucro, sólo por pasárselo bien y prevenir la artritis haciendo ejercicio (algún amigo o familiar que ha venido alguna vez a visitarme se ha quedado extrañado de que en un momento dado no pasaran el sombrero entre el público, como suele pasar con los espectáculos callejeros en Occidente). Tercero, porque le dan a la calle un aire festivo, que en la China del ajetreo y el trabajo a destajo no siempre es fácil de ver.

Pero ay, amigos, todo tiene su lado negativo: en los últimos meses ha habido varias noticias en la prensa china donde estos grupos de mujeres bailarinas son criticados por el ruido que hacen, y que, según estas informaciones, molesta mucho a los vecinos (definitivamente algo está cambiando en China, ¡ahora resulta que el ruido molesta a los chinos!). Estos conflictos, que a mí me recuerdan a los que en España se ven en zonas de bares, discotecas y botellones -aunque en China, obviamente, el grupo de edad "problemático" es diferente- no siempre se reducen a declaraciones a los diarios locales: hace poco, por ejemplo, unas señoras que bailaban en Wuhan se quejaron de que vecinos poco entusiastas de su arte les tiraban hasta cacas por la ventana.



El problema, que jamás imaginé hasta ahora, está alcanzando tales niveles de conflicto social que ya hay una gran ciudad china, Cantón, donde se ha anunciado la prohibición de estos bailes en la calle, o al menos cerca de hospitales, escuelas y zonas residenciales (lo cual limitará bastante el radio de acción de estas pobres señoras).

En fin, yo en este conflicto, como en el que hubo en España en su día (y que me imagino que se ha reducido bastante desde que yo me fui, con aquella famosa "ley antibotellón"), me pongo del lado de los que más ganas de fiesta tienen: las señoras chinas. Pero claro, me hago cargo de que mi opinión está distorsionada por el hecho de que nunca he vivido junto a una zona de marcha o una plaza utilizada por las reinas del guangchangwu. En ese caso, quizá pensaría lo contrario, pero no creo que expresara mi opinión arrojando cacas.

Enlace Permanente

Por ahora hay 4 comentarios


Todo lo que tengas en la cartera

4 de Noviembre, 2013, 0:01

¿Qué lleva un chino en su billetera? Pues lo normal: un poco de dinero, una tarjeta de identificación, otra de transporte, alguna de banco... Y en China, creo que más que en España, es muy frecuente que las tiendas te den una tarjeta de socio (lo que aquí se llama 会员卡, huiyuan ka) para conseguir descuentos o beneficiarse de alguna promoción, por lo que es fácil que tenga una docena de ellas al menos en la cartera.

Como muestra de todo ello, os enseño lo que yo llevo en mi cartera todos los días, aparte de algun juan qué otro y tarjetas de visita (que en China se usan mucho más que en España, por cierto).


Tarjeta de transporte: Esta tarjeta no te da descuento alguno, simplemente te ahorra el tener que hacer cola cada vez que tomas el metro, o el estar buscando en los autobuses a la cobradora, que en hora punta puede estar separada de ti por 458 pasajeros apretujados. Hay que pasarla por un lector tanto al entrar como al salir de los dos medios de transporte. Los lectores normalmente están tan ciegos como Rompetechos, y muchas veces no te dejan entrar o salir por más que les pases la tarjeta por las narices.



Tarjeta de socio de la cadena de hoteles "low cost" 7 Days: Ya os conté hace unos meses que me he aficionado, cuando voy de viaje por China, a los hoteles de esta franquicia, que ofrecen una muy buena relación calidad-precio. Durante un par de años, sin darme cuenta, usé una tarjeta que no estaba a mi nombre, sino al de mi pariente holandés (sí, tengo un pariente holandés, en mi casa somos muy internacionales), que se la había hecho cuando me visitó hace dos años.



Tarjeta de pastelería: Ésta me parece que no la he usado en la vida, pero bueno, unos pingüinos e el bolsillo siempre dan alegría. Holiland es una exitosa cadena de pastelerías china, fundada por un artista (principalmente fotógrafo) llamado Luo Hong.



