chinochano
            El mundo chino al alcance de tu chano


Inicio


En toda la web
En Chinochano

Recibe chinochano
en tu correo

Mándame un email,
que es gratis:


Chinochanadas
en Feisbuk
y en Twitter




Estos posts
te pueden servir
Estudiar mandarín en China 

Encontrar trabajo en China 

Hacer negocios en China 

Buscar piso
en China
 

Encontrar hispanos en China 

Tu nombre
en chino
 

Preparar el viaje
a China
 

Clima en China 

Llamar por teléfono desde China 

Ver TV china
en español
 

Libros sobre China 

Las mejores pelis chinas 

Chino mandarín
en tu ordenador
 

Hoteles en Pekín 

Restaurantes
en Pekín
 

Bares en Pekín 


Y si quieres ahondar
en un tema, aquí tienes posts sobre...
01. Música china
o sobre China


02. Cine y TV
en China


03. Arte y literatura de China

04. Historia
de China


05. Idioma chino

06. Comer y beber en China

07. Viajes por China y alrededores

08. Política y actualidad en China

09. Vida cotidiana en China

10. Nombres y apellidos chinos

11. Pekín,
esa ciudad


12. Shanghai,
esa ciudad


13. Hong Kong y Cantón, esas ciudades

14. Tíbet y Xinjiang

15. Taiwán

16. Fútbol chino

17. Otros deportes en China

18. Bellezas chinas

19. Amor y sexo
en China


20. Asuntos personales

21. China en mapas

22. Consultorio
para los lectores


23. Juegos
para los lectores


24. Cosas inclasificables

Archivos
Septiembre 2014 
Agosto 2014 
Julio 2014 
Junio 2014 
Mayo 2014 
Abril 2014 
Marzo 2014 
Febrero 2014 
Enero 2014 
Diciembre 2013 
Noviembre 2013 
Octubre 2013 
Septiembre 2013 
Agosto 2013 
Julio 2013 
Junio 2013 
Mayo 2013 
Abril 2013 
Marzo 2013 
Febrero 2013 
Enero 2013 
Diciembre 2012 
Noviembre 2012 
Octubre 2012 
Septiembre 2012 
Agosto 2012 
Julio 2012 
Junio 2012 
Mayo 2012 
Abril 2012 
Marzo 2012 
Febrero 2012 
Enero 2012 
Diciembre 2011 
Noviembre 2011 
Octubre 2011 
Septiembre 2011 
Agosto 2011 
Julio 2011 
Junio 2011 
Mayo 2011 
Abril 2011 
Marzo 2011 
Febrero 2011 
Enero 2011 
Diciembre 2010 
Noviembre 2010 
Octubre 2010 
Septiembre 2010 
Agosto 2010 
Julio 2010 
Junio 2010 
Mayo 2010 
Abril 2010 
Marzo 2010 
Febrero 2010 
Enero 2010 
Diciembre 2009 
Noviembre 2009 
Octubre 2009 
Septiembre 2009 
Agosto 2009 
Julio 2009 
Junio 2009 
Mayo 2009 
Abril 2009 
Marzo 2009 
Febrero 2009 
Enero 2009 
Diciembre 2008 
Noviembre 2008 
Octubre 2008 
Septiembre 2008 
Agosto 2008 
Julio 2008 
Junio 2008 
Mayo 2008 
Abril 2008 
Marzo 2008 
Febrero 2008 
Enero 2008 
Diciembre 2007 
Noviembre 2007 
Octubre 2007 
Septiembre 2007 
Agosto 2007 
Julio 2007 
Junio 2007 
Mayo 2007 
Abril 2007 
Marzo 2007 
Febrero 2007 
Enero 2007 
Diciembre 2006 
Noviembre 2006 
Octubre 2006 
Septiembre 2006 
Agosto 2006 
Julio 2006 
Junio 2006 
Mayo 2006 
Abril 2006 
Marzo 2006 
Febrero 2006 
Enero 2006 
Diciembre 2005 
Noviembre 2005 
Sicilia 1947 


Mis posts
favoritos
Principios fundacionales de Chinochano 

El birrograma 

China conquista
el mundo
 

China rebautizada 

Un país de 5 

Etnias de China 

¡¡Me llamo
Josep Lluis!!
 

Pongamos que hablo de Pekín 

Gracias a la China 

Gripe pekinar 

Alfabeto chino 

El post más polémico 

Agujeros 

Aprende a ligar
con Richar
 

Una vez
fui activista
 

¿Te quedas
o te vas?
 

Colección de objetos superfluos 

China élfica 

Las cabezas de YSL 

Der Untergang
aus Kochinnen
 

Triciclos de China 

Hasta el infinito
y más allá
 

Supermegaofensivo 

Sindicación (RSS)
Artículos
Comentarios



Publicidad

Photobucket - Video and Image Hosting

Photobucket - Video and Image Hosting

 


08. Política y actualidad en China


China y el Ébola

9 de Octubre, 2014, 0:01











Mientras España muestra una vez más su peor imagen (chapuzas, politización de absolutamente todo, surrealismo berlanguiano, etc), esta vez a costa del Ébola, echaré un vistazo a la relación que China ha tenido con este virus que se ha convertido en uno de los grandes protagonistas de este año.

La principal polémica que China ha tenido este año con el Ébola, aunque creo que en España no se ha conocido demasiado, es la decisión, tomada en agosto, de no permitir a atletas de países africanos afectados que participaran en los Juegos Olímpicos de la Juventud de Nanjing. En un principio se tomaron unas medidas moderadas (por ejemplo, no permitir a atletas de Sierra Leona, Liberia, Guinea o Nigeria que participaran en deportes de piscina o de combate, que implican contacto directo) pero estas medidas ya molestaron a delegaciones como la nigeriana, que decidieron retirarse.

En lo anecdótico, el Ébola ha producido en China los típicos rumores que a veces aparecen en redes sociales o por el boca a boca. Los más extendidos apuntaban a que la enfermedad hacía que la gente se volviera zombie, y que para combatir el virus había que beber mucho café mezclado con cebollas. Los rumores se extendieron tanto que la prensa oficial china tuvo que desmentirlos.

No hay por el momento noticias de Ébola en China, ni tampoco de ciudadanos chinos que hayan enfermado de Ébola en los países africanos afectados por el virus. En agosto se informó de que varios médicos chinos que habían sido enviados a África para ayudar en las labores de lucha contra la epidemia habían tenido que ser puestos en cuarentena preventiva, pero no se ha vuelto a hablar de ellos, por lo que entiendo que al final no desarrollaron la enfermedad y todo quedó en un susto.

No se sabe por ahora, por tanto, si China habría tomado la decisión de repatriar a enfermos de Ébola chinos si hubieran contraído la enfermedad en África, como ha pasado en España con los dos religiosos fallecidos. De lo que estoy seguro es de que cualquiera que fuera la decisión, generaría polémica en los medios extranjeros, que le darían muchas vueltas al asunto.

Tampoco sé si una hipotética entrada del virus Ébola en China podría ser catastrófica o no. Por un lado se trata de un país densamente poblado, en el que no siempre es fácil controlar las epidemias (muchas grandes enfermedades de la Historia, empezando por la peste negra, seguramente se originaron en este país). Sin embargo, mirándolo por el lado positivo, China ha lidiado en los últimos años con grandes crisis sanitarias (el SARS, la gripe aviar, la gripe A...) y se ha podido ver que ha ido mejorando los ahora tan manidos protocolos, especialmente a raíz de su desastrosa gestión del SARS, que se extendió por varias ciudades del país ayudado por el secretismo de las autoridades sanitarias a la hora de reconocer su existencia.

