chinochano
            El mundo chino al alcance de tu chano


Inicio


En toda la web
En Chinochano
Contacta

chinochanoblog@gmail.com


¿Interesado en viajar a China?

(promocionado por
The China Guide)


Chinochanadas
en Feisbuk
y en Twitter




Estos posts
te pueden servir
Estudiar mandarín en China 

Encontrar trabajo en China 

Hacer negocios en China 

Buscar piso
en China
 

Encontrar hispanos en China 

Tu nombre
en chino
 

Preparar el viaje
a China
 

Clima en China 

Llamar por teléfono desde China 

Ver TV china
en español
 

Libros sobre China 

Las mejores pelis chinas 

Chino mandarín
en tu ordenador
 

Hoteles en Pekín 

Restaurantes
en Pekín
 

Bares en Pekín 


Y si quieres ahondar
en un tema, aquí tienes posts sobre...
01. Música china
o sobre China


02. Cine y TV
en China


03. Arte y literatura de China

04. Historia
de China


05. Idioma chino

06. Comer y beber en China

07. Viajes por China y alrededores

08. Política y actualidad en China

09. Vida cotidiana en China

10. Nombres y apellidos chinos

11. Pekín,
esa ciudad


12. Shanghai,
esa ciudad


13. Hong Kong y Cantón, esas ciudades

14. Tíbet y Xinjiang

15. Taiwán

16. India, el otro gigante asiático

17. Japón y Corea

18. Sureste asiático

19. Fútbol chino

20. Otros deportes en China

21. Bellezas chinas

22. Amor y sexo
en China


23. China en mapas

24. Juegos
para los lectores


25. Consultorio
para los lectores


26. Asuntos personales

27. Cosas inclasificables

Archivos
Mayo 2016 
Abril 2016 
Marzo 2016 
Febrero 2016 
Enero 2016 
Diciembre 2015 
Noviembre 2015 
Octubre 2015 
Septiembre 2015 
Agosto 2015 
Julio 2015 
Junio 2015 
Mayo 2015 
Abril 2015 
Marzo 2015 
Febrero 2015 
Enero 2015 
Diciembre 2014 
Noviembre 2014 
Octubre 2014 
Septiembre 2014 
Agosto 2014 
Julio 2014 
Junio 2014 
Mayo 2014 
Abril 2014 
Marzo 2014 
Febrero 2014 
Enero 2014 
Diciembre 2013 
Noviembre 2013 
Octubre 2013 
Septiembre 2013 
Agosto 2013 
Julio 2013 
Junio 2013 
Mayo 2013 
Abril 2013 
Marzo 2013 
Febrero 2013 
Enero 2013 
Diciembre 2012 
Noviembre 2012 
Octubre 2012 
Septiembre 2012 
Agosto 2012 
Julio 2012 
Junio 2012 
Mayo 2012 
Abril 2012 
Marzo 2012 
Febrero 2012 
Enero 2012 
Diciembre 2011 
Noviembre 2011 
Octubre 2011 
Septiembre 2011 
Agosto 2011 
Julio 2011 
Junio 2011 
Mayo 2011 
Abril 2011 
Marzo 2011 
Febrero 2011 
Enero 2011 
Diciembre 2010 
Noviembre 2010 
Octubre 2010 
Septiembre 2010 
Agosto 2010 
Julio 2010 
Junio 2010 
Mayo 2010 
Abril 2010 
Marzo 2010 
Febrero 2010 
Enero 2010 
Diciembre 2009 
Noviembre 2009 
Octubre 2009 
Septiembre 2009 
Agosto 2009 
Julio 2009 
Junio 2009 
Mayo 2009 
Abril 2009 
Marzo 2009 
Febrero 2009 
Enero 2009 
Diciembre 2008 
Noviembre 2008 
Octubre 2008 
Septiembre 2008 
Agosto 2008 
Julio 2008 
Junio 2008 
Mayo 2008 
Abril 2008 
Marzo 2008 
Febrero 2008 
Enero 2008 
Diciembre 2007 
Noviembre 2007 
Octubre 2007 
Septiembre 2007 
Agosto 2007 
Julio 2007 
Junio 2007 
Mayo 2007 
Abril 2007 
Marzo 2007 
Febrero 2007 
Enero 2007 
Diciembre 2006 
Noviembre 2006 
Octubre 2006 
Septiembre 2006 
Agosto 2006 
Julio 2006 
Junio 2006 
Mayo 2006 
Abril 2006 
Marzo 2006 
Febrero 2006 
Enero 2006 
Diciembre 2005 
Noviembre 2005 
Sicilia 1947 


Mis posts
favoritos
Principios fundacionales de Chinochano 

El birrograma 

China conquista
el mundo
 

China rebautizada 

Un país de 5 

Etnias de China 

¡¡Me llamo
Josep Lluis!!
 

Pongamos que hablo de Pekín 

Gracias a la China 

Gripe pekinar 

Alfabeto chino 

El post más polémico 

Agujeros 

Aprende a ligar
con Richar
 

Una vez
fui activista
 

¿Te quedas
o te vas?
 

