chinochano
            El mundo chino al alcance de tu chano


Inicio


En toda la web
En Chinochano

Recibe chinochano
en tu correo

Mándame un email,
que es gratis:


Chinochanadas
en Feisbuk
y en Twitter




Estos posts
te pueden servir
Estudiar mandarín en China 

Encontrar trabajo en China 

Hacer negocios en China 

Buscar piso
en China
 

Encontrar hispanos en China 

Tu nombre
en chino
 

Preparar el viaje
a China
 

Clima en China 

Llamar por teléfono desde China 

Ver TV china
en español
 

Libros sobre China 

Las mejores pelis chinas 

Chino mandarín
en tu ordenador
 

Hoteles en Pekín 

Restaurantes
en Pekín
 

Bares en Pekín 


Y si quieres ahondar
en un tema, aquí tienes posts sobre...
01. Música china
o sobre China


02. Cine y TV
en China


03. Arte y literatura de China

04. Historia
de China


05. Idioma chino

06. Comer y beber en China

07. Viajes por China y alrededores

08. Política y actualidad en China

09. Vida cotidiana en China

10. Nombres y apellidos chinos

11. Pekín,
esa ciudad


12. Shanghai,
esa ciudad


13. Hong Kong y Cantón, esas ciudades

14. Tíbet y Xinjiang

15. Taiwán

16. Fútbol chino

17. Otros deportes en China

18. Bellezas chinas

19. Amor y sexo
en China


20. Asuntos personales

21. China en mapas

22. Consultorio
para los lectores


23. Juegos
para los lectores


24. Cosas inclasificables

Archivos
Septiembre 2014 
Agosto 2014 
Julio 2014 
Junio 2014 
Mayo 2014 
Abril 2014 
Marzo 2014 
Febrero 2014 
Enero 2014 
Diciembre 2013 
Noviembre 2013 
Octubre 2013 
Septiembre 2013 
Agosto 2013 
Julio 2013 
Junio 2013 
Mayo 2013 
Abril 2013 
Marzo 2013 
Febrero 2013 
Enero 2013 
Diciembre 2012 
Noviembre 2012 
Octubre 2012 
Septiembre 2012 
Agosto 2012 
Julio 2012 
Junio 2012 
Mayo 2012 
Abril 2012 
Marzo 2012 
Febrero 2012 
Enero 2012 
Diciembre 2011 
Noviembre 2011 
Octubre 2011 
Septiembre 2011 
Agosto 2011 
Julio 2011 
Junio 2011 
Mayo 2011 
Abril 2011 
Marzo 2011 
Febrero 2011 
Enero 2011 
Diciembre 2010 
Noviembre 2010 
Octubre 2010 
Septiembre 2010 
Agosto 2010 
Julio 2010 
Junio 2010 
Mayo 2010 
Abril 2010 
Marzo 2010 
Febrero 2010 
Enero 2010 
Diciembre 2009 
Noviembre 2009 
Octubre 2009 
Septiembre 2009 
Agosto 2009 
Julio 2009 
Junio 2009 
Mayo 2009 
Abril 2009 
Marzo 2009 
Febrero 2009 
Enero 2009 
Diciembre 2008 
Noviembre 2008 
Octubre 2008 
Septiembre 2008 
Agosto 2008 
Julio 2008 
Junio 2008 
Mayo 2008 
Abril 2008 
Marzo 2008 
Febrero 2008 
Enero 2008 
Diciembre 2007 
Noviembre 2007 
Octubre 2007 
Septiembre 2007 
Agosto 2007 
Julio 2007 
Junio 2007 
Mayo 2007 
Abril 2007 
Marzo 2007 
Febrero 2007 
Enero 2007 
Diciembre 2006 
Noviembre 2006 
Octubre 2006 
Septiembre 2006 
Agosto 2006 
Julio 2006 
Junio 2006 
Mayo 2006 
Abril 2006 
Marzo 2006 
Febrero 2006 
Enero 2006 
Diciembre 2005 
Noviembre 2005 
Sicilia 1947 


Mis posts
favoritos
Principios fundacionales de Chinochano 

El birrograma 

China conquista
el mundo
 

China rebautizada 

Un país de 5 

Etnias de China 

¡¡Me llamo
Josep Lluis!!
 

Pongamos que hablo de Pekín 

Gracias a la China 

Gripe pekinar 

Alfabeto chino 

El post más polémico 

Agujeros 

Aprende a ligar
con Richar
 

Una vez
fui activista
 

¿Te quedas
o te vas?
 

Colección de objetos superfluos 

China élfica 

Las cabezas de YSL 

Der Untergang
aus Kochinnen
 

Triciclos de China 

Hasta el infinito
y más allá
 

Supermegaofensivo 

Sindicación (RSS)
Artículos
Comentarios



Publicidad

Photobucket - Video and Image Hosting

Photobucket - Video and Image Hosting

 


Sin trampa ni Cantón

19 de Agosto, 2014, 0:01

La semana pasada hice un breve viaje a Cantón, ciudad que no había visitado desde 2008. Casi pasé más tiempo en los aeropuertos que en la ciudad en sí (tanto a la ida como a la vuelta hubo retrasos), pero en fin, al menos pude conocer la parte más moderna de la gran urbe, el barrio de Tianhe (traducible como "Vía Lactea"), que ni siquiera existía en mi anterior viaje, donde me moví más bien por la parte más tradicional de la ciudad.

Tianhe es el barrio de rascacielos de Cantón, una versión cantonesa de la isla de Hong Kong o del futurista distrito shanghainés de Pudong. Muchos de los rascacielos están todavía en construcción, lo cual da al lugar un aire de zona edificada "con prisas".


Si no me equivoco, Tianhe se construyó sobre todo con la excusa de los Juegos Asiáticos de Cantón 2010, inaugurados no en un estadio, sino en una tribuna situada en una isla en el río Perla, más o menos en el centro de este nuevo distrito.