La gripe aviar se combatió con grandes matanzas de aves, mientras que la gripe A, llamada inicialmente "gripe porcina" y que no debe confundirse con la aviar, es recordada en este país por la puesta en cuarentena de algunos ciudadanos extranjeros que la desarrollaron estando en China, entre ellos pacientes mexicanos y españoles. En aquel entonces recuerdo que muchos medios criticaron el excesivo celo de China a la hora de tomar precauciones: quizá en estos casos, y el virus del Ébola nos lo recuerda, es mejor pasarse en prevención que quedarse cortos.

Enlace Permanente

Escribe aquí tu comentario
(Comments in Chinese or English
are also welcome)

Referencias (0)

Compárteme en Facebook, Twitter, Menéame
y otros lugares pulsando aqui: Bookmark and Share



Rajoy llevó alfalfa

26 de Septiembre, 2014, 0:01






Me ha pillado en España el viaje del presidente español, Mariano Rajoy, a China. Este viaje ha estado pospuesto un año, probablemente debido -aunque ninguno de los dos países lo vaya a reconocer oficialmente- a la querella que se interpuso en la Justicia española contra exlíderes chinos por supuesto genocidio en el Tíbet. Finalmente Rajoy ha ido: en España se le critica por hacer tan largo viaje con la que está cayendo en el país (Gallardón, soberanismo catalán, caso Pujol, etc), pero también es cierto que los empresarios españoles con intereses en China llevaban mucho tiempo inquietos y disgustados por la falta de viajes de alto nivel que facilitaran más acuerdos entre los dos países, dado que China ya no es un mercado que España pueda olvidar.

Ya en Pekín, Rajoy ha presidido la rúbrica de varios ansiados acuerdos, y uno de los que se han firmado es muy curioso: el que da permiso a España para exportar alfalfa a China (con el que se espera vender 200.000 toneladas anuales, obteniendo unos 40 millones de euros). El acuerdo puede beneficiar especialmente a mi región, Aragón, que produce más de la mitad de la alfalfa de España, y que se ha visto bastante afectada por las sanciones a Rusia, ya que se exportaba mucha fruta aragonesa al país de Putin.

¿Por qué está interesada China en comprar alfalfa de España? La alfalfa se usa como pienso para el ganado vacuno, entre otros, y al parecer la española es bastante mejor que la china, por cultivarse en un clima más seco. China, en definitiva, quiere alimentar mejor a sus vacas, porque quiere tener mejor leche.

La calidad de la leche china es puesta en duda en el país desde hace años, especialmente a raíz del escándalo por la leche contaminada con melamina que en 2008 afectó a miles de bebés chinos. Conviene mencionar que en el gigante asiático la leche es un producto casi exclusivamente consumido por los niños, ya que muchos chinos, como otros pueblos de Asia Oriental, se vuelven intolerantes a la lactosa al hacerse adultos. El hecho de que sea un producto infantil convierte sus controles de calidad casi en cuestión de Estado.

Tras el escándalo de 2008, muchos padres chinos preocupados por la salud de sus hijos comenzaron a comprar leche importada (los que podían permitírselo). La demanda de leche extranjera en China fue tal que muchos chinos iban a Hong Kong para comprarla: esta práctica produjo tal escasez de leche en polvo en la ex colonia británica que Hong Kong y China tuvieron que prohibir a los turistas locales que entraran en China desde la ex colonia con grandes cantidades de este producto, como si fueran cartones de tabaco. Y ello, claro está, desarrolló cierto contrabando de leche en polvo desde Hong Kong hacia China. Sin embargo, el año pasado otro escándalo alimentario, que afectó en esa ocasión a la leche de Nueva Zelanda (uno de los grandes exportadores de lácteos a China) quitó a los consumidores chinos también la fe en la leche del exterior.

Con este negro panorama, en un país donde muchas familias pueden hacer de tripas corazón con la mala calidad de ciertos productos, pero no dejan pasar una en los que consumen sus hijos, se ha decidido llevar alfalfa de la mejor calidad mundial para que la leche china mejore y el producto nacional sea más atractivo para los padres. A ver si la alfalfa aragonesa ayuda en ello.

Enlace Permanente

Escribe aquí tu comentario
(Comments in Chinese or English
are also welcome)

Referencias (0)

Compárteme en Facebook, Twitter, Menéame
y otros lugares pulsando aqui: Bookmark and Share



Orden en las corruptelas

19 de Septiembre, 2014, 0:01






Como decía en el post anterior, me he topado al llegar a España, un año más, con mucha información sobre casos de corrupción, esta vez a cuentas del caso Pujol. Algunos dicen que es el peor de la Historia de la democracia española.

Curiosamente, en China también se está en un momento de grandes casos de corrupción, que también son en ocasiones definidos como los peores de la Historia del país asiático. Es cierto que el enfoque del tema en China es muy diferente (todo se denuncia desde arriba, la prensa no filtra nada, la opinión pública es inexistente, etc) pero España y China parecen coincidir en que la corrupción es la principal preocupación de la sociedad y una de las principales razones de la ruptura entre la ciudadanía y los políticos.

Una cosa que siempre he tenido curiosidad de saber, pero que nunca se hace, es comparar los montos de dinero malversado/robado de los distintos casos. Si no se hace imagino que es por intereses partidistas (la prensa afín a un color político habla de los casos del color opuesto, pero no los del suyo), aunque también porque muchos casos de corrupción aún no han recibido sentencia, o porque no es lo mismo robar un millón de euros ahora que su equivalente de hace 20 años, cuando también había muchos casos de corrupción, aunque ahora pensemos que estamos peor que nunca.

En fin, pese a todo, hoy me he entretenido intentando ordenar los casos más famosos de España y China, a tenor del dinero que se robó en ellos, o presuntamente se robó (puesto que algunos de ellos aún están en los juzgados, o sólo son noticias en la prensa). Los casos chinos los marcaré con un cuadradito rojo, y los españoles con uno azul. Puedo haberme equivocado en cifras o en dar por seguros hechos que no lo son, por lo que estoy abierto a correcciones que queráis hacer. Veámoslo, de menor a mayor:


  ESCÁNDALO MONTO
(en euros)

Caso Dívar 15.000 El entonces principal responsable de la Justicia española no fue condenado en sentencia, pero dimitió por usar dinero público en viajes y hoteles de lujo.
Caso Chen Liangyu 264.000 El que fue principal líder político de la ciudad de Shanghái fue condenado a 16 años de prisión por robar dinero del mayor fondo de pensiones chino.
Caso Fabra 700.000 El expresidente de la diputación de Castellón, Carlos Fabra, aquel al que le tocaba siempre la lotería, fue condenado a 4 años de prisión, aunque aún no ha entrado en la cárcel, a la espera de que se decida su petición de indulto.