Colección de objetos superfluos 

China élfica 

Las cabezas de YSL 

Der Untergang
aus Kochinnen
 

Triciclos de China 

Hasta el infinito
y más allá
 

Supermegaofensivo 

Sindicación (RSS)
Artículos
Comentarios



Publicidad

Photobucket - Video and Image Hosting

Photobucket - Video and Image Hosting

 


Tres paseos por la India central

18 de Abril, 2016, 0:20

Este blog, dedicado principalmente a China, se está tomando un paréntesis para hablar principalmente de su vecina la India, el otro gigante asiático. ¿Durante cuánto tiempo? Hasta que deje de salir este mensaje).

En posts anteriores he hablado ya y sobre todo he colgado fotos de lugares de la India que visité en febrero, como Delhi, Agra, Udaipur, Bombay, Bhopal, Varanasi... Me quedan algunas fotos y lugares más por mostrar, pero voy a colocar varios sitios juntos en este post y a mencionarlos de forma más breve, no porque me gustaran menos que los antes citados sino para ir terminando pronto con el paréntesis indio de este blog, que estoy ya echando de menos hablar sobre China.



KHAJURAHO: Famoso por sus esculturas eróticas, que el Wechat (Whatsapp chino) no me dejó mandar a mis amigos de China. Es el pueblo con más pesados timaturistas por metro cuadrado de todos los lugares que conocí en la India (había un vendedor de tapices llamado Supermario que me resultó insoportable) pero al mismo tiempo tuvo su lado relajante (fue prácticamente el primer sitio más o menos rural en el que estuve después de visitar grandes ciudades indias).





ORCHHA: Así, con dos haches, es un bonito pueblo lleno de palacios y templos rutilantes, restos de un pasado en el que el lugar fue capital de uno de esos reinos de maharahás que había por toda la antigua India. Orchha fue el lugar más pausado de todos los que vi, y por eso me quedé tres noches aunque no hubiera mucho que ver. Bueno, hubo relax en general, pero en una de las noches allí hubo un partido televisado de cricket entre India y Australia y el pequeño pueblecito parecía Madrid o Barcelona el día en que sus equipos ganan la Champions.




AURANGABAD: En las afueras de esa ciudad de mezquitas y portones de viejas murallas están las cuevas de Ajanta y Ellora, dos maravillas del arte humano. Templos totalmente excavados en la roca viva, como Petra, y decorados con esculturas y pinturas hindúes, budistas o jainistas. Difícil de explicar con palabras y también con fotos, hay que verlo en primera persona.

Enlace Permanente

Pincha aquí para comentar


El mal karma
de los antikarmena

13 de Abril, 2016, 0:01



Este blog, dedicado principalmente a China, se está tomando un paréntesis para hablar principalmente de su vecina la India, el otro gigante asiático. ¿Durante cuánto tiempo? Hasta que deje de salir este mensaje).


En el anterior post os comentaba casi al final que este año los Oscars de Bollywood se van a entregar en Madrid, el próximo 26 de junio. Será fantástico ver esas multicolores y multitudinarias coreografías indias en la capital española, ojalá pueda estar yo por allí en esas fechas. Pero claro, ya sabéis que en Madrid, desde hace unos meses, para algunos, todo es horrible y demencial, todo va mal e irá a peor, y tampoco Bollywood se ha librado de ese clima... Desde que llegó a la alcaldía de Madrid Manuela Carmena buena parte de la prensa española le ha declarado la guerra sin cuartel (y sin sentido, porque la mayor parte de lo que dicen no supera los análisis más básicos de la lógica y el sentido común). El anticarmenismo es tan salvaje e indiscriminado que lo salpica todo. Hace unos meses tocó indirectamente a China (como ya comentamos en este blog), y ahora también mancha a la India. Y a quienes haga falta, en esta guerra no hay trincheras.

¿Cómo diablos puede haber utilizado la prensa anticarmenista algo tan exótico y lejano como unos premios de cine indio? Pues como con las reinas magas, los tuits de Zapata y decenas de otras polémicas de pacotilla... a lo loco, salpicando con sandeces, que alguna acaba quedando en el imaginario colectivo. En este caso, asegurando que a Carmena le han engañado, que estos galardones son una birria, que la empresa que los organiza es una estafadora, y que todo es un despilfarro.







Las acusaciones son -como suele pasar con el anticarmenismo- tan pueriles que se derrumban a poco que busques en lugares más neutrales y cuerdos, en este caso con un simple vistazo a la Wikipedia. Buscando un poco allí enseguida llega uno a la entrada sobre los Premios Internacionales del Cine Indio y ve que existen de verdad, que ha habido 16 ediciones ya, que siempre se celebran en el extranjero para promocionar Bollywood en el exterior, que han llegado a ciudades como Londres, Amsterdam, Singapur, Macao, Toronto, Bangkok o Dubai, y que esta vez han elegido Madrid, incluso aunque en ella haya tituladores de diarios que aún creen vivir en 1937.



En cuanto a que los galardones sean de pacotilla, veamos algunos de los titulares de los premios cuando éstos se dieron en la ciudad china de Macao en 2013, a ver si son tan poca cosa como dicen los diarios:

"Lo mejor de Bollywood desciende a Macao para los premios IIFA".