Tarjeta del hospital: Si me pongo malo y tengo que ir al hospital en China, no tendré apenas lista de espera, pero eso sí, habré de pagar por adelantado (si no tienen que hacerte muchas pruebas, puede ser poco, igual 10 o 15 yuanes). Al pagar, muestras esta tarjeta, que, por cierto, también me costó unos yuanejos (en la sanidad china, te cobran hasta por querer pagar).



Tarjeta de supermercado pijo: En Pekín hay dos tipos de super, uno más humilde, centrado en productos chinos y baratos, y otro de un poco más de calidad, con bastantes productos importados. Hay días en que te sientes nostálgico de la comida occidental, o te quieres dar un gustazo, y te vas al pijo, que en España sería como irte a comprar al super de El Corte Inglés. Con la tarjeta tlogras descuentos y puntos que acumulados te dan opción a regalos (notaréis que en esta imagen no he tapado los números, porque el único riesgo que corro enseñándooslos es que al comprar en este establecimiento me añadáis puntos a mi cuenta).



Tarjeta de supermercado normal: Pues eso, que hay días para derrochar y otros para ahorrar. Me fascina lo de "rebate".



Tarjeta de una tienda llamada Hola: Es una tienda de decoración carísima, pero bueno, por tener nombre español le perdono. Estaba al lado de mi antigua casa, pero ahora me queda un poco a desmano, así que la guardo sólo como recuerdo. Lo único que compré allí fue un edredón que me costó 10 veces más de lo que uno normal cuesta en las tiendas populares, y un té inglés en bolsitas que bebí durante una temporada (qué vergüenza, beber té inglés en China) sólo porque me gustaban mucho las cajas en las que iba envasado y las coleccioné.



Tarjeta de un club de póker: La he usado dos veces, las dos en que fui a jugar, y como vi que los que allí jugaban eran infinitamente mejores que yo, decidí no volver (las cartas nunca serán lo mío, como ya vi de más joven con el guiñote, el juego que reina en Aragón). Los clubs de poker que han aflorado en los últimos meses en Pekín son un poco raros, porque en China, en teoría, no pudes apostar, es ilegal. En consecuencia, en los clubs de poker no puedes enseñar nada de dinero en las mesas, sólo fichas (que previamente has comprado, eso sí). Al final de la partida, esas fichas no las puedes canjear por dinero como en los casinos normales, sino por "premios", que en general suelen ser iPhones, iPads... En fin, un movidón, pero yo creo que muchos de los chinos que van a estas cosas en realidad son amiguetes de los dueños y al final sí que les van a devolver pasta.



Tarjeta de la tienda de animales: Kudi es la cadena de tiendas de animales más famosa de Pekín, aunque recientemente, como os conté en un reciente post, ha visto menguar su fama debido a la tragedia ocurrida en el parque perruno donde dejo a mi perra Once cuando me voy de vacaciones. En mi anterior casa tenía una tienda Kudi al lado de mi portal y la usaba mucho. Ahora ya no voy tanto, pero la sigo conservando.



Tarjeta de la peluquería: Las peluquerías son uno de los negocios más abundantes en las ciudades de China, por lo que sus dueños siempre intentan camelarte para que les seas fieles. A mí me liaron con esta tarjeta VIP, porque es de una peluquería de al lado de donde vivía antes, por lo que cada vez que me quiero cortar el pelo tengo que ir allí, con la pereza que me da. En mi casa actual tengo nada más cruzar la calle dos peluquerías, pero en realidad me alegro de no darles un duro, porque son dos de los establecimientos más guarros que he visto en toda China: cada noche dejan las dos unas montañas de basura asquerosas frente a su puerta, en las que no faltan pelos humanos, claro está. Peluquerías de Douban Hutong: ni se os ocurra usarlas.