Caso Bo Xilai 3,1 millones El juicio más mediático en China en los últimos años. Bo, que fue alcalde en el noreste de China (Dalian), máximo líder comunista en el centro del país (Chongqing) y ministro de Comercio, fue condenado a cadena perpetua. El caso iba aderezado por el hecho de que su esposa fue condenada un año antes por el asesinato de un empresario inglés.
  Caso Zhou Yongkang Aún no se sabe, aunque se dice que podría ser similar al anterior Zhou es el cargo de más alto nivel imputado por posible corrupción. Zhou acaba de ser imputado, pero se espera que su destino sea similar al de Bo. Fue ministro de Seguridad Pública, director de la mayor petrolera estatal, y muchos otros cargos.
Caso Cheng Kejie
3,8 millones Este escándalo de los años 90 es llamativo porque Cheng es uno de los pocos altos cargos que han sido ejecutados por corrupción, poco después de ser destituido como vicepresidente del Legislativo chino. Muchos altos cargos chinos son condenados a muerte por corrupción, pero la pena siempre o casi siempre es reducida a cadena perpetua. Con Cheng no fue así. 
Caso Xu Caihou 4,9 millones La cifra es sólo una estimación, ya que el caso, como el de Zhou Yongkang, está apenas en sus inicios, con Xu recién imputado. Xu era el "número dos" de las Fuerzas Armadas, lo que probó que también el ejército chino, muy poderoso e influyente, a veces mete la mano donde no debe.
Caso Noos 6 millones El también conocido como Caso Urdangarín está pendiente de juicio, y su vinculación con la Familia Real lo ha convertido en uno de los más famosos de la Historia de España.
  Caso Roldán 13,43 millones El que fue director de la Guardia Civil fue condenado a 31 años de cárcel, de los que cumplió 15. Sonada fue su detención en Laos.
Caso FILESA 14,85 millones Escándalo por financiación ilegal del PSOE en los años 80. Hubo varios encausados y condenados, entre ellos Aída Álvarez, tesorera del partido en aquel entonces, sentenciada a dos años, cuatro meses y un día de cárcel.
Caso Millet 
35,1 millones Pendiente de juicio. Desvío de dinero del Palau de la Música de Barcelona.
  Caso Palma Arena 47 millones El expresidente de las Islas Baleares Jaume Matas fue condenado a seis años de prisión por esta causa, aunque tiene otras pendientes.
Caso Bárcenas 47 millones
El extesorero del Partido Popular está ya en prisión, aunque aún no ha sido juzgado por este escándalo, que ha golpeado a toda la formación gobernante.

Caso Gescartera
50 millones
Su presidente, Antonio Camacho, fue condenado a 11 años de prisión por un fraude que afectó a 2.000 clientes, entre ellos ONGs, organizaciones religiosas y fundaciones políticas.

Caso de los ERES 140 millones
El desvío de fondos en el Gobierno andaluz es, al menos hasta que no se destape del todo el alcance del Caso Pujol o la Trama Gurtel, el que más dinero ha malversado. Está pendiente de juicio, mientras la Juez Alaya va paseando con su maletita de aquí para allá.

Caso Gurtel 160 millones Esta trama con ramificaciones en el PP de Madrid, Valencia y otros lugares aún está en proceso de investigación, y por ahora su principal "víctima" ha sido el juez que dirigía el caso en sus inicios, Baltasar Garzón.
 
Caso Liu Zhijun
250 millones El exministro de Ferrocarriles chino fue condenado a cadena perpetua por amasar una enorme fortuna en comisiones que cobró durante la construcción de la red de trenes de alta velocidad chinos. Su caso fue económicamente hablando mucho más grave que el de Bo Xilai, juzgado por las mismas fechas, pero tuvo menor impacto mediático, quizá porque en este caso no hubo asesinatos ni historias novelescas de por medio.
Caso Chen Xitong 253 millones El que fuera alcalde de Pekín entre 1983 y 1993, incluyendo el año de las protestas y la matanza de Tiananmen (1989), fue condenado a 16 años de prisión por corrupción, aunque sólo cumplió la mitad y salió de prisión en 2006 por motivos de salud. Falleció el año pasado.
Caso Emperador 300 millones (anuales) Otro caso muy mediático, y aún sin terminar. Gao Ping, uno de los empresarios chinos con más éxito en España, está acusado de cometer enormes fraudes sistemáticos en las aduanas.
  Caso Malaya 1.100 millones Julián Muñoz, más conocido como Cachuli y como el marido de la Pantoja, fue condenado a 6 años y 2 meses de prisión por encabezar la inmensa trama corrupta de Marbella, ya iniciada en la época de Jesús Gil.
Caso Lai Changxing
1.700 millones
Considerado el mayor caso de corrupción de la China reciente, aunque su principal responsable no era político sino empresario, Lai Changxing, que manejaba la mayor red de contrabando del país. Lai estuvo 12 años huido y refugiado en Canadá, que fue durante todo ese tiempo muy reticente a extraditar al acusado pero finalmente lo hizo, tras largas negociaciones en las que Pekín prometió no condenar a muerte al empresario. Éste fue finalmente condenado a cadena perpetua.
Caso Pujol
Aún no se sabe, pero algunos hablan de una fortuna de hasta 1.800 millones
El caso de moda en la prensa española aún está en su fase preliminar, pero ya dicen algunos que las presuntas corruptelas de la familia Pujol podrían ser no sólo el mayor escándalo de la Historia reciente de España, sino también de Europa Occidental.

Tras este provisional ordenamiento, llego a la conclusión de que la corrupción española es comparable en cantidades a la china (o a la china que se puede conocer, que quizá sea sólo la punta del iceberg). Y que los grandes casos pueden ser de cualquier signo político.

Enlace Permanente

Por ahora hay 17 comentarios

Escribe aquí tu comentario
(Comments in Chinese or English
are also welcome)

Referencias (1)

Compárteme en Facebook, Twitter, Menéame
y otros lugares pulsando aqui: Bookmark and Share



Despropósitos editoriales

27 de Junio, 2014, 0:01

No hay grandes acontecimientos en las últimas semanas en China (será que el Mundial tiene a la población medio dormida), aunque en los últimos días hemos tenido en el país dos noticias relacionadas con el mundo editorial que bordearon la fina línea entre lo gracioso y lo ridículo, cada una a su manera.

Una de ellas ha sido la esperada publicación de la autobiografía de Li Peng, quien fue primer ministro de China entre 1988 y 1998 y pasará especialmente a la Historia por ser el hombre que defendió la intervención militar contra las protestas de Tiananmen. el responsable final de que se sacaran los tanques a las calles.


Lo absurdo del libro es que en él Li Peng (que aún vive, debe tener ochentaytantos años) detiene el relato de su vida en 1983, el momento en el que fue nombrado viceprimer ministro chino, por lo que las memorias omiten, qué calamidad, la época que a cualquier lector le interesaría conocer de Li, aquélla en la que manejó los hilos de la alta política del país más poblado del mundo. La decisión es del todo chocante, ¿os imagináis que se hiciera con otros personajes famosos?





Vale, el régimen comunista es muy secretista y los líderes chinos tienen que callar hasta el fin de sus días sobre sus años en el poder, pero entonces, ¿para qué hacer el paripé con una supuesta biografía de uno de estos líderes que en realidad es un timo de campeonato?