"Macao acoge brillantes premios del cine indio"

Vaya, pues parece que en Macao tampoco estuvieron tan mal, ¿no? En fin, esta campaña de descrédito contra la señora alcaldesa no tiene fronteras, ya nos persigue estemos donde estemos. Mi blog intenta hablar estrictamente de China y no meterse en eternas polémicas hispanas, pero un día va el anticarmenismo y se da un paseo por este país, así que me tocó hablar de ella. Decidí luego darme un tiempo de descanso de China para hablar de la India... y ahí está el anticarmenismo otra vez. ¿Se expande ad infinitum como el Big Bang? ¿Llegará a otros planetas? ¿Se lo encontrará Stpehen Hawking en los confines de Orión? Quién lo sabe.

Enlace Permanente

Pincha aquí para comentar


Chinochano goes to Bollywood

12 de Abril, 2016, 0:01



Este blog, dedicado principalmente a China, se está tomando un paréntesis para hablar principalmente de su vecina la India, el otro gigante asiático. ¿Durante cuánto tiempo? Hasta que deje de salir este mensaje).
Bombay, la ciudad de la que hablé en el post más reciente, es como sabréis el centro del prolífico cine indio, más conocido como Bollywood. Si se visita Bombay, es casi obligado ir a ver una película india, así que eso hice en los Sterling Cineplex de al lado de la estación central. Vi una película fantástica -o que me pareció fantástica-, una comedia romántica muy bien rodada y muy emotiva llamada Loveshhuda ("¿Amor Puro?"). Grabada en Londres e Islas Mauricio (lugares donde hay muchos indios), la película cuenta la historia de encuentros y desencuentros de dos jóvenes con dos bodas de por medio.


La película tiene canciones y bailes con cientos de artistas en escena, como suelen tener todas las películas indias, aunque no tanto como me hubiera gustado, principalmente para recrear las despedidas de soltero de las dos bodas.



También tiene besos en los morros de los protagonistas, algo que me sorprendió mucho, porque creo que hasta hace bien poco estaban prácticamente prohibidos en el cine indio.


Quedé prendado desde el minuto uno de la protagonista, una reciente Miss India llamada Navneet Khaur Dhillon de la que seré fan todo el resto de mi vida aunque olvide su largo nombre y no vea ninguna película suya más.



Asombroso es el hecho de que entendí más o menos toda la película, pese a que ésta era en hindi y sin subtítulos. Pero ya me habían avisado de que si iba a ver una peli india la iba a entender sin problemas. Primero, porque los argumentos no suelen ser muy complicados: en este caso un chico que se enamora de una chica pero no puede irse con ella porque se está casando con otra. En segundo lugar, porque de vez en cuando, en las conversaciones, introducen alguna que otra frase en inglés que te ayuda a recuperar el hilo de vez en cuando (esto de mezclar hindi e inglés lo vi hacer en el mundo real también a algunos indios cuando conversaban entre ellos, sobre todo jóvenes). En tercer lugar, los indios tienen unas expresiones faciales muy similares a las de los europeos, y los actores indios tienden a exagerarlas, lo cual choca con muchas películas chinas donde los actores son estatuas de hielo (algo que, dicho sea de paso, los distancia mucho de los chinos de verdad). Lo de la expresión o falta de ella en las películas de cada país me tiene fascinado, porque creo que proviene de sus tradiciones teatrales, algunas de ellas con siglos de historia.

Bueno, que me voy del tema, lo que quería decir es que el cine indio me dio una gran lección, porque yo fui a la butaca pensando que la película me iba a parecer ridícula -entre en el cine dispuesto a reírme del film, honestamente hablando- y acabé enganchado a la historia y casi aplaudiendo en los créditos, aun consciente de que estaba viendo cine comercial y sin pretensiones. Bollywood me dijo: "Sí, seguid haciendo YouTubes haciendo burla de nuestros números musicales, pero sabemos hacer cine".



En realidad, las dos películas indias que he visto completas en la vida -quitando escenas graciosas de YouTubes- me han encantado. Además de esta comedia romántica, hace años vi Lagaan, la única película india en casi 30 años que ha estado nominada a los Oscar. Es una película muy de estilo Spielberg: aventuras, grandes escenarios, épica hasta el final... Va de un pueblo indio que en el siglo XIX es retado por los malvados británicos a derrotarles en un partido de cricket -deporte que hoy en día es la pasión nacional de los indios, pero que los del pueblo decimonónico no conocen- si quieren salvar sus vidas. Una especie de "Evasión o Victoria" pero con bailecitos en el desierto indio.



Además, las veces que el cine occidental ha estado en la India, le han salido películas fabulosas: Gandhi, Pasaje a la India, Slumdog Millionaire... Hasta la escena india de Moulin Rouge -peliculón supremo-, un homenaje a Bollywood, es maravillosa.



Larga vida al cine indio, a ver si este año que Bollywood celebra una gran fiesta en Madrid aprovecha para entrar más y mejor en el mercado en español y nos regala más peliculones (aunque le pasa como al cine chino, que con el enorme mercado interno que tienen no se molestan mucho en ir al exterior).