A un lado de esta tribuna (en la parte de arriba de la anterior foto) se ha construido una enorme plaza, que recuerda a Tiananmen en tamaño y monumentalidad, donde se han erigido un museo provincial (el cubo negro de la derecha) y la Ópera de Cantón (esa cosa gris de forma rara que hay a la izquierda), un diseño de la famosa arquitecta Zaha Hadid, la que hizo el Pabellón Puente de Zaragoza 2008, o el Galaxy Soho pequinés.



Después, por todos lados, rascacielos y más rascacielos. Todo muy caro y muy a lo bestia: en España, después del leñazo que nos hemos dado con las obras faraónicas públicas, nos echaríamos las manos en la cabeza, pero en China de momento siguen con este tipo de proyectos.

Al otro lado del río, de hecho, se erige la Torre de Cantón, un edificio que no tiene mucho que envidiar a las altísimas construcciones de Hong Kong o Shanghái.



Es la quinta estructura más alta del mundo (en China sólo le gana el nuevo rascacielos que se está construyendo en Shanghái), la segunda torre de televisión más alta del mundo (gana a la famosa torre de Toronto, pero a ambas les superó recientemente una en Tokio), y tiene en su piso 110 (más o menos, no recuerdo el número) el observatorio más alto del mundo, superando incluso al que hay en la Burj Khalifa de Dubai. Aunque el rascacielos emiratí es mucho más alto que cualquier otro edificio del planeta, sólo está abierto a los turistas hasta más o menos la mitad de su altura.

Por si toda esa altura aún no causa el suficiente vértigo, una vez se ha llegado a la cima de la Torre de Cantón aún se puede subir más si uno está dispuesto a montarse en una atracción de ésas que te suben unas decenas de metros y te tiran de golpe cuando has llegado arriba. Los cantoneses, qué bárbaros, no se conformaban con la altura de su rascacielos y han construido esa atracción de feria en lo alto de él, que además te lanza por partida doble (una vez mirando al norte y otra vez mirando al sur, para que veas bien las dos orillas del Perla).

Ahí me montaron, después me tiraron, y tardé varios minutos en que la sangre me volviera a la cabeza. Recuerdo que tras bajarme un chino me empezó a preguntar cuándo había llegado a Cantón y no le sabía decir: había perdido la noción del tiempo y el espacio.

Enlace Permanente

Por ahora hay 16 comentarios

Escribe aquí tu comentario
(Comments in Chinese or English
are also welcome)

Referencias (0)

Compárteme en Facebook, Twitter, Menéame
y otros lugares pulsando aqui: Bookmark and Share



Del castell catalán de la calle Nanjing
al castell chino de Nanjing

17 de Agosto, 2014, 14:15


Hace cuatro años, no sé si os acordáis, una colla de castellers catalanes viajó a Shanghái para montar un castell en la calle Nanjing (la principal zona comercial de la ciudad), durante los meses en los que se celebraba en esa metropoli la Exposición Universal.

Os contaba en un post de aquel entonces que en China aquel castell (muy emitido por las teles nacionales) había causado verdadera sensación, hasta el punto de que ya habían comenzado a salir chinos intentando imitarlo, primero de forma amateur pero profesionalizándose poco a poco...

Pues bien: ayer, durante la inauguración de los II Juegos Olímpicos de la Juventud en Nanjing (también conocida como Nankín) los chinos demostraron su capacidad de copiar y mejorar. Mirad qué maravilla crearon, fue con gran diferencia lo mejor de la ceremonia:





Los Juegos Olímpicos de la Juventud, para aquellos a los que no les suene de nada el tema (son algo relativamente nuevo) son unas Olimpiadas casi iguales que las "normales" pero pensadas para jóvenes de entre 14 y 18 años. Comenzaron a celebrarse en 2010 (la sede entonces fue Singapur) y en 2018 viajarán a Buenos Aires. También los hay de invierno, y tienen la misma parafernalia que los JJOO "para mayores": mismos deportes, antorcha olímpica, villa para los atletas, etc.

Algunos dirán que son otro invento del COI para seguir ganando pasta, pero bueno, en China están encantados de que el espíritu olímpico, aunque sea en una versión menor, regrese al país seis años después de Pekín 2008. Y quién sabe si ocho años antes de Pekín 2022, pues os recuerdo que la capital china aspira a las Olimpiadas invernales de ese año.


PD: si tenéis problemas para ver el vídeo de arriba (parece ser que desde algunos países no está disponible, cosas de los derechos televisivos), intentadlo a través de este enlace. Aunque en teoría es un vídeo de dos horas (la ceremonia completa) se supone que está configurado para empezar a verse desde el momento concreto en que comienza el castell chino.

Enlace Permanente

Por ahora hay 19 comentarios

Escribe aquí tu comentario
(Comments in Chinese or English
are also welcome)

Referencias (0)

Compárteme en Facebook, Twitter, Menéame
y otros lugares pulsando aqui: Bookmark and Share



Consultorio para los lectores
edición especial Adrián

15 de Agosto, 2014, 0:01








Un lector llamado Adrián descubrió hace unos meses este blog, le gustó y decidió leérselo todo -o casi todo, confiesa que se saltó algún post de fútbol- por orden cronológico inverso, es decir, empezando por los artículos más nuevos y acabando en los más antiguos (cuando terminó dejó testimonio de su proeza en los comentarios del primer post). El titánico esfuerzo de leer lo que yo he escrito en casi nueve años le ha costado 48 días, y al finalizar la hazaña me mandó un correo con una buena lista de dudas sobre China que tras leerse el blog enterito aún le atenazan.

Adrián, que de vez en cuando iba dejando comentarios en posts de diversos años para dar cuenta de por dónde iba, merece un post especialmente dedicado a él, respondiendo a esas preguntas, que además recupera así el formato del consultorio para los lectores, que gustó mucho en años pasados pero no había vuelto a usar desde diciembre de 2012. Dicho todo lo anterior, paso a responder las preguntas de este esforzado lector:

1. ¿Hay afición al running entre la sociedad china/pequinesa? ¿Se ve a gente corriendo por parques? ¿Puede la "nierda" dificultar la actividad física?

