chinochano
            El mundo chino al alcance de tu chano


Inicio


En toda la web
En Chinochano

Recibe chinochano
en tu correo

Mándame un email,
que es gratis:


Chinochanadas
en Feisbuk
y en Twitter




Estos posts
te pueden servir
Estudiar mandarín en China 

Encontrar trabajo en China 

Hacer negocios en China 

Buscar piso
en China
 

Encontrar hispanos en China 

Tu nombre
en chino
 

Preparar el viaje
a China
 

Clima en China 

Llamar por teléfono desde China 

Ver TV china
en español
 

Libros sobre China 

Las mejores pelis chinas 

Chino mandarín
en tu ordenador
 

Hoteles en Pekín 

Restaurantes
en Pekín
 

Bares en Pekín 


Y si quieres ahondar
en un tema, aquí tienes posts sobre...
01. Música china
o sobre China


02. Cine y TV
en China


03. Arte y literatura de China

04. Historia
de China


05. Idioma chino

06. Comer y beber en China

07. Viajes por China y alrededores

08. Política y actualidad en China

09. Vida cotidiana en China

10. Nombres y apellidos chinos

11. Pekín,
esa ciudad


12. Shanghai,
esa ciudad


13. Hong Kong y Cantón, esas ciudades

14. Tíbet y Xinjiang

15. Taiwán

16. Fútbol chino

17. Otros deportes en China

18. Bellezas chinas

19. Amor y sexo
en China


20. Asuntos personales

21. China en mapas

22. Consultorio
para los lectores


23. Juegos
para los lectores


24. Cosas inclasificables

Archivos
Agosto 2014 
Julio 2014 
Junio 2014 
Mayo 2014 
Abril 2014 
Marzo 2014 
Febrero 2014 
Enero 2014 
Diciembre 2013 
Noviembre 2013 
Octubre 2013 
Septiembre 2013 
Agosto 2013 
Julio 2013 
Junio 2013 
Mayo 2013 
Abril 2013 
Marzo 2013 
Febrero 2013 
Enero 2013 
Diciembre 2012 
Noviembre 2012 
Octubre 2012 
Septiembre 2012 
Agosto 2012 
Julio 2012 
Junio 2012 
Mayo 2012 
Abril 2012 
Marzo 2012 
Febrero 2012 
Enero 2012 
Diciembre 2011 
Noviembre 2011 
Octubre 2011 
Septiembre 2011 
Agosto 2011 
Julio 2011 
Junio 2011 
Mayo 2011 
Abril 2011 
Marzo 2011 
Febrero 2011 
Enero 2011 
Diciembre 2010 
Noviembre 2010 
Octubre 2010 
Septiembre 2010 
Agosto 2010 
Julio 2010 
Junio 2010 
Mayo 2010 
Abril 2010 
Marzo 2010 
Febrero 2010 
Enero 2010 
Diciembre 2009 
Noviembre 2009 
Octubre 2009 
Septiembre 2009 
Agosto 2009 
Julio 2009 
Junio 2009 
Mayo 2009 
Abril 2009 
Marzo 2009 
Febrero 2009 
Enero 2009 
Diciembre 2008 
Noviembre 2008 
Octubre 2008 
Septiembre 2008 
Agosto 2008 
Julio 2008 
Junio 2008 
Mayo 2008 
Abril 2008 
Marzo 2008 
Febrero 2008 
Enero 2008 
Diciembre 2007 
Noviembre 2007 
Octubre 2007 
Septiembre 2007 
Agosto 2007 
Julio 2007 
Junio 2007 
Mayo 2007 
Abril 2007 
Marzo 2007 
Febrero 2007 
Enero 2007 
Diciembre 2006 
Noviembre 2006 
Octubre 2006 
Septiembre 2006 
Agosto 2006 
Julio 2006 
Junio 2006 
Mayo 2006 
Abril 2006 
Marzo 2006 
Febrero 2006 
Enero 2006 
Diciembre 2005 
Noviembre 2005 
Sicilia 1947 


Mis posts
favoritos
Principios fundacionales de Chinochano 

El birrograma 

China conquista
el mundo
 

China rebautizada 

Un país de 5 

Etnias de China 

¡¡Me llamo
Josep Lluis!!
 

Pongamos que hablo de Pekín 

Gracias a la China 

Gripe pekinar 

Alfabeto chino 

El post más polémico 

Agujeros 

Aprende a ligar
con Richar
 

Una vez
fui activista
 

¿Te quedas
o te vas?
 

Colección de objetos superfluos 

China élfica 

Las cabezas de YSL 

Der Untergang
aus Kochinnen
 

Triciclos de China 

Hasta el infinito
y más allá
 

Supermegaofensivo 

Sindicación (RSS)
Artículos
Comentarios



Publicidad

Photobucket - Video and Image Hosting

Photobucket - Video and Image Hosting

 


02. Cine y TV
en China


El lago de los rifles

20 de Junio, 2014, 0:01

Hace unos días vi en el cine la última película de Zhang Yimou, "Coming Home" (Volver a Casa), título que es fácil de confundir con "The Road Home" (Camino a Casa), filme que el mismo director rodó allá por los 90 pero que no tiene que ver nada con el actual.


No os voy a contar mucho de la película aquí para no arruinaros la historia a los que queráis verla, aunque sí diré que la sencilla historia que cuenta, ambientada en la China inmediatamente posterior a la Revolución Cultural (finales de los 70), me parece una audaz metáfora que de forma muy inteligente -para escapar de los censores- denuncia uno de los grandes problemas de la China actual, la amnesia que el país se autoimpone sobre su historia reciente. Aunque quién sabe, quizá la aparición de películas como ésta signifique que los tabúes sobre ciertos periodos negros de la historia nacional se estén levantando gradualmente...

Gong Li, la eterna musa de Zhang Yimou (aunque durante unos años pareciera que estuvieran separados profesionalmente) está impresionante en su papel de ama de casa cincuentona, como también lo está el protagonista masculino, Chen Daoming (un clásico de las grandes superproducciones chinas). Sin embargo, quizá el mayor aplauso lo merece la hija de ambos en la historia (llamada Dandan), interpretada por una actriz debutante en el cine llamada Zhang Huiwen que está magnífica, sobre todo cuando llora.

Al principio de la historia, Dandan es una bailarina de ballet que se prepara concienzudamente para participar en una famosísima obra de danza clásica para los chinos, llamada "El Destacamento Rojo de Mujeres". Este ballet adaptaba una novela sobre un grupo de mujeres que en los años 30 del siglo XX formó una guerrilla comunista en la isla tropical china de Hainan.





Durante la Revolución Cultural, en los 60 y 70, este ballet y apenas media decena más de obras de artes escénicas eran las únicas que se permitían en los escenarios de toda China, y básicamente se obligaba a todo el mundo a verlas por su valor propagandístico, así que cualquier chino de 50 años para arriba no sólo la ha visto, sino que es posible que se la sepa de memoria. El Ballet, a diferencia de muchas cosas de la Revolución Cultural que hoy en día se consideran en China pasadas de moda o excesivamente rogelias, se sigue considerando en la actualidad una pieza digna de representar, y aún se pone en escena de vez en cuando en los teatros del país. Puedo poneros la obra entera en un YouTube (en realidad es una adaptación de ese ballet al cine, pero es casi lo mismo).



El destacamento rojo de Hainan existió de verdad, y de hecho algunas de sus miembros aún viven en el centro de Hainan (concretamente en la ciudad de Qionghai, cerca de Boao), aunque deben de ser nonagenarias y cada año, ley de vida, son menos (en 2008, comenta Wikipedia, quedaban 14, no sé ahora cuántas serán).

En una famosa escena de este ballet (aunque no sé si es cosa de la versión original o de adaptaciones posteriores más vanguardistas) las revolucionarias se colocan de forma que la pierna parece ser un fusil. No intenten imitarlo en casa, pero la posición es ésta:


Curiosamente, en las últimas semanas al artista/provocateur/activista/personadeseosadeatención Ai Weiwei le ha dado por imitar, no se sabe del todo muy bien con qué intención, esa postura tan incómoda. Gracias a ello, o por culpa de ello, hemos podido ver parte de la nalga de Ai:


Además, muchos seguidores de Ai, que son muchos y muy fieles, han decidido imitar a su mentor y le han enviado fotos con posturas similares o montajes que le homenajean, cientos de imágenes que el artista está colocando estos días en su cuenta de Instagram, en plan meme. Si os animáis a seguir la moda, haced antes unos estiramientos, por favor.

Enlace Permanente

Por ahora hay 16 comentarios

Escribe aquí tu comentario
(Comments in Chinese or English
are also welcome)

Referencias (0)

Compárteme en Facebook, Twitter, Menéame
y otros lugares pulsando aqui: Bookmark and Share



Jorge Javier, pon tus barbas a remojar

23 de Mayo, 2014, 0:01

Parece increíble y hasta surrealista, pero en un año, los chinos, así, en general, le han cogido manía a Telecinco, un canal televisivo de un país que se encuentra a miles de kilómetros de donde ellos viven. Ríete tú de las polémicas de China con CNN o el Niu York Taims. La cosa ha llegado a tal nivel que esta semana el portavoz del Ministerio de Asuntos Exteriores chino ha dicho en rueda de prensa oficial que el canal español "insulta repetidamente a los chinos".

Recapitulemos los episodios que han llevado a semejante dislate, que recuerda a aquellos tiempos en los que la revista Codorniz e Inglaterra estaban en guerra.


Todo empieza hace cosa de un año, cuando Aída Nízar, ex concursante de Gran Hermano y, por tanto, personaje absolutamente irrelevante para cualquier persona que no sigue la telebasura, presentó un reportaje sobre los restaurantes chinos en un programa de la cadena amiga llamado "Sálvese quien pueda" (no confundir con la saga de espacios "Sálvame", en los que también ha colaborado).