Enlace Permanente

Pincha aquí para comentar


Bombay, Bombay,
no es un paraíso

6 de Abril, 2016, 0:01



Este blog, dedicado principalmente a China, se está tomando un paréntesis para hablar principalmente de su vecina la India, el otro gigante asiático. ¿Durante cuánto tiempo? Hasta que deje de salir este mensaje).


Tarareando la infantil a la par que tierna canción de Mecano me pasé los cuatro días que estuve en Bombay, la mayor y más rica ciudad de la India, la Shanghai de los indios. Bombay, dicen, no es un destino muy habitual entre los turistas, porque el alojamiento es mucho más caro que en el resto del país, pero yo tenía muchas ganas de ir a esa ciudad, con ese nombre tan evocador y tan de ginebra, y pardiez que no me arrepiento. Bombay me gustó mucho, y sobre todo me sorprendió.

Lo que sorprende de Bombay, sobre todo si antes has pasado por otras ciudades indias antes de llegar a ella, es lo diferente que es al resto de la India, y al mismo tiempo lo parecida que es a una ciudad europea (en su centro, me refiero, las afueras son otra cosa). Con anchas avenidas, sin motos ni triciclos pitando constantemente, con unos edificios coloniales decimonónicos enormes y apabullantes (sobre todo la estación de tren, que parece una catedral) Bombay es un Londres o un Madrid en la costa del Mar Arábigo. Quizá la ciudad más europea que he visto nunca antes en Asia, incluso más que Shanghai, Hong Kong o Singapur. Aunque insisto, sólo en el centro de la ciudad, porque el resto de Bombay son nuevamente calles atascadas, gente por todas partes, edificios dilapidados, slums de chabolas...

No pude evitar en Bombay, por curiosidad periodística, consultar un poco para refrescarme la memoria sobre lo qué pasó en 2008 en esa ciudad, aquel terrible ataque terrorista que sufrió, con más de 200 muertos y comparable sobre todo a los que hace poco sufrió París, en el sentido a que lo perpetraron  tipos armados que fueron cambiando de escenario para sembrar el pánico en el mayor número de lugares posible. Lo de Bombay fue especialmente horrible: los terroristas, que llegaron en barco desde Pakistán, atacaron la principal estación de la ciudad (la de aspecto catedralicio), el hotel más céntrico y famoso (el Taj Mahal Palace), uno de los restaurantes más famosos entre los turistas (el Leopold Café) y aún tuvieron tiempo para atacar un hospital, un centro judío y otro hotel (el Oberón, donde estaba Esperanza Aguirre). El ataque duró TRES DÍAS. En realidad no ha sido el peor atentado que la ciudad ha sufrido, pero el hecho de que se atacaran lugares tan simbólicos
y que durara tanto tiempo le da un especial halo trágico.
 
Hotel Taj Mahal Palace.


Estación central.



Bombay se recuperó como pudo de las heridas, como también han tenido que hacer Nueva York, Madrid, Londres, París, Bali, o tendrá que hacer Bruselas. Recuerdos amargos aparte, y sin olvidar nunca la pobreza de sus slums, Bombay es una metrópolis interesantísima y con una gran personalidad, quizá el sitio de la India donde menos pegas vería para irme a vivir si algún día se me presentara la posibilidad.
 

Templo zoroastriano.


Jugando al cricket en el Oval park.


Los trenes de Bombay, imposibles en hora punta y sin puertas,
para que los viajeros se asomen bien por los huecos.



El paseo marítimo, no muy recomendable para bañarse pero sí para pelar la pava.



Enlace Permanente

Por ahora hay 6 comentarios

Pincha aquí para comentar


Sai Baba por aquí,
Sai Baba por allá

4 de Abril, 2016, 0:01

Este blog, dedicado principalmente a China, se está tomando un paréntesis para hablar principalmente de su vecina la India, el otro gigante asiático. ¿Durante cuánto tiempo? Hasta que deje de salir este mensaje).

Al viajar por la India, comprobé con cierta sorpresa que muchas tiendas, restaurantes o calles estaban decorados no sólo con los típicos dioses hindúes, sino también con posters o estatuillas de un viejecillo con pañuelo pirata del que nunca había oído hablar, un tal Sai Baba.



Movido por la curiosidad, investigué un poco a esta figura (traduciendo, que me miré su perfil en la Wikipedia) y descubrí que Sai Baba fue un gurú del siglo XIX y principios del XX que me parece a mí que gusta a muchos indios porque predicaba tanto a los hindúes como a los musulmanes, usaba ideas de las dos religiones y abogaba porque ambos olvidaran sus diferencias, algo que les habría ido muy bien seguir en la segunda mitad del siglo XX. Ese igualitarismo también le llevaba a creer que no había castas, que todos somos iguales. Todas esas ideas influirían más tarde en Gandhi, quien a su manera también fue un gurú (aunque de él, para mi sorpresa, no vi ni un sólo poster o estatuilla, no parece tan popular entre los indios como Sai Baba).