Si mi memoria no me falla, creo que jamás he visto a nadie practicando ese hobby que cuando yo era más joven se llamaba footing y ahora, cosas de las modas, se llama running. No sólo influye la contaminación, sino también los gustos de la gente de por aquí, ya que los ejercicios que más se practican por la calle son el baile (los chinos conciben el baile más como una gimnasia que como una diversión) y el taichi o prácticas similares. No sé si se considera running, pero se corre mucho en los cada vez más abundantes gimnasios, en la cinta. Ahora mismo vengo de hacerme media hora en ella, te quedas como nuevo pero ese ejercicio te deja cierta sensación de hamster corriendo en la rueda de una jaula.

2. ¿Afecta la censura a la calidad docente de institutos y universidades? ¿Los temas tabúes son evitados o contados de "forma alternativa"?

Indudablemente sí, afecta a la calidad docente, sobre todo en materias como la Historia contemporánea, que en China se enseña con más agujeros que un queso de gruyere, o en disciplinas tales como Derecho o Ciencias Políticas, donde la propaganda comunista ejerce un efecto uniformizador y algo alienante. Precisamente hoy he leído un artículo muy interesante de una escritora tibetana muy famosa y muy activa en sus críticas al régimen, llamada Woeser, que quizá te guste porque habla de cosas que ella vio durante su época de estudiante. Sobre si los temas son evitados o manipulados, pues depende del caso: creo que un suceso como la Matanza de Tiananmen de 1989 ni siquiera se nombra en las clases de Historia, así como otros acontecimientos que no gusta recordar al régimen, desde la guerra con la "aliada" Vietnam en 1979 a las grandes hambrunas que provocó Mao con sus desastrosas políticas del Gran Salto Adelante, en los años 50. Otras cosas quizá sí se prefiere manipularlas en lugar de obviarlas completamente, caso de la Revolución Cultural, que sí se nombra pero se simplifica mucho y se enseña intentando demostrar que los culpables en ella no fueron los millones de guardias rojos que sembraron el terror en el país, sino la famosa Banda de los Cuatro.

3. ¿Has visto alguna vez algún vínculo entre China y las Islas Canarias aparte de a mis paisanos?

No he visitado las Islas Canarias, así que lamentablamente no estoy en muy buena posición de hacer comparaciones (es posible que en mis próximas vacaciones en España corrija ese grave error). Recuerdo que unos canarios montaron hace unos años un negocio de diseño de moda en Pekín, ojalá lo sigan teniendo... Yo creo que si tuviera que buscar paralelismos entre canarios y esta parte del mundo mejor me fijaría en Taiwán: es una isla, la gente tiene un talante algo más tranquilo que China, a veces los taiwaneses se reivindican como diferentes a los "continentales", etc.

4. ¿Qué actitud tienen los jóvenes frente a su futuro: prefieren largarse al extranjero o quieren quedarse en China?

Hay muchos, muchísimos, que sueñan con ir al extranjero, especialmente a Estados Unidos. No es exclusivamente por cuestiones económicas, sino también por salir un poco de un sistema que a veces ejerce mucha presión sobre ellos. Ya no es sólo por el tema político, sino también porque la familia en China come mucho la cabeza al joven, las relaciones amorosas están a veces muy enrarecidas por las carreras contrarreloj por comprar casa y tener un buen sueldo... De todos modos, todos los chinos que se van, invariablemente, echan de menos cosas del país que dejan, especialmente la comida y la familia.

5. Si fuera a hacer turismo por la China profunda, ¿cuáles deberían ser mis principales preocupaciones?

Ahora mismo sólo me viene una a la cabeza: los perros del campo. Son muy agresivos, están entrenados para ahuyentar forasteros, y lo que es peor, la mayoría de ellos no están vacunados contra la rabia. Otro problema seguramente será el idioma, porque en algunos lugares no encontrarás mucha gente que hable inglés, es más, quizá ni te entenderás con los locales en mandarín. Pero por lo demás, yo he estado en pueblos y ciudades pequeñas de lo más remoto y me he sentido como en casa.

6. ¿Qué tal andan por ahí de áreas recreativas, senderos y caminos forestales? ¿Están en buen estado?

No hay una red de senderos como la que tiene Europa. La mayoría de los parques naturales y montañas famosas no se recorren por senderos, sino por caminos empedrados y con escaleras esculpidas en la roca o construidas con cemento. A los chinos no les va mucho eso de pisar tierra, hasta para subir a sus montañas sagradas lo que les mola es subir miles de escalones enlosados hasta la cumbre final. He visto un poco de sendero en lugares turísticos de la provincia de Yunnan, o en el parque de Zhangjiajie, pero muy poco, en general aquí el turismo natural está embaldosado por doquier.

7. Soy semi-vegetariano (no me importa comer pescado y marisco, pero no como carne). ¿Tendría problemas para mantener mis prioridades alimenticias en algún lugar de China? ¿Es normal la dieta vegetariana en China?

Creo que no, puedes comer platos de verduras o fideos muy ricos y que no llevan carne. Eso sí, no hay apenas restaurantes que se presenten a los clientes como "vegetarianos". Creo que el único que conozco es uno cerca del Templo de Confucio de Pekín que hace platos "falsos" de carne, por ejemplo te sirve lo que parece un pollo asado en una bandeja y resulta ser tofu al que se le ha dado esa forma.

8. ¿Es popular la música occidental entre la población china, o vale más la marca de la casa?

Sí, oyen mucho pop estadounidense, la globalización ya no tiene límites y en China seguramente estarás más al día de los éxitos de la Billboard estadounidense que en España. Pero también les gusta mucho su propia música, y cuando van al karaoke las canciones en mandarín (y alguna en hongkonés cantonés) son prácticamente todo su repertorio.

9. Cuando hay que elegir una nueva palabra, ¿quién la decide? Me da la impresión de que el mandarín se basa más en la tradición de la mayoría que en reglas de la lengua: Cuando en uno de tus posts comentabas que el hockey sobre hielo se traduce del chino como " hielo pelota" me entró la duda de que cómo llamarían a un hipotético deporte que se pusiera hipotéticamente de moda en el futuro y que fuera algo así como fútbol sobre hielo, ¿cómo llamarían al nuevo deporte si su nombre más lógico ya está pillado?