Tarjeta del cine: Posiblemente una de las tarjetas más convenientes de todas las que os estoy enseñando, porque con ella tienes el cine a mitad de precio, y en Pekín las entradas de cine son bastante caras (y ya lo eran antes de la llegada del timo del 3D). Lo malo es que cada año te obligan a pagar una cuota, y hay años que voy tan poco al cine que al final casi no la amortizo.



Tarjeta para llamadas lejanas: Normalmente, con tu teléfono fijo o móvil no puedes hacer llamadas al extranjero (y a veces tampoco a otras provincias de China), por lo que necesitas estas tarjetas que, como las que hay en los locutorios españoles, te dan saldo para hacer este tipo de llamadas. No hay nada que me dé más pereza que usarlas, con todos esos números que hay que pulsar antes de establecer conexión (si es que te da conexión), pero en fin, hay que tenerlas por si acaso tienes una emergencia de jamón y necesitas llamar a la patria para que te lo envíen por SEUR.



Tarjeta del gimnasio: Ya que la pongo, a ver si me acuerdo de usarla un poco más a menudo, que estoy muy fondón.



Tarjeta del Starbucks: Últimamente la uso poco, porque me compré una cafetera para casa, pero por si acaso la conservo. Cada cierto número de cafés, con esta tarjeta, te dan uno gratis, y son bastante generosos: a mí igual me han dado 20 o 30 gratis, los muy generosos.



Tarjeta de piriodista: Ésta la tenemos sólo los juntaletras extranjeros de este país, y para mí es como el DNI. Aunque en teoría deberíamos llevar el pasaporte si las autoridades nos pidieran la identificación, con esta tarjeta suele ser suficiente. Además, en algunos lugares turísticos de China, te dejan entrar con ella gratis (no digo cuáles porque más que de la ley depende del humor del que está en la puerta ese día). El de la foto soy yo pero hace una o dos eras geológicas.



Tarjeta de banco: La que más he perdido de todas, igual ya llevo una decena extraviadas (afortunadamente, la pérdida no supuso merma de mi cuenta bancaria). Hacerse una nueva es probablemente el trámite qué más odio hacer en China: es lento (tardan 15 días), kafkiano (durante ese tiempo te bloquean la cuenta, no puedes sacar dinero), farragoso (el día que te la dan tienes que firmar 80 papeles, introducir tu clave secreta 160, etc) y, en definitiva, insoportable. Pero nada, mi subconsciente debe disfrutar con mi sufrimiento, porque cada ciertos meses, hala, a tomar por saco tarjeta.



Y eso es lo que tengo en la billetera, además de una foto de mi churri (bueno, últimamente no, que ahora no tengo churri). Por cierto, todas las tarjetas son exactamente del mismo tamaño, así que quedan niqueladas dentro de la cartera.

Enlace Permanente

Por ahora hay 2 comentarios


Recuperando fotos de Facebook (V)

11 de Septiembre, 2013, 0:01

Durante el mes de septiembre estoy de vacaciones, circunstancia que aprovecharé para descansar y a la vez rescatar del Grupo de Facebook algunas imágenes que he publicado allí pero no en este blog.


Lo de los retretes abandonados en las zonas residenciales de Pekín es un clásico...
¡Pero es que al lado de mi oficina han abandonado hasta una bañera!

(Publicada en el Grupo de Facebook el 26 de enero de 2013, 9 "me gusta").



Ocaso en Pekín (ocaso, o no caso).
(Publicada en el Grupo de Facebook el 28 de enero de 2013, 27 "me gusta").


Vista desde mi ventana en estos días nierdinosos.
(Publicada en el Grupo de Facebook el 31 de enero de 2013, 26 "me gusta").


Once recién bañada, que con la nieve se había puesto hecha un asco.
(Publicada en el Grupo de Facebook el 31 de enero de 2013, 11 "me gusta").

Enlace Permanente


Recuperando fotos de Facebook (IV)

10 de Septiembre, 2013, 0:01

Durante el mes de septiembre estoy de vacaciones, circunstancia que aprovecharé para descansar y a la vez rescatar del Grupo de Facebook algunas imágenes que he publicado allí pero no en este blog.