Sai Baba es considerado por tanto una especie de santo hindú-musulmán, y en casi todas las imágenes aparece con la misma cara y postura, tomadas de una foto real que se le hizo en los últimos años de su vida. Ésta de aquí:



Sai Baba no parece estar haciendo nada especial, podría estar hasta esperando el autobús, pero esa imagen, al estilo de un Che Guevara indio, ha sido transformada en un icono que se puede ver en todo el país de múltiples formas.







En las religiones de la India parece que, como en el cristianismo, hay que demostrar la santidad con milagros, así que a Sai Baba se le atribuyen muchos, algunos tan gore como la capacidad de sacarse las tripas y después volverselas a poner sin morir en el intento. De la vida de Sai Baba se han hecho decenas de películas y series de televisión en su país.

Este post del veneradísimo Sai Baba acabaría aquí si no fuera porque después de su muerte en 1918 llegó otro indio que aseguró ser su reencarnación y se convirtió en un fenómeno de masas tan grande o mayor que el de su antecesor, aunque de él no vi posters. El segundo Sai Baba, nacido en la ciudad de Putaparti (este dato lo he puesto sólo porque en español suena gracioso) era un hombre con un espectacular pelo afro que lo hacía inconfundible.





El segundo Sai Baba dijo ser reencarnación del primero ya cuando era niño, poco después de recibir una picadura de escorpión que por poco lo mata. Y que es posible que le dejara un poco loco, dicen sus escépticos, ya que este hombre tuvo una legión de seguidores y otra igual de grande de detractores. Levantaba pasiones, vaya, tanto en su favor como en su contra.

Sai Baba aprovechó la moda del espiritualismo indio y consiguió atraer a fieles occidentales a su culto, y dicen que este gurú llegó a tener más de 100 millones de seguidores dentro y fuera de la India. Como a su "anterior encarnación", se le atribuían capacidades milagrosas y clarividencia, y él alimentaba esa leyenda haciendo aparecer en su mano cenizas supuestamente curativas o joyas que daba a sus seguidores en sus encuentros diarios con ellos, como se puede ver en el siguiente vídeo:



Los críticos de Sai Baba señalan que esto no son más que trucos de prestidigitador barato, y que ésa es la verdadera magia negra, usar trucos para hacer creer a otros que eres un ser especial.



Otros críticos van más allá y aseguran que Sai Baba usó los engaños para enriquecerse y conseguir amasar una de las mayores riquezas de la India, o incluso le acusaron de abusos sexuales o de usar otros métodos mucho más ilegales para ganar dinero, como el tráfico de drogas. También se le acusa de haber sido amigo del dictador ugandés Idi Amin, ya que la única vez que Sai Baba viajó al extranjero fue a Uganda y Kenia, quizá invitado al primero de esos países por el sanguinario "rey de Escocia".



Críticas aparte, cuando murió en 2011, a los 84 años (12 antes de la edad que él había predicho que tendría al morir), a su funeral asistieron más de medio millón de personas, entre ellas el entonces primer ministro indio (Manmohan Singh), el que sería su sucesor y gobierna ahora el país (Narendra Modi, quien por cierto, se da un aire al Sai Baba original) o la jefa de la oposición (Sonia Gandhi). Fraude o no, tenía una gran influencia en el país. ¿Surgirá una supuesta tercera reencarnación? ¿Será tan famosa e influyente como las dos anteriores?

ACTUALIZACIÓN (Al día siguiente): Xavi Sebastià en Facebook enlazó esta fabulosa parodia de Sai Baba hecha nada más y nada menos que por los ilustrísimos Luthiers.


Enlace Permanente

Pincha aquí para comentar


Bananassi

1 de Abril, 2016, 0:01


Este blog, dedicado principalmente a China, se está tomando un paréntesis para hablar principalmente de su vecina la India, el otro gigante asiático. ¿Durante cuánto tiempo? Hasta que deje de salir este mensaje).

Bananassi es como llamaban en broma a los lassis (típica bebida india a base de yogur) con sabor a plátano en un restaurante donde comí varias veces en el centro de Varanasi, la antigua Benarés, quizá el lugar más sagrado para los indios. Era un chiste tonto pero me hizo gracia.

Varanasi es una de las ciudades más antiguas del mundo, y esa antigüedad seguramente le ha permitido hundir sus raíces en el mito y ser por ello sagrada para tres religiones (hindú, budista y jainista). En ambas cosas, su vejez y su importancia para tres religiones, se parece a Jerusalén, otro lugar que me encantaría visitar alguna vez.

Los hindúes van a Varanasi para bañarse en el Ganges y purificar su alma en esas aguas (el alma quedará limpia, pero el cuerpo no sé yo). También viajan a esa ciudad cuando ven que su vida se termina, pues una cremación junto al río seguida de un lanzamiento de cenizas a sus aguas es lo más adecuado para conseguir que en tu reencarnación posterior logres nacer en una buena casta.

También es sagrada para los budistas porque en Sarnath, a las afueras, se dice que comenzó a predicar Sidharta Gautama, el fundador de esa religión. Y es sagrada para los jainitas, la otra religión nacida en la India, porque varios de sus grandes profetas nacieron en Varanasi.