No creo que en ningún idioma, tampoco en el chino, haya reglas estrictas sobre lo que hay que hacer con los nuevos vocablos que vayan surgiendo, el lenguaje lo crea la gente por el boca a boca, por lo que oye de los medios... Muchas palabras nuevas llegan desde el inglés, por ejemplo en el vocabulario tecnológico, como ocurre en el español. El chino, sin embargo, tiende más a usar traducciones literales de palabras inglesas que el español. Por ejemplo, en español usanos más "fútbol" y "SMS" que sus traducciones literales, "balompié" y "mensaje corto". Los chinos, sin embargo, no usan tanto "football" o "SMS", y sí han extendido mucho el uso de las palabras zuqiu (足球 "pie"+"pelota") y duanxin (短信 "corto" + "carta"), que son traducciones literales de los términos ingleses.

10. Por último: ¿De verdad en China no hay Wikipedia? ¿Aún así hay graduados?

No entiendo del todo la relación que estableces entre Wikipedia y graduados (a no ser que quieras decir que ahora sin la Wikipedia no puedes hacer esos trabajos que suele encargar todo profesor que se precie). Si te refieres a la censura que en tiempos hubo sobre la famosa enciclopedia internetera, creo que hace ya un tiempo que se levantó, ahora la Wikipedia es accesible en China (salvo algunos artículos de temas "sensibles", como el del Dalai Lama o el del Tíbet, que seguramente te darán mensaje de error cuando intentes consultarlos desde territorio chino).


ACTUALIZACIÓN (17/8/2013): Mi hermana, por teléfono, me ha recordado una muy importante relación entre Canarias y China (al hilo de tu tercera pregunta): la triste y bella historia de San Mao.

Enlace Permanente

Por ahora hay 11 comentarios

Escribe aquí tu comentario
(Comments in Chinese or English
are also welcome)

Referencias (0)

Compárteme en Facebook, Twitter, Menéame
y otros lugares pulsando aqui: Bookmark and Share



Remansos de paz

8 de Agosto, 2014, 0:01

Mi reciente visita a Shanghái, que ya comenté, incluyó la clásica excursión a las afueras de la gran ciudad para ver uno de esos pueblos de canales y puentecillos que hay en el delta del Yangtsé. En el pasado ya había visitado Zhouzhuang, Tongli, Wuzhen y Xitang (este último protagonizó un post), así que intenté innovar un poco e ir a Nanxun, más que nada porque en este ranking que guardaba yo en la memoría era colocado como el mejor pueblo de canales para visitar.



Nanxun tiene una característica especial que lo diferencia de los pueblos arriba mencionados: está prácticamente vacío de turistas, o por lo menos los días laborables (yo fui un viernes). Es tranquilísimo: las fotos, como se ve, salen casi sin turistas, no hay tropecientasmil tiendas de souvenirs, no te dan la paliza queriéndote vender nada, los restaurantes son familiares y buenos, y, en definitiva, es un oasis de paz perfecto para olvidar el jaleo shanghainés.

Para llegar a Nanxun hay que tomar un autobús en la estación principal de buses de Shanghái, la que está cerca de la estación de trenes más antigua. Se tarda dos horas, un poco más que a otros pueblos de canales más visitados, pero valen la pena esos minutos extra de viaje.
Este blog no atrae millones de lectores, así que no creo que contando esto públicamente aquí provoque que hordas de turistas españoles invadan el lugar y lo conviertan en un Zhouzhuang de la vida.

Otra peculiaridad de Nanxun es que muchas casas están divididas en dos mitades, una exterior de estilo chino y otra interior de estilo europeo, quizá porque sus dueños habían hecho fortuna en Occidente y al regresar a su tierra quisieron llevar la arquitectura de palacios y castillos a su casa ancestral (de forma similar a lo que se ve en otros lugares de China, como Kaiping).

Es muy curioso ver una casa nanxunesa, tan china ella, pero de repente doblar una esquina en su interior y descubrir que la vivienda se ha transformado de pronto en una especie de claustro románico con paredes y pilares de ladrillo visto, o habitaciones con chimenea y butacones.

Mi viaje a Nanxun, en todo caso, quedó un poco incompleto porque casi me dejé de ver su zona más bonita, en el sur del casco antiguo. La razón de ello es que el barrio de canales está dividido en dos por una carretera vulgar y corriente que aisla un poco cada mitad: de esta forma, yo llegué a esa carretera, pensé que se terminaba allí la parte noble del pueblo, y volví sobre mis pasos. Sin embargo, al cabo de un rato me di cuenta de que faltaban cosas por ver, di otra vez media vuelta, crucé la carretera y encontré que aún me quedaba mucho canal de Nanxun por visitar, aunque ya iba algo justo de tiempo. Si alguna vez vais vosotros por allí, que no os pase lo mismo...

En resumen, os recomiendo encarecidamente que visitéis Nanxun, más tranquilo que otros pueblos de canales más afamados (y que también son chulos, que conste). Dejo unas fotos del lugar para que os animen aún más a ir para allá.













Enlace Permanente

Escribe aquí tu comentario
(Comments in Chinese or English
are also welcome)

Referencias (0)

Compárteme en Facebook, Twitter, Menéame
y otros lugares pulsando aqui: Bookmark and Share



Chocolatitos tras un septenio

6 de Agosto, 2014, 0:01

En septiembre de 2007 visité Nueva York, escribí algunos posts en este blog sobre mis impresiones de aquel viaje, y una de las cosas que comenté entonces (aquí, concretamente) fue que la gigantesca tienda de M&Ms (o Emanems) que había en Times Square era perfecta para ser exportada a Pekín. En la capital china algo así tendría mucho éxito, decía yo entonces. Ese toque kitsch y el enorme exceso de montar una tienda de varios pisos sólo para vender píldoras de chocolate me parecían algo perfectamente trasladable a tierras pequinesas.


Una de las fotos que hice entonces a la tienda de Manhattan.