El otro sindiós editorial esta semana en China no ha sido un libro, sino un mapa, que también se editan y publican. Una empresa cartográfica del país ha decidido aportar su granito de arena en las reivindicaciones del país en el Mar de China Meridional editando un mapa nacional en el que esas aguas y sus islas en discordia (las Spratly, las Paracel...) son casi más protagonistas del plano que la masa continental del gigante asiático. Así les ha quedado el primer mapa vertical de China (los anteriores eran más bien apaisados):





No es que en mapas anteriores China no colocara las Spratly o las Paracel, pero solían representarse a una escala diferente del resto del mapa, normalmente en un minimapa insertado en una esquina, más o menos como España hace con las Canarias:


El nuevo mapa chino es obviamente un gesto político, o un detalle de una editorial para congraciarse con las autoridades, pero por lo demás no tiene demasiado sentido. Es un gasto de papel inútil, y las islas anheladas por los chinos son tan pequeñas que apenas se ven en el plano, por grande que sea. Digo lo mismo que en la autobiografía de Li Peng, ¿os imagináis que esto se hiciera con mapas de otros países con islas lejanas?


Así podría ser el mapa nacional de Francia, incluyendo la Guyana Francesa.
(Y eso que no pongo Nueva Caledonia, que si no aún sería peor...).



Y así sería el de Chile, con la Isla de Pascua.
(La he colocado a ojo, igual me he equivocado unos cientos de kilómetros).

Enlace Permanente

Por ahora hay 53 comentarios

Escribe aquí tu comentario
(Comments in Chinese or English
are also welcome)

Referencias (0)

Compárteme en Facebook, Twitter, Menéame
y otros lugares pulsando aqui: Bookmark and Share



No sé qué ha pasado,
pero seguro que es culpa china

19 de Mayo, 2014, 0:01





Supongo que la mayoría de vosotros estáis enterados de las broncas cada vez mayores que hay en Asia Oriental a causa de varias islas que China se disputa con sus vecinos. Especialmente tensos estos días son el contencioso por las islas Paracel, por las que pelean Vietnam (que las llama Hoangsa) y China (que las llama Xisha), y el de las islas Senkaku (que los chinos llaman Diaoyu), que ha contribuido a que los Gobiernos chino y japonés lleven prácticamente sin hablarse un año y medio. Se trata en todos los casos de islotes deshabitados, aunque en aguas con ricos recursos pesqueros y se cree también que energéticos (petróleo, gas...).

Personalmente, son conflictos ante los que tengo una visión desapasionada, en parte porque, como decía, son islas deshabitadas, así que en realidad todo son peleas por recursos, con mucha economía y poco sentimiento histórico o humano. No soy chino, ni japonés, ni vietnamita, así que nada gano o pierdo con que esos islotes sean de un lado o de otro. Es decir: no sabría decir si las Paracel las merece más China o Vietnam, ni tampoco si las Senkaku/Diaoyu son más chinas o japonesas.

Por eso no acabo de entender, y a veces me da un poco de rabia, ver cómo no todo el mundo que no está directamente implicado -es decir, que no es chino, japonés o vietnamita- es igual de neutral. Y me refiero a actores tan importantes como son el Gobierno de EEUU, que sigue siendo el más poderoso del mundo y el que más pincha y corta en la política mundial, y la prensa internacional, con gran poder para crear opiniones especialmente en asuntos cuyos lectores no conocen bien porque viven lejos y no están personalmente afectados.

EEUU y prensa internacional, qué sorpresa, se inclinan a menudo a favor de Japón y Vietnam en estos conflictos, o mejor dicho, contra China. La energía que les mueve es más negativa (ir contra algo) que positiva. Recuerda más a aquel hincha de un equipo de fútbol que siempre quiere que pierda un equipo rival al que tiene mucha inquina. O al de un votante que más que apoyar a su partido odia al rival, y por eso vota siempre para que el enemigo no gane, por muy mal que esté su partido también.

Para demostrar esto, no hay más que comparar los dos conflictos, ver cómo está China y sus rivales en cada uno, y ver cuál es la actitud que despiertan. Veamos primero una visión muy general y esquemática de los dos contenciosos:


 
SITUACIÓN GENERAL DE AMBOS CONFLICTOS:

- En el caso de las Diaoyu/Senkaku, quien controla de facto las islas en disputa es Japón, que las ganó en la guerra que libró contra China en 1894-95. Es decir, que cuenta con cierta ventaja de base con respecto a China: cambiar el status quo requiere especial esfuerzo por parte de los chinos.


Un avión nipón sobrevuela una de las islas Senkaku.


- En el caso de las Paracel, para Pekín es justo lo contrario: quien controla el archipiélago es China, que conquistó las islas, como ya conté en un reciente post, en una guerra contra Vietnam del Sur en 1974. China es la que tiene el control de facto del archipiélago, y es Vietnam la que ha de hacer las reivindicaciones.


Pista de aterrizaje y otras estructuras construidas por China en una de las Paracel.


CONTEXTO HISTÓRICO:


- En el caso de las Diaoyu/Senkaku, China defiende que esas islas eran nombradas por sus registros históricos desde el siglo XV. Japón asegura que las islas no interesaban a China hasta que Tokio no las empezó a explorar en el siglo XIX. En todo caso, el hecho de que la anexión definitiva de Japón se hiciera tras la guerra chino-japonesa muestra que el archipiélago ya era un "botín" tras la victoria contra los chinos.

- En el caso de las Paracel, los primeros mapas de las islas que hicieron chinos y vietnamitas (pueblos ambos con buenos navegantes) son en los dos casos del siglo XV. Sin embargo, China defiende que sus pescadores las usaban como base hace casi 2.000 años, y que estaban habitadas por chinos ya en la dinastía Tang (siglos VII-X de nuestra era), con restos en las islas que así lo atestiguan.


DISTANCIAS ENTRE LOS ARCHIPIÉLAGOS Y LOS PAÍSES QUE LAS DISPUTAN: 


- Lo que más cerca está de las Diaoyu/Senkaku son islotes de Taiwán (unos 140 kilómetros). Taiwán (que también reclama las Diaoyu) es reclamada a su vez por China, lo cual complica un poco las cosas... A unos 170 kilómetros del archipiélago en disputa está la pequeña isla japonesa de Ishigaki. En cuanto a las costas de Japón y China propiamente dichas, están más lejos.


- Las Paracel están casi a la misma distancia de la costa de Vietnam que de la isla china de Hainan, unos 300 kilómetros.




Visto lo visto, entenderéis que es difícil inclinarse por bando alguno... En ninguno de los dos casos está muy claro el contencioso. Las razones históricas son poco claras, y podrían estar trucadas por los gobiernos para dar razón a sus reivindicaciones. No hay grandes diferencias en las distancias geográficas, los archipiélagos están en complejos cruces de caminos. Lo único en lo que podemos estar de acuerdo es que por ahora las Paracel las controla China y las Diaoyu/Senkaku las controla Japón, mientras que Vietnam reivindica las primeras y China las segundas.

Sin embargo, para otros todo está muuuuuuy clarito. Veamos lo que algunos "árbitros internacionales" piensan:



EL GOBIERNO DE EEUU:


- En el caso de las Diaoyu/Senkaku, Washington ha estado unos años en terreno aparentemente neutral, pero al final ha dicho que no, que está con Japón, y que incluso colaboraría en defensa del archipiélago en caso de un hipotético conflicto.


- En el caso de las Paracel, Washington cambia de parecer y está no con el que controla de facto las islas, sino con el que reivindica su "regreso", en este caso Vietnam. Por ejemplo: si China intenta explorar petróleo en la zona, no le parece bien.