Once siempre se pasa ratos y ratos en la entrada de la mezquita vecina
(y antes lo hacía en la entrada de un templo cercano a mi antigua casa).
No sé si es que es muy espiritual, o el olor a carne de la carnicería halal.

(Publicada en el Grupo de Facebook el 22 de enero de 2013, 51 "me gusta").


Nueva línea 6 del metro de Pekín. Una de las cosas que no me gustan de ella, al menos en la parada de mi casa:
tiene cinco escaleras mecánicas hacia el andén, pero las cinco se usan para subir, ninguna para bajar.
¿Qué pasa, que sólo los que ascienden en esta vida son importantes? ¿Qué pasa con los que descienden?

(Publicada en el Grupo de Facebook el 23 de enero de 2013, 20 "me gusta").


Máquina expendedora de libros.
(Publicada en el Grupo de Facebook el 25 de enero de 2013, 102 "me gusta").


Menudo pedazo de edificio "tradicional" me encontré el otro día en las afueras de Pekín... y estaba vacío del todo.
(Publicada en el Grupo de Facebook el 25 de enero de 2013, 20 "me gusta").

Enlace Permanente

Por ahora hay 2 comentarios


Recuperando fotos de Facebook (III)

8 de Septiembre, 2013, 0:01

Durante el mes de septiembre estoy de vacaciones, circunstancia que aprovecharé para descansar y a la vez rescatar del Grupo de Facebook algunas imágenes que he publicado allí pero no en este blog.


No hace falta tener un cuerpo Danone para salir en una caja de gayumbos. Al menos en una marca china.
(Publicada en el Grupo de Facebook el 19 de enero de 2013, 37 "me gusta").

Enlace Permanente


Recuperando fotos de Facebook (II)

7 de Septiembre, 2013, 0:01

Durante el mes de septiembre estoy de vacaciones, circunstancia que aprovecharé para descansar y a la vez rescatar del Grupo de Facebook algunas imágenes que he publicado allí pero no en este blog.


La ayi ha cortado así la piel de la toronja para que deje buen olor en la casa,
parece una flor de loto. Mi ayi es lo más.

(Publicada en el Grupo de Facebook el 17 de enero de 2013, 60 "me gusta").


Con el paso de los días, la piel de toronja pelada por mi ayi se está poniendo más interesante...
(Publicada en el Grupo de Facebook el 21 de enero de 2013, 11 "me gusta").


Y por el reverso también...
(Publicada el mismo día, 14 "me gusta").

Enlace Permanente

Por ahora hay 2 comentarios


El Sacromonte loéssico

17 de Junio, 2013, 0:01

(Este artículo también se ha publicado en la Newsletter que publica mensualmente la Asociación de Familias Adoptantes en China, AFAC)


El ser humano empezó su historia viviendo en cuevas, un habitáculo que abandonó en casi todo el mundo, aunque aún hay algunos pueblos que mantienen la costumbre de ser cavernícolas. Por ejemplo, los centenares de gitanos que viven en las cuevas del Sacromonte de Granada, en el sur de España. O, también, los 30 millones de chinos -se dice pronto- que han horadado las amarillentas montañas loéssicas del curso medio del río Amarillo y viven desde hace siglos en cavernas, especialmente en las provincias de Shanxi y Shaanxi, marcadas en color amarillo en este mapa.



Los chinos de esa zona optaron por vivir en cavernas porque éstas les protegen muy bien del duro clima de la zona, especialmente porque son muy frescas en el caluroso verano. Y como la tierra de la zona es tan "blanda" que se deshace a puñados en el río Amarillo (de ahí el color) es muy fácil excavar estas cuevas, que en su mayoría no son naturales. Las casas cueva se llaman "yaodong", y los chinos las usan desde hace más de 4.000 años.


Pueblo de yaodongs (foto tomada de esta web).