Siete años han tardado los chocolates que se derriten en tu boca y no en tu mano en escuchar mis plegarias, pero al fin lo han hecho, aunque no han respetado mi idea del todo: la primera tienda de M&Ms en Asia se abrió el pasado mes de julio en China, mas no en Pekín, sino en Shanghái. Pocas semanas después de su inauguración, visité la Perla de Oriente y me la encontré sin buscarla (no era difícil, porque está en la Calle Nanjing, que es un poco como el Times Square shanghainés). Tomé algunas fotos, rememorando mi viaje neoyorquino:




Todos esos tubos de colores están rellenos de Lacasitos yanquis.


La tienda de Shanghái es parecida a la de Nueva York, con varios pisos también donde los M&Ms sirven de multicolor decoración de las paredes. El principal cambio entre una y otra es que las mascotas que representan a estos dulces cambian los disfraces estadounidenses que llevaban en la Gran Manzana por otros más apropiados para China en el establecimiento shanghainés.


En Nueva York...


...y en Shanghái





En fin, que me llena de orgullo y satisfacción que mi deseo/propuesta/tontería de 2007 se haya cumplido, aunque haya tardado un septenio y se haya desviado unos cientos de kilómetros. Voy a pedir algo más, a ver si en 2021 lo tenemos: deseo un tren de alta velocidad Madrid-Pekín.

Enlace Permanente

Escribe aquí tu comentario
(Comments in Chinese or English
are also welcome)

Referencias (0)

Compárteme en Facebook, Twitter, Menéame
y otros lugares pulsando aqui: Bookmark and Share



Una verdadera perra

1 de Agosto, 2014, 0:01

Mao dijo que sólo los hombres que suben a la Gran Muralla son verdaderos hombres, pero no dijo nada de los perros, y mucho menos de las perras. En todo caso, el pasado 20 de julio, el nombre de mi perra Once quedaba inscrito con letras de oro en la Historia del magno monumento defensivo, ya que se convertía en el primer can que ha subido el largo muro chinesco (hasta que alguien demuestre lo contrario, que seguro que le sale algún competidor). Pensé que los guardias no la dejarían entrar, pero no fue así, no tuvo ningún problema. Tras acceder, sabedora de la importancia del lugar que pisaba, no hizo necesidades mayores ni menores en ningún momento de la excursión, algo bastante raro para ser ella. Fue la gran protagonista de la jornada, todos los turistas le hacían fotos.





Cabe matizar que en el curso de su hazaña Once casi muere por el calor y por el esfuerzo (en todas las fotos que le hicimos sale con un palmo de lengua fuera). Además, algunos escalones de la Muralla eran demasiado altos para ella, así que en algunos ratos la tuve que cargar en su bolsa, con lo que yo también pasé mis malos momentos.



Once descubrió que entre cacho y cacho de muro había torres de vigilancia que venían muy bien para encontrar sombra, espatarrarse y descansar de la paliza.



El trascendental hecho para la Historia de la caninidad ocurrió en el tramo de Mutianyu, el que tras ser ascendido puede bajarse en tobogán, como ya comprobó el año pasado Michelle Obama. Fotos de Miss Obama bajando por la rampa se muestran en la taquilla de billetes, para que los visitantes se atrevan a imitar a la más importante Primera Dama de Occidente. Once y yo también bajamos por el tobogán, aunque no haya fotos para atestiguarlo.

Enlace Permanente

Por ahora hay 4 comentarios

Escribe aquí tu comentario
(Comments in Chinese or English
are also welcome)

Referencias (0)

Compárteme en Facebook, Twitter, Menéame
y otros lugares pulsando aqui: Bookmark and Share



Ya vuelvooooo

28 de Julio, 2014, 0:01

Hola a todos y todas después de dos semanas de parón en este blog, el paréntesis más largo en la historia de Chinochano. La semana pasada estuve de viaje y, por una vez, no me llevé ordenador ni visité cibercafés, por lo que he estado ausente tanto del blog como de las redes sociales, y la verdad es que me ha venido bien. La razón de todo ello: unos amigos de España vinieron a visitarme y me fui con ellos a Qingdao y Shanghái.

Shanghái, ciudad que llevaba casi dos años sin visitar (en 2013 no cumplí con mi tradición anual de ir a la ciudad enemiga) estaba realmente bonita el día que llegamos. Nunca había visto en ese lugar cielos tan azules, y encima con nubecitas aborregadas. Será que de tanto sufrir nieblas y smogs en Pekín, me impresiona más ver estas cosas...


La gran novedad de Shanghái desde que la visitara hace dos años es, como se ve en la foto anterior, que ya tiene casi terminado su nuevo megarrascacielos, que creo que se llama la Torre de Shanghái y será el segundo edificio más alto del mundo, con 120 pisos. Lo inaugurarán en 2015, y si necesitan propuestas para ponerle motes, a mí esa forma de cilindro un poco retorcido y ancho por abajo me recuerda a un percebe, por si les apetece bautizarlo así en la jerga popular...


El Percebe condena al Abrebotellas (la torre SWFC, el rascacielos del agujero trapezoidal), que hasta ahora era el techo de Shanghái, a un papel segundón, de la misma forma que ese edificio "empequeñeció" a la torre Jinmao cuando fue inaugurado. En este viaje subí al Abrebotellas, quizá por última vez, y comprobé que el Percebe no le tapa las vistas, así que aún podría atraer a los turistas.


Jinmao, Percebe y Abrebotellas vistos desde abajo.


Una cosa que hice esta vez en Shanghái y que no había hecho nunca antes es salir de noche por los edificios coloniales del Bund, donde yo no sabía (los de Shanghái se reirán de mí) que hay muchos clubes pijillos, algunos con terraza, a donde acude lo más granado de la ciudad. A muchos de ellos (el famoso Rouge, por ejemplo) no me dejaron entrar porque llevaba zapatillas deportivas o alguno de mis amigos iba en pantalón corto, por unos estrictos códigos de vestimenta que en Pekín veríamos intolerables. Al menos sí pudimos entrar a un local bastante curioso que se llama Cirque du Soir y que tiene una estética así como decadente, con gogos maquilladas de forma siniestra que bailan mientras se vierten cera caliente de velas, un enano, un gigante, camareros que hacen malabarismos con botellas ardiendo mientras la barra está en llamas y otras rarezas.