LA PRENSA INTERNACIONAL:

Para mostrar su parcialidad, me fijo en el tratamiento que los medios españoles han hecho de dos sucesos muy similares, pero con China en distinta posición, que han ocurrido en estos conflictos. Os pongo en antecedentes:

- Cuando Japón hizo un movimiento importante para mostrar su control de las Diaoyu/Senkaku (nacionalizando tres de los islotes, comprándoselos a un empresario privado) en China hubo ataques a la embajada de Japón y negocios japoneses.

- Cuando China hizo un movimiento importante para mostrar su control de las Paracel (poner una plataforma petrolífera en aguas cercanas) en Vietnam hubo ataques a negocios chinos (en realidad también sufrieron de esta furia empresas taiwanesas y surcoreanas, sólo porque pasaban por allí). 

Enfoque de la prensa:

- Caso de ataques antijaponeses en China: Se pone especial énfasis en los ataques chinos y en los daños que causan a los japoneses. Se baraja la posibilidad de que hubiera muertos (aunque al final no se confirmaran).


- Caso de ataques antichinos en Vietnam: Se pone el acento no en los ataques, sino en lo que los ha provocado. Hay poco interés en informar de las muertes de chinos (dos confirmadas).



En resumen: entiendo que haya conflictos, en Asia y en cualquier parte del mundo, pero estaría bien que quienes no estén directamente implicados se mostraran equidistantes. Si EEUU mantiene esta actitud tan inconsecuente y falta de equidad en unos conflictos que conozco, desconfíaré de ella cuando opine sobre conflictos que conozco menos (Ucrania, Oriente Medio...). Aquí ni siquiera tiene la excusa de decir que no apoya a China por ser un régimen no democrático, ya que en el caso de las Paracel está apoyando a Vietnam, que tampoco lo es.

Lo mismo para los  medios: si su discurso es parecido al de la prensa deportiva, los leeré sólo por las páginas de deportes.

Enlace Permanente

Por ahora hay 24 comentarios

Escribe aquí tu comentario
(Comments in Chinese or English
are also welcome)

Referencias (0)

Compárteme en Facebook, Twitter, Menéame
y otros lugares pulsando aqui: Bookmark and Share



¿Naufragio confuciano?

27 de Abril, 2014, 0:01









En un post reciente en este blog, el que trató la ocupación del Parlamento de Taiwán, hubo en la sección de comentarios un debate muy interesante sobre el confucianismo y la mala o buena influencia que ha podido tener esa filosofía en esa isla. Es un debate que podría llevarse a otro asunto muy de actualidad: el terrible naufragio del ferry surcoreano Sewol, en el que murieron cientos de pasajeros, muchos de ellos adolescentes en viaje de estudios. Algunos siguen aún dentro del barco, bajo el mar.

El accidente, que se ha producido cuando en Asia Oriental aún no nos hemos recuperado anímicamente de una desgracia anterior (la desaparición del avión malasio), ha sido una de esas historias que te deja mal cuerpo para toda la vida. La repugnante actitud del capitán y de parte de su desastrosa tripulación -con algunas excepciones conmovedoras hasta el tuétano-, el lento hundimiento a apenas dos kilometros de la costa, el posterior suicidio del subdirector del instituto que tuvo la idea de hacer el viaje...

Y por encima de todo, esa sensación de incredulidad, de ver cómo murieron más de 300 personas, encerradas en sus habitaciones, en un barco que tardó dos horas en hundirse. No dos minutos, sino dos horas. ¿Cómo pudo ser así? ¿No se habría salvado más gente llevándolos a la borda y hacer que saltaran al agua en lugar de pidiéndoles que se quedaran encerrados en los camarotes? No recuerdo una sensación de impotencia ante una desgracia que parece fácil de aliviar -aunque en realidad no sea así, aunque sólo sea una ilusión óptica- desde que en los 80 viéramos también hundirse lentamente, y por televisión, a la niña Omayra.

En fin, el caso es que de resultas de este horroroso suceso, muchos medios le han dado vueltas a sí la cultura coreana, fuertemente confucianista (mucho más que la china, pese a que Confucio fuera chino) ha influido o no en la gravedad del suceso.

El confucianismo (o confucionismo, lo mismo me da) es una filosofía que descansa principalmente en la obediencia al superior: los hijos deben obedecer a los padres, los alumnos a los profesores, los súbditos al soberano... Esa obediencia busca, y normalmente logra, más orden, más calma, y menos caos y desgracias, aunque a costa de mayor uniformidad y menor valor del individuo per se.

Hay quien dice que en el naufragio del Sewol los estudiantes fueron tan "confucianos" que obedecieron ciegamente lo que sus profesores y la tripulación les pidieron (que permanecieran en los camarotes) y eso, que acabó siendo una mala idea, a muchos les costó la muerte. Si alguno hubiera cuestionado a sus superiores y se hubiera ido a cubierta, habría podido salvarse.

Muchos críticos de esta teoría se quejan de su simplismo, y la acusan incluso de racista. Señalan que los niños no eran robots, que como cualquier persona de cualquier lugar barajarían todas las opciones y la de quedarse en sus habitaciones les pareció la mejor, en un barco que estaba inclinándose rápidamente y por el que caminar ya no era fácil. También se podría poner en duda que los coreanos sean un pueblo obediente y calmado... Por ejemplo, sus agricultores son famosos por sus agresivas manifestaciones antiglobalización, y en los 80 Corea del Sur acabó con la dictadura a golpe de protestas. De todos modos, el confucianismo también establece que cuando tu superior es un desastre es legítimo derrocarle, que ésa es otra.

Pero volviendo al tema principal del post, si el confucianismo tuvo o no parte de la "culpa" del alto número de víctimas, yo me inclino por una opción intemedia. Aunque la actitud de los chicos en el ferry no fuera totalmente achacable al confucianismo, y también estuviera motivada por el miedo e incluso en algunos casos la imposibilidad de salir de los camarotes, creo que en otro país con otra mentalidad las cosas habrían sido diferentes. En un barco chino, por ejemplo, habría habido más "caos", mucha gente no habría obedecido las órdenes -los chinos son un pueblo bastante poco obediente de las normas cívicas, desde la de apagar el móvil en un cine a la de no fumar en un ascensor- y seguramente, qué paradoja, les hubiera ido mejor.

En esta ocasión, el confucianismo, eso tan vaporoso que, sin embargo, ha construido la mentalidad asiática tan diferente de la occidental, podría haber perjudicado en el caso de un desastre, pero no siempre tiene por qué ser así. A veces el orden y la obediencia que el sabio de la Antigüedad defendía pueden ayudar a salvar vidas, o a aliviarlas del dolor. Recordemos cómo en 2011, cuando Japón sufrió el terremoto-tsunami-accidente nuclear, el mundo se asombró y elogió la enorme calma que los japoneses de la zona afectada mostraban a la hora de hacer cola para comer en los campos de refugiados. Mucha gente también lo atribuyó al confucianismo, o a similares filosofías de corte oriental.

Los propios chinos aseguraron entonces que aquellas imágenes de gente cuya vida quedó destrozada pero que mostraban calma y orden eran admirables y hubieran sido imposibles en China, un país donde el confucianismo, como gran parte de su cultura tradicional, se vio gravemente dañado debido al comunismo y a la Revolución In-Cultural y sólo en los últimos años comienza a recuperarse, con lentitud.