En el programa, la señora Nízar se colaba en cocinas de restaurantes chinos en España, los acusaba de sucios, e intentaba difundir topicazos del tipo "los restaurantes chinos cocinan a sus abuelos". Un contenido televisivo no sólo amarillista, sino además poco original: ese lugar común, unas veces en broma y otras en serio, ha salido en cientos de programas españoles antes que en el de la Nízar. Bueno, con una diferencia: al visitar la presentadora los restaurantes y montar escándalo en ellos, los chinos que viven en España, que normalmente no entran en polémicas por lo que se cuenta de ellos en programas de televisión españoles (quizá porque no los ven) esta vez sí se molestaron, y mucho, por haber sido visitados por cámaras de televisión sin permiso, sufrir calumnias, etc.

Pero la cosa no quedó allí: el malestar de los chinos en España viajaría miles de kilómetros y llegaría a China, donde a través de las redes sociales miles de internautas se enteraron de que había un programa de una tal Aída Nízar que se metía con sus compatriotas en España. "Aída Nízar" se convertiría así en trending topic de los microblogs chinos, y con ello en un personaje famosillo en el país (y persona non grata). A mí me la llegaron a nombrar y criticar hasta los taxistas pequineses cuando les decía que era español. La polémica, como todas, se va olvidando con el tiempo, pero los chinos decidieron a partir de entonces tener un ojo encima de lo que haga Telecinco.

Meses después, otro programa con el típico sello de calidad de Telecinco, "La Noche en Paz" (gala de Nochevieja producida por José Luis Moreno) volvería a molestar a los chinos por nuevas alusiones ofensivas contra los restaurantes chinos. Esta vez aparecieron en un gag cómico, así que no deberían ser tomadas en serio, pero los hosteleros chinos estaban ya algo sensibles por la polémica anterior, se quejaron, en China la polémica volvió a llegar vía sus inmigrantes en España, y esta vez también fue reproducida y magnificada por los medios de comunicación del país asiático.



Estas dos primeras polémicas podrían comprenderse por el hecho de que descansan en un prejuicio, el de que los restaurantes chinos en España son de mala calidad, que seguramente debe doler y causar pérdidas económicas a los empresarios del país oriental que emigran a tierras españolas. En todo caso, si los inmigrantes chinos supieran que a buena parte de los españoles los exconcursantes de realities no nos parecen precisamente Jordi Evole, o que los chistes "matrimoniada style" de José Luis Moreno no nos despiertan ni la más tímida sonrisa, quizá no se hubieran tomado tan en serio dos polémicas que en realidad no dejan de tener un toque kafkiano.

Algo similar ocurre con la tercera y por ahora última trifulca entre China y Telecinco: la protagonista es otra Aída, pero esta vez no la Nízar, sino la serie homónima de Luisma, Lore, Macu y compañía. En el capítulo del pasado domingo, Mauricio Colmenero le declara la guerra a Wang, hostelero chino de Esperanza Sur, y coloca en su bar, el Bar Reinols, el siguiente cartel:


Vuelta a empezar: el cartel ha vuelto a pasar de pantalla en pantalla por las redes sociales de los inmigrantes chinos en España, de ahí ha saltado a los internautas chinos, y así hasta llegar a la prensa del país, que se ha hecho eco del supuesto "insulto" y ha llegado a preguntar al portavoz de Exteriores chino, quien contestó lo que he comentado al principio del post.

Esta vez, el malentendido es total: muchos chinos, en España o en China, han confundido a la serie Aída con Aída Nízar. Tampoco han entendido, quizá porque el humor chino no es igual, que Mauricio Colmenero es un antihéroe, un personaje que en ningún caso va a ser modelo a imitar: al contrario, es presentado como homófobo, machista y racista (lo que, al final, lo acaba convirtiendo en uno de los personajes más graciosos de la serie).

En fin, todo esto no es más que un choque cultural en parte comprensible por la distancia y las diferencias de humor, en el fondo bastante gracioso, aunque quizá no bueno para la popularidad de España en China, donde no había circulado tanto el estúpido tópico ese de que "los españoles son racistas" que sí se ha difundido, desgraciadamente, en los países anglosajones, por lo de los insultos en el fútbol y tal.

Telecinco, que hay que admitir que no es precisamente el máximo referente de calidad audiovisual en España, ha sufrido en todo caso un juicio algo riguroso por parte de China. Parte de la culpa es el efecto bola de nieve que causan las redes sociales, que hace tiempo que han probado tener ciertos defectos a la hora de difundir cosas. Tonterías sin importancia se han magnificado, quizá se han malinterpretado, y la cadena amiga ha quedado señalada por los chinos como "enemiga", por lo que ahora los chinos están con ella a la que salta. Me recuerda un poco como cuando toda la red española se ceba en las chorradas de Mariló Montero o Toni Cantó: les tienen en el punto de mira y no les dejan pasar una.

Pero el choque cultural suele venir de las dos partes: los chinos no han entendido bien el humor español, pero los españoles también han obrado con desconocimiento de la cultura china. Intentaré ejemplificar esto explicando por qué ha ofendido tanto el cartel de Mauricio Colmenero en el Bar Reinols. Los guionistas de Aída probablemente no lo saben, pero para el imaginario colectivo chino un cartel en el que ponga "perros y chinos no pueden entrar" es el culmen del racismo, del colonialismo, de la humillación, hasta el punto de que ni en un chiste se lo toman a bien.

Esto tiene sus razones históricas en el Shanghái colonial, hace cosa de un siglo: por aquel entonces, cuando esa ciudad estaba dividida en barrios ingleses, franceses, estadounidenses, los extranjeros construyeron en su zona más exclusiva, el Bund, un parque llamado Huangpu en el que estaba prohibido que entraran los chinos, y tampoco se permitía entrar a los perros. Los chinos convirtieron ese parque en un símbolo de la injusticia colonial, hasta el punto de que hoy en ese lugar hay un monumento de homenaje a la lucha contra la ocupación extranjera.

La leyenda dice que en la entrada del localmente odiado parque había un infame cartel en el que se podía leer "chinos y perros no están autorizados", un letrero que se reproduce en esta escena de la mítica "Fist of Fury", donde el gran héroe chinoamericano, Bruce Lee, decide, cómo no, hacerlo añicos:



En los últimos años de contenciosos territoriales entre China y sus vecinos, algunos nacionalistas chinos dueños de restaurantes, bares, tiendas y otros establecimientos decidieron mostrar su ira a los países rivales haciendo desafortunadas versiones de aquel famoso cartel:





Lo cierto es que la existencia del cartel original es una leyenda urbana, y que probablemente nunca existió. Sí había un cartel con diez normas a la entrada del parque, y una de ellas estipulaba que los chinos no podían entrar (cosa que ya de por sí no estaba demasiado bien), mientras que otra norma, sin relación gramatical con la anterior, avisaba de que no se podían pasear canes.


En todo caso, Mauricio Colmenero, no vuelvas a jugar con fuego. Y no me bailes el tiritití.


PD: El día que los chinos descubran que Karmele Marchante es activa defensora de un Tíbet independiente, tendremos la cuarta polémica...

Enlace Permanente

Por ahora hay 25 comentarios

Escribe aquí tu comentario
(Comments in Chinese or English
are also welcome)

Referencias (1)

Compárteme en Facebook, Twitter, Menéame
y otros lugares pulsando aqui: Bookmark and Share



China en serie

8 de Mayo, 2014, 0:01




"Vivimos en la edad de oro de las series". Es una frase ya tan manida que te la habrá dicho hasta la portera, pero algo de razón tiene el topicazo: en lo que va de siglo las series de televisión han superado en muchas ocasiones a las películas en calidad, en popularidad y en poder para trascender en la historia del audiovisual. No nos acordaremos dentro de 30 años de las decenas de películas de superhéroes que está habiendo estos años, pero sí de Mad Men o de Los Soprano.

En China, estas últimas semanas, ha habido bastante polémica por la decisión (nunca se sabe muy bien de quién) de retirar de las webs de streaming varias series televisivas estadounidenses, entre ellas la inocua comedia "The Big Bang Theory". El bloqueo se ha producido precisamente en los días en los que yo, tras años de visionado de series por DVD, he decidido sumarme a la moda de verlas por webs chinas como Youku, donde te las ofrecen subtituladas en inglés y te muestran los capítulos que se acaban de emitir en los canales estadounidenses con apenas unas horas de diferencia.

Mucho se ha escrito sobre la censura a The Big Bang Theory: yo creo que no se debe a razones políticas (si así fuera, hay series bastante más fuertecillas de contenido que habrían caído antes) sino comerciales (probablemente alguna televisión china está pensando en ponerla en la pequeña pantalla, por lo que para no perder audiencias se ha cortado por lo sano su emisión en internet).

En todo caso, no quiero dedicar gran espacio a ese tema de actualidad, por lo que decía de que ya se habla mucho de ello en los medios. Prefiero hacer en este blog un repaso de los "cameos" de China en las grandes series. Tramas y personajes que tengan que ver con el mundo chino o, en su defecto, con Extremo Oriente. Me centraré en series que he visto, y aun con todo me olvidaré de algunas cosas (¡hay miles de capítulos juntándolas todas!) así que confío en que me ayudéis aportando lo que vosotros recordéis para completar la lista, o corrigiendo alguna cosa errónea que ponga en ella, porque voy a hablar sobre todo de memoria. Ojo, hay algún spoiler.