Por lo demás, regreso de Shanghái, como siempre, con los bolsillos muy pesados, porque en la perla del Yangtsé casi todo el cambio pequeño lo dan en monedas de un yuan, no en billetes. No sé muy bien por qué en Shanghái son más de moneda y en Pekín de billete, pero siempre ha sido así. Antes pensaba que era porque en Shanghái las máquinas automáticas de venta de billetes de metro iban sobre todo con monedas (y en Pekín no existían), pero ahora que también las hay en la capital china, no me vale esa explicación.

Enlace Permanente

Por ahora hay 8 comentarios

Escribe aquí tu comentario
(Comments in Chinese or English
are also welcome)

Referencias (1)

Compárteme en Facebook, Twitter, Menéame
y otros lugares pulsando aqui: Bookmark and Share



Maneras tontas de morir en Pekín

14 de Julio, 2014, 0:01






Durante todos los Mundiales de Fútbol, que ayer terminaron con victoria alemana (enhorabuena a los teutones y a las teutonas), la policía de tráfico de China aumentó por la noche los controles de alcoholemia, porque mucha gente iba a ver los partidos a los bares y volvía a casa a las tantas de madrugada con varias copas de más. Esta información la he leído miles de veces estos días pasados, e incluso la he escrito para mi trabajo, pero a pesar de todo, hace escasos días casi me la pego mientras conducía en estado de ebriedad.

Matizo: sólo fue durante escasos segundos, y no era un coche, sino un triciclo-taxi de ésos que andan por Sanlitun buscando incautos los fines de semana (el taxista se empeñó en que condujera yo, no sé si porque él iba más intoxicado que yo). Todo quedó en un chichón, un moretón en la pierna, una uña medio rota y el orgullo herido, pero por lo demás estoy bien.

Lo idiota de mi actitud me hizo recordar la hermosa y a la vez truculenta canción Dumb Ways to Die ("Maneras tontas de morir"), que, por si no la conocéis, fue parte de un anuncio encargado en 2012 por el metro de la ciudad australiana de Melbourne para concienciar a los viajeros de que debían tomar precauciones en los andenes y en el resto de la vida. Para ello recurrió a una canción condenadamente pegadiza y unos encantadores dibujos animados que morían de docenas de maneras posibles (la semana pasada añadieron un apéndice sanferminero). Ya la habréis visto y oído muchos, pero la voy a enlazar aquí, que nunca sobra un vídeo tan molón.



El magistral vídeo se hizo famoso en todo el mundo y, como suele ocurrir en el siglo XXI internetero, ha sido versioneado hasta la saciedad:

Maneras tontas de morir en una agencia de publicidad
Maneras tontas de morir con Legos
Maneras tontas de morir en Grand Theft Auto
Maneras tontas de morir amateur y de papel
Maneras tontas de morir en Río de Janeiro
Maneras tontas de morir en Caracas

Así que, amigos, he decidido unirme a esta moda versioneadora y hacer mi propio "Dumb Ways to Die", ambientado, como era de esperar, en Pekín, inspirado en mi reciente percance. Yo sólo cambié la letra, si alguien tiene conocimientos de animación le invito a que ponga la imagen. Espero que les guste, o al menos que no les disguste mucho.


Enlace Permanente

Por ahora hay 10 comentarios

Escribe aquí tu comentario
(Comments in Chinese or English
are also welcome)

Referencias (0)

Compárteme en Facebook, Twitter, Menéame
y otros lugares pulsando aqui: Bookmark and Share



De repente, ¿otras Olimpiadas?

9 de Julio, 2014, 0:01


Como estos días la actualidad deportiva, y casi también la no deportiva, está dominada por el Mundial de Fútbol (sólo el Megamaracanazo de ayer ya lo justifica), ha pasado desapercibida incluso en China una noticia que en el futuro puede ser importante para Pekín. La noticia a la que me refiero es que Pekín ha pasado el primer corte del Comité Olímpico Internacional y se ha convertido en candidata oficial a los Juegos Olímpicos de Invierno de 2022, junto a Oslo y Almaty (que está en Kazajistán, pese a que el logotipo con forma de manzana os pueda sugerir que se encuentra en la Suiza de Guillermo Tell).

En realidad, no ha habido corte alguno, porque para los Juegos del 2022 finalmente sólo se han presentado estas tres ciudades. Otras tres, que a finales de 2013 habían mostrado interés, finalmente se han retirado de la carrera. Estocolmo y Cracovia (Polonia) lo han decidido al comprobar que sus vecinos no quieren unas Olimpiadas, sobre todo después de que las que este año se han celebrado en Sochi fueran las más caras de la historia (incluyendo JJOO de Verano y de Invierno). Otra ciudad interesada, la ucraniana Lviv, también se ha retirado, debido a la tumultuosa situación actual del país. En España recordaréis incluso que hubo un pique entre Zaragoza y Barcelona por aspirar a estos Juegos, aunque finalmente ni una ni otra, azotadas por la crisis, se decidieron a competir ante el COI.

En fin, que esto de las Olimpiadas es una carrera frenética entre ciudades, y ahora quedan tres. Y en Pekín, de la noche a la mañana, un proyecto que parecía una locura irrealizable está casi al alcance de la mano.

Aún juegan bastantes factores en contra de que la capital china se convierta en la primera ciudad de la Historia en acoger unos JJOO de Verano y unos de Invierno, pero ojo, que esos factores van disminuyendo y, a lo tonto, ahora Pekín es casi la gran favorita a ser sede de las Olimpiadas de 2022.

El gran obstáculo que parecía insalvable para Pekín era el hecho de que los Juegos anteriores, los que se celebrarán en 2018, serán en Asia (los acoge la ciudad surcoreana de Pyeongcheang, que en ningún caso debe confundirse con la capital norcoreana, Pyongyang). Tras ellos, lo normal sería que en la edición de 2022 se efectúe la tradicional rotación de continentes y la cita deportiva invernal viajara lejos de Asia. Sin embargo, la gran espantada de posibles candidatas europeas (asustadas, como os digo, por el dineral que costaron los Juegos de Sochi) ha hecho que dos de las candidatas vuelvan a ser asiáticas, y sólo una europea.