No me sale muy bien hablar de Varanasi, porque se me agolpan muchas cosas que quiero destacar a la vez en la punta de los dedos que van al teclado. La gente que ves en la ciudad, por ejemplo: desde hippies europeos que siguen viviendo en 1969 a decenas de sadhus (gente que ha renunciado a todo en esta vida, con la cara pintada y largas barbas), gente de toda la India que va a bañarse al río... La orilla del Ganges, con sus escaleras y sus palacios, es lo más famoso, de hecho me pasé casi una semana de arriba abajo por ella, pero las callejuelas de la parte antigua no son menos hipnóticas. Por ellas pasan cortejos fúnebres constantemente, con cadáveres envueltos en sábanas a los que van a quemar junto al río, mientras los observan soldados armados con escopeta aburridos de vigilar (la laberíntica zona de los templos está ultramilitarizada). En esas callejuelas casi se esconden decenas de templos, templetes y ashram (lugares de meditación), con paredes pintadas de vivos colores. No son inmensamente bonitos, de hecho muchos tempos hindúes son de lo más vulgar por fuera, pero la atmósfera es especial.

Y sí, también en Varanasi hay mucha mendicidad, mucha boñiga de vaca y mucha suciedad, ni quiero dar una imagen idílica de la India ni quiero detenerme siempre en lo más duro de ella. En fin, difícil de describir todo, igual con alguna que otra foto puede entenderse mejor.

Enlace Permanente

Pincha aquí para comentar


Me han estremecido un montón de mujeres

30 de Marzo, 2016, 0:01



Este blog, dedicado principalmente a China, se está tomando un paréntesis para hablar principalmente de su vecina la India, el otro gigante asiático. ¿Durante cuánto tiempo? Hasta que deje de salir este mensaje).


Contaba hace unos pocos posts que en la India apenas hablé con mujeres. Exceptuando alguna vendedora de souvenirs (muy pocas), ninguna me dirigió la palabra, y a mí me pareció, no sé si estaba equivocado o no, que a ellas no les gustaba demasiado que les hablara un hombre. Así que me abstuve de hacerlo salvo que ellas comenzaran la conversación, cosa que nunca ocurrió. Me dio la impresión de que había un muro entre los dos sexos muy alto, como el que seguramente existe en los países musulmanes, aunque quizá me han podido influir los prejuicios, no sé. Conviene recordar que en la India no todo el mundo habla inglés, sobre todo lo hacen las personas de un nivel educativo más alto -probablemente el acceso de la mujer india a la educación superior es más reducido que en el caso de los hombres- y aquéllas cuyo trabajo implica tratar con los turistas (camareros, tenderos, etc) que como ya dije hace unos días casi siempre son hombres.

Que no me relacionara mucho con las mujeres de la India no significa que no me impresionaran. Sin ser tan bellas como las orientales (y con orientales me refiero a chinas, japonesas, coreanas, del sureste asiático, etc), sí me parecieron más elegantes, con sus saris, sus joyas en manos, pies y narices, y sus brazos y manos pintados con henna. Son tal vez las mujeres más atractivas que he visto, y con atracción me refiero no tanto a belleza o voluptuosidad, sino a cómo despiertan interés y llaman la atención a los ojos de un extranjero.

Me pasé el viaje haciendo fotos de mujeres indias, como un paparazzi. Y aquí os dejo algunos de los posados que les robé.

Enlace Permanente

Pincha aquí para comentar


Pulpotorro

26 de Marzo, 2016, 0:01



Este blog, dedicado principalmente a China, se está tomando un paréntesis para hablar principalmente de su vecina la India, el otro gigante asiático. ¿Durante cuánto tiempo? Hasta que deje de salir este mensaje).

Pulpotorro podría ser el nombre con el que en España se hubiera distribuido la película "Octopussy" si los que deciden estas cosas hubieran optado por ponerle un nombre en castellano a una de las películas más delirantemente sexistas y surrealistas de James Bond (ese ejército de mujeres acróbatas en bikini... por dios, ni la guardia de vírgenes de Gadafi era tan hortera).

Bueno, que me voy del tema. Más o menos la mitad de la historia de Octopussy ocurre en los lugares ahora más turísticos de Udaipur, con fama de ser una de las ciudades más bonitas de Rajastán y por tanto de la India. Fue la única ciudad rajastaní que visité el pasado febrero, no sólo por falta de tiempo, sino porque también me di cuenta de que si me liaba en el viaje a visitar ciudades rajastaníes, todas ellas tan famosas y por lo visto bonitas, me hubiera pasado todo el viaje en ese estado indio y no hubiera visto nada más de la India. Otras presuntas perlas rajastaníes que me recomendaron, como Jaisalmer, Jodhpur o Pushkar, las dejo para otra ocasión.

Udaipur, o mejor dicho la parte antigua de Udaipur, es bonita, no lo niego, pero creo que además es fotogénica: es decir, sale más bonita en las fotos de lo que es en la realidad, que no le pasa a todos los lugares. No quiero decir con eso que la ciudad sea fea: las pintadas de elefantes y soldados bigotudos en las paredes, los tonos ocres de sus muros y los dos lagos de aguas claras (mira, como en Bhopal) son de gran belleza, pero en las fotos aún te parecerán mejores.