En resumen: la cultura asiática tiene una aproximación diferente a muchas cosas, y cómo no, también ante un desastre, que saca de nosotros lo mejor y lo peor. Como todo, esa mentalidad, tiene sus ventajas y sus inconvenientes: no podemos sólo elogiar lo que mostró en Japón y en cambio no criticar lo que ha mostrado en el naufragio del Sewol. No se trata de cambiar metalidades, cosa harto difícil, pero al menos de intentar entender si de lo ocurrido se puede extraer alguna lección para que no vuelva a ocurrir una desgracia tan enorme.

Enlace Permanente

Por ahora hay 10 comentarios

Escribe aquí tu comentario
(Comments in Chinese or English
are also welcome)

Referencias (0)

Compárteme en Facebook, Twitter, Menéame
y otros lugares pulsando aqui: Bookmark and Share



Xibanya Lou

27 de Marzo, 2014, 0:01


Mucho revuelo ha levantado en Madrid (o eso parece desde aquí, desde China) la compra del Edificio España, todo entero él, por parte del millonario chino Wang Jianlin. Y comprendo este revuelo, porque los ingredientes de la fábula son muy atractivos: el hecho de que Wang sea el hombre más rico de China, que el edificio comprado sea tan emblemático de Madrid y tenga un nombre tan simbólico, que llegue en un momento tan especial para Madrid (deprimida por los fracasos de los JJOO y de Eurovegas, aunque ya sé que muchos no están nada deprimidos)... Todo niquelado y medido para que en los bares de la Villa y Corte más de uno grite eso tan clásico de "¡estos chinos, nos van a invadir!"...

No diré que mi relación con el Edificio España sea intensa, porque creo que muy pocos pueden decir eso (el edificio, hemos corroborado estos días en las crónicas de prensa, lleva casi una década prácticamente vacío y sin uso), pero sí puedo afirmar que la única vez que entré a él, hace unos 13 años, fue por motivos relacionados con China. ¿La razón? Por aquel entonces, verano de 2001, en el Edificio España estaba la Oficina de Turismo de China. Yo acababa de saber que iba a irme a Pekín a trabajar, así que fui a esa oficina para recoger algo de información, algún mapa o lo que buenamente pudieran dame, en una época en la que todavía no lo mirábamos todo en internet. Ello me permitió entrar en un edificio que conocí por primera vez de pequeño, en los 80, cuando en el colegio de Huesca nos tocó hacer un mural sobre edificios de la Edad Contemporánea en España y yo pegué ése mismo en la cartulina, creo que robado de una colección de postales que tenían mis hermanas. Se me quedó desde entonces la silueta y los colores tan peculiares del edificio, y cuando fui a vivir a Madrid años después, en 1994, lo reconocí al instante.

Recuerdo poco de aquella visita al interior del edificio, porque duró apenas unos minutos... En la planta baja y los pasillos, el lugar me pareció elegante y a la vez polvoriento, contenía un ambiente como de película de espías de los años 40 que sólo volví a respirar cuando años después fui a Shanghái y entré en el Peace Hotel del Bund, y más tarde, en Nueva York, cuando subí al Rockefeller Center (no en vano he leído estos días que el arquitecto que lo diseñó se inspiró bastante en el rascacielos neoyorquino). Respecto a la oficina china de turismo, en realidad no me atendieron demasiado en ella y se limitaron a indicarme un mostrador con folletos de las distintas provincias chinas para sugerirme a continuación que tomara todos aquellos que quisiera. No aprendí mucho de China en el Edificio España, pero al menos en esos folletos, que llevé a Pekín y rodaron por mis distintos domicilios pequineses varios años, leí por primera vez los nombres de provincias chinas como Hubei, Hunan, Hebei... También descubrí lo mal que salían algunas traducciones del chino al español, y eso que aún no habían inventado Google Translator.

Al lado del Edificio España, en su tocaya Plaza España, también hice la pasada década varias visitas relacionadas con China, éstas ya después de mi primer viaje a Pekín, cuando volvía a Madrid de vacaciones. En este caso, porque en los sótanos de la plaza, unos sótanos casi secretos, se encontraba un supermercado chino, el más chino de la ciudad (pensado sobre todo para inmigrantes de ese país) por el que a veces me gustaba pasar, como para no perder del todo de vista a Pekín durante mi mes español. Compré allí un par de diccionarios chino-españoles bastante buenos, los únicos que entonces encontré en toda la ciudad, aunque ahora me imagino que habrá otros sitios donde encontrarlos, dado que el chino es el idioma del futuro y todas esas monsergas. Ah, y cuando fui a España con novia china, la llevaba a ese super para que comprara algo que le permitiera quitarse un poco la morriña de dejar su país durante largas semanas.

Pero en fin, volvamos a la compra inmobiliaria, que estoy desvariando como si fuera nonagenario... Esta compra es una pequeña ironía del destino: Madrid no consiguió los Juegos Olímpicos porque el COI prefirió Asia (Tokio). Tampoco logró Eurovegas porque Sands prefirió también Asia (Singapur, Corea, Japón, lugares donde el gigante de los casinos ha decidido centrar su estrategia de inversiones). Ante estos plantones, es como si Madrid hubiera decidido que, si no puedes vencerles, mejor unirte a ellos, a la Asia emergente... Está claro que esto es una gran simplificación de mal literato (los JJOO eran sobre todo objetivo del Ayuntamiento, Eurovegas de la Comunidad, y el edificio lo ha vendido el Banco de Santander) pero sí parece haber cierta melodía en todo ello. Una música que dice: no nos hemos querido enterar de que Asia ahora es la que lo peta, la hemos desdeñado durante años, hemos sufrido por ello desdén, y ahora toca repensarlo todo un poco.

El comprador del edificio, Wang Jianlin, es un señor curioso. Soldado del ejército en los 70 y 80, como su padre, él nunca soñó con ser magnate, la pasión familiar era la disciplina castrense, pero lo tuvo que ser porque no le quedó más remedio: en los 80 el Gobierno chino empezó a recortar efectivos en el ejército, él fue uno de los enviados a la reserva, y ante esta tesitura se reconvirtió a los negocios, posiblemente ayudado por las fuertes influencias políticas y empresariales que el ejército tenía entonces y sigue teniendo ahora. En los 90, Wang medró en el Dalian del que era alcalde Bo Xilai, el reciente ángel caído del régimen comunista... Ya sabéis lo que es la hoguera de las vanidades, cuando un amigo cae en ella hay que mirar para otro lado. Por otro lado, Wang fue dueño en aquel entonces del Dalian Wanda, el mejor equipo chino de fútbol de los años 90 (lo cual tampoco es mucho decir) y equipo igualmente caído en desgracia desde hace unos años por haber sido epicentro de un feo escándalo de compras de partidos durante temporadas enteras. Nadie dice que Wang Jianlin tenga que ver en estas cosas, sólo lo comento por curioso, a ver si luego no me va a dejar entrar en lo que monte en el Edificio España...

Ahora parece que el millonario está más interesado en el cine que en el deporte: el pasado año inauguró en Qingdao unos grandes estudios de cine con una gran fiesta a la que acudieron desde Nicole Kidman hasta Leonardo Di Caprio, John Travolta o Ewan MacGregor (dicen que nunca alguien en China consiguió traer al país tantas estrellas de Hollywood). A ver si consigue similares fuegos artificiales en Madrid, porque bueno, traer miles de monjas con guitarra a la capital de España tiene su aquel friki, pero molan más las alfombras rojas.