Entonces, diréis algunos, lo más lógico es que la ganadora sea Oslo, la capital noruega, que ya acogió unas Olimpiadas de Invierno, las de 1952. Pues sí... pero no, porque a Oslo, que es la ciudad con mejores instalaciones deportivas de las tres, eso nadie lo niega, tiene un pequeño gran problema: el apoyo popular al proyecto es muy escaso, de apenas el 40 por ciento según las encuestas locales.

La oposición a los JJOO (que Noruega ya celebró hace relativamente poco, en 1994) hace temer que Oslo también se retire antes de la elección definitiva de sede, que será en julio del año que viene. De ser así, Pekín y Almaty quedarían solas ante el peligro, y aquí creo que la capital china sí sería favorita de verdad, con mejores infraestructuras, instalaciones, experiencia y nivel deportivo que la ciudad kazaja...

Aunque la capital china pone el nombre oficial a la candidatura, en realidad la mayoría de las estaciones de esquí están a 200 kilómetros de la capital, cerca de otra ciudad llamada Zhangjiakou. De hecho, se suponía que el nombre oficial de la candidatura iba a ser Pekín-Zhangjiakou, pero parece ser que la capital, más famosa allende las fronteras chinas, ha decidido ir sola en la marca. No sé si le irá bien o mal, quizá el COI prefiera ciudades que antes no han tenido JJOO antes que otras que ya han tenido.

En febrero de este año, fui a esquiar a dos estaciones de la zona de Zhangjiakou, y pasé unos días muy agradables allí. La nieve era toda artificial, de hecho alrededor de las pistas el paisaje era seco y otoñal más que invernal, pero en fin, no soy Alberto Tomba y no necesito grandes infraestructuras para disfrutar bajando con tablas una ladera. Me sorprendió lo bien que esquían muchos chinos, sobre todo los niños, pensaba que vería a mucho novato rodando cuesta abajo pero no fue así.

Las instalaciones son modestas, pero no están mal, y me dieron ganas de volver cada invierno, para salir durante un fin de semana del Pekín invernal y smogueado. El mayor problema es la distancia (unas tres o cuatro horas en coche, y yo que fui en autobús de línea ni os cuento), pero dicen que en un par de años habrá tren bala hasta allá y se podrá llegar en media hora. Entonces el problema serán las colas kilométricas de los remontes y las telesillas, me temo...

Os pongo algunas fotos que entonces tomé de las estaciones de esquí que pueden, si sigue la suerte, acoger los JJOO de 2022. No son gran cosa (ni las fotos ni las pistas) pero hay años para mejorar, al menos las segundas.




Este es el nombre de un hotel que se está construyendo
de cara a las posibles Olimpiadas, me hizo gracia.


ACTUALIZACIÓN (8/10/2014): Pues nada, lo que decía hace unos meses, que Oslo se ha retirado de la carrera por los JJOO de 2022 y ya sólo quedan Pekín y Almaty. Los pequineses ya se frotan las manos, y no de frío...

Enlace Permanente

Por ahora hay 2 comentarios

Escribe aquí tu comentario
(Comments in Chinese or English
are also welcome)

Referencias (1)

Compárteme en Facebook, Twitter, Menéame
y otros lugares pulsando aqui: Bookmark and Share



Todo llega,
hasta 1997 y 2046

4 de Julio, 2014, 0:01


"Made in Hong Kong". Probablemente es la primera frase que aprendí en inglés, de pequeño, porque aparecía en muchos objetos de la vida cotidiana de un niño ochentero. Juguetes, relojes digitales que se convertían en robot, rotuladores de marcas raras que no fueran Carioca o Stadtler, estuches de plasticote, gomas de borrar con aromas tan dulces como tóxicos... Ahí se podía leer, escondido en una esquina, eso de "made in Hong Kong" (que era pronunciado exactamente así, nada de "meid in"). Eso sí,no tenía muy claro lo que era Hong Kong.

Un día, una página de pasatiempos me prometió que si pintaba las áreas marcadas por puntos y dejaba en blanco el resto, me aparecería Hong Kong, y lo hice esperanzado en que me saliera de la nada un mono gigante, pero no, lo que se acabó viendo -de forma un tanto precaria, porque aún me salía mucho al pintar- fue una especie de puerto con barcos de extrañas velas. Confundí Hong Kong con King Kong, y aún pasé varios años sin acabar de diferenciarlos bien del todo, de la misma manera que sigo confundiendo los nombres de los mosqueteros de Dartagnan con los de los mosqueperros de Dartacán, que me sé bastante mejor.

Mi padre me explicó que Hong Kong era un lugar de China, pero que no era chino, sino de los ingleses. Que los ingleses se lo tenían que devolver a los chinos después de 99 años (qué cifra más mágica), y que eso ocurriría, más o menos, en el año 2000. Buf, qué lejos quedaba todo eso, en el tiempo y en el mapa.

Pero ay, el reloj corre, y esta semana se han cumplido 17 años de aquel hecho al que parecía imposible llegar en mi niñez, el retorno de Hong Kong a China, que fue el 1 de julio de 1997. Un día que los chinos seguramente eligieron, maquiavelicamente, por ser también el día en el que, en 1921, se fundó el Partido Comunista de China.

Desde aquel 1997, cada 1 de julio, los hongkoneses marchan por las calles de la ciudad, pero no para celebrar el regreso a China, sino para defender su diferente sistema político, ante los eternos temores a que China un día acabe con él e imponga el mismo régimen comunista que rige en el resto del país. China prometió a Hong Kong, al regresar, que tendría amplia autonomía política, bajo el principio de "un país, dos sistemas". Pero que sólo sería así durante 50 años: en 2046, China y Hong Kong deberían unirse del todo.