Un último apunte: uno de los monumentos de Udaipur es el Palacio del Monzón, que es además el sitio donde vive el malo de Octopussy. Un lugar que espero no confundáis nunca con el Castillo de Monzón, que también quedaría bien en una peli de 007.

Enlace Permanente

Por ahora hay 4 comentarios

Pincha aquí para comentar


Bhopal 32 años después

22 de Marzo, 2016, 0:01

Este blog, dedicado principalmente a China, se está tomando un paréntesis para hablar principalmente de su vecina la India, el otro gigante asiático. ¿Durante cuánto tiempo? Hasta que deje de salir este mensaje).


El lugar menos turístico de la India que visité el mes pasado fue probablemente la ciudad de Bhopal, capital del Estado de Madhya Pradesh, en el centro del país. Es una ciudad relativamente tranquila -para los estándares indios-, con dos grandes lagos en el centro de la ciudad y un alto número de musulmanes y mezquitas que me sorprendió mucho. En todo caso, a Bhopal yo siempre la he asociado al infortunio, como muchos de mi generación o más mayores, porque en los años 80 sufrió el que está considerado como el peor desastre industrial de la historia.

En la noche del 2 al 3 de diciembre de 1984, un escape de gas tóxico en una fábrica de pesticidas cercana a la estación de tren causó la muerte de miles de personas (entre 3.700 y 16.000, según distintas cuentas). Dos años después se produjo el desastre de Chernóbil y el mundo se olvidó un poco de Bhopal, pero ambas catástrofes tienen elementos comparables, por ejemplo las muchas secuelas para la salud de los supervivientes que han tenido.

Otra similitud es que en Bhopal, como en Chernobil, la instalación donde se produjo el accidente sigue en pie, dentro de un solar donde parece ser que no se atreve nadie a edificar o a construir nada porque el suelo aún debe estar altamente contaminado. Allí que me presenté -tuve que dar unas rupias a los guardas, lo cual dio a mi visita un aire peliculero- y vi lo que quedaba de la maldita factoría.





Del depósito de la anterior foto, me dijo uno de los guardas, salió precisamente el gas venenoso que formando una gran nube se fue extendiendo por las cercanías de la fábrica, en las que vivían -y siguen viviendo- gentes muy humildes, en chabolas de los slums. A muchos les sorprendió durmiendo y probablemente fallecieron sin enterarse: otros, viendo la nube llegar, echaron a correr y con el esfuerzo inhalaron aún más gas tóxico letal, muchos también murieron así. Las fotos más impactantes de aquel siniestro, que no pongo aquí por no herir sensibilidades, muestran a hombres, mujeres y niños a los que el gas les mató y les dejó con los ojos blancos, como borrados.

La fábrica de Bhopal está rodeada de unas tapias en las que los grupos de defensa de las víctimas siguen pidiendo, más de 30 años después, que se haga justicia.




La fábrica era propiedad de la multinacional química estadounidense Union Carbide, que para la gente de Bhopal no ha pagado suficiente por lo que consideran un crimen. La acusan de negligencia, de no haber indemnizado adecuadamente a las víctimas, de no haber limpiado la fábrica (el agua de la zona sigue saliendo contaminada de los grifos) y de intentar que el desastre cayera en el olvido, como lamentablemente ha pasado con los años (ni siquiera se cuenta en los libros de texto indios).

Yo sí tenía un recuerdo reciente sobre Bhopal antes de visitarla, pero fue porque justo un año antes de mi viaje a la India, cuando estuve en Chicago, me encontré en la calle con uno de los rascacielos más peculiares del mundo, un espectacular edificio verde y dorado que es precisamente una de las principales sedes de Union Carbide. Al buscar cosas en internet del edificio, unos enlaces me llevaron a otros y acabé leyendo sobre el desastre de 1984, sin imaginar que un año después visitaría las fábricas donde se produjo.


Enlace Permanente

Por ahora hay 3 comentarios

Pincha aquí para comentar


¿Por qué no te agrada Agra?

17 de Marzo, 2016, 0:01

(Este blog, dedicado principalmente a China, se está tomando un paréntesis para hablar principalmente de su vecina la India, el otro gigante asiático. ¿Durante cuánto tiempo? Hasta que deje de salir este mensaje).

Varios extranjeros con los que he hablado durante el viaje a la India del pasado febrero, de ésos que han estado en ese país muchas veces o que prácticamente viven en él, me comentaron que nunca habían estado en Agra ni tenían intención de hacerlo. Demasiado obvio, supongo: es la ciudad del Taj Mahal, demasiado turístico, demasiado típico y tópico.

Yo no pienso igual, a mí me gusta ver los lugares famosos -a veces, sólo a veces, un sitio es visitado por millones de personas porque es condenadamente bonito-, y no dudé para nada en que Agra fuera mi segunda etapa en el viaje a la India, y más estando a sólo dos horas y media en tren de Delhi. No me arrepiento en absoluto: me gustaron muchísimas cosas de Agra.

¿Que hay muchos turistas en el Taj Mahal? Pues sí... pero la inmensa mayoría son INDIOS, tan fotogénicos como el propio Taj Mahal o incluso más. Turistas indios vestidos con sus mejores galas: saris, turbantes, joyas, velos, barbas y bigotes repeinados. Puede que el Taj Mahal lo tengas muy visto de las fotos, pero hay gente que lo visita a la que jamás te has imaginado. Es un ambiente tan entretenido que fui dos veces: un día por la mañana, y al siguiente al atardecer.