Además de vivir en cuevas, los habitantes de esa zona suelen dormir sobre piedras, también por cuestión de climatización. Al excavar/construir la casa, los shanxineses (y los shaanxineses) dejan una parte del recinto más elevada que el resto, y en esa elevación terrosa o rocosa, a la que llaman "kang", dormirán bien a gustito (le ponen encima esteras y colchas para que esté un poco mullido, que tampoco va a ser todo como en los Picapiedra). Además, en esta cama pétrea excavan un agujero en el que ponen en invierno brasas, para que el calor pase a toda la cama y tengan así un lecho bien calentito (en el que suele dormir toda la familia junta, sin distinciones de generación o sexo que valgan).


Típica habitación de un yaodong, con su típico kang
(de la misma web que la imagen anterior).


Entre los más distinguidos habitantes de cuevas en China se encuentra el mismísimo Mao Zedong, que vivió en ellas unos meses. Fue en Yanan, hoy día un centro de peregrinación para los maoístas nostálgicos. En las cuevas de esa localidad se refugió el ejército de Mao tras un año de huida de las tropas Nacionalistas, en los años 30 del siglo pasado (la Larga Marcha), y allí nació, por ejemplo, la Agencia Xinhua, uno de los primeros medios de propaganda del comunismo. Desde las cuevas de Yanan se preparó y lanzó la ofensiva final de los maoístas contra Pekín, en 1949, tras años de guerra civil.


Cuarteles comunistas de Yanan, hoy un museo rojelio.



ACTUALIZACIÓN (al día siguiente): Peio, en los comentarios del Grupo de Facebook, hace esta interesante aportación al tema:

"Estas casas de loess son también la causa por la que el terremoto de Shaanxi de 1556 es recordado como el más devastador de la Historia, con cerca de 1 millón de personas fallecidas (según estimaciones). Y es que precisamente su mayor ventaja (como dice el artículo, la facilidad de excavar en este tipo de tierra) es a su vez su mayor peligro cuando la tierra es azotada por un seísmo de gran magnitud".

Enlace Permanente


Intolerancia alimentaria

23 de Mayo, 2013, 0:01


La semana pasada, se levantaba un gran revuelo mundial cuando la FAO (la organización de las Naciones Unidas para la agricultura y la alimentación) publicaba un informe en el que presentaban las bondades de comer insectos y se recomendaba el aumento de su consumo en un mundo con cada vez mayor población y más problemas de suministro de alimentos. Unos 2.000 millones de personas en el mundo, es decir, poco menos de la tercera parte de la población mundial, tienen insectos en su dieta, recordaba el informe, que podéis bajaros y leer aquí.

A mí personalmente no me sorprendió tanto la sugerencia de la FAO como el disgusto con que se recibió, por ejemplo, en España. En los comentarios de las noticias sobre el tema que he leído la gente se rasgaba las vestiduras, gritaba indignada como si le estuvieran haciendo tragar cucarachas con embudo, y hasta algunos lo enlazaban, medio en broma medio en serio, con la supuesta conspiración de los más ricos del planeta para que, tras la crisis financiera, estemos calladitos y seamos sumisos. En este artículo -muy bueno, por lo demás-, tenéis un ejemplo, en las líneas quinta y sexta.

La agresividad que en España hay hacia los hábitos alimentarios de otras culturas es algo bastante curioso y yo diría que ilógico. En un mundo interconectado, donde quien más y quien menos ha viajado ya a muchos lugares, o los ha conocido por la tele o internet, es increíble ver cómo la "intolerancia alimentaria" es muy potente todavía, casi diría que más que la intolerancia religiosa o la racial, que hace tiempo que están ya muy mal vistas. Muchos españoles siguen pensando que las culturas que comen perro (coreanos, chinos del sur), insectos (muchas culturas tropicales) y otros alimentos "asquerosos" son bárbaras por ello, y a la vez que las que no comen cerdo (musulmanes) o ternera (indios) son estúpidas por ello. La intolerancia alimentaria nos lleva a publicar en los medios españoles barbaridades como ésta, que ya motivó un intenso debate en la sección de comentarios de un post anterior.