Enlace Permanente

Por ahora hay 6 comentarios

Escribe aquí tu comentario
(Comments in Chinese or English
are also welcome)

Referencias (0)

Compárteme en Facebook, Twitter, Menéame
y otros lugares pulsando aqui: Bookmark and Share



Sin noticias

14 de Marzo, 2014, 0:01


Vamos camino de cumplir una semana desde que el avión MH370, con 239 personas a bordo, de las que 154 eran chinas (estos tres números en China ya nos los sabemos todos de memoria) desapareciera sin dejar rastro, o al menos un rastro que sea fácil de encontrar. Barcos y aviones de una docena de países de la región rastrean de momento las aguas donde se supone que pudo caer el avión (ójala no haya caído). El misterio comienza a convertirse, si esto se prolonga mucho más, en uno de los más inexplicables de la Historia reciente. Carne de programas de Íker Jiménez y de teorías sobre un triángulo de las Bermudas en el sureste asiático, región donde el único polígono de tres lados que conocemos hasta ahora es el Triángulo de Oro (el lugar donde se cruzan las fronteras de Birmania, Tailandia y Laos).

Las informaciones cada día son más desesperadas y desesperantes. Forzadísimos intentos de culpar a un piloto de lo que aún no se sabe con pruebas añejas (que recuerdan en precariedad a aquellas búsquedas en la página de Facebook del maquinista del tren accidentado el año pasado en Santiago). Presuntos pedazos de avión que descubre cada día un barco, un avión o un satélite de alguno de los países que buscan, pero que luego acaban indefectiblemente por ser una falsa alarma. Espiritistas malayos que van al aeropuerto de Kuala Lumpur a ver si pillan tajada. Falsas reivindicaciones de atentados por parte de supuestos grupos terroristas con nombres que parece que se acabe de inventar un niño de primaria. Ante la incertidumbre, la información comienza a caer en esta espiral de rumores y habladurías tan habitual de los fenómenos mediáticos en los que hay menos noticias de las que la gente quiere. Y los redactores jefes lo van a comprar todo.

En China, donde debe haber ocurrido el extremo contrario y es probable que la censura china haya prohibido publicar en exceso este tipo de informaciones con poca base, los periodistas nos hemos topado con una de las semanas más extrañas en décadas, informativamente hablando. Se podría decir que en China no ha pasado NADA, o que no se ha contado NADA, y no ya del avión, sino del resto de lo que haya podido acontecer en el país. Ha sido una semana prácticamente en blanco. En Pekín se reunían estos días los legisladores chinos, como cada año, para decidir las políticas de los próximos 12 meses, pero ni los medios oficiales chinos han prestado demasiada atención a un hecho que para ellos en otras ocasiones suele suponer dos semanas de artículos larguísimos sobre las bondades de la reforma y apertura. Ni siquiera se ha recordado apenas estos días otro triste y reciente suceso, la matanza de la estación de ferrocarriles de Kunming, el 1 de marzo.

O eso, o todos estamos tan aturdidos por el avión desaparecido, que el resto nos ha pasado por la espalda como si fuera un sueño. Pocas veces un tema ha dominado tanto nuestras conversaciones, casi me remontaría a los tiempos de la epidemia del SARS (2003) para poder recordar un momento en el que sólo habláramos de un tema día tras día.

Muchas veces he escrito posts en este blog que han quedado obsoletos casi a la hora de publicarse... ojalá que esta vez también ocurra, más que nada por el bien de los familiares de los pasajeros, que deben estar pasando los peores días de su vida, y ya han empezado a salir en las televisiones perdiendo los nervios y llorando en reuniones con los responsables de Malaysian Airlines. Puestos a pedir, que se cumplan las hipótesis más "optimistas" que manejan los investigadores (el secuestro, o un accidente con supervivientes).

Enlace Permanente

Por ahora hay 8 comentarios

Escribe aquí tu comentario
(Comments in Chinese or English
are also welcome)

Referencias (0)

Compárteme en Facebook, Twitter, Menéame
y otros lugares pulsando aqui: Bookmark and Share



Dos sábados de dolor

9 de Marzo, 2014, 0:01

El sábado suele ser para muchos el día más relajante de la semana, pero en China los dos últimos han sido más bien de enorme tristeza. El de la semana pasada, 1 de marzo, nos dejaba horribles y ensangrentadas imágenes de viajeros acuchillados en la estación de tren de Kunming. Una ciudad hasta entonces famosa sobre todo por su buen clima y por ser capital de una de las provincias más bellas de China, pero que ahora, al menos durante unos meses o quizá incluso unos años, estará asociada a una tragedia.


De la cobertura de la noticia me ha dolido especialmente una cosa: lo poco que se ha hablado de las víctimas, en los medios chinos también pero sobre todo en los grandes medios internacionales. Quiénes eran (seguramente inmigrantes rurales pobres que viajaban a sus casas), cómo han sufrido sus familiares, cómo van los más de un centenar de heridos que también hubo... Me duele especialmente al ver que, por ejemplo, estos días la prensa española está recordando intensamente el 11-M en su décimo aniversario (otra tragedia que tuvo a estaciones de tren como escenario) y se está volcando en el recuerdo de las víctimas. Entiendo hasta cierto punto lo de que la lejanía geográfica disminuye el interés, o que en China el tema de la muerte es aún más tabú que en Occidente y pocos quieren hablar aquí de los difuntos, pero el anonimato casi total de las víctimas en tragedias como las que ocurren en este lugar es a veces un tanto descorazonador.

En cambio, se ha hablado mucho estos días de Xinjiang (región de la que son originarios los sospechosos del ataque), de la brecha étnica o religiosa allí, del temor de sus habitantes uigures a que les miren peor tras el suceso. Correcto, pero... ¿y los protagonistas de la desgracia, los inocentes que nada tienen que ver con todo eso? Es como si en el 11-M o en el 11-S sólo hubiéramos leído noticias sobre la nacionalidad de los autores de los atentados, para después escuchar un análisis sobre la mala situación que se vivía y vive en sus países... Vale, pero, ¿y la gente inocente que ha muerto? Tampoco es que quiera que sólo se hable de ellos, eso podría significar caer en el amarillismo, pero por lo menos unas palabras de recuerdo deberían merecer...


No siempre es el momento para ciertos tipos de periodismo.



El siguiente sábado, es decir, ayer, dejó una noticia igual de triste y además llena de interrogantes que vaya usted a saber cuánto durarán, la desaparición de un vuelo entre Kuala Lumpur y Pekín con 239 pasajeros y tripulantes a bordo, (unos 150 chinos, entre ellos una veintena de artistas que viajaron a una exposición en Malasia). Ya lo habréis visto todos en las noticias, así que no creo que tenga que explayarme mucho en el suceso.

La angustia se multiplica por el hecho de que el avión, dos días después de su desaparición, no ha sido aún encontrado. La posibilidad más probable, desgraciadamente, es que se haya estrellado en el mar, pero no está confirmado porque los restos de momento no aparecen, y la búsqueda puede ser muy larga (el avión de Air France que cayó al mar en 2009, después de despegar de Brasil, tardó dos años en ser encontrado).