El mismo gentío multicolor se puede contemplar a apenas unos kilómetros de allí, en el Fuerte de Agra, mucho mejor conservado y mucho más lujoso y estupendo que el Fuerte Rojo de Delhi. Perdí la cuenta de los palacetes y jardines que había allí dentro, aunque nada me gustó tanto como las murallas y las puertas del castillo, con ese fuerte color de arcilla que tanto se ve por todas partes en la India. Además, entre el Taj y el fuerte me llevó un camellero llamado Rahul (el nombre que más oí en la India) más majo que las pesetas, o las rupias. Con apenas 14 o 15 años era condenadamente gracioso al contar sus problemas con las cinco novias que tenía, y que no sabían ninguna de la existencia de las otras cuatro.





Monumentos aparte, el casco antiguo de Agra -¡aún más caótico que el de Delhi!- me encantó porque escondidos entre la polución, la roña de muchas paredes, los bosques de cables sin orden ni concierto y el enloquecedor tráfico, había retazos de belleza: ventanales morunos, casas de colorines, balcones de épocas legendarias... Ah, y por fin esas vacas callejeras causando atascos y durmiendo en las cunetas, ¡por fin vacas en la India, después de no haber visto casi ninguna en Delhi!








Tampoco ocultaré que en Agra había mucho cazaturistas pesado, que los hombres orinaban sin pudor en cualquier pared o que vi gente paupérrima, viviendo en tiendas de campaña hechas con plásticos en las cunetas. Los mismos indios me lo dijeron: "Cuando vuelvas a tu casa cuenta lo que has visto: lo que te ha gustado, y lo que no". Y yo cuento que Agra, al menos a mí, me dejó muy buen recuerdo.

Enlace Permanente

Pincha aquí para comentar





Este blog -sorpresas te da la vida- recibió el premio Blasillo de Huesca 2006 al ingenio español en Internet

Y como no hay uno sin dos, fue galardonado poco después con el Premio 20 Blogs 2006 al mejor blog expatriado

Y agárrate bien a la silla, porque más de un lustro después, llegó el Premio BOBs 2012 al mejor blog en español




  
Translate
this page
into English


Mis adorados
(en español)

A un clic de China
Acupuntura China
Aorijia
Aprende chino blog
Arroz con cristales
Asia es Fútbol
Asia, Buda y rollitos de primavera
Asociación Cultural Amigos de China
Asociación Familias Adoptantes
Bitácora Sino-Cubana
Búsqueda de orígenes
Casa de España en Shanghai
China actual
China en su tinta
China es un Planeta
China Files
China por descubrir
China por descubrir II
China Viva
Chinaempleo
Chinalati
Chino Ahora
Chino-China
Chinoesfera
Comida china de verdad
Emigrante retornada
En Beijing
Escala Pekín
Experiencia en China
Farolillos chinos
Foro Chino
Fútbol en China
Gazpacho Agridulce (cómic)
Global Asia
Guangzhou, mi casa
Historias de China
Hong Qiao Liang
Humitas con Arroz
Importar productos de China
Infinity plus one
Instituto Cervantes en Pekín
La sabiduría del I-Ching
Latinoamericanos en China
Living in Pekín
Man Zai Er Gui
Mi vida y China
Ni Hao, Ni Daniel
Nordeste Asiático
Observatorio de la política china
Paella de Kimchi (desde Corea)
Pásame esa China
Pasión por China
Persiguiendo una ilusión
Quality Control Blog
Reflexiones Orientales
Revista de Oriente
Sapore di Cina
Sobre China
Sprachcaffe Chino
Tintas de China
Toro y dragón
Trabajo en China
Viamedius
Xibanya
Y un poquito del vecino Vietnam
Zai China


Mis enchufados
(en inglés)

China Car Times
China Daily
China Digital Times
China Herald
China Hush
China Radio International
China.org
ChinaCulture
ChinaSMACK
Chinat0wn
Chinesepod
Chinos durmientes
CRCC Asia
Danwei
ESWN
Frog in a Well
Global Times
Global Voice
Hanzi Smatter
Layabozi
Ministry of Tofu
New Dynasty
Offbeat China
Shanghaiist
Sinalunya
Sinosplice
South China Morning Post
The Beijinger
Tibetan Altar
Transpacifica
Weibo Trends
Xinhuanet


Mis favoritos
(en chino)

Acramelo (escrito por un español)
Blog de mi amigo el artista Huang Wen
Zeng Jinyan


Mis predilectos
(en portugués)

Associaçao dos Macaenses


Mis queridos
(en catalán, valenciano, balear, LAPAO)

Sergi Vicente (corresponsal de TV3 en China)

 

Blog alojado en ZoomBlog.com

Creative Commons License
Los textos de este blog están bajo una licencia de Creative Commons.

Si eres el autor de alguna de las fotos colocadas en el blog
y no deseas que sea usada aquí,
notifícamelo y la retiraré