Mi desacuerdo con la general animadversión española -y a lo mejor también de otras gentes, pero yo hablo de las que conozco- a otros hábitos alimentarios no significa que yo me desayune cruasanes de mantis religiosa. Yo zampo prácticamente lo mismo que un español medio, quizá alguna verdura diferente que sólo hay en China, pero en cuestión carnes soy normalito, como casi todos los pequineses (chinos y extranjeros). He probado la serpiente, el perro, la tortuga, las hormigas, el burro, los escorpiones o los gusanos de seda, pero sólo por curiosidad, y no más de una o dos veces cada cosa, porque no me aficioné a su sabor ni son cosas que venda a diario el colmado de la esquina. De todo ello, quizá, lo que más me gustó fue la carne de burro, pero más por el guiso que por el sabor de la carne en sí.

Tengo gustos españoles, sí, pero no comparto en absoluto esta "intolerancia alimentaria", y no es por vivir en Pekín, una ciudad donde todos los animales del párrafo anterior pueden probarse pero en general sólo forman parte de esporádicas cenas "cachondas", tanto entre chinos como en extranjeros. A mí, particularmente, lo que más me ayudó a abandonar esos prejuicios fue el libro Bueno para comer, de Marvin Harris, en el que se explica por qué unos alimentos son tabú en unas culturas y en otras no. Cada capítulo está dedicado a un alimento, e incluso hay uno dedicado al canibalismo. La conclusión que se extrae del libro es que los tabúes alimentarios nacieron por circunstancias económicas (por ejemplo, en la India comer vacas les arruinaba la agricultura) que los pueblos transformaron en limitaciones religiosas o acompañaron de ideas erróneas (el cerdo es sucio, los insectos nos enferman al comerlos) que calaron en las distintas civilizaciones, creando sensaciones de "asco" que en realidad son culturales, no naturales. Aunque sí parece que el ser humano en general, sea de donde sea, busca animales grandes, para cansarse menos en su cría o caza, por lo demás es omnívoro, su estómago está preparado para comer mucho más variado de lo que come.

Regresando a la cuestión del principio, el consumo de insectos, ¿existe en China? Sí, pero poco. De forma habitual, sólo en algunas etnias del sur de China, en zonas tropicales o subtropicales, donde el clima o las circunstancias les han impedido históricamente tener ganado o cazar animales grandes. En el resto del país, los animales domésticos son corrientes (sobre todo los pollos y otros ganados aviares, de los que hay unos 5.000 millones), así que los insectos no se han comido prácticamente nunca. Los animales pequeños en general no se comen demasiado en China, aunque sí les gustan, como snack, los caracoles -como a nosotros- o los capullos de gusano de seda, aunque los primeros no son insectos.

Si uno quiere comer insectos fuera de las selváticas chozas de una minoría étnica del sur de China, la opción es irse a restaurantes especializados precisamente en comida del sur del país, especialmente restaurantes de comida de Yunnan (la provincia con más minorías). En Pekín, por ejemplo, el restaurante Yunteng ofrece platos con hormigas o escorpiones (éstos últimos tampoco son insectos, pero bueno).

En China, el informe de la FAO también tuvo su impacto, aunque no creó indignación como en España. Sí que hubo bastantes expertos que señalaron que habría que tener mucho cuidado con aplicar eso en China, pero más por los problemas de seguridad alimentaria que tiene el país. Muchos insectos en el país podrían estar contaminados con pesticidas, por ejemplo, y ser nocivos para el ser humano no por su carne intrínseca, sino por estar "espolvoreados" de toxinas creadas por el hombre.

Hay empresarios chinos que han intentado promover la cría de insectos para su consumo, especialmente hormigas, y hace casi 20 años el gobierno chino aprobaba por primera vez la comercialización de insectos. En algunos supermercados puedan verse paquetes de hormigas (criadas en granja), aunque parece ser que no han tenido mucho éxito nunca. Incluso existe una Asociación China de Cría de Insectos Comestibles.

En todo caso, cuando asociamos insectos y China, muchos se acordarán del mercado nocturno de Wangfujing, en el centro de Pekín, que vende pinchitos de caballito de mar, gusano, estrella de mar (una vez más, algunos no son insectos, pero bueno, ya me entendéis)...