Para colmo, se sabe que algunos de los viajeros en el avión utilizaron pasaportes falsos al embarcar, lo que hace temer que el aparato haya sido víctima de un ataque terrorista, pero, una vez más, esto es sólo una probabilidad aún no confirmada. Esperemos que pronto haya más información para poder pensar, hablar y obrar en consecuencia.


De momento, lo único que relaciona ambas noticias es lo terribles que son y los dos fines de semana tan tristes que han dejado, especialmente en China. La de Kunming, por lo que hemos visto en las fotos. La del avión que partió de Kuala Lumpur, por lo que no podemos ver ni saber todavía, aunque en nuestras mentes bulllan muy negros pensamientos.

Enlace Permanente

Escribe aquí tu comentario
(Comments in Chinese or English
are also welcome)

Referencias (0)

Compárteme en Facebook, Twitter, Menéame
y otros lugares pulsando aqui: Bookmark and Share



Más de chinos en Indonesia

4 de Febrero, 2014, 0:01

Qué tal va todo... Yo sigo vacacionando en Indonesia, aunque ya me queda poco para regresar a los fríos de Pekín.

Una cosa que me ha gustado mucho de Java y Bali es que los alojamientos son muy familiares, a veces parece que estás viviendo con una familia indonesia. Gracias a ello muchas noches la "familia" veíamos juntos las noticias del día en el telediario: la principal noticia durante toda mi estancia han sido las inundaciones de Yakarta, en las que murieron varias decenas de personas y hubo decenas de miles de evacuados. (Para que veáis que no exageraba).

También parece que ha sido muy importante en Indonesia estos días la detención de un empresario corrupto que llevaba cinco años huido del país, y que finalmente ha sido atrapado en Cantón, desde donde fue extraditado por las autoridades chinas. El presunto corrupto, dueño al parecer de una empresa de telecomunicaciones indonesia, se llama Anggoro Widjojo y me llamó la atención, al verlo, que tenía un aspecto diferente al del indonesio medio, es más, parecía cien por cien chino.


Ya me imaginé que Anggoro, como muchos millonarios indonesios, es de ascendencia china, pero me llamó la atención su nombre, Anggoro, porque parece que fuera una "indonesización" de un apellido chino tipo "Huang". Consultando sobre ello en Google, me he enterado de que en los años 60, durante los años más duros de la dictadura de Suharto, a los chinos de Indonesia se les obligó a cambiar sus nombres por unos que sonaran más indonesios.

Así, muchos Hong (y no Huang, como pensé al principio) se pusieron de apellido Anggoro. Algunos Lin se acabaron apellídando Limanto, y los Deng pasaron a llamarse en muchos casos Tenggara. En Wikipedia, cómo no, tenéis una larga lista de estos cambios.

Otras prohibiciones que los chino-indonesios sufrieron fueron las de usar los caracteres chinos en carteles públicos (una prohibición que ya no existe, aunque es muy cierto que en Indonesia ver letras chinas es muchísimo más raro que en el resto del sureste asiático). También se les prohibió celebrar en público sus fiestas, entre ellas el Año Nuevo Chino. Hoy en día creo que ese día es incluso fiesta nacional indonesia, y en todo caso los chinos de China se han tomado la revancha "invadiendo" Bali en esta festividad, como estoy pudiendo ver estos días aquí.


Creo que ya lo he comentado en posts anteriores, pero por si acaso mencionaré que la discriminación que los chinos sufrieron entonces (y las matanzas, que por cierto se han repetido también en otras épocas de crisis nacionales) se debieron en parte a que los chinos eran ligados al comunismo, el gran enemigo de Suharto, pero también a que durante la colonización holandesa los chinos habían sido buenos aliados de los neerlandeses, gestionando empresas, bancos y otras riquezas. Con la independencia, la relación entre Indonesia y su comunidad china fue complicada: por una parte los veían como un recuerdo del colonialismo holandés, pero por otra se les tenía por buenos gestores de empresas, y los mismos indonesios a veces se veían poco capaces de tomar las riendas de ciertos sectores económicos o políticos donde los chinos tenían siglos de experiencia.

Enlace Permanente

Por ahora hay 8 comentarios

Escribe aquí tu comentario
(Comments in Chinese or English
are also welcome)

Referencias (0)

Compárteme en Facebook, Twitter, Menéame
y otros lugares pulsando aqui: Bookmark and Share



Artículos anteriores en 08. Política y actualidad en China







Este blog -sorpresas te da la vida- recibió el premio Blasillo de Huesca 2006 al ingenio español en Internet

Y como no hay uno sin dos, fue galardonado poco después con el Premio 20 Blogs 2006 al mejor blog expatriado

Y agárrate bien a la silla, porque más de un lustro después, llegó el Premio BOBs 2012 al mejor blog en español




  
Translate
this page
into English


Mis adorados
(en español)

A un clic de China
Acupuntura China
Aorijia
Aprende chino blog
Arroz con cristales
Asia, Buda y rollitos de primavera
Asociación Cultural Amigos de China
Asociación Familias Adoptantes
Bitácora Sino-Cubana
Búsqueda de orígenes
Casa de España en Shanghai
China actual
China en su tinta
China es un Planeta
China Files
China Viva
China, por descubrir
Chinaempleo
Chinalati
Chino Ahora
Chino-China
Chinoesfera
Comida china de verdad
Emigrante retornada
En Beijing
Escala Pekín
Experiencia en China
Farolillos chinos
Foro Chino
Fútbol en China
Gazpacho Agridulce (cómic)
Global Asia
Guangzhou, mi casa
Historias de China
Humitas con Arroz
Importar productos de China
Infinity plus one
Instituto Cervantes en Pekín
La sabiduría del I-Ching
Latinoamericanos en China
Living in Pekín
Man Zai Er Gui
Mi vida y China
Ni Hao, Ni Daniel
Nordeste Asiático
Observatorio de la política china
Paella de Kimchi (desde Corea)
Pásame esa China
Pasión por China
Persiguiendo una ilusión
Quality Control Blog
Reflexiones Orientales
Revista de Oriente
Sapore di Cina
Sobre China
Sprachcaffe Chino
Toro y dragón
Trabajo en China
Viamedius
Xibanya
Y un poquito del vecino Vietnam
Zai China


Mis enchufados
(en inglés)

China Car Times
China Daily
China Digital Times
China Herald
China Hush
China Radio International
China.org
ChinaCulture
ChinaSMACK
Chinat0wn
Chinesepod
Chinos durmientes
CRCC Asia
Danwei
ESWN
Frog in a Well
Global Times
Global Voice
Hanzi Smatter
Layabozi
Ministry of Tofu
New Dynasty
Offbeat China
Shanghaiist
Sinalunya
Sinosplice
South China Morning Post
The Beijinger
Tibetan Altar
Transpacifica
Weibo Trends
Xinhuanet


Mis favoritos
(en chino)

Acramelo (escrito por un español)
Blog de mi amigo el artista Huang Wen
Zeng Jinyan


Mis predilectos
(en portugués)

Associaçao dos Macaenses


Mis queridos
(en catalán, valenciano, balear, LAPAO)

Sergi Vicente (corresponsal de TV3 en China)

 

Blog alojado en ZoomBlog.com

Creative Commons License
Los textos de este blog están bajo una licencia de Creative Commons.

Si eres el autor de alguna de las fotos colocadas en el blog
y no deseas que sea usada aquí,
notifícamelo y la retiraré