Mujeres Desesperadas: Aunque la serie es bastante WASP, en ella es importante en la segunda temporada la aparición de Xiao Mei, una inmigrante ilegal china que es contratada como criada en casa de Carlos y Gabrielle Solis y acaba convirtiéndose en amante de Carlos (que así se venga de las anteriores infidelidades de su esposa). Paralelamente, los Solis la intentan usar de vientre de alquiler para tener un niño, pero hay problemas en la concepción y el niño acaba saliendo negro (la típica situación surrealista de culebrón venezolano que suele tener esta serie). Ah, y en un capítulo la siempre patosa Susan Mayer le pega un puntapié antológico a una masajista china.



Dexter: Nada chino que yo recuerde en la serie (no la he visto completa, de todos modos), así que buscaremos detalles asiáticos, y aquí nos encontramos a Vince Masuka, compañero de Dexter en el análisis de cochinadas sangrientas en el laboratorio. Masuka (estadounidense de pura cepa, aunque japonés de origen) tiene un humor negro como el carbón, que aparece sobre todo a la hora de examinar cadáveres y escenas del crimen especialmente truculentas.

Cómo conocí a vuestra madre: En esta serie al parecer hubo cierta polémica en un capítulo en el que los protagonistas parodiaban una película de kung fu. No he llegado todavía a ese episodio, pero voto a bríos que tengo ganas.


  Perdidos: Ya comenté en su día en este blog, cuando estaba enganchado a esta serie, que la Inciativa Dharma, el misterioso grupo que conducía misteriosos experimentos en la misteriosa isla, usaba símbolos taoístas en su logotipo. En la serie, que intentó tener personajes de todos los países y etnias posibles, aparecían desde chino-americanos (el doctor Pierre Chang y su hijo Miles) como japoneses (Dogen, que sale en la última temporada), aunque sin duda los asiáticos que más espacio tenían en la trama fueron el matrimonio de coreanos formado por Kim y Sun, que protagonizaron algunos de los mejores momentos de la saga.

Los Soprano: También lo comenté el día en el que terminé de ver esta serie... Aunque el mundo chino está a años luz de esta historia de mafiosos italianos y sus eternas contradicciones, en el último capítulo de la serie hay un pequeño guiño a China cuando uno de los personajes va paseando por el barrio neoyorquino de Little Italy y de repente aparece en Chinatown, sin darse cuenta. Según los sesudos analistas de la serie, esto simbolizaba cómo la mafia italiana está en decadencia, mientras otras, como la china, van tomando el timón.

 
  House of Cards: No he visto ningún capítulo, pese a que muchos la ponen por las nubes, pero ya sé que en la actual temporada China tiene un importante papel en las maquiavélicas intrigas de la Casa Blanca (por lo visto hasta salen de vez en cuando escenas de la rueda de prensa de Asuntos Exteriores de China, que los periodistas que estamos en Pekín nos hemos tragado infinidad de veces).

Sex and the City: No recuerdo personajes o tramas chinos en la serie más moñas de la Historia, pero sí recuerdo que en un capítulo un apartado y modesto restaurante de comida china es importante porque es el lugar donde uno de los ligues de las cuatro chicas lleva a sus amantes cuando no quiere que sus amigos se enteran de con quién se encama. La chica (ahora no me acuerdo si es Carrie, Samantha, Miranda o Charlotte) se da cuenta de ello y se larga disgustada.


  Friends: Al final de la primera temporada, Ross el antropólogo viaja a China para desenterrar dinosaurios. A su regreso, Rachel, que se ha enterado -ya era hora- de que Ross está colado por ella, se decide a salir con él, y va a buscarle al aeropuerto ansiosa. Sin embargo, Ross desmonta del avión con una nueva novia, ¡china! con la que saldrá en la segunda temporada. Bueno, en realidad no es china, sino una chino-americana que Ross ha conocido en Pekín.


Mad Men: Es la serie que estoy viendo actualmente, así que me acuerdo mejor de las escenas... No sale mucho de China, que en aquellos años 60 estaba completamente aislada por la Revolución Cultural, pero algún pequeño guiño hay. Por ejemplo: en la primera temporada, al hortera de Pete Campbell sus gamberros compañeros de curro le colocan una familia de chinos (con gallina incluida) en su despacho, a su regreso de su luna de miel. Uno de los episodios de la cuarta temporada -muy importante en la trama, pues en él se desvela la sorprendente nueva amante de Don Draper- se titula "Muralla China". Pero el país asiático más importante en la trama es Japón: por ejemplo, Bert Cooper es gran fan de la cultura nipona, y su despacho, al que hay que entrar descalzo como en las casas japonesas, está lleno de decoraciones de ese país. En la segunda temporada hay una escena con una camarera japonesa que es digna de retener en la memoria. En la cuarta temporada los protagonistas intentarán negociar anuncios con Honda, aunque la marca japonesa tendrá problemas con Roger Sterling, que odia Japón desde la Segunda Guerra Mundial. Y hablando de conflictos bélicos y de países asiáticos, la Guerra de Corea es fundamental en la vida de Don.



Juego de Tronos: Nada chino en una de las series con más fans del siglo, eso está claro, pero quizá la tierra de Essos (donde viven los dothraki, donde Daenerys va consiguiendo más y más poder y va creciendo como personaje...) es una especie de metáfora de Asia, de la misma forma que Westeros es Europa.

Heroes: Tampoco nada chino que yo recuerde, pero en lo que a Asia Oriental concierne, quien haya visto esta serie no tendrá ningún problema en recordar a Hiro Nakamura, el joven japonés capaz de viajar en el tiempo (por lo que algunas escenas de la serie llegarán a suceder en el antiguo Japón feudal). 



South Park: Esta serie tan irreverente es quizá, por sorprendente que parezca, la que más veces ha tocado temas chinos, y casi diría que es la mejor documentada de todas a la hora de hacerlo, o al menos la que ha tenido más intención de ironizar sobre situaciones de actualidad en las que China es protagonista. El gran ejemplo de ello es el capítulo "The China Probrem", emitido en 2008, en el que Cartman, tras ver la inauguración de los JJOO de Pekín celebrados ese año, cultiva un miedo mortal a los chinos y decide armarse para frenar una invasión de ese naciente imperio. También es espectacular, en otro capítulo, el retrato que la serie hace a las rencillas entre China y Japón.

Los Simpson: Una serie tan longeva en el tiempo (¿un cuarto de siglo ya?) es difícil de controlar ya, por lo que seguramente las alusiones a China y otros países asiáticos deben haber sido innumerables y no hará falta quedarse en el chiste malo de que los personajes tienen la piel amarilla. En un capítulo, por ejemplo, la familia viaja a Pekín para que Selma, la hermana de Marge, adopte a una niña china. En el capítulo hay un especial homenaje a la matanza de Tiananmen, cuando la familia pasa por la famosa plaza de Pekín y ven un monumento en el que dice "en esta plaza, el 4 de junio de 1989, no ocurrió nada".


  El Ala Oeste de la Casa Blanca: En la serie sobre los tejemanejes de Washington durante el gobierno Bartlet, el embajador chino aparece en numerosas ocasiones, no en vano China a veces da "dolores de cabeza" al Gobierno estadounidense en muchas de las temporadas... Es especialmente digno de recordar un capítulo en el que Bartlet va a hacer un viaje oficial a China y los anfitriones le exigen que el encuentro con el máximo líder chino sea en la Plaza de Tiananmen, algo que Washington no desea por las connotaciones trágicas de ese lugar (la trama no es muy realista, porque los líderes chinos jamás reciben a los extranjeros en Tiananmen, sino al lado, en el Gran Palacio del Pueblo, o en Zhongnanhai).

Twin Peaks: Otra vez repito comentario, pero bueno, es digno de recordar que el primer personaje que aparece en el primer capítulo de la mítica serie de los 90 es interpretado por la china Joan Chen, que en la historia hace de dragon girl (una asiática bella pero peligrosa) y tiene vital importancia en la historia. Por otro lado, David Lynch es un apasionado budista, seguramente de la rama del Dalai Lama, y decidió homenajear a esas creencias con una de las escenas más surrealistas de toda la serie, la del mapa del Tíbet y las pedradas a las botellas.


  Modern Family: Una de las comedias más de moda en la actualidad, por sus toques políticamente incorrectos, no toca demasiado asuntos chinos, aunque como Lily, la niña adoptada por la pareja homosexual formada por Mitchell y Cameron, es vietnamita, de vez en cuando aparece algún chiste de humor grueso sobre Asia... En todo caso, no se pueden quejar mucho los asiáticos del trato que reciben en la serie, sobre todo si se comparan con los colombianos, que con la bella y gritona Sofía Vergara en el reparto sufren chanzas y topicazos episodio tras episodio (en todo caso es una comedia, no hay que tomarla en serio).

The Big Bang Theory: La serie que estos días está en boca de todos en China por su bloqueo en las webs es, paradójicamente, una de las que menos tiene que ver con asuntos chinos en su trama. En mi opinión, porque el principal tema de la historia es lo "friki" en general, y para los frikis la meca asiática del frikismo no es China, sino la vecina Japón. Como mucho se puede decir que en la serie los protagonistas a menudo comen comida china a domicilio, y Sheldon, por supuesto, martiriza a los telefonistas del restaurante chino con sus interminables exigencias. Ah, Jose Lagos en comentarios recuerda que Leonard salió brevemente con una asiática que resultó ser una espía norcoreana. A esta serie le pasa algo parecido a Modern Fanily en el sentido de que un país es especialmente víctima de sus chistes, pero aquí en lugar de Colombia el "punching ball" es la India, por la presencia de ese gran personaje que es Rajesh.



Seinfeld: En los comentarios de este post uno de los lectores, Borja, recuerda que en este clásico de las sitcoms americanas hay un capítulo entero dedicado a la visita de los protagonistas a un restaurante chino. Desgraciadamente, en el capítulo no sale Kramer, el mejor personaje de la serie con diferencia.