La fecha de 2046 pudo ser en tiempos, para chinos y hongkoneses, un poco como lo del año 2000 cuando yo era pequeño: una fecha lejana, un plazo amplio para ir con tranquilidad e ir arreglando las cosas sobre la marcha, sin estrés. Buf, lo que iba a llover hasta entonces, pensarían en los 90 los ciudadanos de Hong Kong. Quién sabe si China seguiría siendo comunista paado todo ese tiempo, o si iba a haber fronteras a mediados del siglo XXI...

El tiempo sigue avanzando con inexorable crueldad, ya ha pasado más de un tercio de aquel cómodo colchón de años prometido, y China y Hong Kong no han conseguido la armónica unión que Pekín quería. Tampoco los hongkoneses tinen muy claro lo de que Pekín esté por la labor de cambiar su régimen, ni han logrado para ellos unas instituciones lo suficientemente fuertes para darles tranquilidad, tales como un presidente local elegible por sufragio universal (ellos lo llaman jefe ejecutivo), una asamblea realmente representativa... Lo que sí ven es que China crece económicamente, y que Hong Kong empieza a perder, lenta pero paulatinamente, aquel protagonismo de "dragón asiático" de los 70 y 80, cuando muchos productos en tu casa y en la mía tenían aquel "made in Hong Kong".

Los nervios aumentan... Este año la manifestación del 1 de julio, que es una especie de demostración de rebeldía frente a China, ha reunido más gente que nunca, medio millón de personas (eso según los convocantes, claro, la policía lo reduce bastante).


Días antes, 800.000 personas en ese territorio votaron en un referéndum no vinculante y muy criticado por China, aunque no por ello prohibido, (qué raro que Artur Mas no lo haya seguido) que querían sufragio universal antes de 2017. Entretanto, el recelo de los hongkoneses hacia los chinos, lejos de reducirse con el mayor contacto, va aumentando con los años. Alarma en Hong Kong, por ejemplo, que muchas madres chinas viajen a la excolonia británica para tener allí sus hijos y que sean ciudadanos de Hong Kong, propietarios de uno de los pasaportes más adecuados para viajar por el mundo (mientras que los chinos se ven muy limitados en sus movimientos).

A principios de este año, incluso ha habido casos de xenofobia hacia los muchos turistas chinos que van a Hong Kong, con manifestaciones contra ellos que fueron denominadas, con un humor bastante desafortunado, "marchas anti-langosta". En aquel entonces, hasta el hecho de que una turista china hiciera orinar a su hijo en una calle de Hong Kong (práctica muy habitual en China, pero no tanto en Hong Kong) desató agrios debates entre chinos y hongkoneses.

¿Empeorarán estas tensiones en las décadas posteriores, hasta 2046, o habrá algún hecho histórico mayor que haga olvidar el asunto? Lo veremos, y si no nosotros, nuestra progenie, porque 2046 también acabará llegando.

Enlace Permanente

Por ahora hay 12 comentarios

Escribe aquí tu comentario
(Comments in Chinese or English
are also welcome)

Referencias (1)

Compárteme en Facebook, Twitter, Menéame
y otros lugares pulsando aqui: Bookmark and Share









Este blog -sorpresas te da la vida- recibió el premio Blasillo de Huesca 2006 al ingenio español en Internet

Y como no hay uno sin dos, fue galardonado poco después con el Premio 20 Blogs 2006 al mejor blog expatriado

Y agárrate bien a la silla, porque más de un lustro después, llegó el Premio BOBs 2012 al mejor blog en español




  
Translate
this page
into English


Mis adorados
(en español)

A un clic de China
Acupuntura China
Aorijia
Aprende chino blog
Arroz con cristales
Asia, Buda y rollitos de primavera
Asociación Cultural Amigos de China
Asociación Familias Adoptantes
Bitácora Sino-Cubana
Búsqueda de orígenes
Casa de España en Shanghai
China actual
China en su tinta
China es un Planeta
China Files
China Viva
China, por descubrir
Chinaempleo
Chinalati
Chino Ahora
Chino-China
Chinoesfera
Comida china de verdad
Emigrante retornada
En Beijing
Escala Pekín
Experiencia en China
Farolillos chinos
Foro Chino
Fútbol en China
Gazpacho Agridulce (cómic)
Global Asia
Guangzhou, mi casa
Historias de China
Humitas con Arroz
Importar productos de China
Infinity plus one
Instituto Cervantes en Pekín
La sabiduría del I-Ching
Latinoamericanos en China
Living in Pekín
Man Zai Er Gui
Mi vida y China
Ni Hao, Ni Daniel
Nordeste Asiático
Observatorio de la política china
Paella de Kimchi (desde Corea)
Pásame esa China
Pasión por China
Persiguiendo una ilusión
Quality Control Blog
Reflexiones Orientales
Revista de Oriente
Sapore di Cina
Sobre China
Sprachcaffe Chino
Toro y dragón
Trabajo en China
Viamedius
Xibanya
Y un poquito del vecino Vietnam
Zai China


Mis enchufados
(en inglés)

China Car Times
China Daily
China Digital Times
China Herald
China Hush
China Radio International
China.org
ChinaCulture
ChinaSMACK
Chinat0wn
Chinesepod
Chinos durmientes
CRCC Asia
Danwei
ESWN
Frog in a Well
Global Times
Global Voice
Hanzi Smatter
Layabozi
Ministry of Tofu
New Dynasty
Offbeat China
Shanghaiist
Sinalunya
Sinosplice
South China Morning Post
The Beijinger
Tibetan Altar
Transpacifica
Weibo Trends
Xinhuanet


Mis favoritos
(en chino)

Acramelo (escrito por un español)
Blog de mi amigo el artista Huang Wen
Zeng Jinyan


Mis predilectos
(en portugués)

Associaçao dos Macaenses


Mis queridos
(en catalán, valenciano, balear, LAPAO)

Sergi Vicente (corresponsal de TV3 en China)

 

Blog alojado en ZoomBlog.com

Creative Commons License
Los textos de este blog están bajo una licencia de Creative Commons.

Si eres el autor de alguna de las fotos colocadas en el blog
y no deseas que sea usada aquí,
notifícamelo y la retiraré