Es un lugar curioso pero anómalo, porque en realidad casi ningún pequinés come estos pinchos. Los vendedores allí parece que sólo los ponen para atraer a los turistas extranjeros, que se compran un pincho de ésos para hacerse una foto haciendo como que comen una barbacoa de escorpiones, aunque luego seguramente van a tirarlos a la papelera.


Se trata de un fenómeno habitual en las zonas turísticas: los vendedores conocen las ideas preconcebidas de los visitantes, y las explotan, aunque en realidad no sean verdad. Hay pequineses que critican la existencia de este mercado, porque fomenta el tópico erróneo.

Bueno lectores, que tanto escribir de comida me ha abierto el apetito, y me espera un filete de ornitorrinco en el horno. Bon apetit, y sed tolerantes con las dietas de otros mundos, aunque no sean la Dukan.

ACTUALIZACIÓN (13/7/2013): Me acaban de llegar varias revistas El Jueves de semanas pasadas (me las manda mi hermana) y veo que el tema fue hasta portada de una de ellas (bien asquerosa, por cierto, con una mosca enorme en la página). Vamos, que ya veo que dio que hablar y comentar el asunto.

Enlace Permanente

Por ahora hay 11 comentarios


¿Es un pájaro, es un avión?
no, es un posado (robado)

11 de Abril, 2013, 0:01



Curiosa foto la que estas chicas se hicieron el otro día en Hainan, donde he pasado una semana por cuestiones de trabajo. Se la estaba haciendo un amigo, pero pasaba por allí y disparé yo también con mi cámara, en plan paparazzi robando intimidad.

A bote pronto, uno podría pensar que se trata de fans de delanteros españoles como Kiko, Güiza o Fernando Torres, pero no era esa la cosa...

 

Lo que hacían las chicas es seguir una moda que empezó en China el año pasado, la de imitar la siguiente foto:



La imagen pertenece a dos operarios del recientemente estrenado primer portaaviones chino dando la orden para el primer despegue de un caza que se efectuó desde el navío. Los medios oficiales dieron mucha cancha a la noticia, para el Gobierno chino un momento trascendental. Tan trascendental, que al responsable del desarrollo del portaaviones falleció de un infarto ese mismo día, parece ser que de la emoción que sintió.

Pero bueno, no me quiero desviar... El caso es que tras la aparición de esa foto muchos chinos, algunos como celebración de ese trascendental momento, y otros para cachondearse de él, empezaron a hacerse fotos con ese mismo gesto, y a publicarlas en internet. En los días posteriores circularon miles de ellas:






Yo pensé que aquel asunto había pasado de moda, pero al ver a las chicas esta semana he pensado que, quién sabe, igual se puede convertir en un nuevo gesto omnipresente a la hora de hacerse fotos en China. ¿Sustituirá a la clásica V de victoria que suelen usar millones de chinos, sobre todo las chicas jóvenes?



Que la gente haga este gesto en las fotos, sobre todo entre las chicas orientales, es una moda iniciada hace décadas en Japón y que con el tiempo se fue extendiendo a sus países vecinos. Pese a lo que pudiera parecer, no está inspirada en Winston Churchill...



...sino que, como contaba Kirai hace un tiempo, se puso de moda en las Olimpiadas de Sapporo 72, cuando Janet Lynn, una patinadora estadounidense que se ganó la simpatía del público japonés por saber perder muy bien (se cayó en las finales pero no perdió su sonrisa) fue fotografiada en varias ocasiones haciendo ese signo de la victoria en Japón. Lynn era algo hippie, como muchos jóvenes americanos de su época, y entonces la V era símbolo de paz entre la juventú norteamericana. Los japoneses, sin embargo, asociaron la V al encanto de Lynn, así que cuando las japonesas quieren salir "encantadoras" en las instantáneas, la hacen también. No he encontrado fotos de Lynn haciendo el signo de la victoria, pero sí un vídeo de cuando se cayó y siguió sonriendo como si nada:




Cuarenta años después, las adolescentes orientales siguen haciendo el signo de la victoria en todas sus fotos. ¿Podrá cambiar la tradición, por culpa de un gesto en plan Top Gun?