Futurama: También Borja recuerda que en la serie hay un personaje chino-marciano, Amy Wong (tras buscarla en Google Imágenes he llegado a la conclusión de que tiene seguidores muy fieles y enfermizos).

American Dad: Otra aportación de Borja, quien recuerda que la mujer del protagonista es, sorprendentemente, hija de unos emigrantes chinos (digo sorprendentemente porque no tiene cara de asiática). Estos familiares de vez en cuando le visitan en más de un capítulo.

It's Always Sunny in Philadelphia: Cuarta y de momento última sugerencia de Borja, quien rememora un memorable capítulo que tiene a una norcoreana como protagonista.

Two Broke Girls: Esta serie que intenta ser graciosa con no muy afortunado resultado (no en vano sus creadores son los mismos que los de Sex and the City) tiene como uno de los personajes principales a Han Lee, coreano dueño del restaurante donde trabajan las protagonistas mientras sueñan con largarse de allí y fundar una tienda de magdalenas.

Community: No tengo el placer de conocer esta serie, pero en los comentarios Txiki recuerda que en ella uno de los personajes más desfasados es el Profesor Chang.
All American Girl: Esta serie de los 90 fue la primera y por ahora única en Estados Unidos protagonizada por una familia asioamericana (de orígenes coreanos). Al parecer no tuvo mucho éxito, cayó mucho en topicazos orientalistas con los que en teoría quería terminar. Su unicidad está a punto de terminar, ya que hace poco se ha anunciado que la cadena ABC prepara una nueva serie de asioamericanos (de origen chino) llamada Fresh Off the Boat. ABC son también las siglas de "American Born Chinese", así que el hecho de que la American Broadcast Company apueste por ella supone una curiosa coincidencia.
The Waking Dead: Ahora que he reanudado el visionado de la gran serie de zombies por antonomasia, he podido recordar que uno de los personajes principales, Glenn, es encarnado por el actor surcoreano Steven Yeun.
Agents of SHIELD: Jose Lagos, en los comentarios, recuerda que esta serie tiene a dos actrices asiáticas: Ming-Na Wen, nacida en Macao, y Chloe Bennet, hija de padre chino que ha llegado a grabar un disco en mandarín, pues también intentó ganarse el pan en el mundo de la música.
Avatar, the Last Airbender: Jose Lagos también nos habla de esta serie animada, ambientada en Asia y según él muy bien documentada en cuanto a cultura china y de otros países vecinos. La serie, dice él, es mil veces mejor que la película homónima que se hizo posteriormente, al parecer un horror que no gustó nada a los fans de los dibujos animados originales.

Enlace Permanente

Por ahora hay 15 comentarios

Escribe aquí tu comentario
(Comments in Chinese or English
are also welcome)

Referencias (0)

Compárteme en Facebook, Twitter, Menéame
y otros lugares pulsando aqui: Bookmark and Share



China en el cine palomitero

30 de Marzo, 2014, 0:01

En el anterior post nombré a Wang Jianlin, el hombre más rico de China, quien además es desde el pasado año el dueño del mayor imperio mundial de salas de cine. No sé si él influye o no en un hecho que quien más quien menos habrá notado al ir a ver los grandes blockbusters del momento: cada vez hay en ellos más escenas que ocurren en China, o los chinos tienen un papel crucial en el argumento. Y no estoy hablando meramente de pelis de artes marciales, o con historias ambientadas en la dinastía Tang de Naranja: no, me refiero a filmes de palomitas y gafas en 3-D, de grandes producciones ultracomerciales, películas de poco guión, mucho FX y sonido THX.

Veamos unos cuántos ejemplos de películas muy taquilleras que se han rendido a esta moda (la lista contiene spoilers a tutiplén, así que saltaos aquéllas que no hayáis visto).


 
2012: En la mayor película de desastres de todos los tiempos (o por lo menos la que presenta un desastre mayor, el fin del mundo) China es, básicamete, el país que salva a la humanidad, el que construye los barcos gigantes en los que los mejores científicos, artistas, políticos y John Cusack se montan para que por lo menos las grandes mentes de nuestra especie -y John Cusack- no perezcan en el cataclismo maya. En la película se alude a que sólo los chinos son capaces de poder construir con rapidez barcos tan enormes en el poco tiempo que hay para ello, de ahí su papel primordial, aunque también influyen hechos geográficos, ya que el Tíbet, meseta a 4.000 metros, es el sitio ideal para la construcción, al ser uno de los últimos lugares del mundo en ser tragado por los océanos. La peli fue un éxito en China, y los chinos aplaudían en los cines hasta con las orejas.


 
Gravity: La película ocurre en el espacio, así que no es que China aparezca en escena alguna, pero lo que sí muestra la película es la estación espacial china Tiangong (que existe en realidad, aunque no está tan avanzada como la de la peli, que ocurre en un futuro próximo). Como en el anterior caso, China juega un papel clave en la salvación del protagonista, en este caso Sandra Bullock, quien desde la Tiangong consigue lanzarse en un módulo que la lleva de vuelta a la Tierra. Para dar un aire chino a la Tiangong, en el interior de ésta se puede ver, aparte de un panel de control con teclas chinas que casi vuelve loco a Sandra, una paleta de ping pong flotando en ausencia de gravity por el interior de la estación. La peli también ha sido un éxito en China, aunque quizá algo menor de lo esperado.



Iron Man 3
: No es exactamente un ejemplo de blockbuster con escenas en China, pero es un peculiar caso que merece ser mencionado aquí. Extraño destino el de esta película, una de las más taquilleras de 2013 y que se vendió el pasado año como la primera coproducción de la Historia entre Hollywood y China (una productora china participó en la financiación). Durante meses se barajó con que habría protagonistas chinos, que la peli tendría un especial sabor oriental, pero todo ello quedó en detalles ridículos. Por ejemplo: en la película el gran enemigo de Iron Man es el Mandarín, famoso villano del hombre-robot también en los tebeos Marvel originales. Pues bien, en la película el Mandarín no es chino, como dictan los cánones, sino una especie de versión caricaturizada de Bin Laden. Uno puede pensar con ello que los guionistas querían con ello agradar al público chino, pero tampoco se acaba de entender entonces por qué en una de las escenas más tremebundas del filme el Mandarín causa un sanguinario atentado en el famoso Teatro Chino de Los Ángeles (que en realidad tampoco es chino, pero quizá es lo más chino que sale en la historia). Pero estas dos cosas son una nadería comparado con la estúpida idea de los productores (imagino que los chinos) de añadir al filme unos minutos que sólo se enseñaban en los cines de China, una versión extendida para el país asiático. Esos minutos son pura basura: no aportan nada, parecen rodados por otro director, cortan totalmente la atmósfera de la historia, y para más inri en ellos hay un "product placement" escandaloso, un doctor chino bebiendo un vaso de leche Yili que parece más propio de teleserie española cutre que de una superproducción de Hollywood. En fin, un timo de la estampita para el público chino, que el año pasado puso a caldo esta peli, aunque también es verdad que fue muy taquillera (de todas las que se nombran en este post, la que más).


 
Karate Kid: Otro caso, como el anterior, de cierta incongruencia, porque este presunto remake de la famosa película del maestro Miyagi, pese a su título, no va en absoluto de kárate, sino de kung fu, el arte marcial por excelencia de China, el lugar donde está ambientada. De hecho, en China, donde la peli original de los ochenta no es tan icónica y no hacía falta explotarla como recuerdo, se evitó ese absurdo detalle, pues aquí el filme se llamó "Gongfu Meng" ("Sueños de Kung Fu"). Pese a todo, a mí el filme me gustó bastante y me pareció una de las mejores visiones de Pekín que se han hecho en Hollywood, como ya conté en el post que escribí después de verla.


 
Misión Imposible 3: En la tercera parte de la saga de espías protagonizada por Tomcrús, su personaje es secuestrado y llevado a un lugar que en un principio él no conoce, y que resulta ser Shanghái, donde participa en una de esas persecuciones locuelas que suelen trufar los filmes de agentes secretos. Tom recorre a la carrera tejados que primero son de rascacielos y luego de casas tradicionales de teja negra. Aunque en la historia todo ello ocurre en Shanghai, en la realidad la parte de los tejados tradicionales se filmó en un pueblo a decenas de kilómetros de Shanghái, llamado Xitang. Ya conté en otro post, después de visitar esa localidad, que los comerciantes y hosteleros de allí siguen explotando, años después, el recuerdo del día en que actuó allí el actor y cienciólogo.




Pacific Rim: Otra película de desastres para la lista, en esta ocasión ambientada casi todo el tiempo en Hong Kong, donde los seres humanos, Santiago Segura incluido, intentan frenar con robots la invasión de aliens igualmente gigantescos (igual de gigantes que los robots, no que Santiago Segura). La película es un claro homenaje a los filmes japoneses de Godzilla, y estoy casi seguro de que a Guillermo del Toro le hubiera encantado filmarla íntegramente en Tokio (la ciudad nipona sale, pero poco), aunque supongo que optó por Hong Kong considerando que tiene más rascacielos que destrozar y está al lado del mar, algo esencial para la historia (los monstruos llegan siempre del océano). En esta película toda la región Asia-Pacífico se ve amenazada por los monstruos alienígenas, por lo que hay robots gigantes de Japón, EEUU, Australia y, cómo no, China (de color rojo comunista), aunque los pilotos de los robots chinos mueren enseguida (lo cual no gustó mucho a parte del público chino, aunque ello no evitó que el filme fuera muy taquillero en el país).



Transformers 2: Película similar a la anterior, porque también aparecen robots gigantes, aunque esta vez luchan entre ellos, no contra aliens, y destrozan la ciudad de Shanghái, que con tantos rascacielos como tiene ya se ve que es cada vez más apetitosa para los filmes apocalípticos. Yo la vi y no me enteré de nada: toda ella fue una orgía de puñetazos metálicos, láseres y nada más, de lo peor que he visto jamás en una sala de cine. El filme fue el más visto en la Historia de los cines de China hasta que en 2009 llegaron Avatar (que sigue teniendo el récord de taquilla en China) y la moda del 3-D.



Looper: Este filme, que como todos los que hablan de viajes en el tiempo conviene verlo acompañado de Stephen Hawking para que te explique las paradojas temporales y si son plausibles o no, está ambientado (en la parte más futura de la historia) en el Shanghái de 2044, al que el protagonista se irá a vivir porque un viajero del futuro se lo aconseja (qué cosas: en España, cuando tienes una visita así, lo único que te dice es que uses su lejía). La idea es que en ese año China es el país más rico y donde mejor se vive, supongo, aunque el guión presenta el lugar como un sitio frío y algo inhumano (como se suele presentar el futuro en casi todos los filmes de ciencia ficción, vamos). Una vez más, el filme tuvo mucha tirada en China.



Her: La última película que pongo en la lista (aunque seguro que a vosotros se os ocurrirán más ejemplos) quizá no sigue la pauta de blockbuster comercial de las anteriores, pero como es de ciencia ficción y ha estado nominada a varios Oscar, creo que no desentona. Además, la acabo de ver en DVD, y es ella la que me ha animado a hacer este post, asi que aquí se queda. La peli, como en el caso anterior, también habla del futuro, pero seguramente un futuro más cercano (quizá de aquí a 10 o 15 años, no se especifica), en una ciudad de rascacielos que no se dice tampoco cuál es, pero está claro que las escenas se grabaron en, oh sorpresa, Shanghái. La película me gusta porque es una metáfora de nuestra actual pasión obsesiva por la tecnología y porque presenta un futuro no tan frío y bladerunneresco como el que suele verse en las pelis de ciencia ficción, aunque sí bastante solitario. Creo que la película no ha llegado aún a los cines chinos, y tampoco sé si lo hará, aunque seguro que aquí gustaría mucho.




Viendo todos estos ejemplos os habréis fijado en una cosa curiosa, y es que China en el cine, a diferencia de lo que pasa en la televisión o en los diarios, nunca o casi nunca se presenta como un enemigo a batir, a diferencia de cuando el gran rival de EEUU era la URSS y Rambo o Stallone en los 80 luchaban contra él. Ha habido hasta un sonado caso de un filme estadounidense, el remake de Red Dawn, en el que a última hora se cambió el argumento para que los chinos no fueran el enemigo, siendo sustituidos por los norcoreanos.

Todo esto, lo que se hace y lo que no se hace con las películas supercomerciales de Hollywood, muestra sin tapujos que las grandes productoras quieren llegar al público chino, que de ser un mercado totalmente ignorado (porque había pocas salas, porque la piratería de DVDs era enorme y porque supongo que antes China no dejaba a muchas productoras americanas rodar en el país) se ha convertido en el segundo más importante tras EEUU, con posibilidad de ser el primero en un futuro no muy lejano. Gracias, sobre todo, al auge de las 3D, unido a la occidentalización de la clase media urbana china, que ya tiene aficiones muy similares a las de un europeo o un americano y el fin de semana igual prefiere ver un filme en pantalla grande con los amigos en lugar de verlo como hacía antes, en la tele de su casa.

También hay que tener en cuenta que China limita mucho la entrada de películas extranjeras a sus cines (creo que sólo permite unas 20 o 30 al año), por lo que ello aumenta la competencia de los filmes de Hollywood por ser admitidas, y quizá por ello muchas de ellas, sobre todo las de gran presupuesto como muchas de las que se han citado arriba, se esfuerzan por añadir algún detallito o guiño chino en el argumento para intentar pasar la competidísima eliminatoria.

Y otro factor a tener en cuenta, viendo algunos de los ejemplos de la lista, es la gran atracción que dos de las ciudades con más rascacielos del mundo, Hong Kong y Shanghái, pueden ejercer para pelis de ciencia ficción o de desastres. Porque en definitiva, destruir Nueva York en las pelis mola, pero los villanos también quieren recorrer mundo.

Enlace Permanente

Por ahora hay 12 comentarios

Escribe aquí tu comentario
(Comments in Chinese or English
are also welcome)

Referencias (0)

Compárteme en Facebook, Twitter, Menéame
y otros lugares pulsando aqui: Bookmark and Share



Ya sé quién mató a Laura Palmer

22 de Diciembre, 2013, 0:01










Lo confieso, señorías: no vi Twin Peaks en los 90, cuando era la serie de moda, cuando era la única serie buena. La echaba Telecinco, en esos primeros años de las teles privadas en que no se veían aún en muchas ciudades del país, entre ellas mi Huesca natal, así que me la perdí, como me perdí Oliver y Benji o las mamachicho. Sé que en las grandes ciudades españolas era toda una obsesión, porque Teleindiscreta no hablaba de otra cosa, pero no podía enterarme de mucho más, y más en aquella oscura época sin internet.

Me he resarcido de esta gran carencia en mi formación como persona casi un cuarto de siglo después, viendo la serie en DVD (he terminado este fin de semana). Por fin, ya sé a qué venía toda esa fama (y lo entiendo, teniendo en cuenta la mediocre ficción televisiva que se hacía entonces). Y ya veo de dónde han bebido grandes obras posteriores como LOST, o Fargo, o Doctor en Alaska, o Mujeres Desesperadas (serie que, por cierto, también tuvo a Kyle Maclachlan en el reparto).

Además, me han sorprendido de la serie algunos detalles asiáticos que no esperaba.

Por ejemplo, saber que una de las principales actrices del reparto es Joan Chen, actriz shanghainesa famosa también por su papel en El Último Emperador y por haber dirigido una durísima película sobre la Revolución Cultural (Xiu Xiu, the sentdown girl). Es más, Joan Chen es el primer personaje que sale en la serie (bueno, el segundo, no olvidemos que antes de la música de inicio aparecía la señora del leño...).





Por si esto fuera poco, uno de los momentos más hilarantes y surrealistas de la serie (y mira que hay momentos surrealistas) tiene como protagonista un gran mapa de China.





El agente del FBI Dale Cooper, ni corto ni perezoso, cuenta a los alucinados policías locales de Twin Peaks la historia reciente del Tíbet. Se nota en esta espectacular escena la gran relación del director David Lynch con el budismo tibetano y la meditación trascendental, que promociona hasta con una fundación que lleva su nombre.

No es la única vez que la cuestión tibetana aparece en la serie: también lo hace en otra famosa escena, la de Dale Cooper casi agonizante contando a Diane (a través de la grabadora, que luego la pobre debio pasar cinco años oyendo casettes) los sueños que ha tenido en su vida y no ha podido cumplir, entre ellos ver al Tíbet libre. Después llega el gigante, pero ésa es otra historia.





No sé si todo lo anterior ha sido la causa de que no hubiera forma humana de encontrar la serie en China, y que al final me la tuviera que comprar en un Fnac de España... Aunque no creo, porque en China me he comprado pelis como Kunlun o Siete Años en el Tíbet sin problema. Más bien creo que, como la serie es algo antigua, ya no es muy demandada.

Otra cosa que he descubierto, gracias al DVD de extras que me han vendido con la serie, es que en los 90 hubo una serie de anuncios de café escenificados en Twin Peaks, hasta con los mismos actores de la serie, que se emitían en Japón. Son tan marcianos como la propia serie. He aquí un par de ejemplos:







En fin, que más vale tarde que nunca, ya me tocaba ver esa obra maestra. Si algunos no la habéis visto, os la recomiendo encarecidamente, por lo menos hasta el capítulo 15 (luego pierde mucha gracia). Y qué música, señores, qué música.





PD: Buscando fotos para este post encontré una pequeña colección de montañas en China que tienen forma de tetas, algunas con pezón incluido. No tiene mucho que ver con lo que necesitaba, pero tampoco es mal hallazgo.

Enlace Permanente

Por ahora hay 2 comentarios

Escribe aquí tu comentario
(Comments in Chinese or English
are also welcome)

Referencias (0)

Compárteme en Facebook, Twitter, Menéame
y otros lugares pulsando aqui: Bookmark and Share



Rosa de China

29 de Octubre, 2013, 0:01


Durante los meses de septiembre y octubre la televisión estatal china CCTV ha organizado un concurso de español -para estudiantes chinos- en el que se buscaba premiar a los mejores hablantes en nuestro idioma. La ganadora ha sido una jovencita llamada Deng Yuqing, quien viajará a Perú con todos los gastos pagados. Aunque el concurso no era de canto, muchos participantes -los mejores para mi gusto, también la ganadora- demostraron su fluidez en castellano cantando desde melodías de Shakira hasta el "Si yo fuera un chico" de Beyoncé, por lo que la competición en muchos casos ha tenido atmósfera de Operación Triunfo.


Tuve ocasión de ver la grabación de una de las eliminatorias (bueno, una parte, porque me fui a mitad: cada programa igual tardaba 12 horas en ser grabado, menudas maratones) y quedé muy impresionado con el programa. No con el nivel de español de los participantes, que era espectacular pero ya me lo esperaba -una de las chicas tenía el mejor acento cubano que he escuchado en la vida- sino por ver cómo un concurso en apariencia académico y, así a bote pronto, "aburrido", puede generar mucho espectáculo televisivo. Es más, creo que los programas de este concurso de CCTV los podría comprar perfectamente un canal español para emitirlos en España y cosechar buenas audiencias con ellos. Estoy seguro de que la gente se engancharía a ellos como se enganchan a Gran Hermano o a La Voz (bueno, un poco menos, pero no por menor morbo sino porque el concurso chino ha tenido muy pocos capítulos, creo que tres).