Enlace Permanente

Por ahora hay 4 comentarios


Artículos anteriores en 09. Vida cotidiana en China




Este blog -sorpresas te da la vida- recibió el premio Blasillo de Huesca 2006 al ingenio español en Internet

Y como no hay uno sin dos, fue galardonado poco después con el Premio 20 Blogs 2006 al mejor blog expatriado

Y agárrate bien a la silla, porque más de un lustro después, llegó el Premio BOBs 2012 al mejor blog en español




Archivos
Diciembre 2016 
Noviembre 2016 
Octubre 2016 
Septiembre 2016 
Agosto 2016 
Julio 2016 
Junio 2016 
Mayo 2016 
Abril 2016 
Marzo 2016 
Febrero 2016 
Enero 2016 
Diciembre 2015 
Noviembre 2015 
Octubre 2015 
Septiembre 2015 
Agosto 2015 
Julio 2015 
Junio 2015 
Mayo 2015 
Abril 2015 
Marzo 2015 
Febrero 2015 
Enero 2015 
Diciembre 2014 
Noviembre 2014 
Octubre 2014 
Septiembre 2014 
Agosto 2014 
Julio 2014 
Junio 2014 
Mayo 2014 
Abril 2014 
Marzo 2014 
Febrero 2014 
Enero 2014 
Diciembre 2013 
Noviembre 2013 
Octubre 2013 
Septiembre 2013 
Agosto 2013 
Julio 2013 
Junio 2013 
Mayo 2013 
Abril 2013 
Marzo 2013 
Febrero 2013 
Enero 2013 
Diciembre 2012 
Noviembre 2012 
Octubre 2012 
Septiembre 2012 
Agosto 2012 
Julio 2012 
Junio 2012 
Mayo 2012 
Abril 2012 
Marzo 2012 
Febrero 2012 
Enero 2012 
Diciembre 2011 
Noviembre 2011 
Octubre 2011 
Septiembre 2011 
Agosto 2011 
Julio 2011 
Junio 2011 
Mayo 2011 
Abril 2011 
Marzo 2011 
Febrero 2011 
Enero 2011 
Diciembre 2010 
Noviembre 2010 
Octubre 2010 
Septiembre 2010 
Agosto 2010 
Julio 2010 
Junio 2010 
Mayo 2010 
Abril 2010 
Marzo 2010 
Febrero 2010 
Enero 2010 
Diciembre 2009 
Noviembre 2009 
Octubre 2009 
Septiembre 2009 
Agosto 2009 
Julio 2009 
Junio 2009 
Mayo 2009 
Abril 2009 
Marzo 2009 
Febrero 2009 
Enero 2009 
Diciembre 2008 
Noviembre 2008 
Octubre 2008 
Septiembre 2008 
Agosto 2008 
Julio 2008 
Junio 2008 
Mayo 2008 
Abril 2008 
Marzo 2008 
Febrero 2008 
Enero 2008 
Diciembre 2007 
Noviembre 2007 
Octubre 2007 
Septiembre 2007 
Agosto 2007 
Julio 2007 
Junio 2007 
Mayo 2007 
Abril 2007 
Marzo 2007 
Febrero 2007 
Enero 2007 
Diciembre 2006 
Noviembre 2006 
Octubre 2006 
Septiembre 2006 
Agosto 2006 
Julio 2006 
Junio 2006 
Mayo 2006 
Abril 2006 
Marzo 2006 
Febrero 2006 
Enero 2006 
Diciembre 2005 
Noviembre 2005 
Sicilia 1947 

 

Blog alojado en ZoomBlog.com

Creative Commons License
Los textos de este blog están bajo una licencia de Creative Commons.

Si eres el autor de alguna de las fotos colocadas en el blog
y no deseas que sea usada aquí,
notifícamelo y la retiraré