Gracias al concurso, además, pude entrar por primera vez en la famosa sede de la CCTV.
(Y hacerle esta foto, desde un ángulo muy poco conocido por los turistas).


El telespectador español, por ejemplo, seguramente cultivaría simpatías hacia algún concursante y manías hacia otros. Yo, por ejemplo, quedé prendado de Lin Chen, una participante de la "remota" Guangxi (un poco habitual origen de estudiantes chinos de español) que cantó el "No dudaría" de uno de mis artistas españoles preferidos, Antonio Flores, con una voz espectacular (tenéis unos segundos de su actuación al final de este vídeo). En la fase previa, por lo que he visto en la web de CCTV, también mostró su fabulosa voz interpretando a La Oreja de Van Gogh. No es que la vea triunfando en un concurso de idioma castellano, es que podría perfectamente aspirar a concursos españoles de talentos de la canción. Jesús Vázquez, Bisbal, Rosario... ¡escuchadla!

Del mismo modo, en este concurso, como en los más exitosos "talent shows", uno puede coger manía a algún miembro del jurado. Tampoco es que hubiera ningún Risto Mejide, pero por ejemplo a mí me sorprendió lo duro que como juez puede ser alguien como el venerable hispanista chino Dong Yansheng. Mira que lo apreciamos todos en la comunidad española en China, con ese hablar cervantino que tiene, pero como jurado, claro, con ese nivel suyo... ¡Es implacable en las críticas a las jóvenes promesas!

Y en definitiva, que una gozada ver en la televisión china a nativos del país asiático hablando español y mostrando enorme amor por este nuestro idioma. Aunque la verdad es que la televisión española no se queda corta, por lo que he visto recientemente... Que si un chino con acento vasco en Un príncipe para Corina, que si otro en Top Chef, que si restaurantes de dueños chinos con deje malagueño en Pesadilla en la Cocina...

Enlace Permanente

Por ahora hay 7 comentarios

Escribe aquí tu comentario
(Comments in Chinese or English
are also welcome)

Referencias (0)

Compárteme en Facebook, Twitter, Menéame
y otros lugares pulsando aqui: Bookmark and Share



40 años sin un buen ZASCA

20 de Julio, 2013, 0:01


Hoy, 20 de julio de 2013, se cumplen 40 años de la trágica y todavía no del todo aclarada muerte de Bruce Lee, el rey indiscutible y eterno del cine de lucha, por más que lo hayan intentado igualar en décadas posteriores tanto en Oriente (Jackie Chan, Jet Li...) como en Occidente (Steven Seagal, Van Damme...). Los homenajes serán especialmente sentidos en Hong Kong, la ciudad de la que era su familia (aunque él nació en California) y donde falleció, según la versión oficial por una reacción alérgica a un medicamento, con apenas 32 añitos.

Todos conocemos de vista a Bruce Lee, pese a que seguramente muchos no hayamos visto una película suya entera, como mucho escenas míticas como su pelea con Chuck Norris en el Coliseo de Roma, o la que tuvo con Kareem Abdul-Jabbar, enfundado en aquel célebre chándal amarillo que luego heredó Uma Thurman.





En los últimos años, el espíritu de Lee ha seguido vivo en un medio habitualmente muy perro, el de la publicidad, que pese a ser un arte menor ha intentado convertir spots en verdaderos homenajes al fallecido ídolo, y en uno de los casos se podría decir que lo consiguió.

En España, por empezar por el que lo consiguió, todos recordaréis el Be water my friend, que allá en 2006 se convirtió en una coletilla de muchas conversaciones y chistes (también caló en este viejísimo blog, por supuesto). El anuncio, de BMW, era genial de puro y simple que era, y podría haber sido de chorizos Campofrío, porque los hubiera vendido igual.



Algo después, en 2008, Nokia intentó usar también a un Bruce Lee en blanco y negro "vintage" para un anuncio de móviles en el que optó por el aspecto circense de Bruce, en lugar del filosófico. En todo caso, hay que decir que para la espectacular escena -que parece antigua pero en realidad no lo era- usó un doble, y le añadió efectos digitales (una pelota creada por ordenador) para que pudiera jugar al ping pong con nunchakus. Publicidad engañosa, y quizá no tan memorable como la anterior, pero efectista.



Finalmente, hace apenas unos días y casi como recordatorio del 40 aniversario, la marca de whisky Johnnie Walker ha recreado a Bruce Lee también con un doble y tecnología digital, esta vez en un anuncio para China, la cuna del kung fu que Bruce ayudó a popularizar en Occidente (mano a mano con David Carradine).



Viendo el anuncio, me parece que han intentado copiar la exitosa idea de BMW (elaborada por publicistas españolas) pero gastando más dinero, con lo que han conseguido un spot barroco, con demasiada filosofía apilada con desorden, y algo frío por presentar a Bruce en un sitio que no le corresponde, el futurista y rascacielesco Hong Kong actual. El dragón hongkonés -ése era su signo del zodiaco chino- pertenece más bien a las callejuelas malolientes de un barrio chino cualquiera.

El anuncio, por cierto, no ha gustado demasiado en China, en parte porque no les acaba de quedar claro ver a Bruce Lee hablando en mandarín (su lengua materna era el cantonés) pero también por el hecho de que anuncie algo tan venial como el whisky, con lo ascético y abstemio que era el luchador.

Esperemos que su memoria no quede empañada por la publicidad, que Bruce descanse en el paraíso o nirvana donde se halle, y que los que estén allí con él no le mosqueen, que en un mal día te deja sin dientes.


ACTUALIZACIÓN (2/8/2013): Ahora que he descubierto Epic Rap Battles of History (no sé por qué tardé tanto) creo que merece la pena que enlace a este gran duelo entre dos grandes:


Enlace Permanente

Por ahora hay 13 comentarios

Escribe aquí tu comentario
(Comments in Chinese or English
are also welcome)

Referencias (0)

Compárteme en Facebook, Twitter, Menéame
y otros lugares pulsando aqui: Bookmark and Share



Sayonara, Romero y Landa

13 de Mayo, 2013, 0:01

La semana pasada ha sido muy triste porque en ella nos han dejado dos de esas personas que les caen bien a todo el mundo, Alfredo Landa y Constantino Romero. La conexión asiática que me da pie a que aparezcan en este blog es pequeña pero curiosa. En el caso de Constantino es fácil, una de las frases que hizo famosas usó el idioma japonés:



En cuanto a Alfredo Landa, actor cañí como ninguno, tuvo unos comienzos muy exóticos, ya que en sus primeros años, en los que también fue como Constantino actor de doblaje, le puso la voz al Príncipe Tuan en la película
55 Días en Pekín, que fue rodada en Las Rozas de Madrid. No he encontrado vídeos de aquel curioso cruce entre el landismo y China, sólo los primeros minutos de la película en español (y de propina un YouTube en el que se puede ver la peli completa con subtítulos en portugués).



El día que Landa nos dejó, creí recordar que en una de aquellas famosas pelis de destape y suecas Alfredo se había intentado ligar a una china, pero no, estaba equivocado, quien llevó a cabo tal intento fue otro gran actor desaparecido hace también poco tiempo, José Luis López Vázquez.



Siento especialmente la pérdida de Constantino Romero, en mi casa éramos unos grandes fans de "El Tiempo es Oro", uno de ésos programas culturales que ahora se echan tanto en falta, y eso que ahora la oferta televisiva en teoría es mucho mayor. Su famosísima faceta como doblador, sin embargo, me crea un dilema interno, porque por un lado estoy de acuerdo en que tenía una de las voces masculinas más imponentes de nuestro país, y que por ejemplo a Clint Eastwood, cuya voz de verdad es normalita tirando a aguda, lo mejoraba en porte y hombría. Sin embargo, desde que salí de España y empecé a ver pelis en versión original porque no me quedaba otra, ya no puedo ver películas dobladas, los diálogos me parecen falsos y, por muy bonitas que sean las voces escogidas, todo me parece muy irreal.

En los países donde las películas no se doblan (Portugal, Holanda, países escandinavos, en general lugares con idiomas hablados por un número más reducido de personas que otros como el español, el francés, el alemán...) nunca han echado de menos el doblaje, y, casualidad o no, sus ciudadanos hablan mucho mejor el inglés, casi sin acento y casi desde pequeños. Cuando estuve en Serbia, hasta vi Los Serrano en español con subtítulos en serbio. Y en Serbia esa serie fue seguida con locura... En Finlandia tampoco tuvieron problema en subtitularla:



El doblaje puede que sirva para universalizar el cine, pero a la vez consolida la ignorancia de otros idiomas (no sólo el inglés, aunque sobre todo éste, por el dominio hollywoodiense de esta industria). Y creo que no deberíamos sacrificar el poder entendernos con mucha más gente sólo por la vagancia de ver películas en nuestro idioma.

En fin, todavía podría ser peor: en Rusia doblan las pelis pero dejan el sonido original, así que oyes a la vez a Clint Eastwood hablando en inglés y en ruso. Inenarrable, literalmente destrozan cualquier película foránea (no sé si lo hacen con todas las películas, pero alguna vez que he visto canales de televisión rusos lo he visto muy extendido, igual sólo pasa en telefilmes).

En China también se dobla, y es curioso porque las películas extranjeras dobladas se entienden mucho mejor que las pelis cien por cien chinas, supongo que porque al traducir usan palabras más sencillas que el "slang" que los chinos puedan usar en sus producciones propias.

Bueno, que ya siento polemizar sobre una de las más famosas facetas de Constantino Romero, una persona públicamente a la que todos, creo, teníamos mucho cariño. Puedo arreglarlo diciendo que antes de salir de España, estaba encantado con los doblajes y los que él hacía me parecían fabulosos. Para despedirnos de él, esta joya: una de sus primeras actuaciones, en la que sale sin su bigote y CON PELO. Descansen en paz él y Landa.


Enlace Permanente

Por ahora hay 8 comentarios

Escribe aquí tu comentario
(Comments in Chinese or English
are also welcome)

Referencias (0)

Compárteme en Facebook, Twitter, Menéame
y otros lugares pulsando aqui: Bookmark and Share



Ed Wood, ese aficionado

11 de Mayo, 2013, 0:01


No me resultaría fácil elegir cual sería -para mi gusto- la mejor película china de la historia, porque muchas me han gustado. Seguramente escogería una de aquellas obras maestras que vosotros, lectores, también colocasteis en el top de aquella encuesta que este blog planteó hace tres años.

Sin embargo, me es mucho más fácil elegir la peor película china de todas las que he visto, y creo que además debería ser firme candidata a la película más birriosa de la historia mundial. El filme es tan horrendo que hace daño a los ojos, y no lo digo metafóricamente. Me estoy refiriendo a Kill Octopus Paul, aunque en algunos lugares se presenta con el nombre de Who Killed Paul the Octopus.





La película se inspira en el Pulpo Paul, el bicho que animó el Mundial de Sudáfrica 2010 con sus sorprendentes poderes adivinatorios (recordemos que acertó el ganador de todos los partidos en los que se le pidió su opinión). Intentando explicar en cuatro palabras el sindiós de este filme, la historia teoriza con la idea de que el Pulpo Paul y otros primos de su especie son codiciados por mafias de apuestas de partidos, y unos aficionados chinos que viajan a Sudáfrica durante el Mundial intentan luchar contra éstas.

En la peli aparecen dos famosos comentaristas deportivos chinos, probablemente engañados pensando que iban a una película de verdad. Uno es Huang Jianxing, famoso por
haberse vuelto loco durante una retransmisión del Mundial 2006. El otro es Li Chengpeng, quien, por cierto, acaba de ganar el Premio BOBs -de grato recuerdo para este blog- al mejor blog del mundo. También hay un cameo de Luo Xi, el fan de la selección china más famoso (una especie de Manolo el del Bombo, pero con sombrero de caowboy en vez de bombo).





No busquéis datos sobre la película en IMDB, que no los encontraréis, seguramente no pasó el corte de calidad necesario para figurar allí. En la Wikipedia sí tenéis una breve reseña del filme, pero, curiosamente, sólo en la versión española de esta enciclopedia electrónica, quizá porque los medios españoles fueron de los pocos que se hicieron eco de la aparición de esta terrible película (por aquello de que el Pulpo Paul, en 2010, fue nuestro héroe nacional).

El filme es un absoluto desastre, y bastante difícil de entender, no por lo profundo de la historia sino por lo mal contada que está. Es posible que el guionista se volviera loco durante la creación de la historia, o que no hubiera guión y éste se fuera improvisando por el camino.

Kill Octopus Paul es criticable en cualquier faceta y nivel, pero quizá lo que a mí más me molestó de ella es que se tomara en serio un asunto que todo el planeta se tomó en broma. ¿Alguien realmente le daba trascendencia al hecho de que un pulpo comiendo almejas acertara, casualmente, los ganadores de partidos del Mundial? Era gracioso, animaba la espera entre partido y partido, y punto. Pero no, el filme le da una insufrible seriedad al asunto. Relaciona al pulpo con magia negra africana, con apuestas ilegales... Viendo el título de la película uno piensa que va a ver una comedia, pero no, se trata de un thriller con "mensaje". Un mensaje difícil de desentrañar, porque la historia es caótica. Aunque bueno, al final de la película los autores por si acaso ponen tras el fundido en negro que "el objetivo del filme es luchar contra las apuestas ilegales en China". Una peli de baratillo con pretensiones hasta políticas.

La directora de este despropósito, Xiao Jiang, se tomaba tan en serio el asunto del Pulpo Paul y hasta su propia película que en la presentación de ésta en Pekín, en otoño de 2010 (casi en la misma semana en la que el verdadero Pulpo Paul murió, por cierto), empezó a soltar blicamente teorías de la conspiración sobre la muerte del cefalópodo, como si se creyera su filme, como si éste fuera un documental. Recuerdo que la colega de mi trabajo que fue a aquella rueda de prensa y al estreno del filme para los medios regresó con la cara pálida: no podía creer lo que había visto, ni en la rueda de prensa ni en la pantalla.

El filme además contiene escenas de violencia muy desagradablesy fuera de cuento. Uno espera una comedia y acaba viendo un thriller de serie C aderezado con sangre. El asesino de la historia -chino- es un esbirro de una red internacional de apuestas ilegales que entre los chapoteos de plasma sanguíneo filosofa sobre lo divino y lo humano. No intentéis sacar lecciones de sus palabras: no se le entiende nada, ni en chino, ni en inglés, ni en español.

Y lo que os decía al principio de que duele a los ojos no es sólo por todo lo anterior, sino que, en un arranque artístico de la directora (o quizá en un fallo de la edición de la película que nadie notó porque nadie quiso ver el producto una vez terminado) Kill Octopus Paul ofrece todas sus escenas no en color, no en blanco y negro, sino, señoras y señores, en ROJO Y VERDE. Sí amigos, la película debe ser un homenaje a Portugal, o una afrenta a los daltónicos, porque sus escenas son rojiverdes. El contraste de esos dos colores, no demasiado amigos el uno del otro, molesta a los ojos y creo que hasta daña el cerebro.


La película es barata, pero aun con todo derrocha dinero. Se rodaron varias escenas en Sudáfrica, durante el Mundial, pero totalmente innecesarias. Exteriores de estadios del Mundial que no aportan nada, animales selváticos de África metidos con calzador en la historia para que se sepa que fue rodada en el continente africano pero que igual hubiera dado sacar de un zoo.

Y por último, la película es mentirosa: el pulpo que sale en la película, y al que parece que algunos quieren matar y otros conservar, no es el Pulpo Paul, sino otro de la misma especie que al parecer también tiene poderes adivinatorios. Ni me acuerdo si al final lo matan o no, porque traté de olvidar la película lo antes posible. Si aún tenéis arrestos de probar, la tenéis en DVD y seguramente os la podéis bajar por internet. Allá vosotros...

Enlace Permanente

Por ahora hay 6 comentarios

Escribe aquí tu comentario
(Comments in Chinese or English
are also welcome)

Referencias (0)

Compárteme en Facebook, Twitter, Menéame
y otros lugares pulsando aqui: Bookmark and Share



Intentando sacar tajada
de un tostón propagandístico

6 de Febrero, 2013, 0:01

Hace casi cuatro años -qué rapido pasa el tiempo, pardiez- China celebró el 60 aniversario de la fundación de la República Popular China con varios actos, que fueron desde un desfile militar en Tiananmen (del que hablamos aquí en su día) a la producción de películas que recordaban aquel momento histórico, obviamente con tonos elogiosos hacia el régimen. El principal filme conmemorativo fue "La Fundación de una República", famosa en aquellos días porque a ella se apuntó mediante cameos prácticamente toda la flor y nata del cine chino contemporáneo (con la llamativa ausencia de Zhang Yimou y Gong Li).

Tanto se habló de la película aquel año en los medios (los chinos porque la promocionaban, los extranjeros porque la acusaban de propagandística, y esta vez creo que con razón) que me la compré en DVD en aquel momento, aunque luego me dio pereza de verla... hasta estas largas
vacaciones caseras que estoy teniendo en Pekín, en las que me armé de valor y me tragué sus casi tres horas con interés más histórico y periodístico que artístico.

Bueno, la película dura casi tres horas, pero a mí igual me costó 10 (dos tardes) verla completa, porque cada minuto tenía que estar deteniéndola para buscar el la Wikipedia quién era y qué cargo tenía el que estaba saliendo en la pantalla de esta película coral -lo indicaban con subtítulos, pero en chino- y cuál era su papel en la historia del país (supongo que a los chinos no les hará falta, lo aprenderán en la escuela, pero a un extranjero esta película se le puede hacer muy cuesta arriba).


El cartel de la película ya te va dando pistas:
seguir a todos  los personajes es más complicado que en Juego de Tronos.



Al final me lo pasé bien y todo jugando al quién es quién, y creo que hasta aprendí historia contemporánea de China, aunque me temo que en pocos días se me habrá olvidado todo.

He aquí un extracto de la película...



La película es propagandística, sí, pero de forma peculiar, porque no sólo los comunistas están muy suavizados en el filme (creo recordar que en la película este bando no mata absolutamente a nadie del bando contrario, y eso que estaban en una guerra civil) sino también se edulcora al enemigo, el Kuomintang (KMT) de Chiang Kai-shek. Es la segunda vez en poco tiempo -antes fue aquí- que veo con sorpresa que una película china da una cara amable del Generalísimo, en otros tiempos uno de los némesis de los comunistas. Chiang Kai-shek (y también su hijo, que a su muerte tomaría las riendas de la República de China en Taiwán) aparece como un hombre reflexivo, preocupado por su pueblo y sufriente. La propaganda china lo trata ahora casi con el mismo guante blanco con el que trata a los líderes comunistas (y no olvidemos que Chiang fue también un dictador, y que muchos civiles murieron injustamente también por sus decisiones, primero en China y más tarde en Taiwán). El principal error que le achacan en el filme es el de haber querido repartir el país con Mao, más que sus maneras dictatoriales o la forma en la que acababa con la disidencia (ya que el régimen comunista acabaría pareciéndose en estas cosas al KMT). Es curioso el acercamiento que a través del cine está teniendo China hacia Taiwán, donde sigue gobernando el Kuomintang.

Por cierto, que también se concede mucha importancia en la película a un tercer partido, la Liga Democrática de China, que ejerció de mediador y que a veces es casi el protagonista de la historia, lo que le da cierto aire "neutral". Hoy en día ese partido sigue existiendo en China, aunque debe tener un 0,001 de los escaños del Legislativo, su papel es meramente decorativo.

Mientras Chiang aparece como una figura atormentada, Mao es mostrado con una campechanía que recuerda a la que nos vendieron durante décadas del Rey de España: El Gran Timonel se nos muestra comiéndose una guindilla de un mordisco (como buen nativo de Hunan, le gustaba la comida bien picante), emborrachándose con su colega Zhou Enla, llevando a caballito a su hija (a la que en la vida real prácticamente abandonó)... En un bombardeo, casi la palma porque había tomado pastillas para dormir y no quería levantarse de la cama, cual adolescente en día de colegio.

En uno de los muchos diálogos (la película es todo conversaciones, casi no hay acción y de las batallas sólo se ven segundos) Mao dice a sus camaradas, en un momento en el que no saben qué decidir: "Por una vez, voy a ser dictador". No sé si los directores lo ponen con ironía o sin ella, pero a un espectador occidental de seguro le llamará la atención. Como al final de la película, cuando, en una escena que no se sabe muy bien a cuento de qué va, un soldado se cuela en una foto de Mao con unas revolucionarias y una de ellas le pide luego al fotógrafo que por favor borre al soldado del negativo (¿preludio quizá de la manipulación fotográfica que llegaría durante la Revolución Cultural y las purgas?).

Una cosa que me llamó la atención es que Tang Guoqiang, el actor que interpreta a Mao, es todo un jefazo en el cine chino: siempre acuden a él para papeles de líder. Tang Guoqiang (su nombre se podría traducir como "País Fuerte") ¡ha hecho de Mao en 16 ocasiones! (cuatro películas y 12 series televisivas. pero no contento con ello ha encarnado también al emperador Qin Shihuang (fundador de China), a otra docena de emperadores entre reales y legendarios, y a Gengis Khan en su trabajo más reciente. No debe tener subidos los humos ni nada...

Olvidándose un poco del tono propagandístico de la película, o mejor dicho, teniendo en cuenta sus trampas, con la película se puede aprender historia. Por ejemplo, gracias a ella me enteré de que a China le pasó como a España, que se quedó sin Plan Marshall, a pesar de que la esposa de Chiang Kai-shek fue a EEUU para rogar que China estuviera en esa lista de ayudas. También es curioso enterarse, al final de la película, que "gracias" a los estadounidenses se salvó Mao de una catástrofe: cuando el Kuomintang estaba ya prácticamente derrotado y sólo le quedaban tropas en Cantón, Chiang Kai-shek ordenó como acción a la desesperada bombardear el centro de Pekín precisamente el día en el que Mao fundaba desde Tiananmen la República Popular. Los bombardeos debían partir de Cantón hacia el norte, echar sus bombas en Pekín y después seguir hasta Corea del Sur, donde aterrizarían en una base estadounidense. Sin embargo, al final EEUU decidió prohibir que esos aviones usaran sus bases. Como los aparatos no tenían fuel suficiente para ir de Cantón a Pekín, bombardear y regresar a Cantón, Chiang decidió muy a su pesar cancelar esa último cartucho que le quedaba.

También es curioso enterarse por la película de que Chiang, cuando comenzó a ver que la guerra estaba perdida, llegó a ofrecer a Mao repartirse China: del Yangtsé al norte sería comunista, y al sur sería nacionalista, algo que Mao rechazó y le enfureció bastante, porque para este Partido la unidad del país ha sido siempre, y sigue siendo, la gran obsesión. Si Mao hubiera aceptado, ahora podríamos tener en Asia una situación similar a la de las dos Coreas, pero a lo bestia.

En lo anecdótico, pero a mí me encantó porque soy un fanático de banderas, escudos y demás emblemas, en las escenas finales los líderes de la naciente república popular se sientan a decidir cuál será la nueva bandera de China, con varias propuestas sobre la mesa:





Según la película, las primeras propuestas de la imagen, en las que la bandera roja era dividida en dos por una franja horizontal amarilla (que simbolizaba el río Amarillo, o quizá el Yangtsé), eran las que más gustaban a los fundadores de la república (un primero gobierno "de consenso" en el que había miembros de la mencionada Liga Democrática de China y rebotados del Kuomintang). En principio adoptaron esos diseños, que hubieran asemejado bastante la bandera china a la española. Sin embargo, algunas jóvenes revolucionarias que se reunieron con Mao en un aparte (lideradas en la película por ¡Zhang Ziyi!) sugirieron que preferían la bandera de las cinco estrellas que hoy adorna los mástiles del país. Mao, muy mujeriego y zalamero él, dijo que estaba de acuerdo. Conclusión, la primera decisión dictatorial de la república fue culpa de Zhang Ziyi.

Sobre los cameos de la película, de los que se habló mucho cuando estuvo en las grandes pantallas, llama la atención que las grandes estrellas chinas del celuloide no adoptan papeles comunistas, con la mencionada excepción de Zhang Ziyi. Jackie Chan es un periodista, Jet Li es un general del Kuomintang, Chen Kaige también es del KMT (impresiona verle pegar tiros en medio de una plaza de Chengdu), Feng Xiaogang es un líder mafioso de Shanghái... Todos tienen, como mucho, un minuto de aparición y una o dos líneas de diálogo.

En cuanto a personajes, salen decenas, cientos... algunos casi puestos con calzador, sin diálogo (como Deng Xiaoping o el padre de Xi Jinping, que sólo salen unos segundos).

Me gusto la ambientación, que muestra bien las "diferentes chinas", pues la película vuela entre escenas desde las capitales del Kuomintang (Chongqing, Nanjing) a Hong Kong, Shanghái o las bases revolucionarias de los comunistas en Yanan y Hebei, antes de llegar a Pekín (que entonces aún era llamada Beiping). En fin, yo me lo pasé bien escudriñando en la historia de China con la Wikipedia entre diálogo y diálogo de la película... No sé si os recomendable, pero bueno, tampoco es un pastiche infumable, si se ve con paciencia y distancia. Al que le interese la historia del comunismo o la evolución de la propaganda del régimen, a lo mejor le puede servir.

Enlace Permanente

Por ahora hay 19 comentarios

Escribe aquí tu comentario
(Comments in Chinese or English
are also welcome)

Referencias (0)

Compárteme en Facebook, Twitter, Menéame
y otros lugares pulsando aqui: Bookmark and Share



Artículos anteriores en 02. Cine y TV
en China







Este blog -sorpresas te da la vida- recibió el premio Blasillo de Huesca 2006 al ingenio español en Internet

Y como no hay uno sin dos, fue galardonado poco después con el Premio 20 Blogs 2006 al mejor blog expatriado

Y agárrate bien a la silla, porque más de un lustro después, llegó el Premio BOBs 2012 al mejor blog en español




  
Translate
this page
into English


Mis adorados
(en español)

A un clic de China
Acupuntura China
Aorijia
Aprende chino blog
Arroz con cristales
Asia, Buda y rollitos de primavera
Asociación Cultural Amigos de China
Asociación Familias Adoptantes
Bitácora Sino-Cubana
Búsqueda de orígenes
Casa de España en Shanghai
China actual
China en su tinta
China es un Planeta
China Files
China Viva
China, por descubrir
Chinaempleo
Chinalati
Chino Ahora
Chino-China
Chinoesfera
Comida china de verdad
Emigrante retornada
En Beijing
Escala Pekín
Experiencia en China
Farolillos chinos
Foro Chino
Fútbol en China
Gazpacho Agridulce (cómic)
Global Asia
Guangzhou, mi casa
Historias de China
Humitas con Arroz
Importar productos de China
Infinity plus one
Instituto Cervantes en Pekín
La sabiduría del I-Ching
Latinoamericanos en China
Living in Pekín
Man Zai Er Gui
Mi vida y China
Ni Hao, Ni Daniel
Nordeste Asiático
Observatorio de la política china
Paella de Kimchi (desde Corea)
Pásame esa China
Pasión por China
Persiguiendo una ilusión
Quality Control Blog
Reflexiones Orientales
Revista de Oriente
Sapore di Cina
Sobre China
Sprachcaffe Chino
Toro y dragón
Trabajo en China
Viamedius
Xibanya
Y un poquito del vecino Vietnam
Zai China


Mis enchufados
(en inglés)

China Car Times
China Daily
China Digital Times
China Herald
China Hush
China Radio International
China.org
ChinaCulture
ChinaSMACK
Chinat0wn
Chinesepod
Chinos durmientes
CRCC Asia
Danwei
ESWN
Frog in a Well
Global Times
Global Voice
Hanzi Smatter
Layabozi
Ministry of Tofu
New Dynasty
Offbeat China
Shanghaiist
Sinalunya
Sinosplice
South China Morning Post
The Beijinger
Tibetan Altar
Transpacifica
Weibo Trends
Xinhuanet


Mis favoritos
(en chino)

Acramelo (escrito por un español)
Blog de mi amigo el artista Huang Wen
Zeng Jinyan


Mis predilectos
(en portugués)

Associaçao dos Macaenses


Mis queridos
(en catalán, valenciano, balear, LAPAO)

Sergi Vicente (corresponsal de TV3 en China)

 

Blog alojado en ZoomBlog.com

Creative Commons License
Los textos de este blog están bajo una licencia de Creative Commons.

Si eres el autor de alguna de las fotos colocadas en el blog
y no deseas que sea usada aquí,
notifícamelo y la retiraré